Alimentos y Otros Factores en su Estilo de Vida que Disminuirán su Esperanza de Vida

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 14, 2015 | 251,823 vistas

Historia en Breve

  • Cuatro factores que disminuirán su esperanza de vida son: consumo excesivo de azúcar, endulzantes artificiales, grasas trans y deficiencia de vitamina D
  • Una alimentación alta en azúcar (que incluye fructosa y granos procesados) causa una variedad de problemas de salud que puede robarle años a su esperanza de vida
  • La evidencia convincente hoy en día sugiere que al optimizar su vitamina D puede reducir su riesgo de muerte por cualquier causa

Por el Dr. Mercola

Un artículo reciente en The Week1 revisa siete cosas que lo enfermaran o causaran la muerte prematura de acuerdo con la ciencia. Fumar marihuana, ser una estrella pop, jugar futbol americano y tener un matrimonio infeliz, son algunas de estas siete cosas.

Creo que los más importantes, son los siguientes cuatro factores alimentarios y de estilo de vida solo tres de ellos lograran filtrase en el artículo destacado:

El Exceso de Azúcar Reduce su Esperanza de Vida

Una alimentación alta en azúcar (que incluye fructosa y granos procesados) provoca una serie de problemas de salud que pueden robarle años a su vida, como la obesidad, diabetes y enfermedades del corazón.

Los alimentos procesados son el principal culpable. Los azúcares agregados se esconden en el 74 por ciento de los alimentos procesados, bajo más de 60 nombres diferentes,2 por lo que es muy difícil estimar la cantidad de azúcar que está comiendo a diario. De acuerdo con el artículo destacado:

"El azúcar representa el 15 por ciento del consumo diario de calorías de las personas en Estados Unidos, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el número se debe reducir a no más de cinco por ciento, o aproximadamente 25 gramos--seis cucharaditas--por día. Eso es menos de lo que se encuentra en una sola lata de soda.

Los azúcares libres se encuentran en el azúcar blanca y morena, miel, jarabe de arce y aditivos como el jarabe de maíz de alta fructosa. 'El punto clave es que estamos consumiendo demasiado azúcar añadida para tener una buena salud,' dice Rachel Johnson, de la Asociación Americana del Corazón."

Mientras que la obesidad en sí está relacionada con una de cada cinco muertes en los Estados Unidos, el azúcar también puede tener otros impactos, quizá más directos sobre la longevidad específicamente. La profesora Cynthia Kenyon, quienes muchos expertos creen que debería ganar el Premio Nobel por sus investigaciones sobre el envejecimiento, descubrió que los carbohidratos no vegetales afectan directamente a los genes específicos que rigen la juventud y la longevidad.

Al eliminar los carbohidratos no vegetales, la profesora Kenyon fue capaz de lograr que los nematodos elegantes vivieran seis veces más de lo normal. Aún más interesante, también mantuvieron su salud y vigor juvenil hasta sus muertes.

Sus hallazgos se han repetido exitosamente en otros laboratorios de todo el mundo usando otros animales, incluyendo ratas, ratones y hasta cierto punto, monos. Los seres humanos también tienen estos mismos genes, lo que indica que estos resultados también podrían aplicarse en nosotros.

La Resistencia a la Insulina Causa las Enfermedades Crónicas

Las cantidades excesivas de azúcar refinada y fructosa y granos procesados causan resistencia a la insulina y la mayoría de los efectos por llevar una alimentación a base de alimentos procesados que promueven las enfermedades son causadas por esta resistencia.

La insulina es uno de los principales factores que aceleran el proceso de envejecimiento y también afecta a muchos procesos corporales, los cuales pueden afectar la longevidad. Por ejemplo, la insulina altera la expresión de numerosas hormonas; estimula el sistema nervioso simpático; y promueve la vasoconstricción.

Como lo mencionó el Dr. Robert Lustig, muchas de las enfermedades crónicas con las que nos enfrentamos hoy en día, en realidad son causadas por la resistencia a la insulina. En esencia, cual sea el órgano que se haga resistente a la insulina terminara manifestando su propio síndrome metabólico.

Por ejemplo, cuando usted tiene resistencia a la insulina en el hígado, terminará con diabetes tipo 2. Cuando tiene resistencia a la insulina en el cerebro, termina con la enfermedad de Alzheimer. La resistencia a la insulina en el riñón conduce a la enfermedad renal crónica y así sucesivamente.

Para reducir el riesgo de enfermedades, sería recomendable que mantuviera sus niveles de insulina lo más bajo posible y una de las maneras más rápidas y fáciles de hacer esto es evitar los alimentos procesados y bebidas azucaradas de todo tipo.

Como recomendación estándar, mantenga su consumo de fructosa total por debajo de los 25 gramos al día. Si tiene resistencia a la insulina (y por lo menos la mitad de la población estadounidense es, independientemente si tiene o no sobrepeso), lo mejor será que limite su consumo de fructosa a 15 gramos por día o menos.

Esto puede ser particularmente importante si tiene niveles elevados de ácido úrico, que pueden utilizarse para predecir la toxicidad por fructosa. (Para más información sobre esto, por favor vea mi entrevista anterior con el Dr. Richard Johnson.)

Para contrarrestar la propaganda de la industria alimentaria y minimizar el impacto de un alto contenido de azúcar, alimentación a base de alimentos procesados, decenas de científicos de tres universidades estadounidenses han creado un nuevo sitio web educativo llamado SugarScience.org.3

El sitio tiene como objetivo hacer que el público en general tenga disponible la investigación independiente. Para aprender más acerca de lo que la ciencia realmente dice sobre el azúcar, le recomiendo echarle una revisión al sitio.

Los Endulzantes Artificiales Causan Estragos en su Salud

Muchas personas optan erróneamente por consumir endulzantes artificiales para mantener su consumo de azúcar bajo control, sin darse cuenta de cuán dañino puede ser esta alternativa. Contrario a las afirmaciones de la industria, la investigación en los últimos 30 años—incluyendo varios estudios de cohorte prospectivos a gran escala—ha mostrado que los endulzantes artificiales estimulan el apetito y aumentan los antojos de carbohidratos.

También producen una variedad de disfunciones metabólicas que promueven el almacenamiento de grasa y aumento de peso.4, 5 La investigación también muestra que los endulzantes artificiales como el aspartame en realidad empeora la sensibilidad a la insulina en un grado mayor que el azúcar.

Otros mecanismos de daño también han sido revelados. Más recientemente, los científicos descubrieron que los endulzantes artificiales interrumpen sus microflora intestinal,6, 7, 8, 9 aumentando así el riesgo de obesidad y diabetes. Lo más importante, este estudio prueba la causalidad.

En concreto, los investigadores encontraron que los endulzantes artificiales alteran las vías metabólicas asociadas con la enfermedad metabólica. Por ejemplo, se observó una disminución de la función en las vías asociadas con el transporte de azúcar en el cuerpo.

También se descubrió que los endulzantes artificiales causan la disbiosis intestinal y la intolerancia a la glucosa en personas sanas. La intolerancia a la glucosa es un precursor conocido de la diabetes tipo 2, pero también desempeña un papel en la obesidad, debido a que el exceso de azúcar en la sangre termina siendo almacenada en las células de grasa.

Además de empeorar la sensibilidad a la insulina y promover el aumento de peso, el aspartame y otros endulzantes artificiales también promueven otros problemas de salud asociados con el consumo excesivo de azúcar, incluyendo la enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular10, 11, 12 y enfermedad de Alzheimer.

Mientras que la mala alimentación es un factor importante de la enfermedad de Alzheimer en general (los principales culpables son el azúcar/fructosa y granos, especialmente gluten), el mecanismo de daño clave aquí parece ser una toxicidad por metanol--un problema muy ignorado que está relacionado particularmente con el aspartame.

En una entrevista anterior, el experto en toxicología el Dr. Woodrow Monte (autor del libro While Science Sleeps: A Sweetener Kills13), explica la compleja relación entre el aspartame y la toxicidad por metanol y la formación de formaldehído tóxico.

Las Grasas Trans - Un Factor Principal de las Enfermedades Cardiacas

Durante décadas, se ha dicho que las grasas saturadas causan las enfermedades cardiacas. En respuesta a estos problemas de salud, la industria alimentaria ha reemplazado las grasas saturadas con grasas trans, lo que causo un nuevo mercado de alimentos bajos en grasa (pero un alto contenido de azúcar). Las grasas trans también son un importante contribuyente de la resistencia a la insulina. Desde entonces la salud de los estadounidenses se ha desplomado, y millones han muerto prematuramente por este horrible error.

Se cree que las grasas trans, que se encuentran en los aceites vegetales parcialmente hidrogenados, actúan como un pro-oxidante, lo que contribuye al estrés oxidativo que causa daño celular, y muchos investigadores coinciden en que no existe un umbral que indique que las grasas trans sean seguras. El Dr. Fred Kummerow, autor de Cholesterol Is Not the Culprit, (El Colesterol no es El Culpable), ha investigado las grasas durante ocho décadas y fue el primer investigador en descubrir que las grasas trans obstruyen las arterias y promueven las enfermedades del corazón. Por otra parte, las grasas trans impiden la síntesis de prostaciclina,14 que es necesaria para mantener un buen flujo sanguíneo. Cuando las arterias no pueden producir la prostaciclina, forman coágulos de sangre que pueden provocar la muerte súbita. Las grasas trans también se han vinculado con la demencia.

Mientras que el consumo de grasas trans se redujo en alrededor de un tercio entre 1980-2009,15 muchos todavía están consumiendo demasiadas grasas trans en su alimentación. El problema es que a menudo esta oculta en los alimentos. Incluso los productos que dicen tener "cero grasas trans" pueden contener grasas trans, ya que los fabricantes de alimentos no están obligados a mencionar las grasas trans si el contenido es menor de una cierta cantidad por porción. Utilizar ridículamente una pequeña porción de la porción es un vacío legal que permite que los fabricantes de alimentos lo engañen acerca de las grasas trans en sus productos. Como regla general, para evitar exitosamente las grasas trans, es importantes que evite todos los alimentos que contengan o estén cocinados con aceite vegetal parcialmente hidrogenado, así que asegúrese de revisar la lista de ingredientes.

El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) eliminó las grasas trans de la lista Generalmente Conocida como Segura (GRAS). Este es un paso en la dirección correcta. Por desgracia, en lugar de regresar a las grasas saturadas saludables como el aceite de coco, manteca de cerdo y mantequilla, las grasas trans están siendo sustituidas por otros aceites vegetales no saturados que cuando se calientan producen aldehídos cíclicos tóxicos. Estos subproductos parecen ser tan dañinos que incluso pueden hacer que las grasas trans parezcan benignas si se compararan y es probable que no veamos las consecuencias de este cambio hasta en una década o dos en el futuro... Para saber más sobre esto, por favor escuche mi entrevista con el periodista de investigación Nina Teicholz.16

Los Niveles Bajos de Vitamina D Aumentan su Tasa de Mortalidad

Por último, pero no menos importante, optimizar sus reservas de vitamina D puede ser algo ideal para prevenir la enfermedad y vivir una vida más larga y saludable. Los investigadores han señalado que al aumentar los niveles de vitamina D3 en la población general se podrían prevenir las enfermedades crónicas que cobran casi un millón de vidas en todo el mundo cada año. Las pruebas convincentes de hecho sugieren que al optimizar su vitamina D podría reducir el riesgo de muerte por cualquier causa.17 En este punto, sabemos que los beneficios de salud de la vitamina D son infinitos, en parte debido a que influye en un 10 por ciento de todos sus genes. Algunos de los beneficios clave incluyen protección contra:

Enfermedad cardiovascular. La vitamina D es muy importante para reducir la hipertensión, enfermedad cardíaca aterosclerótica, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. De acuerdo con el Dr. Michael Holick, quien ha investigado la vitamina D por mucho tiempo, dice que las investigaciones muestran que la deficiencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco en un 50 por ciento. Si usted tiene un ataque cardiaco y tiene deficiencia de vitamina D, el riesgo de morir de un ataque cardiaco es más de 100 por ciento.
Enfermedades autoinmunes. La vitamina D es un potente modulador inmunológico, puesto que es muy importante para la prevención de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple18 (MS) y enfermedad inflamatoria intestinal.
Enfermedad pulmonar. En las personas con deficiencia, los suplementos de vitamina D pueden reducir los síntomas de los brotes de la enfermedad pulmonar obstructiva (EPOC) en más del 40 por ciento.19 Otra investigación20 también sugiere que la vitamina D puede proteger contra algunos de los efectos adversos del tabaco.
Infecciones, incluyendo la gripe. La vitamina D también combate las infecciones, incluyendo los resfriados y la gripe, ya que regula la expresión de los genes que influyen en el sistema inmunológico para atacar y destruir las bacterias y los virus. Yo creo que es mucho más prudente, más seguro, menos costoso y lo más importante, mucho más eficaz optimizar sus niveles de vitamina D en lugar de vacunarse contra la gripe.
Reparación del ADN y procesos metabólicos. Uno de los estudios del Dr. Holick mostró que los voluntarios sanos que tomaron 2000 IUs de vitamina D por día durante unos meses regularon 291 genes diferentes que controlan hasta 80 procesos metabólicos diferentes. Esto incluyó, mejor reparación del ADN; tener un efecto benéfico sobre la autoxidación (por ejemplo oxidación que se produce en presencia de oxígeno y/o radiación UV, que tiene implicaciones en el envejecimiento y el cáncer); estimular el sistema inmunológico; y muchos otros procesos biológicos.
Salud cerebral (la depresión,21, 22 la demencia y la enfermedad de Alzheimer). Los receptores de la vitamina D aparecen en una amplia variedad del tejido cerebral y los receptores de vitamina D activados aumentan el crecimiento nervioso en el cerebro. La vitamina D es importante para una función cerebral óptima, salud mental y para la prevención de los trastornos degenerativos del cerebro, incluyendo la enfermedad de Alzheimer. Según un reciente estudio,23, 24 las personas mayores con niveles bajos de vitamina D pueden duplicar su riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.

Otro estudio25, 26, 27 encontró que las personas con los consumos más altos de vitamina D tenían un riesgo del 77 por ciento menor de Alzheimer. Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de sustancias químicas importantes en el cerebro y proteger las células del cerebro al aumentar la eficacia de las células gliales ayudando a recuperar la salud de neuronas. La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos benéficos en el cerebro a través de sus propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras.
Cáncer. La vitamina D tiene un número de efectos anticancerígenos específicos, que incluye promover la muerte de células cancerosas, conocido como apoptosis e inhibir la angiogénesis (crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan un tumor). Hay más de 800 referencias en la literatura médica que muestran la eficacia de la vitamina D contra el cáncer.

Un reciente meta-análisis28 concluyó que la vitamina D ayuda a proteger contra el cáncer de vejiga. En total, tener un nivel sérico de 25-hidroxivitamina D se relacionó con un riesgo 25 por ciento menor de cáncer de vejiga. Del mismo modo, un estudio en el 2007 publicado en el American Journal of Preventive Medicine29 concluyó que un nivel de vitamina D de más de 33 ng/ml se asoció con un riesgo del 50 por ciento menor de cáncer colorrectal.

La Exposición al Sol es la Manera Ideal para Optimizar sus Reservas de Vitamina D

La exposición al sol ligera parece ser la mejor forma de optimizar su nivel de vitamina D. De hecho, yo personalmente no he tomado un suplemento de vitamina D durante más de cinco años, pero mis niveles están en el rango de 70 ng/ml. Si no puede obtener suficiente luz del sol, entonces una cama de bronceado equipada con balasto electrónico (para evitar los campos EMF potencialmente dañinos) sería su mejor opción.

Si sus circunstancias no le permiten acceder al sol o a una cama de bronceado, entonces tomar un suplemento de vitamina D es sin duda lo más recomendable. En este caso, asegúrese de tomar vitamina D3—y no la vitamina D2 sintética—y tome vitamina K2 y magnesio junto vitamina D3, ya que ambos son esenciales para su funcionamiento óptimo. La vitamina D es soluble en grasa, por lo que tomar algún tipo de grasa saludable también ayudará a mejorar su absorción.

Hay un número de razones importantes para estas recomendaciones. Para empezar, la función biológica de la vitamina K2 es ayudar a mover el calcio en las áreas apropiadas en su cuerpo y sin cantidades suficientes, el calcio se acumula en áreas, como en las arterias y los tejidos blandos. Esto puede causar calcificación que puede conducir al endurecimiento de sus arterias--un efecto secundario que anteriormente se creía que era causado por la toxicidad de vitamina D. Ahora sabemos que la calcificación inapropiada en realidad se debe a la falta de vitamina K2 y no al consumo elevado de vitamina D.

El magnesio también es importante, tanto para la función apropiada de calcio como para la actividad de la vitamina D, ya que convierte la vitamina D en su forma activa. El magnesio también activa la actividad de la enzima que ayuda a su cuerpo a utilizar la vitamina D. De hecho, todas las enzimas que metabolizan la vitamina D requieren magnesio para funcionar. Al igual que con la vitamina D y la K2, la deficiencia de magnesio30 es muy común y si tiene deficiencia de magnesio y toma suplementos de calcio, podría agravar la situación. Las fuentes alimentarias de magnesio incluyen vegetales marinos, tales como algas, dulse y nori. Los vegetales también pueden ser una buena fuente. En cuanto a los suplementos, el citrato de magnesio y treonato magnesio son algunos de los mejores.

En cuanto a la dosis, GrassrootsHealth tiene una tabla útil que muestra la dosis adulta promedio, requerida para alcanzar los niveles de vitamina D saludables en base a su medida inicial. Es prácticamente imposible hacer una recomendación general sobre la cantidad de vitamina D que debe tomar ya que la cantidad necesaria puede variar considerablemente de una persona a otra. Su mejor apuesta es controlar regularmente sus niveles y tomar cualquier cantidad de vitamina D3 necesaria para mantener un nivel clínicamente relevante.

La Recompensa de una Alimentación y Estilo de Vida Saludable Incluye una Vida Saludable y Más Larga

La buena noticia es que evitar el azúcar refinada/fructosa procesada, grasas trans y los endulzantes artificiales es en realidad bastante fácil. Al sustituir los alimentos procesados por comida real—alimentos enteros (sin procesar o mínimamente procesados) e idealmente orgánicos y/o cultivados localmente, usted eliminará automáticamente los tres, además de un número de otros ingredientes peligrosos, incluyendo los aldehídos cíclicos, acrilamida e ingredientes transgénicos. Comprar alimentos orgánicos también le ayudará a evitar los pesticidas dañinos. Otra buena noticia es que, según el Dr. Kummerow, su cuerpo eliminara las grasas trans en aproximadamente un mes.

Así pues, si usted quiere vivir una vida más larga y saludable, empiece a cocinar en casa con ingredientes frescos y enteros sin adulterar, de preferencia orgánicos. Para obtener una guía más detallada, por favor vea mi Plan de Nutrición Optimizado. Después, revise su nivel de vitamina D. En esta época del año, después de varios meses de poca exposición solar, es un momento ideal para revisar sus niveles de vitamina D para saber qué tan bajos se encuentran. Si están muy bajos, tome medidas proactivas para elevar sus niveles y después vuelva a examinar a mediados del verano.

El D*Action Project por GrassrootsHealth es una solución económica. Para participar sólo tiene que comprar el D*Action Measurement Kit y seguir las instrucciones de registro incluidas. (Tome en cuenta que el cien por ciento de los ingresos de los kits, van a financiar el proyecto de investigación. No cobro nada como distribuidor de los kits de prueba.)

Como participante, usted está de acuerdo en revisar sus niveles de vitamina D dos veces al año durante un estudio de cinco años y compartir su estado de salud para demostrar el impacto en la salud pública de este nutriente. Hay una tarifa de $65 cada seis meses para patrocinar este proyecto de investigación, que incluye un kit de prueba para ser utilizado en su hogar y los informes electrónicos sobre su progreso en marcha. Usted recibirá un correo electrónico de seguimiento cada seis meses que le recordará que "es momento de realizarse la siguiente prueba."

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 The Week December 30, 2014
  • 2 Sugarscience.org, 61 Names for Sugar
  • 3 Sugarscience.org
  • 4 The Journal of Physiology September 23, 2013 [Epub ahead of print]
  • 5 Scientific American September 5, 2013
  • 6 EmpowHER
  • 7 Scientific American November 26, 2014
  • 8 PBS News Hour September 17, 2014
  • 9 The Verge September 17, 2014
  • 10 Trends in Endocrinology & Metabolism 2013
  • 11 CNN.com July 10, 2013
  • 12 Drugs.com July 10, 2013
  • 13 Whilesciencesleeps.com
  • 14 Scand Cardiovasc J. 2013 Dec;47(6):377-82
  • 15 Reuters October 22, 2014
  • 16 Wall Street Journal, The Last Anti-Fat Crusaders, Nina Teicholz
  • 17 New York Times November 24, 2014
  • 18 Community Voices December 3, 2014
  • 19 Preventdisease.com December 3, 2014
  • 20 Science Daily July 20, 2012
  • 21 J Nutr Health Aging. 1999;3(1):5-7
  • 22 See Community Voices December 3, 2014
  • 23 Neurology August 6, 2014
  • 24 Healthline News August 6, 2014
  • 25 Journals of Gerontology April 13, 2012 [Epub ahead of print]
  • 26 Preventdisease.com April 24, 2012
  • 27 See Preventdisease.com December 3, 2014
  • 28 Renal and Urology News December 2, 2014
  • 29 American Journal of Preventive Medicine March 2007: 32(3); 210-216
  • 30 Huffington Post October 30, 2014