Cultivar cúrcuma es más fácil de lo que cree

Cultivar Cúrcuma

Historia en Breve -

  • La cúrcuma, un rizoma muy conocido por su vibrante color anaranjado, atractivo culinario y poder curativo; es una planta tropical que, a pesar de requerir calor y luz solar, se puede cultivar fácilmente en interiores al seguir algunas recomendaciones útiles
  • Los esquejes de la raíz tienen pequeños "brotes en crecimiento" que parecen nódulos o incluso "dedos" que sobresalen y que, cuando son plantados en la tierra, siempre deben estar orientados hacia arriba
  • La cúrcuma fresca se puede utilizar de forma similar al jengibre, ya que puede cortar las raíces sin piel en rodajas o rallarlas sobre papas salteadas, smoothies y vegetales asados; otra opción sería deshidratarla
  • En términos de efectividad, podría compararse con los medicamentos, pero sin sus efectos secundarios dañinos; y se ha demostrado que la cúrcuma trata y previene eficazmente problemas tales como el dolor articular, enfermedad periodontal, artritis y cáncer, por nombrar algunos.

Por el Dr. Mercola

Esta especia de color naranja brillante ha sido una de las opciones favoritas en la cocina tailandesa y oriental durante miles de años. La cúrcuma (Curcuma longa) es acertadamente denominada de esa manera por la palabra persa "saffron", un tono parecido a una calabaza o la pulpa de un batata dulce, pero esas son sus únicas similitudes.

El vibrante color amarillo anaranjado es sinónimo de las túnicas que usan muchos sacerdotes budistas.

La cúrcuma pertenece a la familia del jengibre, por lo que ambas emanan un agradable toque de sabor en el paladar, pero el sabor es diferente; el primero es descrito como acre (es decir: Avinagrado) y picante.

No estaba destinada a proporcionar un sabor por sí sola, sino como condimento para complementar otros alimentos. Es popular en platillos como curry, mostaza (de ahí su color), caldos, las actuales obsesiones conocidas como cúrcuma latte o leche dorada y otros más.

Pero tiene aún más que ofrecer; ya que además de generar un sabor único y característico, los beneficios de la cúrcuma antes mencionados la convierten en una sustancia natural y curativa que cada vez más personas desean tener a la mano. Eso no solo es por su potencial, sino también debido a que es segura, lo cual no se puede decir de la mayoría de los medicamentos prescritos.

Ya que la cúrcuma natural no puede patentarse, no es posible obtener ganancias estratosféricas de sus beneficios, y como no es un "medicamento", no puede llevar el sello de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos. Sin embargo, esta raíz se utiliza para elaborar medicamentos recetados.1

No obstante, la raíz ya cuenta con beneficios curativos. Daily Health Post señala que la cúrcuma "podría ser la especia más importante del mundo" porque tiene más de 600 posibles acciones preventivas y terapéuticas, además es:

"Una especia medicinal tan atemporalmente entretejida con los orígenes de la cultura humana y el metabolismo, y tan ampliamente respaldada por las investigaciones científicas actuales, que no tiene paralelo en cuanto a su valor comprobado para el bienestar y la salud humana.

De hecho, la cúrcuma pone de cabeza a todo el modelo médico farmacológico. Porque, en vez de causar mayores efectos secundarios que los métodos terapéuticos—como es el caso de la mayoría de los medicamentos farmacéuticos patentados—posee cientos de posibles beneficios secundarios, que han demostrado empíricamente que modulan de forma positiva más de 160 procesos fisiológicos diferentes en el cuerpo de los mamíferos".2

Dicho lo anterior, aunque por lo general se cree que esta especia se desarrolla mejor en un clima cálido y tropical, realmente la cúrcuma podría cultivarse en casa, de forma similar al jengibre. Desde luego que puede comprarla en muchos supermercados, pero usualmente es bastante costosa, y de existencia limitada en función de la época del año; y además es inusual encontrarla en su forma orgánica.

Cultivo de cúrcuma: Cultivarla en su punto

Experimenté con el cultivo de cúrcuma y sembré una libra el año pasado. Virtualmente, este año ya tengo un bosque de cúrcuma, que incluso ha florecido. Ahora, puedo tener cúrcuma fresca al alcance de mi mano durante todo el año. Más adelante se encuentra una foto del bosque de cúrcuma que cultivé.

Datos sobre la planta de cúrcuma

La cúrcuma es una planta que se cultiva por medio de sus raíces. No se siembra a través de semillas; por lo que, en primer lugar, la forma en la que podría cultivarse, tanto en el interior como en el exterior, es con una raíz firme y saludable, que por lo general puede conseguirse en una tienda de alimentos naturales o supermercado.

Los esquejes de raíz tienen pequeños "brotes en crecimiento", que parecen nódulos o "dedos" que sobresalen, usualmente en la misma dirección.

Cuando se siembra, la primera regla es que los brotes estén orientados hacia arriba—y no al contrario—en la tierra. Como por ejemplo:

Instrucciones

  1. Rompa o corte un rizoma de cúrcuma grande en una pieza pequeña (o más, si así lo desea) que tenga dos o tres brotes
  2. Utilice macetas de 14 a 18 pulgadas de ancho (por cada raíz de 6 a 8 pulgadas) que tengan al menos 12 pulgadas de profundidad y cuenten con un buen drenaje, las cuales debe llenar con tierra nutrida, húmeda y orgánica que llegue hasta 1 o 2 pulgadas por debajo del borde, en función del tamaño del rizoma
  3. Coloque el rizoma de modo que los brotes estén orientados hacia arriba, no al contrario, entre 2 y 4 pulgadas debajo de la superficie de la tierra
  4. Ya sea que se siembren al aire libre o en macetas en el interior, estas plantas se desarrollan a temperaturas elevadas (entre 86 y 95 °F), ya que las temperaturas más frías podrían ralentizar mucho más su crecimiento. Sin embargo, está bien si se encuentran bajo sombra parcial
  5. Las plantas deben regarse y mantenerse en un suelo húmedo, en especial en climas secos y cálidos; y con menor frecuencia cuando las temperaturas son más frías. Una regla de oro sería regar cada dos días, pero no debe dejar que el suelo se sature de humedad. También, podría rociar la tierra con un rociador, algo que disfrutan las plantas tropicales

Cuando es una zona donde no se generan las altas temperaturas que la cúrcuma necesita para desarrollarse, se deben utilizar otros métodos. Ante esta situación, sería práctico tener a la mano lámparas para crecimiento y alfombras térmicas, ya sea de tiempo completo a principios de la primavera o al final del otoño, o durante la noche cuando la luz disponible no alcance los 80 °F.

La cúrcuma puede tardar entre 8 y 10 meses en madurar lo suficiente para ser comestible, por lo que, en consecuencia debe determinar el tiempo de cultivo, método y ubicación, ¡y ser paciente!

Si bien, también podría consumir sus hojas y raíces, la parte más importante son las raíces subterráneas. Si bien, sus flores puntiagudas son hermosas, exuberantes y de tipo tropical, su presencia no afecta negativamente a las raíces, a diferencia de muchas otras hierbas y plantas comestibles.

Recomendaciones generales para cultivar cúrcuma

Una vez que las plantas tengan 2 pulgadas de altura, debe trasplantarlas—en caso de ser necesario—de modo que tengan una separación de al menos 16 pulgadas. El té de composta es una excelente medida que debe implementarse para poder asegurar un crecimiento óptimo.

En ambientes exteriores, solo las zonas de jardín 8 o 9 (las fuentes expertas varían) y superiores podrían sustentar el crecimiento de una planta de cúrcuma, aunque las temporadas de verano en las zonas más frías también pueden funcionar si las plantas se desentierran y cultivan en ambientes encerrados o simplemente toma la maceta entera y la lleva al interior antes de que comience a estar demasiado frío.

Las plantas de cúrcuma no se desarrollan muy bien cuando la temperatura es menor a 65 °F. Además, debe saber que si la cúrcuma se encuentra al aire libre permanecerá latente durante el invierno, pero en los climas más cálidos (zonas de jardín 7b y superiores, en general) puede dejarse en la tierra para que genere flores nuevas de color blanco verdoso y a veces blanco rosado en la siguiente primavera.

Las raíces sobrevivirán siempre y cuando no se congelen. Al cubrirlas con un par de pulgadas de materia orgánica también ayudará a protegerlas de una helada inesperada.

Rodale's Organic Life3 explica que es probable que la cúrcuma esté lista para ser cosechada cuando la planta comience a secarse y adquiera un color marrón. Las raíces deben sustraerse cuidadosamente—si se encuentra en macetas, debe inclinarse hasta llegar a la raíz—y sacudir la tierra suelta.

Corte los tallos alrededor de una pulgada por encima de la masa radicular del rizoma y lávelos profusamente.

Grow This4 señala que por lo general es mejor cosechar rizomas de cúrcuma al mismo tiempo, porque cuando los desentierra, puede guardar uno o dos para sembrarlos en el futuro, de modo que en todos los sentidos, extenderá la saludable capacidad de cada raíz.

¿Cuál es el siguiente paso después de cosechar la cúrcuma?

Una vez que comienza a manipular la cúrcuma (lo cual debe hacer muy suavemente, según recomienda Heirloom Gardener),5 en especial al quitarle la piel o cortarla para diseminarla, debe considerar que exponer la pulpa podría mancharle de un color naranja brillante, así que lo recomendable es utilizar guantes.

La cúrcuma fresca se puede emplear de manera similar al jengibre. Puede cortar las raíces peladas en rodajas o rallarlas para agregarlas en papas salteadas o bebidas. Otra opción sería deshidratarla, pero debe saber que el proceso inhibirá la potencia de su acritud, como en los aceites esenciales, indica Kitchn.6

Podría congelar, o almacenar los rizomas de cúrcuma frescos en una bolsita u otro recipiente hermético hasta por una semana. Para deshidratarla y utilizarla posteriormente, puede hervir la raíz de la cúrcuma cosechada durante 45 minutos, secarla con una toalla de papel, quitarle la piel y dejarla secar durante una semana en un área protegida del polvo, pero que tenga buena circulación de aire—no debe colocarse en plástico.

Puede moler las raíces hasta obtener un polvo amarillo fino por medio de un molinillo para café, procesador de alimentos o incluso un mazo y mortero, para múltiples usos, tanto culinarios como medicinales.

La cúrcuma en polvo le añade tanto sabor a los alimentos, que podría preguntarse porque no la había utilizado antes. También, puede agregar una cucharadita en sus smoothies junto con otros ingredientes saludables, como aceite de coco y frutas—como plátano o mango.

Puede espolvorear raíz de cúrcuma en polvo sobre vegetales asados, como coliflor, calabacitas y batatas dulces; en lattes o carnes, como pollo asado, de animales alimentados con pastura; de hecho, las opciones superan la imaginación. Una regla de oro es que 1 pulgada de cúrcuma fresca equivale a 1 cucharada de cúrcuma rallada fresca o 1 cucharadita de polvo seco.

¿Porque la cúrcuma es tan excepcional?

La curcumina en la cúrcuma, es el compuesto más extraordinario, para beneficiar la salud y prevenir enfermedades.

Un estudio indica que hay otras propiedades más importantes presentes en este áspero rizoma, así como las sustancias químicas que se encuentran en la planta, incluyendo compuestos antiinflamatorios, antioxidantes, antimicrobianos, inmunoestimulantes, antisépticos, analgésicos y anticancerígenos:

"Los componentes de la cúrcuma se denominan curcuminoides, e incluyen principalmente a la curcumina (diferuloil metano), demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina... La curcumina (diferuloil metano) es un polifenol derivado de la planta Curcuma longa, comúnmente conocida como cúrcuma.

Los componentes activos de la cúrcuma son el flavonoide curcumina (diferuloil metano) y diversos aceites volátiles, como la tumerona, atlantona y zingiberona".7

Asimismo, la curcumina es hepatoprotectora, también conocida como protectora hepática, en especial, contra las toxinas tetracloruro (CCl4), galactosamina, acetaminofén (paracetamol) y aflatoxina de los hongos Aspergillus, principalmente debido a sus propiedades antioxidantes, así como a su capacidad para disminuir la formación de citocinas proinflamatorias; y la evidencia demuestra que podría ayudar a tratar los cálculos biliares.

Además, los fitoquímicos presentes en la curcumina podrían prevenir la acumulación plaquetaria, o aglomeración de plaquetas, lo que puede mejorar la circulación.8 WebMD enlista una gran cantidad de enfermedades, padecimientos, desordenes y trastornos en los cuales se ha empleado curcumina por medio enfoques ayurvédicos y otros métodos naturales durante siglos.

Por increíble que parezca, los siguientes solo son algunos ejemplos de aplicaciones exitosas de este poderoso compuesto fitoquímico, curcumina.

Artritis

Enfermedades cutáneas

Inflamación de la vejiga

Problemas renales

Acidez estomacal

Dolor articular

Diarrea

Gases intestinales

Enfermedad de Crohn

Colitis ulcerosa

Cefaleas

Fibromialgia

Enfermedad periodontal

Parásitos

Hematomas

El poder de la curcumina contra el cáncer y la enfermedad de Alzheimer

Existe una gran cantidad de investigaciones sobre el asombroso poder anticancerígeno de la curcumina. Por ejemplo, en un estudio In vitro se encontró que resistía el daño oxidativo en las células endoteliales aórticas.9 Adicionalmente:

"La curcumina es antimutagénica ya que, es probable que ayude a prevenir nuevos tipos de cáncer causados por la quimioterapia o radioterapia utilizada para tratar los tipos de cáncer existentes.

Asimismo, inhibe de forma eficaz la metástasis (diseminación incontrolada) de las células de melanoma (cáncer de piel) y puede ser particularmente útil para desactivar los agentes cancerígenos en el humo de un cigarrillo y tabaco de mascar".10

Los estudios en animales han indicado tres etapas en las que la curcumina ayuda a inhibir el cáncer: Promoción tumoral,11 angiogénesis12 y crecimiento tumoral,13 específicamente en el cáncer de colon y próstata. Daily Health Post enlista algunas formas en que la curcumina podría ser útil para tratar y prevenir trastornos y enfermedades, como, por ejemplo:14

  • Matar células cancerígenas, incluyendo en las raíces o células madre, y las que son resistentes a medicamentos
  • Proteger contra el daño causado por la radiación
  • Disminuir y/o prevenir la inflamación
  • Proteger contra la toxicidad de metales pesados
  • No solo prevenir, sino también revertir la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia

También, debe considerar que la curcumina puede interactuar con diversos medicamentos recetados y no recetados, incluyendo algunos medicamentos para la diabetes, aspirina y otros analgésicos, lo cual podría causar náuseas o malestar estomacal. No obstante, en general los estudios y revisiones han comprobado extensamente la efectividad de la cúrcuma contra diversas enfermedades.

El estudio concluye—así como nosotros también deberíamos—que "la eficacia, seguridad farmacológica y rentabilidad de los curcuminoides nos 'devuelven a nuestras raíces'". Uno de los ejemplos indica que:

"Debido a su capacidad para modular la expresión de [diversos objetivos moleculares importantes], ahora la curcumina podría utilizarse para tratar el cáncer, artritis, diabetes, enfermedad de Crohn, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, enfermedad de Alzheimer, psoriasis y otras patologías.

Curiosamente el 6-gingerol, un análogo natural de la curcumina derivado de la raíz de jengibre... manifiesta un perfil de acción biológica similar al de la curcumina".15

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario