¿Los lunares podrían desaparecer?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 25, 2018 | 10,255 vistas

Historia en Breve

  • La piel es el órgano más extenso y de más rápido crecimiento; se utiliza para proteger el cuerpo, regular la temperatura, eliminar residuos y albergar un sistema nervioso que le permite percibir y sentir su entorno
  • Los lunares podrían estar presentes en el momento del nacimiento, pero muy frecuentemente, aparecen durante la infancia, a medida que se agrupan las células para pigmentar la piel—melanocitos; los lunares presentes al nacer tienen un mayor riesgo de convertirse en cáncer de piel
  • Algunos lunares podrían desaparecer de forma natural, a lo largo de los años, mientras que otros podrían tener un desarrollo celular anormal, ya sea al cambiar de forma y tamaño, o al desaparecer
  • Es importante hacer exploraciones de la piel cada mes, para observar los cambios en los lunares e implementar estrategias preventivas, tales como tener una prudente exposición a la luz solar, obtener vitamina B3 y consumir alimentos enteros

Por el Dr. Mercola

La piel es el órgano más grande y de rápido crecimiento; se utiliza para proteger el cuerpo de las bacterias y gérmenes, regular la temperatura, eliminar residuos y albergar un sistema nervioso que le permita percibir y sentir su entorno.1 La piel es lo primero que las demás personas notan, y es un indicador de envejecimiento externo e interno.

En los Estados Unidos, uno de los tipos de cáncer más comunes es el cáncer de piel.2 Las estimaciones sugieren que casi el 20 % del total de la población en los Estados Unidos experimentará algún tipo de cáncer de piel en su vida; de igual manera, cada año, los tipos de cáncer de piel no melanoma afectan a casi 3 millones de personas y más de un millón padece melanoma.

Las tasas de diagnóstico de carcinoma de células basales (BCC, por sus siglas en inglés) y carcinomas celulares escamosos (SCC, por sus siglas en inglés), cáncer de piel no melanoma, se han incrementado drásticamente.

Entre 1976 y 1984, y de 2000 a 2010, el número de BCC aumentó un 145 % y, durante el mismo período, el número de SCC se incrementó un 263 %.3 Explorar rutinariamente su piel aumenta la probabilidad de que reconozca los cambios que podrían requerir atención médica, y poder familiarizarse con su patrón único de lunares (nevus), pecas y manchas.

La autoexploración mensual debe realizarse en una habitación bien iluminada con la ayuda de espejos para inspeccionar áreas difíciles de observar. Su primera exploración podría tomarle más tiempo conforme recuerda la ubicación de los lunares y pecas en su cuerpo.

Esto le permitirá confirmar la localización y cambios cada mes. Posiblemente se percate de que un lunar ha aparecido de repente en un lugar nuevo, o que un lunar que ha tenido durante años podría comenzar a desaparecer.

Evolución de los lunares

Los lunares son crecimientos en la piel que, por lo general, tienen un color negro o marrón, pero podrían ser de un tono bronceado más claro. Usualmente, aparecen durante la infancia en cualquier parte del cuerpo, ya sea solos o en grupos. Para el momento en que llega a la mitad de sus 20s, es común tener entre 10 y 40 lunares.4

Estos aparecen cuando las células que le dan color a la piel--los melanocitos--crecen en grupos, en vez de extenderse por toda la piel. Los lunares podrían oscurecerse después de exponerse a los rayos del sol, o durante los cambios hormonales, tales como el período de adolescencia o durante el embarazo.

No todos los lunares son iguales. El típico lunar tiene entre 5 a 6 mm de diámetro, con bordes perceptibles y pigmentados de manera uniforme.5

Los nevus congénitos están presentes durante el nacimiento, podrían variar en tamaño y forma, y algunas veces se los conoce como marcas de nacimiento, mientras que, los lunares adquiridos aparecen durante la infancia o primera etapa de la adultez. Los nevus congénitos tienen un mayor riesgo de desarrollar melanoma a medida que envejece.6

Cuando el lunar tiene una forma y tamaño inusuales, se le denomina nevo displásico.7 Algunas veces son llamados "lunares atípicos", estos nevus displásicos podrían ser más grandes que un típico lunar, tienen un rango de color que varía desde el rosa al negro, y áreas tanto elevadas como aplanadas.

Podrían aparecer en cualquier parte del cuerpo, tener un área ligeramente escamosa y bordes indefinidos. Si tiene un nevus displásicos, es probable que también tenga una mayor cantidad de lunares comúnes.8

Los lunares se clasifican en función de las capas de piel en donde aparecen, entre la dermis y la epidermis (juntural), en la dermis (intradérmico) o en la dermis y la unión entre la dermis y las capas epidérmicas (compuesto).9

Los nevus halo (o nevus de Sutton) son lunares grandes que desarrollan un anillo de piel pigmentada más clara alrededor del lunar, probablemente conformado por células inflamatorias infiltradas. Se desconoce por qué ocurre esta reacción, pero estos nevus halo son benignos y no requieren tratamiento.

Nevus que desaparecen

Aunque no es común, algunos lunares podrían desaparecer. Algunas de las razones más comunes por las que desaparecen son debido a los cambios hormonales relacionados con el embarazo o la evolución de un proceso, a lo largo del tiempo.10

Durante el embarazo, es normal que los lunares parezcan más oscuros. Después del alumbramiento, estos lunares volverán a aclararse, a veces tanto que parecerán haber desaparecido.

Algunas veces, un lunar saludable desaparece con el tiempo pero, usualmente, el proceso es gradual. Por lo general, al principio, el lunar esta aplanado, se eleva ligeramente y luego se hace más claro y pálido, hasta que desaparece.11

Los lunares que han desaparecido no suelen ser motivo de preocupación, a menos que su médico le haya señalado anteriormente que ese lunar podría ser problemático.12

Aunque cualquier lunar podría aparecer o desaparecer, se sabe que los nevus halo pasan por un proceso de un año, antes de desaparecer.13 El proceso comienza cuando se pierde la pigmentación alrededor del lunar y se forma un anillo blanco y pálido.

Con el tiempo, el lunar se desvanece, lo cual deja un área más clara que la pigmentación que la rodea. En los siguientes años, los melanocitos se extenderán por el área y se mezclarán con la piel circundante.

¿Su lunar es canceroso?

Aunque es común que un lunar aparezca o desaparezca, existen casos en los que un lunar se vuelve canceroso y luego desaparece, mientras el cáncer se ha extendido a otras áreas del cuerpo.14

Por lo general, un lunar que desaparece no es un signo de cáncer, pero vale la pena investigarlo, en especial, si el lunar tenía una apariencia inusual, había cambiado antes de desaparecer y desvanecido rápidamente, o era displásico.15

Cuando un área de la piel se vuelve cancerosa, el sistema inmunológico contraataca, algunas veces disminuye el tamaño del lunar canceroso o lo hace desaparecer por completo. Si el cáncer no ha hecho metástasis, entonces la desaparición o aparición del lunar es una cura.16

Sin embargo, si el cáncer se ha diseminado, la desaparición del sitio inicial no significa que el cáncer se haya solucionado. Conforme inspecciona su cuerpo para saber si hubo algún cambio en sus lunares, debe buscar los siguientes signos que pueden significar que un lunar se ha transformado en un cáncer de piel con melanoma.

La regla ABCDE hace que sea más fácil recordar estas señales:17

A: Asimetría. Cuando la mitad de un lunar no concuerda con la otra mitad

B: Bordes. Significa que no están bien definidos, sino que son desiguales, irregulares, con hendiduras o borrosos

C: Color. El tono del lunar no es uniforme

D: Diámetro. Este es más grande que 6 mm o supera el ancho de un borrador de lápiz

E: Evolución. Con el tiempo, el lunar cambia de forma, diámetro y color

El BCC o SCC no melanoma podría manifestar diferentes síntomas.18 En estos casos, la primera indicación podría ser un crecimiento inusual o dolor que no se soluciona rápidamente. Al principio, es posible que observe un nódulo, sarpullido o un bulto irregular y probablemente supure o sangre fácilmente.

Es posible que observe vasos sanguíneos o una hendidura en el centro de un BCC en crecimiento, mientras que el SCC podría desarrollarse en forma de nódulos firmes, con una superficie rugosa que crezca lentamente.

El melanoma mortal está relacionado con el nivel de exposición a la luz solar

Una encuesta multicéntrica de 10 años de duración, publicada en Journal of the American Academy of Dermatology, descubrió que eliminar de forma temprana las lesiones cutáneas sospechosas, con la intención de disminuir la mortalidad por melanoma, posiblemente, no era eficaz, ya que muchas de las lesiones eliminadas eran benignas, y los procedimientos ocasionaban mayor morbilidad y costos por servicios de atención médica para los pacientes.19

Además, los investigadores encontraron que las clínicas especializadas eran las más expertas en diferenciar los lunares benignos de los cancerosos.

Esto no debería ser algo sorprendente, ya que los profesionales que analizan una mayor cantidad de lesiones cutáneas se vuelven más expertos en identificar las que requieren tratamiento. Por lo tanto, si encuentra un lunar o lesión sospechosa, es importante buscar la evaluación de una clínica especializada hasta que esté satisfecho con el análisis.

Sin embargo, si bien, el riesgo de desarrollar un melanoma mortal está relacionado con la exposición a la luz solar, exponerse mínimamente es lo que aumenta el riesgo, pero no demasiado.

Si bien, la tasa de mortalidad por melanoma se ha mantenido estable a lo largo de 10 años, los casos nuevos han aumentado en un 1.4 % por año.20 Este incremento en las tasas se ha atribuido en gran parte a exponerse a la luz solar, y los dermatólogos advierten que debe utilizar un bloqueador con protección solar cada vez que se encuentre bajo los rayos del sol.

No obstante, si bien, muchos protectores solares protegen su piel contra los rayos ultravioleta de onda media (UVB, por sus siglas en inglés), son relativamente ineficaces contra los rayos ultravioleta de onda larga (UVA, por sus siglas en inglés) a menos que utilice alguno que pueda eliminar ambos tipos de forma eficaz.21

La luz UVB es el espectro de la luz ultravioleta que causa las quemaduras solares y piel con ampollas; mientras que, la luz UVA penetra más profundamente, lo cual desencadena daños celulares que podrían ocasionar crecimientos cancerosos.

La cantidad de luz UVB varía durante todo el año, ya que hay menos intensidad cuando el sol se desplaza más abajo en el cielo durante los meses de invierno, pero dicha fluctuación no ocurre con la luz UVA.22

Además, la luz UVB es lo que su cuerpo utiliza para producir vitamina D.23 En conjunto, significa que untarse una gran cantidad de protector solar podría disminuir su producción de vitamina D, y no protegería su piel de la radiación UVA más dañina.

¿Ha aumentado su riesgo de muerte por evitar los rayos del sol?

Un estudio publicado en Journal of Internal Medicine encontró que evitar exponerse a la luz solar incrementaba el riesgo de mortalidad por cualquier causa.24 En Suecia, los investigadores monitorearon a casi 30 000 mujeres de mediana a avanzada edad durante un lapso de 20 años.

Los datos indicaron que exponerse crónicamente a la luz solar estaba relacionado con un menor riesgo de mortalidad, lo que entra en conflicto directo con casi todas las recomendaciones de los dermatólogos.

Otro estudio encontró que, desde 1940, las tasas de melanoma habían aumentado a un ritmo más rápido entre los trabajadores de piel blanca, posiblemente, debido a que los rayos UVA penetran de manera fácil por las ventanas grandes, mientras que los rayos UVB no pueden hacerlo, lo cual afecta negativamente la producción de vitamina D e incrementa el daño celular causado por los rayos UVA.25

Muchos estudios han demostrado que tener suficiente cantidad de vitamina D ayuda a proteger contra muchos tipos de cáncer26 y mejora la salud ósea, dental,27 del sistema inmunológico,28 cardiovascular29 y cerebral.30

Si las recomendaciones de los dermatólogos fueran correctas, entonces la incidencia de cáncer de piel hubiera disminuido, ya que el uso de protector solar se ha vuelto muy popular. Sin embargo, en los últimos 30 años, estas tasas solo se han incrementado.

Además, muchos protectores solares contienen ingredientes tóxicos y vitamina A, que ha demostrado aumentar la velocidad del desarrollo de las células malignas y propagación del cáncer de piel.31

Estrategias sencillas para prevenir el cáncer de piel

Al igual que con la mayoría de los problemas médicos, la prevención es la mejor medicina. Su piel fue diseñada para producir vitamina D, y cuando lo hace de forma correcta, es la mejor manera de reducir el riesgo de muchas enfermedades diferentes, incluyendo el cáncer de piel.

El carotenoide astaxantina, en combinación con optimizar los niveles de vitamina D, tiene una capacidad única para reducir los signos del envejecimiento, al proteger la piel del daño solar.

Otra estrategia útil para evitar daños en la piel es llevar una alimentación saludable, a base de alimentos enteros y alta en antioxidantes naturales. Si bien, debe protegerse de tener quemaduras en la piel, también debe exponerse a los rayos del sol de manera prudente y saludable, así como optimizar sus niveles de vitamina D.

Además, la luz solar proporciona muchos otros beneficios saludables, además de producir vitamina D. Enseguida se encuentran algunos consejos para ayudarle a obtener los máximos beneficios, mientras que minimiza su riesgo:

Exponga grandes cantidades de piel a los rayos del sol todos los días de forma breve. Al exponer al menos el 40 % de su cuerpo, incrementará su probabilidad de producir cantidades adecuadas de vitamina D.

Si desea utilizar un protector solar, bríndele a su cuerpo la oportunidad de producir vitamina D, antes de aplicar el producto, y elija uno que no sea tóxico y le proteja contra la luz UVA y UVB. El Grupo de Trabajo Ambiental ha publicado una "guía de protectores solares" exhaustiva.32

Utilice un sombrero amplio para proteger su cara de la luz solar. Ya que la piel de su cara es más delgada y propensa a recibir daño.

Permanezca al aire libre el tiempo suficiente. Para que su cuerpo se torne de un color rosado más claro, si es de piel clara, o solo un toque rojizo, si es de piel morena. Cúbrase con prendas de vestir, sombrero o bajo una sombra, si planea permanecer en el exterior durante un período más largo de tiempo. Si no dispone de una sombra natural, podría tener sombra con la ayuda de un paraguas.

Astaxantina. Es una forma poderosa para proteger internamente su piel de exponerse a los rayos UVA. Por lo general, se necesitan varias semanas de tomar diariamente un suplemento para poder protegerse, al saturar los tejidos corporales.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 American Academy of Dermatology, About Skin
  • 2, 3 American Academy of Dermatology, Skin Cancer
  • 4, 6 WebMD, Moles, Freckles and Skin Tags
  • 5, 9 Skin Vision, April 5, 2016
  • 7, 8 National Cancer Institute, Common Moles, Dysplastic Nevi and Risk of Melanoma
  • 10, 11, 14, 15, 16 Medical News Today January 23, 2018
  • 12, 13 Healthline, June 20, 2017
  • 17 American Cancer Society, Signs and Symptoms of Melanoma Skin Cancer
  • 18 Cancer Treatment Centers of America, Skin Cancer Symptoms
  • 19 Journal of the American Academy of Dermatology, 2012;67(1):54
  • 20 National Cancer Institute SEER, Melanoma of the Skin
  • 21, 22 Environmental Working Group, September 28, 2010
  • 23 Journal of Pharmacology and Pharmacotherapeutics, 2012; 3(2):118
  • 24 Journal of Internal Medicine, 2014;276(1):77
  • 25 Medical Hypothesis, 2009; 72(4):434
  • 26 National Cancer Institute, Vitamin D and Cancer Prevention
  • 27 WebMD, Keep That Smile!
  • 28 Journal of Investigative Medicine, 2011;59(6):881
  • 29 Johns Hopkins Medicine, Vitamin D and the Heart
  • 30 Scientific American, November 1, 2009
  • 31 Environmental Working Group, The Problem with Vitamin A
  • 32 Environmental Working Group, Guide to Sunscreens