Los Chiles Picosos Alivian la Inflamación Intestinal

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 22, 2017 | 8,394 vistas

Historia en Breve

  • En los Estados Unidos, casi 3 millones de persona padecen la enfermedad inflamatoria intestinal, que no debe confundirse con el trastorno menos grave y funcional, el síndrome inflamatorio intestinal
  • La capsaicina, comúnmente encontrada en los chiles picosos, desencadena una cascada de sustancias químicas que calma la respuesta inflamatoria intestinal
  • También puede reducir la respuesta inflamatoria en su intestino al normalizar su microbioma utilizando alimentos fermentados o cultivados, aumentando su contenido de fibra e incluyendo aceite de coco en su alimentación

Por el Dr. Mercola

La investigación recientemente descubrió que los chiles picosos pueden ayudar a calmar su intestino cuando sufre de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

La EII no debe confundirse con el síndrome inflamatorio intestinal (SII), que es un trastorno funcional menos grave que no causa úlceras ni daño intestinal, a diferencia de la EII.

La EII es una enfermedad autoinmune que puede tener serias consecuencias. Actualmente, en los Estados Unidos hay casi 3 millones de personas que padecen la EII, lo que representa un cifra de casi 70 000 nuevos casos diagnosticados cada año.1

Es casi el triple de las estimaciones anteriores, que podrían ser el resultado de una combinación de mayores de tasas y mejores criterios de diagnósticos.

Las tasas cada vez más elevadas del padecimiento pueden estar relacionadas con la genética, los factores ambientales, la alimentación y los cambios en su microbioma intestinal.

La investigación ha demostrado que su microbioma es tan importante que los médicos pueden incluso utilizarla como una herramienta de diagnóstico.2

Mientras que mejorar su microbioma desempeña un rol importante en la reducción o eliminación de sus síntomas, la capsaicina y endocannabinoides también pueden desempeñar un rol en la reducción de sus síntomas por medio de controlar su eje neuroimmune.3 Antes de entender cómo funciona, es importante entenderla.

¿Qué Es la Enfermedad Inflamatoria Intestinal?

La EII es una inflamación crónica en parte o en todo el tracto intestinal que puede resultar en ulceraciones, vómitos, diarrea sanguinolenta y pérdida de peso.

La enfermedad a menudo es debilitante y puede causar una situación potencialmente mortal. Hay dos tipos diferentes de EII: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (UC).

La UC generalmente es más común en los hombres, mientras que las mujeres son más afectadas por la enfermedad de Crohn.4

Ambas formas de EII son más prevalentes en los países desarrollados, mientras que los ex-fumadores y no fumadores con mayor frecuencia sufren de UC, y los fumadores por lo general desarrollan Crohn.

Las personas que sufren UC a menudo sufren de úlceras e inflamación en el revestimiento del intestino grueso, mientras que la enfermedad de Crohn es una enfermedad que afecta todo su tracto digestivo. Los médicos creen que sus síntomas son el resultado de una amplia respuesta inmunológica recurrente arraigada en sus intestinos.5

Su sistema inmunológico confunde a las sustancias en sus intestinos por materiales extraño y elimina los glóbulos blancos que desencadenan la inflamación.6 Si no realiza cambios significativos en su estilo de vida, los síntomas continuarán empeorando y afectando su calidad de vida.

Desafortunadamente, los síntomas a menudo están relacionados con el estigma, el miedo y el aislamiento que han causado la enfermedad que se encuentra relativamente ocultada en las personas que sufren en silencio.

Aunque no existe cura para el padecimiento, existen estrategias que pueden reducir o eliminar sus síntomas.

Por Qué los Chiles Picosos Pueden Aliviar su Intestino

Investigaciones recientes han encontrado que cuando a los ratones se les alimentos con capsaicina, la sustancia en los chiles que los hace "picosos", tenían menos inflamación en su intestino –e inclusive algunos del grupo con diabetes tipo 1 se curaron.7

Los investigadores descubrieron que la capsaicina funciona en los receptores, lo que provoca la producción local de anandamida.

La anandamida actúa a través de su receptor cannabinoide 2 (CB2) que incrementa el número y la función de los macrófagos inmunológicos en el intestino.

Usted tiene cannabinoides endógenos o endocannabinoides que son creados por su sistema de glicerofosfolípidos. La anandamida es un cannabinoide intestinal endógeno.

Ésta controla su apetito y equilibrio de energía a través del sistema nervioso en su tracto intestinal. Este estudio descubrió el papel inmunológico que la anandamida y los endocannabinoides desempeñan en la regulación de la tolerancia inmunológica en el intestino8 y en el mantenimiento de la homeostasis inmune entre los sistemas nervioso e inmunológico.

Cuando se descubrió la producción endógena de cannabinoides a mediados de los años 2000, se realizó un gran número de estudios que exploraban el sistema y la función reguladora, ya que el resultado que los científicos esperaban era un enfoque farmacéutico para la salud.9

Las interacciones en el sistema endocannabinoide son muy similares a las que se producen en el cerebro, ya que su intestino tiene un sistema nervioso muy grande que es afectado por los endocannabinoides producidos después de ingerir chiles.

Los investigadores cuestionaron si las personas que consumen cannabinoides comestibles pueden experimentar el mismo alivio.10

¿Qué es Cannabidiol o CBD?

La planta de cannabis, comúnmente conocida como marihuana, tiene dos principales ingredientes activos. La molécula más famosa es el tetrahidrocannabinol (THC), conocido por sus propiedades psicoactivas que hacen que experimente "alusinaciones".11

La segunda sustancia química encontrada en la planta de cannabis es el cannabidiol (CBD). Éste no tiene los efectos psicoactivos, pero sigue teniendo un efecto en su cuerpo. CBD en realidad puede contrarrestar la psicoactividad del THC.12

La cantidad de THC y CBD en la planta depende de la cepa. En la década pasada se realizaron muchas investigaciones para determinar la eficacia médica del CBD en el tratamiento de padecimientos específicos.

Ha habido evidencia convincente de efectos positivos como un antidepresivo,13 anti-inflamatorio,14 antioxidante15 y neuroprotector.16

A menudo se utiliza en forma de aceite, el aceite medicinal de cannabis es extraído de las cepas de la planta especialmente cultivada con cantidades elevadas de CDB y baja en THC.

El CBD funciona al unirse con las células receptoras de cannabinoides, algunas en cantidades muy concentradas en su sistema nervioso. Sin embargo, hay receptores en casi todos los órganos de su cuerpo.17

La combinación de cannabinoides endógenos y receptores representa su sistema endocannabinoide, que está involucrado en muchos de sus sistemas de órganos.

Sin embargo, los cuatro propósitos principales parecen ser la neuroprotección, equilibrio inmunológico, recuperación del estrés y regulación de la homeostasis.18

Aunque tanto el THC como el CBD son cannabinoides, tienen diferentes efectos en su cuerpo. El THC involucra a sus receptores CBD1, muchos de ellos están en su sistema nervioso central, o cerebro. Al combinarse con las propiedades psicoactivas, genera una sensación de "alucinación".19

Los Resultados del CDB Incitan a que se Realicen Más Investigaciones

En una entrevista con el proyecto CBD, el neurólogo Dr. Ethan Russo hablo sobre la diferencia entre THC y CBD y la forma en que interactúan con sus receptores.

Él dice que durante mucho tiempo, el cannnabis ha si cultivado de manera selectiva con el fin de que tenga mayor concentración de THC para aumentar los efectos psicoactivos de la planta.20

Sin embargo, la planta medicinal cultivada de manera selectiva para tener niveles elevados de CBD y bajos en THC no involucra a sus receptores CBD1 de la misma manera. Explica:

"No tiene la capacidad de unirse directamente, lo que se llama el sitio ortostérico donde se une el THC. Por el contrario, se une a lo que se llama un sitio alostérico, otro sitio en el receptor, y por lo tanto altera la unión tanto de THC y como de los cannabinoides endógenos, que son los endocannabinoides.

Por lo tanto, el cannabidiol es lo que se llama el modulador alostérico negativo, que es una manera elegante de decir que cuando hay THC, entonces interfiere con su actividad—algo bueno en términos de cuanta psicoactividad desee y, nuevamente, los efectos secundarios como la ansiedad o rápida frecuencia cardíaca pueden ser un problema en personas no niveles altos de THC."

Esta diferencia ha despertado el interés de muchos "médicos interesados en el cannabis" que se han mudado a Colorado en busca de plantas medicinales que han demostrado ser un éxito singular y poderoso en tratar problemas como convulsiones intratables,21 enfermedad de Parkinson22,23 y trastorno obsesivo-compulsivo.24,25

En la última década el sistema endocannabinoide ha estado involucrado en una serie de funciones biológicas y fisiológicas que demuestran una promesa mayor en el tratamiento de una amplia variedad de trastornos, incluyendo la EII, dolor neuropático y esclerosis múltiple.26

Sin embargo, aunque se han realizado grandes avances en la investigación, las propiedades psicoactivas socialmente inaceptables de la planta de cannabis han representado un desafío significativo para las familias que buscan tratamiento.

El uso de agonistas de receptores selectivos podría mejorar potencialmente las opciones de tratamiento.

Cómo el CBD Podría Afectar su Salud Intestinal

Una investigación de la Universidad de Vermont encontró que las personas que comieron chiles picosos experimentaron una reducción del 13 % en el riesgo de muerte, principalmente quienes tenían enfermedad cardíaca o derrame cerebral.27

Los datos sugirieron que los participantes se beneficiaron del resultado de los mecanismos celulares y moleculares de la capsaicina, especialmente en el intestino.

El daño intestinal y alteraciones en la motilidad y la secreción son el resultado de una exagerada respuesta inflamatoria— características de la EII.28 Puesto a que no existe cura médica, el éxito de las modalidades de tratamiento se mide por la gravedad de los síntomas.

La inflamación activada en el intestino puede estar mediada por células gliales entéricas que liberan factores, lo que agrava la respuesta inmunológica.29

Esto representa una conexión importante entre el sistema nervioso y el sistema inmunológico dentro de su estómago. El CBD puede controlar estas células gliales en su sistema nervioso sin efectos psicoactivos, y de esta manera reducir la respuesta inflamatoria en su tracto intestinal.

Estos resultados indican que CBD cumple con los criterios para una estrategia terapéutica para tratar la EII.30

La conexión intestino-cerebro ofrece una sólida explicación de cómo su salud intestinal responde al estrés y, contrariamente, por qué la angustia abdominal aguda o crónica puede causar inestabilidad emocional.

El CBD cada vez es más reconocido por su importante rol que desempeña en el tratamiento de este eje neuroinmunológico.31

Por último, el perfil de los efectos secundarios sobre el aceite de CBD y otras preparaciones medicinales de CBD es muy bajo. De hecho, los preparados tienen menos efectos secundarios que los actuales medicamentos utilizados para tratar la UC y la enfermedad de Crohn.32,33

Prevención y Tratamiento Sin Medicamentos

Al igual que la mayoría de los padecimientos, la prevención es la mejor medicina. Sus bacterias intestinales tienen una poderosa influencia en su sistema inmunológico y la respuesta inflamatoria en su cuerpo.34,35

Las personas que sufren de EII a menudo tienen un microbioma alterado que es lo que les genera un estado prolongado de inflamación y síntomas.36 Una de sus prioridades debe ser repoblar su intestino para lograr una composición más normal con el fin de reducir sus síntomas o prevenirla.

Los alimentos tradicionalmente fermentados y sin pasteurizar están cargados con bacterias saludables y son fáciles de hacer en casa.

Para obtener más información sobre la fermentación de vegetales, consulte mi artículo anterior, "Consejos para la Fermentación en Casa". Otros alimentos beneficiosos que son importantes si padece de la EII, incluyen:

Moras azul. Estas pequeñas bayas están cargadas de antioxidantes, vitaminas y fibra, y la investigación ha demostrado que pueden ayudar a aliviar y proteger contra la inflamación intestinal.37,38 Son ricas en polifenoles que tienen efectos antimicrobianos y antioxidantes.

Cuando se combinan con probióticos, las moras azules pueden reducir las bacterias que inducen la inflamación intestinal y aumentan a cantidad de Lactobacilla saludable.

La fibra no se degrada en el intestino grueso, lo que protege su revestimiento intestinal de las sustancias que causan inflamación.

Aceite de coco. Este es un alimento ideal que puede agregar a su alimentación y tiene efectos anti-inflamatorios que pueden ayudar a curar los daños en su tracto digestivo.39

El aceite de coco también tiene propiedades antimicrobianas que pueden matar a los microorganismos, incluyendo a las levaduras que pueden causar inflamación crónica.

Ácido caprílico. Este es un triglicérido de cadena media (aceite MCT) que también es un potente antimicótico. El Dr. Leon Chaitow, autor de "Candida Albicans: ¿Could Yeast Be a Problem? (¿Podría la levadura ser su problema?)" lo recomienda en lugar de los medicamentos antimicóticos para el desarrollo excesivo de Candida.

Omega-3 de origen animal. Este es otro elemento esencial para prevenir y controlar la EII. Las grasas omega-3 en el aceite de kril, EPA y DHA, tienen propiedades que benefician al sistema inmunológico junto con propiedades anti-inflamatorias que han demostrados ser beneficiosas para los problemas intestinales, incluyendo la enfermedad de Crohn y UC.40

Alimentos ricos en fibra. Los alimentos ricos en fibra como la cáscara de las semillas de psyllium, lino, el cáñamo, bayas, vegetales como el brócoli, coles de Bruselas, tubérculos, frutos secos y los frijoles crudos, ayudan a nutrir los microbios beneficiosos en el intestino.

Trate de consumir 50 gramos de fibra por cada 1 000 calorías consumidas. Suplementarse con cáscara de psyllium orgánico puede ayudarle a aproximarse a esta cantidad. Sólo asegúrese de que el psyllium sea orgánico, ya que el psyllium convencional suele estar muy contaminado con pesticidas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 LiveScience, November 4, 2016
  • 2 Nature Reviews, 2017; 14:195
  • 3 Plos One 2011; 6(12):28159
  • 4 Centers for Disease Control and Prevention, Epidemiology of the IBD
  • 5 Centers for Disease Control and Prevention, Inflammatory Bowel Disease
  • 6 Centers for Disease Control and Prevention, What is Inflammatory Bowel Disease
  • 7, 8 PNAS March 27, 2017; 114(19): 5005-5010
  • 9, 26 Pharmacological Review 2006; 58(3): 389
  • 10 Scientific American, May 2, 2017
  • 11, 17, 19 Herb, July 26, 2016
  • 12 Project CBD, What is CBD
  • 13 Neuropharmacology 2016, 103:16
  • 14 Future Medicinal Chemistry 2009; 1(7):1333
  • 15 Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics 2005; 314(2):780
  • 16 Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 1998; 95(14): 8268
  • 18 Endocrine Reviews 2006; 27(1): 73
  • 20 Project CBD June 21, 2016
  • 21 Herb, May 29, 2016
  • 22 Movement Disorders, 2010 Homeostatic changes of the endocannabinoid system in Parkinson's disease
  • 23 Clinical Neuropharmacology 2014; 37(2):41
  • 24 Progress in Neuro-Psychophamacology and Biological Psychiatry 2011; 35(2): 434
  • 25 Psychopharmacology, 2012; 219(3):859
  • 27 PLOS ONE, 2017; 12 (1):
  • 28 Cornerstone, CBD and Inflammatory Bowel Disease
  • 29, 30 PLOS ONE 2011; 5(12): 28159
  • 31 SolCBD, How CBD Benefits Inflammatory Bowel Disease
  • 32 European Industrial Hemp Association, October 2016 Safety and Side Effects of Cannabidiol; A review of clinical data and relevant animal studies
  • 33 Current Drug Safety, 2011; 6(4): 237
  • 34 National Reviews in Immunology 2009; 9(5):310
  • 35 Cell 2014; 157(1):121
  • 36 World Journal of Gastroenterology, 2014;20 (5):1192
  • 37 Science Daily, February 9, 2010
  • 38 Scandinavian Journal of Gastroenterology 2009;44(10): 1213
  • 39 Weston Price Foundation September 22, 2004
  • 40 Journal of the American College of Nutrition, 2002; 21(6):495