Espinaca Malabar—Un Vegetal de Verano Fácil de Cultivar, Que Adora el Calor

Espinaca Malabar

Historia en Breve -

  • La espinaca Malabar es una alternativa fácil de cultivar, en comparación con la espinaca regular. Crece en forma de una enredadera perenne, y se desarrolla con el calor de la estación de verano, cuando la mayoría de los demás vegetales son propensos a amargarse y secarse
  • Se cultiva sobre un enrejado, y debe podarse con frecuencia, es posible convertirla en un seto comestible y decorativo que podría cosecharse continuamente durante la temporada de verano y otoño, hasta que la planta comience a florecer
  • Podría utilizar la espinaca Malabar en la misma forma en la que usa la espinaca regular--cruda en ensaladas, ligeramente cocida al vapor o cocinada, o en guisos, sopas y salteada

Por el Dr. Mercola

La espinaca Malabar1,2,3,4 es una opción alternativa e interesante a la espinaca regular. Crece en forma de enredadera perenne de clima tropical, y se desarrolla en el calor del verano, cuando la mayoría de los demás vegetales son propensos a tornarse amargos y secarse; y fácilmente, alcanza una altura de 10 a 35 pies en una sola estación.

Esta planta se cultiva sobre un enrejado, y debe podarse con frecuencia, podría convertirla en un seto comestible y decorativo. También, es conocida bajo los nombres de espinaca India, espinaca trepadora, espinaca Asiática, espinaca Vietnamita, espinaca Surinam, espinaca Ceylán y espinaca China. La espinaca Malabar tiene dos variedades:5

  • Basella rubra, que tiene enredaderas de color morado-rojizas y flores rosadas
  • Basella alba, que tiene tallos de color blanco a verde pálido y flores blancas

Características

Visualmente, la variedad de color rojizo es más dramática, pero aparte de eso, crece y tiene un sabor casi idéntico a su contraparte de color blanca.

Las hojas que están totalmente desarrolladas son del tamaño de la palma de la mano, con una pizca de sabor a limón-pimenta y una sensación ligeramente crujiente que se acentúa y se torna más característico cuando se cocinan; aunque este tipo de espinaca es menos amarga que la espinaca regular, debido a que tiene una menor cantidad de ácido oxálico.

No obstante, debe tener cuidado de no cocinarla de forma excesiva, ya que eventualmente, las hojas calentadas podrían adquirir una textura viscosa poco apetitosa.

Además, las hojas jóvenes, que no han madurado, podrían cosecharse y utilizarse frescas en ensaladas o saltearlas. Al final de la temporada de verano, la planta florecerá, momento en el cual el sabor de las hojas comenzará a degradarse. Por lo tanto, debe asegurarse de cosechar continuamente las hojas, antes de que florezca la planta.

Cuando corta las hojas, podría notar una sustancia pegajosa en la parte donde fueron cortadas. Esto se debe al elevado contenido de mucílago que tienen las hojas y tallos. El mucílago es alto en fibra, y en ese sentido, es parecido a la pectina que contiene la manzana.

De igual manera, la espinaca Malabar es una buena fuente de los siguientes nutrientes. La variedad rubra (roja) es propensa a tener una mayor cantidad de los antioxidantes beta-caroteno y luteína, gracias a sus colores rojo y morado.

Vitamina A

Vitamina C

Hierro

Calcio

Proteína

Magnesio

Fosforoso

Potasio

Beta-caroteno

Luteína

Cómo Cultivar Espinacas Malabar

Tal vez una de las características más atractivas de la espinaca Malabar es que se desarrolla en pleno calor de la estación de verano. Si vive a una altura de 1 500 pies o superior, es mucho mejor, ya que prefiere una altitud más elevada.

Otra ventaja es el hecho de que, al parecer, pocas plagas se interesan en este tipo de espinaca, por lo que requiere un mínimo mantenimiento, con respecto a las plagas. Por lo general, es suficiente al rociar ligeramente con aceite de neem.

Ya que es una planta perenne, solo necesita plantarla una sola vez. Si permite que las semillas caigan al finalizar la estación de verano, la planta crecerá al año siguiente. A excepción de si vive en un clima templado. Entonces, tendría que cultivarla anualmente, ya que el frío la matará.

Por lo general, en el lugar donde vivo no hay heladas, por lo que cultivé espinaca Malabar hace unos años, y ahora, aparece por toda mi propiedad. Por lo tanto, nunca tendrá que preocuparse por comprar nuevas semillas, pero tendrá que controlar que crezca en lugares donde no lo desea.

Para estimular la germinación, remoje las semillas durante la noche, luego siémbrelas en un suelo que este bien drenado, bajo la plena luz solar, y asegúrese de mantener la tierra húmeda hasta que las semillas hayan germinado.

Alternativamente, podría sembrar las semillas en un ambiente interior, de seis a ocho semanas, antes de la última fecha de helada, luego podrá trasplantarla a su jardín, una vez que las temperaturas nocturnas mantengan una temperatura constante superior a 50 °F (10 °C)

Añada una generosa cantidad de tierra orgánica, antes de sembrarlas, junto con un fertilizante 10-10-10 de liberación lenta

Siembre sus semillas a una profundidad de un medio centímetro, aproximadamente a 18 pulgadas de distancia. Si siembra en surcos, por lo menos necesitará separar los surcos a unos 20 centímetros

Una vez que las semillas hayan germinado, vierta fertilizante líquido sobre las plántulas, para mojar completamente las hojas. Añada una capa de paja o abono orgánico, para retener la humedad en el suelo

Este tipo de planta prefiere un ambiente con mayor humedad, así que si vive en un clima seco, es posible que necesite un humidificador, o mantenerla en un invernadero. Ya que crece en forma de enredadera; por lo que, también necesitará algún tipo de enrejado para que pueda trepar

Cosecha

Cosechar la planta es fácil. Simplemente, corte los tallos de las hojas con unas tijeras. Al cosecharla continuamente esto alentará a que la planta se haga más frondosa, por lo que cuanto más la consuma, más follaje tendrá.

Además, podar la planta a lo largo de la enredadera estimulará su frondosidad; así que, si prefiere tener un arbusto estilo seto, en vez de una larga enredadera, pódela constantemente.

Podría cosechar las hojas de forma continua durante la temporada de verano y otoño, hasta que la planta empiece a florecer. Muchos prefieren las hojas jóvenes y tiernas, en vez de las más maduras, ya que el sabor tiende a ser más suave.

Además, las hojas maduras tienen un mayor contenido de mucílago, cuya viscosidad podría ser poco apetitosa para algunas personas. Después de las flores aparecerán unas bayas de color morado que podrían machacarse y utilizarse como colorante natural alimenticio.

Sugerencias Para Cocinarla

Podría utilizar la espinaca Malabar de la misma forma que usa la espinaca regular—cruda en ensaladas, ligeramente cocida al vapor o cocinada, o en guisados, sopas y salteada. La siguiente receta para preparar espinaca Malabar es por cortesía de DIY Natural.6

Ingredientes

  • 3 a 4 tazas de espinacas Malabar lavadas
  • 2 cucharadas mantequilla o aceite de coco
  • Una pizca de sal rosada del Himalaya
  • Pimienta al gusto
  • Jugo de un limón, al gusto

Modo de Preparación

  1. En una olla, caliente una pequeña cantidad de agua, a fuego medio. Añada las espinacas Malabar y cocínelas al vapor, hasta que las hojas estén tiernas y blandas.
  2. Escurra el líquido y agregue la mantequilla o aceite de coco. Mezcle ligeramente para cubrir las hojas de forma uniforme y cocine por unos minutos. Retire del fuego y añada el limón, la sal y pimienta al gusto. De preferencia consúmalo caliente.

Publique su comentario