Ocultar

Historia en Breve -

  • Las investigaciones demuestran que la vitamina C es selectivamente citotóxica para las células cancerosas cuando se administra en dosis altas por vía intravenosa y también tiene un gran número de beneficios cardíacos y cardiovasculares
  • Cuando se administra en dosis altas por vía intravenosa, la vitamina C produce un efecto pro oxidante, por lo tanto genera peróxido de hidrogeno, lo que es lo que finalmente mata a las células cancerosas
  • Los tejidos normales no se dañan con los altos niveles de peróxido de hidrogeno generado porque las células sanas tienes muchas formas para removerlo eficazmente, por lo tanto evitan la acumulación de niveles tóxicos. Las células cancerosas no tienen esta capacidad.
 

La Vitamina C Podría Ser un Complemento Potente para el Tratamiento Contra el Cáncer

Marzo 6, 2017 | 47,642 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La vitamina C es uno de los antioxidantes  más populares y mejor establecidos. Con los años, se han demostrado claramente sus potentes beneficios para la salud – especialmente para la prevención y tratamiento de las enfermedades infecciosas.

Las investigaciones también demuestran que cuando la vitamina C se administra en dosis altas por vía intravenosa (VI) es selectivamente citotóxica para las células cancerosas y  también tiene un gran número de beneficios cardíacos y cardiovasculares.

Desde mis perspectiva, la vitamina C debería ser un suplemento muy útil y debería formar parte de la mayoría de los protocolos de tratamiento contra el cáncer. La vitamina D es otro componente crucial contra el cáncer del cual ya he escrito en numerosas ocasiones.

Cómo la Vitamina C Mata a las Células Cancerosas

Con el fin de que la vitamina C pueda matar eficazmente las células cancerosas, necesita tener una concentración muy alta en la sangre y la única forma de obtener estos niveles extremadamente altos es a través de la administración por vía intravenosa, aunque el uso de vitamina C liposomal por vía oral puede tener eficacia por una fracción del precio, por una mejor comodidad y costo.

Como no pasa por el tracto digestivo, la administración por vía intravenosa aumenta unas 500 veces los niveles en la sangre que cuando se administra por vía oral.

El mecanismo detrás de la capacidad de la vitamina C para atacar selectivamente a las células cancerosas tiene que ver con la generación de peróxido de hidrogeno, que es lo que finalmente mata a las células cancerosas. Como lo informó la Universidad de Iowa:1

"En un estudio reciente2,3… Buettner y sus colegas han expuesto los detalles biológicos sobre cómo las dosis altas de vitamina C matan a las células cancerosas. El estudio demuestra que la vitamina C se descompone fácilmente y genera peróxido de hidrogeno, conocido como las especies reactivas del oxígeno que pueden dañar los tejidos y el ADN.

El estudio también demuestra que en comparación con las células normales, las células cancerosas tienen una capacidad mucho menor de remover el peróxido de hidrogeno dañino…

Por lo tanto, las células cancerosas son mucho más propensas a dañarse y morir debido a la gran cantidad de peróxido de hidrogeno", dice Buettner, un profesor de oncología radioterápica y miembro de Holden comprehensive Cancer Center en la Universidad de Iowa.

"Esto explica cómo los niveles muy, muy altos de vitamina C utilizados en nuestros ensayos clínicos no afectan a los tejidos normales, pero pueden ser dañinos para los tejidos tumorales".

La razón por la que los tejidos normales no son dañados por los niveles elevados del peróxido de hidrogeno generado es que las células sanas tienen varias formas de eliminarlo eficazmente, por lo tanto esto evita la acumulación de niveles tóxicos.

Unas de las principales vías de eliminación es la enzima catalasa y el estudio encontró que las células con una menor actividad de catalasa fueron más propensas a morir cuando se expusieron a altas cantidades de vitamina C.

Esto proporciona una pista sobre qué tipos de cáncer sean probablemente los mejores candidatos para la terapia a base de dosis altas de vitamina C – los tumores con bajos niveles de catalasa son probablemente los más sensibles, mientras que los tumores con altos niveles de catalasa serían los menos sensibles. El equipo de investigación planea desarrollar métodos para medir la catalasa en los tumores.

Entre Muchas Otras Cosas, La Vitamina C Reduce la Inflamación en Pacientes con Cáncer

Tal y como lo demuestra un estudio realizado en el 2012, otra forma en la que la vitamina C beneficia al cáncer es al reducir la inflamación en su cuerpo.4,5,6

Como regla general, la inflamación crónica es el sello distintivo del cáncer y en este estudio encontraron que el tratamiento con vitamina C por vía intravenosa ayuda a reducir los niveles de citoquinas pro-inflamatorias y proteína C-reactiva – y esas mejoras se correlacionan con una reducción en el tamaño del tumor.

También ayuda reducir el riesgo de metástasis. Una respuesta positiva que se observó en el 75% de los pacientes. Este estudio fue realizado por científicos en la Clínica Riordan,  en donde se basan en Linus Pauling y su trabajo sobre la vitamina C. Probablemente no hay otra clínica en el mundo con tanta experiencia en la vitamina C como la Clínica Riordan.

Riordan realizó un proyecto de investigación de 15 años de duración llamado RECNAC (que es cáncer deletreado al revés) en el que se demostró que la vitamina C fue selectivamente citotóxica contra las células cancerosas.

Otra investigación,7,8 realizada por científicos de Lewis Cantley of Weill Cornel Medicine en Nueva York encontró que las dosis altas de vitamina C ayudan a matar y eliminar a las células de cáncer colorectal con ciertas mutaciones genéticas.

Otros estudios9 han demostrado que las dosis altas de vitamina C pueden ayudar a ralentizar el crecimiento de las células de cáncer de próstata, páncreas, hígado y colon.

Los estudios realizados en humanos también demuestran que la administración de vitamina C por vía intravenosa puede ayudar a mejorar los síntomas relacionados con el cáncer y el tratamiento contra el cáncer, como la fatiga, las náuseas, el vómito, el dolor y la pérdida de apetito, así como mejorar la calidad de vida en general.

Vitamina C para las Enfermedades Infecciosas

La vitamina C podría ser mejor conocida por su capacidad  para combatir las enfermedades infecciosas. El libro del Dr. Thomas Levy, titulado "Curing the Incurable", detalla estos beneficios.

Un ejemplo perfecto de la vida real es el dramático caso de Allan Smith, quien contrajo un caso grave de gripe porcina y lo sacaron del borde de la muerte al utilizar una combinación de vitamina C intravenosa y oral.

Levy me envió el reporte de caso y me dijo que según su conocimiento, la vitamina C "siempre cura un síndrome viral agudo". De acuerdo con el Dr. Albert-Szent-Gyorgyi (quien ganó el Premio Nobel en 1937 por su descubrimiento de la vitamina C), la "salud" ocurre cuando hay un gran flujo e intercambio de electrones en sus células.

Una alteración negativa en el flujo e intercambio de electrones produce "enfermedades" y cuando el flujo e intercambio de electrones cesa por completo, sus células mueren. La oxidación, causada por los radicales libres en su cuerpo, involucra la pérdida de electrones.

Los antioxidantes, obtenidos tanto de su alimentación como los producidos de forma endógena, contrarrestan el proceso de la enfermedad causada por la oxidación (pérdida de electrones) al suministrar electrones.

La vitamina C es un antioxidante muy importante y de acuerdo con Levy, tal vez es el donador de electrones más importante para mantener un flujo óptimo de electrones en sus células.

En 2005, Orthomolecular Medicine News Service (un recurso informativo no comercial y sin fines de lucro), publicó que la vitamina C es un tratamiento eficaz contra la temida gripe aviar y otros tipos de virus.10

Al igual que con el cáncer, son necesarias dosis extremadamente altas – más de 200,000 a 300,000 miligramos (mg) de vitamina C por vía intravenosa. Esto debido a que la gripe aviar parece "consumir la vitamina C muy rápido, de forma similar a lo que sucede con la fiebre hemorrágica viral aguda, algo parecido a una infección del Ébola".

Muchos otros estudios y experiencias clínicas también reconocen a la vitamina C como una potente estrategia de tratamiento contra todo tipo de enfermedades infecciosas, incluyendo la influenza,11 el sarampión y la encefalitis.12

Vitamina C para la Sepsis

La vitamina C en combinación con la tiamina (B1) y la hidrocortisona también ha demostrado ser sumamente útil en el tratamiento de la sepsis aguda y el shock séptico.

La sepsis es una enfermedad potencialmente mortal desencadenada por una infección sistémica, causada por bacterias, virus o parásitos que afectan la función de los órganos vitales. Las infecciones nosocomiales que se desarrollan en sepsis son una causa importante de muerte.

Hasta la mitad de las muertes en los hospitales están relacionadas con la sepsis13 y una investigación publicada recientemente en Canadian Medical Association Journal propone que la sepsis debería ser reconocida como una causa distinta de muerte en los hospitales de todo el mundo.14

El costo del tratamiento de la sepsis es alto, ya que en el 2014 superó los $24 billones, con casi el 25% de todos los gastos hospitalarios atribuidos al tratamiento de la sepsis. Como lo informó el Dr. Malcom Kendrick sobre el estudio en cuestión:15

"… demuestra que si a los pacientes admitidos con sepsis (envenenamiento de la sangre) se les da vitamina C (junto con hidrocortisona y tiamina) durante dos días, la tasa de mortalidad disminuye de 40% a 8.5%.

La tasa de mortalidad en los países de bajos ingresos normalmente es de un 60%. Si bien este fue un estudio pequeño, parece tener gran alcance. Ya que representa una reducción de casi cinco veces en la mortalidad…"

La Vitamina C También Es Buena para Su Corazón, Vasos Sanguíneos, Pulmones y Ojos

Otros estudios sobre la vitamina C demuestran que ayuda a:

Reducir el riesgo de fibrilación auricular postoperatoria después de una cirugía de corazón, por lo tanto reduce el riesgo de derrame cerebral e insuficiencia cardíaca.

También redujo la duración de la hospitalización después de la cirugía de corazón. La administración oral redujo en un 7% la duración de la hospitalización (menos de medio día), mientras que la administración intravenosa la redujo en un 16% (1.5 días).16,17

Reducir la presión arterial alta – probablemente a través de la protección del suministro del óxido nítrico (ON) del cuerpo, una molécula que relaja los vasos sanguíneos

En un estudio,18 tanto las lecturas sistólicas como diastólicas (de arriba y abajo) se relacionaron inversamente con los niveles de ácido ascórbico. Las mujeres con el mayor nivel de ácido ascórbico tuvieron 4.6 mm Hg de presión arterial sistólica y poco más de 6 mm Hg de presión arterial diastólica en comparación con las personas con el menor nivel de ácido ascórbico

Reducir el riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), especialmente entre los fumadores. En un estudio, las personas que fumaban mucho que tenían el mayor consumo de vitamina C tuvieron una reducción de 77% en el riesgo de EPOC en comparación con las personas con el menor consumo19

Se cree que el mecanismo para este efecto está relacionado con la capacidad de la vitamina C para mejorar los niveles del factor de crecimiento endotelial vascular y una mayor proliferación de las células alveolares en los pulmones

Prevenir ataques cardíacos, al reducir la inflamación20

Protegerla visión al mejorar la función de las células de la retina y reducir su riesgo de cataratas al combatir el estrés oxidativo

Contradicciones Importantes para el Tratamiento con Vitamina C Intravenosa

Aunque la evidencia respalda el uso de  dosis elevadas de  vitamina C por vía intravenosa con el fin de tratar las infecciones, la inflamación e incluso el cáncer, es importante que antes cheque sus niveles de glucosa-6 fosfato deshidrogenasa (G6PD).

La G6PD es una enzima que sus glóbulos rojos necesitan para mantener la integridad de la membrana. Las altas dosis de vitamina C  vía intravenosa son un potente PRO-oxidante y darle un pro-oxidante a una persona con deficiencia de G6PD puede causar una hemólisis (ruptura) de sus glóbulos rojos.

¡Así que la administración de vitamina C por vía intravenosa no es para novatos! Le recomiendo acudir con un médico experimentado que utilice el protocolo Riordan o algún otro protocolo que garantice la administración segura. Afortunadamente, la deficiencia de G6PC es relativamente rara.

Las personas con descendencia africana y mediterránea tienen un mayor riesgo, pero es raro incluso en esos grupos. Y aunque es poco común, si se da el caso de que sea una de esas personas con deficiencia de G6PC, los efectos causados por la administración por vía intravenosa de dosis altas de vitamina C podrían ser desastrosos.

Sugerencias Generales sobre la Dosificación con Vitamina C

El Dr. Ronald Hunninghake – director médico en la Clínica Riordan y quien supervisó 60,000 administraciones de vitamina C por vía intravenosa – habla acerca del uso de la vitamina C para los protocolos de salud y cáncer en el video adjunto.

Para el cáncer, la investigación realizada en la Clínica Riordan sugiere que necesita un nivel sanguíneo de vitamina C de unos 300 a 400 mg/día para alcanzar la citotoxicidad selectiva en contra de las células cancerosas.

Para alcanzar ese nivel de saturación post-IV, se le tendrían que  administrar entre 25 a 50 gramos de vitamina C por vía intravenosa (IV).

Eso es más de 300 veces la cantidad normal de vitamina C de la que obtiene de una alimentación saludable. Es importante entender que estos niveles extremadamente altos sólo están indicados para el tratamiento del cáncer y enfermedades infecciosas, no para su salud diaria.

Esto debido a que la vitamina C empieza a tener un efecto pro-oxidante a estos niveles extremos – de hecho, eso es lo que provoca la creación de peróxido de hidrogeno en primer lugar.

En otras palabras, el peróxido de hidrogeno es un efecto pro-oxidante de la vitamina C, por lo que necesita utilizarla con criterio. Puede aprender más sobre el uso de la vitamina C como complemento del protocolo de cáncer en el sitio web de la Clínica Riordan.21

Para la salud diaria, creo que lo mejor que puede hacer es llevar una alimentación a base de alimentos enteros, rica en vitamina C y otros antioxidantes con el fin de evitar un desequilibrio nutricional.

Por ejemplo, tomar grandes dosis de vitamina C (ácido ascórbico) de forma regular reduce sus niveles de cobre y al tomar dosis altas de vitamina C, puede comprometer su sistema inmunológico.

Y a pesar de que tomar temporalmente mega-dosis de vitamina C para combatir un caso de gripe o resfriado probablemente no le causará ningún problema, lo mejor es evitar su uso diario a largo plazo, mejor simplemente exprima jugo de limón en un vaso con agua y/o lleve una alimentación rica en vitamina C.

También recuerde que la vitamina C es soluble en agua, así que cuando tome un suplemento, lo mejor será dividir su dosis diaria y tomarla tres veces al día. Y si tiene sensibilidad a la vitamina C, podría experimentar diarrea. Esto significa que tiene que reducir su dosis.

Por último, la evidencia sugiere que la vitamina C liposomal ofrece una mejor absorción, por lo que es mi favorita. Siempre llevo un poco de vitamina C liposomal cuando viajo en caso de que me enferme, de ser así, tomo de 2 a 4 cápsulas cada hora hasta que me siento mejor.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.