Todas las Personas Tienen el Derecho de Saber Qué Contienen Sus Productos para el Cuidado Personal

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 27, 2017 | 30,360 vistas

Historia en Breve

  • En los Estados Unidos no se requieren pruebas de seguridad para añadir sustancias químicas en los productos para el cuidado personal
  • El Congreso ha propuesto una ley que le daría a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos la autoridad para someter a prueba las sustancias químicas añadidas a los productos para el cuidado personal, esto con el fin de saber si son seguros
  • El proyecto de ley – Ley para la Seguridad de los Productos para el Cuidado Personal – obligaría a las compañías de cosméticos a pagar una cuota de registro de instalaciones y las cuotas recaudadas se utilizarían para las actividades de seguridad de los cosméticos

Por el Dr. Mercola

La noticia de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos prohíbe el uso de mercurio, cloroformo y otras nueve sustancias en su champú, jabón y otros productos para el cuidado personal, podría ponerlo de buen humor.

Sin embargo, es importante saber que la Unión Europea prohíbe el uso de más de 1 300 sustancias en sus productos para el cuidado personal.

Así que la insignificante restricción de la FDA, que sólo prohíbe el uso de 11 sustancias químicas, es aún más ridícula cuando consideramos que los cosméticos contienen aproximadamente 13 000 sustancias químicas y que tan sólo el 10 % de estas sustancias han sido sometidas a pruebas de seguridad.

Aunque la FDA tiene la autoridad para regular los ingredientes dañinos en los cosméticos y productos para el cuidado personal, opta porque los fabricantes se encarguen de regular sus propios productos.

Sin embargo, si un cliente se queja de que un producto le ha provocado algún daño, las compañías no están obligadas a reportar ese tipo de quejas ante la FDA. Y en el caso de que algún producto se considere dañino, la FDA ni siquiera puede ordenar el retiro de ese producto del mercado.1

¿Sabe Qué Contiene Su Champú?

Esta es una pregunta bastante simple, pero lo más probable es que no tenga ni idea de qué contiene su champú. Incluso si lee la etiqueta, probablemente no reconocerá la mayoría de los ingredientes. El hecho es el siguiente, si utiliza champús comerciales comunes, entonces está llenando su cuero cabelludo de sustancias químicas en cada lavada.

Hace varios años, muchas personas quedaron sorprendidas cuando se enteraron que hasta el champú para bebé de Johnson & Johnson contenía sustancias químicas tóxicas como formaldehído y 1,4-dioxano.

En respuesta a la petición de los consumidores, en el 2012, Johnson & Johnson acordó quitar algunas de las sustancias tóxicas de sus productos (y supuestamente, a partir del 2015, quitaron el formaldehído y 1,4-dioxano de todos sus productos para el cuidado personal).2 Sin embargo, muchos de los champús más populares aún contienen sustancias químicas cuestionables.

Por ejemplo, el champú por lo general contiene disruptores endocrinos, que son sustancias químicas conocidas por interferir con el desarrollo y reproducción, y podrían causar efectos neurológicos e inmunológicos graves. ¿Qué más podría contener su champú?

Laurilsulfato sódico (SLES/SLS por sus siglas en inglés), un tensioactivo, detergente y emulsionante utilizado en miles de productos cosméticos, así como en los productos de limpieza industriales.

Está presente en casi todos los champús, tratamientos para el cuero cabelludo, tintes para el cabello, agentes blanqueadores, pastas dentales, jabones corporales, bases para el maquillaje, jabones líquidos para manos, detergentes para ropa y aceites/sales para baño.

El verdadero problema con el SLES/SLS es que el proceso de fabricación (etoxilación) provoca que esta sustancia se contamine con 1,4-dioxano, un subproducto carcinógeno.

Ftalatos, son ingredientes plastificantes que han sido relacionados con defectos de nacimiento en el sistema reproductivo en niños y con una menor motilidad espermático en hombres adultos, entre muchos otros problemas. Tome en cuenta que los ftalatos muchas veces se encuentran ocultos en las etiquetas de los champús bajo el término genérico “fragancia”.

Metilisotiazolinona (MIT por sus siglas en inglés), una sustancia química utilizada en el champú para prevenir el desarrollo de bacterias y podría tener efectos dañinos en su sistema nervioso.

Parabenos, estas sustancias químicas encontradas en el champú, desodorantes y otros cosméticos, han demostrado imitar la acción de la hormona femenina estrógeno, lo que puede provocar el crecimiento de tumores mamarios en humanos.

Un estudio publicado en el 2012 sugirió que los parabenos contenidos en los antitranspirantes y otros cosméticos parecen aumentar su riesgo de cáncer de mama.3

Esta investigación analizó la aparición del lugar en donde aparecían los tumores mamarios y determinó que las mayores concentraciones de parabenos se encontraron en los cuadrantes superiores de las mamas y área axilar, en donde por lo general se aplican los antitranspirantes.

Las Sustancias Químicas y Metales Pesados Disruptores de Hormonas y Causantes de Cáncer Son Muy Comunes

Desafortunadamente, no puede asumir que los productos para el cuidado personal son seguros y no sólo estamos hablando del champú y el jabón (que muchas veces contienen triclosán, una sustancia antibacteriana muy tóxica).

Uno de las mayores amenazas es el alisador de cabello, ya que algunas marcas podrían contener hasta 10 % de formaldehído puro, causante de cáncer. Esto no sólo representa un riesgo para los consumidores de este producto, sino también para la persona que lo aplica.

Además, cuando el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en inglés) realizó pruebas en adolescentes con el fin de averiguar qué sustancias químicas contenidas en los productos para el cuidado personal se encontraron en sus cuerpo, se detectaron 16 sustancias químicas diferentes, incluyendo parabenos y ftalatos.4

Otro estudio realizado por EWG encontró que 37 esmaltes de uña de 22 compañías contenían ftalato de dibutilo (DBP por sus siglas en inglés), que es conocido por causar alteraciones reproductivas de por vida en ratas macho y ha demostrado dañar los testículos, glándula prostática, epidídimo, pene y vesículas seminales en animales.

Se utiliza en los esmaltes de uña porque aumenta su elasticidad y brillo. Una investigación realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos reveló que las 289 personas que sometieron a prueba tenían DBP en sus cuerpos.5

Lo que es peor, esta sustancia química, que ha sido relacionada con defectos de nacimiento en animales, se encontró a mayores niveles en mujeres en edad fértil.

La Defensa Ambiental también sometió 49 artículos de maquillaje diferentes a prueba, incluyendo bases, correctores, polvos, rubores, rímeles, delineadores, sombras, labiales y brillos para los labios.6 Sus pruebas revelaron una contaminación grave por metales pesados en prácticamente todos los productos:

Cuando Se Combinan, las Sustancias Químicas Ambientales Podrían Volverse Más Tóxicas

Se cree que 1 de cada 5 casos de cáncer podrían ser causados por la exposición a las sustancias químicas ambientales y de acuerdo con un estudio publicado en la revista Carcinogenesis, esto incluye a las sustancias químicas consideradas como “seguras”.7

Sin embargo, el análisis encontró que, al actuar sobre varias vías de los órganos, sistemas de órganos y tejidos, los efectos acumulativos de estas sustancias químicas pueden actuar en conjunto para de producir sinérgicamente actividad carcinogénica, lo que cambia la forma de ver las pruebas convencionales de carcinógenos.

Esto es especialmente preocupante porque la mujer promedio que vive en los Estados Unidos utiliza 12 productos para el cuidado personal y/o cosméticos al día, que contienen 168 sustancias químicas diferentes, cuyos efectos acumulativos son completamente desconocidos.8

Aunque la mayoría de los hombres utilizan menos productos, siguen estando expuesto a aproximadamente 85 sustancias químicas al día, mientras que los adolescentes que utilizan un promedio de 17 productos para el cuidado personal, están expuestos a aún más a estas sustancias químicas.

Otro Problema para los Consumidores: La Ley para el Control de Sustancias Tóxicas

Otro problema es la Ley para el Control de Sustancias Tóxicas (TSCA por sus siglas en inglés), que entró en vigor en 1976. Permite el uso de un gran número de sustancias sin tener que revelar su identidad química o información de toxicidad.

También hace muy difícil para la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos tomar las medidas regulatorias necesarias en contra de las sustancias químicas peligrosas.

El Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales explicó:9

En virtud de esta ley, la EPA debe demostrar que una sustancia química representa un “riesgo irrazonable” para la salud pública o el medio ambiente antes de que pueda ser regulada. Considerada como un gran fracaso, la aprobación de esta ley permitió que 62 000 sustancias químicas permanecieran en el mercado sin haber sido sometidas a prueba.

En más de 30 años, la EPA sólo ha requerido las pruebas de alrededor de 200 de esas sustancias químicas y ha regulado parcialmente sólo cinco. El resto jamás ha sido evaluado por su impacto tóxico en la salud humana y el medio ambiente.

Para las 22 000 sustancias químicas introducidas desde 1976, los fabricantes de sustancias químicas le han proporcionado a la EPA muy poca o ninguna información con respecto a su posible impacto en la salud y el medio ambiente. Estas sustancias químicas se encuentran en juguetes y otros productos para niños, productos para el cuidado personal y de limpieza, muebles, electrónicos, contenedores de alimentos y bebidas, materiales de construcción, telas e interiores de automóviles”.

La Ley para la Seguridad de los Productos para el Cuidado Personal Podría Abordar los “Evidentes Problemas de Seguridad”

El Congreso ha propuesto una ley que le daría a la FDA la autoridad para someter a prueba las sustancias químicas añadidas a los productos para el cuidado personal, esto con el fin de saber si están siendo utilizados a niveles seguros.

Si se encuentra que la sustancia química excede los niveles “seguros”, la FDA podría forzar el retiro del producto del mercado. En este momento, la FDA no tiene los recursos para realizar rutinariamente pruebas a estos productos o incluso para tomar medidas regulatorias bajo circunstancias extremas. De acuerdo con la FDA:10

La FDA toma medidas regulatorias basadas en las prioridades de la agencia, consistentes con las preocupaciones de salud pública y los recursos disponibles”.

El proyecto de ley, llamado Ley para la Seguridad de los Productos para el Cuidado Personal, obligaría a las compañías de cosméticos a pagar una cuota de registro de instalaciones basándose en sus ventas anuales y las cuotas recaudadas se utilizarían para las actividades de seguridad de los cosméticos.11 Como lo reportó ABC News:12

Las senadoras Dianne Feinstein, D-California y Susan Collins, R-Maine, presentaron una enmienda a la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos que le daría a la FDA más poder y control para regular las sustancias químicas que hombres y mujeres ponen sobre su piel todos los días”.

La FDA Exigiría la Revisión de al Menos Cinco Ingredientes Cosméticos Cada Año

El proyecto de ley incluye un sistema que obliga a los fabricantes a registrar sus productos e ingredientes y cada año, la FDA exigiría la revisión de cinco sustancias químicas en los productos para el cuidado personal con el fin de evaluar su seguridad. El primer conjunto de sustancias químicas recomendadas para su evaluación, incluyen:

Además, el nuevo proyecto de ley:13

Como lo explicó Time:14

La Ley para la Seguridad de los Productos para el Cuidado Personal abordaría los evidentes problemas de seguridad y crearía una estructura regulatoria moderna para los productos para el cuidado personal. Grupos de consumidores, grupos de salud y empresas han unido fuerzas por primera vez para apoyar este proyecto de ley, que es clave para avanzar”.

Simplifique Su Rutina de Higiene con Ingredientes Naturales

Su piel es su órgano más grande y permeable. Todo lo que pone sobre su piel terminará en su torrente sanguíneo y será distribuido por todo su cuerpo. Una vez que estas sustancias químicas logran llegar a su cuerpo, tienden a acumularse con el paso del tiempo porque generalmente carece de las enzimas necesarias para descomponerlas.

Esta es la razón por la que siempre le hago la siguiente recomendación, “no ponga sobre su cuerpo nada que no se comería si tuviera que hacerlo”. Y si no conoce la sustancia química que aparece en la etiqueta, entonces lo mejor es evitarla por completo.

El EWG tiene una excelente base de datos que lo ayudará a encontrar qué productos para el cuidado personal están libres de sustancias químicas potencialmente peligrosas.15

Además, debe tomar en cuenta que, si un producto tiene la etiqueta que dice “cien por ciento natural”, no significa que no contiene sustancias químicas dañinas, por lo que debe checar toda la lista de ingredientes. Busque ingredientes simples que reconozca y sepa que son seguros.

Si no puede encontrar opciones naturales en su tienda naturista local, puede encontrarlos en nuestra tienda en línea.

También puede simplificar su rutina de higiene y preparar sus propios productos. Por ejemplo puede remplazar una gran cantidad de lociones y tratamientos para el cabello con un frasco de aceite de coco y si quiere que tenga otro aroma puede añadirle un aceite esencial de alta calidad.

Para empezar, pruebe la siguiente receta de desodorante natural obtenida de Tree Hugger y para más información, échele un vistazo a la infográfica que se encuentra en la parte de abajo.16

Desodorante Natural Casero Con Aceite de Coco17

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de coco virgen
  • 2 cucharadas de manteca de karité
  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 5 gotas de aceite esencial (lavanda, naranja, etc.)

Preparación

1. Coloque un frasco de vidrio en medio de una olla pequeña con agua. Caliente a fuego lento hasta que hierva el agua. Añada el aceite de coco y la manteca de karité al frasco y deje derretir.

Apague el fuego, añada bicarbonato de sodio y maicena y mezcle hasta que esté completamente suave. Mezcle el aceite esencial de su elección. Deje enfriar.

2. A temperatura ambiente el desodorante tiene una consistencia dura. Puede raspar una pequeña bola y colocarla directamente sobre las axilas o transferirla a un viejo contenedor de desodorante para facilitar su aplicación.

En los meses calurosos, necesitará mantener el desodorante en el refrigerador para evitar que la licuefacción del aceite de coco.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 13, 14 Time April 5, 2016
  • 2 New York Times January 18, 2014
  • 3 Journal of Applied Toxicology January 12, 2012: 32(3); 219-232
  • 4, 8, 12 ABC News April 27, 2015
  • 5 Environ Health Perspect. 2003 Jul;111(9):1148-51.
  • 6 EWG, Heavy Metal Hazard: The Health Risks of Hidden Heavy Metals in Face Makeup
  • 7 Carcinogenesis 2015 Jun;36 Suppl 1:S254-96
  • 9 NRDC, Toxic Chemicals
  • 10 FDA Authority Over Cosmetics
  • 11 Congress.gov, S.1014, Personal Care Products Safety Act
  • 15 EWG.org Skin Deep Database
  • 16, 17 Tree Hugger March 4, 2014