La Sopa Fría Podría Mejorar Su Salud

Sopa Fria

Historia en Breve -

  • La sopa fría, que por lo general contiene ingredientes crudos, podría proporcionarle aún más nutrición que la sopa caliente, ya que el proceso de preparación no destruye las vitaminas y minerales
  • Añadir especias, tales como la canela, podría ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, y la cúrcuma, el jengibre y el ajo podrían disminuir la inflamación
  • Las frutas y vegetales crudos, y las hierbas son ricos en antioxidantes, los cuales combaten a los radicales libres, que son producidos en respuesta a las toxinas ambientales
  • La mezcla de ingredientes, tales como el jengibre y las espinacas crudas desintegran las membranas de las células resistentes, por lo que su sistema podría disponer de ellos de forma inmediata

Por el Dr. Mercola

Si ha conocido gran parte de los Estados Unidos, entonces, sabe que un tazón de sopa tibia es maravillosamente cálido y reconfortante en los meses fríos de otoño e invierno, pero cuando llega la primavera y el verano, parece mucho más atractivo tener una opción que sea más fresca y ligera.

Las sopas contienen numerosas vitaminas, minerales y micronutrientes valiosos que se encuentran presentes en los vegetales, frutas, frutos secos, hierbas y especias que nutren su cuerpo.

La manera perfecta de resolver el dilema de la falta de sopa es sencilla: sopa fría. Hacer mezclas de ingredientes frescos podría vitalizar a los gazpachos tradicionales y a los sosos vichyssoises, para despertar a su imaginación.

Las sopas frías (por lo general) incorporan vegetales crudos que podrían ser cortados en cubitos, o de otra manera, mezclados en una licuadora o un procesador de alimentos sin calentar en la estufa, en el horno, ni cocinarlos. Este es uno de los aspectos más nutritivos y convenientes de la sopa fría; estos dispositivos modernos ayudan a producir lo último en "comida rápida".

Las sopas a cualquier temperatura son una forma nutritiva de preparar los vegetales porque a través de ellas se consume toda la esencia, en vez de ser hervidos o drenados, como se hace a menudo con otros métodos de preparación de alimentos.

El aguacate, almendra molida y yogur, funcionan bien como sustitutos en los caldos o sopas--la carne no siempre es un requisito previo—para agregarles cuerpo, sabor y nutrición. Otros ingredientes populares incluyen a la sandía, menta, anacardos y pepino.

Incluso, mezclar su combo favorito podría cambiar la forma en que pone su mesa durante el período canicular del verano.

Todo Sobre las Especias: ¿Las Especias Podrían Ayudarle a Perder Peso?

Los alimentos de origen vegetal son muy saludables, y cuando están crudos, son (generalmente) más nutritivos. Lo mismo ocurre con las frutas, especias, hierbas y los frutos secos, donde la mayoría caen en la categoría "de origen vegetal".

Aparte de los jugos naturales que se agregan en estas sopas, también hay un ingrediente vital: el agua, el supresor original del apetito.

Cada uno tiene un conjunto singular de características, tanto en su sabor apetitoso, como en términos nutricionales. Las combinaciones podrían aflorar sabores únicos que nunca había pensado combinar, como las cebollas salteadas con manzanas Granny Smith, pero las especias funcionan aún mejor; tan solo una pequeña cantidad de ellas podría hacer una gran diferencia en algo más que solo sus papilas gustativas.

Monica Reinagel, especialista certificada en nutrición certificada y diva de la nutrición1 escribió acerca de un amigo suyo que afirmó haber perdido cantidades asombrosas de peso después de comenzar a llevar un nuevo tipo de a alimentación basada en especias, específicamente, comino, cúrcuma, cilantro, canela, pimienta negra y pimienta de cayena, para eliminar las toxinas y acelerar el metabolismo.

Si bien, es cierto que la canela es conocida por estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, y la cúrcuma, jengibre y el ajo podrían disminuir la inflamación, la afirmación de que estas especias disuelven libras, precisamente en esta forma, no es muy exacta, dice Reinagel.

En realidad, aunque podría sonar apetitoso, tan solo con agregar especias en sus alimentos probablemente no desencadene una dramática pérdida de peso.2 Dicho lo anterior, sin duda tampoco podría hacer daño.

Por ejemplo, la capsaicina, el compuesto que le proporciona a la pimienta de cayena su picor, podría ayudar a combatir la obesidad, al disminuir el consumo de calorías, contraer el tejido graso y reducir los niveles de grasa en la sangre, así como luchar contra la acumulación de grasa, al provocar cambios beneficiosos en su cuerpo.3

Mientras tanto, la pimienta negra contiene una sustancia llamada piperina, que no solo le provee su sabor picoso, sino que también bloquea la formación de nuevas células de grasa.4

El jengibre es otra buena opción, ya que tiene propiedades termogénicas que ayudan a impulsar su metabolismo, así como un efecto supresor del apetito--cuando es consumido--lo que sugiere que "el jengibre tiene un posible rol en el control de peso".5

Por lo tanto, hay buenas razones para agregar una gran cantidad de especias en sus sopas frías. Utilice su imaginación y deje que sus papilas gustativas le guíen.

Antioxidantes: Agentes Necesarios Para la Salud

Los alimentos crudos de origen vegetal son ricos en antioxidantes, pero aunque esto podría parecer sorprendente, después de cierto punto, obtener una "mayor" cantidad de antioxidantes realmente no es beneficioso.

Incluso, es posible obtener una excesiva cantidad de antioxidantes--afirma Reinagel--aunque ella cree que generalmente esto ocurre con los suplementos, y no con las especias.

La palabra raíz de "antioxidantes" es oxígeno, pero también tenemos la parte "anti"; no podría sobrevivir sin oxígeno, pero este daña demasiado a sus células, y causa envejecimiento prematuro en todo su sistema, muy similar a la forma en que una rebanada de manzana se torna de color café al ser expuesta al aire.

Exponerse a las toxinas ambientales, tales como los productos de limpieza para el hogar, humo de cigarrillos y radiación, ocasiona la producción de moléculas oxidativas dañinas para su cuerpo, llamadas radicales libres.

Los radicales libres también se forman con la producción de energía ocasionada por el ejercicio, el metabolismo e incluso la inflamación.

Un radical libre es un metabolito altamente reactivo, producido durante el metabolismo, pero sin uno o más electrones. Ese electrón faltante es lo que inicia la oxidación biológica, que podría atacar a otras moléculas para buscar los electrones perdidos.

Una vez robado, ese electrón se transforma en un nuevo radical libre, que continúa atacando a otras moléculas.

Es por eso que los radicales libres son tan insidiosos: Dañan sus células y el ADN, y peor aún, tienden a reunirse en las membranas celulares, lo que compromete a los lípidos que se encuentran en las membranas celulares. Las membranas celulares oxidadas se perforan, quiebran e inutilizan.

Los antioxidantes son moléculas que podrían impedir que otra molécula se oxide al renunciar a sus propios electrones para alimentar a los radicales libres sin que se conviertan en radicales libres.

Además, los nutrientes antioxidantes presentes en su cuerpo producen enzimas que protegen aún más contra los radicales libres, pero esta capacidad disminuye a medida que envejece.

Tener una exposición diaria a las sustancias dañinas que se encuentran presentes en el aire que respiramos y los alimentos que consumimos, contribuye al estrés oxidativo, que se produce cuando los radicales libres superan en número a los antioxidantes naturales.

Ya sea que le gusten las sopas de consistencia suave y lisa, o espesas y con trozos, se sentirá inspirado por las siguientes cinco recetas frescas, al incorporar combinaciones de ingredientes sensacionales y deliciosos, además de una dosis abundante de antioxidantes en cada refrescante tazón. Elija ingredientes orgánicos siempre que le sea posible.

5 Apetitosas y Nutritivas Recetas de Sopa Fría

1. Gazpacho de Tomate Verde Cebra Agrio

Esta sopa introduce una variedad única de tomate para obtener un sabor acidificado. Se podría preparar por anticipado, y almacenar en un recipiente hermético para refrigerarlo durante la noche.

Ingredientes

  • 2 libras de tomate cebra verde, picado en tozos gruesos, junto con 1/2 taza adicional para adornar (podría sustituirlo por tomatillo o jitomate rojo sin madurar)
  • 1 pepino, sin semillas, sin pelar y picado en trozos gruesos, junto con 1/2 taza adicional para decorar
  • 1 cebolla dulce mediana, picada en trozos gruesos
  • 1 aguacate, partido a la mitad y pelado
  • 1 jalapeño pequeño, sin tallo ni semillas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de jugo de limón fresco, hojas de menta y de cilantro
  • 1/4 taza de aceite de oliva extra virgen, junto con una cantidad adicional para rociar
  • Sal marina al gusto

Modo de Preparación

  1. En una licuadora, mezcle la mitad de los tomates verdes picados, pepino y cebolla con todo el aguacate, jalapeño, ajo y jugo de limón, junto con 1 taza de agua fría. Licúe la mezcla hasta que obtenga una consistencia suave. Viértala en un tazón grande.
  2. Añada el resto de los vegetales picados a la licuadora con la menta, cilantro y el aceite de oliva, y licue hasta tener una mezcla gruesa. Agregue la mezcla al tazón y mézclela bien.
  3. Refrigere durante al menos una hora. Sazónela antes de servir, sírvala con un cucharón en tazones, decore con vegetales y hierbas, y rocíe aceite de oliva.

Fuente: Food and Wine6

2. Sopa Fría de Pepino, Manzana y Menta

Esta apetitosa sopa--que también es deliciosa al servirla caliente--sorprendentemente compleja, obtiene su cremosa textura al agregarle un poco de crema y yogur.

Ingredientes

  • 2 pepinos (ingleses) sin semillas
  • 2 manzanas Granny Smith, cortadas en trozos
  • 1 cucharada de raíz de jengibre (pelado), finamente picado
  • 20 hojas de menta fresca
  • 2 tazas de yogur natural sin pasteurizar, de animales alimentados con pastura
  • Crema batida densa, de preferencia sin pasteurizar y que provenga de animales alimentados con pastura
  • 1 cucharada de jugo de limón o lima
  • 1 cucharadita sal
  • 1/4 taza de cebollas verdes en rodajas finas

Modo de Preparación

  1. En una licuadora, combine el pepino, manzana, jengibre, hojas de menta y licúelos. Apague la licuadora y raspe los lados de la licuadora, si es necesario.
  2. Agregue el yogur, crema, jugo de lima y la sal, y continúe mezclando hasta que esté completamente bien mezclada. Vierta la mezcla en un tazón, cúbralo y refrigere por lo menos dos horas antes de servir. Para obtener una sopa súper fría, también refrigere los tazones, antes de llenarlos. Después de servir la sopa con un cucharón en los tazones, adórnela con las cebollas verdes.

Fuente: Dairy Goodness7

3. Fresca y Cremosa Sopa Borsch de Betabel

Esta sopa borscht de betabel (o remolacha), fría, cremosa, deliciosamente fresca y con sabor alimonado, podría parecer que requiere mucho tiempo de preparación, debido al proceso de cocción del betabel, pero el siguiente, es un método sencillo: Precaliente el horno a 375 °F. Lave y corte los betabeles, dejando la raíz y 2 pulgadas de tallo intacto, para evitar que suelten su jugo.

Engrase ligeramente y envuelva los betabeles en papel de aluminio, y colóquelos en una bandeja para hornear, en un horno para asar.

Cocine hasta que sean fáciles de atravesar con un cuchillo afilado (o hiérvalos en agua durante aproximadamente 30 minutos). Retire los betabeles del horno, déjelos enfriar durante 10 minutos, luego retire la cáscara.

Ingredientes

  • 5 betabeles medianos cocidos, enfriados y picados en pedazos gruesos
  • 12 onzas de caldo orgánico de pollo o vegetales
  • Cáscara y jugo de una lima o limon
  • 4 cucharadas de eneldo fresco picado
  • 1/2 cucharadita de sal marina y de pimienta negra del Dr. Mercola
  • 6 cebollines picados
  • 2 tazas de crema agria orgánica sin pasteurizar o yogur natural de animales alimentados con pastura, o una taza de cada uno
  • Una cantidad de crema agria y cebollines picados para adornar

Modo de Preparación

  1. Coloque los betabeles y el caldo en un procesador de alimentos y tritúrelos hasta que queden en pedazos ligeramente gruesos.
  2. Agregue la ralladura de lima, eneldo, sal y pimienta, y los cebollines. Licue hasta que la mezcle quede suave. Vierta en un tazón grande.
  3. Mezcle completamente junto la combinación de la crema agria o yogur de su preferencia, y refrigere hasta que esté muy frio.
  4. Sirva en tazones refrigerados, con cucharadas de crema agria o yogurt, y una pizca de eneldo.

Fuente: Kate Battistelli8

4. Sopa de Acedera Fría

Si bien la acedera (o alazán) es un vegetal que tiene un antecedente culinario y medicinal, a menudo no se encuentra disponible en tiendas que no sean mercados de agricultores.

Sin embargo, puede cultivarla en abundancia. En parte, su sabor ácido, ligeramente alimonado se debe al ácido oxálico--que algunos consideran inseguro--pero solo en cantidades profusas (como cualquier otra cosa, si es consumida en exceso). Además de ser maravillosamente fresca y cremosa, esta sopa también es excepcionalmente saludable.

Ingredientes

  • 1 taza de anacardos sin procesar
  • 3 1/2 tazas de agua filtrada
  • 1 manojo de acedera (aproximadamente 1 1/2 tazas, picadas)
  • 1 aguacate, picado en pedazos gruesos
  • Cáscara y jugo de 1/2 lima o limón
  • 1/2 cucharadita de sal marina y de pimienta blanca del Dr. Mercola

Modo de preparación

  1. Coloque los anacardos en un recipiente y cúbralos con agua (la cual guardará). Refrigere por lo menos dos horas o durante la noche.
  2. Vierta los anacardos y el agua en un procesador de alimentos y mezcle hasta obtener una pasta muy suave (sea paciente). Déjelo como está, o para tener una consistencia más sedosa, cuele la mezcla de anacardo en un colador.
  3. Añada la acedera, aguacate, jugo y ralladura de la lima, sal y pimienta, a la mezcla de anacardo, y mezcle hasta que quede suave. Enfrié bien antes de servir, y sirva con un diminuto ramito de acedera cortada en estilo chiffonade, como guarnición.

Fuente: Seasonal and Savory9

5. Gazpacho de Sandía Frio

El nombre de esta sopa no es tan relevante, así que, si lo prefiere, puede llamarla "postre" de sopa fría. De cualquier manera, es apetitosa, deliciosa y abundante.

Nunca se cuece ningún ingrediente de esta sopa, lo que le agrega la fresca sensación cuando saborea la primera deliciosa cucharada. Incluso es más apetitosa al segundo día.

Es posible que no considere a esta sopa de sandía—la cual contiene una mayor cantidad de licopeno que los jitomates crudos--como comida o relleno, ¡pero, en efecto sí lo es!

Además, es un ejemplo de una sopa que podría ser mezclada eficientemente al utilizar una licuadora de inmersión manual. Recuerde, que la sandía también debe ser consumida con moderación, debido a su contenido de fructosa. Una dieciseisava parte de una sandía media contiene 11.3 gramos de fructosa.

Ingredientes

  • 6 tazas de sandía, picadas en pedazos gruesos
  • 2 manzanas verdes, cortadas en cubitos
  • 1/4 taza de cebolla, cortada en cubitos
  • 1/2 pimiento verde, cortado en cubitos
  • 1/2 taza de pepino, cortado en cubitos
  • 1/4 taza de piña, cortada en cubitos
  • 1 cucharadita de albahaca seca
  • 1/4 a 1/2 cucharadita de sal y de pimienta
  • 1/4 cucharadita de chile en polvo
  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana
  • 1 1/2 cucharada miel sin procesar, o Stevia al gusto

Procedimiento

  1. Coloque todos los ingredientes en un tazón grande, de preferencia que sea de vidrio pesado. Utilice una licuadora de inmersión (o procese, o mezcle en lotes) hasta que no queden piezas grandes.
  2. Mezcle hasta obtener una consistencia suave. Refrigere durante varias horas, o durante la noche, y sirva en frío, con una ramita de menta o pepino en rizos, como guarnición.

Fuente: Spiced10

Consejos, Trucos y Más Recetas de Sopa Fría

Una cosa adicional que también es increíble sobre la preparación de sopas de verano es que fácilmente puede encontrar una receta que incorpore una abundante cantidad de cultivos, desde duraznos hasta calabaza y chicharos dulces.

También, podría poner los ingredientes--que desea utilizar--en el congelador o alacena, tales como la crema agria, yogur y almendras, o la leche de coco. Cubra con una gran cantidad de germinados, como una guarnición atractiva y nutritiva. ¿Quiere obtener una receta más saludable y deliciosa de sopa fría?

  • Intente que sea tanto cruda como vegana, como la Sopa de curry de coco frío.11
  • Al mezclar sus vegetales en una Sopa de Mezcla de Vegetales12 (en vez de procesarlos lo más posible) desintegra las duras membranas celulares que su sistema podría utilizar de forma inmediata.
  • Al utilizar calabacín, jitomates, albahaca, pimientos y otros vegetales de su huerto, con un toque de apetitoso dulzor de uno o dos dátiles, y un poco de miso, podrá preparar una compleja y deliciosa Sopa de Vegetales Crudos de Verano.13
  • La Deliciosa Sopa Cruda con Chile14 no contiene legumbres ni frutos secos, e introduce champiñones frescos, chipotles, sal marina ahumada con ingredientes más tradicionales, tales como los pimientos verdes, jitomates y cebollas.
  • La mantequilla de anacardos, zanahorias, cebollas y jengibre fresco son todo lo que necesita para preparar la Sopa de Naranja y Jengibre Cruda de Loulou,15 ya sea fría o a temperatura ambiente.

Pruebe este truco para un día en la playa: Cuando su olla de sopa mezclada este muy fría, llene varios pequeños frascos de vidrio para tener porciones individuales para repartir cuando llegue la hora del almuerzo. También, vierta un poco de sopa en las bandejas de cubitos de hielo, congélelas y llévelas. Cuando alguien pida una segunda porción, o una sola cuchara, ponga algunos cubos en el frasco. ¡Será una excelente idea!

Publique su comentario