Los sorprendentes beneficios de la terapia de la cama inclinada

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 15, 2018 | 46,587 vistas

Historia en Breve

  • Levantar la cabecera de su cama 6 pulgadas (15 cm) para que duerma en una pendiente de 5 grados pueda mejorar su circulación sanguínea, metabolismo, función respiratoria, neurológica e inmunológica
  • La terapia de la cama inclinada también puede aliviar los síntomas relacionados con el Alzheimer, diabetes, glaucoma, migrañas, esclerosis múltiple, apnea del sueño, reflujo ácido, edema, varices y mucho más
  • En las plantas, la interacción entre la gravedad y la densidad variable de los fluidos es lo que hace que la savia circule hacia arriba y hacia abajo en un ciclo perpetuo. El mismo mecanismo parece ser aplicable a la biología humana, el cual es el fundamento de la terapia de la cama inclinada
  • Dormir inclinado influye en la presión intracraneal. Una investigación realizada por un antropólogo médico demostró que las personas con migrañas podían eliminarlas en poco tiempo al dormir con la cabeza elevada
  • La evidencia arqueológica sugiere que algunos egipcios dormían en camas inclinadas, y la cabecera de estas camas era 6 pulgadas (15 cm) más alta que el extremo del pie de cama

Por el Dr. Mercola

Con frecuencia, las estrategias más sencillas tienen grandes beneficios. Contar con exposición solar y practicar el grounding son sólo 2 ejemplos. Dormir inclinado es otro.

Aunque pocas personas han oído hablar de esto, y dormir en una superficie horizontal es un precepto instaurado, levantar la cabecera de su cama de 6 a 8 pulgadas (15 a 20 cm) para que duerma en una pendiente de 5 grados puede tener diversos beneficios, como:

Mejorar la circulación sanguínea

Impulsar el metabolismo

Mejorar el drenaje glifatico del cerebro

Mejorar la función del sistema inmunológico

Mejorar la función respiratoria

Aliviar los síntomas relacionados con el Alzheimer, diabetes, glaucoma, migrañas, esclerosis múltiple, apnea del sueño, reflujo ácido, edema, varices y mucho más

La historia de la terapia de la cama inclinada

La terapia de la cama inclinada fue desarrollada hace un par de décadas por Andrew K. Fletcher,1 un ingeniero mecánico británico que, se dice, tiene "un ávido interés en cómo funcionan las cosas."2 El experto encontró esta teoría al estudiar el sistema circulatorio de las plantas.

En los árboles, la gravedad extrae hacia abajo la savia más densa de la parte superior del árbol, esto obliga que la savia más diluida en la parte inferior del mismo se eleve.

Dicho de otra forma, la interacción entre la gravedad y la densidad variable de los fluidos es lo que hace que la savia, la cual distribuye los nutrientes dentro del árbol, circule hacia arriba y hacia abajo en un ciclo perpetuo.

El experto se preguntó si el mismo mecanismo era aplicable al cuerpo humano, y tanto los experimentos como los estudios posteriores lo convencieron de que así era. En el video de abajo,3 Fletcher realiza una sencilla demostración de cocina con el fin de exponer cómo la circulación es causada por los cambios de densidad en los fluidos.

En correspondencia privada con Jenny Hawke, escritora de Nexus Magazine, Fletcher explicó:4

"[La] circulación comenzó mucho antes de que el corazón se desarrollara, y esta circulación primaria sigue asistiendo al corazón, siempre y cuando se tenga en cuenta la dirección de la gravedad.

Esto funciona según el principio de que la sangre que ingresa a los vasos capilares en los pulmones proporciona el agua y el dióxido de carbono que evaporamos con cada respiración.

Por lo tanto, la sangre debe volverse más densa al salir de los pulmones, luego pasa a través del corazón y se inyecta de nuevo en la arteria principal, lo cual agrega efectivamente sangre más densa con el fin de crear un flujo pulsátil predominantemente hacia los riñones...

[La] sangre que ingresa al retorno venoso desde los riñones siempre es menos densa en comparación con la sangre arterial que fluye a los riñones. En lo particular, este fue un momento de inspiración de magnitud descomunal y al instante dio origen a la terapia de la cama inclinada".

Video disponible solo en ingles

La inclinación adecuada

Se implementó un experimento similar con el fin de determinar la inclinación ideal y su conclusión fue que era de aproximadamente 6 pulgadas (15 cm) o 5 grados. En otro experimento, las venas varicosas desaparecieron tras dormir en una pendiente de 6 pulgadas por 4 semanas, lo cual el experto consideró como un indicio de que se había logrado un "cambio positivo en la circulación".

Curiosamente, la evidencia arqueológica sugiere que algunos egipcios dormían en camas inclinadas,5 y un curador del Museo de Boston confirmó que, de hecho, la inclinación en una de estas antiguas camas era de 6 pulgadas.

Ahora bien, cabe señalar que dormir inclinado no es igual a dormir en una cama ajustable que le permite levantar la cabeza mientras que la parte inferior permanece en posición horizontal. Fletcher enfatiza la importancia de estar recostado, pero en una pendiente. No debe dormir en una posición donde esté sentado y solo levante el torso.

La alineación del cuerpo es importante, pues su sangre debe circular libremente por todo su organismo y evitar el estrés en la articulación de la cadera. En su sitio web, InclinedBedTherapy.com, Fletcher enumera diversos métodos para crear una cama inclinada.6 Por ejemplo, puede construir su propia base de madera, o utilizar elevadores para patas o cuñas de espuma de cuerpo entero.

Video disponible solo en ingles

La terapia de la cama inclinada para la diabetes

Como puede constatar en la lista previa, las personas que han utilizado la terapia de la cama inclinada han informado mejoras en una amplia gama de problemas de salud. Cuando considera la importancia de la circulación sanguínea para la cicatrización y regeneración de su cuerpo, esto no resulta del todo sorprendente.

En su artículo publicado en Nexus Magazine, Hawke relata diversas pruebas y testimonios que respaldan el uso de esta terapia para tratar diferentes afecciones como trastornos cutáneos y lesiones en la médula espinal.

En un estudio en Micronesia,7 se evaluó la terapia de la cama inclinada para comprobar si podría beneficiar a las personas con diabetes. En conclusión, los investigadores declararon que:

"[D]ormir en una cama inclinada parece ayudar a reducir eficazmente los niveles de glucosa en aquellos que se dedicaron a controlar dichos niveles. Es posible que la terapia de la cama inclinada no sea efectiva por sí sola...

[P]ara que sea eficaz... se recomienda que las personas con diabetes combinen el dormir en camas inclinadas con medicamentos, tomar algunos remedios alternativos y cambiar ciertos aspectos de su estilo de vida al llevar una alimentación adecuada y hacer suficiente ejercicio...

Curiosamente, todos los participantes mencionaron otros problemas, entre ellos: dolor de espalda, edema, dificultad para dormir, micción nocturna frecuente, ronquidos, mareos nocturnos y dolor en las articulaciones. Todos los participantes afirmaron haber notado una mejora en todos estos problemas".

¿Tiene reflujo ácido? Considere la posibilidad de levantar la cabecera de su cama

El reflujo ácido es otro problema de salud sumamente común que se puede mitigar mediante la terapia de la cama inclinada. Otro término utilizado para esta condición es la enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE.

Dos de las causas más comunes del reflujo ácido son tener cantidades insuficientes de ácido estomacal y/o tener una hernia hiatal – una afección en la que una porción de su estómago pasa a través de una abertura en el diafragma, lo que puede causar complicaciones en el esófago.

Asimismo, puede provocar ERGE, una afección en la que el ácido sale del estómago, donde se supone que debe estar. Existe una válvula entre su estómago e intestino delgado llamada válvula pilórica.

Cuando el ácido en el estómago fluye sobre esta válvula, causa síntomas muy similares a los del reflujo ácido, y la acidez estomacal es uno de los principales síntomas. La acidez estomacal es una sensación de ardor que se propaga desde el estómago hasta el pecho y garganta.

Este dolor se presenta cuando la comida y los jugos estomacales fluyen hacia el esófago, que es el conducto que va desde la garganta hasta el estómago. Por lo general, es más molesto por la noche y suele ocurrir cuando se realizan ciertas actividades, como comer una comida pesada, agacharse, levantar un objeto pesado y acostarse, pero sobre todo cuando se recuesta bocarriba.

Aunque esta terapia no curará el reflujo ácido, puede reducir el dolor relacionado con recostarse.

Historias de éxito

Entre las historias de éxito que se incluyen en el artículo de Hawke se encuentra la de un hombre que, debido a una lesión en la médula espinal, no podía mover sus piernas en lo absoluto. Tras incorporar la terapia de la cama inclinada junto con sus otros tratamientos, eventualmente pudo caminar entre barras paralelas.

Asimismo, otras historias de éxito son la de una niña con parálisis cerebral que también pudo levantarse por primera vez tras utilizar esta terapia durante 8 meses, y la de Terri, una mujer con esclerosis múltiple, que finalmente mejoró de tal forma que ya no necesitó utilizar terapia farmacológica.

De acuerdo con lo escrito por el propio Hawke: "En una entrevista de radio en 2015, Terri informó que su neurólogo le había dicho hace poco que no necesitaría otra consulta ya que había mejorado. El médico nunca había visto que alguien en tales condiciones mejorara".

Curiosamente, la terapia de la cama inclinada incluso ha beneficiado a las personas con psoriasis y artritis psoriásica. En el caso de este último, la mujer informó "alivio instantáneo" después de la primera noche.

De acuerdo con Fletcher, los resultados parecen indicar que dormir inclinado ayuda a estimular el metabolismo y la función inmunológica, lo cual podría ayudar a explicar algunas de estas historias de éxito.

Asimismo, dormir de esta forma influye en la presión intracraneal. La investigación realizada por el antropólogo médico Sydney Singer, llego a dicha conclusión. Hawke escribió lo siguiente al respecto:8

"Su investigación se basa en la elevación de la cabeza de 10 a 30 grados, no de todo el cuerpo, y se encontraron impresionantes resultados en relación a los efectos de dormir inclinado y la presión intracraneal, en particular la investigación de las posiciones para dormir como posible causa de las migrañas.

¡Para nuestra sorpresa, descubrimos que la mayoría de las personas con migraña en nuestro estudio experimentaron alivio por este simple cambio en la posición para dormir! ¡Muchos no volvieron a tener migrañas, tras haberlas padecido durante 30 o más años! Los resultados fueron sumamente rápidos pues se presentaron a los pocos días.

Además, también se presentaron efectos secundarios muy interesantes. Nuestros voluntarios se despertaron más vivaces. La congestión sinusal matutina se redujo significativamente en la mayoría de las personas. Además, algunos informaron que ya no presentaban ciertas alergias".

Posibles beneficios cerebrales

De acuerdo con Singer, dormir en una pendiente también puede beneficiar otras afecciones cerebrales, como el TDAH y el Alzheimer. De hecho, aunque no se menciona, lo anterior es posible ya que al alterar la presión intracraneal se permite un mejor drenaje glifatico. Durante mucho tiempo se creyó que el cerebro no podía limpiarse a sí mismo, ya que el sistema linfático no abarca el cerebro.

Algunas investigaciones más recientes han demostrado que esto es incorrecto, lo que demuestra que el cerebro en realidad tiene su propio sistema linfático que ingresa a su cerebro mediante el uso de los vasos sanguíneos.

Los depósitos de beta amiloide y otras toxinas se suprimen de su cerebro todas las noches durante el sueño profundo. Este sistema de eliminación de desechos ahora se conoce como el sistema glinfático.

Al bombear líquido cefalorraquídeo a través de los tejidos cerebrales, su sistema glinfático vacía los desechos de su cerebro hacia el sistema circulatorio y hacia su hígado para su eliminación.

Prácticamente cualquier cosa que obstaculice la función eficiente de su sistema glinfático favorecerá el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer al permitir que los desechos se acumulen en su cerebro, y es lógico pensar que mejorar esta desintoxicación cerebral ayudaría a prevenir el Alzheimer y otras disfunciones neurológicas.

¿Está listo para intentar dormir en una pendiente?

En lo particular, además de dormir bocarriba con una almohada para sostener mi cuello (en contraposición a toda mi cabeza), como lo recomendó el Dr. Peter Martone, quiropráctico y fisiólogo del ejercicio, también cambié la base de mi cama por una que me permitió elevar la cabecera para alcanzar una pendiente de 5 grados. Aunque no tengo problemas de salud que requieran esta medida, me parece que esto ayuda a mejorar mi sueño.

Cuando lo intente por primera vez, quizás necesite acostumbrarse a la altura al levantar la cabecera solo 3 pulgadas. Una vez que esté acostumbrado a esta inclinación, levante la cabecera a la altura recomendada de 6 pulgadas. Elevarla 8 pulgadas, que es la elevación máxima recomendada, puede ser complicado, ya que comenzará a deslizarse hacia abajo.

Además, recuerde que en algunos casos puede experimentar dolor muscular o rigidez en el cuello durante la primera o segunda semana hasta que su cuerpo se haya adaptado a la nueva posición.

Asimismo, Fletcher recomienda beber más agua de lo normal, ya que la elevación disminuirá la retención de líquidos y mejorará la micción. Esto también significa que mejorará la eliminación de desechos de su cuerpo, por lo que necesita más agua para ayudar a eliminar las toxinas. En general, me parece que esta terapia puede ser beneficiosa para su salud y vale la pena intentar su implementación.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Inclinedbedtherapy.com, Research by Andrew K. Fletcher
  • 2, 4, 8 Nexus Magazine March 2016 (PDF)
  • 3 Inclinedbedtherapy.com, The Gravity of Life Part 1
  • 5 The Sirius Report August 11, 2016
  • 6 Inclinedbedtherapy.com, Methods of Raising a Bed for Inclined Bed Therapy
  • 7 Inclined Bed Therapy and Diabetes (PDF)