Las Cifras de Personas Con Osteoartritis Se Han Duplicado

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 06, 2017 | 7,900 vistas

Historia en Breve

  • La artritis es un término general que describe más de 100 padecimientos que afectan a sus articulaciones y tejidos circundantes; la osteoartritis (OA) es la forma más común, y también es llamada artritis degenerativa
  • Los investigadores evaluaron esqueletos de 6 000 años de antigüedad y encontraron que las personas nacidas después de 1940 tenían un riesgo 2.5 veces mayor de desarrollar OA, en comparación con las que habían nacido antes de 1940, incluso después de llevar un control de las diferencias en edad y peso
  • Es posible que un factor relacionado con un estilo de vida sedentario cada vez más extendido disminuya la fuerza muscular y estabilidad articular; moverse más e incluir las grasas omega-3 en su alimentación podría disminuir su riesgo general

Por el Dr. Mercola

La artritis es un término general para denominar más de 100 padecimientos diferentes1 que afectan a las articulaciones y los tejidos circundantes. Cualquier articulación en el cuerpo podría ser afectada, pero las más comunes son las rodillas, caderas, manos y muñecas.2

Las dos formas más comunes de artritis son la osteoartritis (OA) y la artritis reumatoide (RA). Ambas formas de la enfermedad causan un dolor y malestar significativo en las articulaciones, pero los factores desencadenantes de estas enfermedades son diferentes.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunológica en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error las articulaciones3 a través de liberar enzimas que dañan el revestimiento. La enfermedad es crónica y progresiva, al causar inflamación que ocasiona una dolorosa deformidad e inmovilidad.

Usualmente, ocurre en los dedos, pulgares, muñecas, codos, hombros, rodillas, pies y tobillos.4 Además, la RA podría desencadenar otros síntomas sistémicos tales como la inflamación en los pulmones y ojos, nódulos debajo de la piel, fatiga, fiebre y pérdida de peso.

Alrededor de 1.5 millones de personas en los Estados Unidos padecen RA; casi tres veces más mujeres que hombres tienen la enfermedad. Por otro lado, más de 30 millones de adultos en los Estados Unidos padecen OA, que es la forma más común de artritis y a veces es llamada enfermedad degenerativa articular.5

Por desgracia, los investigadores han encontrado que el número de personas que padecen OA ha aumentado y su riesgo de padecer la enfermedad podría ser mayor que la que sus abuelos experimentaron.

¿Qué es la Osteoartritis?

Muy comúnmente, OA afecta a las articulaciones que soportan el peso del cuerpo, tales como las rodillas, caderas, espalda baja, cuello y los huesos pequeños de las manos.

Las articulaciones que son afectadas con mayor frecuencia son las utilizadas repetidamente para realizar una tarea o hacer su deporte favorito. El exceso de peso podría afectar a sus caderas, rodillas, huesos de las manos y parte inferior de la espalda.6

Las lesiones o el desgaste repetido en las articulaciones podrían causar que el cartílago de los huesos se desgaste, lo cual causaría una fricción ósea. Como resultado, es posible que pierda la flexibilidad articular, se desarrollen espolones óseos y experimente inflamación y dolor articular.

Casi el 10 % de los hombres y el 30 % de las mujeres que tienen 60 años de edad o más padecerán OA.7 Aparentemente, esta enfermedad tiene etiología multifactorial y podría ser producida por una interacción entre factores ambientales y sistémicos. Los factores que parecen aumentar el riesgo de desarrollar OA incluyen:8,9

Obesidad

Falta de actividad

Mayor edad

Mujeres

Continuas lesiones de rodilla

Debilidad muscular

Uso repetitivo de las articulaciones

Mayor densidad ósea10

Laxitud articular

Mala postura

Ocupaciones que requieran hacer sentadillas y levantamientos repetitivos

Deformidad congénita de las articulaciones o cartílagos

Además, padecer otros tipos de artritis a temprana edad, tales como artritis séptica, gota y RA, podría aumentar el riesgo de desarrollar OA conforme envejece.11

De igual forma, es posible que otros padecimientos médicos afecten a la salud de las articulaciones y, ya sea que, aumenten el riesgo de desarrollar OA o aceleren la degeneración que ya se experimenta. Algunos de estos padecimientos incluyen a una tiroides hipoactiva, diabetes, gota, osteonecrosis y la enfermedad ósea de Paget.

A menudo, el primer síntoma de OA es un nivel inesperadamente mayor de dolor o inflamación en una articulación, el cual no se correlaciona con su nivel de actividad. Durante mucho tiempo, el estándar de referencia para el diagnóstico de OA fueron los cambios observados en las imágenes radiográficas, tales como los rayos X, en los espacios de las articulaciones.

La gravedad de la enfermedad se clasifica de cero a cuatro, en función de la evidencia de cambios específicos en las articulaciones, tales como los espolones óseos, deformidad de la articulación o estrechamiento del espacio articular.

Sin embargo, no todas las personas con cambios radiográficos que determinan OA tienen síntomas clínicos, y no todas las personas que tienen síntomas clásicos del padecimiento demuestran los cambios radiográficos.12

Su Riesgo de Osteoartritis es Mayor Que el Riesgo de sus Abuelos

Como resultado de la degeneración en los espacios articulares, eventualmente, los huesos comienzan a friccionarse entre sí y producen una distintiva sustancia cartilaginosa y vidriosa que podría identificarse fácilmente en los restos esqueléticos.

Este fue el indicador que los investigadores utilizaron mientras buscaban a través de los restos de más de 2 500 personas, de hace más de 6 000 años de antigüedad.13

Los investigadores evaluaron los restos de las recopilaciones arqueológicas y de cadáveres en los Estados Unidos, y encontraron que, hoy en día, el habitante promedio tiene más del doble de probabilidades de ser diagnosticado con OA en las rodillas, en comparación con años anteriores a 1940.

Los investigadores optaron por evaluar los restos óseos, ya que, antes de 1950, no existían criterios para diagnosticar OA. Ian Wallace, Ph.D.--investigador del Laboratorio de Biología y Biomecánica Esquelética del Departamento de Biología Evolutiva Humana de la Universidad de Harvard--comentó sobre los criterios que utilizaron al evaluar los esqueletos:14

"Cuando su cartílago se erosiona y dos huesos que forman una articulación entran en contacto directo, se friccionan unos contra otros, lo cual produce una sustancia cartilaginosa vidriosa. Esa sustancia, llamada eburnación, es tan clara y obvia que podemos utilizarla para diagnosticar con precisión la osteoartritis en los restos esqueléticos".

Curiosamente, los investigadores no pudieron explicar el hecho de que se haya incrementado la incidencia de la enfermedad, con base en una mayor esperanza de vida o el meteórico crecimiento de las tasas de obesidad ocurridas desde 1940.15

Incluso después de tener un control por edad e índice de masa corporal, los investigadores encontraron que el número de personas que padecían OA se incrementó significativamente. Según Wallace:16

"Aunque la prevalencia de OA de rodilla [osteoartritis] ha aumentado con el tiempo, los actuales niveles elevados de la enfermedad no son--como se asume comúnmente--simplemente una consecuencia inevitable de las personas que son más longevas, y que frecuentemente tienen un elevado índice de masa corporal.

En cambio, nuestros análisis indican la presencia de factores de riesgo independientes y adicionales que parecen ser únicos o haber sido amplificados durante la era post-industrial".

El aumento en la incidencia de OA fue asombroso. Todos los restos eran de personas mayores de 50 años de edad. Los investigadores analizaron más de 1 500 cuerpos de personas, quienes murieron entre 1905 y 1940, y 819 de ellas murieron entre 1976 y 2015.

Encontraron que la OA de la rodilla era 2.5 veces más común si había nacido en la época post-industrial, como por ejemplo, si había nacido a finales del siglo XIX. También, encontraron que, durante la época post-industrial, el porcentaje de tener OA en ambas rodillas era 1.4 veces mayor.

La Inactividad Podría Desempeñar Un Rol Destacado

La principal causa de discapacidad en los Estados Unidos es la artritis.17 El autor principal del estudio, Daniel Lieberman, Ph.D., paleoantropólogo de la Universidad de Harvard, espera que los resultados de este estudio, originen un cambio en la percepción acerca de la enfermedad, los cuales demuestran que un número cada vez mayor de personas padecen artrosis en las rodillas, Lieberman indica que:18

"Comprender los orígenes de la osteoartritis de rodilla es un desafío urgente porque la enfermedad es casi totalmente intratable, aparte del reemplazo de la articulación, y una vez que alguien tiene osteoartritis de rodilla, crea un círculo vicioso.

Las personas se vuelven menos activas, lo que podría causar un sin número de diversos problemas, y su salud termina disminuyendo a un ritmo más acelerado".

Si bien, el estudio examinó la diferencia en el número de personas que padecieron OA durante miles de años, los investigadores solo podían teorizar cuáles eran las diferencias de estilo de vida que crearon esa variabilidad. Ellos especularon que uno de los factores principales era la inactividad. Lieberman plantea que:

"El mensaje más importante aquí es que no debemos considerar la artritis como una enfermedad ocasionada por un desgaste debido al envejecimiento. La artritis es una enfermedad que se vuelve más común conforme envejecemos, pero no es causada por el desgaste y, podría ser causada por la ausencia de actividad física".

Por lo tanto, una de las mejores herramientas que podría aplicar para prevenir el tipo más común de este padecimiento artrítico, simplemente, es seguir moviéndose. Es importante diferenciar entre el movimiento y el ejercicio, ya que su enfoque es reducir el riesgo de OA. Su cuerpo fue diseñado para moverse, y no para permanecer sentado durante muchas horas.

Desafortunadamente, las sociedades occidentales se han vuelto más sedentarias con cada década que pasa, conforme los dispositivos digitales se han utilizado en el área laboral, para entretenimiento y comunicación.

Donde alguna vez se requirió realizar un movimiento para lograr algo, ahora podría lograrlo tan solo con pulsar un botón.

Esta inactividad ha producido una incidencia significativamente mayor de problemas de salud relacionados, tales como las enfermedades cardiacas, depresión, cáncer e hipertensión. El Dr. James Levine, endocrinólogo de la Clínica Mayo, cuya investigación inició el campo de la "ciencia del permanecer sentado"19 lo denomina “un estilo de sedentario”.20

Ahora, Wallace y Lieberman consideran que la OA podría ser añadida a la lista de problemas de salud con mayor riesgo, cuando pasa mucho tiempo sentado.

Esto podría ser provocado por tener menor fuerza muscular en las piernas y un cartílago más débil, lo que causa que la articulación se debilite más rápidamente de lo esperado.21

El equipo ha puesto a prueba esta teoría al estudiar conejillos de indias (el único animal de laboratorio que desarrolla naturalmente artritis de rodilla) y a los corredores de largas distancias de la tribu Tarahumara, en el Norte de México,22 que son famosos por correr largas distancias aun durante sus años de vejez.

Las Grasas Omega-3 Podrían Ayudar a Prevenir la Osteoartritis

Otro factor en el desarrollo de cartílago dañado, que causa OA, es una deficiencia de grasas omega-3. Los modelos basados en animales que utilizan conejillos de indias con tendencia a la artritis, han demostrado que llevar una alimentación alta en grasas omega-3 no solo ayuda a prevenir la enfermedad, sino que también proporciona apoyo para reducir los síntomas en animales ya afectados por OA.23

Otras investigaciones donde participaron seres humanos demostraron disminuir la inflamación y los síntomas cuando se les proporcionó aceite kril suplementado con grasas omega-3 de origen animal.24,25

Su cuerpo requiere tener un equilibrio entre las grasas omega-3 y omega-6. Se cree que la proporción ideal sería 1:1. Sin embargo, a menudo, una alimentación occidental estándar provee una mayor cantidad de grasas omega-6, al contrario de las grasas omega-3, lo que con frecuencia origina una proporción 20:1.

La prueba de proporción de grasas omega-6 a omega-3 es una forma asequible de averiguar cuántos cambios debe hacer en su alimentación para equilibrar su proporción de grasas omega-3 a grasas omega-6. Lo ideal sería que los resultados fueran inferiores a 1, y lo óptimo, que fueran inferiores a 0.4 %.

Para equilibrar sus proporciones, necesita aumentar su consumo de grasas omega-3 y reducir su nivel de grasas omega-6.

La forma más fácil de hacerlo es limitar los alimentos procesados ​​e incluir una mayor cantidad de alimentos altos en grasas omega-3, tales como anchoas, sardinas y salmón silvestre de Alaska. Recomiendo realizar una prueba anual de índice de grasas omega-3 para asegurarse de no tener una deficiencia. Idealmente, debería ser superior al 8 %.

Hasta hace poco tiempo, los científicos no estaban seguros de por qué las grasas omega-3 eran tan beneficiosas y cómo trabajaban para reducir la inflamación. Un estudio reciente26 del Hospital Brigham y de la Mujer, en Boston, encontró que una vez que estas grasas eran consumidas, se convertían en compuestos 10 000 veces más poderosos, para disminuir la respuesta inflamatoria.

En las enfermedades de tipo inflamatorio, una respuesta inmunológica e hiperactiva produce la destrucción de tejidos. Esta investigación demostró que, efectivamente, los poderosos compuestos producidos gracias a las grasas omega-3 detienen este proceso activo.

Existen tanto grasas omega-3 de origen animal como vegetal, pero solo los alimentos de origen animal proporcionan las grasas EPA y DHA en sus formas biodisponibles.

Para evitar las fuentes tóxicas de grasas omega-3 de origen animal, sugiero comer peces grasos, pequeños y de aguas frías, que tienen un menor riesgo de contaminación, en comparación con los peces predadores grandes, tales como el atún. Los peces más saludables que debe considerar son las anchoas, sardinas, arenque, caballa y el salmón silvestre de Alaska.

Existen varias formas de incorporar este tipo de peces en el menú semanal. Pruebe al agregar sardinas o anchoas en su ensalada, o hágalos puré para elaborar un aderezo casero para ensalada César.

El salmón silvestre es saludable, delicioso y versátil. Haga la prueba al preparar mis recetas, donde al salmón es cubierto con semillas de sésamo, y se le agrega coco y col berza o cubierto con almendra.

Importancia de la Vitamina D y la Astaxantina

La vitamina D es otro componente importante, ya que estimula hasta 300 péptidos antimicrobianos que son más potentes que los antibióticos, y ayuda a regular a su sistema inmunológico, un factor poderoso para mantener una buena salud, mientras combate la inflamación.

Para la mayoría de las personas que viven en el hemisferio Norte, sus niveles de vitamina D disminuyen dramáticamente entre los meses de enero y abril, cuando el nivel de exposición a los rayos del sol se encuentra en su punto más bajo.

Realizar una prueba de sus niveles de vitamina D es la única manera de saber que tanta cantidad de vitamina D suplementaria podría necesitar para mantener un nivel clínicamente relevante de 40 a 60 ng/mL durante todo el año.

La astaxantina podría ser un factor aún más poderoso para disminuir la inflamación, ya que tiene una muy fuerte actividad de captación de radicales libres, para proteger a sus células del daño oxidativo.

Después de ser absorbida, se distribuye en el torrente sanguíneo en las moléculas de lípidos, donde trabaja para reducir significativamente la inflamación y los marcadores de enfermedades metabólicas.27

También, impacta positivamente en el estrés oxidativo y ha demostrado disminuir al factor de necrosis tumoral en los seres humanos. En modelos donde se utilizan animales, la astaxantina tiene los mismos efectos que los corticosteroides, sin inmunosupresión.

La astaxantina tiene un efecto demostrable sobre las membranas celulares, al combatir el daño ocasionado por el envejecimiento en el ADN. Los estudios demuestran que este antioxidante es más potente que la vitamina C o E y podría tener decenas de beneficios adicionales.28

Únicamente es producido por las microalgas como un mecanismo de supervivencia, cuando el suministro de agua se seca.29 Las dos fuentes conocidas de astaxantina son las microalgas y la vida marina que las consume, tales como el kril y el salmón. Además, la astaxantina podría comprarse en forma de suplemento.

El Uso del Ácido Hialurónico y Caldo de Huesos Para Reducir el Dolor y la Inflamación

El ácido hialurónico (HA, por sus siglas en inglés) es un componente clave en el desarrollo del cartílago, y es responsable de introducir a los nutrientes y sacar a los productos de desecho a un área donde hay poco suministro de sangre.

Es uno de los componentes que le proporciona flexibilidad a sus tejidos y cartílagos, y hace que su cartílago se suavice y no cause fricción, en una forma en que aún no lo ha logrado ningún producto hecho por el hombre. Además, HA trabaja en el líquido que se encuentra dentro de su articulación, al inhibir las sustancias químicas naturales que podrían desencadenar la inflamación.

Cuando no hay suficiente cantidad de HA en su alimentación, llevar una suplementación de alta calidad podría ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Sin embargo, muchos de estos se fabrican en laboratorio y no están tan biodisponibles como el HA de origen natural.

El caldo de hueso casero y orgánico es un excelente complemento alimenticio que podría aumentar sus niveles de HA, y también está cargado de sulfato de glucosamina y condroitina, que ayudan a mantener a sus cartílagos sanos, así como en reducir la inflamación y el dolor.30

El caldo de hueso está hecho de huesos de animales. Su versión casera difiere enormemente de la variedad enlatada comercial que, a menudo, no es más que agua, cubos de consomé, sabores químicos y conservadores.

Tradicionalmente, el caldo de hueso se cocina a fuego lento durante 12 a 72 horas, e incluye huesos de animal, vinagre y especias. Mientras más tiempo cocine el caldo, más gelatina, minerales y otros nutrientes liberarán los huesos.

Estas son las claves para obtener los beneficios para la salud y las propiedades restauradoras que proporciona el caldo. Encontrará instrucciones completas al utilizar mi Receta de Caldo de Hueso.

Si bien, el caldo de hueso parece haber aparecido en el último par de años, en realidad, es una receta saludable que se ha transmitido de generación en generación, durante siglos.31 No solo es beneficioso para las articulaciones, sino que también ayuda a curar a su intestino, es auxiliar en la pérdida de peso, combatir la inflamación y mejorar la función cerebral y el sueño.32

Analgésicos Naturales y Suplementos Antiinflamatorios

Es posible controlar la osteoartritis a través de suplementos y remedios naturales, antes de recurrir a las opciones de medicamentos que podrían hacer mucho más perjuicio que beneficio, a largo plazo.

A medida que considere las estrategias descritas enseguida, para aliviar el dolor, recuerde incluir grasas omega-3, astaxantina, vitamina D y caldo de hueso para reducir la inflamación y ayudar a su cuerpo a reparar los daños menores.

En su rutina, debe incluir movimiento cada hora, para disminuir la posibilidad de desarrollar OA y mantener a sus articulaciones fuertes y flexibles, lo cual reducirá la necesidad de controlar el dolor.

Alimentación

Los alimentos que consume son una clave esencial para disminuir la inflamación que ocasiona el dolor y las enfermedades. La alimentación podría prevenir o desencadenar la inflamación, por lo que, mientras incluye algunos alimentos en su alimentación diaria, debe eliminar otros.

A menudo, los alimentos procesados ​​contienen soya, azúcar, jarabe de maíz de alta fructosa y grasas trans, que desencadenan la inflamación. Los alimentos cocinados a altas temperaturas, especialmente con aceite vegetal, aumentan la inflamación, al igual que el azúcar, granos y alimentos altos en lectina. Sugiero firmemente evitar estos alimentos, para reducir la inflamación.

Curcumina

Éste es el pigmento amarillo que contiene la cúrcuma, una especia comúnmente utilizada en el curry. Tiene un excelente perfil de seguridad y hay pruebas sólidas que sugieren que es potente contra las enfermedades inflamatorias.33

Los estudios han encontrado que proporciona un fuerte alivio para el dolor y demuestra una mejora a largo plazo en la función en relación a OA.34

Asimismo, la curcumina ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre, que desempeña un rol en el proceso inflamatorio. De hecho, la especia tiene una acción importante para proteger su salud y reducir la inflamación. Sin embargo, para obtener dosis terapéuticas óptimas requiere llevar una suplementación, ya que casi no hay biodisponibilidad de curcumina en su estado natural.

Jengibre

Comúnmente, el jengibre es conocido por sus propiedades de sedimentación estomacales, también proporciona alivio para el dolor antiinflamatorio. La raíz de jengibre fresca podría ser infusionada en agua hirviendo y servida como té, o rallada en un jugo de vegetales. Aunque las cápsulas de polvo están disponibles comercialmente, recomiendo utilizar su raíz fresca.

Boswellia

Esta hierba tiene ingredientes antiinflamatorios específicos; y personalmente, es uno de mis favoritos, ya que he visto que ha beneficiado a muchos pacientes que padecen artritis reumatoide, y se han obtenido buenos resultados en los estudios.35,36,37

Bromelina

Esta enzima se encuentra en la piña y es un antiinflamatorio natural que podría tomarse como suplemento, pero también se encuentra en suficiente cantidad en las piñas, por lo que comer la fruta fresca también puede ser útil.38,39 Se encuentra disponible como un suplemento oral o como una crema.

Crema de Cayena

También llamada capsaicina, esta crema es hecha de los chiles picantes secos. Alivia el dolor al reducir el suministro de la sustancia P, un componente químico de las células nerviosas que transmite señales de dolor al cerebro.

Técnicas de libertad emocional (EFT)

EFT es una herramienta terapéutica no invasiva que podría ayudar a reducir las consecuencias en su salud emocional, ocasionadas por el dolor. Debido a que el estrés también aumenta la inflamación y su percepción del dolor, EFT podría ayudarle a controlar su dolor, sin tener que recurrir a una intervención de medicamentos a lo largo del día.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Arthritis Foundation, Sources of Arthritis Pain
  • 2, 4, 6 National Institutes of Health Osteoporosis and Related Bone Diseases, May 2016
  • 3 Arthritis Foundation, What is Rheumatoid Arthritis
  • 5 Centers for Disease Control and Prevention, Osteoarthritis Fact Sheet
  • 7, 8, 12 Clinical Geriatric Medicine, 2010;26(3):355
  • 9 Mayo Clinic, Osteoarthritis, Symptoms and Causes
  • 10 Nature, 2015;4(424)
  • 11 Healthline, January 4, 2017
  • 13 Harvard Gazette, August 14, 2017
  • 14, 16 HealthLine, August 14, 2017
  • 15, 21 American Association for the Advancement of Science, August 14, 2017
  • 17 Total Health Magazine, Help Your Joints with Hyaluronic Acid
  • 18 Daily Mail, August 14, 2017
  • 19 Vox, July 2, 2014
  • 20 CNN, June 24, 2011
  • 22 BBC News, May 23, 2017
  • 23 Osteoarthritis and Cartilage, 2011;19(9):1150
  • 24 Advances in Therapy, 2009;26(9):858
  • 25 Journal of the American College of Nutrition, 2007;26(1):39
  • 26 Arthritis Foundation, July 29, 2017
  • 27 Cardax, June 10, 2014
  • 28, 29 Mother Nature Network, June 18, 2013
  • 30 Dr. Kellyann, Combat Joint Pain and Arthritis with Bone Broth
  • 31 Daily Mail, July 13, 2015
  • 32 HealthLine, Bone Broth: How to Make It and 6 Reasons Why You Should
  • 33 Springerplus, 2013, 2:56
  • 34 Arthritis Foundation, Turmeric
  • 35 Indian Journal of Pharmaceutical Science, 2011;73(3):
  • 36 Ayu, 2011;32(4):478
  • 37 Arthritis Research and Therapy, 2008, 10:R85
  • 38 Biotechnology Research International, 2012; 2012: 976203
  • 39 Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine, 2004;1(3):251