10 Mentiras y Malos Consejos Promovidos por la Industria de la Nutrición

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 06, 2014 | 63,013 vistas

Historia en Breve

  • Muchos nutriólogos son culpables de propagar mitos alimenticios y conceptos erróneos que causan malos resultados de salud. Aquí, reviso 10 de las mentiras más comunes que han sido refutadas por la ciencia
  • Instituto de la Academias Nacional de Medicina recomienda a los adultos consumir de 45 a 65 por ciento de sus calorías en forma de carbohidratos, de 20 a 35 por ciento de grasa y de 10 a 35 por ciento de proteínas. Esta es una relación inversa de grasas a carbohidratos que está prácticamente garantizado que lo guiara a un mayor riesgo de enfermedades crónicas
  • La mayoría de las personas probablemente se beneficiarían de 50-70 por ciento de calorías en forma de grasas saludables en su alimentación para una salud óptima, mientras que necesitan muy pocos carbohidratos para mantener una buena salud. Aunque eso puede parecer mucho, la grasa es mucho más densa y lo hará consumir una menor parte de alimentos
  • El mito de los alimentos bajos en grasa puede haber hecho más daño a la salud de millones de personas que cualquier otra recomendación alimentaria, ya que esa moda de alimentos bajos en grasa provocó un aumento del consumo de grasas trans, que ahora sabemos que aumentan el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas—que son los problemas de salud atribuidos erróneamente a las grasas saturadas
  • La mayoría de las personas utilizan endulzantes artificiales para bajar de peso y/o porque son diabéticos y necesitan evitar el azúcar. Irónicamente, casi todos los estudios que he analizado cuidadosamente, los edulcorantes artificiales muestran que en las personas que utilizan endulzantes artificiales en realidad aumentan más el peso que aquellos que consumen endulzantes calóricos. Los estudios también han revelado que los endulzantes artificiales pueden ser peores que el azúcar para los diabéticos
  • La fructosa, soya, huevos, granos integrales, leche, embutidos y los alimentos transgénicos también son víctimas de los malos consejos generalizados que amenazan su salud a menos que usted tenga cuidado

Por el Dr. Mercola

No hay escasez de mitos de la salud, pero creo que la verdad poco a poco está empezando a filtrarse y aumentando la audiencia. Por ejemplo, dos artículos recientes en realidad le dieron justo al blanco en términos de consejos sobre la nutrición.

La revista Shape presenta en diapositivas "9 ingredientes que los nutriólogos no mencionan,"1 y authoritynutrition.com enlista "11 de las más grandes mentiras de la industria de la nutrición."2

Estos temas de salud son esenciales para solucionar este problema si en realidad desea proteger su salud y la salud de sus seres queridos, por esa razón es que estaba muy emocionado de ver a estas dos fuentes divulgar estas recomendaciones. Le recomiendo leer los dos.

Aquí, voy a revisar las 10 mentiras más grandes y conceptos erróneos de nutrición--algunos de ellos se incluyen en las dos fuentes destacadas, además de algunos más que son de gran importancia.

Mentira #1: La Grasa Saturada Causa Enfermedades Cardiacas

Recientemente en el 2002, el "experto" Consejo de Nutrición y Alimentos emitió la siguiente declaración equivocada, que personifica este mito:

"Las grasas saturadas y el colesterol alimentario no tienen un papel benéfico conocido en la prevención de enfermedades crónicas y no son necesarios en ningún nivel en la alimentación."

Del mismo modo, el Instituto de las Academias Nacionales de Medicina recomienda que los adultos deben consumir de 45 a 65 por ciento de sus calorías en forma de carbohidratos, de 20 a 35 por ciento de grasa y de 10 a 35 por ciento de proteínas. Esta es una relación inversa de grasas-carbohidratos que prácticamente lo guiara por el camino equivocado y será el resultado de un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

La mayoría de personas se benefician por el consumo de 50-70 por ciento de grasas saludables en su alimentación para una salud óptima, mientras que necesita muy pocos, o nada de carbohidratos para mantener una buena salud... Aunque eso puede parecer mucho, la grasa es mucho más densa y consume una menor porción de sus alimentos.

Esta recomendación peligrosa, que surgió de una hipótesis no probada desde mediados de la década de 1950, ha estado dañando su salud y la de sus seres queridos durante unos 40 años.

La verdad es que las grasas saturadas de origen animal y vegetal proporcionan los bloques de construcción para las membranas celulares y una variedad de hormonas y sustancias similares a las hormonas, sin ellas el cuerpo no puede funcionar de manera óptima. También actúan como importantes portadores de vitaminas liposolubles A, D, E y K. Las grasas alimentarias también son necesaria para la conversión de caroteno en vitamina A, absorción de minerales, y para una serie de otros procesos biológicos.

De hecho, las grasas saturadas son el combustible preferido para el corazón. Para obtener más información sobre las grasas saturadas y el papel esencial que desempeñan en el mantenimiento de su salud, por favor lea mi artículo anterior.

Mentira #2: Comer Grasa lo Hace Aumentar de Peso

El mito de los alimentos bajos en grasa puede haber hecho más daño a la salud de millones de personas que cualquier otra recomendación alimenticia, ya que la moda de los alimentos bajos en grasa condujo a un aumento del consumo de grasas trans, que ahora sabemos que aumenta el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades del corazón–que son los problemas de salud atribuidos erróneamente a las grasas saturadas...

Para poner fin a la confusión, es muy importante entender que el consumo de grasa no lo hará engordar.

La causa principal del exceso de peso y todas las enfermedades crónicas asociadas con esto, es en realidad el consumo de demasiada azúcar - especialmente fructosa y también todo tipo de granos, que se convierten rápidamente en azúcar en su cuerpo. Si esta moda de alimentación baja en grasa hubiera sido baja en azúcar... entonces no tendríamos tantas enfermedades crónicas como las que tenemos hoy en día.

Mentira #3: Los Endulzantes Artificiales son Alternativas Seguras al Azúcar para los Diabéticos y Ayudan a Promover la Pérdida de Peso

La mayoría de las personas utilizan endulzantes artificiales para bajar de peso y/o porque son diabéticos y la necesidad de evitar el azúcar. La ironía sorprendente es que casi todos los estudios que han analizado cuidadosamente su eficacia muestran que aquellos que utilizan endulzantes  artificiales en realidad ganan más peso que aquellos que consumen endulzantes calóricos. Los estudios también han revelado que los endulzantes artificiales pueden ser peores que el azúcar para los diabéticos.

En el 2005, los datos colectados de los 25 años de duración del Estudio San Antonio Heart mostraron que el consumo de sodas de dieta aumentó la probabilidad de un mayor aumento de peso, mucho más que la soda regular.3 En promedio, cada soda de dieta que los participantes tomaron por día aumentó su riesgo de tener sobrepeso en un 65 por ciento dentro de los próximos siete u ocho años, y les hizo un 41 por ciento más propensos a ser obesos. Hay varias causas posibles para esto, incluyendo:

También hay un gran número de peligros para la salud asociados con los endulzantes artificiales y particularmente el aspartame. He reunido una lista cada vez mayor de estudios relacionados con los problemas de salud asociados con el aspartame, que puede encontrar aquí. Si todavía no está convencidos de esto, le recomiendo revisar estos estudios para usted mismo, para que pueda tomar una decisión educada.

Mentira #4: Su Cuerpo No Puede Notar la Diferencia Entre el Azúcar y la Fructosa

De los muchos ingredientes que dañan la salud enumerados en el artículo destacado por revista Shape—los cuales podría consumir en exceso si come alimentos procesados—la fructosa es quizás la mayor amenaza para su salud. La evidencia creciente demuestra el hecho de que el exceso de fructosa, principalmente en forma de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), es un factor principal que no solo causa obesidad, sino también la enfermedad crónica y mortal. De hecho, estoy convencido de que la fructosa es una de las principales causas de una gran cantidad de sufrimiento innecesario causado por la  mala salud y muerte prematura.

Muchos "expertos" convencionales de salud afirman que el azúcar y la fructosa con moderación es perfectamente normal y parte de una alimentación normal "sana," y la industria del maíz niega intensamente cualquier evidencia que muestre que la fructosa es metabólicamente más dañina que el azúcar regular (sacarosa). Esta negación generalizada y que hace caso omiso a la evidencia, representa una amenaza masiva para su salud, a menos que usted haga su propia investigación.

Como recomendación estándar, le aconsejo mantener su consumo total de fructosa a menos de 25 gramos por día. Para la mayoría de las personas también sería prudente limitar la fructosa de las frutas a 15 gramos o menos. Lamentablemente, si bien esto es teóricamente posible, muy pocas personas realmente están haciendo esto.

Disminuir el consumo de postres no hará una gran diferencia si continua comiendo la "dieta americana estándar"--de hecho, he escrito anteriormente sobre cómo diversos alimentos y bebidas contienen más azúcar que una dona glaseada. Debido a la prevalencia del JMAF en alimentos y bebidas, ahora la persona promedio consume un tercio de una libra de azúcar TODOS LOS DIAS, que es de cinco onzas o 150 gramos, siendo fructosa la mitad de esa cantidad.

Eso representa el 300 por ciento más que la cantidad que desencadenará un caos bioquímico. Recuerde que es el PROMEDIO; muchos en realidad consumen más del doble de esa cantidad. Para más detalles acerca de los peligros para la salud de la fructosa y mis recomendaciones, por favor vea este artículo anterior: Confirmado: La Fructosa Puede Aumentar su Sensación de Hambre y Provocar que Coma en Exceso.

Mentira #5: La Soya Es un Alimento Saludable

El aumento meteórico de la soya como un "alimento saludable" es un ejemplo perfecto de cómo una estrategia inteligente de marketing puede engañar a millones de personas. Pero no se deje engañar al respecto, los productos de soya sin fermentar NO son saludables para su alimentación y pueden ser igualmente problemáticos tanto para los hombres como mujeres de todas las edades. Si esta recomendación le sorprende, entonces lo invito a ver este video.

Contrariamente a la creencia popular, miles de estudios en realidad han relacionado a la soya sin fermentar a la mala nutrición, trastornos digestivos, daño el sistema inmunológico, disfunción tiroidea, deterioro cognitivo, trastornos reproductivos e infertilidad - incluso cáncer y enfermedades cardiacas.

No sólo eso, sino más del 90 por ciento de los cultivos de soya en Estados Unidos son transgénicos, que portan su propio conjunto de riesgos para la salud.6 Sin embargo, no me opongo a toda la soya, siempre y cuando sea orgánica y la fermentada correctamente tiene los mejores beneficios de salud. Ejemplos de algunos productos de soya fermentados saludables incluyen tempeh, miso y natto. He aquí una pequeña muestra de los efectos perjudiciales para la salud vinculados al consumo de soya sin fermentar:

Cáncer de Seno

Daño Cerebral

Anormalidades en Niños

Problemas de Tiroides

Cálculos Renales

Deterioro del Sistema Inmunológico

Alergias alimentarias potencialmente fatales y severas

Trastornos de infertilidad

Peligro durante el embarazo y lactancia

Mentira #6: Los Huevos Son Fuente de Colesterol

Los huevos son probablemente uno de los alimentos más satanizado en el mundo, principalmente a causa de la idea equivocada que implica la hipótesis de que el consumo de yema de huevo aumenta los niveles de colesterol en su cuerpo. Puede olvidarse de esas preocupaciones, porque contrariamente a la creencia popular, los huevos son uno de los alimentos más saludables que puede comer y no causaran un impacto negativo en los niveles de colesterol. Numerosos estudios nutricionales han desvanecido el mito de que debe evitar el consumo de huevos, por lo que esta recomendación está a punto de pasar de moda...

Uno de estos estudios,7 realizado por Yale Prevention Research Centery publicado en el 2010, demostró que el consumo de huevos no tuvo un efecto negativo sobre la función endotelial - una medida del riesgo cardíaco – y tampoco causó un aumento en los niveles de colesterol. Los participantes del estudio Yale comieron dos huevos por día durante un período de seis semanas. Hay muchos beneficios asociados a los huevos, entre ellos:

Un huevo contiene 6 gramos de proteína de alta calidad y todos los 9 aminoácidos esenciales

Los huevos son buenos para sus ojos, debido a que contienen luteína y zeaxantina, que son antioxidantes encontrados en su retina. Estos dos compuestos ayudan a proteger a sus ojos del daño causado por los radicales libres y previene las enfermedades oculares como la degeneración macular y cataratas.

Los huevos son una excelente fuente de colina (un huevos contiene cerca de 300 miligramos) que es un pariente de la familia de la vitamina B, esencial para el funcionamiento normal de las células humanas y ayuda a regular el sistema nervioso y cardiovascular. La colina es especialmente benéfica para las mujeres embarazadas ya que influye en el desarrollo normal del cerebro del feto.

Los huevos son uno de los pocos alimentos que contienen vitamina D natural (24.5 gramos )

Los huevos podrían ayudar a promover la salud de las uñas y el pelo debido a su alto contenido de azufre

Los huevos también contienen biotina, calcio, cobre, folato, yodo, hierro, magnesio, manganeso, niacina, potasio, selenio, sodio, tiamina, vitamina A, vitamina B12, vitamina B2, vitamina E y zinc

Elija huevos de gallinas camperas y evite los huevos adicionados con omega-3, ya que estos no son la manera apropiada para mejorar sus niveles de omega-3. Para producir huevos con omega-3 las gallinas son rutinariamente alimentadas con buenas de grasas de omega-3 de baja calidad que ya están oxidadas. Los huevos con omega-3 con más propensos echarse a perder que los huevos regulares.

Mentira # 7: Los Granos Enteros Son Buenos para Todas las Personas

El uso de granos enteros es un tema que crea mucha confusión sobre todo en las personas que tienen una pasión por la nutrición, ya que durante mucho tiempo nos dijeron que la fibra en los cereales integrales es muy benéfica. Desafortunadamente TODOS los granos, incluyendo los granos enteros y variedades orgánicas, pueden elevar los niveles de insulina, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedades. También contienen gluten, al que muchas personas tienen sensibilidad o hasta alergias. En mi propia experiencia, más del 85 por ciento de las personas en Estados Unidos tienen problemas para controlar sus niveles de insulina - especialmente aquellos que tienen las siguientes condiciones de salud:

Además, la intolerancia al gluten subclínica es mucho más común de lo que piensa, lo que también puede causar estragos en su salud. Como regla general, le recomiendo encarecidamente que elimine o por lo menos restringa de su alimentación el consumo de granos, así como los azúcares/fructosa, especialmente si tiene cualquiera de las condiciones anteriores mencionadas que están relacionadas con la resistencia a la insulina. Entre más altos estén sus niveles de insulina y más destacados serán sus signos de sobrecarga de insulina, más serio tiene que ser en la eliminación de todos los granos de su alimentación.

Si usted es uno de los afortunados que no tiene resistencia a la insulina y tiene peso corporal normal, entonces está bien consumir granos, especialmente granos enteros—siempre y cuando no tenga problemas con el gluten y seleccione tipos orgánicos y sin refinar. Es aconsejable seguir monitoreando su consumo de granos y su salud, ya que la vida es dinámica y está cambiando constantemente. Lo que podría estar en perfecta sintonía entre los 25 o 30 años, podría convertirse en un problema importante a los 40 cuando su hormona de crecimiento y nivel de ejercicio son diferentes.

Mentira # 8: La Leche Es Buena para Usted

Lamentablemente, el mito de que la leche pasteurizada convencional tiene beneficios para la salud es algo persistente aunque lejos de ser verdad. Las agencias de salud convencionales también se niegan a abordar los peligros reales de las hormonas de crecimiento y antibióticos que se encuentran en la leche convencional. No recomiendo beber leche pasteurizada de ningún tipo, incluyendo la orgánica, ya que una vez que la leche ha sido pasteurizada su estructura física cambia de una manera que en realidad puede causar alergias y problemas inmunológicos.

Las enzimas importantes como la lactasa, se destruyen durante el proceso de pasteurización, lo que provoca que muchas personas no sean capaces de digerir la leche. Además, las vitaminas (como la A, C, B6 y B12) están mermadas y las proteínas de la leche frágiles son radicalmente transformadas de benéficas en configuraciones de aminoácidos no naturales que en realidad pueden empeorar su salud. Al eliminar las bacterias benéficas a través del proceso de pasteurización también termina por promover los patógenos en lugar de protegerlo de ellos.

La alternativa saludable a la leche pasteurizada es la leche cruda, que es una excelente fuente de nutrientes, incluyendo bacterias benéficas como lactobacillus acidophilus, vitaminas y enzimas, y yo creo que es una de las mejores fuentes de calcio. Para obtener más detalles por favor vea la entrevista que le hice a Mark McAfee, quien es el propietario de Organic Pastures que es el productor de productos lácteos más grande de Estados Unidos.

Sin embargo, una vez más, si tiene problemas de insulina y problemas de peso, presión arterial alta, diabetes, cáncer o colesterol alto, sería mejor que restringiera su consumo de leche y consumir mantequilla orgánica, ya que el contenido de carbohidratos, lactosa, podría contribuir a la resistencia de insulina y leptina. Los lácteos orgánicos fermentados eliminan el problema de lactosa y pueden ser más tolerados. Pero si es sensible a los lácteos, también podría ser mejor evitarlos.

Mentira # 9: Los Alimentos Transgénicos Son Seguros y Similares a los Alimentos Convencionales

No nos equivoquemos al respecto; los alimentos transgénicos pueden ser uno de los aspectos más peligrosos de nuestro actual suministro de alimentos. Le recomiendo encarecidamente evitar todos los alimentos transgénicos. Dado que más del 90 por ciento de todo el maíz cultivado en los Estados Unidos es transgénico y más del 95 por ciento de toda la soya es transgénica, lo que significa que prácticamente todos los alimentos procesados ​​que se encuentran en el supermercado local que no tienen el sello "USDA Organic" probablemente contienen uno o más componentes transgénicos. Para evitar los alimentos transgénicos, primero memorice la siguiente lista de los cultivos transgénicos conocidos y más comúnmente utilizados:

Maíz

Canola

Alfalfa (un nuevo cultivo que surgió en el 2011)

Soya

Algodón

Azúcar derivada de la remolacha azucarera

Otros alimentos que son comúnmente transgénicos incluyen el calabacín fresco, calabaza Crookneck y papaya hawaiana. Es importante entender que al menos que usted compre todos sus alimentos orgánicos, o que cultive sus propios vegetales y crie su propio ganado, o por lo menos comprar todos los alimentos enteros (aunque hayan cultivado convencionalmente) y cocinar todo desde cero, es probable que este consumiendo alimentos transgénicos diariamente... El impacto final que estos alimentos tendrán sobre su salud aún se desconoce, pero el aumento de las enfermedades, infertilidad y defectos de nacimiento parecen estar al inicio de la lista de los efectos secundarios. El primer y único estudio de alimentación de por vida también mostró un aumento dramático en daño de órganos, cáncer y  reducción de la vida útil.

Mentira # 10: Los Embutidos Son Excelentes Alternativas a los Alimentos Nutritivos

Por último, las carnes procesadas, que incluye todo, desde hotdogs, embutidos, tocino, pepperoni, no son considerados como alimentos dañinos- pero que en realidad debería ser, si usted está preocupado por su salud. Prácticamente todos los productos procesados de carne ​​contienen compuestos peligrosos que son parte de la lista de alimentos que debe evitar o eliminar por completo. Estos compuestos incluyen:

Esta recomendación está respaldada por un informe realizado por The World Cancer Research Fund8 (WCRF). La revisión, que evaluó los resultados de más de 7,000 estudios clínicos, fue financiado por fondos obtenidos del público en general, así que los resultados no fueron influenciados por los intereses creados. También es la mayor revisión de la evidencia que se haya tomado, y confirma los resultados anteriores: Las carnes procesadas aumentan el riesgo de cáncer, especialmente cáncer de intestino, y ninguna cantidad de carne procesada es "segura." Un análisis previo por el WCRF encontró que comer sólo una salchicha al día aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de colon en un 20 por ciento, y otros estudios han encontrado que las carnes procesadas aumentan el riesgo de:

Las carnes procesadas también pueden aumentar el riesgo de diabetes en un 50 por ciento, disminuir la función pulmonar y aumentar el riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Si independientemente de todo esto desea comer de vez en cuando un hot dog u otro pedazo de carne procesada o embutido, reduzca su riesgo buscando:

Lo ideal sería comprar salchichas y otras carnes procesadas de un pequeño agricultor, que le pueda decir exactamente el contenido de sus productos. Estos son sólo algunos de los mitos y conceptos erróneos de la salud. Es verdad que hay muchos más. Los anteriores son algunos de los más importantes, en mi opinión, simplemente porque no tenemos un amplio conocimiento de ellos. También son fundamentales para corregir cualquier hábito si desea proteger su salud y la salud de sus seres queridos. Para obtener más consejos, por favor revise las dos fuentes destacadas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Shape Magazine, 9 Ingredients Nutritionists Won’t Touch
  • 2 Authoritynutrition.com February 11, 2013
  • 3 UT Health Science Center June 14, 2005
  • 4 Journal of the American Dietetic Association 1991 Jun;91(6):686-90
  • 5 International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders 2004 Jul;28(7):933-5
  • 6 Huffington Post April 20, 2010
  • 7 Nutrition Journal 2010 Jul 2;9:28
  • 8 The World Cancer Research Fund (WCRF) Report