Las Bacterias Intestinales Son Clave Para Su Salud

Bacterias Intestinales

Historia en Breve -

  • Los investigadores encontraron que las personas que llevaron un tipo de alimentación con un alto porcentaje de ciertas bacterias intestinales, durante 26 semanas, perdieron un promedio de 10.9 libras de grasa corporal, lo cual representó 3.5 libras más, en comparación con el grupo del placebo del estudio
  • Otro estudio examinó el potencial de los probióticos para prevenir y tratar el cáncer colorrectal relacionado con la enfermedad inflamatoria intestinal
  • Los ratones fueron tratados con sustancias químicas para estimular la inflamación, y donde se administró el probiótico Lactobacillus reuteri, los tumores fueron mucho más pequeños y aparecieron en menor cantidad
  • Los 100 trillones de baacterias que se encuentran en su cuerpo afectan su salud en general, y las elecciones inteligentes en el estilo de vida representan un gran avance en mantener una óptima salud intestinal

Por el Dr. Mercola

Si ha intentado perder peso y disminuir seriamente la cantidad de alimentos inapropiados, no solo para mantener el peso, sino también para poder perderlo, pero aún no ha tenido ningún progreso, podría haber algo en juego que bloquea su éxito.

De acuerdo con una nueva investigación, es posible que el problema no radique en algo existente, sino en algo que carece--específicamente un microbioma intestinal adecuado. La investigación de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, encontró que la proporción entre los dos tipos de bacterias intestinales, Prevotella y Bacteroides, evidenció esta premisa.

Durante 26 semanas, 62 personas que tenían una circunferencia de cintura más grande fueron asignadas aleatoriamente a llevar la típica alimentación de un habitante danés promedio, o una alimentación baja en grasas y alta en fibra, que incluía frutas, vegetales y granos.

Al final del estudio,1 las muestras de heces revelaron que las personas que llevaron la alimentación alta en fibra con una alta proporción entre Prevotella y Bacteroides (proporción P/B) perdieron un promedio de 10.9 libras de grasa corporal, lo cual fue 3.5 libras más, en comparación con los otros.

Como señaló The New York Times,2 las personas que llevaron una alimentación regular con una alta proporción de Prevotella perdieron 4 libras, en comparación con las 5.5 libras en los que tenían una baja proporción de Prevotella, lo cual fue estadísticamente insignificante.

En resumen, los investigadores concluyeron que “las personas que tenían una alta proporción de P/B parecían más susceptibles a perder grasa corporal al llevar una alimentación alta en fibra... en comparación con las personas que tenían una baja proporción de P/B”.3

Según el autor principal, Mads F. Hjorth--profesor asistente en la Universidad de Copenhague--la clave del éxito en la pérdida de peso, así como la diferencia, es que perder grasa, en vez de masa muscular, es lo que proporciona un resultado significativo.

Hjorth admitió que, si bien, hasta ahora el estudio del microbioma--el ecosistema de las bacterias que se encuentran en el intestino--ha dado pocos resultados prácticos, sus resultados más nuevos podrían ser útiles como una herramienta práctica para ayudar en la pérdida de peso y la salud en general.

Más Allá de la Pérdida de Peso: Probióticos Para Ayudar a Prevenir y Atender el Cáncer de Colon

Los científicos en el Reino Unido analizaron detenidamente cómo la introducción de probióticos podría cambiar a las bacterias intestinales y encontraron que no solo pueden ayudar a prevenir la formación de tumores, sino incluso a tratar los ya existentes.4

De hecho, sus investigaciones,5 publicadas en The American Journal of Pathology, encontraron que las bacterias intestinales Lactobacillus reuteri tienen el potencial de tratar el cáncer de colon, el tercer cáncer más común en los Estados Unidos aparte del cáncer de piel.

Varios estudios, incluyendo uno en Malasia,6 y al menos un análisis intensivo7 de muchos estudios enfocados en el tema, ya habían determinado que existen varios factores que aumentan la incidencia del cáncer colorrectal, tal como haber sido diagnosticado con la enfermedad inflamatoria intestinal, ciertos factores genéticos, falta de ejercicio, consumo de carne roja, bajo consumo de frutas y vegetales, ya sea que tenga el hábito de fumar o no, así como un exceso de peso o que padezca obesidad.

El resultado del estudio de The American Journal of Pathology, dirigido por el Dr. James Versalovic, profesor de patología e inmunología en la Facultad de Medicina Baylor, en Houston, es que su microbioma intestinal es un importante factor en su salud general, incluyendo el rol que desempeña en el desarrollo del cáncer colorrectal.

Si bien, muchos de los mecanismos implicados no fueron conocidos de inmediato, la investigación indica que los probióticos podrían desempeñar un rol protagónico en su prevención, donde el Lactobacillus reuteri, un probiótico que se desarrolla naturalmente en los mamíferos, ha demostrado disminuir la inflamación intestinal.

Para el estudio, los investigadores administraron L. reuteri a ratones que eran deficientes en HDC (donde también utilizaron otros ratones que recibieron un placebo, para hacer una comparación), para regular sus respuestas inmunológicas durante la observación.

Para inducir la formación de tumores se utilizó DSS, una sustancia que estimula la inflamación, junto con azoximetano, una sustancia química cancerígena. Los estudios concretos en ratones se realizaron 15 semanas después.

Procedimientos del Estudio y Pruebas Positivas Para Probióticos

A través de tomografías por emisión de positrones para escanear tumores, los científicos observaron que los ratones tratados con probióticos tenían una menor cantidad de tumores, y que los que tenían eran más pequeños, en comparación con los ratones que recibían el placebo, cuyos tumores eran más grandes y numerosos.

Medical News Today explicó:

"En el caso de los ratones adultos, se ha observado que la carencia de una enzima llamada histidina descarboxilasa (HDC, por sus siglas en inglés) provocó que los animales fueran significativamente más susceptibles a desarrollar cáncer colorrectal relacionado con la inflamación intestinal.

HDC es producido por L. reuteri y ayuda a convertir la L-histidina--que es un aminoácido que tiene el rol en la síntesis de proteínas--en histamina, que es un compuesto orgánico implicado en la regulación de la respuesta inmunológica".8

En los estudios, otros dos elementos fueron considerados significativos: la cepa L. reuteri inactiva y deficiente en HDC que no exhibía ningún efecto protector, y la cepa activa de este probiótico; incluso disminuyeron la inflamación causada por DSS y la sustancia química azoximetano proporcionada a los ratones. Versalovic resumió los ensayos de la siguiente manera:

"Nuestros resultados sugieren que la histamina tiene un rol significativo en la supresión de la inflamación intestinal crónica y tumorectomía colorrectal (formación de tumores).

También, hemos demostrado que las células, tanto microbiana como de los mamíferos, podrían compartir metabolitos o compuestos químicos, que en conjunto promueven la salud humana y previenen las enfermedades".9

Además, en este estudio, los científicos indican que no están seguros sobre la función de la histamina en los seres humanos, en relación con el cáncer, lo que es interesante ya que, en las 2 113 personas con cáncer colorrectal, los datos "sugerían" que las personas con niveles más elevados de HDC, tenían una mejor tasa de supervivencia.

El equipo afirmó que los probióticos ayudaban a convertir la L-histidina en histamina, que podría utilizarse tanto para reducir las tasas de cáncer colorrectal como de tratamiento auxiliar, y Versalovic concluyó con:

"Estamos en el punto máximo para poder aprovechar los avances en la ciencia del microbioma, para facilitar el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades humanas. Simplemente a través de introducir bacterias que proporcionan las sustancias faltantes en la vida, podemos reducir el riesgo de cáncer y complementar la alimentación con base en estrategias de prevención del cáncer".10

“Pida Prestadas” Bacterias Intestinales Más Jóvenes Para Aumentar la Longevidad

Los estudios sobre peces introdujeron la novedosa idea de que las bacterias intestinales inyectadas en especímenes de edad avanzada también podrían proporcionar más vigor y vitalidad, al tiempo que les ayudaría a vivir más tiempo.

Algunos de los vertebrados de vida más corta del mundo, tal como el killis turquesa, que nada en estanques que se secan en poco tiempo, los cuales son formados por las estaciones lluviosas, en Zimbabwe y Mozambique, fueron los afortunados receptores de las bacterias intestinales de peces un poco más jóvenes—lo cual significa que tendrían suerte porque vivirían más tiempo.

Un equipo de investigación del Instituto Max Planck de la Biología del Envejecimiento, en Cologne, Alemania, estableció que los killis más adultos—a una edad media de 9.5 semanas—consumieran las bacterias intestinales pertenecientes a los killis de tan solo 6 semanas de edad. Sobre lo cual, Nature informó:

"Las bacterias trasplantadas recolonizaron exitosamente los intestinos de los peces que las consumieron, y extendieron su longevidad. El promedio de vida de estos animales fue 41 % más largo, en comparación con el de los peces expuestos a bacterias de animales de mediana edad y 37 % más largo, en comparación con los peces que no recibieron el tratamiento.

A las 16 semanas de edad—una edad muy elevad para los killis—los especímenes que recibieron bacterias intestinales de peces jóvenes, eran más activos, en comparación con otros peces de edad avanzada, que presentaban niveles de actividad más parecidas a los peces que tenían 6 semanas de edad".11

Bulletproof 360 equiparó el concepto con los estudios científicos de vanguardia que combaten el envejecimiento, al utilizar una "técnica experimental" llamada parabiosis,12 unos estudios científicos que supuestamente datan de hace 150 años de antigüedad, que vinculan a los sistemas vasculares de animales de edad avanzada con los que son jóvenes, para saber cómo el intercambio de sangre podría afectar a su salud, comportamiento y cualquier otro factor que presentara un cambio.

Pero en vez de utilizar sangre, los científicos usaron el contenido de los intestinos—heces--en el intercambio de bacterias de killis; es decir, la terapia de trasplante fecal, ya que, al igual que en los seres humanos, están cargadas de un conjunto comparable de buenas y no tan buenas bacterias intestinales.

Es difícil decir cómo se sintieron los peces, pero parecían estar más vivos y activos al recibir las bacterias de otros más jóvenes.

La Importancia de las Bacterias Intestinales Buenas y Malas

Como en el caso de los peces, cuando el microbioma intestinal se encuentra balanceado, su función general, es la que refleja un mayor nivel de energía, porque en términos generales, se encuentra más saludable.

Cuando su microbioma carece de bacterias sanas, como informan los investigadores, se siente físicamente agotado y eso afecta en su rendimiento.

No es algo sorprendente que su perfil de microbioma pueda cambiar a medida que envejece. Su cuerpo se compone de alrededor de 100 billones de bacterias que, cuando se encuentran debidamente balanceadas, protegen sus intestinos, la función de su sistema inmunológico y, en consecuencia, su salud en general. Así es como funciona:

"Las bacterias intestinales le ayudan a digerir sus alimentos, y los subproductos de las bacterias que consumen estos alimentos (sí, es extraño, pero funciona) podrían ser útiles para su sistema. Alrededor del 75 % de su suministro de vitamina K es producida en los intestinos por las bacterias intestinales. Además, estas bacterias le ayudan a su cuerpo a producir sus propias vitaminas B y absorben las vitaminas B que provienen de los alimentos".13

Existen muchos factores que podrían cambiar su salud intestinal, para bien o para mal, incluyendo a los enlistados en la siguiente tabla:14

Alimentación

Exposición a gérmenes

Estrés

Medicamentos

Consumo de alcohol

Peso

Notara que existe un factor adicional que podría afectar el equilibrio de sus bacterias intestinales, y ese factor es la edad. También, es posible que se percate de que aparte de la edad, todo lo anterior podría ser controlado.

Si alguna vez se ha maravillado de la forma en que un niño de 5 años podría llorar por horas en el parque, y los estudiantes universitarios pueden permanecer estudiando noche tras noche sin parecer afectados negativamente; es posible que, en gran medida, sea gracias a las bacterias intestinales.

Según los estudios, el hecho es que, la salud intestinal de los adultos mayores es propensa a ser muy diferente, en comparación con la de las personas mucho más jóvenes, y esto cambia los niveles de energía, función cognitiva, fuerza muscular e inmunidad.15

La buena noticia es que las bacterias intestinales sanas podrían hacer toda la diferencia en la forma en que envejece.16 Al cuidarse adecuadamente a través de estar atento a los elementos de la tabla anterior, no solo es una medida prudente para proteger su salud en este momento, sino para su salud futura e incluso sus posibilidades de vivir más tiempo.

Como Obtener un ‘Nuevo’ Entorno Intestinal

A menudo, su salud es un resultado directo de los comportamientos de la semana anterior, el año pasado e incluso décadas atrás, en función de su edad. Los científicos han relacionado padecimientos tales como la enfermedad de Parkinson y la fatiga crónica con los organismos microscópicos y bacterias que se encuentran en su tracto gastrointestinal.17,18

Tomar medicamentos recetados es otra forma en que su cuerpo podría descontrolarse, incluyendo a las combinaciones de medicamentos que podría tomar que, a menudo, causan graves e inclusive mortales efectos secundarios y problemas de salud.

De hecho, no son sus genes los que determinan su longevidad, como algunos creen, por ejemplo, "mi abuelo y mi padre murieron de enfermedades cardíacas, así que probablemente también me pasará a mí". La investigación sustenta firmemente que los factores ambientales son los responsables de las enfermedades que aquejan a las personas.

Lo que importa es la expresión de sus genes, y esto tiene mucho que ver que son sus elecciones de estilo de vida. Un estudio afirma que, incluso hasta el 90 % del riesgo de cáncer de una persona se debe a factores cambiantes, tales como los elementos mencionados anteriormente, mientras que tan solo el 10 % podría atribuirse a los defectos genéticos.19

Uno de las medidas más cruciales para mantener la salud es nutrir a sus bacterias intestinales, y eso podría realizarlo al comer alimentos tradicionalmente fermentados, tales como el yogur, kéfir y vegetales fermentados, los cuales se pueden elaborar en casa, y los alimentos que contienen fibra, tales como los frutos secos y semillas, frutas y vegetales, y otro tipo de alimentos para promover una mejor salud digestiva.

Los suplementos probióticos también podrían ser beneficiosos. Evitar el azúcar, así como los alimentos procesados y envasados, podría ser un gran avance para equilibrar y optimizar su salud intestinal.

Entre más se enfoque en desarrollar su salud intestinal, más le ayudará a aumentar su energía, mejorar su sueño, equilibrar sus niveles de estrés, disminuir el riesgo de cáncer y otras enfermedades, e incluso le ayudará a perder peso. Hacer pequeños cambios hoy, le proporcionará enormes beneficios en la manera en que piensa, siente y funciona.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo