Enfermera comparte su experiencia con el COVID-19

Análisis escrito por Dr. Joseph Mercola Datos comprobados

enfermera erin olszewski coronavirus en hospital elmhurst

Historia en Breve -

  • Erin Olszewski, una enfermera que se convirtió en reportera encubierta y espía, revela el maltrato a los pacientes con COVID-19 en el Elmhurst Hospital Center, que es el hospital público en Queens, Nueva York, donde es "el epicentro" de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos
  • Olszewski aborda una serie de problemas en Elmhurst, incluyendo la tasa de mortalidad desproporcionada entre las personas de color y la controvertida regla de No Resucitar (DNR por sus siglas en inglés)
  • Elmhurst no separa a los pacientes COVID-positivos y COVID-negativos, y así asegura la máxima propagación de la enfermedad entre los pacientes no infectados con otros que tienen diferentes problemas de salud
  • Los pacientes que daban negativo de COVID-19 se catalogaban como confirmados y recibían ventilación mecánica, lo que aumentó de forma artificial los casos y condenó a muchos pacientes a la muerte por lesión pulmonar
  • Muchos de los médicos que tratan a estos pacientes no están capacitados para estar en cuidados intensivos. Uno de los "médicos" en el piso de COVID es un dentista, y dependían de estudiantes de medicina que no tienen experiencia

El video censurado a continuación, "Perspectives on the Pandemic: Episode Nine", presenta una entrevista con la sargento retirada del ejército estadounidense Erin Olszewski, una enfermera que se convirtió en periodista privada y durante los últimos meses atendió a pacientes con COVID-19 en Florida y Nueva York. En esta entrevista, ella comparte sus experiencias en las dos instalaciones.

Elmhurst Hospital Center, que es un hospital público en en el condado de Queens, Nueva York, y ha sido "el epicentro" de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos. Pocas áreas han sido tan afectadas como el centro de Queens. La pregunta es ¿por qué?

En un principio, se culpó a la escasez de ventiladores por la gran cantidad de muertos. Pero no pasó mucho tiempo, antes de que los médicos reconocieran que en la mayoría de los casos la ventilación mecánica provocó más daños.

Olszewski aborda una serie de problemas en Elmhurst, incluyendo la tasa de mortalidad desproporcionada entre las personas de color, la controvertida regla de “No Resucitar (DNR, por sus siglas en inglés)”, los estándares laxos de equipos de protección personal (EPP) y la incapacidad de separar los casos de COVID-positivo y COVID-negativo, lo que garantiza la máxima propagación de la enfermedad entre los pacientes no infectados que llegaban con otros problemas de salud.

Olszewski aceptó un traslado temporal de Florida a Nueva York y estuvo casi cuatro semanas en Elmhurst. Lo que presenció la impulsó a convertirse en una reportera encubierta y espía. De manera secreta grabó sucesos en el hospital y publicó varias advertencias en las redes sociales. El nivel de atención en Elmhurst es tan pobre que Olszewski lo compara con "un hospital rural del tercer mundo".

El video está disponible solo en inglés

A los pacientes con COVID negativo se les colocó ventilación

El primer tema que aborda Olszewski son la cantidad de casos de Elmhurst. Los pacientes que dieron negativo al COVID-19 se incluyeron como confirmados y positivos, y se les sometió a ventilación mecánica, lo que aumentó de forma artificial los casos y condenó al paciente a muerte por lesión pulmonar.

Según Olszewski, se colocó a la mayoría de los pacientes que tenían dificultad para respirar en ventilación mecánica. Ella dice que muchos de estos casos probablemente se trataban de ansiedad. Pero ¿por qué?

Parece que los estímulos económicos podrían ser los responsables. Elmhurst, que es un hospital público, puede cobrar a Medicaid y Medicare mucho más por los pacientes con COVID-19 que por otros diagnósticos. Según Olszewski, el hospital recibe $ 29 000 dólares adicionales por un paciente COVID-19 que recibe ventilación junto con otros tratamientos.

Para empeorar las cosas, muchos de los médicos que tratan a estos pacientes no están capacitados para estar en cuidados intensivos. Uno de los "médicos" en el piso de COVID es un dentista. Dependemos de los residentes (estudiantes de medicina), "y ellos no tienen idea de lo que hacen", dice Olszewski.

Además de que los residentes no están capacitados de forma adecuada en cómo entubar de manera segura, tampoco están familiarizados con los medicamentos que usan y cometen varios errores, pero ninguno se investiga porque estamos en una pandemia.

Un residente le indicó a Olszewski que administrara un medicamento peligroso a cuatro veces la velocidad segura, un error que pudo haber matado al paciente si alguien siguiera las instrucciones del residente. Según Olszewski, los residentes los utilizan con fines prácticos, en muchos casos realizan procedimientos invasivos que no son necesarios y que dañan al paciente.

Es curioso que, aunque los adultos mayores tienen el mayor riesgo por el COVID-19 en todo el mundo, la mayoría de los pacientes con COVID-19 en el hospital de Elmhurst tienen entre 40 y 50 años, muy pocos tienen más de 80, y Olszewski supone que solo la mitad de los tratados por COVID-19 en realidad dieron positivo.

Publicidad
Haga clic aquí para leer másHaga clic aquí para leer más

El hospital Elmhurst permite la transmisión de COVID-19

Lo peor es que el hospital Elmhurst mezcla a los pacientes, lo que significa que los pacientes que en realidad dieron positivo al COVID-19 se intercalan con los que dieron resultados negativos.

"Confían en el hecho de que se enfermarán", dice Olszewski, "porque ya están inmunocomprometidos". Esto a pesar de que ahora tienen suficientes habitaciones en el hospital para separar a los pacientes.

En su video encubierto, Olszewski habla sobre cómo un paciente con accidente cerebrovascular contrajo la enfermedad al ser colocado en la misma habitación que un paciente con COVID positivo. Terminó con ventilación mecánica y debido al daño pulmonar, aumentaron sus posibilidades de morir.

El uso inadecuado de EPP facilita la propagación del virus. El hospital Elmhurst tampoco utiliza la prueba rápida que proporciona los resultados en 45 minutos. Y no la usan porque es más cara. En cambio, utilizan una prueba que tiene un tiempo de respuesta de cuatro a cinco días.

Mientras tanto, los pacientes infectados y no infectados se ven afectados, ya que los pacientes sospechosos por COVID-19 ingresan a la unidad COVID.

A los pacientes de Elmhurst se les niega la resucitación cardiorrespiratoria

También habla y reproduce grabaciones de argumentos entre enfermeras y un becario de cardiología (un becario es un estudiante de medicina que está a un año de practicar sin supervisión directa) en el que se les dice a las enfermeras que no resuciten a un paciente de 37 años con insuficiencia respiratoria (que todavía no tenía COVID-19 y sin embargo fue tratado por ello), a pesar de que no tenía una orden “No Resucitar (DNR, por sus siglas en inglés)”.

La pregunta es ¿por qué? No existe una respuesta, aparte estas órdenes venían "desde arriba". "Es un asesinato", dice Olszewski. "Preparan a estas personas para la ruina, en términos de dinero". Ella está convencida de que el hombre de 37 años murió como resultado de la ventilación, y además le negaron la resucitación cardiorrespiratoria (RCP).

Una parte de por qué la ventilación mecánica es tan peligrosa es porque se les administra sedantes y paralíticos. Puede permanecer dormido durante mucho tiempo y puede durar así hasta un mes.

"No existe forma de recuperarse de algo así", dice Olszewski. Lo peor es que a muchos pacientes ni siquiera se les dice que los van a sedar. En una conversación escalofriante, un médico afirma que desde que comenzó la pandemia, ningún paciente fue dado de alta con éxito cuando usó la ventilación.

Todos los pacientes que reciben ventilación mueren y, por desgracia, esa es la mayoría de los pacientes en Elmhurst, independientemente de su estado de infección real. Entonces, ¿es de extrañar que este hospital de Queens sea el "epicentro" de la pandemia? Pero no se debe al COVID-19.

Hospital privado en Florida, un evidente contraste

La experiencia de Olszewski en un hospital privado en su estado natal de Florida es un contraste con la de Elmhurst. En Florida, tratarían a cada paciente según sea necesario, en lugar de aplicar ventilación lo más pronto posible. No trataron a los pacientes no infectados como si tuvieran COVID-19.

En la Florida, uno de los protocolos de tratamiento que utilizan en pacientes con COVID-19 fue la hidroxicloroquina y el zinc. Ningún paciente murió.

Cuando se le pregunta por qué cree que la hidroxicloroquina ha sido demonizada en los medios de comunicación, dice: "Porque funciona y la gente no necesitará respiradores". Mientras tanto, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, restringió la distribución de hidroxicloroquina. En Nueva York, el medicamento solo se puede distribuir:

Cuando se prescribe para una indicación aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés); o

Como parte de un ensayo clínico aprobado por el estado y relacionado con el COVID-19, en otras palabras, para un paciente que dio positivo al COVID-19

Como parte de un ensayo clínico aprobado por el estado y relacionado con el COVID-19 en un paciente que dio positivo al COVID-19. (El resultado positivo de la prueba COVID-19 se debe documentar como parte de la receta).

Cuomo ha prohibido el uso de hidroxicloroquina para uso profiláctico experimental, que es para lo que el presidente Trump la usaba. Cuomo "quiere tener la razón", dice Olszewski. “Obtuvieron todos estos [ventiladores] y quieren usarlos". Cuomo también otorgó inmunidad a los hospitales de Nueva York contra demandas por negligencia durante la pandemia.

Sin embargo, todo esto ahora es discutible, ya que la FDA revocó la aprobación de emergencia de hidroxicloroquina para el COVID-19 el 16 de junio de 2020. ¿Es posible que un tratamiento con hidroxicloroquina cueste casi 100 dólares, mientras que su competidor antiviral, Remdesivir, cuesta alrededor de 4000 dólares?

Revelación del encubrimiento de hidroxicloroquina

El video incluye declaraciones de médicos que avalan la seguridad y eficacia del régimen de hidroxicloroquina contra el COVID-19, y analiza el estudio engañoso publicado en The Lancet, que se utilizó por difamadores para impulsar la narrativa de que la hidroxicloroquina no funciona y puede ser peligrosa.

Incluso detuvo los ensayos de hidroxicloroquina en todo el mundo, y la Organización Mundial de la Salud y los gobiernos alteraron sus políticas de COVID-19 con base en este documento engañoso.

Cuando los expertos intervinieron y exigieron que los autores del documento proporcionaran evidencia de que los datos eran confiables, el documento se retiró.

El New England Journal of Medicine retiró otro artículo de hidroxicloroquina por la misma razón, ya que los datos provenían de la misma organización sospechosa llamada Surgisphere, que es una compañía de análisis de atención médica. Según lo informado por el sitio web STAT news el 2 de junio de 2020:

"‘Esto no es para los débiles de corazón’, dijo Harlan Krumholz, director del Centro de Investigación y Evaluación de Resultados del Hospital Yale New Haven. ‘Esto no es solo una cuestión de marcar un estudio cuando tiene acceso a los datos.

Los estudios bien hechos se basan en comprender la procedencia de los datos y asegurarse de que lo que se hace sea razonable. La ciencia es buena para hacer grandes bases de datos, pero también existen errores importantes que se deben cometer. La pregunta es: ¿qué pasó aquí?’.

Ambos estudios utilizaron datos de Surgisphere, una compañía poco conocida con sede en Chicago que, en el estudio Lancet, afirmo tener datos de 671 hospitales en seis continentes.

El artículo de Lancet descubrió que los medicamentos contra la malaria que son la cloroquina y la hidroxicloroquina, se habían explorado como posibles terapias para el Covid-19, pero no demostraban mejores resultados en los pacientes y estaban relacionados a un mayor riesgo de mortalidad.

El artículo en el New England Journal of Medicine informó que los medicamentos para la presión arterial no se relacionaron con peores resultados en pacientes con Covid-19. Los estudios comparten algunos de los mismos autores, incluyendo Sapan Desai, quien dirige Surgisphere".

El fraude de la compañía Surgisphere

Las investigaciones sobre Surgisphere y su director ejecutivo Desai, han revelado que el engaño es mucho más profundo que los documentos de hidroxicloroquina publicados en The Lancet y The New England Journal of Medicine. Según The Guardian:

"Las investigaciones adicionales de The Guardian sobre Surgisphere y su fundador y director ejecutivo, el Dr. Sapan Desai, han confirmado que:

  • Las principales instituciones, incluyendo la Universidad de Stanford, que fueron descritas como socios de investigación en el sitio web de Surgisphere, dijeron que no tenían conocimiento sobre la supuesta relación formal con la empresa.
  • De acuerdo con afirmaciones de expertos, un estudio que formó los fundamentos del estudio académico del Ph. D. de Desai podría contener imágenes manipuladas, y la compañía de publicación médica mundial Elsevier llevan a cabo una revisión de los artículos publicados en sus revistas.
  • Las afirmaciones hechas por Desai sobre su formación obtenida desde su título de médico ha sido puesta en duda, incluyendo sus afirmaciones de tener dos Ph.D, una maestría y afiliaciones con las principales universidades y colegios. De hecho, una de estas afiliaciones se eliminó de su sitio web y sus perfiles en línea".

Otros empleados de Surgisphere incluyen un editor de ciencia ficción, un artista de fantasía y un modelo de contenido para adultos. El identificador de Twitter tiene menos de 170 seguidores y, hasta hace poco, el enlace de contacto de su sitio web redirigía a los visitantes a una plantilla de WordPress para un sitio de criptomonedas. ¿Cómo es que un documento que se originó de esta farsa de empresa tuvo tanto peso dentro de la OMS?

El gobierno no debe dictar un tratamiento médico

Olszewski plantea un punto importante, que es que el gobierno nunca tuvo que involucrarse en la emisión de directivas de tratamiento para el COVID-19. El tratamiento debe ser personalizado para el paciente, en función de los síntomas que presenta, y los políticos no deben opinar sobre el tratamiento que se elige. "No es asunto suyo", dice ella.

Además de hidroxicloroquina y el zinc, que se deben administrar en las primeras etapas de la enfermedad, Olszewski habla sobre cómo investigó del uso de dosis altas de vitamina C, que en estudios asiáticos demostró ser efectiva en casos graves de COVID-19.

Una grabación secreta revela la mentalidad de un médico de Elmhurst, que descarta todos los tratamientos, aparte de la ventilación, como algo inútil, ya que espera que el 90 % de sus pacientes mueran. Es una conversación escalofriante.

Hay mucho que aprender de esta pandemia. Una conclusión es que las directivas del tratamiento de la pandemia están mal aconsejadas. La OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), han resultado ser poco confiables al respecto, y las decisiones de algunos jefes políticos de estado han sido desastrosas.

¿Por qué los gobernadores no se han basado en el aporte de profesionales médicos que de verdad trabajan con pacientes y reportan excelentes resultados? ¿Por qué tantos médicos y científicos han sido suprimidos y censurados en lugar de escuchados? ¿Por qué los remedios económicos y disponibles que han demostrado ser efectivos se descartan y ridiculizan?

La ineptitud y la insensibilidad demostradas por el liderazgo de alto nivel durante esta pandemia han sido asombrosas, y la planificación de una pandemia futura claramente tiene que deslindarse de los grandes impulsores de los medicamentos como Bill Gates y la OMS, y depender de los equipos locales de cuidados intensivos.

Por desgracia, ahora estamos en un tren a toda velocidad hacia el totalitarismo, bajo el pretexto de una respuesta pandémica, y la pregunta es: ¿podemos detenerlo? Creo que deberíamos intentarlo. Si no lo hacemos, las cosas empeorarán.