Se Pone al Descubierto la Verdad Acerca de los 40 Largos Años de Encubrimiento del Tratamiento con Laetrile Para el Cáncer

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 18, 2016 | 63,667 vistas

Historia en Breve

  • Este documental narra cómo un importante centro de investigación oncológico cubrió estudios positivos sobre Laetrile en la década de 1970, de acuerdo a la información privilegiada proporcionada por Ralph Moss
  • El Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering de Nueva York escondió los estudios positivos de Laetrile, cediendo ante la política y los conflictos de interés
  • El Laetrile, está prohibido en los Estados Unidos desde 1963, se elabora de la amigdalina, un compuesto natural derivado de las semillas de muchas frutas, tales como huesos de albaricoque
  • El muy respetado científico oncológico de Sloan-Kettering, Kanematsu Sugiura, descubrió que el Laetrile redujo significativamente la propagación del cáncer de pulmón en los ratones
  • Los estudios contemporáneos de Laetrile sustentan los descubrimientos del Dr. Kanematsu, pero Sloan-Kettering todavía se niega a reconocer la verdad sobre el encubrimiento

Por el Dr. Mercola

Si tiene la edad suficiente, puede recordar una controversia a principios de la década de 1970 en relación con el compuesto Laetrile, utilizado para prevenir la propagación del cáncer. El Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering de Nueva York fue el ojo de esta tormenta.

A principios de la década 1970, la guerra contra el cáncer que emprendió Estados Unidos estaba en su apogeo, y Sloan-Kettering era considerado como uno de los principales centros de investigación oncológica en el mundo.

Sin embargo, la Junta de Administradores de Sloan-Kettering escondió los hallazgos positivos sobre el Laetrile cuando se hizo poco rentable y públicamente impopular para que lo sustentaran.

Su investigación acerca del Laetrile se realizó en su propio centro oncológico, por uno de los investigadores oncológicos actualmente más respetados en el mundo—el Dr. Kanematsu Sugiura. Una persona--y sólo una—ha presentado la verdad de lo que resultó ser uno de los más reprobables encubrimientos de la historia de la investigación oncológica.

En 1974, el joven escritor de ciencia, Ralph Moss, acababa de obtener su primer trabajo importante en el departamento de relaciones públicas de Sloan-Kettering, pero pronto se encontró en medio del fiasco del Laetrile.

En julio de 1977, Moss ya no estaba dispuesto a mentir en nombre de su empleador, por lo que expuso la verdad sobre la conducta de Sloan-Kettering en una conferencia de prensa muy publicitada. El siguiente día de trabajo fue despedido y rápidamente acompañado a la puerta por guardias armados.

Esta historia es relatada personalmente en un nuevo documental Second Opinion: Laetrile at Sloan Kettering (Segunda Opinión: Laetrile en Sloan Kettering),1,2 en la cual Moss revela el completo alcance del encubrimiento del Laetrile, en su totalidad, como una información privilegiada.

También ha escrito un libro sobre él, llamado Doctored Results (Resultados Adulterados).

Eric Merola, es un premiado documentalista cuyo trabajo previo incluye Burzynski: The Movie y Burzynski—Cancer is Serious Business, Part II(Burzynski—el cáncer es un negocio serio, parte II).

Esta experiencia le cambio la vida a Ralph Moss, quién desde entonces ha dedicado su carrera a evaluar de forma independiente las declaraciones de los tratamientos convencionales y no convencionales contra el cáncer.

El hecho de que medios de comunicación han acogido a este documental con comentarios positivos es bastante sorprendente, y quizás una señal de que los tiempos están cambiando.

"A pesar de ser un documental, es lo suficientemente dramático para ser reminiscente del The Insider , un thriller que denuncia las irregularidades de la industria tabacalera".

--Graham Fuller, New York Daily News, 28 Agosto, 2014

¿Qué Es el Laetrile?

Laetrile es un medicamento patentado hecho del compuesto natural amigdalina, que se encuentra en las semillas de muchas frutas, como el albaricoque, la ciruela y los huesos de melocotón, las semillas de manzana y el membrillo, así como en las almendras.

También, el Laetrile se conoce como amigdalina B-17 o vitamina B17, aunque hay muy poca evidencia que justifique su clasificación como una vitamina.

La amigdalina contiene glucosa, benzaldehído y cianuro. Se cree que el cianuro es un ingrediente activo en el Laetrile, que es tóxico contra el cáncer. Sin embargo, el cianuro es tóxico para todas las células, por lo que la toxicidad general del Laetrile es un asunto de interés.3

Algunos defensores del Laetrile afirman que es más tóxico para las células cancerosas que para las células normales.4 Tener un envenenamiento por el cianuro presente en las semillas de manzana o almendras es extremadamente poco probable.5

En el 1924, el Laetrile fue sintetizado de la amigdalina y promovido como un tratamiento contra el cáncer. Para 1978, se estima que más de 70 000 personas en los Estados Unidos lo habían probado--a pesar de estar prohibido en los Estados Unidos desde 1963.

La mayoría de las personas obtienen el Laetrile de las clínicas de Tijuana, ya que este agente sigue siendo legal en México.6

La Investigación del Dr. Sugiura

El Dr. Kanematsu Sugiura7 pasó la mayor parte de su carrera en el Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering, escribiendo más de 250 artículos y recibiendo numerosos premios, incluyendo los más altos honores de la Asociación Médica de Japón por sus destacadas contribuciones en la investigación del cáncer.

Mientras estudiaba el Laetrile, el cual fue previamente declarado como "medicina de charlatanería", el Dr. Sugiura descubrió que el Laetrile tenía efectos muy positivos para prevenir la propagación de los tumores malignos de pulmón en los ratones de laboratorio.

En los grupos de control, los cuales recibieron sólo una solución salina normal, los tumores de pulmón se extendieron en el 80 a 90 % de los animales. Pero en los que recibieron Laetrile, los tumores se diseminaron entre el 10 a 20 %.8

Posteriormente: El Encubrimiento

Para el año 1974, los resultados fueron tan positivos que Sloan-Kettering había autorizado ensayos clínicos--pero de repente todo cambio.9 El centro comenzó a desviar paulatinamente a otros científicos los experimentos de Laetrile del Dr. Sugiura.

Pero incluso, cada vez que nuevos experimentos hicieron alusión a un resultado positivo, la investigación fue desechada, por motivos ridículos.

Incluso los científicos de Sloan-Kettering que habían apoyado previamente los estudios del Dr. Sugiura comenzaron a caracterizar al Laetrile como un fraude--sin embargo, nada había cambiado científicamente para descartar los resultados de Sugiura. A pesar de la oposición, el Dr. Sugiura se mantuvo firme en su trabajo.

Ralph Moss se había hecho amigo del Dr. Sugiura desde que empezó a trabajar en el Sloan-Kettering, y Sugiura le había compartido a Moss con entusiasmo sus resultados acerca del Laetrile. Cuando la situación se puso mal, de repente Moss quedó atrapado en un dilema.

Sus únicas opciones eran mentir, con el fin de apoyar a su empleador, o decir la verdad y sacrificar su empleo y, posiblemente su carrera. Intentó extraer documentos del trabajo de Sugiura al editor de The New York Times, pero estos nunca salieron a la luz.

Finalmente, Moss eligió decir la verdad en una rueda de prensa en julio de 1977, lo que terminó siendo su último día de empleo en Sloan-Kettering. Se le advirtió nunca poner de nuevo un pie en el establecimiento. ¿Qué fue lo que paso que ocasionó este cambio repentino y drástico acerca del Laetrile?

La Vergüenza de los Ratones Parchados

Justo antes de la controversia del Laetrile, Sloan-Kettering ya se había recuperado por la vergüenza del fraude en la investigación, gracias al Dermatólogo William T. Summerlin.

En 1974, supuestamente Summerlin estudiaba la inmunología del trasplante y afirmó haber realizado exitosamente el primer trasplante de piel de un ratón negro en un ratón blanco—como toda una hazaña científica, ya que eran animales que no estaban relacionados genéticamente.

Poco tiempo después, los técnicos se dieron cuenta de que la "pigmentación" negra en los ratones blancos se podía limpiar con un hisopo de algodón, delatando que Summerlin se había limitado a pintar parches en la piel de los ratones con un marcador permanente negro.

Investigaciones posteriores revelaron que muchos de los estudios previos de Summerlin eran igualmente falsos.10

Sloan-Kettering no quería ser el centro de atención por ninguna razón incluso aunque fuera remotamente parecido a la charlatanería, y el Laetrile se consideró demasiado controvertido.

El problema se agravó por el hecho de que el movimiento pro-Laetrile había sido requisado por la extrema derecha John Birch Society, con quien el centro no quería tener ninguna relación. Y adicional a esto, están las personas que comprenden la Junta de Administradores de Sloan-Kettering.

La Junta de Administradores de Sloan-Kettering Incluyó a los Altos Ejecutivos de la Industria de los Medicamentos y la Petroquímica

De acuerdo con Ralph Moss, en realidad el encubrimiento del Laetrile sólo tiene sentido cuando se ve a través del lente de “la política del cáncer”. Según Moss:11

"Las personas que comprendían la Junta de Administradores de Sloan-Kettering eran un 'quién es quién' de los inversionistas en la petroquímica y otras industrias contaminantes.

En otras palabras, el hospital estaba siendo dirigido por personas que han hecho su riqueza mediante la inversión en los peores agentes causantes de cáncer en el planeta".

La Junta estaba dirigida por los CEO de las principales compañías farmacéuticas que producen medicamentos contra el cáncer, cuyo interés era promover la quimioterapia y socavar las terapias naturales.

Por ejemplo, tanto el Presidente como el Vicepresidente de Bristol-Myers Squibb (el principal fabricante del mundo de los medicamentos para la quimioterapia) ocuparon altos cargos en el Consejo.

De los nueve miembros del poderoso Comité de Política Institucional del hospital, siete de ellos tenían vínculos con la industria farmacéutica. Incluso el propio hospital invirtió en acciones de estas compañías farmacéuticas.

La Junta también incluye directores de las empresas tabacaleras más grandes de los Estados Unidos--Phillip Morris y RJR Nabisco. Moss escribe:

"Con estos antecedentes en mente, no debe ser una sorpresa saber que los hallazgos de Sugiura no eran del agrado de su empleador.

Lo que sucede en el interior de los laboratorios es generalmente de poco interés para los miembros de la Junta. Se supone que, sea lo que sea, el resultado será un nuevo medicamento patentado que mantendrá el flujo de efectivo hacia ellos.

Fueron lentos para captar las implicaciones del trabajo de Sugiura, pero cuando lo hicieron, se desató el infierno en la sala de juntas. Si la cura para el cáncer se encontrara en el extracto de una simple semilla de albaricoque, sería un golpe económico tremendo para la industria de los medicamentos contra el cáncer".

En relación a esto hay una cita muy reveladora que aparece casi al final de la película, que se le atribuye a William W. Vodra, el ex Abogado en Jefe Adjunto de Medicamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés):

"Nadie va a pagar US$ 70 000 para un nuevo medicamento contra el cáncer, si pueden comprar el Laetrile por 75 centavos de dólar."

Probablemente, la Junta de Sloan-Kettering se dio cuenta de que el Laetrile no ofreció ninguna esperanza como un tratamiento rentable contra el cáncer-- por lo que tuvo que ser sofocado.

La Codicia Corporativa No Tiene Límites

La historia del Laetrile no es diferente a las historias de Stanislaw Burzynski y Nicholas Gonzalez, donde los tratamientos posiblemente poderosos contra el cáncer son silenciados por aquellos cuya verdadera agenda es proteger las cuentas bancarias corporativas.

El paradigma del cáncer se basa en los medicamentos tóxicos, las peligrosas cirugías, y costosas máquinas. Hay una enorme cantidad de dinero que se puede obtener a través de este sistema, y ​​los que amenazan con derribarlo pagan un alto precio.

La medicina convencional pretende estar en deuda con la medicina basada en la ciencia, sin embargo, una y otra vez se resiste y niega la evidencia sólida con base científica. Las cosas no han cambiado mucho desde 1974, de hecho, es posible que empeore el encubrimiento del Laetrile.

La "ciencia" puede no ser tan confiable como a todos nos gustaría creer. Seguimos viendo un caso tras otro de sorprendentes fraudes en la ciencia médica, particularmente en la extremadamente rentable industria del cáncer.

Nuestro sistema médico actual ha sido magníficamente orquestado por las compañías farmacéuticas para crear un sistema que de la percepción de medicina basada en la ciencia, cuando en realidad es un proceso muy manipulado diseñado para aumentar sus ganancias, y una ciencia más perfectamente etiquetada y medicina sesgada.

Un análisis de las investigaciones en ciencias biológicas y biomédicas retiradas del mercado encontró que sólo el 21 % de los retiros se debieron a errores--el resto se debieron a la mala conducta, fraude o plagio.

Cuanto más respetada e influyente era la revista, más posibilidades tendría de que su retiro del mercado fuera atribuido a un fraude o sospecha de fraude. Incluso la prestigiosa Clínica Mayo no es inmune a este tipo de escándalo, al retirar 19 trabajos procedentes de 9 revistas de investigación debido a una turbia investigación hace algunos años.

Ralph Moss fue muy claro al decir que no es un defensor del Laetrile, sino más bien un defensor de la verdad en la ciencia médica. Un dato interesante es que otro investigador del Laetrile, el Dr. Harold Manner, fue jefe del departamento de biología de la Universidad de Loyola en los años 70.

Dos de sus estudiantes graduados, el Dr. Tom Michalson y el Dr. Steve Disanti, estaban en mi clase de la escuela de medicina y sus historias acerca del Laetrile confirmaron los detalles de esta historia.

Los Estudios Contemporáneos del Laetrile Confirman la Investigación de Sugiura--Pero No Aparece por Ningún Lado Alguna Disculpa de Parte de Sloan-Kettering

La investigación acerca del Laetrile no se detuvo sólo porque Sloan-Kettering la enterró hace 40 años. Muchos recientes estudios confirman el trabajo del Dr. Sugiura, sustentando su conclusión de que el Laetrile muestra potencial para reducir la propagación del cáncer, aunque no es una cura.

Es posible que el Laetril y la amigdalina tengan beneficios para otros problemas médicos, como la enfermedad renal. Éstos son sólo algunos de los más recientes estudios que sustentan el trabajo del Dr. Sugiura:

A pesar de los resultados de las investigaciones contemporáneas, no encontrará una retractación (o disculpa) de parte de Sloan-Kettering, y por desgracia, la gran mayoría de los sitios de información de cáncer afirman que el Laetrile es inútil como un tratamiento contra el cáncer.

El Laetril fue una oportunidad perdida. Este tipo de información errónea está muy extendida en la industria, y las personas que realmente sufren son los que luchan contra el cáncer y se les niega el acceso a tratamientos que podrían salvar o extender sus vidas.

Los hechos demuestran que el Dr. Sugiura era competente y honesto, pero en lugar de reconocimientos, no recibió más que penas, porque acaba de pasar en medio de un nido de avispas políticas.

¡Firme la Petición Ahora!

La organización de Ralph Moss Second Opinion tiene una petición que insta al Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering Cancer a reconocer sus resultados positivos sobre el Laetrile desde la década de 1970. Puede firmar esa petición aquí.

Desde que fue despedido por Sloan Kettering en 1975, Ralph Moss ha escrito o editado 12 libros y tres documentales cinematográficos sobre temas relacionados con la investigación y tratamiento del cáncer.

Actualmente dirige The Moss Reports, una biblioteca actualizada de informes detallados sobre más de 200 tipos de cáncer. Puede obtener más información sobre el Dr. Moss y su trabajo en su sitio web.

Si le gustó este documental, puede apoyar este proyecto al alquilar o comprar todo el paquete que también incluye 74 minutos adicionales de 'extras' que exploran muchas otras partes de esta historia.

O comprar el DVD o Blu-ray a un menor precio aquí.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Second Opinion: Laetrile at Sloan-Kettering
  • 2 Second Opinion, Documents
  • 3 Western Journal of Medicine February 1981
  • 4 American Cancer Society: Laetrile
  • 5 Livestrong February 1, 2014
  • 6 Integr Cancer Ther. March 2005
  • 7 Second Opinion: Dr. Kanematsu Sugiura Bio
  • 8 SecondOpinionFilms.com, Anatomy of a Coverup (PDF)
  • 9 SecondOpinionFilms.com, Anatomy of a Coverup, Leaked Meeting Minutes (PDF)
  • 10 University of California San Francisco November 30, 1974
  • 11 Whale: The Ralph Moss Story
  • 12 PLoS One August 2014
  • 13 Mol Med Rep. May 2013
  • 14 Immunopharmacol Immunotoxicol. February 2013
  • 15 Biol Pharm Bull. August 2006
  • 16 Biol Pharm Bull. February 2003