Ocultar
Luz del Sol

Historia en Breve -

  • Exponerse prudentemente a los rayos del sol proporciona muchos beneficios para la salud. Muchos de ellos, son el resultado de la producción de vitamina D, que ocurre cuando su piel se expone a la luz ultravioleta, pero muchos otros no están relacionados con la vitamina D
  • Las recientes investigaciones muestran que tanto la luz azul como la luz ultravioleta de onda alta (UVA, por sus siglas en inglés) fomentan la actividad de los linfocitos T. Es necesario exponerse a los rayos de sol al menos entre 5 y 10 minutos, para estimular la actividad de las células inmunológicas
  • La luz azul más saludable es la que proviene de los rayos del sol, ya que está equilibrada con la radiación del infrarrojo cercano, lo que activa el citocromo C oxidasa en las mitocondrias, y ayuda a optimizar la producción de trifosfato de adenosina (ATP, por sus siglas en inglés)
 

Cómo la Exposición al Sol Mejorar su Función Inmunológica

Enero 23, 2017 | 28,148 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Cada vez más investigación confirma que evitar los rayos del sol podría ser uno de los factores principales de que exista un gran número de problemas de salud. Exponer la piel del cuerpo a los rayos del sol no solo produce vitamina D, sino que además los rayos del sol producen otra serie de beneficios para la salud que no están relacionados con la producción de vitamina D.

De hecho, en este sentido, los seres humanos parecen tener mucho en común con las plantas--ambos necesitamos exponernos directamente a los rayos del sol, con el fin de tener un desarrollo óptimo, y si bien las fuentes de iluminación artificial que ofrecen espectros de luz específicos podrían ser útiles para varios problemas, idealmente necesitamos el espectro de luz completo que proporciona la luz solar natural.

Muy recientemente, los investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown publicaron un estudio de laboratorio en el que utilizaron células en placas de Petri, que muestra que exponerse a la luz azul y ultravioleta (UV, por sus siglas en inglés) aumenta la actividad de células T—glóbulos blancos que participan en la función inmunológica y luchan contra las infecciones.1,2,3

La Luz Solar es un Refuerzo Inmunológico Natural

Se cree que este es el primer estudio que muestra un impacto de la luz sobre este particular tipo de células inmunológicas, por lo que se necesita realizar más investigaciones para verificar los resultados. Sin embargo, existe mucha evidencia en los estudios médicos que confirma que la luz solar tiene propiedades inmunológicas.

En este estudio,4 se encontró que la luz estimula la producción de peróxido de hidrógeno, lo que aumentó la actividad de los linfocitos T. Es necesario exponerse a los rayos del sol al menos de 5 a 10 minutos, para estimular la actividad de las células inmunológicas. Como se reportó en un informe de noticias:5

"Los investigadores sugieren que, dada la gran superficie de la piel humana, posiblemente todas las células T, presentes en la piel, podrían beneficiarse de este fenómeno, al exponerse a la luz azul.

Tenga en consideración que la vitamina D solo se produce en el cuerpo al exponerse a los rayos del sol de onda media (UVB, por sus siglas en inglés), lo que podría ser perjudicial en caso de exponerse de forma prolongada a los rayos del sol.

Si la luz azul de los rayos del sol es capaz de activar las células T que combaten las infecciones, esta podría ser un posible medio de tratamiento para aumentar la inmunidad en muchos pacientes, concluyen los investigadores”.

Si bien los investigadores están esperanzados en que la luz azul por sí sola, podría ser un valioso método de tratamiento para mejorar el sistema inmunológico, es importante entender que los efectos biológicos de la luz podrían ser muy complejos y es importante hacerlo adecuadamente.

De acuerdo con lo que explicó el Dr. Alexander Wunsch, un experto a nivel internacional de Fotobiología, exponerse de forma excesiva a la luz azul--como la de la iluminación LED, que es principalmente azul, y carece del infrarrojo cercano que se encuentra en la luz solar, y la iluminación incandescente--podría ser muy perjudicial, y un importante factor de riesgo para la degeneración macular, relacionada con el envejecimiento.

La luz azul más sana es la de los rayos del sol, pues está equilibrada por la radiación del infrarrojo cercano, que tiene muchas funciones biológicas significativas. Es importante destacar que la radiación del infrarrojo cercano activa la enzima citocromo c oxidasa en las mitocondrias, y ayuda a optimizar la producción de ATP.

Las Células T Son Intrínsecamente Fotosensibles

Durante mucho tiempo, se creyó que los mamíferos solamente tenían células fotosensibles en los ojos. Ahora, hemos encontrando células fotosensibles en muchas otras áreas del cuerpo humano.

Como señalaron los autores, este estudio demuestra que "los linfocitos T poseen fotosensibilidad intrínseca, y esta característica podría mejorar su motilidad en la piel".

En otras palabras, las células T detectan y responden a la luz.

Específicamente, la luz azul desencadena la producción de peróxido de hidrógeno (H2O2, por sus siglas en inglés) en las células T, lo que produce una cascada química que ocasiona una mayor motilidad de las células T. A su vez, al aumentar la motilidad o actividad, esto permite que las células inmunológicas funcionen mejor.

Curiosamente, una vez que las células T se activan, también alteran su capacidad antioxidante--un efecto que parece permitir una mayor producción de H2O2, en respuesta a la luz.

La sensibilidad espectral de las células T alcanzó su punto máximo tanto en ~ 350 nanómetros (nm), que es el rango de luz ultravioleta A (UVA), como en ~ 470 nm, que es el rango de espectro azul. Se ha demostrado que este último (luz de 470 nm) elimina el Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA, por sus siglas en inglés) in vitro.6

De acuerdo con el autor principal, Gerard Ahern, profesor asociado en el departamento de farmacología y fisiología en Georgetown, algunos de los beneficios de inmunidad, normalmente atribuidos a la vitamina D, en realidad podrían deberse a este tipo de mecanismo recién descubierto.

Aunque en parte esto podría ser cierto, las previas investigaciones han probado una serie de mecanismos diferentes para comprobar la acción de la vitamina D, incluyendo sus efectos bactericidas y de mayor inmunidad.

Por ejemplo, los investigadores han descubierto que la vitamina D actúa directamente sobre el gen de la beta defensina 2 (que codifica un péptido antimicrobiano) y el gen NOD2 (que alerta a las células sobre la presencia de microbios invasores).7 Además, la vitamina D está involucrada en la producción de más de 200 péptidos antimicrobianos que ayudan a combatir todo tipo de infecciones.

Otros Beneficios Para la Salud Proporcionados Por la Luz Solar Que No Están Relacionados Con la Vitamina D

Ciertamente, esta no es la primera vez que la luz solar ha demostrado producir efectos biológicos que son importantes para tener una buena salud. Enseguida, se encuentran otros beneficios para la salud que son obtenidos al exponerse a los rayos del sol.

Para obtener más información, recomiendo leer "La Luz Solar: ¿Es Dañina o Beneficiosa? Un Análisis de los Efectos Positivos y Negativos de Exponerse a los Rayos del Sol", publicado en la revista Cancer Research Frontiers.8

Aumenta sus niveles de vitamina D

Probablemente, este sea el beneficio más conocido de exponerse a los rayos del sol, bastantes investigaciones científicas confirman los muchos beneficios de tener niveles óptimos de vitamina D.

Es importante destacar que ahora, la evidencia muestra claramente que una vez que alcanza un nivel sérico de vitamina D de 40 ng/ml, su riesgo de cáncer disminuye en un 67 %, en comparación con tener un nivel de 20 ng/ml o inferior.9,10,11,12,13,14,15

Incluso, la División de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Salud y Medicina (anteriormente Instituto de Medicina, [IOM, por sus siglas en inglés]) ha reportado que existe una relación entre la vitamina D y el riesgo general de mortalidad por todas las causas, incluyendo el cáncer.16,17

Además, si tiene los niveles adecuado de vitamina D, esta aumenta su probabilidad de sobrevivir al cáncer,18,19 y esto incluye a los pacientes que padecen melanoma.20,21

La vitamina D también es importante para tener salud ósea, función cognitiva e inmunológica, al igual que un embarazo y desarrollo infantil saludables.22

Los beneficios generales en la salud que proporciona la vitamina D son tan significativos, que recientemente un equipo de investigación Sueco advirtió que "evitar exponerse a los rayos del sol es un factor de riesgo de muerte, que tiene una magnitud similar al riesgo provocado por el tabaquismo".23,24

Fija su ritmo circadiano

Pasar el tiempo bajo un sol brillante al mediodía ayuda a establecer su ritmo circadiano, que es importante para poder dormir adecuadamente. Asimismo, la vitamina D que obtiene al exponerse a los rayos del sol podría desempeñar un rol en su sueño.

Por sorprendente que parezca, los científicos han encontrado que tener una deficiencia de vitamina D aumenta su riesgo de apnea obstructiva del sueño.25 En un estudio, el 98 % de los pacientes que padecían apnea del sueño tenían deficiencia de vitamina D, y entre más grave fue la apnea del sueño, más grave era la deficiencia.

Reduce la presión arterial alta, y el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer

La investigación ha demostrado que cuando los rayos del sol tocan la piel, el óxido nítrico (NO, por sus siglas en inglés) es liberado en el torrente sanguíneo.26 NO es un poderoso compuesto que reduce la presión arterial, la cual ayuda a proteger el sistema cardiovascular, al reducir el riesgo tanto de ataques cardíacos como de derrames cerebrales.

La luz UVB disminuye la presión sanguínea a través de dilatar los vasos sanguíneos, específicamente los vasos capilares que se encuentran en su piel. Esto le suministra aproximadamente el 60 % de su flujo sanguíneo, y permite que los rayos del sol penetren fácilmente en la sangre.

La luz solar contiene rayos ultravioleta conocidos por ser germicidas, y que podrían ayudar a matar infecciones en la sangre. A finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se utilizó este factor de la luz solar para tratar la tuberculosis, inclusive este trabajo le otorgó un premio Nobel a Finson, en 1903.

De acuerdo con un estudio realizado en 2013,27,28 por cada muerte provocada por el cáncer de piel, entre 60 y 100 personas mueren a causa de un derrame cerebral o enfermedad cardíaca relacionada con la hipertensión.

Por lo tanto, en promedio, el riesgo de morir por enfermedades cardiacas o derrames cerebrales es 80 veces mayor, en comparación con el riesgo de morir de cáncer de piel.

Si bien los niveles más altos de vitamina D están correlacionados con tasas más bajas de enfermedades cardiovasculares, consumir suplementos orales de vitamina D no parece beneficiar a la presión arterial, y la razón de ello podría estar relacionada con el hecho de que los suplementos no aumentan los niveles de óxido nítrico.

Modula la expresión genética relacionada con su respuesta inflamatoria

Al parecer, la luz solar también altera la expresión genética. Recientemente, los científicos de la Universidad de Cambridge demostraron que la expresión del 28 % de la composición genética humana varía en función de una estación a otra.29 Algunos de estos cambios genéticos afectan sus respuestas inflamatorias.

Durante los meses de invierno, se activan los genes del sistema inmunológico inflamatorio, lo que ayuda a combatir los microbios infecciosos; y durante el verano, aumenta la actividad de los genes antiinflamatorios.

En esencia, durante el verano su cuerpo comienza a combatir el daño ocasionado por la inflamación que se produce cuando su sistema inmunológico está en alerta roja. Pero para tener ese efecto, necesita exponerse a los rayos del sol.

Previene las enfermedades infecciosas

Tanto la propia luz ultravioleta como la vitamina D producida cuando su piel está expuesta a ella, tienen potentes efectos antimicrobianos. Si bien, la vitamina D aumenta la producción natural de péptidos antimicrobianos que destruyen las paredes celulares de los virus y bacterias, la luz ultravioleta también aumenta los niveles sanguíneos de linfocitos (glóbulos blancos) que destruyen las infecciones.

Además de aumentar las tasas de enfermedades cardiovasculares, al evitar de forma generalizada a los rayos del sol también podría ser el factor causante de la reaparición de la tuberculosis (TB, por sus siglas en inglés),30,31,32 que actualmente acaba con la vida de alrededor de 4 100 personas cada día.33

En 2014, hubo 1.5 millones de muertes relacionadas con la tuberculosis alrededor del mundo, lo que la convirtió en la principal enfermedad infecciosa que existe. En Comparación con 55 100 que mueren de melanoma cada año (a nivel mundial).

De igual manera, la luz ultravioleta, especialmente la luz azul, también actúa como un poderoso desinfectante de su entorno.

Las investigaciones han descubierto que la luz ultravioleta podría reducir en un 70 % la propagación de la tuberculosis en las salas de espera y de hospitales,34,35 y ayuda a eliminar el 90 % de las bacterias resistentes a los medicamentos, en las salas de hospital.36

Los datos sugieren que 254 nm de luz ultravioleta podrían acabar con las cepas resistentes a los medicamentos de Staphylococcus aureus y Enterococcus faecalis, en tan solo 5 segundos.37

Estimula la producción de serotonina cerebral, lo que mejora el estado de ánimo y salud mental

Exponerse a los rayos del sol aumenta la sensación de bienestar debido a la sustancia química cerebral serotonina, que en parte, es la razón por la que se siente mejor después de pasar un poco de tiempo bajo los rayos del sol.

Durante mucho tiempo, la terapia de luz ha sido el tratamiento inmediato para atender el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), y las investigaciones más recientes sugieren que esta también podría ser útil para abordar una depresión severa.38

Además, la esquizofrenia ha sido relacionada con una falta de exposición a los rayos del sol--de la madre--durante el embarazo.39

Es importante destacar que el intestino también tiene serotonina, y la vitamina D ha demostrado combatir la inflamación causada por un exceso de serotonina intestinal.

En otras palabras, la luz solar y la vitamina D desempeñan roles intrincados en el eje del intestino-cerebro, al aumentar los niveles cerebrales, mientras reduce los niveles intestinales; que por un lado, mejora el estado de ánimo, mientras por otro lado, disminuye la inflamación intestinal. Para obtener más información acerca de esto, por favor lea " Nuevos Descubrimientos Pueden Revelar la Conexión entre la Deficiencia en Vitamina D y el Autismo".

Aumenta los niveles de testosterona y protege la fertilidad masculina

La luz solar ayuda a aumentar la libido de los hombres, al impactar en los niveles de testosterona. Las investigaciones Australianas revelan que los niveles de testosterona en los hombres aumentan y disminuyen en función de las estaciones, la cual alcanza sus niveles máximos en agosto, y sus niveles mínimos en marzo.

Asimismo, los investigadores de Johns Hopkins han relacionado tener niveles bajos de vitamina D con un mayor riesgo de disfunción eréctil (ED, por sus siglas en inglés).40

Eleva los niveles de dopamina, por lo tanto, protege contra la miopía

Los investigadores australianos han encontrado que los niños que pasan la mayor parte de su vida en ambientes interiores tienen tasas significativamente más elevadas de padecer un alto grado de miopía (visión corta).

Según reportó The Daily Mail:41 "Los investigadores creen que la enzima neurotransmisora dopamina es el agente responsable. Se sabe que inhibe el crecimiento excesivo del globo ocular, que causa la miopía. Los rayos del sol provocan que la retina libere una mayor cantidad de dopamina".

Proteja la Salud de Su Bebé a Través de la Lactancia Materna y la Vitamina D

La vitamina D--que se obtiene de mejor manera al exponerse prudentemente a los rayos del sol--es particularmente importante durante el embarazo y la lactancia.

No solo es recomendable que las mujeres embarazadas midan sus niveles de vitamina D y se aseguren de que estén por lo menos en los 40 nanogramos por mililitro (ng/ml), después del nacimiento, sino que la Academia Americana de Pediatría recomienda que se les debe proporcionar a los bebés una dosis diaria de 400 unidades internacionales (IU, por sus siglas en inglés) de Vitamina D, durante sus dos primeros meses de vida.

Desafortunadamente, pocos padres siguen estas recomendaciones, lo cual pone a sus hijos en riesgo de deficiencia de vitamina D, y los problemas de salud relacionados. Una reciente investigación de la Clínica Mayo destaca este riesgo, al señalar que los beneficios nutricionales de la lactancia materna no incluyen a la vitamina D--especialmente si la madre tiene niveles deficientes de esta vitamina.42,43,44,45

En una situación ideal, una mujer debe tener óptimos niveles de vitamina D, antes de quedar embarazada, al asegurarse de mantener un nivel de 40 a 60 ng/mL durante el tiempo que esté embarazada y su período de lactancia, porque si la madre es deficiente en vitamina D, también serán deficientes el bebé y la leche. Alternativamente, podría proporcionarle a su bebé gotas de vitamina D.

De acuerdo con previas investigaciones46 realizadas por Bruce W. Hollis, Ph.D. y sus colegas de la Universidad de Medicina Pediátrica de Carolina del Sur, las madres que tomaron 6 400 IU de vitamina D por día podían suministrar de forma segura su leche materna con vitamina D para satisfacer, si no exceder, los requerimientos de vitamina D de su bebé lactante.

De igual forma, esta podría ser una alternativa más conveniente, si no es que más segura, para proporcionarle directamente el suplemento a su bebé.

Cómo Reducir el Riesgo de Cáncer de Piel Mientras Obtiene los Beneficios de Exponerse Prudentemente a los Rayos del Sol

Un importante factor de riesgo para el melanoma es exponerse de forma excesiva a la radiación de los rayos ultravioleta, ya sea de la luz directa de los rayos del sol o de las camas de bronceado. No es una decisión muy sabia tostarse durante varias horas, durante el fin de semana.

Debe tomar precauciones para evitar quemaduras de sol, a toda costa. Si va a la playa, debe utilizar ropa con manga larga, y un sombrero de ala ancha, y cubrirse tan pronto como su piel empiece a ponerse de color rosa.

Debe entender que a menos que tenga la piel muy oscura, no necesita pasar tantas horas bajo los rayos del sol. Para las personas de piel más clara, optimizar sus niveles su vitamina D podría requerir pasar unos cuantos minutos bajos los rayos del sol, con mínima cantidad de ropa.

Otros efectos sobre la salud que están relacionados con exponerse a los rayos del sol, aparte de la producción de vitamina D, al parecer también tienen una muy rápida acción. En el estudio presentado, las células T se activaron entre los 5 y 10 minutos de ser expuestas a la luz.

Por supuesto que las células estaban en una placa de Petri, y se necesita realizar una mayor cantidad de investigación para saber si las células T presentes en su piel, reaccionan de forma tan rápida frente a la exposición de los rayos del sol.

En general, la evidencia sugiere que los beneficios de exponerse prudentemente a los rayos del sol superan con creces los riesgos de cáncer de piel. Para minimizar aún más sus riesgos y maximizar los beneficios de exponerse a los rayos ultravioleta, aquí hay algunos factores que debe considerar. Si les pone mucha atención, podría determinar, de forma razonable, cuánto tiempo es una exposición segura.

Debe saber su tipo de piel basado en el sistema de clasificación de tipo de piel de Fitzpatrick, el cual ha existido durante décadas. Cuanto más clara sea su piel, menos exposición a la luz ultravioleta necesitará. La desventaja es que una piel más clara también es más vulnerable a los daños por una exposición excesiva.

Para las personas que tienen una piel muy clara y las personas que padecen fotodermatitis, es posible que no sea adecuado tener cualquier tipo de exposición a los rayos del sol, y deben medir cuidadosamente los niveles de vitamina D, para asegurarse de que tienen un consumo adecuado de vitamina D, vitamina K2, magnesio y calcio.

Para la mayoría de las personas, es posible exponerse de forma segura a la luz ultravioleta, al conocer su tipo de piel y la intensidad actual de los rayos del sol. Existen varias aplicaciones y dispositivos que le ayudarán a optimizar los beneficios de exponerse a los rayos del sol, mientras minimiza los riesgos.

También, debe ser extremadamente cuidadoso si no ha estado bajo los rayos del sol desde hace tiempo. Sus primeras exposiciones del año son las más sensibles, así que debe tener especial cuidado de limitar su tiempo de exposición inicial a los rayos del sol.

[+] Fuentes y Referencias

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.