Por favor ingrese el término de búsqueda

Más Pruebas de que los Productos para la Acidez Estomacal son Peligrosos

Noviembre 29, 2017

Historia en Breve

  • El ardor estomacal, que por lo general afecta a casi 60 millones de personas cada mes, a menudo se describe como agudo y ardiente, en ocasiones detrás del esternón y otras veces alrededor del cuello o la garganta
  • Los medicamentos comunes contra la acidez estomacal, disponibles con o sin receta médica, se han asociado con varios problemas de salud relacionados con la reducción de la producción de ácido
  • Los inhibidores de la bomba de protones, en específico, podrían aumentar su riesgo de desarrollar cáncer de estómago
  • Con frecuencia, la acidez estomacal se desencadena por la baja producción de ácido y podría ser tratada al emplear estrategias naturales como mejorar el microbioma intestinal, reducir los carbohidratos, añadir ácidos a su alimentación y usar aceite de coco

Por el Dr. Mercola

La acidez es un padecimiento común y se estima que en los Estados Unidos afecta a casi 60 millones de personas al menos una vez al mes.1

El dolor a menudo se describe como agudo y ardiente, en ocasiones detrás del esternón y otras veces alrededor del cuello o la garganta. Un equipo noruego de investigación2 informó que la incidencia de personas con episodios de reflujo ácido al menos una vez a la semana había aumentado casi en un 50 % durante la década anterior al 2009.3

La acidez estomacal ocasional no es rara, pero cuando ocurre con frecuencia o interfiere con su rutina diaria es posible que se haya convertido en acidez estomacal crónica.4

Sus síntomas podrían ser el resultado de un problema con el esfínter esofágico inferior (LES, por sus siglas en inglés) que se ubica entre el estómago y esófago. Normalmente, este esfínter mantiene el ácido estomacal dentro del estómago y solo se abre al tragar o para poder eructar.5

Cuando su LES permite que el ácido gástrico suba al esófago, experimenta los síntomas de la acidez, ya que el revestimiento del esófago no está diseñado para resistir el pH ácido de los ácidos estomacales.

Con la exposición continua al ácido, las células del esófago comienzan a adaptarse y a parecerse más a las células que se encuentran en el intestino delgado.6 Esto se denomina esófago de Barrett y es una afección que aumenta su riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

Investigaciones previas descubrieron que las personas que tomaban medicamentos para la acidez, llamados inhibidores de la bomba de protones (PPIs, por sus siglas en inglés) y tenían infecciones por Helicobacter pylori (H. pylori) relacionadas con el desarrollo de úlceras estomacales, tenían más posibilidades de desarrollar cambios celulares vinculados con el cáncer de estómago.7

Ahora en investigaciones recientes, los científicos han determinado que las personas que toman PPIs, incluso después de que su infección se haya aliviado, tienen más posibilidades de desarrollar cáncer de estómago, en comparación con quienes nunca se han infectado.8

Los PPI Podrían Aumentar su Riesgo de Cáncer

Investigadores de la Universidad de Londres y la Universidad de Hong Kong descubrieron que el riesgo de desarrollar cáncer de estómago aumentó más del doble cuando una persona había tomado PPIs.

Con el fin de averiguar el posible papel de la infección en el desarrollo del cáncer de estómago, los investigadores compararon el uso de PPIs para reducir el reflujo ácido con personas tratadas con triple terapia para matar el H. pylori y luego con antagonistas del receptor H2 como Pepcid, Tagamet o Zantac.9

En el 2006, la medicina convencional aceptó la triple terapia como primera línea de defensa contra el H. pylori. Consiste en dos antibióticos y un PPI para reducir la secreción de ácido.10

Los pacientes del estudio fueron monitoreados durante 7.5 años en promedio, hasta que desarrollaron cáncer, murieron o terminó el estudio. Durante este tiempo, tomar PPIs se asoció con el doble de riesgo de desarrollar cáncer de estómago, mientras que tomar un antagonista de H2 no se relacionó con un mayor riesgo.

Además, los investigadores encontraron que aquellos que tomaban PPIs todos los días tenían casi cuatro veces más riesgo de padecer cáncer de estómago, en comparación con quienes tomaban el medicamento una vez a la semana.11 El Dr. Wai Keung Leung, profesor de gastroenterología de la Universidad de Hong Kong, advirtió:12

"Si bien los PPIs son uno de los medicamentos más comúnmente utilizados para tratar la enfermedades por reflujo y dispepsia, los médicos deben tener precaución al prescribir PPIs a largo plazo, incluso en pacientes que hayan erradicado el H. pylori".

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, casi dos tercios de la población mundial está infectada con la bacteria gramnegativa, H. pylori,13 sin embargo, no todos manifiestan síntomas de la infección.

Se cree que esta infección es la principal causa de las enfermedades de úlcera péptica y gastritis en todo el mundo. Los PPIs se podrían recetar para tratar los síntomas de la acidez, sin la presencia de úlceras pépticas.

En la actualidad, los PPI también se encuentran disponibles sin receta médica, lo que aumenta el riesgo de que usar este medicamento a largo plazo pueda incrementar su riesgo de padecer cáncer de estómago. La acidez estomacal también podría ser provocada por alimentos específicos o problemas mecánicos. Estos incluyen:14

Comer en exceso

Obesidad

Embarazo

Comida picante

Menta

Jitomates

Frutas cítricas

Ajo y cebolla

Chocolate

Café

Alcohol

¿Cómo Funcionan los PPIs?

Los PPIs son un tipo de medicamento diseñado para inhibir la bomba de protones en sus células y reducir la cantidad de ácido que produce.

Se encuentran entre los medicamentos más ampliamente recetados y se clasifican como los novenos más prescritos del 201515 con $ 14 mil millones en ventas anuales.16 Sin embargo, no son específicos para las células del estómago y el ácido estomacal no suele ser el desencadenante principal de la acidez gástrica crónica.

Cualquier célula del cuerpo que produce ácido usa una bomba de protones. Esto significa que los PPIs inhibirán la producción de ácido en todas las células y no solo en las del estómago.

Científicos de la Universidad de Stanford y el Hospital Metodista de Houston en Texas creen que esto podría ser el desencadenante de la variedad de efectos secundarios peligrosos que se asocian con el uso de PPIs.17 En efecto, esto dificulta la capacidad de las células para eliminar los productos de desecho y, por lo tanto, acelera el daño y el envejecimiento.

Las células usan ácido para eliminar los productos finales del metabolismo. Cuando este ácido no está presente, se produce una acumulación de toxinas, lo que podría conducir al desarrollo de padecimientos de salud significativos.18 El Dr. John Cooke, director de investigación de enfermedades cardiovasculares del Hospital Metodista de Houston, lo denomina como una prueba irrefutable.19

Si bien los PPIs reducen la cantidad de ácido estomacal producido durante el día, la causa de la acidez estomacal no es el exceso de ácido. Fisiológicamente, con frecuencia lo que sucede es lo contrario. La baja producción de ácido puede provocar un crecimiento excesivo de bacterias en el estómago.

Esto da lugar a cambios en la digestión de carbohidratos, lo que produce gases. La acumulación constante de gas en el estómago aumenta la presión sobre su LES, debilita el esfínter, libera ácido en el esófago y crea los síntomas de la acidez estomacal.

Con el tiempo, los medicamentos de acción prolongada, como los PPIs, en realidad podrían aumentar su riesgo de sufrir acidez estomacal y, a menudo, provocar un incremento de la acidez si dejara de tomar el medicamento.20

Las Pruebas Iniciales Descubrieron que los PPIs Promovían el Cáncer de Estómago

Aunque el reciente estudio encontró una asociación entre los PPIs y el cáncer de estómago, con o sin infección por H. pylori, los primeros estudios de 1985 sobre el omeprazol (Prilosec),21 demostraron un mayor riesgo de desarrollar cánceres gástricos en modelos de rata.

En este estudio, las ratas hembras tenían más probabilidades de riesgo que los machos. En esa época, este descubrimiento generó cierta inquietud con respecto a su seguridad y retrasó el desarrollo y aprobación del medicamento.22

Una compañía farmacéutica en desarrollo, Astra, convenció a las autoridades regulatorias para proseguir a realizar estudios en humanos, mientras que dos compañías de la competencia, Glaxo y SmithKline & French,23 detuvieron sus programas de desarrollo de medicamentos inhibidores ya que sus pruebas también demostraron riesgo de cáncer gástrico en modelos animales.

Los científicos determinaron que la terapia de PPIs a largo plazo condujo a hipergastrinemia, una cantidad excesiva de gastrina en la sangre. Esto resultó en hiperplasia de células tipo enterocromafines, un factor de riesgo mayor para el desarrollo de cáncer de estómago.24 Esta hiperplasia se encontró hasta en el 30 % de los usuarios crónicos, sobre todo en quienes estaban infectados con H. pylori.

La Digestión Requiere Ácido

La digestión comienza en su boca y termina en el recto. La comida se fracciona en pedazos más pequeños al masticar, se mezcla con saliva, viaja por el esófago y llega al estómago.

Una vez ahí, se mezcla con ácido clorhídrico, que es necesario para descomponer las partículas de alimento de las cuales el intestino delgado puede extraer nutrientes.

En otras palabras, el ácido estomacal es necesario para la digestión. Cuando reduce la cantidad de ácido estomacal al consumir PPIs, aumenta su riesgo de padecer acidez, reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés) e indigestión crónica.

Puede aplicar una prueba simple en casa para determinar si sus niveles de ácido estomacal son bajos, lo cual le brindará la información necesaria para desarrollar un plan natural y tratar su dolor crónico. Esto le dará una idea aproximada de la cantidad de ácido que produce.

Mezcle una cucharadita de bicarbonato de sodio en 8 onzas de agua fría y bébalo por la mañana antes de comer o beber cualquier otra cosa. La mezcla de bicarbonato de sodio y ácido clorhídrico en su estómago forma gas de dióxido de carbono, lo que provocará que eructe.

Tómese un tiempo de hasta cinco minutos para determinar cuánto tarda en formarse el gas. Si eructa en dos o tres minutos, es probable que produzca cantidades adecuadas de ácido; eructar antes y en repetidas ocasiones indica exceso de ácido. Si no eructa durante los primeros cinco minutos, es probable que no produzca suficiente ácido.

Los PPIs También Están Asociados Con Otros Riesgos Para la Salud

El ácido clorhídrico y la pepsina en el estómago son necesarios para descomponer las proteínas y absorber los nutrientes. Una reducción en la formación de ácido disminuye esta absorción, lo que aumenta su potencial de disbiosis, un desequilibrio en su microbioma intestinal.

Sin el ácido, las proteínas se podrían fermentar en el intestino, convirtiéndose en alimento para patógenos como el Clostridium difficile (C. difficile), Candida y H. pylori. Este crecimiento excesivo puede dar lugar al intestino permeable.

Los efectos secundarios del intestino permeable incluyen dificultad para perder peso y mayor incidencia de trastornos neurológicos y alergias. Los resultados de un estudio reciente sugieren que quienes consumen medicamentos supresores del ácido, a largo plazo, como los PPIs tienen mayor riesgo de desarrollar infecciones intestinales por C. difficile y Campylobacter.25

Aunque ambas infecciones pueden provocar dolor abdominal y diarrea, el C. difficile puede ser más peligroso y está asociado con la morbilidad y el aumento de los costos de atención médica.

El aumento en la cantidad de personas diagnosticadas con enfermedad renal crónica (CKD, por sus siglas en inglés) en los últimos años, se puede atribuir al creciente número de pacientes que usan PPIs para tratar el reflujo ácido.

Los investigadores han descubierto que el aumento es más rápido de lo que podría esperarse, de los factores de riesgo conocidos, tales como hipertensión o diabetes tipo 2.26 Los autores señalan que el aumento del riesgo de padecer CKD se asoció con el uso de PPIs y no con la causa subyacente de la acidez estomacal. Los antagonistas del receptor H2 no exhibieron una asociación similar.

Un gran estudio realizado en la Universidad de Stanford encontró que quienes tomaban PPIs tenían un mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco.27 Y, un estudio reciente de la Universidad de Washington demuestra que el uso de inhibidores, a largo plazo, conlleva un mayor riesgo de muerte por todas las causas.28

Los investigadores examinaron el historial médico de 275 000 usuarios de PPIs y 75 000 de antagonistas de H2.

El autor principal, el Dr. Ziyad Al-Aly, comentó los resultados y dijo: "No importa cómo desmenucemos la información de este gran conjunto de datos, vimos lo mismo: hay mayor riesgo de muerte entre los usuarios de inhibidores".

El uso de PPIs también se asocia con otros riesgos para la salud, incluida una menor absorción de nutrientes como el magnesio y la vitamina B12, menor resistencia a las infecciones y mayor incidencia de fracturas óseas.

Cómo Dejar los PPIs de Manera Adecuada

Aunque los PPIs reducen la acidez a corto plazo, también causan un efecto de rebote e incrementan su riesgo de desarrollar otras afecciones si se dejan de forma repentina. Si ha estado usando PPIs, es importante que NUNCA los deje de golpe, en cambio, deje pasar un tiempo para permitir que su cuerpo se desintoxique y elimine la sustancia de su sistema.

Para minimizar el riesgo de experimentar efectos de rebote de ácido, reduzca poco a poco la dosis de PPIs que toma, hasta la dosis más baja donde comienza a experimentar acidez estomacal.

Luego, comience a sustituirlos con bloqueadores H2 de venta libre, como Zantac, Ranidtine, Tagamet o Cimetidine. Una vez que haya dejado de tomar medicamentos PPIs y haya tomado un bloqueador H2 durante varias semanas, también puede comenzar a dejar este último.

Mientras reduce su dosis de PPIs, deberá aplicar alternativas y realizar cambios en sus elecciones de estilo de vida, las cuales también podrían ayudar a reducir la posibilidad de tener acidez estomacal. Las alternativas efectivas para tratar la acidez estomacal incluyen:

Alimente su microbioma intestinal

Comer vegetales orgánicos sin procesar de alta calidad podría ayudarle a restablecer su equilibrio y función estomacal natural. Consumir alimentos fermentados con regularidad ayuda a equilibrar su microbioma intestinal, lo cual puede ayudar a eliminar la bacteria H. pylori de forma natural.

Reducir su consumo de carbohidratos netos a 50 gramos o menos al día también podría ayudar a equilibrar el microbioma intestinal al reducir la fuente de nutrientes de las bacterias no beneficiosas.

Agregue ácido

Aunque pudiera parecer contradictorio, con frecuencia, la acidez estomacal se desencadena por la baja producción de ácido. Beber 3 cucharaditas de vinagre de manzana sin procesar ni filtrar en entre 6 y 8 onzas de agua fresca antes de cada comida podría ayudarle con la digestión y reducir la acidez gástrica después de comer.

Para obtener una lista de otras alternativas que pueden ayudar a promover la producción de ácido, consulte mi artículo anterior, 15 Remedios Naturales para Tratar el Reflujo Ácido y las Úlceras. El chucrut o el jugo de col pueden estimular la producción de ácido estomacal y proporcionarle valiosas bacterias que le ayudarán a equilibrar su intestino.

Utilice la gravedad

La acidez tiende a empeorar durante la noche y justo después de acostarse. Permanecer erguido o sentado durante al menos tres horas después de comer podría reducir su riesgo de sufrir acidez estomacal.

Algunos encuentran alivio al elevar la cabecera de la cama con bloques que se venden con dicho propósito, de modo que la cama no se resbale y provoque lesiones. Evite apilar almohadas, ya que esto puede aumentar la presión sobre su LES, provocar acidez estomacal y causar una mala alineación entre el cuello y la columna vertebral.

Té de raíz de jengibre

El té de raíz de jengibre se ha usado tradicionalmente contra las alteraciones gástricas ya que su efecto gastroprotector se debe a que bloquea el ácido y suprime el H. pylori. Puede preparar el té al hervir tres rodajas de raíz de jengibre crudo en 2 tazas de agua a fuego lento durante 30 minutos. Tomar el té 20 minutos antes de la comida podría ayudar a prevenir el desarrollo de la acidez estomacal.

Evite la ropa ajustada

La ropa ajustada aumenta la presión sobre su LES y aumenta su riesgo de experimentar una fuga de ácido hacia el esófago.

Mantenga un peso saludable

El exceso de peso alrededor del cinturón aumenta el exceso de presión sobre su LES. Incluso perder 15 libras puede marcar una diferencia positiva en los síntomas que experimenta.

Elimine los desencadenantes

Algunas personas experimentan alergias a los alimentos o tienen detonadores que aumentan su riesgo de padecer acidez estomacal. Considere la posibilidad de eliminar la cafeína, el alcohol y los productos de nicotina, además de averiguar los alimentos que aumentan su riesgo en particular. Puede tomar tiempo determinar sus factores desencadenantes, pero vale la pena el esfuerzo.

Aceite de coco orgánico

El aceite de coco tiene efectos antibacterianos y ayuda a reducir el crecimiento excesivo de bacterias en el estómago. También ayuda a aliviar el esófago mientras desciende a través de él y es una grasa saludable que ayuda a proteger su salud. Considere comenzar con 1 cucharadita para ver cómo responde su cuerpo.

Los efectos secundarios comunes incluyen dolor de cabeza y náuseas leves. Aumente poco a poco hasta tomar 3 cucharadas al día para obtener los mejores resultados posibles. También puede intentar agregarle 1 cucharada a su taza de café o té.

Articulo AnteriorEl Presidente de la Asociación Americana del Corazón Sufre Ataque Cardiaco a la Edad de 52 Siguiente ArticuloComer los Alimentos Adecuados Podría Mejorar su Estado de Ánimo

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 HealthLine, What Are the Differences Between Heartburn, Acid Reflux and GERD
  • 2 NTNU, March 1, 2012
  • 3 ABC News, December 21, 2011
  • 4 WebMD, Heartburn
  • 5, 14 WebMD, What is Heartburn
  • 6 Rush University Medical Center, When Heartburn Lingers Too Long
  • 7 Journal of Family Practice, 2004;53(9):732
  • 8, 9 University College London, November 1, 2017
  • 10 Medscape, February 9, 2017
  • 11, 12 WebMD, October 31, 2017
  • 13 Centers for Disease Control and Prevention, Infectious Diseases Related to Travel
  • 15, 17, 18, 19 WebMD, June 8, 2016
  • 16, 27 Stanford Medicine News Center, June 10, 2015
  • 20 Howard Hughes Medical Institute, January 15, 2002
  • 21 Gut, 1985;26:1279
  • 22 Proton Pump Inhibitors, Book Review dx.doi.org/10.1136/gut.47.2.316
  • 23 GSK History
  • 24 Gut, 2006;55(9):1217
  • 25 British Journal of Clinical Pharmacology, 2017; 83(6):1298
  • 26 Medscape, January 11, 2016
  • 28 BMJ Open, 2017;7(6)