La Ropa Tóxica Afecta a Todos

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Julio 25, 2017 | 6,617 vistas

Historia en Breve

  • La prenda de vestir promedio no solo podría estar hecha de materiales posiblemente alergénicos (como látex, lycra o spandex), sino que también, podría estar contaminada con una variedad de sustancias químicas utilizadas durante el proceso de fabricación
  • La industria de la ropa es una de las industrias más contaminantes del planeta, y las telas que producen podrían estar mezcladas con sustancias irritantes y productos químicos que causan enfermedades
  • La ropa que contiene microfibras libera pequeñas piezas de plástico de microfibras, cada vez que es lavada, lo cual ocasiona graves problemas ambientales

Por el Dr. Mercola

En septiembre de 2016, American Airlines implementó nuevos uniformes para más de 70 000 empleados—el primer cambio en los uniformes en 30 años. Poco después, empezaron a surgir reportes de que los uniformes les producían problemas de salud a cerca de 100 pilotos y 3 000 auxiliares de vuelo.

Se informaron una variedad de síntomas (algunos solo ocurrieron mientras el personal llevaba puesto los uniformes), tales como erupciones cutáneas, picazón, inflamación ocular y una sensación de malestar general.1

Twin Hill, una unidad de Tailored Brands Inc., que suministró los uniformes, ha realizado pruebas, las cuales no han demostrado nada sospechoso que pudiera causar los síntomas; y hasta ahora, American Airlines no ha retirado los uniformes, sin embargo les ha proporcionado a algunos empleados piezas de vestir alternativas y les permitió llevar sus uniformes anteriores, mientras resuelven el asunto.2

Si bien, esto podría parecer una historia inusual, no es una cuestión desconocida el que la ropa pueda enfermar a las personas.

De hecho, la prenda de vestir promedio no solo podría estar hecha de materiales posiblemente alergénicos (como látex, Lycra o spandex), sino también podría estar contaminada con una variedad de sustancias químicas utilizadas durante el proceso de fabricación.

Realmente, la industria de la ropa es una de las industrias más contaminantes del planeta, y las telas que produce podrían estar mezcladas con sustancias irritantes y químicas que causan enfermedades, lo cual es una de las razones por las que es tan importante lavar la ropa nueva antes de usarla. No obstante, aunque eso, es posible que esto no vuelva completamente segura a la ropa.

¿Qué Tipos De Sustancias Químicas Se Encuentran en Su Ropa?

En función de donde se fabricaron sus prendas de vestir nuevas, podrían contener múltiples sustancias químicas preocupantes. Entre ellas, están los colorantes azoicos como anilina, que podrían causar reacciones cutáneas que van de leves a graves.

Si es sensible, tales tintes podrían enrojecer su piel, causarle picazón y resecarla, especialmente donde la tela roza con su piel; por ejemplo, en su cintura, cuello, axilas y muslos. En su mayoría, las sustancias irritantes podrían ser eliminadas, pero podría tomarle varias lavadas para poder hacerlo.

Además, las resinas de formaldehído también se utilizan en la ropa para reducir las arrugas y el moho. El formaldehído no solo es un conocido agente cancerígeno, sino que estas resinas se han relacionado con el eczema y podrían hacer que su piel se vuelva escamosa o aparezcan erupciones.3

Por su parte, el etoxilato de nonilfenol (NPE, por sus siglas en inglés), es un agente surfactante tóxico de disrupción endocrina, que es utilizado en la fabricación de prendas de vestir.

Ciertamente, no querrá exponerse a NPE, si puede evitarlo, pero cuando los consumidores lavan su ropa, se liberan NPEs en el suministro de agua local, donde las plantas de tratamiento de aguas residuales son incapaces de eliminarlos.

Cuando NPEs entran al medio ambiente, se descomponen en nonilfenol (NP), una toxica sustancia química disruptora endocrina que se acumula en los sedimentos, así como en peces y la vida silvestre. En una entrevista con la "pionera de la moda limpia" Marci Zaroff, Goop indicó algunas de las sustancias químicas comunes que podrían encontrarse en sus prendas de vestir:4

Glifosato, el producto químico agrícola más utilizado, es un herbicida que se usa para cultivar algodón. Está vinculado al cáncer y se encuentra en las prendas de algodón.

Cloro, el cual se utiliza para el blanqueamiento y eliminación de manchas, podría provocar asma y problemas respiratorios, y se utiliza en el procesamiento de la fibra/algodón, inclusive en la mezclilla.

Formaldehído, un agente cancerígeno, se utiliza para que las prendas de vestir estén libres de arrugas, así como para contraerlas y como un agente portador para hacer tintes y estampados. Es común en el algodón y otras telas naturales, incluyendo cualquier cosa que se haya teñido o impreso.

VOCs, son los disolventes utilizados para hacer estampados y otros fines, son comunes en las prendas de vestir terminadas, especialmente en las que tienen estampados.

Los compuestos orgánicos volátiles (VOCs, por sus siglas en inglés) podrían desprender gas de las prendas de vestir, lo que plantea riesgos tales como, daño en el desarrollo y reproducción, problemas hepáticos, y en algunos casos, cáncer, en particular en los trabajadores.

PFCs, estos son ampliamente utilizados en los uniformes y prendas de vestir para entornos al aire libre, para elaborar telas resistentes a las manchas y al agua, son agentes cancerígenos, se acumulan en el cuerpo y son tóxicos para el medio ambiente.

Retardantes de llama bromados, que se utilizan para evitar que la ropa se queme (aunque esto es cuestionable), podrían encontrarse en la ropa de los niños. Estas sustancias químicas son neurotóxicas y disruptoras endocrinas que también podrían ser cancerígenas.

Amoníaco, se utiliza para proporcionar resistencia a la contracción, se encuentra en tejidos naturales. Podría ser absorbido por los pulmones y causar ardor en los ojos, nariz o garganta.

Metales pesados, incluyendo al plomo, cadmio, cromo y otros, se podrían utilizar para curtir y teñir las prendas de piel. Son altamente tóxicos y podrían encontrarse en los tejidos terminados, especialmente los que están teñidos o tienen estampados.

Ftalatos/plastisol, son utilizados en tintas para hacer estampados y otros procesos, son conocidos disruptores endocrinos.

La Mayoría de las Sustancias Químicas Para Las Prendas de Vestir No Están Reguladas

Podría asumir que si compra ropa en los Estados Unidos, esta es segura y libre de toxinas, pero por lo general, éste no es el caso. Zaroff le dijo a Goop que:5

“A pesar de que algunas sustancias cancerígenas están reguladas (por ejemplo, el formaldehído, vinculado al cáncer, está regulado en los Estados Unidos), la mayoría de las marcas todavía se fabrican en el extranjero, donde La regulación está muy atrasada, y solo los productos químicos más tóxicos están regulados en los Estados Unidos, lo que significa que hay un gran número que no se encuentra regulado, pero es probable que provoquen reacciones alérgicas”.

Este es un problema tanto para las personas que usan las prendas de vestir, como para el medio ambiente. Por ejemplo, las instalaciones de teñido de telas, tienden a estar ubicadas en países en desarrollo donde la regulación es laxa y los costos de mano de obra son económicos. Generalmente, las aguas residuales sin tratar o tratadas mínimamente, se descargan en los ríos cercanos, donde llegan a los mares y océanos, y viajan por todo el mundo a través de las corrientes.

Se calcula que el 40 % de las sustancias químicas para telas son descargadas por China.6 De acuerdo con Ecowatch, Indonesia también tiene problemas con las consecuencias químicas ocasionadas por la industria de la ropa.

Actualmente, el río Citarum es uno de los ríos más contaminados del mundo, gracias a la acumulación de cientos de fábricas textiles a lo largo de sus costas. Incluso, la diseñadora de prendas de vestir, Eileen Fisher, calificó a la industria de la ropa como "el segundo mayor contaminador del mundo... después del petróleo".7

Las Principales Empresas de Ropa Se Comprometen a Utilizar Algodón Sostenible en 2025

El algodón transgénico (GE, por sus siglas en inglés) se utiliza ampliamente en la industria de la ropa, pero al mismo tiempo aunque este cultivo mantiene una imagen natural, es uno de los más contaminados del mundo, a causa del uso intensivo de pesticidas tóxicos.

También, tiene grandes consecuencias en los suministros de agua locales, ya que podrían necesitarse cientos de litros de agua para producir suficiente algodón para hacer una sola camiseta.8

El príncipe Carlos es uno de los que ha expresado su apoyo a la producción de un algodón más sostenible, al señalar que la producción de algodón "a menudo se encuentra muy asociada con el agotamiento de los suministros de agua locales y el uso generalizado, y a veces indiscriminado, de pesticidas nocivos, una situación [que] podría tener un gran impacto en la salud humana".9

Afortunadamente, a principios de este año,13 las empresas de ropa y telas, incluyendo a Levi Strauss & Co., Eileen Fisher, Nike, Woolworths Holdings y Sainsbury's, firmaron el Comunicado Oficial de Algodón Sostenible, el cual se comprometen a utilizar algodón 100 % sostenible para el 2025.

Anualmente, se producen más de 20 millones de toneladas de algodón, en más de 100 países, alrededor del mundo.10 Las 13 empresas que firmaron la iniciativa del algodón sostenible representan un valor de 300 000 toneladas de algodón cada año.11

La Contaminación Por Microfibras es Otro Importante Problema

En un estudio encargado por el fabricante de ropa sostenible Patagonia, se encontró que una chamarra sintética (como de lana) podría liberar hasta 2.7 gramos (0.09 onzas) de microfibras en cada lavada (es decir, hasta 250 000 microfibras).

En promedio, esta prenda libera 1.7 gramos de microfibras, aunque las chamarras más viejas liberan el doble de la proporción de fibras.12 Si bien, las plantas de tratamiento de aguas residuales podrían filtrar algunos de estos desechos, algunos (en cualquier punto, entre 6 500 y 28 000) se filtran inevitablemente y terminan en las vías fluviales.

Un sin número de variables afectan la cantidad de desechos que se liberan. Las chamarras lavadas en lavadoras de carga superior, desprenden cinco veces más cantidad de microfibras que las lavadas en lavadoras de carga frontal; por ejemplo, al hacer una comparación entre el acrílico, poliéster y una mezcla de algodón y poliéster, el acrílico fue el peor; el cual desprendía microfibras hasta cuatro veces más rápido que la mezcla de algodón y poliéster.13

Irónicamente, la práctica de reciclar botellas de plástico para hacer prendas de vestir--que es hecho por la Patagonia y otras empresas al aire libre como una forma de reducir los residuos--finalmente, podría llegar a ser ambientalmente destructiva.

Se desconoce cuáles podrían ser los efectos ambientales de la contaminación por microfibras, pero es posible que su forma irregular pueda dificultar aún más que sean excretadas por la vida marina, en comparación con otros microplásticos (como las microperlas).

Es probable que, mientras más tiempo permanezcan las partículas dentro del pez, más sustancias químicas podrían filtrarse en su cuerpo.

Por lo tanto, las microfibras podrían dañar la vida marina a través de dos mecanismos, que son, el bloqueo físico y envenenamiento químico.

Una solución al problema de la contaminación por las microfibras sería instalar filtros en las lavadoras--similares a las trampas para pelusa, que tienen las secadoras--que podrían atrapar las fibras antes de que sean liberadas en las aguas residuales.

Sin embargo, según el proyecto Mermaids (Mitigación del Impacto de los Microplásticos Causado ​​por el Proceso del Lavado Textil), cuyo objetivo es disminuir en un 70 % el desprendimiento de las microfibras durante el lavado, la industria de la ropa ha tardado en responder al tomar medidas para detener la contaminación por microfibras.14

El informe Mermaids sugirió que utilizar recubrimientos especiales podría ayudar a detener el desprendimiento de microfibras durante el lavado, y recomendó que los detergentes deben ser reformulados para minimizar el desprendimiento de fibras.

Como Colaborar con la Campaña Care What You Wear

El propósito de la campaña "Care What You Wear" es educar a los consumidores sobre por qué y cómo comprar prendas de vestir que apoyen la agricultura orgánica y regenerativa, la producción responsable y prácticas laborales justas--y "expone a la industria de la moda rápida de la actualidad, lo que perpetúa las prácticas ética y ecológicamente insostenibles con su mensaje de ‘compre más ropa y más barata’”. En cuanto al "por qué", considere los siguientes hechos:15

Además, como señaló la campaña:

"Cada vez que compra un nuevo artículo de ropa, su compra tiene un efecto multiplicador en el medio ambiente. La industria de la ropa global es el segundo mayor contaminador industrial.

Desde el cultivo de algodón transgénico, a la producción de lana y fibras sintéticas, y desde los tintes utilizados en esas fibras, hasta las fábricas donde se ensamblan las piezas de ropa—en cada parte del proceso, el suelo se degrada, contamina el agua, explotan a los obreros.

¿Podrían los consumidores ayudar a la industria de la ropa a alejarse de este modelo tóxico, hacia un modelo más ético y regenerativo? Así es, si compramos sabiamente”.16

Buscar ropa hecha de algodón orgánico es un excelente comienzo para encontrar ropa segura, que no sea tóxica (para usted y el medio ambiente). Además, las prendas de vestir elaboradas de fibras naturales podrían minimizar el desprendimiento de las microfibras típicas en las fibras sintéticas.

También, podría buscar marcas que se hayan comprometido a reducir las sustancias químicas (Por ejemplo, Target planea eliminar los PFCs y retardantes de llama en sus productos para el 2022)17 junto con Cradle to Cradle, telas con certificado GOTS o la etiqueta Standard 100 by OEKO-TEX, que es una indicación de que fueron analizadas en un laboratorio independiente y se encontró que están libres de niveles dañinos de más de 100 sustancias, incluyendo:

Finalmente, la mejor opción para el medio ambiente es comprar prendas de vestir hechas de fibras naturales, orgánicas, de alta calidad, y comprar menos cantidad de ropa en general. También, podría optar por ropa vintage, o que se encuentre en tiendas de segunda mano, como explica Zaroff:18

"En muchos sentidos, comprar ropa vintage es la mejor manera de atacar el problema de las prendas sobrantes en la moda—en primer lugar, las piezas más sostenibles son las que no tienen que ser elaboradas.

Además, la mayoría de las prendas más viejas son mucho menos tóxicas que las producidas actualmente--el uso de sustancias químicas en la fabricación de telas no fue tan omnipresente sino hasta alrededor de los últimos 50 años.

Dicho lo anterior los gérmenes y las bacterias (incluyendo al moho) podrían acumularse en la ropa vieja; por lo que debería optar por la ropa vintage que está bien conservada, y lavarla antes de utilizarla, como en el caso de todas las demás.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Bloomberg April 19, 2017
  • 2 Forbes April 20, 2017
  • 3 Consumerist May 18, 2015
  • 4, 5, 17, 18 Goop, Is Your Clothing Toxic?
  • 6, 7 Ecowatch August 17, 2015
  • 8, 10 The Courier May 24, 2017
  • 9, 11 WWD May 24, 2017
  • 12 The Washington Post October 30, 2016
  • 13 Marine Pollution Bulletin November 15, 2016
  • 14 The Guardian May 13, 2017
  • 15, 16 Regeneration International, Care What You Wear?