Incluso Consumir Alcohol de Forma Moderada Podría Ser Mucho Más Perjudicial de lo Que Se Pensaba Anteriormente

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 21, 2017 | 42,572 vistas

Historia en Breve

  • En los Estados Unidos, ha aumentado exorbitantemente el abuso de sustancias, y eso incluye al alcohol. Más de 66 millones--casi el 25 % del total de la población de adolescentes y adultos--informó consumir alcohol en exceso, en algún momento durante el 2015
  • Una investigación que utilizó hermanos gemelos como sujetos de estudio, revela que incluso consumir alcohol con moderación, podría causar daños significativos, incluyendo una mayor rigidez del hígado, inflamación sistémica y síndrome del intestino permeable
  • Hacer ejercicio podría mejorar algunos de estos riesgos. Las personas que son bebedores crónicos y hacen ejercicio cinco horas por semana, tienen la misma tasa de mortalidad, en comparación con las personas que nunca beben alcohol, en parte, al contrarrestar la inflamación causada por el alcohol

Por el Dr. Mercola

De acuerdo con un reciente informe1 presentado por el Director general de salud pública, en los Estados Unidos, ha aumentado el abuso de sustancias, y esto incluye al alcohol. De hecho, en general, el abuso de sustancias ha eclipsado al cáncer, en términos de prevalencia.

De acuerdo con este informe, más de 66 millones--casi el 25 % del total de la población de adolescentes y adultos--informó consumir alcohol de forma excesiva, en algún momento durante el 2015. En términos de costos de salud, el abuso del alcohol ha acumulado un costo de US$ 249 billones anuales.

Beber se ha vuelto algo tan común que, tal vez no lo cavila tanto. Incluso, los investigadores han dicho que consumir alcohol de forma moderada podría tener ciertos beneficios para la salud, lo que podría servir como una reconfortante justificación para algunas personas.

Sin embargo, todavía hay mucha controversia sobre este tema, y ​​yo no lo utilizaría para justificar beber de forma crónica, independientemente de la cantidad. Como se demostró en previas investigaciones por la BBC, beber tiende a hacer mucho más perjuicio que beneficio, incluso si está dentro de las directrices de consumo "moderado" de alcohol.

¿Los Patrones de Consumo Hacen la Diferencia?

El segmento anterior de la BBC investiga las diferencias entre beber moderadamente y beber en exceso, al utilizar hermanos gemelos idénticos como sujetos de estudio. Cada uno bebió 21 unidades de alcohol en diferentes períodos de tiempo--uno lo consumió todo en una sola noche, mientras que el otro consumió tres bebidas por día, en el transcurso de una semana.

Veintiuna unidades equivalen a tres cuartas partes de una botella de whisky, dos botellas de vino o 10.5 pintas de cerveza. La prueba continuó durante un mes. Las pruebas médicas antes y después evalúan los efectos físicos y los posibles daños.

En general, las pruebas revelan que consumir alcohol es bastante perjudicial, no importa cómo se consuma. Realmente, el médico se sorprendió de lo dañino que era beber moderadamente, si consideramos que esto cumple con las directrices del Reino Unido, para el consumo de alcohol.

Factores Que Influyen en Cómo Es Afectado Por el Alcohol

El efecto del alcohol en su cuerpo depende de una serie de factores, incluyendo su sexo, peso y composición genética. Cuanto más baja altura tenga, más concentrado será su nivel de alcohol en la sangre; en comparación con una persona más alta, que bebe la misma cantidad.

Las mujeres, quienes tienden a tener más grasa corporal que los hombres, también son propensas a ser más afectadas por el alcohol, ya que el alcohol es liposoluble. Esta es la razón por la cual las regulaciones para beber son más bajas en el caso de las mujeres.

Asimismo, los genes desempeñan un importante rol en la forma en que su cuerpo procesa el alcohol, lo que también determina posteriormente la probabilidad de que sufra una resaca. Las enzimas que descomponen el alcohol son determinadas por los genes. Si tiene enzimas de lenta metabolización, es muy probable que tenga una resaca cuando beba.

En esencia, la resaca es la forma de su cuerpo de decirle que le es difícil metabolizar el alcohol, y que lucha contra una elevada intoxicación. Continuar bebiendo a pesar de tales objeciones físicas aumenta su riesgo de una enfermedad hepática.

Dicho lo anterior, si su perfil genético le predispone a no sufrir resacas, eso NO significa que pueda beber sin tener repercusiones fisiológicas.

Los productos de descomposición del alcohol son los que causan más daño biológico, y esos derivados se producen incluso cuando su cuerpo metaboliza el alcohol lo suficientemente rápido como para evitar una acumulación de subproductos tóxicos (lo que causa la resaca).

Directrices Para el Consumo Convencional

En los Estados Unidos, las directrices alimenticias del 2015-20202 sugieren que las mujeres no deben consumir más de una bebida al día (el equivalente a no más de 0.6 onzas de alcohol puro y 12 onzas de cerveza o 5 onzas de vino). Los hombres pueden consumir dos bebidas por día.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo define el consumo excesivo de alcohol3 como consumir cinco o más bebidas alcohólicas dentro del rango de dos horas, en el caso de los hombres, y cuatro o más bebidas, en dos horas, en el caso de las mujeres.

En el Reino Unido, consumir alcohol de forma excesiva es definido como seis unidades, en el caso de las mujeres (equivalentes a dos copas de vino), y ocho unidades, en el caso de los hombres.

Cómo el Alcohol Arruina Su Salud

El alcohol deprime fuertemente a su sistema nervioso central, lo que ralentiza la comunicación entre sus células cerebrales. Además, afecta a su sistema límbico, que controla las emociones. Es por eso que consumir alcohol reduce sus inhibiciones.

Su corteza prefrontal, una región cerebral asociada con el razonamiento y el juicio, también se ralentiza en respuesta al alcohol, lo que ocasiona un comportamiento más impulsivo y tener un mal juicio.

Al consumir dosis más elevadas, su cerebelo, el cual desempeña un rol en la actividad muscular, también es afectado, lo que ocasiona mareos y pérdida de equilibrio. Con el tiempo--incluso en un período de tiempo tan corto como de tan solo un mes—el alcohol:4,5,6

Incrementa la rigidez del hígado, lo que aumenta el riesgo de cirrosis hepática. Después de un mes, la rigidez del hígado del hermano que consumió un exceso de alcohol aumentó de 3.9 a 4.9--un aumento del 25 % en la inflamación del hígado, lo cual ocasiona cirrosis.

El hermano que bebió moderadamente presentó casi las mismas consecuencias. Su rigidez hepática aumentó de 3.9 a 4.8, por lo que la difusión de las bebidas no hizo ninguna diferencia significativa en términos del daño hepático causado por 21 unidades de alcohol por semana.

Disminuye la formación de recuerdos debido a la acumulación de etanol en el cerebro. Por eso es posible que no recuerde lo que hizo mientras estaba alcoholizado. Además, el alcohol provoca que el hipocampo se contraiga, lo que afecta la memoria y el aprendizaje.

Promueve la inflamación sistémica. En ambos hermanos, aumentaron significativamente los niveles de cinco indicadores inflamatorios diferentes, aunque consumir alcohol en exceso provocó que los niveles aumentaran más dramáticamente.

Los estudios han demostrado que incluso consumir alcohol de forma excesiva tan solo una vez provoca que la inflamación aumente drásticamente. En otras palabras, su cuerpo reacciona al alcohol de la misma manera en cómo reacciona a una lesión o infección.

Aumenta el estrés cardiaco, al elevar el riesgo de cardiomiopatía, arritmias, hipertensión arterial y derrames cerebrales. Los niveles de alcohol en la sangre llegan a sus niveles máximos dos o tres horas DESPUÉS de su última copa, lo que significa que eso podría ocurrir durante la noche, al dormir.

Esto aumenta el riesgo de muerte accidental debido a asfixiarse con su propio vómito y/o sufrir insuficiencia cardiaca o un derrame cerebral al dormir.

Aumenta significativamente sus niveles de endotoxina. En otras palabras, el alcohol causa daño intestinal, al permitir que las bacterias se escapen de su intestino y lleguen hasta su torrente sanguíneo.

Consumir alcohol de forma excesiva ocasiona un daño significativamente peor, lo que sugiere que descansar una semana entre cada borrachera no es suficiente tiempo como para sanar el daño intestinal ocasionado por consumir elevadas cantidades de alcohol.

Dicho lo anterior, consumirlo de forma regular también produjo que se suscitaran elevados niveles de endotoxinas, lo que sugiere que consumir 21 unidades de alcohol por semana es excesivo, y probablemente, los límites "sensibles" de consumo tendrían que ser inferiores. Pero, aun no está claro que tan bajos.

Estos son solo unos cuantos efectos físicos producidos por el alcohol. En realidad, el alcohol afecta a todas las partes de su cuerpo.7

En cuanto a las enfermedades crónicas, los estudios han vinculado el consumo excesivo de alcohol con un mayor riesgo de una deficiente función inmunológica (que aumenta el riesgo de muchas enfermedades), pancreatitis y cáncer.

El Consumo de Alcohol Aumenta el Riesgo de Cáncer

Un reciente estudio encontró que el alcohol estaba rutinariamente vinculado a tipos de cáncer, tales como el cáncer de recto, de higado, de colon, de esófago, orofaríngeo, de la laringe, y en el caso de las mujeres, el cáncer de seno.8

En general, se encontró que el alcohol es un factor causal en casi el 6 % de todas las muertes ocasionadas por el cáncer, alrededor del mundo. La investigación no identificó la causa biológica entre el alcohol y el cáncer, en estos siete tipos, pero de acuerdo con los investigadores:9

"No se requiere confirmar los mecanismos biológicos específicos--a través de los cuales el alcohol aumenta la incidencia de los tipos de cáncer--para poder inferir que el alcohol es una causa".

En los últimos 12 años, el porcentaje de muertes relacionadas con el alcohol y el cáncer aumentó en un 62 %, frente al 3.6 % en 2003, y a un 5.8 % en 2015, en todo el mundo.10

Esta elevada incidencia podría ser el resultado de otros factores en la vida de las personas que padecen cáncer provocado por el alcohol, tales como tener deficientes hábitos alimenticios, falta de ejercicio y una mala calidad del sueño.

Con el fin de atribuir la causa del cáncer al alcohol, los participantes del estudio tendrían que ser asignados aleatoriamente a beber o abstenerse en el transcurso de su vida. En cambio, los investigadores han estudiado una gran cantidad de datos epidemiológicos que se han acercado mucho a vincular el alcohol con el cáncer.

Otro estudio lo asoció--incluso al beber muy poca cantidad--a la misma lista de tipos de cáncer.11 Asimismo, la Sociedad Americana Contra el Cáncer advierte que inclusive consumir un par de copas cada semana podría aumentar el riesgo de cáncer de seno.12

El riesgo es mayor en las mujeres que tienen bajos niveles de folato. Otras investigaciones relacionan la recurrencia del cáncer de seno con el consumo de alcohol.13

Estos dos vínculos parecen estar relacionados con la capacidad del alcohol para aumentar sus niveles de estrógeno. El alcohol también afecta las hormonas en los hombres. Consumir alcohol de forma crónica está asociado con tener una insuficiencia testicular e infertilidad masculina.14,15

Los síntomas femeninos que se presentan en los hombres sugieren que el alcohol también podría contener fitoestrógenos biológicamente activos.16 Este tipo de estudios sugieren que, si fue diagnosticado con cáncer de seno o de próstata, y especialmente, si tiene exceso de peso o se encuentra en una etapa posmenopáusica, sería una buena idea reducir o dejar de consumir alcohol.

En el Gran Esquema de la Vida, Menos Alcohol es Mejor

Generalmente, defino un consumo "moderado" de alcohol (que está permitido en la fase principiante de mi plan de nutrición) como consumir diariamente, junto con los alimentos, una copa de 5 onzas de vino, una cerveza de 12 onzas o 1 onza de licor fuerte.

Conforme avance más en el plan de nutrición, le recomiendo eliminar todas las formas de alcohol. Incluso, aunque le proporcionen algún beneficio, es poco probable que el alcohol le provea un beneficio importante a una alimentación y estilo de vida saludables.

Dicho lo anterior, si actualmente es bebedor--si su consumo es moderado o tiende a exagerar--la investigación sugiere que hacer ejercicio podría ser un gran avance para mitigar los riesgos para la salud, incluyendo reducir su riesgo de enfermedades cardiacas.

Esto es lógico cuando considera el hecho de que el ejercicio podría ser una de las estrategias más eficaces para proteger y fortalecer su corazón.

Tanto así, que la investigación muestra que hacer ejercicio de forma regular, podría reducir significativamente sus costos de atención médica, si tiene una enfermedad cardiaca. En un estudio, hacer 30 minutos de ejercicio vigoroso, cinco veces a la semana, produjo un ahorro anual de salud de más de US$ 2 500 por persona.17

Hacer Ejercicio Podría Mitigar los Riesgos de Consumir Alcohol

El ejercicio es un aspecto fundamental para tener una buena salud, pero podría ser aún más importante si bebe alcohol de forma regular.

De acuerdo con las recientes investigaciones,18 los bebedores crónicos que hacen ejercicio cinco horas por semana tienen la misma tasa de mortalidad que las personas que nunca beben alcohol; en gran parte, al contrarrestar la inflamación causada por el alcohol.19,20,21

El estudio analizó datos de 36 370 adultos británicos y escoceses, el 85 % de ellos bebían "ocasionalmente" o "a menudo". De ellos, un 13 % bebían grandes cantidades, consumían 14 o más unidades de alcohol por semana.

Curiosamente, las personas que hicieron ejercicio moderadamente intenso, al menos 2.5 horas a la semana, redujeron significativamente el impacto biológico de su consumo de alcohol. Las personas que hicieron ejercicio durante cinco horas a la semana tenían el mismo riesgo de mortalidad que los abstemios, incluso si eran intensos bebedores.

Los únicos que no podían evitar el daño ocasionado por el consumo de alcohol, fueron los que bebían peligrosos niveles de alcohol cada semana (20 o más bebidas estándar, en el caso de las mujeres; y 28 o más bebidas, en el caso de los hombres).

Según reportó The Daily Mail:22

"[El estudio concluyó que:] 'Nuestros resultados proporcionan un argumento adicional sobre el rol de la actividad física como un medio para promover la salud de la población, incluso frente a otros comportamientos menos saludables'.

El profesor Matt Field, del Centro de Estudios sobre el Tabaco y el Alcohol del Reino Unido, en la Universidad de Liverpool, dijo:

'Esta es una rigurosa investigación que proporciona algunos evidentes resultados. La relación entre un consumo de alcohol excesivo y el aumento del riesgo de muerte es significativamente más débil entre las personas que se encuentran físicamente activas.

Por lo tanto, al parecer la actividad física podría compensar parcialmente algunos de los efectos nocivos del consumo de alcohol, particularmente los tipos de cáncer atribuibles al alcohol'".

El Ejercicio También Disminuye el Riesgo de Abuso de Alcohol

La previa investigación23 también ha descubierto que las personas que han bebido por mucho tiempo y que hacen ejercicio regularmente, tienen menos daño en la materia gris cerebral, en comparación con los que hacen ejercicio rara vez o nunca lo hacen.

La materia gris es considerada el "cableado" del sistema de comunicación cerebral, y se sabe que presenta un deterioro debido al envejecimiento y el consumo de alcohol.

Además de ayudar a proteger a su cerebro, si sabe que es propenso a abusar del alcohol o tiene antecedentes familiares de adicción al alcohol, hacer ejercicio regularmente también podría reducir su riesgo de volverse alcohólico.

Tener ganas de consumir alcohol podría volverse un hábito de consumo regular, y con el tiempo un alcohólico no se siente "normal" hasta que no ha consumido una bebida. Abusar del alcohol inevitablemente desequilibra su ritmo circadiano--los tiempos normales en que come, duerme y despierta—lo que ocasiona una espiral descendente de salud y efectos emocionales.

El alcohol altera la química cerebral para liberar dopamina, una sustancia química que su cerebro vincula con los comportamientos gratificantes.

Además, hacer ejercicio también desencadena la liberación de dopamina, junto con las otras sustancias químicas del sentirse bien, lo que significa que podría obtener el mismo "impulso" al hacer ejercicio, igual que el que obtiene al consumir un paquete de seis cervezas, pero con resultados mucho mejores para su salud.

El ejercicio también es beneficioso para las personas que ya tienen una adicción, y en realidad podría ayudarles a disminuir el antojo. En un estudio,24 los hámster que corrían eran los que consumían una menor cantidad de alcohol; mientras que los hámster menos activos eran los que presentaban un mayor antojo y consumo de alcohol.

Al reemplazar el consumo de alcohol por el ejercicio, es posible que la sensación gratificante que se obtiene al hacer ejercicio le proporcione una alternativa adecuada a la sensación de recompensa que recibía previamente del alcohol.

Por otro lado, consumir alcohol de forma crónica también tiende a IMPEDIR sus metas de acondicionamiento físico. Por lo general, hacer ejercicio no es uno de los objetivos más importantes de su lista de prioridades cuando tiene una resaca.

Además, consumir dosis más altas de alcohol podría afectar en la producción de testosterona, síntesis de proteínas musculares y la oxidación de leucina, lo evita que tenga la capacidad para tener un desarrollo muscular y alcanzar sus objetivos de acondicionamiento físico.

Por lo tanto, en general, es poco realista pensar que hacer ejercicio anulará los nocivos efectos del alcohol, y tal programa podría ser difícil de mantener a largo plazo.

Protocolo Útil Para Reducir al Mínimo el Daño Ocasionado Por el Alcohol

Si bien, no recomiendo beber alcohol, si sabe que tomará algunas bebidas, seguir este protocolo natural previamente podría ayudarle a "predesintoxicar" su cuerpo, al minimizar de esta manera el daño asociado con consumir alcohol.

Solo tenga cuidado de que este protocolo NO lo haga menos susceptible a la intoxicación ocasionada por el alcohol u otros agudos eventos adversos asociados con consumir alcohol de forma excesiva, así que por favor, recurra a su sentido común y beba de forma responsable.

1. N-acetil cisteína (NAC, por sus siglas en inglés): NAC es una forma del aminoácido cisteína. Se sabe para ayuda a aumentar el glutatión y reducir la toxicidad de acetaldehído que provocan muchos de los síntomas de resaca.25

Trate de tomar NAC (al menos 200 miligramos) 30 minutos antes de beber, para ayudar a disminuir los efectos tóxicos del alcohol.

Si se pregunta cuán poderosa puede ser NAC, considere que, al igual que el alcohol, una forma en la que el Tylenol causa daños hepáticos, es al agotar el glutatión. Si mantiene elevados sus niveles de glutatión, el daño producido por el acetaminofeno podría ser en gran medida prevenible.

Esta es la razón por la que cualquier persona que tiene una sobredosis con Tylenol recibe grandes dosis de NAC en la sala de emergencia--para aumentar los niveles de glutatión.

2. Vitaminas B: Se cree que NAC funciona aún mejor cuando se combina con la vitamina B1 (tiamina).26 La vitamina B6 también podría ayudar a disminuir los síntomas de resaca.

Puesto que el alcohol reduce los niveles de vitamina B en su cuerpo, y requiere que las vitaminas B ayuden a eliminar el alcohol de su cuerpo, podría ayudarle tomar previamente—así como al día siguiente--un suplemento de vitamina B.

3. Cardo Lechero: El cardo lechero contiene silimarina y silibina, que son unos antioxidantes conocidos por ayudar a proteger al hígado de toxinas, incluyendo de los efectos por consumir alcohol.

No solo se ha encontrado que la silimarina aumenta los niveles de glutatión, sino que también puede ayudarle a regenerar las células hepáticas.27 Tomar un suplemento de cardo lechero podría ser más útil si toma regularmente, especialmente si sabe que beberá cócteles en más de una ocasión.

4. Vitamina C: El alcohol puede agotar los niveles de vitamina C en su cuerpo, la cual es importante para reducir el estrés oxidativo inducido por la presencia de alcohol en el hígado. Curiosamente, un estudio en animales demostró que la vitamina C era aún más protectora para el hígado que la silimarina (cardo lechero) después exponerse al alcohol.28

Otro truco que debe utilizar antes de sucumbir en las bebidas alcohólicas, es asegurarse de recibir suficiente cantidad de vitamina C, ya sea, a través de suplementos o alimentos.

En realidad, la vitamina C es un poderoso desintoxicante, de tal manera que si toma grandes dosis antes de recibir anestesia dental, la anestesia se debilitará significativamente y podría no funcionar.

5. Magnesio: El magnesio es otro nutriente que es agotado por consumir alcohol, y es uno de los que muchas personas ya tienen niveles deficientes. Además, el magnesio tiene propiedades antiinflamatorias que podrían ayudar a reducir algunos síntomas de resaca.

Si no consume una gran cantidad de alimentos ricos en magnesio, podría serle de utilidad tomar un suplemento de magnesio antes de tener una noche que involucre beber alcohol.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Scientific American, Surgeon General Report Tackles Addiction
  • 2 Dietary Guidelines 2015-2020, Appendix 9. Alcohol
  • 3 CDC.gov, Fact Sheet Binge Drinking
  • 4 National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, Alcohol’s Effects on Your Body
  • 5 Business Insider May 24, 2016
  • 6 Cleveland Clinic, 6 Surprising Ways Alcohol Affects Your Health
  • 7 Healthline June 30, 2014
  • 8, 9 Connor, J. (2016). Alcohol consumption as a cause of cancer. Addiction
  • 10 Praud D, e. (2016). Cancer incidence and mortality attributable to alcohol consumption.
  • 11 Light to moderate intake of alcohol, drinking patterns, and risk of cancer: results from two prospective US cohort studies. BMJ, h4238.
  • 12 Alcohol Use and Cancer. (2016). Cancer.org. Retrieved 31 July 2016
  • 13 O'Callaghan, T. (2016). Alcohol may increase risk of breast cancer recurrence | TIME.com. TIME.com.
  • 14 What Causes Male Infertility? (2016). Web.stanford.edu. Retrieved 31 July 2016
  • 15 Alcohol induced testicular damage: Can abstinence equal recovery?. (2016). Sciencedirect.com.
  • 16 Gavaler, J. (2016). Alcoholic Beverages as a Source of Estrogens. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. Retrieved 31 July 2016
  • 17 Reuters September 8, 2016
  • 18 British Journal of Sports Medicine August 31, 2016 [Epub ahead of print]
  • 19 CNN September 8, 2016
  • 20 Time September 7, 2016
  • 21 Medical News Today September 8, 2016
  • 22 Daily Mail September 7, 2016
  • 23 Alcoholism: Clinical & Experimental Research 2013 Sep;37(9):1508-15
  • 24 Alcoholism: Clinical & Experimental Research June 21, 2010, DOI: 10.1111/j.1530-0277.2010.01251.
  • 25 Indian Journal of Clinical Biochemistry 1994; 9(64)
  • 26 Agents and Actions April 1974; 4(2): 125-130
  • 27, 28 Indian Journal of Biochemistry and Biophysics 2006 Oct;43(5):306-11