Aumenta la Evidencia de Colusión Entre EPA y Monsanto Para Desestimar Cuestiones Sobre el Cáncer

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 28, 2017 | 28,996 vistas

Historia en Breve

  • Los correos electrónicos obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés) demuestran que un funcionario de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) estaba coludido con Monsanto para manipular y evitar que se realizaran investigaciones clave sobre el potencial del agente cancerígeno, glifosato
  • Básicamente, el dinero de los contribuyentes se ha utilizado para ayudar a proteger a las empresas químicas de responsabilidad, y para obstruir la capacidad de los consumidores para probar los daños
  • Además, los correos electrónicos demuestran que el funcionario de la EPA detuvo una investigación sobre el glifosato realizada por una oficina del Departamento de Salud y Servicios Humanos, en beneficio de Monsanto--una hazaña por la que debió haber ganado una medalla

Por el Dr. Mercola

El glifosato--ingrediente activo en Roundup de Monsanto y otros herbicidas--es el producto químico agrícola que se utiliza más ampliamente en el mundo, y las pruebas sugieren que ahora gran parte de la población mundial tiene glifosato en su sistema.

De acuerdo con la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés)--un centro de investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)--y el "patrón de referencia" en investigación sobre carcinogenicidad, el glifosato es un "probable cancerígeno humano" (Clase 2A).1

Además, el investigador Científico Anthony Samsel, ha informado que tiene pruebas que demuestran que Monsanto es sumamente consciente de que el glifosato promueve el cáncer, y que han sabido esto desde 1981.

La empresa ha insistido públicamente en que el glifosato es inofensivo tanto para el medio ambiente como para la salud humana, pero recientes revelaciones han comenzado a revelar la maniobra cuidadosamente orquestada por Monsanto para engañar al público.

La evidencia en cuestión, sugiere que, de hecho, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos se ha coludido con Monsanto para proteger los intereses de esta empresa a través de manipular y evitar investigaciones clave sobre el potencial cancerígeno del glifosato.

En realidad, lo que tenemos aquí es la situación posiblemente más peligrosa. Prácticamente, el dinero de los contribuyentes se ha utilizado para ayudar a proteger a las empresas de la responsabilidad y obstruir la capacidad de los consumidores para probar los daños provocados por las mismas.

La Agencia de Protección Ambiental es Acusada de Estar Coludida con Monsanto

Sin embargo, en primer lugar, algunos de los antecedentes son que esto está basado en la clasificación del IARC, sobre el glifosato, como un probable cancerígeno humano, la Oficina de Evaluación de Riesgos a la Salud Ambiental de California (OEHHA, por sus siglas en inglés) siguió el ejemplo, al declarar al glifosato como un agente cancerígeno de acuerdo con la Propuesta 65. Como resultado, debe llevar una advertencia contra el cáncer.

Monsanto intentó revocar la decisión de la OEHHA, pero la juez Kristi Kapetan, del Tribunal Superior del Condado de Fresno falló en su contra.3,4,5 Además, más de 60 partes denunciantes han demandado a Monsanto, al declarar que el Roundup había causado o contribuido a su linfoma no Hodgkin.

Una de ellas es Yolanda Mendoza,6 que ha padecido un linfoma no Hodgkin etapa 4 durante más de un año. Ella cree que su cáncer fue causado por el Roundup, con el que ella fumigaba su césped cada fin de semana, por medio de un rociador de mochila. Ha perdido la sensibilidad en los dedos y la mandíbula debido al daño en los nervios.

Monsanto ha defendido la seguridad de Roundup ante los tribunales al apoyarse en un informe de la EPA de 2016, según el cual el glifosato "no es un probable agente cancerígeno" para los seres humanos.7

En ese momento, Jess Rowland era el Director Asociado de la Oficina de Programas de Pesticidas de la EPA, División de Efectos sobre la Salud,8 y fue un autor clave de dicho informe.

La conclusión de la EPA--que va en contra de la determinación del IARC--ha sido objeto de severas críticas; por lo tanto, recientemente, se ha convocado a un comité consultivo científico para evaluar la solidez de la decisión de la EPA.

De acuerdo con algunos de los miembros de este comité, la EPA parece haber violado sus propias directrices al descartar y minimizar los datos de los estudios que relacionan el glifosato con el cáncer.9

Posteriormente, los abogados de las partes acusadoras que demandan a Monsanto encontraron correspondencia por correo electrónico entre la toxicóloga de la EPA, Marion Copley y Rowland, lo que sugiere que él pudo haber estado coludido con Monsanto para que se concluyera que el glifosato no era un agente cancerígeno.10,11

En un correo electrónico, Copley cita pruebas de que el glifosato es tóxico para los animales, y agrega que "es prácticamente definitivo que el glifosato cause cáncer".

Ella acusa directamente a Rowland de "realizar confabulaciones políticas en los estudios científicos" para ayudar a Monsanto y a otros fabricantes de pesticidas.

De acuerdo con los registros del tribunal, Rowland también le advirtió a Monsanto de la determinación del IARC meses antes de que fuera emitida públicamente,12 lo cual le dio a la empresa tiempo para planificar su estrategia de defensa.

Las Nueva Noticias Alarmantes Indican Que Existe Evidencia de una Fuerte Colusión Entre EPA y Monsanto

Posteriormente, llegaron las siguientes noticias alarmantes. La correspondencia por correo electrónico demostró que Rowland ayudó a detener--en beneficio de Monsanto--una investigación sobre el glifosato, realizada por parte de la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR, por sus siglas en inglés), que forma parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

En un correo electrónico, el Gerente de asuntos regulatorios de Monsanto, Dan Jenkins, relata una conversación que había tenido con Rowland, en la que este último dijo: "Si puedo detener esto, debería obtener una medalla",13,14 en referencia a la investigación de la ATSDR.

Además, Jenkins señaló que Rowland planeaba retirarse en unos meses y "podría ser útil conforme avanzamos contra la defensa de glifosato que está en curso".15

Esto es tan malo como parece. La EPA ha utilizado el dinero de los contribuyentes para ocultar la verdad sobre esta toxina peligrosa y evitar que los consumidores perjudicados por el producto químico puedan demostrar efectivamente su caso ante los tribunales, al coludirse con Monsanto para declarar seguro el glifosato y evitar que otras oficinas federales realicen las evaluaciones toxicológicas.

Sin la ayuda de la EPA, Monsanto tendría momentos muy difíciles para argumentar que el Roundup es inofensivo, y la compañía ha hecho todo lo posible para que el tribunal descarte la determinación del IARC, acerca de que el glifosato es un agente cancerígeno, al insistir que la EPA es una agencia más relevante—al referirse al IARC como un "cuerpo no elegido, antidemocrático, irresponsable y externo".

Básicamente, en vez de proteger la salud pública, la EPA le dio la espalda a todos los que podrían ser perjudicados o asesinados por el Roundup, al proporcionarle a Monsanto la "prueba de inocencia" que tan desesperadamente necesitan para defenderse. Sin embargo, ahora ha surgido la verdad. Según informó Bloomberg:16

"Los abogados de los demandantes exponen que las comunicaciones que tuvo Rowland con los empleados de Monsanto demuestran que el encargado de regular, que se supone que debía vigilar a esta compañía, en realidad trabajaba en su nombre.

Hacer públicos los documentos del tribunal "representa un gran avance en salud pública", dijo Tim Litzenburg, uno de los abogados que demandan a Monsanto.

De esta manera, las agencias reguladoras, científicos, consumidores y los médicos 'pueden enterarse acerca de algunas cuestiones en las que Monsanto estaba secretamente involucrado, y cómo ha manipulado los estudios científicos hasta la fecha. Eso es importante para su toma de decisiones, y que no solo se apoyen en nuestras demandas".

Asimismo, Jenkins indicó, "Dudo que EPA y Jess puedan silenciar esto, pero es bueno saber que realmente harán el esfuerzo". Su pesimismo fue exagerado.

Otro memorando de Monsanto señala que ATSDR " por ahora, estuvo de acuerdo en seguir las indicaciones de la EPA", lo que demuestra que Rowland efectivamente tuvo éxito en su misión de frustrar la investigación de ATSDR sobre el glifosato.

Continúa siendo desconocido si Monsanto le premió o no por su hazaña. Y otro misterio sería cómo es que Rowland puede estar tranquilo al respecto.

¿Será Que Monsanto Escribe Secretamente los Informes de la EPA Sobre el Glifosato?

Además, los abogados de las partes demandantes afirman que los empleados de Monsanto escribieron informes de la EPA sobre el glifosato,17,18,19,20 que fueron incluidos en la base de las pruebas en las que la EPA se basó para concluir que el glifosato no es un probable agente cancerígeno para los seres humanos.

Monsanto niega las acusaciones,21 sin embargo, parte de la correspondencia incriminatoria parece ser suficiente constancia del hecho. Bloomberg expone datos sobre un correo electrónico en 2015 del toxicólogo de Monsanto, Bill Heydens:22

"'Un enfoque menos costoso/más aceptable' es confiar en los expertos solo en algunas áreas de contención, mientras 'nosotros escribimos las secciones de Exposure Tox y Genetox', escribió Heydens a un colega.

Los nombres de los científicos externos podrían ser enlistados en la publicación, 'pero evitaremos los costos al escribir nosotros, y ellos solo editarían y firmarían sus nombres, por así decirlo', según el correo electrónico, que continua al indicar la forma en que Monsanto manejó el estudio realizado en 2000".

Otros correos electrónicos sugieren que Monsanto estaba coludido con Syngenta y Dow para publicar estudios favorables sobre el glifosato.

Monsanto argumenta que los demandantes "eligen a conveniencia" correos electrónicos entre alrededor de 10 millones de páginas de documentos. Pero si un asesino escribe un millón de correos electrónicos en su vida y admite su crimen en uno, ese caso singular difícilmente podría ser descartado como evidencia convenientemente seleccionada. Como señaló The New York Times:23

"Estas revelaciones son las últimas en plantear las cuestiones sobre la integridad de la investigación académica financiada por las empresas agroquímicas. El año pasado, un análisis de The New York Times demostró cómo la industria puede manipular la investigación académica o los descubrimientos expuestos erróneamente.

En un documento financiado por Monsanto sobre glifosato, publicado en la revista Critical Reviews in Toxicology, se incluyeron declaraciones de interés, que señalaban que los miembros del comité fueron reclutados por una firma consultora.

El tráfico de correo electrónico, que fue mostrado públicamente, demuestra que los funcionarios de Monsanto discutieron y debatieron que científicos deberían ser considerados y conformar el proyecto.

'Creo que es importante que las personas le exijan a Monsanto que se responsabilice cuando declaré algo y esto se contradiga completamente debido a la existencia de documentos internos muy evidentes", dijo Timothy Litzenburg, de la firma Miller, una de las firmas de abogados que manejan el litigio".

Los Desacuerdos con la Oficina de Programas de Pesticidas Sobre la Decisión de la EPA Sobre el Glifosato

Una nota interna de la Oficina de Investigación y Desarrollo (ORD, por sus siglas en inglés) de la EPA, con fecha del 14 de diciembre de 2015, agrava aún más los cargos de malversación de la EPA; lo que deja claro que ORD no está de acuerdo con la determinación sobre el glifosato emitido por la Oficina de Programas de Pesticidas (OPP, por sus siglas en inglés) de la EPA de que es "poco probable que este sea un agente cancerígeno".

La opinión de la OPP fue publicada originalmente en abril de 2016. Según la OPP, esto se hizo por error, ya que el informe aún no estaba finalizado y este fue rápidamente eliminado.

Sin embargo, esto no impidió que Monsanto utilizara el informe para defender la seguridad del glifosato.

El memorando de la ORD revela que el departamento está estrechamente alineado con la opinión del IARC sobre el glifosato y que los científicos de la ORD plantearon fuertes objeciones contra las conclusiones de la OPP, al señalar que la OPP no siguió las convenciones internacionales establecidas al revisar el tema del glifosato. Según informó GM Watch:24

"El esquema para hacer el análisis de datos y la determinación de la causalidad [entre la exposición a una sustancia y el cáncer] que actualmente están en vigor en la EPA y en la evaluación de riesgos de la comunidad, incluyen escalas", escribió ORD en su memorando. 'La opinión preliminar es que, al parecer, la OPP no sigue este enfoque', agregó este último...

[L]a OPP parece haber abandonado las normas para evaluar los peligros de una sustancia para 'utilizar un enfoque sí/no, que solo podría resultar en describir las sustancias solo como 'cancerígenas' o 'no propensas a ser cancerígenas' para los seres humanos.

La crítica es muy técnica, aunque crucial. En realidad, en teoría, la clasificación de la EPA incluye, cinco grados diferentes:

Cancerígeno

Probablemente cancerígeno

Muestra signos sugestivos de carcinogenicidad

Documentado insuficientemente para realizar un análisis de carcinogenicidad

No es propenso a ser cancerígeno

Por lo tanto, hay muchos matices que, según el memorando de la ORD, desaparecieron del análisis preliminar realizado por la OPP".

No Hay Consenso entre los Científicos de la EPA Sobre la Carcinogenicidad del Glifosato

El memorando de la ORD admite que la evidencia de cáncer en humanos es limitada, pero enfatiza que los estudios realizados en animales muestran una fuerte correlación entre la exposición y el cáncer, al señalar que "el glifosato ha sido comprobado en varios estudios, realizados en ratas o ratones, de dos años de duración.

En estos estudios se han observado una amplia variedad de tumores en la tiroides, hígado, piel, páncreas, sistema linfático, testículos, glándulas mamarias, riñones y pulmones".

Dicho lo anterior, en función de los métodos estadísticos utilizados, la incidencia del cáncer podría ser significativa o insignificante, y este es un importante punto de desacuerdo.

La OPP afirma que no encontraron evidencia estadísticamente significativa de que el glifosato cause cáncer, pero no especificaron qué método estadístico utilizaron para obtener esta conclusión. Según el memorando de la ORD:

"[S]in duda, la categoría de que 'no es probable que sea un cancerígeno para los seres humanos' podría ser eliminada. Podríamos discutir ya sea si el nivel de evidencia es o no suficientemente alto para que entre en la categoría de 'probable cancerígeno'... Pero esta clasificación no puede ser denegada".

Como señaló GM Watch:

"Aún existen varias preguntas: ¿cómo será considerado… el memorando de la ORD en la opinión final de la EPA? ¿Por qué se publicó el aviso preliminar de la OPP en el sitio web de la agencia antes y fue removido unas horas más tarde?

La EPA afirma que un informe de proposición , redactado conjuntamente por los dos departamentos, fue enviado en septiembre de 2016 a un tercer grupo de expertos federales, cuyo dictamen se espera sea publicado el 16 de marzo.

A su vez, este nuevo dictamen será revisado previamente a la publicación de la notificación oficial final de la EPA".

Al parecer este tercer grupo de expertos federales--el Panel Federal de Asesoría Científica (SAP, por sus siglas en inglés) que actúa conforme a la Ley Federal Sobre Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas--permanecen igualmente divididos sobre el tema.

El 16 de marzo se publicó el informe de la reunión del SAP25 que muestra una amplia variedad de opiniones dentro del panel. Algunos piensan que la designación de "no es probable que sea cancerígeno" debe ser cambiada por "signos sugestivos de carcinogenicidad", mientras que otros sostienen que no hay "evidencia fidedigna de carcinogenicidad".

Aún queda la expectativa de cuál será la decisión final y oficial de la EPA sobre el glifosato, pero la evidencia muestra claramente que ha ocurrido una importante confabulación entre los funcionarios de la EPA y Monsanto, lo cual ha contaminado todo el proceso y ha provocado que cualquier determinación en favor del glifosato sea sumamente sospechosa.

Las Empresas de Pesticidas Arrebatan la Vida de Cientos de Miles de Niños Cada Año--¡Es Momento de Acabar Con Esta Masacre!

La EPA tiene una tremenda carga. Según dos recientes informes,26 los pesticidas como el Roundup han tenido un importante costo en la salud y la vida en todo el mundo, y la EPA ha cometido un delito grave contra la humanidad al coludirse con los fabricantes de plaguicidas para protegerlos de tener responsabilidad en ello.

De acuerdo con un reciente informe de las Naciones Unidas (ONU), los pesticidas son responsables de 200 000 muertes por intoxicación aguda cada año, y exponerse crónicamente se ha relacionado con el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, Parkinson, trastornos hormonales, trastornos del desarrollo y esterilidad.27

El informe destaca específicamente una "sistemática negación de daños" y "tácticas de marketing agresivas y poco éticas" por parte de la industria de pesticidas, lo cual indica que la industria invierte enormes cantidades de dinero para influir en las autoridades y cuestionar la evidencia de estudios científicos que demuestran que sus productos causan un gran daño a la salud humana y ambiental.

Asimismo, el informe niega firmemente la perspectiva de que los plaguicidas son esenciales para asegurar la producción de cantidades suficientes de alimento para satisfacer la demanda de una población mundial en crecimiento, lo cual define a esta noción como "un mito";28 mientras tanto, los avances señalados en la agricultura sostenible y regenerativa demuestran que los productos naturales podrían sustituir por completo a los productos químicos, al producir un alto rendimiento de alimentos nutritivos y sin perjuicio para el medio ambiente.

El segundo informe, ahora emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que la contaminación ambiental--que incluye entre otras cuestiones a los pesticidas—le arrebata la vida a 1.7 millones de niños cada año. ¡Una cuarta parte del total de las muertes y enfermedades de los niños podría ser prevenida a través de reducir los riesgos ambientales!

Ambos informes ofrecen las mismas recomendaciones con respecto a los productos químicos agrícolas, lo que implica que debe reducirse o eliminarse su uso por completo. De hecho, el informe de la ONU ha llegado a proponer un tratado global para eliminar los pesticidas tóxicos y hacer una transición hacia un sistema agrícola más sostenible.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 The Lancet Oncology March 20, 2015
  • 2 Institute of Science in Society March 24, 2015
  • 3 LA Times January 27, 2017
  • 4 Organic Authority January 31, 2017
  • 5 Investopedia.com January 30, 2017
  • 6 CBS News March 16, 2017
  • 7 EPA.gov, September 12, 2016, Glyphosate Issue Paper, Evaluation of Carcinogenic Potential (PDF)
  • 8 EPA Office of Pesticide Programs Organizational Chart, March 10, 2015
  • 9 Huffington Post December 16, 2016
  • 10 Huffington Post February 13, 2017
  • 11, 12, 15, 23 New York Times March 14, 2017
  • 13, 16, 22 Bloomberg March 14, 2017
  • 14 88.9 WEKU March 15, 2017
  • 17 US PIRG March 15, 2017
  • 18 Reuters March 14, 2017
  • 19 NPR.org March 15, 2017
  • 20 Fortune Magazine March 15, 2017
  • 21 Monsantoblog.com March 14, 2017
  • 24 GM Watch March 15, 2017
  • 25 Agripulse March 16, 2017
  • 26 Global Research March 15, 2017
  • 27 Sustainable Pulse March 7, 2017
  • 28 The Independent March 7, 2017