Por favor ingrese el término de búsqueda

La información errónea sobre la gripe--Lo que debe saber sobre la eficacia de las vacunas y sus alternativas

Marzo 13, 2018

Historia en Breve

  • Las estimaciones provisionales de los CDC sugieren que hubo una modificación de 36 % en la eficacia general de la vacuna contra la influenza para la temporada 2017/2018
  • Si bien, los funcionarios de salud afirman que la vacunación contra la gripe disminuye los síntomas en caso de contraer la gripe, una investigación francesa demostró que la vacunación disminuía insignificante los síntomas—que se limitaba a una disminución inicial en las primeras molestias causadas por cefaleas, en las personas que habían recibido la vacuna
  • Un metanálisis realizado en 2014 concluyó que 71 era el número de pacientes que necesitan tratarse (NNT, por sus siglas en inglés) con la vacuna contra la gripe. Esto significa que 71 personas deben ser vacunadas para evitar solo 1 caso de influenza
  • Una meta-revisión realizada en 2017 encontró que 33 era el NNT para la vitamina D, lo que significa que, por cada 33 personas que toman un suplemento de vitamina D solo 1 persona podría evitar la influenza. En el caso de las personas con deficiencia severa de vitamina D, 4 podría ser el NNT
  • En realidad, la vacuna contra la gripe podría ocasionar que se enferme--un resultado relacionado con la inmunidad heteróloga que, si bien, podría disminuir el riesgo de infectarse con el virus presente en la vacuna, también aumenta el riesgo de infección de otros subtipos virales

Por el Dr. Mercola

¿Qué tan efectiva es la vacuna contra la gripe? y ¿vacunarse podría reducir la gravedad de la enfermedad, incluso si la vacuna no es tan compatible con las cepas de virus circulantes?

Mientras que los funcionarios de salud insisten en que la vacunación es la mejor manera de prevenir la gripe estacional, la evidencia sugiere ampliamente lo contrario, y la mayoría de los profesionales de la salud ni siquiera recibirían una vacuna contra la gripe si fuera voluntaria.1

En el metaanálisis realizado en 20142 basado en la investigación disponible, la Colaboración Cochrane (que es el estándar de referencia para meta-revisiones científicas), concluyó que 71 es el número de pacientes que necesitan tratarse (NNT) con la vacuna contra la gripe. Esto significa que deben ser vacunadas 71 personas para evitar solo 1 caso de influenza, un rango de eficacia sumamente abismal.

También, concluyeron que la vacunación tiene "poco o ningún efecto apreciable en el número de hospitalizaciones o días de ausencia laboral", lo cual no es sorprendente si consideramos su ineficacia para prevenir enfermedades.

Del mismo modo, aunque muchos afirman que vacunarse podría disminuir la severidad de los síntomas de la gripe—es posible que no le protejan después de todo--tampoco hay evidencia de eso.

Estas son las estimaciones provisionales sobre la eficacia de la vacuna contra la gripe

El 16 de febrero, los CDC publicaron estimaciones provisionales sobre la eficacia de la vacuna contra la influenza de la temporada 2017/2018 para los Estados Unidos.3

Con base en los datos de 4 562 niños y adultos, quienes participaron en la Red de Eficacia de la Vacuna contra la Influenza de los Estados Unidos entre el 2 de noviembre de 2017 y el 3 de febrero de 2018, hubo una modificación de 36 % en la eficacia general de la vacuna contra la "infección del virus de la influenza A y B relacionada con una enfermedad respiratoria aguda atendida médicamente".

Más concretamente, se estima que la eficacia de la vacuna es:

En 2015, un análisis de los CDC4 reveló que, entre 2005 y 2015, la vacuna contra la gripe tuvo una eficacia 50 % menor en más de la mitad de las veces, por lo que la baja tasa de eficacia de este año (36 %) no es una gran sorpresa.

Sin embargo, hay un problema significativo con la forma en que se logra esta calificación de eficacia. Al igual que en años anteriores, los 4 562 participantes sobre los que se basan estas estadísticas, fueron diagnosticados con una enfermedad respiratoria aguda. No se incluyeron personas sanas.

Para ser elegibles e incluidos, tenían que haber desarrollado una infección respiratoria aguda con tos por lo menos siete días antes de ser admitidos. Tampoco podían haber llevado un tratamiento con medicamentos antivirales. Los participantes fueron entrevistados acerca de su estado de salud, síntomas y estatus de vacunación contra la gripe.

Se realizó un frotis para identificar el virus responsable de las infecciones. En total, el 38 % de las personas resultó positivo al virus de la influenza.

El porcentaje de pacientes que fueron vacunados oscilaba entre 45 y 59 %, en función de cuál de los cinco sitios de estudio pertenecían. Del grupo de los diagnosticados con influenza, el 43 % había recibido la vacuna contra la gripe de 2017/2018.

Del grupo cuya enfermedad estaba relacionada con un organismo no relacionado con la influenza, el 53 % había sido vacunado contra la influenza estacional. Entonces, básicamente, utilizaron el número de desplazamiento de la enfermedad como evidencia de eficacia.

Irónicamente, los CDC continúan "recomendando la vacuna contra la influenza porque la vacuna aún podría prevenir algunas infecciones causadas por los virus de influenza que circulan actualmente",5 mientras omitieron por completo que la simple administración de suplementos de vitamina D tenía una eficacia mucho mayor y ninguno de los riesgos relacionados con las vacunas contra la gripe.

Si prevenir "algunas" infecciones es lo suficientemente bueno para hacer la aplicación las vacunas, ¿por qué no lo es prevenir una mayor cantidad de ellas con la vitamina D como alternativa viable? Al final de este artículo abordaré este tema, ya que la investigación demuestra claramente la eficacia superior de la vitamina D, en lo que respecta a la prevención de la gripe.

¿La vacunación realmente disminuye los síntomas de la gripe?

Si bien, los funcionarios de salud afirman que la vacunación contra la gripe podría disminuir sus síntomas en caso de contraer la gripe, los investigadores franceses no están de acuerdo y han señalado que "muy pocos estudios han abordado la duda de que si la vacuna disminuye o no la gravedad de la influenza en las personas que la contraen, a pesar de estar vacunadas".

Decidieron probar esta hipótesis al analizar los datos de pacientes adultos mayores que estaban vacunados y los que no, y que fueron diagnosticados con influenza. Sus resultados se publicaron en abril de 2017.6 Lo que encontraron fue que, los síntomas se redujeron insignificante, limitados a una disminución en las molestias iniciales provocadas por cefaleas, entre los que habían sido vacunados:

"En comparación con los pacientes con influenza que no estaban vacunados, los que fueron vacunados tenían una temperatura máxima ligeramente menor y presentaban una menor incidencia de mialgia, escalofríos y cefaleas.

En los análisis estratificados, el efecto observado se limitó a los pacientes infectados con virus A (H3) o tipo B. Después de hacer un ajuste por grupo de edad, (sub) tipo de virus y estación, solo se mantuvo una diferencia estadísticamente significativa en el caso de las cefaleas, que fue menos frecuente entre las personas vacunadas".

Cómo y por qué la vacuna contra la gripe podría enfermarle

No solo hay una carencia de pruebas sobre el alivio de los síntomas, hay motivos para sospechar que la vacuna contra la gripe realmente podría tener la capacidad de enfermarle, y hay muchos informes anecdóticos de que la gripe inducida por la vacuna es mucho más grave que la adquirida por el virus presente en el medio ambiente.

En un artículo publicado en septiembre de 2017,7 Andre Angelantoni contradice las afirmaciones hechas por la Dra. Carol Lynn Curchoe, quien en un artículo anterior8 afirmó que "vacunarse contra la gripe 'prepara' su cuerpo para reconocer y combatir todas las cepas de la gripe".

Al parecer esto se ha convertido en un mito comúnmente aceptado, incluso entre algunos profesionales de la salud, pero, como explica Angelantoni, las vacunas no funcionan de esa manera:

"[Su] sistema inmunológico ha sido programado por la vacuna contra la gripe, y le ha preparado para las cepas exactas que están presentes en la vacuna. No protege contra otras cepas mas bien le expone a otras cepas de gripe e infecciones de otros patógenos. Esto es denominado como inmunidad heteróloga... una extensión de la inmunología básica.

Después de todo... Prevnar es reemplazado por Synflorix y Prevnar 13 porque el cuerpo no estaba 'preparado' para manejar todas las cepas de neumococo.

No está claro de dónde [Curchoe] obtuvo la idea de que la vacuna contra la gripe tenía esa capacidad mágica que otras vacunas no tienen, y [esta] no proporciona ninguna referencia que sustente [está] afirmación; todo parece indicar que es un 'dato' completamente fabricado."

La inmunidad heteróloga y programación direccional de su sistema inmunológico

Angelantoni continúa citando la investigación que he abordado en diversas ocasiones, tal como el estudio canadiense realizado en 2010,9 el cual encontró que las personas que fueron vacunadas contra la gripe estacional eran más susceptibles a la cepa pandémica H1N1.

De igual manera, en el estudio en hurones realizado en 2014,10 en el que se replicaron estos efectos; así como un estudio chino realizado en 201211 que descubrió que las probabilidades de que un niño contraiga una infección respiratoria después de recibir la vacuna contra la gripe estacional aumentaba más de cuatro veces.

"El significado aproximado de la inmunidad heteróloga es una 'inmunidad desigual' y su concepto indica que, el sistema inmunológico está programado de una manera direccional", escribe Angelantoni. "Algunas veces puede funcionar a favor del cuerpo, si el antígeno subsecuente es similar al que acaba de producir anticuerpos".

En este caso, la direccionalidad significa que el cuerpo ya está preparado, en cierta medida, porque ha encontrado un patógeno 'suficientemente similar' al nuevo. Sin embargo, a menudo, también ataca el cuerpo, como en el caso de las vacunas contra la gripe.

El cuerpo aprende cómo protegerse contra las cepas proporcionadas en la dosis y, por lo tanto--por defecto—tiene una menor capacidad para lidiar con otras cepas e invasores".

Como se señaló en un artículo realizado en 2014 sobre la inmunidad heteróloga:12

"La inmunidad hacia los virus encontrados previamente podría alterar la respuesta a patógenos que no están relacionados... La inmunidad heteróloga... podría ser beneficiosa al elevar la respuesta protectora.

Sin embargo, la reactividad heteróloga también podría ocasionar una inmunopatología grave. Las características clave que definen la modulación inmune heteróloga incluyen a alteraciones en los compartimentos de las células T CD4 y CD8 y cambios en la dinámica viral y progresión de la enfermedad".

En otras palabras, si bien, la vacuna contra la gripe podría proporcionar cierto nivel de protección contra las cepas virales incluyendo a la de la vacuna, podría disminuir simultáneamente su capacidad de evitar la infección causada por otras cepas.

Un artículo realizado en 2013 también aborda la inmunidad heteróloga,13 que señala que "las vacunas modulan la resistencia general" y "tienen efectos poco específicos sobre la capacidad del sistema inmunológico para lidiar con otros patógenos". También establece que:

"... [N]uestra percepción actual del sistema inmunológico es... simplista. En gran parte, esta concepción se formó en los años 50 con la formulación de la hipótesis de selección clonal.

Esta línea de pensamiento ha enfatizado el sistema inmunológico adaptativo y el reconocimiento específico de antígenos, así como la memoria específica, los cuales han sido cruciales en el desarrollo de la vacuna, tal vez a expensas de examinar las características del sistema inmunológico con la reactividad cruzada, al igual que la capacidad de memoria del sistema inmunológico innato.

Aunque se han realizado decenas de miles de estudios que evalúan los efectos de las vacunas que inducen la creación de anticuerpos contra enfermedades específicas, las personas no han analizado si las vacunas tienen o no efectos específicos, porque la percepción actual excluye tales efectos".

Una deficiente respuesta inmunológica atribuida a la baja eficacia de la vacuna

A menudo, la baja eficacia de la vacuna es atribuida a las mutaciones virales que ocurren mientras se cultivan los virus, pero según un equipo de investigadores de la Universidad de Chicago y la Universidad de Harvard, al parecer, la razón más probable podría ser una respuesta inmunológica deficiente.

En su estudio,14 la vacuna contra la gripe no logró producir una respuesta inmunológica fuerte en la mayoría de los participantes. Como se explica en el comunicado de prensa:15

"Aparentemente, lo que está en juego es un fenómeno conocido como 'pecado antigénico original'. Las vacunas contra la gripe están diseñadas para lograr que el sistema inmunológico produzca anticuerpos que reconozcan las cepas específicas del virus que alguien pudiera contraer en un año determinado.

Estos anticuerpos atacan partes específicas en los virus y se adhieren a ellos para desactivarlos. Una vez que el sistema inmunológico cuenta con los anticuerpos para atacar las partes determinadas de los virus, reactivará preferentemente las mismas células inmunológicas la próxima vez que adquiera tal virus.

Esto es eficaz para el sistema inmunológico, pero el problema es que el virus evoluciona ligeramente cada año. La parte que los anticuerpos reconocen aún podría estar allí, pero también es posible que ya no sea la más importante para neutralizar el virus.

Los anticuerpos producidos en función de las primeras veces que adquirimos tal gripe, ya sea por vacunas o infecciones, tienden a tener prioridad sobre los generados por inoculaciones posteriores.

Entonces, incluso cuando la vacuna es una buena combinación para un año determinado, si alguien tiene antecedentes de gripe, la respuesta inmunológica a una nueva vacuna podría ser menos protectora".

Philip Morris crea una vacuna contra la gripe de siguiente generación por medio de la planta de tabaco

El hecho de que la mayoría de los virus presentes en la vacuna contra la gripe se desarrollen en huevos, lo que permite que el virus mute muy levemente, contribuye a los desajustes entre la vacuna y las cepas circulantes.

En un estudio publicado el año pasado, se descubrió que la adaptación de los huevos había causado desajustes en la vacuna más utilizada durante la temporada 2016/2017. También, podría ser un factor en el bajo puntaje de eficacia de este año.

Ahora, algunos fabricantes de vacunas han comenzado a cambiar a virus vacunales cultivados sin huevos, a través de utilizar células renales caninas o de insectos.

La empresa canadiense de biotecnología Medicago—que pertenece a Philip Morris y Mitsubishi Tanabe Pharma--también ha comenzado a realizar ensayos clínicos en etapa 3 con una vacuna contra la gripe fabricada con Nicotiana benthamiana, un tipo de planta de tabaco conocida por su capacidad para producir proteínas a un ritmo acelerado.16

Aunado a esto, utilizan "partículas similares a virus" en vez de virus de gripe inactivados. Las partículas tienen "la estructura del virus de la gripe pero sin su código genético completo".

La empresa especula que estas partículas "podrían movilizar células inmunológicas especiales para eliminar las células infectadas por la gripe, independientemente del subtipo en el que puedan haber mutado".

Esta combinación de factores permite a Medicago producir una vacuna en tan solo seis semanas, en comparación con los seis meses que, normalmente, se tardaría en producir una vacuna por medio de huevos.

Según informó Forbes,17 "la vacuna es producida al introducir material genético del virus de la gripe en las plantas, que luego es incubado de 4 a 10 días. Las plantas actúan como mini-biorreactores, ya que producen [partículas similares a los virus] en sus hojas".

Según un estudio, optimizar sus niveles de vitamina D es más eficaz que la vacuna contra la gripe

En este punto, solo puede especularse cuáles podrían ser los efectos secundarios de inyectar una vacuna contra la gripe transgénica en el cuerpo. Afortunadamente, no tendrá que depender de tales desarrollos--los estudios han demostrado repetidamente que la vitamina D manifiesta una mayor eficacia para prevenir la influenza.

Muy recientemente, un análisis científico realizado en 201718,19 sobre 25 ensayos controlados aleatorios, confirmó que suplementar con vitamina D reducía más eficazmente las tasas de resfriado y gripe que la vacuna contra la gripe.

Los estudios contaron con la participación de alrededor de 11 000 personas de más de una docena de países, y demostraron que quienes tomaban regularmente suplementos de vitamina D eran menos propensos a contraer infecciones respiratorias, tales como el resfriado y gripe comunes, en comparación con las personas que no tomaban suplementos de vitamina D.

Las personas que tenían niveles sanguíneos inferiores a 10 ng/ml, que significa tener una deficiencia grave, redujeron a la mitad su riesgo de infección.

Las personas con niveles más elevados de vitamina D redujeron alrededor de un 10 % su riesgo. Según este equipo de investigación internacional, suplementar con vitamina D podría evitar más de 3.25 millones de casos de gripe y resfriado cada año, tan solo en el Reino Unido.20 El NNT representa otra estadística que demuestra que, la vitamina D es una estrategia mucho más eficaz que la vacuna contra la gripe.

Como se mencionó al principio de este artículo, la Colaboración Cochrane concluyó que 77 fue el NNT con la vacuna contra la gripe. Este estudio indicó que, 33 fue el NNT con la vitamina D, lo que significa que por cada 33 personas que tomaron un suplemento de vitamina D solo 1 persona podría evitar la influenza.

Al inicio del estudio, 4 era el NNT de las personas que tenían una deficiencia de vitamina D severa. Si eligiera, ¿qué probabilidad preferiría tener—1 en 71, o 1 en 33 de evitar la gripe (o 1 de cada 4 debería tener una grave deficiencia de vitamina D)? En mi opinión, optimizar los niveles de vitamina D es una de las mejores estrategias de salud y prevención disponibles contra la gripe.

La quercetina es una alternativa mucho más segura que el Tamiflu

Si usted o su hijo contraen la gripe y el médico o pediatra recomienda Tamiflu,21 le pido que por favor entienda que este medicamento antiviral disminuye la duración de los síntomas de la gripe a menos de 17 horas,22,23 pero no reduce la transmisión viral ni el riesgo de complicaciones de la gripe, tal como la neumonía.24,25

Además, los científicos han advertido que los riesgos superan con creces los beneficios.26 Algunos de los riesgos incluyen convulsiones, infecciones cerebrales, psicosis y otros problemas neuropsiquiátricos.27,28 En particular, el medicamento es riesgoso para los niños, y más de la mitad del total de la población infantil que toma Tamiflu padece efectos secundarios provocados por el mismo.29,30

Si consideramos los riesgos del Tamiflu y su limitada eficacia, la quercetina es una alternativa mucho más segura y probablemente más efectiva. Además, la quercetina, que es un flavonol de origen vegetal que se encuentra de forma natural en las manzanas, ciruelas, uvas rojas, té verde, flor de saúco y cebollas, contiene un poderoso efecto antiviral que inhibe varios tipos diferentes de virus, incluyendo a los virus de la influenza.31

Algunos de sus mecanismos de acción incluyen inhibir la capacidad de los virus para infectar células y la replicación de las células ya infectadas. Diversos estudios han confirmado la eficacia de la quercetina contra las infecciones virales, incluyendo los siguientes:

Un estudio de 1985 descubrió que la quercetina inhibe la infectividad y la replicación del virus del herpes simple tipo 1, de la polio tipo 1, de la parainfluenza tipo 3 y del virus sincicial respiratorio.32

Un estudio con animales realizado en 2010 encontró que la quercetina inhibe los virus de la influenza A y B. Asimismo, se hicieron otros 2 relevantes descubrimientos.

En primer lugar, estos tipos de virus no pudieron desarrollar resistencia a la quercetina y, en segundo lugar, cuando se empleó de manera concomitante con medicamentos antivirales (amantadina u oseltamivir), el efecto acrecentó significativamente–y evitó que se desarrollara la resistencia a los medicamentos.33

Un estudio con animales realizado en 2004 que investigó el efecto de la quercetina en la influenza utilizó una cepa del virus H3N2. De acuerdo con los autores del mismo:34

"En los ratones, la instilación del virus de la influenza A/Udorn /317/72 (H3N2) por vía intranasal produjo una disminución significativa de las concentraciones pulmonares de catalasa, bajos niveles de glutatión y superóxido dismutasa... Estos efectos se observaron el quinto día después de la instilación viral.

La suplementación oral con quercetina simultánea con instilación viral produjo aumentos significativos en las concentraciones pulmonares de catalasa, bajos niveles de glutatión y superóxido dismutasa...

Se concluyó que, durante la infección por el virus de la influenza, existe 'estrés oxidativo'.

La quercetina restauró las concentraciones de muchos antioxidantes, por lo que se plantea que podría ser útil como medicamento con el fin de proteger el pulmón de los efectos nocivos de los radicales libres derivados del oxígeno que se liberan durante la infección del virus de la influenza".

En 2014, los investigadores observaron que la quercetina parece ser "un tratamiento prometedor para el resfriado común" que es causado por el rinovirus, y agregó que "se ha demostrado que la quercetina reduce la internalización viral y la replicación in vitro, la carga viral, la inflamación pulmonar y las vías respiratorias hiperrespuesta in vivo".35

Al atenuar el daño oxidativo, también se disminuye el riesgo de infecciones bacterianas secundarias, que en realidad son la principal causa de muertes relacionadas con la influenza. Cabe señalar que la quercetina aumenta la biogénesis mitocondrial en el músculo esquelético, lo que sugiere que parte de sus efectos antivirales se deben a una mayor señalización antiviral mitocondrial.

Otro estudio de 2016 descubrió que la quercetina ofrecía protección contra el virus de la influenza AH1N1 al modular la expresión de la proteína. Sobre todo, la regulación de las proteínas de choque térmico, fibronectina 1 y prohibitina, fue determinante en la reducción de la replicación viral.36

Un segundo estudio publicado en 2016 descubrió que la quercetina inhibía un amplio espectro de cepas de la influenza, como la H1N1, H3N2 y H5N1.

De acuerdo con los autores del mismo, "este estudio indica que la quercetina que presenta actividad inhibitoria en la etapa temprana de la infección por influenza ofrece una futura opción terapéutica para desarrollar productos naturales efectivos, seguros y asequibles para el tratamiento y la profilaxis de las infecciones [por virus de la influenza tipo A]".37

Prevenir la gripe no debería ser tan riesgoso

Además de la vitamina D y la quercetina, suplementar con vitaminas B1 y C podría ayudarle a mantenerle saludable durante la temporada de gripe, e inclusive por más tiempo.

La influenza también ha sido tratada exitosamente con altas dosis de vitamina C,38 y de igual manera, esta vitamina incrementa la eficacia de la quercetina. Asimismo, cuando se presenten los primeros síntomas de resfriado o gripe podría beneficiarle tomar pastillas de zinc.

Articulo Anterior¿Las freidoras de aire son saludables? Siguiente Articulo5 alimentos saludables que pueden suprimir su apetito

[+] Fuentes y Referencias [-] Fuentes y Referencias

  • 1 Washington Post February 28, 2018
  • 2 Cochrane.org
  • 3, 5 CDC.gov MMWR February 16, 2018; 67(6): 180-185
  • 4 CDC, December 21, 2015 Influenza Vaccine Effectiveness: How Well Does the Flu Vaccine Work?
  • 6 Vaccine April 11, 2017; 35(16): 2076-2083
  • 7 Medium September 30, 2017
  • 8 Medium September 23, 2017
  • 9 Clinical Infectious Diseases 2010 Nov 1;51(9):1017-27
  • 10 PLOS One 2014; 9(1): e86555
  • 11 Clinical Infectious Diseases 2012 Jun 15; 54(12): 1778–178
  • 12 Journal of Leukocyte Biology 2014 Mar; 95(3): 405–416
  • 13 Trends in Immunology 2013 Sep;34(9):431-9
  • 14 Clinical Infectious Diseases February 20, 2018, ciy097
  • 15 Newswise February 15, 2018
  • 16, 17 Forbes March 1, 2018
  • 18 BMJ 2017; 356:i6583
  • 19 NPR February 16, 2017
  • 20 BBC.com February 16, 2017
  • 21 Tenpennyimc.com Tamiflu
  • 22, 24 BMJ 2014;348:g2545
  • 23 Forbes April 10, 2014
  • 25 The Guardian April 10, 2014
  • 26 Cochrane Database of Systematic Reviews 2014, Issue 4. Art. No.: CD008965
  • 27 Newsweek January 15, 2018
  • 28 Clin Psychopharmacol Neurosci. 2015 Aug; 13(2): 209–211
  • 29 The Guardian July 31, 2009
  • 30 Eurosurveillance July 2009; 14(30)
  • 31 Life Extension February 2007
  • 32 Journal of Medical Virology January 1985 DOI: 10.1002/jmv.1890150110
  • 33 Antiviral Research 2010 Nov;88(2):227-35
  • 34 Experimental Lung Research 2005; 31(5)
  • 35 Journal of Infectious Diseases and Preventive Medicine May 24, 2014; 2: 111
  • 36 Journal of Agricultural and Food Chemistry 2016; 64(21): 4416-4425
  • 37 Viruses 2016 Jan; 8(1): 6
  • 38 Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics 1999 Oct;22(8):530-3