Epidemia oculta de la diabetes

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

epidemia de diabetes y covid-19

Historia en Breve

  • Más de 114 millones de adultos en Estados Unidos tienen diabetes o prediabetes y las consecuencias económicas de esta afección son enormes. En 2019, Estados Unidos gastó 350 000 millones de dólares en tratamientos para la diabetes
  • Una de las mejores estrategias para vencer el COVID-19 es controlar las enfermedades subyacentes; la diabetes tipo 2 y la presión arterial alta se pueden revertir a través de una alimentación y un estilo de vida saludable
  • La diabetes tipo 2 es una condición derivada de la alimentación que es causada por la resistencia a la insulina y la señalización de leptina, debido a los niveles muy elevados de insulina y leptina. Como tal, se puede tratar y revertir de forma eficaz a través de la alimentación y por cambios en el estilo de vida
  • Una investigación ha demostrado que el ayuno y una dieta cetogénica cíclica pueden mejorar la sensibilidad a la insulina y revertir la diabetes. También es importante estar físicamente activo, ya que permanecer mucho tiempo sentado bloquea varios sistemas mediados por la insulina, incluyendo los sistemas musculares y celulares que procesan el azúcar en la sangre

La diabetes es una comorbilidad que puede aumentar sus posibilidades de contraer e incluso morir por COVID-19. Una de las mejores estrategias para vencer el COVID-19 es controlar las enfermedades subyacentes. La diabetes tipo 2 y la hipertensión arterial, se consideran como factores subyacentes que agravan el COVID-19, pero se pueden revertir por medio de la alimentación y un estilo de vida saludable.

Según una actualización de enero de 2019 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, más de 122 millones de adultos tienen diabetes o prediabetes, y las consecuencias económicas de esta afección son enormes. Estados Unidos gastó 350 000 millones en tratamientos para la diabetes, solo en 2019.

También, las proyecciones predicen que la mitad de la población de Estados Unidos tendrá prediabetes o diabetes para 2025. Dichas predicciones reflejan una mala investigación, ya que, si utiliza la resistencia a la insulina como su definición, el 80 % del país ya tiene diabetes o prediabetes.

El metabolismo de la glucosa influye en las tormentas de citoquinas

Un artículo publicado el 15 de abril de 2020 en The Scientist analiza la evidencia que ayuda a explicar por qué la obesidad y la diabetes son factores de riesgo para el COVID-19.

Es decir, los niveles más elevados de glucosa en la sangre parecen ser importantes en la replicación viral y el desarrollo de tormentas de citoquinas. Aunque la investigación analizó las tormentas de citocinas inducidas por la influenza tipo A, estos hallazgos también podrían aplicar en el COVID-19.

Las citocinas son moléculas de señalización que su sistema inmunológico libera como respuesta a los invasores extraños. A su vez, actúan cómo mensajeros que ordenan a otras células a combatir el patógeno. En algunos casos, esta respuesta se dispara, lo que provoca una "tormenta de citoquinas" que puede causar daños graves en los tejidos y provocar la muerte.

Una respuesta a la tormenta de citoquinas suele ser la razón principal por la que las personas mueren por infecciones, ya sea gripe estacional, ébola, infección del tracto urinario o COVID-19. El factor regulador del interferón 5 (IRF5) desempeña un papel importante en la producción de citoquinas. En ratones, la eliminación genética de IRF5 los protege de las tormentas de citoquinas inducidas por la gripe.

Resulta curioso que, "la respuesta inflamatoria a las infecciones por influenza aumenta el metabolismo de la glucosa", según The Scientist, "para que las células inmunes tengan la energía necesaria para generar una respuesta fuerte, y porque el virus necesita el azúcar para replicarse".

Según los investigadores del Laboratorio Estatal de Virología de la Universidad de Wuhan, la ruta de biosíntesis de hexosamina (que es una ruta del metabolismo de la glucosa), es la responsable de activar la producción de citocinas inducida por IRF5 en células y ratones. Consideran que esta vía también es responsable de la replicación viral. Según lo informado por The Scientist:

"La biosíntesis de hexosamina comienza con glucosa y da como resultado un producto final llamado UDP N-acetilglucosamina (UDP-GlcNAc). El equipo de Liu demuestra que el proceso de O-GlucosilNAcetilación de IRF5 es necesaria para producir las citocinas del factor de transcripción …

El equipo también demostró que las personas infectadas con influenza tienen niveles más elevados de glucosa en la sangre y mayor concentración de O-GlucosilNAcetilación de IRF5 que las personas sanas. Además, los niveles de glucosa en la sangre se relacionaron con los niveles de citocinas inflamatorias.

Los resultados demuestran que "existe una conexión [entre] la infección por el virus de la influenza, mejor metabolismo de la glucosa y la tormenta de citoquinas, todo relacionado a través de la O-GlucosilNAcetilación de IFR-5", Mengji Lu, virólogo del Hospital Universitario de Essen y coautor del estudio, escribe en un correo electrónico a The Scientist …"

En un comunicado de prensa de Science Advances, el coautor Shi Liu afirma:

"Creemos que el metabolismo de la glucosa contribuye a varios resultados de COVID-19 porque tanto la influenza como el COVID-19 pueden inducir una tormenta de citoquinas ya que los pacientes con diabetes y COVID-19 han mostrado tener mayor mortalidad".

virus de la influenz
Publicidad
Haga clic aquí para leer másHaga clic aquí para leer más

La resistencia a la insulina es la verdadera pandemia

Entonces, la verdadera pandemia parece ser un desequilibrio en el metabolismo de glucosa; en otras palabras, la resistencia a la insulina, que es una enfermedad muy frecuente en los Estados Unidos, y que, a su vez, es provocada por la alimentación.

Si no se trata a tiempo la resistencia a la insulina, se convierte en diabetes tipo 2. Como se mencionó, si sigue las medidas de recomendación para la resistencia a la insulina, casi el 80 % de la población tiene esta disfunción metabólica.

Los alimentos procesados, que contienen azúcares agregados, granos procesados y aceites vegetales omega-6 procesados industrialmente, son los principales culpables de la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2, la obesidad, y según FoodNavigator.com, los médicos por fin comenzaron a hablar sobre el papel que desempeña la industria alimentaria en la pandemia del COVID-19.

"Un cardiólogo culpó a la industria alimentaria de "normalizar" la comida chatarra ultraprocesada a medida que surgen más pruebas que sugieren que una mala alimentación es la causa principal del aumento de la mortalidad por COVID-19", afirma FoodNavigator, y agrega:

"En vista de las pruebas que demuestran que la obesidad y la mala alimentación aumentan el riesgo de una respuesta severa a la infección por COVID-19, los médicos ahora quieren que se actualice de forma urgente el mensaje de salud pública. Y advierten que esto significa que la industria alimentaria se prepara para la regulación, como para las prohibiciones de publicidad e impuestos.

El Dr. Aseem Malhotra, un cardiólogo con sede en Londres, le dijo a la BBC que una falla del Gobierno y la Salud Pública de Inglaterra en decirle al público que cambie su alimentación representaría un acto de 'negligencia e ignorancia'.

Para él, la pandemia provocó el interés de todos, incluyendo los de la industria alimentaria, que se aseguran que las personas sea lo más saludables posible".

La diabetes es una enfermedad fácil de revertir

La diabetes tipo 2 puede ser muy difícil de controlar al depender solo de medicamentos y no tomar las medidas necesarias en los factores del estilo de vida que causan el problema. El uso de insulina en la diabetes tipo 2 es muy problemático. Si los factores de estilo de vida se abordan de forma correcta, la diabetes tipo 2 es muy reversible en la mayoría de las personas.

La razón de esto es porque la diabetes tipo 2 es una condición derivada de la alimentación. Se basa en la resistencia a la insulina y la señalización de leptina, causada por niveles muy elevados de insulina y leptina. Como tal, se puede tratar y revertir a través de la alimentación y cambios en el estilo de vida.

Por ejemplo, como se detalla en mi artículo de 2019 "El ayuno puede ayudar a prevenir y revertir la diabetes", la investigación ha demostrado que el ayuno puede mejorar la sensibilidad a la insulina, revertir la diabetes y apoyar sus esfuerzos de control de peso cuando se combina con ejercicio.

En un artículo publicado en BMJ Case Reports, el Dr. Jason Fung y sus colaboradores detallan cómo el ayuno puede ser una alternativa terapéutica para la diabetes tipo 2. Los autores señalaron lo siguiente:

"El documento demuestra la efectividad del ayuno terapéutico para revertir la resistencia a la insulina, lo que pone fin a la terapia con insulina mientras mantiene el control del azúcar en la sangre. Además, estos pacientes pudieron perder peso corporal, reducir la circunferencia de su cintura y sus niveles de hemoglobina glucosilada".

Ahora, un trabajo de serie de casos no es un estudio controlado; más bien, solo presenta el historial del caso de uno o más pacientes y puede proponer una hipótesis de por qué un tratamiento funcionó o no. En este caso, tres pacientes diabéticos entre las edades de 40 y 67 años participaron en un régimen de ayuno supervisado para evaluar los efectos sobre sus requerimientos de insulina.

Los pacientes tuvieron diabetes tipo 2 durante 10, 20 y 25 años y diario tomaban insulina. De los tres pacientes, dos hicieron ayunos de 24 horas y días alternos, mientras que uno ayunó durante 24 horas tres veces por semana durante varios meses. El manual completo del régimen de ayuno que utilizó se describe en el libro de Fung, titulado The Complete Guide to Fasting.

Dos de los pacientes pudieron dejar de utilizar todos sus medicamentos para la diabetes, mientras que el tercero pudo suspender el uso de tres de sus cuatro medicamentos. Los tres también perdieron entre 10 % y 18 % de su peso corporal.

Con otro ensayo similar, informó The Guardian, las personas con diabetes tipo 2 fueron sometidos a una dieta de calorías restringida donde solo consumían 600 calorías al día durante ocho semanas. Al final de su ayuno, todos estaban libres de enfermedades, y tres meses después, después de haber regresado a su alimentación regular, 7 de los 11 participantes seguían sin diabetes.

Existe esperanza para la diabetes severa

Varios estudios incluso encontraron que los episodios repetidos de ayuno pueden inducir el crecimiento celular de las células beta pancreáticas en ratones.

Este crecimiento se encuentra relacionado con un aumento de la expresión del Ngn3, el cual es una proteína involucrada en la conversión del ADN a ARN que es importante para las células endocrinas en los islotes pancreáticos de langerhans, que son las células responsables de producir insulina.

El aumento de las células beta de los islotes inducidas por el ayuno intermitente fue acompañado por una marcada mejora en el control de azúcar en sangre en los animales. Aunque las personas que padecen diabetes tipo 1 experimentan una destrucción inflamatoria casi completa de las células beta del islote, lo mismo ocurre en las etapas posteriores de la diabetes tipo 2 severa.

En un editorial de BMJ, el científico investigador James DiNicolantonio, PharmD., analiza estos resultados y señala que los hallazgos pueden servir como una manera para empezar a revertir la diabetes tipo 2 en las personas que tienen "suficiente disciplina y compromiso para adoptar un estilo de vida que hubiera evitado la diabetes".

Como primer paso, recomienda llevar un estilo de vida que prevenga la diabetes: consumir alimentos enteros, junto con ejercicio regular. Esto ayudará a mejorar su sensibilidad a la insulina y puede ser suficiente para aquellas personas con diagnósticos de diabetes para revertir esta enfermedad con el tiempo.

En aquellos que no responden, recomienda un protocolo de alimentación restringida, que proporciona muchos de los mismos beneficios que el ayuno más prolongado y es mucho más fácil de cumplir.

También se pueden implementar medidas suplementarias para proteger las células beta de la toxicidad para que retengan la capacidad funcional. Por ejemplo, reducir el estrés oxidativo de los islotes se puede lograr al usar espirulina, NAC o berberina.

Al fin y al cabo, el objetivo es lograr un control normal del azúcar en la sangre sin medicamentos y mantener una alimentación y estilo de vida que prevengan la diabetes. Esto también incluye actividad física.

La inactividad crónica, como permanecer sentado por mucho tiempo, es uno de los principales factores de riesgo de la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2.

La razón de esto es porque estar sentado cierra o bloquea varios sistemas mediados por la insulina, incluyendo los sistemas musculares y celulares que procesan el azúcar en la sangre, los triglicéridos y el colesterol. Estar de pie activa todos estos sistemas a nivel molecular. El Dr. James Levine detalló la ciencia de esto en este artículo de 2014.

La diabetes tiene un alto costo en la salud

Los niveles altos de azúcar en la sangre alta debido a una nutrición deficiente y la falta de ejercicio puede provocar daños a largo plazo y hacer que sea más propenso a sufrir otros problemas de salud y enfermedades crónicas, que incluyen, entre otros:

Neuropatía (daño nervioso) y amputación

Glaucoma, cataratas y ceguera

Infecciones

Enfermedad e insuficiencia renal

Presión arterial alta, enfermedad cardíaca, ataques cardíacos y derrame cerebral

Demencia y enfermedad de Alzheimer

La alimentación rica en azúcar es el principal culpable

La investigación de muestra que una vez que alcanza el 18 % de sus calorías diarias de azúcar, existe un aumento doble en el daño metabólico que promueve la prediabetes y la diabetes.

Como recomendación estándar, le sugiero mantener su consumo total de azúcar por debajo de 25 gramos por día, que es de casi 6 cucharaditas. Si tiene signos de resistencia a la insulina, como hipertensión, obesidad o enfermedad cardíaca, sería bueno limitar el azúcar a 15 gramos o menos hasta que haya normalizado su peso y otras condiciones de salud.

Es triste, pero, "todo está arreglado". Se permite que los productos alimenticios indiquen "sin azúcar" en el paquete, a pesar de contener carbohidratos y alternativas de azúcar. Como se señaló, no solo se debe evitar el azúcar, sino también todo lo que se convierte en azúcar, en especial los granos.

En resumen, una alimentación alta en granos y baja en grasas es una receta perfecta para la diabetes, sin embargo, este tipo de alimentos pueden tener una serie de declaraciones de propiedades saludables. Este tipo de etiquetado engañoso hace que muchas personas piensen que hacen elecciones sabias de alimentos cuando en realidad no es así.

Sería bueno recordar, que lo mejor es evitar casi todos los alimentos procesados. En lugar de tratar de descifrar las etiquetas, olvídese de los alimentos procesados, los restaurantes de comida rápida y mejor cocine con alimentos enteros y sin procesar. Esta es, la forma más fácil y efectiva de mejorar su alimentación.

El aceite de soya promueve la diabetes

Otro factor dietético que no se aborda son los aceites vegetales procesados. En realidad, estos pueden ser peores que la fructosa en términos del daño metabólico que causan. El aceite de soya tiene un perfil de seguridad cuestionable, y los alimentos procesados se cargan de forma positiva con él.

Dado a que contiene un bajo contenido de ácido linoleico, el aceite de soya puede causar disfunción a nivel celular, aunque sea parcialmente hidrogenado, orgánico o transgénico. Por desgracia, muchas autoridades de salud han insistido en que los aceites vegetales ricos en omega-6 como el aceite de soya son más saludables que las grasas animales saturadas como la mantequilla, la manteca y el aceite de coco, y este mito ha sido difícil de desmantelar, a pesar de las pruebas existentes.

Una investigación más reciente publicada en la edición de enero de 2020 de Endocrinology encontró que el aceite de soya, es el aceite de cocina que más se consume en Estados Unidos y puede causar cambios metabólicos relacionados con:

Autismo

Enfermedad de Alzheimer

Ansiedad

Depresión

Obesidad

Resistencia a la insulina

Diabetes tipo 2

Enfermedad del hígado graso

Según los autores, tanto el aceite de soya convencional como el transgénico causaron disfunción en casi 100 genes diferentes en el hipotálamo, incluyendo los genes relacionados con la "señalización de inflamación, neuroendocrina, neuroquímica e insulina".

Resultados similares se informaron en un estudio realizado en 2015, en el que se descubrió que el aceite de soya aumenta el peso, grasa corporal, diabetes, intolerancia a la glucosa y la resistencia a la insulina. También una alimentación a base de aceite de soya regula ascendentemente los genes implicados en la diabetes, obesidad, inflamación, función mitocondrial y el cáncer.

La dieta cetogénica mejora la sensibilidad a la insulina

Además de consumir alimentos en ayunas o con restricción de tiempo, una dieta cetogénica cíclica es una forma efectiva de mejorar su sensibilidad a la insulina y revertir la diabetes. Una dieta cetogénica cíclica, como se detalla en mi libro El poder del Keto Ayuno, cambia el motor metabólico, de la quema de carbohidratos a la quema de grasas.

Sus células tienen la flexibilidad metabólica para cambiar del uso de glucosa como combustible al uso de cuerpos cetónicos, que provienen de la descomposición de las grasas, de ahí el nombre de "cetogénico". Otro término conocido es cetosis nutricional. Una de las formas más rápidas de prevenir la cetosis nutricional es al consumir azúcar o carbohidratos refinados.

Una dieta cetogénica requiere que del 50 % al 70 % de sus calorías diarias provengan de grasas beneficiosas como el aceite de coco, la mantequilla de vacas alimentadas con pastura, los huevos orgánicos sin pasteurizar, aguacates y grasas que generan cetonas como los aceites MCT, en particular el C-8, al tiempo que restringe su consumo de carbohidratos a 30 o 40 gramos por día.

Junto con una cantidad adecuada de proteína, esto suele ser suficiente para entrar en cetosis.

Vea el documental 'Blood Sugar Rising'

El documental 'Blood Sugar Rising' (Azúcar en aumento) de la cadena de televisión PBS (disponible solo en inglés) detalla los problemas reales que enfrentan las personas con diabetes tipo 2.

Igualmente, muestra como los desafíos que enfrentan las personas con diabetes tipo 1, que es un padecimiento genético en que su cuerpo no produce insulina, e inventos innovadores como un páncreas biónico que administra automáticamente la dosis de insulina adecuada según sea necesario.

El documental también detalla los estragos causados por el alto costo de la insulina. Los dos tipos de diabetes difieren en términos de su origen, y aunque la insulina no es aconsejable para las personas con diabetes tipo 2, los las personas con diabetes tipo 1 mueren sin ella.

También destaca el papel de los alimentos como un componente cultural y, cómo educar a las culturas centradas en los alimentos para tomar decisiones más saludables. Por ejemplo, decir que debe evitar el consumo de arroz, pasta o papas puede ser casi imposible en ciertas familias y culturas. En cambio, es posible que existan formas mejores y peores de preparar estos alimentos y restringir las cantidades.

La diabetes, o la resistencia a la insulina con inflexibilidad metabólica, abre la puerta a muchas enfermedades, pero es importante entender que tiene el control y que puede hacer algo al respecto. En todos los casos, será necesario realizar cambios más o menos drásticos en su alimentación y estilo de vida, pero la recompensa va más allá de prevenir la diabetes.

Por consiguiente, si hace eso, protegerá su vista y reducirá el riesgo de la mayoría de las enfermedades crónicas que causan muerte prematura.