El Vínculo Frecuentemente Ignorado Entre las Enfermedades Mentales y la Enfermedad Tiroidea

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 25, 2014 | 85,754 vistas

Historia en Breve

  • La hormona tiroidea es crítica para su función mitocondrial
  • Cuando su hormona tiroidea es deficiente o tiene mal funcionamiento, podría experimentar síntomas que van desde la fatiga y estreñimiento, hasta la pérdida de cabello, depresión, pensamiento confuso, temperatura corporal fría y metabolismo lento
  • Algunas enfermedades mentales, incluyendo la depresión, ansiedad y depresión posparto incluso podrían ser causadas por la disfunción de la tiroides
  • Los anticuerpos contra el tejido de la tiroides están presentes en el 20 por ciento de los pacientes con depresión, en comparación con el 5-10 por ciento de la población general
  • Los estudios han demostrado que la hormona tiroidea puede ser mejor que un antidepresivo completamente ineficaz (tricíclicos) tanto en la depresión bipolar como unipolar, particularmente en mujeres

Por Kelly Brogan, M.D.

Conozca su mitocondria.1 Con una larga lista de responsabilidades que van desde crear energía hasta determinar el momento de la muerte de una célula, la mitocondria se ha vuelto el centro de investigación de las enfermedades crónicas.2

El guardián de nuestra mitocondria es nuestra hormona tiroidea.3 Es por esta razón que cuando la hormona tiroidea es deficiente o tiene mal funcionamiento, los pacientes experimentan una amplia variedad de síntomas, incluyendo fatiga, estreñimiento, pérdida del cabello, depresión, pensamiento confuso, temperatura corporal fría, metabolismo lento y dolores musculares.

¿Cuánto influye la tiroides en lo que llamamos “enfermedades mentales”? En mi experiencia, en gran parte y ciertamente lo suficiente de un subconjunto para justificar una apreciación más sofisticada para el diagnóstico apropiado y el tratamiento en estos pacientes.

Para Revertir la Patología, Necesita un Enfoque Completo de Mente-Cuerpo

La salud de la tiroides es mucho más que sólo ingerir un producto hormonal - es una conversación sofisticada entre el cerebro, las glándulas, las hormonas y las células y los tejidos receptores.

Este circuito se encuentra a merced de otra hormona, cortisol,4 producida por sus glándulas adrenales, señalizada por su cerebro.

Esta es la razón por la que el hipotiroidismo también puede parecerse a la ansiedad, palpitaciones, insomnio y sudoración y por qué una persona podría sentirse restaurada cuando toma una hormona tiroidea.

Una vez que nos preguntamos sobre el estado de la función suprarrenal, tenemos que indagar y preguntar qué está agotando estas glándulas suprarrenales. Desde este punto de la investigación, por lo general hablamos del intestino, la alimentación y la provocación inmunológica ambiental.

Este es el modelo de la medicina que considera las causas principales, consideraciones como la enteropatía por gluten, desequilibrio de azúcar, toxicidad al fluoruro y deficiencia de yodo como potenciales causantes de la hipofunción tiroidea. Los muchos estilos de vida y factores ambientales que pueden influir en esta relación son los ejemplos principales del enfoque mente-cuerpo que la medicina debe tomar en cuenta en un esfuerzo para realmente revertir la patología.

Diagnósticos y Tratamientos Malos

Cuando lo pacientes son analizados para la patología tiroidea, por lo general a petición propia, a menudo se enfrentan con el rechazo de “rangos de referencia”- los médicos ven los números en lugar de su sufrimiento.

Los rangos de referencia que enmarcan los resultados de laboratorio se basan en poblaciones no evaluadas clínicamente (muchos fueron pacientes con hipotiroidismo activo), jamás calibradas para el diagnóstico. Los médicos están entrenados para checar la hormona cerebral- TSH- como el indicador absoluto de si un paciente está viviendo o no en estado de deficiencia hormonal glandular.

La disfunción del sistema endocrino a largo plazo es totalmente ignorada por estas medidas que “diagnostican” a un número tan bajo como el 2.5 por ciento de aquellos en un rango de referencia determinado, como hipotiroidismo, sin ver todo el panorama de su actividad hormonal. También existe negligencia en la importancia de los anticuerpos como un indicador relevante de las dinámicas endocrinas/inmunológicas y consideración de los conductores autoinmunes.

Para aquellos que si reciben la etiqueta de hipotiroidismo, se mantienen de forma objetualizados oblicuamente por el trabajo de laboratorio ya que sus médicos utilizan Synthroid-T4 Sintética para intentar mover su TSH dentro del rango, por lo general los dejan con síntomas pero “tratados”, esto debido a la mala conversión a la hormona tiroidea activa (T3) y la supresión de la producción natural de T3 debido a sus niveles más bajos de TSH.

Cuando a los pacientes se les niega el tratamiento hormonal apropiado, puede ser una pendiente resbaladiza a los medicamentos por los síntomas residuales y a una categoría de medicamentos en particular- psiquiátricos.

 El Camino de la Psiquiatría

La psiquiatría a menudo es posicionada en forma de “curita” para tapar las heridas indeseadas de la población. Cuando se les dice a los pacientes que están “bien” o ya han sido “tratados” pero ellos se siguen sintiendo mal, entonces son enviados a un psiquiatra o comienzan a tomar psicotrópicos recomendados por alguien que no es especialista. ¿Muchos de los pacientes de psiquiatría en realidad son pacientes de la tiroides?

La literatura parece sugerirlo, particularmente en las mujeres embarazadas. Una premisa importante, sin embargo, es que hay pocos diagnósticos en la literatura secundaria para ser utilizados en una sola medida de TSH. Veremos la importancia de los autoanticuerpos tiroides en varios diagnósticos psiquiátricos.

Esto refleja lo que la medicina funcional y la naturopatía han venido afirmando durante años- que la desregulación inmunológica es el factor clave en la hipofunción tiroidea y que podría preceder el cambio actual en la producción hormonal en más de siete años.5 El papel de la tiroides en la salud cerebral ha sido sujeto a especulaciones durante más de un siglo. Como se señaló en un artículo publicado en 1949 en el British Medical Journal:6

“Desde 1888 el Committee of Clinical Society of London ha reportado cambios mentales observados en más de 100 casos de Myxoedema y notado un retraso en general, lentitud y pereza de la aprehensión, lo que estuvo relacionado con locura en forma de melancolía, manía crónica y demencia.”

Otro estudio publicado en el 2004 en la revista Encephale7 señala muchas acciones de la hormona tiroidea en su cerebro:

“Los receptores de las hormonas tiroideas están predominantemente presentes en la corteza cerebral, amígdala, coroideo y estructuras de la neurogénesis adulta: hipocampo y bulbo olfatorio. Las hormonas tiroideas modifican la expresión de los genes que modifican la mielina, neurotrofinas y proteínas involucradas en las vías de señalización intracelular. También son neuroprotectoras y tienen efectos vasodilatadores.”

Profundizando en las Hormonas y la Depresión

En el caso de la depresión, hay mucha controversia en cuanto a la importancia del hipotiroidismo en presentaciones de casos clásicos y resistentes a los tratamientos. El estimado de “hipotiroidismo subclínico” (en donde las hormonas libres son bajas, pero la TSH es normal) es de más del 52 por ciento en la población resistente,8 lo que demuestra la importancia de buscar más allá de la TSH.

La supresión específica de los niveles de T3 libre en pacientes con depresión ha sido evaluada en varios estudios, incluyendo aquellos que identificaron específicamente una mala conversión de T4 a T3 en mujeres con depresión que tuvieron una menor probabilidad de mejorar con los tratamientos estándares a base de medicamentos.9, 10

En 10 años después de la admisión hospitalaria inicial, las personas con evidencia de disfunción tiroidea por medio de una prueba de estimulación (TRH) tuvieron una mayor probabilidad de recaída.11 Los anticuerpos contra el tejido de la tiroides también están presentes en el 20 por ciento de los pacientes12 con depresión, en comparación con el 5-10 por ciento de la población en general.

Si Todo lo Demás Falla, Añada Algo de Tiroides

Tanto en la depresión bipolar como en la unipolar, ha habido seis pruebas aleatorias controladas con placebo en donde se utiliza la hormona tiroidea como un complemento de un antidepresivo completamente ineficaz (tricíclicos) y resultó ser algo efectivo, particularmente en mujeres. En el reporte STAR*D,13 la prueba más larga y costosa jamás realizada sobre los tratamientos antidepresivos, se encontró que la T3 ayudó con la remisión del 24.7 por ciento de los pacientes.

¿Predicciones Postparto?

Quizá la población más estudiada cuando se trata de la función predictiva de las anormalidades de la tiroides, las mujeres embarazadas y puérperas son las que requieren la detección más estrecha. De las 31 pacientes hospitalizadas con un diagnóstico de psicosis posparto,14 el 19 por ciento tuvo autoanticuerpos tiroides detectables y el 67 por ciento de estas mujeres desarrollaron disfunción tiroidea a los seis meses en comparación con el 20 por ciento en los controles.15, 16, 17 La TSH en el parto ha demostrado ser predictor de la depresión posparto a los seis meses del parto. Incluso los niveles “normales” de TSH, autoanticuerpos tiroides son predictores de la depresión posparto y enojo,18, 19 incluso en pruebas prospectivas.20, 21

Los riesgos de hipotiroidismo incluyen resultados adversos en el embarazo tales como hemorragia, preclamsia, anomalías fetales en el ritmo cardíaco y anormalidades en el parto.22 Le repito que los anticuerpos tiroideos, representan un importante factor de riesgo, no sólo para la patología psiquiátrica sino también para las probabilidades de aborto o nacimiento prematuro.23 Algo importante, en una prueba aleatoria controlada con placebo,24 la suplementación con 200 microgramos (mcg) de selenio durante el embarazo redujo la actividad de anticuerpos y mejoró los parámetros hormonales probablemente gracias a las propiedades antioxidantes del selenio en el tejido de la tiroides.

Hipermania Hipertiroidismo

En una reciente revisión titulada “Gender differences in thyroid system function: relevancia a los problemas bipolares y su tratamiento,”25 los autores hablaron sobre la alta prevalencia del hipotiroidismo subclínico en pacientes femeninos bipolares con un enfoque en el rápido ciclo de la enfermedad, resistentes al tratamiento. El litio, considerado como un estándar de oro para estabilizar el estado de ánimo, interfiere con la secreción de la hormona tiroidea y podría inducir o enmascarar la patología subyacente.

Una prueba aleatoria controlada con placebo26 del tratamiento con T4 en personas bipolares con depresión mostró una mejora que fue limitada, estadísticamente por las altas tasas de la respuesta al placebo y probablemente las mismas limitaciones en la conversión del uso de T4 en lugar de una preparación que contenga T3. Una extensión racional de este hallazgo se demostró en dos estudios que encontraron niveles elevados deT3 en pacientes maniacos bipolares, uno señaló que los pacientes con trastorno maniaco bipolar en relación con los grupos de control tenían una probabilidad 2.55 veces mayor de tener niveles hormonales anormales.27, 28

¿Se siente como un enfermo mental? Esté atento a estos ofensores. El establecimiento de una relación entre una función tiroidea subóptima y síntomas de enfermedades mentales nos dice que un análisis apropiado y completo es vital en esta población. También nos lleva a preguntarnos, por qué la tiroides se está debilitando y qué podemos hacer para resolverlo. Mi lista de los principales ofensores es:

  • Pastillas anticonceptivas:29 Las hormonas sintéticas en estos productos farmacéuticos aumentan la unión de la hormona tiroidea a la globulina, disminuyendo efectivamente la hormona tiroidea disponible incluso sin alterar los valores de laboratorio.
  • Gluten:30 Además de sus efectos directos en el cerebro por medio de los compuestos opioides, los efectos indirectos a través de la estimulación inmunológica y de citoquinas, el gluten causa al menos dos patologías- celíaca y Hashimoto- que están relacionadas con la depresión y otras enfermedades mentales. La prevalencia y el papel causal del gluten en la enfermedad de Hashimoto (autoinmunidad tiroidea) ha sido establecida.31 El papel del gluten en la salud cerebral es el de aumentar el interés y en los pacientes celíacos con autoanticuerpos tiroideos, el riesgo de depresión y trastornos de pánico aumenta en gran medida.32
  • Fluoruro:33 Históricamente, el fluoruro ha sido utilizado, incluso en escala de miligramos, para suprimir la función tiroidea en los pacientes con hipertiroidismo. Interfiere con múltiples aspectos de la integridad del tejido de la tiroides, activación hormonal y desplazamiento de yodo, un mineral esencial crítico para la función tiroidea.
  • Disruptores endocrinos:34 Desde la exposición en el útero,35 sustancias químicas industriales y agrícolas como los ftalatos, retardantes de llamas y PBCs son tóxicas e interfieren con la señalización del eje hipotálamo-pituitario- adrenal estimulando el sistema inmunológico y estropeando las hormonas.

Resumen de las Recomendaciones

Por todas las razones enlistadas anteriormente, mis recomendaciones principales para quienes experimentan cualquiera de los síntomas de trastornos del estado de ánimo, son las siguientes:

  • Limpie su entorno local: desde productos de cuidados personal, hasta agentes de limpieza, agua, aire y campos electromagnéticos
  • Mejore su alimentación: elimine el gluten, lácteos, transgénicos (soya, maíz y aceites vegetales) y azúcar
  • Limpie su mente: comience a practicar la meditación para sanar sus glándulas suprarrenales y promover la señalización antinflamatoria

En mi artículo, “Thyroid Disfunction and Treatment,” hablo de estas intervenciones a más detalle. La tiroides es un canario en una mina de carbón. En nuestros estilos de vida a gran velocidad, dependientes de la tecnología, escasos de nutrientes y repleto de sustancias tóxicas, nuestra glándula tiroidea podría ser la primera en verse afectada. Es importante reconocer el impacto de tratar los problemas de la tiroides con medicamentos psicotrópicos y elegir tratar la causa principal primero que nada.

Acerca del Autor

La Dra. Brogan está certificada en Psiquiatría/ Medicina Psicosomática/ Psiquiatría Reproductiva y Medicina Integrativa Holística y práctica Medicina Funcional, un enfoque que trata la causa principal de la enfermedad como una manifestación de múltiples sistemas interrelacionados. Después de estudiar Neurociencia Cognitiva en el M.I.T y recibir su M.D. de la Universidad Cornell, completó su residencia y beca en Bellevue/NYU.

Es una de los pocos médicos con formación en psiquiatría perinatal que se basa en un enfoque holístico a base de evidencias en el cuidado de pacientes con un enfoque en medicina ambiental y nutrición. También es mamá de dos hijos y partidaria activa de la experiencia de las mujeres que dan a luz, derechos a la potenciación del nacimiento y limitación de intervenciones innecesarias que es una extensión natural de su experiencia en la examinación de datos y la práctica médica informada. Es directora del Medical Director for Fearless Parent y miembro del consejo para GreenMedInfo.com y Pathways to Family Wellness. Trabaja en NYC en una facultad en Bellevue/NYU.

Prepare alimentos nutritivos y deliciosos y reúna a su familia a la hora de comer. No hay nada mejor que compartir una deliciosa comida en familia. Aquí le doy algunas ideas, descargue gratis mi libro electrónico Recetas Saludables:

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Wikipedia, Mitochondria
  • 2 Pediatr Res. 2011 May;69(5 Pt 2):41R-7R
  • 3 J Mol Endocrinol. 2001 Feb;26(1):67-77
  • 4 Endocr Pract. 2006 Sep-Oct;12(5):572
  • 5 Ann N Y Acad Sci. 2006 Jun;1069:322-45
  • 6 Br Med J. Sep 10, 1949; 2(4627): 555–562
  • 7 Encephale. 2004 May-Jun;30(3):267-75
  • 8 Encephale. 2004 May-Jun;30(3):267-75
  • 9 European Journal of Endocrinology (1998) 138 1–9
  • 10 Mol Biol Rep. 2014 Apr;41(4):2419-25
  • 11 Neuro Endocrinol Lett. 2013;34(5):409-17
  • 12 Neurosci Biobehav Rev. 2014 Mar;40:62-79
  • 13 Am J Psychiatry 1 February 2007: 164(2); 201-204
  • 14 Br J Psychiatry. 2011 Apr;198(4):264-8
  • 15 Psychoneuroendocrinology April 2012: 37(4);519–533
  • 16 Acta Endocrinol July 1, 1993 129 26-30
  • 17 Psychoneuroendocrinology. 2013 Jul;38(7):1007-13
  • 18 J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 2013 Jan-Feb;42(1):E26-32
  • 20 Eur J Endocrinol November 1, 2001 145 579-584
  • 21 J Am Osteopath Assoc. 2008 Sep;108(9):503-7
  • 22 Maedica (Buchar). Apr 2010; 5(2): 116–123
  • 23 BMJ2011;342:d2616
  • 24 J Clin Endocrinol Metab. 2007 Apr;92(4):1263-8
  • 25 Bipolar Disord. 2014 Feb;16(1):58-71
  • 26 J Clin Psychiatry. 2014 Feb;75(2):162-8
  • 27 Indian J Psychiatry. 1980 Apr-Jun; 22(2): 200–202
  • 28 Asian J Psychiatr. 2013 Feb;6(1):42-5
  • 31 Am J Gastroenterol. 2001 Mar;96(3):751-7
  • 32 J Psychosom Res. 2002 Sep;53(3):789-93
  • 35 Environ Res. 2014 Feb;129:47-51