Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados Obtenga hasta 48% de descuento Productos selectos fermentados

PUBLICIDAD

¿Qué aspecto deben tener sus heces?

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

aspecto heces

Historia en Breve -

  • La escala de heces de Bristol se utiliza ampliamente como una herramienta para ayudarles a los pacientes a identificar su tipo de heces cuando consultan al médico
  • La escala de siete puntos abarca desde el estreñimiento (tipo 1) hasta la diarrea (tipo 7), con una variedad de consistencias intermedias
  • El tipo 1 indica que una persona está muy estreñida, mientras que el tipo 2 está relacionado con un estreñimiento leve
  • Los tipos 3 y 4 son normales e ideales, mientras que el tipo 5 indica que podría requerir más fibra. El tipo 6 y 7, pueden indicar diarrea, y es señal de inflamación
  • Si bien, es normal que las heces varíen de un día para otro, en especial si tiene cambios en su alimentación, debe enfocarse en el tipo 3 y 4 la mayor parte del tiempo, con una consistencia suave, textura lisa y forma similar a una salchicha, serpiente o torpedo

El tamaño, forma y color de las heces pueden proporcionar pistas valiosas sobre el estado de salud. De hecho, es tan importante que, en 1997, Stephen Lewis y Ken Heaten, del hospital universitario de la Real Enfermería de Bristol, del Reino Unido, desarrollaron lo que ahora se conoce como la escala de heces de Bristol.

Esta tabla, conocida formalmente como gráfico de la forma de heces de Bristol, fue desarrollada después de que el equipo realizó un estudio que demostraba la utilidad de la tabla para monitorear los cambios en la función intestinal.

Si tiene el hábito de desechar rápidamente sus heces; es decir, evacuar y descargar el agua del inodoro sin examinar su contenido, debe establecer el objetivo de observar sus heces y analizar lo que podrían indicarle.

La escala de heces de Bristol es un punto de referencia sencillo que puede ayudarle a determinar si sus heces se encuentran o no en el rango ideal y lo que podría significar para su salud.

Escala de heces de Bristol: los tipos 3 y 4 son las formas ideales

La escala de heces de Bristol se utiliza ampliamente como una herramienta para ayudar a los pacientes a identificar su tipo de heces cuando visitan al médico. La escala de siete puntos abarca desde el estreñimiento (tipo 1) hasta la diarrea (tipo 7), con una variedad de consistencias intermedias.

El tipo 1 indica que una persona está muy estreñida, mientras que el tipo 2 está relacionado con un estreñimiento leve.

Los tipos 3 y 4 son normales e ideales, mientras que el tipo 5 es una señal de que podría requerir más fibra. El tipo 6 y 7, indican diarrea, y es señal de inflamación. Si bien, es normal que las heces varíen de un día para otro, en especial si tiene cambios en su alimentación, debe enfocarse en el tipo 3 y 4 la mayor parte del tiempo.

"La forma ideal de las heces es similar a un torpedo: debe ser grande, suave, esponjosa y fácil de evacuar", según indicó Amy E. Foxx-Orenstein, expresidenta del Colegio Americano de Gastroenterología. Otra descripción sobre las heces ideales incluye la forma de una salchicha o serpiente.

escala de heces de bristol

¿Qué factores pueden determinar el estado de sus heces?

La consistencia de las heces se determina en gran medida por el contenido de agua. Si los alimentos viajan rápidamente por el tracto intestinal, absorberán una cantidad limitada de agua, lo que producirá heces líquidas o blandas.

Por otro lado, cuando el período de tránsito es más lento permite que el colon absorba mayor cantidad de agua de las heces, lo que podría producir heces más duras antes de ser evacuadas.

En un extremo del espectro, las heces blandas, o diarrea, generalmente son causadas por una infección en el tracto gastrointestinal, y se produce cuando los alimentos y líquidos se mueven rápidamente por el tracto digestivo.

Aunque el tiempo de digestión de los alimentos puede variar en cada persona, por lo regular toma entre seis y ocho horas desde el momento en que los alimentos son consumidos hasta que llegan al intestino delgado.

De ese punto, se transportan hacia el intestino grueso y finalmente son evacuadas. El tiempo promedio de tránsito varía entre 33 y 47 horas, en función de la edad, sexo y tipo de alimento. Si un patógeno ingresa al sistema, la diarrea es la forma en que el cuerpo puede ayudar a eliminarlo.

En los Estados Unidos, la causa más común de diarrea aguda puede atribuirse a un sin número de bacterias diferentes, como la salmonela, campylobacter, shigella o E. coli. En otros casos, la diarrea puede denominarse como "funcional" ya que el factor desencadenante no puede identificarse claramente.

Por ejemplo, la diarrea funcional puede ser causada por el síndrome del intestino irritable o enfermedad intestinal inflamatoria.

Otras causas de diarrea son los medicamentos, enfermedad endocrina, cáncer, intolerancia a la lactosa, trastorno de malabsorción, como la enfermedad celíaca, o alguna reacción a la fructosa o gluten. En el otro extremo del espectro se encuentra el estreñimiento, indicado por heces duras, secas y abultadas.

La mala nutrición, falta de ejercicio, no beber suficiente agua y alimentación baja en fibra solo son algunos de los factores que pueden provocar el estreñimiento, un padecimiento que afecta crónicamente al 16 % de los habitantes en los Estados Unidos.

La consistencia de las heces puede estar vinculada con la sensación de dolor

La escala de heces de Bristol puede ser útil para evaluar algo más que el estado del tracto gastrointestinal y consistencia de las heces, ya que las investigaciones sugieren que esta última puede estar relacionada con la percepción de dolor.

Los investigadores sugirieron que debido a que el microbioma intestinal influye en la salud a través del eje cerebro-intestinal, las bacterias patógenas en el intestino pueden provocar dolor y alterar la consistencia de las heces. De hecho, encontraron que la forma de las heces podría estar vinculada con la percepción del dolor y estado de ansiedad.

"En especial, las heces anormalmente líquidas estaban más relacionadas con la sensibilización al dolor y estado de ansiedad, en comparación con las heces duras", señalaron los investigadores.

“Estos descubrimientos indican que la disbiosis del microbioma puede estar involucrada en la sensibilización al dolor y por un mal estado psicológico. Por lo tanto, nuestros resultados sugieren que es importante evaluar la forma de las heces en los pacientes con dolor crónico".

En resumen, si sus heces no se clasifican dentro el espectro normal de forma regular, en especial con respecto a los tipos 5, 6 o 7, es una señal de que probablemente el intestino se encuentra desequilibrado, un padecimiento que podría influir en su salud física y mental en general.

Por ejemplo, en los pacientes con síndrome del intestino irritable (IBS), que a menudo produce heces blandas, los nervios intestinales son mucho más activos que en las personas sanas, que es la razón por la que los investigadores especularon que el dolor que padecen los pacientes con IBS puede ser causado por un sistema nervioso hipersensible, lo cual podría explicar por qué el IBS es provocado por el estrés o algún trauma emocional.

¿Cuál es la composición de las heces y con qué frecuencia debe hacer sus evacuaciones?

Las heces, también conocidas como materia fecal, popo y excremento, estás compuestas principalmente de agua (alrededor del 75 %).

El 25 % restante está formado por una combinación de bacterias muertas, materia alimenticia indigerible, colesterol, grasas, proteínas y sustancias inorgánicas, como el fosfato de calcio. Los desechos de la membrana mucosa del tracto intestinal, pigmentos biliares (bilirrubina) y glóbulos blancos muertos también se acumulan en las heces.

En promedio, los adultos evacuan alrededor de 3 a 8 onzas de heces al día, por lo general de una a tres veces por día. Dicho lo anterior, existe una amplia variación en lo que se considera una frecuencia normal de evacuación intestinal.

Específicamente, de tres evacuaciones al día a tres a la semana podría ser normal, y la frecuencia puede variar de un día a otro, o de una semana a otra. Esto se debe a que existen muchos factores que pueden influir en sus hábitos intestinales, como, por ejemplo:

Alimentación

Viajes

Medicamentos

Variaciones hormonales

Patrones de sueño

Ejercicio

En un estudio, en el que participaron 268 adultos entre las edades de 18 y 70 años, los investigadores confirmaron que era normal observar una amplia variación en los hábitos intestinales.

El 98 % de los participantes tenía una frecuencia de evacuaciones que variaba entre tres veces por semana y tres veces por día, y ambos extremos del espectro se consideraban normales.

Además, aunque hacer esfuerzo en las evacuaciones o sentir urgencia por acudir al baño pueden ser signos de un problema médico, también podría estar dentro de lo normal.

"Cierto grado de urgencia, esfuerzo y evacuación incompleta deben considerarse normal", indicaron los investigadores. Durante el estudio de una semana de duración, el 36 % de los participantes informó sentir la urgencia de acudir al baño, el 47 % informó haber hecho esfuerzo y el 46 % informó tener evacuaciones incompletas.

Signos de heces saludables

El tamaño y la forma de las heces son solo una indicación de si son sanas y normales. Otros factores importantes que debe tomar en consideración son los siguientes, que pueden indicar si sus evacuaciones son o no saludables:

Heces Saludables Heces Poco Saludables

De café claro a medio

Las heces duras difíciles de excretar, causan dolor o requieren de esfuerzo

Suave y blanda, en una sola pieza y no en varios pedazos

Duros y en porciones, y acuosos o incluso pastosos y difíciles de limpiar

De dos centímetros y medio a cinco centímetros de diámetro y más de 46 centímetros de largo

Las heces estrechas similares a un lápiz o tipo cinta: pueden indicar una obstrucción intestinal o tumor o, en el peor de los casos, cáncer de colon; las heces estrechas con poca frecuencia no son tan preocupantes, pero si persisten, en definitiva debe llamar a su médico

Con forma de S, que es la forma del intestino inferior

Las heces negras y alquitranadas o heces rojas: podrían indicar sangrado en el tracto GI, las heces negras también son el resultado del consume de ciertos medicamentos, suplementos o por consumir regaliz negro, si usted excreta heces negras y alquitranadas, lo mejor es que visite a su médico

Se sumerge silenciosa y suavemente en el agua…debe hacer el menor ruido posible al caer en el inodoro- no un fuerte chapoteo, que lo salpique y lo deje necesitando una ducha

Las heces blancas, pálidas o grises podrían indicar una falta de bilis, lo que es un problema serio (hepatitis, cirrosis, trastornos pancreáticos o un posible bloqueo en el conducto biliar), por lo que esto amerita una llamada a su médico, también puede ser el resultado del consumo de antiácidos

Un olor natural, no repulsivo (no estoy diciendo que debe oler bien)

Las heces amarillas podrían indicar una infección por Giardia, un problema de la vesicular biliar o un enfermedad conocida como síndrome de Gilbert- si usted presenta esto, llame a su médico

Textura uniforme

Presencia de alimentos no digeridos (más preocupante si va acompañado de una pérdida de peso, diarrea y otros cambios en el intestino)

Se hunde lentamente

Flota o salpica

Un aumento de moco en las heces: Esto puede estar relacionado con enfermedades inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa e incluso con el cáncer de colon, especialmente si está acompañada de sangre o dolor abdominal

Muy mal olor: Si sus heces tienes un desagradable olor, no puede pasar desapercibido. Me refiero a un olor fuera de lo normal. Las heces muy olorosas pueden estar asociadas con una serie de problemas de salud, tales como un trastorno de mala absorción, enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn y la pancreatitis crónica

Medidas que debe tomar si sus heces no presentan las características ideales

Si las heces tienden a ser demasiado duras o acuosas, debe vigilar su alimentación. Si se encuentra estreñido, debe asegurarse de beber suficiente cantidad de agua, ya que la deshidratación es una causa común.

Además, ya sea que sus heces estén duras o blandas, es importante considerar consumir mayor cantidad de fibra; las mejores opciones incluyen al psyllium y semillas de linaza orgánicas recién molidas (una cantidad aproximada de 25 a 50 gramos de fibra por cada 1000 calorías al día).

También es importante incluir alimentos naturalmente fermentados, como el chucrut, encurtidos y kéfir (si tolera los productos lácteos) que pueden mejorar la salud de su microbioma intestinal, aunque podría agregar un suplemento de probióticos si sospecha que no obtiene suficiente cantidad de bacterias beneficiosas de su alimentación.

Al evitar todas las fuentes de gluten (las fuentes más comunes son el trigo, cebada, centeno, trigo espelta y otros granos) también podrá optimizar sus hábitos intestinales y asegurarse de centrar su alimentación en alimentos enteros, gran cantidad de vegetales orgánicos, mientras evita el azúcar, endulzantes artificiales y alimentos procesados.

Así mismo, el ejercicio puede ayudar a mantener el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal, y de igual manera, es fundamental aliviar el estrés cada día con herramientas como las Técnicas de Libertad Emocional (EFT, por sus siglas en inglés).

Por último, ciertamente también es importante cambiar la posición en que realiza sus evacuaciones; es decir, intentar hacerlo en cuclillas.

Cuando se sienta en el típico inodoro, su músculo puborrectal —que está involucrado en el control intestinal— no puede relajarse por completo. Es por eso que posiblemente deba empujar o incluso esforzarse para hacer sus evacuaciones intestinales.

Mientras que, al estar en posición de cuclillas, el músculo puborrectal se relaja totalmente, lo que puede facilitar sus deposiciones, por lo cual muchos expertos consideran que esta posición es la ideal para evacuar.

La posición en cuclillas, junto con los cambios en el estilo de vida que mencioné antes, podrían ser de gran ayuda para lograr que sus evacuaciones estén en el rango ideal de tipo 3 y 4, pero si los problemas continúan, debe programar una visita con su proveedor de atención médica holística para descartar un padecimiento.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario