Summer Essentials Summer Essentials

PUBLICIDAD

Depresión Infantil: Una Llamada de Atención para los Padres

Depresión Infantil

Historia en Breve -

  • De acuerdo con la Asociación de la Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés), por lo menos entre el 2 y 3 % de los niños (de 6 a 12 años) y del 6 al 8 % de los adolescentes podrían estar sufriendo depresión
  • Al mantener una actitud positiva puede ayudar a su hijo a superar la depresión

Sentirse triste, desanimado o tener períodos de mal humor es normal en la mayoría de los niños, sin embargo, cuando estos pensamientos y sentimientos negativos persisten durante semanas o meses, entonces los padres deben tener cuidado: podría significar que su hijo tiene depresión.

De acuerdo con la Asociación de la Ansiedad y Depresión de América (ADAA, por sus siglas en inglés), por lo menos entre el 2 y 3 % de los niños (de 6 a 12 años) y del 6 al 8 % de los adolescentes podrían estar sufriendo depresión.

De hecho, tan sólo en el año 2014, 2.8 millones de adolescentes de 12 a 17 años sufrieron un episodio de depresión mayor.1 Estas estadísticas son sorprendentes si consideramos que a estas edades, los niños deberían ser felices y disfrutar la vida sin preocupaciones.

¿Cuáles son los indicadores comunes de la depresión en niños y adolescentes con los cuales los padres deben tener cuidado? Estos son algunos datos importantes que debe tener en cuenta.

Cuidado con Estos Signos de Depresión en Niños

El problema con la depresión infantil es que puede ser difícil de identificar. Esto se debe a que el comportamiento de un niño o adolescente con depresión es diferente al de un adulto deprimido.2 En ocasiones, muchos padres o tutores también malinterpretan los síntomas.

Por ejemplo, la irritabilidad o los ataques frecuentes de ira podrían ser considerados como mal comportamiento o falta de respeto. Tener poca energía y falta de interés podría parecer como que el niño no se está esforzando.3 Por eso, como padre, debe estar muy atento con respecto a estos indicadores.

A continuación se encuentran algunos de los síntomas característicos comunes de la depresión en niños y adolescentes:4,5

Incapacidad para disfrutar de las cosas que usualmente les traían felicidad

Falta de energía—no poder, o sentirse incapaz, de realizar tareas sencillas

Estar triste o irritable durante la mayor parte del día. El niño podría decir que se siente enojado o triste e incluso podría parecer lloroso o enfadado

Tener una baja autoestima

Dormir demasiado durante el día y muy poco durante la noche

Perder el interés en pasar tiempo con la familia o amigos (ser socialmente retraído)

Experimentar frecuentes cambios de humor y tener sentimientos de culpabilidad o inutilidad

Sentirse frecuentemente fatigado

Un cambio notorio en sus patrones de alimentación (comer en exceso o muy poco); también podría perder o aumentar de peso en el proceso

Experimentar molestias o dolores, aunque no haya síntomas físicos

Dificultad para tomar decisiones

Bajo rendimiento escolar

Falta de interés por el futuro

Expresar pensamientos sobre muerte o suicidio

Con frecuencia, los niños y adolescentes con depresión se sienten desagradables o rechazados como si no tuvieran ningún valor. También sienten como si los problemas cotidianos fueran más difíciles de lo que realmente son.

Como informaron los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, la depresión infantil también podría tener efectos físicos a largo plazo en los niños.

Según sus hallazgos, los niños que sufrieron depresión clínica durante sus años preescolares tuvieron cerebros que se desarrollaron de manera anormal, en comparación con los preescolares que no atravesaron por depresión. Tienen un menor volumen de materia gris en la corteza, un área del cerebro que es crucial para procesar las emociones.

"Tradicionalmente, hemos pensado en el cerebro como un órgano que se desarrolla de manera predeterminada, sin embargo, nuestra investigación está demostrando que la experiencia real—incluidos los estados anímicos negativos, exposición a la pobreza y la falta de apoyo y cuidado por parte los padres—tiene un impacto material en el crecimiento y desarrollo cerebral", dijo el autor del estudio, el Dr. Joan L. Luby.6

Además, los niños con depresión se encuentran en mayor riesgo de suicidarse, la cual ahora es la tercer causa de muerte entre los adolescentes de 10 a 24 años de edad.7

¿Qué Debe Hacer Si Su Hijo Tiene Depresión?

Si detecta uno o más de estos síntomas en sus hijos, debe abordar la depresión antes de que ésta se vuelva más debilitante. Lo primero que puede hacer es hablar con ellos y averiguar qué les agobia. Ofrézcales su apoyo y demuéstreles cariño.

Podrían tratar de negar u ocultar sus sentimientos, mientras que es posible que algunos no se den cuenta de que están deprimidos, sin embargo, si saben que alguien está dispuesto a ayudarlos eventualmente podrían tenerle confianza y platicarle sus penas.

Navina Evans, psiquiatra consultora en el East London (Inglaterra) y del Hospital City Mental Health Trust and Capio Nightingale, aconseja:

Trate de averiguar qué es lo que les preocupa y sin importar lo que cause el problema, no lo trivialice; es posible que para usted no sea un gran problema, sin embargo, podría ser un problema importante para su hijo.

Estás son otras maneras de ayudar a los niños a hacerle frente a la depresión:

Bríndeles alimentos nutritivos y evite los alimentos procesados ??con alto contenido de azúcar. Los alimentos procesados ??contienen aditivos tales como el glutamato monosódico (MSG, por sus siglas en inglés) y endulzantes artificiales que pueden alterar la función cerebral y el estado mental de sus hijos.

En cambio, asegúrese de que consuman suficientes grasas omega-3 de alta calidad, las cuales desempeñan un papel importante en mantener la salud cerebral.8

Darles alimentos fermentados de manera tradicional, como vegetales fermentados y yogur casero elaborado con leche sin pasteurizar también podría ayudar.

Las investigaciones han demostrado que ciertas cepas probióticas como el Lactobacillus rhamnosus, pueden ayudar a reducir las hormonas del estrés, lo que a su vez reduce las conductas relacionadas con la ansiedad y depresión.9

Pasar tiempo juntos. Lo ideal es que pase suficiente tiempo con sus hijos al aire libre. Haga suficiente ejercicio ya que estudios han demostrado constantemente que existe un fuerte vínculo entre una mejora en el estado de ánimo y la capacidad aeróbica.

Además, estar afuera bajo la luz del sol puede prevenir el trastorno afectivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), un tipo de depresión relacionada con el clima.

Asegúrese de que duerman lo suficiente. Hay un vínculo complejo entre el sueño y la depresión y, de hecho, tener un trastorno del sueño es uno de los síntomas que definen la depresión en niños y adultos.

Por último, demuestre paciencia y amabilidad al tratar con un niño deprimido. Debido a que el trastorno podría hacer que el niño o adolescente se vuelva extremadamente irritable o que sea difícil conversar con él, los padres y tutores tienden a sentirse frustrados o incluso enojados.

Tenga en cuenta que estas actitudes son parte del trastorno. Trate de ser lo más comprensivo posible y evite usar palabras duras o contestar la discusión. Al mantener una actitud positiva puede ayudar a su hijo a superar la depresión.

CONOZCA MÁS SOBRE LAS DEPRESIÓN

Depresión: Introducción

¿Qué es la Depresión?

Depresión en Hombres y Mujeres

Depresión Infantil

Depresión Durante el Embarazo

Duracion de la Depresión

Causas de la Depresión

Tipos de Depresión

Síntomas de la Depresión

Consecuencias de la Depresión

Tratamiento para la Depresión

Prevención de la Depresión

Alimentación Contra la Depresión

Depresión Postparto

Depresión Maníaco Bipolar

Trastorno Depresivo Mayor

Test Sobre la Depresión

Depresión Crónica

Trastorno Depresivo Estacional

Depresión Psicótica

Depresión Preguntas Más Frecuentes

< Anterior

Depresión en Hombres y Mujeres

Siguiente >

Depresión Durante el Embarazo

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario