Pruebe el Aceite de Coco

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 22, 2018 | 42,582 vistas

Historia en Breve

  • Las grasas saturadas, y muy particularmente el aceite de coco, son una parte importante de la alimentación humana. Las investigaciones recientes sugieren que este tipo de aceite podría ayudar a controlar la enfermedad de Crohn, al mejorar el microbioma intestinal
  • Los estudios demuestran que el aceite de coco también podría mantener una función tiroidea saludable, fomentar la salud cardiaca y una función cerebral saludable, impulsar la función inmunológica y aumentar la energía, ayudar a perder peso y mucho más
  • El aceite de coco es una excelente opción para cocinar, ya que puede resistir el daño inducido por el calor. Cuando los aceites vegetales procesados son calentados producen colesterol oxidado, aldehídos cíclicos tóxicos y acrilamida
  • El café Bulletproof es una bebida de alto rendimiento para estimular el cerebro, que fácilmente podría preparar al añadir aceite MCT o aceite de coco y mantequilla sin sal o ghee de animales alimentados con pastura al café negro orgánico
  • El aceite de coco también podría reemplazar una serie de productos para el cuidado personal costosos y posiblemente peligrosos, tales como las cremas hidratantes, mascarillas para el cabello, lociones para afeitar, limpiadores y desmaquillantes, exfoliantes corporales, pastas de dientes y mucho más

30 Tips para Ayudarle a Tomar Control de Su Salud

Este artículo es parte de la Guía de 30 Tips para Ayudar a Revolucionar Su Salud. Cada día del mes descubra un nuevo consejo diseñado para ayudarle a tomar control de su salud. Para ver la lista completa de clic aquí.

Por el Dr. Mercola

A pesar de que se han realizado más de 2 000 estudios1 sobre el aceite de coco, que demuestran su amplia variedad de beneficios, este aceite continua siendo desprestigiado injustamente hasta el día de hoy, principalmente porque el 90 % de su contenido de grasas está constituido por grasas saturadas.

Sin embargo, este tipo de grasas, y más particularmente el aceite de coco, son una parte importante de la alimentación humana. Si ha creído por completo lo que los medios de comunicación dicen acerca de que las grasas saturadas no son saludables y aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas, podría ser el momento de reconsiderar su postura.

Los productos de coco, particularmente el aceite de coco, han sido utilizados por ciertas poblaciones alrededor del mundo, durante milenios, y en los lugares donde este tipo de aceite se consume como parte de la alimentación estándar, las personas parecen desarrollarse mejor.

Como por ejemplo, las poblaciones polinesias de Pukapuka y Tokelau, cuya alimentación tiende a incluir grandes cantidades de coco y otras grasas saturadas y bajas en colesterol y azúcar.

Ahí, los investigadores encontraron que "las enfermedades vasculares son poco comunes en ambas poblaciones y no hay evidencia de que el alto consumo de grasas saturadas tenga un efecto nocivo".2

Otro estudio3 se centró en la población Kitava de Papua Nueva Guinea. Además de que su alimentación incluye una gran cantidad de pescados, frutas y tubérculos, el coco también es un alimento básico preponderante.

En este estudio no se reportó que alguno de los nativos que participó haya tenido un derrame cerebral, muerte súbita, dolor en el pecho o malestar debido a una enfermedad coronaria (CHD, por sus siglas en inglés).

De hecho, los investigadores concluyeron que al parecer la población no presentaba derrames cerebrales ni CHD. Además de sus beneficios internos para la salud, el aceite de coco también tiene innumerables usos diferentes.

Por ejemplo, puede contar con en este aceite para aplicaciones de belleza en la piel, lo cual evitaría cualquier cantidad de productos químicos peligrosos.

Cómo el Aceite de Coco Podría Beneficiar Su Salud y Bienestar

En términos nutricionales, las grasas saludables presentes en el aceite de coco podrían tener efectos significativos en su bienestar. Las investigaciones han demostrado que puede:

Mantener una función tiroidea saludable. A diferencia del aceite de soya y otros aceites vegetales, el aceite de coco no interfiere con la función tiroidea. Tiene propiedades antiinflamatorias que podrían ayudar a disminuir la inflamación, la cual podría ocasionar hipotiroidismo e hipertiroidismo.4

Promover la salud cardiaca. Los estudios realizados en animales y con la participación de humanos, han encontrado que los factores de riesgo de enfermedades cardíacas, tales como los niveles de colesterol total, LDL y HDL, habían disminuido al tomar aceite de coco.

En particular, las grasas saturadas del aceite de coco podrían aumentar los niveles del colesterol HDL "bueno", mientras que también ayudan a convertir el colesterol LDL "malo" en una forma menos dañina.5

Fomentar una función cerebral saludable. Los investigadores encontraron que las cetonas podrían funcionar como una fuente de energía alternativa para el mal funcionamiento de las células cerebrales, que ha demostrado disminuir los síntomas en pacientes que padecen la Enfermedad de Alzheimer.6

Impulsar la Función Inmunológica. El ácido láurico, los lípidos antimicrobianos, el ácido cáprico y el ácido caprílico presentes en el aceite de coco son conocidos por sus propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales.7 Su uso regular podría ayudar a prevenir resfriados/gripe y aliviar enfermedades tales como la hepatitis C, herpes y virus de Epstein-Barr.8

Aumentar los niveles de energía. Los ácidos grasos de cadena media (MCTs) presentes en el aceite de coco son inmediatamente digeridos y convertidos en energía por el hígado.

Mantener un metabolismo saludable.

Ayudar en la disminución de peso. El aceite de coco constituye un excelente combustible para el cuerpo y estimula el metabolismo para ayudarle a eliminar el exceso de grasa corporal.

Apoyar en la digestión. El aceite de coco es fácil de digerir para el sistema digestivo y no incrementa los niveles de insulina en el torrente sanguíneo. Además, el tracto digestivo puede absorver fácilmente a los MCTs, en comparación con los ácidos grasos de cadena más larga, que se encuentran en los aceites vegetales poliinsaturados.

Controlar la enfermedad de Crohn. Las investigaciones recientes demuestran que las grasas saludables de origen vegetal, tales como el aceite de coco, podrían producir cambios positivos en las bacterias intestinales, al disminuir los síntomas de la enfermedad de Crohn, un padecimiento que a menudo es debilitante.

Mantener una piel saludable y juvenil. La aplicación tópica de aceite de coco beneficia a la piel, ya que reduce la aparición de arrugas y líneas de expresión, debido a que este aceite mantiene a los tejidos conectivos fuertes y flexibles. Además, hay alguna evidencia que sugiere que podría estimular la producción de colágeno,9 aunque el mecanismo de acción es desconocido.

Mantener bajo control a la candida. Un estudio publicado en mSphere encontró que los ratones que recibieron aceite de coco disminuyeron diez veces la población de la levadura de Candida albicans en sus intestinos, en comparación con los ratones que recibieron aceite de soya o sebo de res.10

Promover la salud oral. Un estudio encontró que masajear el aceite de coco en las encías durante 10 minutos al día, durante tres semanas, reducía significativamente la placa y el Streptococcus mutans causante de caries.11

Utilice el Aceite de Coco Para Cocinar

El aceite de coco es una excelente opción para cocinar, ya que puede resistir el daño inducido por el calor. De esta forma, no consumirá aceites oxidados y dañados.

Por otra parte, cuando los aceites vegetales procesados son calentados, tales como el aceite de soya, maíz, semilla de algodón y de canola, producen colesterol oxidado, lo que aumenta la formación de tromboxano--un factor de coagulación sanguínea y dos toxinas: aldehídos cíclicos y acrilamida.

Es desafortunado que la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) haya decidido frenar este progreso tan necesario, al enviar una advertencia en la recomendación de la presidencia internacional12 contra el uso del aceite de coco y la mantequilla, al reiterar su antigua recomendación de utilizar ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs, por sus siglas en inglés), tales como la margarina y el aceite vegetal.

En general, la AHA aún recomienda limitar el consumo diario de grasas saturadas a un 6 % de las calorías diarias o menos, lo que constituye niveles muy inferiores con respecto a lo que su cuerpo necesita para tener una salud óptima.13

Esta recomendación, enviada en junio del año pasado, fue duramente criticada por muchos expertos en salud, y por una buena razón. Para empezar, los estudios con los que se sustentó esta recomendación datan de los años 60 y principios de los 70--las épocas en las que nació y se desarrolló el mito de los alimentos bajos en grasa.

Desde entonces muchos estudios han derrumbado y refutado la ciencia a la que aún se aferra la AHA; sin embargo, ninguno de ellos fue incluido.

De acuerdo con la Dra. Cate Shanahan,14 médico familiar y autora del libro "Deep Nutrition: Why Your Genes Need Traditional Food" (Nutrición Profunda: Por Qué los Genes Necesitan Alimentos Tradicionales), el mensaje de la AHA "no solo es falso, sino también peligroso"; y señaló que la AHA ha hecho declaraciones falsas, ya que ninguno de los estudios incluidos en su análisis involucran específicamente al aceite de coco.

Además, vale la pena señalar que la mayoría de los primeros estudios realizados sobre el aceite de coco que encontraron resultados desfavorables, utilizaron un aceite de coco parcialmente hidrogenado, no un aceite de coco virgen sin refinar.15 El aceite hidrogenado no es lo mismo que el aceite sin refinar, incluso aunque se trate de algo tan saludable como el coco.

Este pequeño detalle es lo que, en primer lugar, originó la difamación inmerecida del aceite de coco.

>>>>> Clic aqui para ver <<<<<

Por Qué los Aceites Vegetales Son Una Opción Peligrosa

Las investigaciones modernas apenas empiezan a revelar lo que realmente ocurre a nivel molecular cuando consume aceite vegetal y margarina, y es evidente que estas grasas no favorecen a su corazón.

Por ejemplo, Sanjoy Ghosh,16 biólogo de la Universidad de Columbia Británica, ha demostrado que las mitocondrias no podrían utilizar fácilmente a los PUFAs como combustible, debido a la estructura molecular única de las grasas. Otros investigadores han demostrado que el ácido linoleico PUFA podría causar muerte celular, además de obstaculizar la función mitocondrial.17

Los PUFAs tampoco se almacenan fácilmente en la grasa subcutánea. En cambio, tienden a depositarse en el hígado, donde contribuyen a la enfermedad del hígado graso; y en las arterias, donde contribuyen a la aterosclerosis.

De acuerdo con Frances Sladek,18 Ph.D., toxicóloga y profesora de biología celular de la Universidad de California, en Riverside, los PUFAs se comportan como toxinas que se acumulan en los tejidos porque el cuerpo no puede deshacerse de ellos fácilmente. Cuando los aceites vegetales, tales como el aceite de girasol y de maíz se calientan, también se producen sustancias químicas cancerígenas, tales como los aldehídos.19

Por lo que, en resumen, si su objetivo es tener una mejor salud cardiaca, debe ignorar estas recomendaciones prejuiciosas e ignorantes de la AHA sobre las grasas alimenticias y los aceites de cocina. Esto le conducirá en una dirección totalmente opuesta.

Si bien, la AHA afirma que reemplazar las grasas saturadas por PUFAs disminuirá el riesgo de enfermedades cardíacas, las tasas de CHD no han mejorado durante las décadas en que las personas han seguido sus recomendaciones sobre consumo de grasas.

La lógica nos indica que si las recomendaciones de la AHA no han funcionado en los últimos 65 años, probablemente tampoco funcionarán ahora.

Los Triglicéridos de Cadena Media y Sus Beneficios Saludables

El 90 % de la grasa que contiene el aceite de coco es saturada, y alrededor de dos tercios son grasas de cadena media, también conocidas como MCTs. Estos últimos obtienen su denominación de su estructura química y pueden dividirse en cuatro grupos, en función de su longitud de carbonos:

Los usos clínicos del Aceite MCT (por lo general, una combinación de C8 y C10, que aumenta los niveles de cetonas con mucha más eficacia que los demás) incluyen:20

Disminución del apetito y pérdida de peso21,22

Optimización de la función cognitiva y neurológica, con posibles implicaciones en enfermedades neurodegenerativas

Mayores niveles de energía y mejor rendimiento atlético

Optimización de la función mitocondrial y disminución en el riesgo subsecuente de enfermedades, tales como la aterosclerosis, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y enfermedades autoinmunológicas

Como parte de una terapia alimenticia especializada para el tratamiento contra la epilepsia23

Prevención de la enfermedad del hígado graso no alcohólico24

Como regla general, cuanto más corta sea la cadena de carbono, los MCTs se convertirán más eficazmente en cetonas, las cuales son un excelente combustible mitocondrial. Incluso, las cetonas podrían atravesar la barrera hematoencefálica, para suministrarle energía al cerebro.

Son un combustible mucho más preferible que la glucosa, ya que producen menos especies reactivas del oxígeno y radicales libres secundarios, cuando se queman.

Asimismo, las cetonas ayudan a suprimir la hormona del hambre, grelina, y a medida que aumentan los niveles de cetonas, se activa la CCK, que es una hormona de la saciedad. Como resultado, se desvanecen los antojos de alimentos y ataques de hambre, lo que contribuye en gran medida a evitar consumir porciones de alimentos innecesarios. Además los MCTs:

El Aceite MCT es Otra Alternativa Saludable

El aceite de coco proporciona una mezcla de todos estos MCTs, pero el C12 (ácido láurico) de cadena más larga constituye más del 40 % del contenido. (La excepción es el aceite de coco fraccionado, que contiene principalmente C8 y C10).25

El ácido láurico es más conocido por sus propiedades antibacterianas, antimicrobianas y antivirales. Dado que es una molécula de cadena larga, no incrementa los niveles de cetonas en ningún grado significativo.

Si bien, el aceite de coco proporciona una variedad de MCTs, con respecto a los usos clínicos, como los ya mencionados anteriormente, se recomienda un aceite MCT más concentrado y potente. La mayoría de las marcas comerciales de aceite MCT contienen una combinación de C8 y C10 en partes iguales.

Mi elección personal es el C8 (ácido caprílico) solo, ya que se convierte en cetonas más rápidamente. También, tiende a digerirse más fácilmente.

El aceite de coco y/o aceite MCT concentrado podrían consumirse todos los días, pero debe comenzar con una cantidad pequeña; ya que tomar altas dosis de aceite MCT antes de desarrollar tolerancia podría producir heces blandas y efectos secundarios gastrointestinales.

Recomiendo no tomar más de 1 cucharadita de aceite MCT al comenzar a consumirlo. Tómelo junto con otra grasa, como por ejemplo, un puñado de nueces, con ghee en el café, o como uno de los aceites en el aderezo para ensalada.

Una vez que desarrolle una mayor tolerancia, podría aumentar paulatinamente la cantidad hasta tomar 4 cucharadas de aceite MCT o aceite de coco al día.

Si deja de tomarlo por un tiempo y luego empieza a hacerlo nuevamente, debe volver a comenzar con una pequeña cantidad, para permitir que su sistema digestivo se reajuste.

Dicho lo anterior, a menudo, el aceite MCT es digerido más fácilmente por las personas que se les dificulta digerir otros tipos de grasa, como por ejemplo, quienes padecen la enfermedad del intestino permeable, malabsorción, enfermedad de Crohn o deficiencia de la vesícula biliar (tal como una infección o si se extirpó la vesícula biliar).

Pruebe el Café Bulletproof

Bulletproof Coffee® es elaborado a base de café, aceite Brain Octane (una forma más concentrada de aceite MCT) y mantequilla de animales alimentados con pastura. Además, podría preparar en casa esta bebida de alto rendimiento para estimular el cerebro. La receta oficial, que se encuentra en el blog de Bulletproof, es la siguiente:26

Procedimiento

  1. Prepare 1 taza (8 a 12 onzas) de café con agua filtrada con 2 1/2 cucharadas soperas de granos de café orgánico recién molidos. Una prensa francesa le ayudará a preservar los aceites beneficiosos del café que, de otro modo, se eliminarían durante la filtración.
  2. Agregue entre 1 cucharadita y 2 cucharadas de Aceite Brain Octane (un aceite MCT de triple destilado, derivado del aceite de coco. Como alternativa, podría utilizar un aceite de coco orgánico).
  3. Agregue de 1 a 2 cucharadas soperas de mantequilla sin sal o ghee, de animales alimentados con pastura.
  4. Mezcle los ingredientes en una licuadora de 20 a 30 segundos, hasta que el café obtenga la consistencia de un latte espumoso.

Explore los Múltiples Usos del Aceite de Coco

Tener a la mano un frasco de aceite de coco orgánico podría ahorrarle mucho dinero, ya que con este podría reemplazar una gran variedad de productos diferentes, tanto en la cocina como de otro tipo.

Como se mencionó anteriormente, el aceite de coco no solo es un alimento beneficioso; sino que también podría reemplazar una serie de productos para el cuidado personal que son costosos y potencialmente peligrosos, tales como las cremas hidratantes, mascarillas para el cabello, lociones para afeitar, limpiadores y desmaquillantes, exfoliantes corporales, pastas de dientes y muchos más.

Para animarse a hacerlo, le recomiendo consultar mi artículo "Innumerables Usos para el Aceite de Coco-Lo Simple, lo Extraño y Más Extraño".

Si le han engañado para llevar una alimentación baja en grasas, o si sigue recomendaciones que sugieren consumir aceites vegetales, en vez del aceite de coco o la mantequilla, analice la evidencia y reconsidere sus opciones. Las grasas saturadas no le harán aumentar de peso ni elevarán su riesgo de enfermedades cardíacas.

Al contrario, las grasas saturadas, como las que contiene el aceite de coco, proporcionan múltiples beneficios saludables, incluyendo mejorar la salud cardiaca. Si no lo cree, pruébelo usted mismo.

Cambie todos los aceites vegetales procesados y margarinas untables que utiliza por el aceite de coco. Después de aproximadamente tres meses, vuelva a evaluar sus niveles sanguíneos y compare los resultados.

Lo más probable es que se encuentre en una categoría de más bajo riesgo de enfermedades cardíacas, comparado con antes, incluso si se elevan sus niveles de colesterol total (que no son indicadores de riesgo de enfermedades cardíacas). Una manera sencilla de incluir una mayor cantidad de aceite de coco en su alimentación es al agregarlo en su café o smoothie por la mañana.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 U.S. National Library of Medicine, PubMed Search Coconut Oil
  • 2 American Journal of Clinical Nutrition 1981 Aug; 34(8): 1552-61
  • 3 Journal of Internal Medicine 1993 Mar; 233(3): 269-75
  • 4 Positive Med, September 16, 2015
  • 5 Authority Nutrition May, 2016
  • 6 BMC Neurosci. 2008; 9(Suppl 2): S16.
  • 7 Organic Facts, Health Benefits of Coconut Oil
  • 8 Primal Paleo, 3 Ways That Coconut Oil Can Boost Your Immune System
  • 9 Skin Pharmacol Physiol. 2010;23(6):290-7
  • 10 mSphere November 18, 2015, DOI: 10.1128/mSphere.00020-15
  • 11 J Indian Soc Periodontol. 2014 Jul;18(4):441-6.
  • 12 Circulation, AHA Presidential Advisory June 15, 2017
  • 13 Health Nut News June 22, 2017
  • 14 Drcate.com
  • 15 New York Times March 1, 2011
  • 16 University of British Columbia, Sanjoy Ghosh
  • 17 Biochimica et Biophysica Acta September 10, 2002: 1555(1-3): 160-165
  • 18 Sladek Lab
  • 19 Telegraph November 7, 2015
  • 20 Authority Nutrition MCT Oil 101
  • 21 Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 2015 Feb;115(2):249-63
  • 22 Biochimie 2016 Jan;120:40-8
  • 23 Mental Health Daily, MCT Oil Benefits
  • 24 Experimental Biology and Medicine 2013 Feb;238(2):151-62
  • 25 Authority Nutrition, Fractionated Coconut Oil
  • 26 Bulletproof.com Bulletproof Coffee Recipe