¿Los Saunas Son Beneficiosos Para el Cerebro?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 26, 2017 | 6,880 vistas

Historia en Breve

  • Los hombres que utilizaron un sauna de cuatro a siete veces por semana tuvieron un riesgo 66 % menor de demencia, y un riesgo 65 % menor de Alzheimer, en comparación con los hombres que utilizaron un sauna, una vez por semana
  • Utilizar un sauna podría mejorar la salud cerebral, al disminuir la inflamación y presión arterial, mejorar la función vascular, y aumentar la relajación y bienestar

Por el Dr. Mercola

Muchos habitantes en los Estados Unidos utilizan un sauna solo de vez en cuando, tal vez en el gimnasio o durante las vacaciones—si acaso lo hacen. Por el contrario, en Finlandia, el 99 % de los finlandeses toman al menos un sauna por semana,1 y algunas personas lo hacen mucho más a menudo.

Conocido como "la farmacia de un hombre pobre", los finlandeses valoran los saunas–sobre todo--como un alivio para el estrés; pero el simple hecho de sentarse tranquilamente en una habitación climatizada, con o sin vapor (o como se le conoce en Finlandia, löyly), proporciona comprobados beneficios para la salud, que prácticamente todos pueden disfrutar, junto con un impulso para la salud cerebral.

No es de sorprenderse que, gran parte de la investigación sobre los beneficios para la salud proporcionados por los saunas, provengan de Finlandia, un país con cerca de 5.5 millones de personas y 3.3 millones de saunas (que son tan comunes como los aparatos de televisión).2

Allí, los saunas se encuentran comúnmente en casas particulares, oficinas e incluso fábricas, y utilizarlos de forma regular es una parte integral de la vida finlandesa. De acuerdo con Harvard Health Blog:3

"Los saunas son accesibles a los finlandeses en todos los ámbitos de la vida... [y] la naturaleza misma de un sauna finlandés fue diseñada para reducir el estrés. Durante siglos, el sauna ha sido un lugar de encuentro para familiares y amigos.

Y el protocolo de los finlandeses al usar un sauna, de desaprobar maldecir o discutir temas polémicos mientras toma un baño, les es inculcado durante la infancia".

Utilizar un Sauna Podría Reducir Su Riesgo de Demencia

En una época en que la enfermedad de Alzheimer--la causa más común de demencia--es la sexta causa principal de muerte en los Estados Unidos,4 es esencial tener herramientas simples para ayudar a prevenirla. Y resulta que, utilizar el sauna, podría ser una de estas opciones.

Los investigadores finlandeses evaluaron los registros médicos de más de 2 300 hombres que formaban parte del estudio de la enfermedad cardíaca isquémica de Kuopio (KIHD, por sus siglas en inglés), al monitorear su estado de salud durante un promedio de 20 años.

Los hombres que utilizaron un sauna de cuatro a siete veces por semana tuvieron un riesgo 66 % menor de demencia, y un riesgo 65 % menor de la enfermedad de Alzheimer, en comparación con los hombres que utilizaron un sauna una vez por semana.5 El promedio de duración de uso de cada sauna fue de aproximadamente 15 minutos.

Como Podría Mejorar su Función Cerebral Con el Uso de un Sauna

Hay muchas razones por las que utilizar un sauna podría mejorar la salud cerebral, incluyendo posiblemente una menor inflamación y presión arterial, mejor función vascular, y mayor relajación y bienestar.6

Otras investigaciones han demostrado que utilizar un sauna eleva los niveles de norepinefrina,7 una hormona del estrés que aumenta la concentración y atención; así como la prolactina, que podría estimular el crecimiento de la mielina, lo cual ayuda a que su cerebro funcione más rápido, y repara el daño de las células nerviosas.

Incluso, el aumento en los niveles de endorfinas y del bienestar, que a menudo siente después de hacer ejercicio (a veces referido como euforia del corredor) podría estar relacionado con el estrés térmico, como el que se experimenta al estar en un sauna.

Un estudio realizado en animales reveló que el estrés térmico causado por exponerse a un sauna, aumenta significativamente los niveles de endorfinas.8

También, existe un posible vínculo entre la exposición al calor y el factor neurotrófico derivado del cerebro (o BDNF, por sus siglas en inglés) que activa las células madre cerebrales para convertirlas en nuevas neuronas. Además, BDNF desencadena muchas otras sustancias químicas que promueven la salud neural.

Curiosamente, hacer ejercicio en un entorno caluroso aumenta los niveles de BDNF, en comparación con hacer ejercicio a temperaturas más bajas, lo cual añade otro nivel de apoyo de estrés térmico (es decir, utilizar un sauna) para su cerebro.9

Utilizar Un Sauna es Beneficioso Para su Corazón

Los beneficios de utilizar un sauna se extienden a todo su cuerpo, incluyendo a su corazón. A través de los mismos datos del estudio KIHD, los investigadores encontraron que la frecuencia de uso y extensión del tiempo de duración en el sauna, estaban correlacionados con un menor riesgo de eventos cardiovasculares fatales.10

Asimismo, utilizar un sauna fue relacionado con un menor riesgo de muerte por cualquier causa, y cuanto más tiempo utilizaron el sauna, los hombres, fue más beneficioso. Los hombres que utilizaron el sauna siete veces por semana, redujeron a la mitad el riesgo de muerte por problemas cardiacos fatales, en comparación con los que solo lo utilizaron una vez por semana.

Además, bañarse en un sauna frecuentemente fue relacionado con un menor riesgo de muerte súbita cardiaca, enfermedad cardíaca coronaria fatal y enfermedad cardiovascular fatal. Estos resultados se mantuvieron estables incluso al considerarse las variables de confusión, tales como el tabaquismo, presión arterial y los niveles de triglicéridos.

Se encontró que las personas que estuvieron en un sauna durante 19 minutos o más, por cada sesión, obtuvieron los mayores beneficios. Estos beneficios fueron tan significativos que los investigadores compararon bañarse en un sauna con hacer ejercicio de baja o moderada intensidad, al señalar que:11

"La frecuencia cardíaca podría aumentar hasta 100 [pulsaciones]/min durante las sesiones de sauna moderadas, y hasta 150/min al bañarse en un sauna más intenso y caliente, lo que corresponde a un entrenamiento de ejercicio físico de baja y moderada intensidad.

Estas mejoras funcionales propuestas asociadas con bañarse en un sauna corresponden a beneficios similares observados con el ejercicio físico regular, como una mejoría en la presión arterial y función ventricular izquierda.

Se ha documentado que el rendimiento cardíaco se incrementa principalmente debido al aumento de la frecuencia cardíaca, al bañarse en un sauna".

El “Acondicionamiento Hipertérmico” de los Saunas Mejora el Rendimiento al Hacer Ejercicio

En otro estudio, los que tuvieron una sesión de sauna de 30 minutos, dos veces por semana, durante tres semanas, después de sus entrenamientos, aumentaron el tiempo que les tomaba correr hasta quedar agotados, en más del 30 %.12

Este beneficio podría ser debido al acondicionamiento hipertérmico, o a "aclimatarse al calor, independientemente de la actividad física aeróbica, al utilizar un sauna", lo que aumenta la resistencia debido a que induce adaptaciones en su cuerpo que hacen que sea más fácil hacerlo cuando se eleva la temperatura corporal.

A medida que su cuerpo se somete a cantidades razonables de estrés térmico, se aclimata gradualmente al calor, lo que causa que se produzcan una serie de cambios beneficiosos en su cuerpo.

Estas adaptaciones incluyen un mayor volumen de plasma y flujo sanguíneo hacia los músculos (lo que aumentan la resistencia atlética) y el corazón, junto con una mayor masa muscular, debido a mayores niveles de proteínas de choque térmico y de la hormona del crecimiento. Otras adaptaciones fisiológicas que ocurren por el acondicionamiento hipertérmico incluyen:13

Mejora los mecanismos cardiovasculares y disminuye la frecuencia cardíaca14

Disminuye la temperatura corporal de la zona core, durante el entrenamiento

Mayor cantidad de sudoración y sensibilidad al sudor, en función de un mayor control termorregulador15

Mayor flujo sanguíneo hacia el músculo esquelético (conocido como perfusión muscular) y otros tejidos16

Menor índice de agotamiento de glucógeno, debido a una mejor perfusión muscular17

Mayor recuento de glóbulos rojos18

Mayor eficiencia del transporte de oxígeno a los músculos19

Utilice el Sauna Para Aliviar el Dolor, Hacer una Desintoxicación y Tener Longevidad

Muchas personas disfrutan de utilizar el sauna para calmar la tensión muscular, y la investigación sugiere que este podría ser beneficioso para ayudar a su cuerpo a recuperarse de las sesiones de entrenamiento de fuerza y ​​resistencia.20 Además, otra investigación sustenta que utilizar un sauna reduce el dolor en los pacientes que padecen fibromialgia.

En un estudio, en el que participaron 44 ​​pacientes con fibromialgia, encontraron que el dolor disminuyó entre un 33 y 77 %, después de utilizar un sauna de rayos infrarrojos lejanos.21 Seis meses después de que el estudio terminara, los participantes continuaron reportando un dolor entre 28 y 68 % menor.

La investigación relacionada con la longevidad,22 muestra que podría aumentar los niveles de la hormona del crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés) dos veces, al tomar dos sesiones de sauna de 20 minutos (a 176 °F), separadas por un período de enfriamiento de 30 minutos. Tomar dos sesiones de sauna de 15 minutos, separadas por un período de enfriamiento de 30 minutos, podría aumentar en cinco veces sus niveles de HGH.

Además, algunos de los beneficios de utilizar un sauna son causados debido a que se produce una mayor sudoración. Muchas personas no sudan mucho regularmente, pero esto acciona una importante vía de desintoxicación, que incluye ayudar a eliminar metales tóxicos, tales como el arsénico, plomo y mercurio.23

Los investigadores que escribieron en la revista Journal of Environmental and Public Health, explicaron:24 "A lo largo de los siglos, en grupos alrededor del mundo, se ha observado que sudar debido al calor y/o al hacer ejercicio, es como un tipo de “desintoxicación”... Sudar proporciona la posibilidad--y merece ser considerado--para ayudar a eliminar los elementos tóxicos del cuerpo".

Diferentes Tipos de Saunas

Hay tres tipos de saunas básicos:

  1. El sauna finlandés húmedo, donde el vapor es originado al derramar agua en las rocas calientes (el calor puede ser generado al quemar madera o a través de la electricidad)
  2. El sauna finlandés seco, que utiliza calefacción eléctrica, y por lo tanto, no emplea agua (estas estufas no están hechas para que se vierte agua sobre ellas, lo que podría ocasionar un cortocircuito)
  3. Saunas de infrarrojos

La diferencia entre un sauna de infrarrojos y los tradicionales saunas de estilo finlandés, es que estos últimos calientan el cuerpo desde el exterior, como un horno. El sauna de infrarrojos calienta el cuerpo desde adentro hacia afuera.

Por lo general, el sauna húmedo tradicional utiliza una estufa pequeña con elementos radiantes de calor; es decir, elementos resistivos que calientan cuando la corriente fluye a través de ellos.

Estos elementos calientan superficialmente a las rocas apiladas en la parte superior. La temperatura es regulada por un termostato. Inicialmente, el sauna se sentirá caliente y seco, pero una vez que se vierte un poco de agua sobre las rocas, esto genera un vapor caliente, lo que ayuda a abrir los poros e induce la sudoración.

En una sauna de infrarrojos, su temperatura corporal se eleva naturalmente, pero la temperatura del aire circundante no lo hace. Normalmente, utilizo mi sauna de infrarrojos tres veces por semana, durante 30 minutos, a 136 °F.

Si bien, algunos todavía utilizan saunas anticuados que son accionados al quemar madera; hoy en día, los más comunes son los saunas de infrarrojos y las versiones eléctricas más modernas. Desafortunadamente, esto también ha ocasionado algunos problemas; por ejemplo, una alta radiación electromagnética.

Podría probar el sauna que utiliza un medidor eléctrico de bajo costo o un más sofisticado medidor de campos electromagnéticos (EMF, por sus siglas en inglés).

Consejos de Seguridad al Utilizar un Sauna

En el caso de la mayoría de los adultos saludables, se considera seguro bañarse en un sauna.25 También, podría ser beneficioso para las personas que padecen asma, bronquitis crónica, psoriasis, insuficiencia cardíaca congestiva crónica y la enfermedad reumática. Según la investigación en la revista American Journal of Medicine:26

"[A]lgunos estudios han sugerido que bañarse en sauna durante mucho tiempo, podría ayudar a disminuir la presión arterial, en pacientes que padecen hipertensión, y mejorar la fracción de eyección ventricular izquierda, en pacientes que padecen insuficiencia cardíaca congestiva crónica...

Las mejoras transitorias en la función pulmonar que ocurren en el sauna podrían proporcionar cierto alivio a los pacientes que padecen asma y bronquitis crónica. De igual manera, bañarse en un sauna podría aliviar el dolor y mejorar la movilidad de las articulaciones, en pacientes que padecen la enfermedad reumática".

Es importante que siempre escuche a su cuerpo, al momento de decidir cuánto estrés térmico podría tolerar, así que comience lentamente, conforme pasa el tiempo, aumente gradualmente la duración de sus sesiones de sauna, entre 15 y 30 minutos por sesión. Asegúrese de mantenerse hidratado antes, durante y después de cada sesión, y siempre utilice un sauna con un amigo, no por sí solo.

Además, probablemente los hombres deban preocuparse por exponer su escroto al calor durante un largo período de tiempo y la posibilidad de que esto podría ocasionar una menor fertilidad.27

Y siempre debe evitar beber alcohol en una sauna, ya que el alcohol y el calor podrían desencadenar un evento cardiovascular. De hecho, aunque es muy poco frecuente que ocurra un ataque cardíaco y muerte repentina en un sauna, consumir alcohol al bañarse en un sauna aumenta este riesgo.28

Sin embargo, si está sano, y lo analiza lógicamente, utilizar un sauna no solo es seguro, sino muy beneficioso para la mayoría de las personas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 BBC News October 1, 2013
  • 2, 3 Harvard Health Blog February 25, 2015
  • 4 Alzheimer’s Association, 2016 Alzheimer’s Association
  • 5 Age and Ageing December 7, 2016
  • 6 The New York Times December 21, 2016
  • 7 European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology 1988, Volume 57, Issue 1, pp 98-102
  • 8 Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1989;58(5):543-50.
  • 9 Neurosci Lett. 2011 Apr 25;494(2):150-4.
  • 10, 11 JAMA Internal Medicine February 23, 2015 [Epub ahead of print]
  • 12, 18, 19 J Sci Med Sport. 2007 Aug;10(4):259-62.
  • 13 FourHourWorkweek.com April 10, 2014
  • 14 The American Journal of Medicine Volume 110, Issue 2, Pages 118–126, February 1, 2001
  • 15, 16 Eur J Sport Sci. 2014;14 Suppl 1:S131-41.
  • 17 J Appl Physiol (1985). 1985 Nov;59(5):1350-4.
  • 20 Springerplus. 2015 Jul 7;4:321.
  • 21 Internal Medicine 47: 1473-1476, 2008
  • 22 Eur J Appl Physiol Occup Physiol. 1989;58(5):543-50.
  • 23, 24 Journal of Environmental and Public Health Volume 2012 (2012), Article ID 184745, 10 pages
  • 25, 26, 28 Am J Med. 2001 Feb 1;110(2):118-26.
  • 27 Retiner, "Sauna Visits May Lower Sperm Count," LiveScience, March 25, 2013