El ataque cardiaco inusual que mata a las mujeres jóvenes y sanas

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 08, 2018 | 20,871 vistas

Historia en Breve

  • Los síntomas de este tipo inusual de ataque cardíaco, conocido como disección espontánea de la arteria coronaria (SCAD, por sus siglas en inglés), podrían pasar desapercibidos fácilmente, ya que pocos pacientes con SCAD tienen antecedentes o factores de riesgo de enfermedades cardíacas
  • El SCAD es una causa principal de ataques cardíacos en mujeres sanas menores de 55 años; la edad promedio de los pacientes que padecen SCAD es 42 años. El 80 % de los pacientes con SCAD son mujeres; y el 20 % han dado a luz recientemente
  • Esta enfermedad se produce cuando las capas de las paredes de los vasos sanguíneos se desgarran, por lo que la sangre queda atrapada entre las capas. A medida que la sangre se acumula entre las capas, los vasos sanguíneos se obstruyen, lo cual desencadena un ataque cardiaco
  • La mayoría de los pacientes con SCAD se encuentran sanos. Los factores de riesgo de este padecimiento incluyen a las enfermedades subyacentes de los vasos sanguíneos, tales como la displasia fibromuscular, ejercicio extremo y estrés emocional severo
  • Aquí se incluyen los signos y síntomas comunes de un ataque cardíaco inducido por SCAD y las recomendaciones de tratamiento actuales

Por el Dr. Mercola

Como fue señalado en noticias recientes, los síntomas de este tipo inusual de ataque cardiaco, conocido como disección espontánea de la arteria coronaria (SCAD),1 podrían pasar desapercibidos fácil y peligrosamente, ya que pocos pacientes con SCAD tienen antecedentes o factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

El SCAD es una causa principal de ataques cardíacos en mujeres sanas menores de 55 años; la edad promedio de los pacientes que padecen SCAD es de 42 años.

ABC News narra la historia de dos mujeres cuyos ataques cardíacos repentinos fueron originados por SCAD.2 Cinco semanas después de dar a luz a una niña sana, repentinamente, Maryn Cox desarrolló síntomas preocupantes.

"Sentí presión, posiblemente gases y reflujo ácido, no estaba segura de qué se trataba. Uno de mis brazos se entumeció, comencé a tener náuseas, sudores fríos", indica. Aunque los síntomas eran comunes, resultaron ser SCAD, una enfermedad de la que pocas personas han oído hablar.

Si bien, el SCAD es una causa de ataques cardiacos, es diferente a un ataque cardíaco causado por la enfermedad de la arteria coronaria. Básicamente, el SCAD se produce cuando las capas de las paredes de los vasos sanguíneos se desgarran, lo cual atrapa la sangre entre las capas.

Conforme la sangre se acumula paulatinamente entre las capas, los vasos sanguíneos se obstruyen, lo que restringe y bloquea el flujo hacia los tejidos del músculo cardíaco y desencadena un ataque cardiaco.

Signos y síntomas de SCAD

Enseguida se encuentran los signos y síntomas más comunes de SCAD. Si los experimenta debe solicitar inmediatamente asistencia médica de urgencia (en los Estados Unidos puede llamar al 911).

Es importante percatarse de que, en general, muchas de las personas que desarrollan SCAD son bastante saludables, y la mayoría no tiene factores de riesgo de enfermedades cardíacas.

Por esta razón, si experimenta síntomas de SCAD es importante buscar atención médica, con el fin de evitar un ataque cardíaco fatal.

De hecho, la señal principal de un ataque cardíaco es la muerte súbita, y lo mismo se aplica en el SCAD. En esencia, cuando se producen los síntomas reconocibles de un ataque cardiaco, se encuentra en proceso de muerte, por lo que es crucial tener una intervención inmediata.

Aturdimiento

Transpiración

Dolor en todo el cuello, espalda o mandíbula

Insuficiencia respiratoria

Dolor, incomodidad opresión o presión en el pecho (algunas mujeres informan que, repentinamente, sienten que su brasier está demasiado apretado, aunque saben que no es así)

Dolor estomacal

Fatiga

Dolor que recorre uno o ambos brazos

Por alguna razón, el SCAD tiende a ser más común en las mujeres, en especial, las más jóvenes, y después del embarazo; aunque, en general, es un padecimiento relativamente inusual. Si bien, se desconoce la causa de SCAD, los expertos médicos han especulado que la diferencia de género podría estar relacionada con las variaciones hormonales. Los típicos factores de riesgo de SCAD incluyen:

El mejor tratamiento para el SCAD es permitir que el cuerpo sane de forma natural

Debido a que aún se desconoce la causa subyacente del SCAD, de igual manera, continua siendo incierto cual podría ser la mejor opción de tratamiento. Sin embargo, de acuerdo con una reciente declaración científica de los investigadores de la Clínica Mayo, los pacientes con SCAD son propensos a beneficiarse al máximo cuando llevan un "tratamiento conservador, en el cual se deja que el cuerpo se recupere solo".3

La Dra. Sharonne Hayes, cardióloga de la Clínica Mayo, quien se ha dedicado al estudio de SCAD desde 2010, indica que:

"Podría parecer contradictorio, pero descubrimos que tratamos el SCAD de la misma manera que tratábamos los ataques cardíacos, debido a que la aterosclerosis podría causar un mayor desgarre y daño en los vasos sanguíneos. [E]s fundamental obtener un diagnóstico inicial adecuado para orientar bien los servicios de atención médica".

La declaración de consenso de la Clínica Mayo es un avance significativo que les proporciona a los proveedores de servicios de atención médica información sobre cómo diagnosticar y tratar el SCAD.

Es importante destacar que sus hallazgos revelan que, en la mayoría de los pacientes que no fueron tratados con un stent, la disección en los vasos sanguíneos cicatrizó por sí sola en semanas o meses.

En algunos pacientes, el proceso de cicatrización comenzó en pocos días. Asimismo, la declaración recomienda implementar un programa de rehabilitación cardíaca adaptado a los pacientes, y recalca la importancia de abordar la salud mental, ya que la ansiedad y depresión suelen ser síntomas bastante comunes en los pacientes con SCAD.

Muchas mujeres malinterpretan los síntomas de ataque cardiaco como ansiedad o estrés

En investigaciones relacionadas,4,5 los investigadores encontraron que las mujeres son menos propensas a reportar dolor en el pecho cuando tienen un ataque cardiaco. Según los autores, en comparación con los hombres, “las mujeres fueron más propensas a percibir síntomas tales como estrés/ansiedad (20.9 % frente a un 11.8 %), pero menos predispuestas a atribuir los síntomas a un dolor muscular (15.4 % frente al 21.2 %)”.

De igual manera, tuvieron una mayor tendencia a utilizar términos como "incomodidad", "opresión" o "presión" en el pecho, en vez de referirse a esto como dolor en el pecho.

Asimismo, encontraron que un número significativamente mayor de mujeres había informado que su médico no creía que sus síntomas estuvieran relacionados con el corazón. En general, esto fue informado por el 53 % de las pacientes con ataques cardíacos, en comparación con tan solo un 37 % de los hombres.

Casi el 30 % de las mujeres había buscado ayuda médica antes de ser hospitalizada por un ataque cardiaco, en comparación con solo el 22 % de los hombres. Lo que sugieren estos hallazgos, es que tanto las mujeres como sus médicos fueron propensos a diagnosticar erróneamente o descartar los síntomas de ataque cardíaco, lo que las colocó en mayor riesgo de muerte que los hombres. Como señalaron los autores:

"La manifestación de los síntomas de [infarto agudo de miocardio] fue similar en hombres y mujeres jóvenes, en el cual el síntoma predominante fue el dolor de pecho, en ambos sexos.

Las mujeres presentaron un mayor número de síntomas adicionales de dolor que no estaban relacionados con el pecho--independientemente de la presencia de dolor en el pecho--y tanto las mujeres como sus proveedores de servicios de atención médica fueron menos propensos a atribuir sus síntomas prodrómicos a enfermedades cardíacas, en comparación con los hombres".

Los 6 principales factores que podrían predecir su riesgo de ataque cardiaco

Si desea disminuir su riesgo de ataque cardiaco, debe abordar su alimentación y hábitos de ejercicio. Se dice que estos, junto con otros cuatro hábitos, hacen que las mujeres jóvenes estén parcialmente "protegidas de ataques cardíacos", según un estudio publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología.6

Las mujeres que se apegaron a seguir estas seis directrices disminuyeron en un 92 % su riesgo de enfermedades cardíacas. Con base en estos descubrimientos, los investigadores estimaron que más del 70 % de los ataques cardiacos podría prevenirse al implementar las siguientes medidas:

1. Implemente el programa de alimentación saludable que es abordado en mis dos libros más recientes "Sana sin esfuerzo” y "Fat for Fuel"

2. Normalice su peso corporal (su proporción cintura-cadera es un indicador de riesgo más confiable que el índice de masa corporal, ya que refleja los depósitos de grasa visceral)

3. Haga al menos 2.5 horas de ejercicio cada semana y muévase regularmente a lo largo del día

4. Restrinja el uso de la TV a siete o menos horas por semana

5. Evite fumar

6. Limite el consumo de alcohol a una o menos de una bebida por día

Estos resultados evidencian los de un estudio realizado en 2014,7 que concluyó que las siguientes cinco estrategias de estilo de vida saludable podrían prevenir casi el 80 % de los primeros eventos de ataque cardíaco en hombres.

Como señalaron los autores, "No es sorprendente que las elecciones de un estilo de vida saludable disminuyan la incidencia de ataques cardíacos... lo sorprende es cuán drásticamente disminuye el riesgo debido a estos factores".

Pruebas para evaluar su riesgo de enfermedades cardíacas

Si bien, el SCAD es una excepción, la mayoría de los ataques cardiacos son causados ​​por enfermedades cardíacas. Desafortunadamente, muchas personas aun evalúan los riesgos basados en una hipótesis equivocada sobre el colesterol.

En realidad, tener niveles elevados de colesterol no es un factor de riesgo significativo de ataques cardíacos o enfermedades relacionadas con el corazón.

A medida que evalúa su riesgo de enfermedades cardiovasculares, existen índices específicos y valores del nivel sanguíneo que le indicarán mucho más, en comparación con el nivel de colesterol total. Además, las siguientes pruebas le proporcionarán una mejor evaluación del posible riesgo de ataque cardíaco o enfermedad de la arteria coronaria:

Índice de colesterol. La proporción HDL a colesterol y triglicéridos a HDL son factores determinantes de riesgo. Para calcular su proporción HDL/colesterol, debe dividir su nivel de HDL entre su colesterol total y multiplicar el resultado por 100. Idealmente, este porcentaje debería ser superior al 24 %.

Para obtener su proporción de triglicéridos/HDL, debe dividir sus niveles de triglicéridos totales por su HDL y multiplicar el resultado por 100. El porcentaje ideal debe ser inferior al 2 %.

Lipoperfil NMR. Los niveles de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés) del colesterol son más importantes que los niveles generales de LDL total.

Las partículas grandes de LDL no son perjudiciales para la salud, mientras que las partículas más pequeñas y densas de LDL podrían ocasionar problemas conforme se infiltran a través del revestimiento arterial, se oxidan y desencadenan inflamación.

El Lipoperfil NMR que mide el tamaño de las partículas de LDL es una mejor opción para evaluar el riesgo de enfermedades cardíacas que los niveles de colesterol total o LDL total.

Niveles de insulina en ayunas. El azúcar y los carbohidratos aumentan los niveles de inflamación. Una vez consumidos, desencadenan la liberación de insulina, que promueve la acumulación de grasa y creación de triglicéridos, lo cual dificulta aún más perder peso o mantener un peso normal.

El exceso de grasa que se encuentra alrededor de la zona del abdomen es uno de los principales factores contribuyentes de enfermedades cardíacas.8

Sus niveles de insulina en ayunas podrían determinarse a través de un análisis sanguíneo sencillo y económico. Un nivel normal de insulina en la sangre en ayunas debe ser inferior a 5 microunidades por mililitro (mcU/ml), pero lo ideal es que sea inferior a 3 mcU/ml.

Si su nivel de insulina es superior que 3 a 5, la forma más efectiva de optimizarlo es al disminuir el consumo de carbohidratos netos, y reemplazarlos por una mayor cantidad de grasas saludables, incluyendo grasas saturadas.

Niveles de azúcar en la sangre en ayunas. Los estudios han demostrado que las personas con niveles más elevados de azúcar en sangre en ayunas tienen un mayor riesgo de enfermedades coronarias.9

De hecho, cuando sus niveles de azúcar en la sangre en ayunas se encuentran entre 100 y 125 mg/dl, su riesgo de enfermedad de la arteria coronaria es 300 % mayor que tener un nivel inferior a 79 mg/dl.

Niveles de hierro. El hierro produce un ambiente propicio para el desarrollo de estrés oxidativo, por lo que el exceso de hierro podría aumentar los niveles de inflamación y el riesgo de enfermedades cardíacas.

Los niveles de hierro ideales en hombres y mujeres adultas que no menstrúan se sitúa entre 40 y 60 nanogramos por mililitro (ng/ml). No deben ser inferiores a 20 ng/ml o superiores a 80 ng/ml.

Aprenda a identificar los problemas cardíacos e implementar estrategias de estilo de vida para fomentar su salud cardiaca

Cada vez que experimente algún tipo de molestia o dolor en el pecho, es importante que lo tome en serio y contacte a su médico. Debe considerar que no todas las personas experimentan malestares o dolores en el pecho durante un ataque cardiaco. Algunos otros signos y síntomas incluyen:

Es mucho mejor obtener un diagnóstico de acidez estomacal que morir, que es la "señal" más común de un ataque cardíaco. Tendrá mejores posibilidades de supervivencia si recibe inmediatamente un tratamiento de urgencia.

En especial, si es mujer, debe tomar en consideración los síntomas problemáticos que podrían estar relacionados con el corazón, ya que las mujeres son diagnosticadas erróneamente con mayor frecuencia que los hombres. Incluso, es posible que tenga que insistirle a su médico que le realice una evaluación más exhaustiva, si inmediatamente se muestra indiferente sobre tal situación.

Por último, es igualmente importante recordar que, en primer lugar, la prevención de un ataque cardíaco se relaciona con el estilo de vida, como lo indican los estudios previos. Además de las estrategias mencionadas anteriormente, debe considerar:

Reducir, con el objetivo de eliminar, los granos y azúcares de su alimentación. Es de vital importancia eliminar los granos y azúcares que contienen gluten, en especial la fructosa. También, debe consumir una buena porción de sus alimentos crudos.

Reemplazar los aceites vegetales nocivos y grasas trans artificiales por grasas saludables, tales como el aceite de oliva, mantequilla, aguacate, huevos ​​orgánicos de gallinas camperas y aceite de coco (recuerde que el aceite de oliva solo debe utilizarse frío, use el aceite de coco para cocinar y hornear).

Además, debe asegurarse de consumir una gran cantidad de grasas omega-3 de origen animal de alta calidad, tal como el aceite de kril.

Debe consumir más alimentos fermentados; además de optimizar su microbioma intestinal--lo que podría mejorar su estado inmunológico general--también introduciría bacterias beneficiosas en su boca. Tener una salud oral deficiente es otro poderoso indicador de mayor riesgo de enfermedades cardíacas.

Debe optimizar sus niveles de vitamina D; por lo que, lo ideal sería exponerse adecuadamente a los rayos del sol, ya que esto también le permitiría a su cuerpo producir sulfato de vitamina D--otro factor que podría desempeñar un rol crucial en prevenir la formación de placa arterial.

Idealmente, debe incluir ejercicios en intervalos de alta intensidad en su rutina de entrenamiento, ya que esto también optimizará la producción de la hormona del desarrollo humano.

Una manera fácil y rápida de mejorar su salud cardiaca es realizar el ejercicio de Liberación de Óxido Nítrico, comentado y demostrado en mi artículo "El mejor ejercicio para la pérdida muscular relacionada con la edad".

Este ejercicio de tres minutos libera óxido nítrico, que expande los vasos sanguíneos, mejora el flujo sanguíneo y disminuye el crecimiento de placa y coagulación.

Tener una gran cantidad de sueño reparador de alta calidad.

Practicar regularmente las técnicas para controlar el estrés.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 American Heart Association, SCAD
  • 2 ABC News February 20, 2018
  • 3 Eurekalert February 22, 2018
  • 4 Circulation 2018; 137: 781-790
  • 5 Fox News February 20, 2018
  • 6 J Am Coll Cardiol. January 2015
  • 7 RTT News September 24, 2014
  • 8 Critical Pathways in Cardiology, 2007;6(2):51
  • 9 The American Journal of Cardiology, 2002;89(5):596