Los telómeros son uno de los descubrimientos antienvejecimiento más prometedores

Datos comprobados

envejecimiento telomeros telomerasa

Historia en Breve

  • Los telómeros que son pequeñas unidades de ADN que se encuentran justo al final de cada cromosoma, se hacen más pequeños con el tiempo porque no pueden replicarse por completo cada vez que las células se dividen
  • La ciencia de los telómeros ofrece la posibilidad más interesante y viable para la extensión extrema de la vida; el tipo de estrategia antienvejecimiento que realmente le permite regenerarse y literalmente “hacerse más joven”
  • Investigadores están trabajando en la elaboración de estrategias farmacéuticas para lograr esto, pero existe evidencia sólida de que estrategias simples en el estilo de vida también pueden lograrlo
  • El acortamiento de los telómeros ha sido relacionado con una menor respuesta inmunológica, diabetes tipo 2, enfermedades neurodegenerativas, atrofia intestinal, esplénica y testicular, y daño del ADN

Aunque los telómeros parecen ser una adición relativamente reciente en la escena de la salud, en realidad se descubrieron por primera vez en la década de 1930.

En 1973, Alexy Olovnikov descubrió que los telómeros, que son pequeñas unidades de ADN que se encuentran justo al final de cada cromosoma, se hacen más pequeños con el tiempo porque no pueden replicarse por completo cada vez que las células se dividen. Por lo tanto, a medida en que envejece, sus telómeros se hacen más y más cortos.

Con el tiempo, la replicación del ADN y la división celular cesa por completo, ese es el momento en el que muere. Actualmente se cree que esto es un punto muy importante que explica el proceso de envejecimiento en sí y encierra la posibilidad de no solo ralentizar el envejecimiento, sino revertirlo; y, algunas personas creen que la esperanza de vida humana podría ser de 150 años o más.

Los hallazgos sobre los telómeros y el Premio Nobel en Fisiología de 2009

En 1984, Elizabeth Blackburn Ph. D., profesora de bioquímica y biofísica en la Universidad de California en San Francisco (UCSF) descubrió que la enzima llamada telomerasa tiene la capacidad de alargar los telómeros al sintetizar el ADN de un cebador de ARN. Ella, junto con Carol Greider y Jack Szostak fueron galardonas conjuntamente con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 2009 "por el descubrimiento de cómo los cromosomas son protegidos por los telómeros y la enzima telomerasa".

Creo que la ciencia de los telómeros ofrece la posibilidad más interesante y viable para la extensión extrema de la vida: el tipo de estrategia antienvejecimiento que realmente le permite regenerarse y literalmente "hacerse más joven".

Naturalmente, los investigadores están trabajando duro en la elaboración de estrategias farmacéuticas para lograr esto, pero existe evidencia sólida de que estrategias simples en el estilo de vida también pueden lograrlo.

Esta es una excelente noticia, ya que los telómeros cortos son un factor de riesgo no solo para la muerte misma, sino también para muchas enfermedades. Por ejemplo, el acortamiento de los telómeros ha sido relacionado con:

Menor respuesta inmunológica en contra de las infecciones

Diabetes tipo 2

Lesiones aterocleróticas

Enfermedades neurodegenerativas

Atrofia intestinal, esplénica y testicular

Daño del ADN

Estudios realizados en animales también han demostrado que estos tipos de problemas de salud en realidad pueden revertirse al restaurar el funcionamiento de la telomerasa.

¿De qué forma la longitud del telómero afecta el envejecimiento y causa la muerte?

Cada célula de su cuerpo contiene un núcleo y dentro de ese núcleo se encuentran los cromosomas que contienen sus genes. El cromosoma está compuesto de dos "brazos" y cada brazo contiene una sola molécula de ADN, que esencialmente es una cadena de cuentas constituida por unidades llamadas bases.

Una molécula de ADN tiene aproximadamente 100 millones de bases de longitud. Se enroscan de forma ajustada, extendiéndose de un extremo del cromosoma al otro. En la punta de cada brazo del cromosoma se encuentra el telómero.

ampliación de la longitud de un telómero
Fuente: Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NHI, por sus siglas en inglés), Stem Cell Information, Appendix C: Human Embryonic Stem Cells and Human Embryonic Germ Cells

Si se desenredara la punta del cromosoma, un telómero tiene aproximadamente 15 000 bases de longitud en el momento de la concepción en el útero. Inmediatamente después de la concepción sus células comienzan a dividirse y sus telómeros se acortan cada vez que las células se dividen. Una vez que los telómeros se han reducido a aproximadamente unas 5000 bases, esencialmente muere por vejez.

Como se señaló en el libro The Immortality Edge: Realize the Secrets of Your Telomeres for a Longer, Healthier Life:

"Los telómeros mantienen nuestros cromosomas intactos, de la misma forma en la que el plástico en la punta de las agujetas que las une. A medida que las células se dividen y replican, los telómeros eventualmente se acortan y cuando se vuelven muy cortos, las células mueren".

Publicidad
Haga clic aquí para leer másHaga clic aquí para leer más

Su estilo de vida puede acelerar o ralentizar el proceso de envejecimiento

Es lógico pensar que muchas de las estrategias que conducen a una salud óptima también ayudan a ralentizar el acortamiento de los telómeros y las investigaciones han demostrado que esto es exactamente lo que sucede. Por otra parte, su estilo de vida también puede acelerar el acortamiento de los telómeros, causando envejecimiento prematuro.

La obesidad, la falta de ejercicio, el estrés psicológico y el tabaquismo, son todos factores que pueden desencadenar la producción de radicales libres, que pueden unirse a los telómeros y esto puede acelerar significativamente el proceso de acortamiento de los telómeros.

Pero eso no es todo. Varios estudios han comenzado a relacionar el estrés crónico con el acortamiento acelerado de los telómeros, lo que ayuda a explicar los efectos dañinos bien documentados que tiene el estrés en la salud.

Uno de esos estudios, dirigido por la ganadora del Premio Nobel Elizabeth Blackburn, fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences en el 2004. En dicho estudio se encontró que las mujeres que prestan cuidados que reportaron niveles elevados de estrés percibido tenían telómeros más cortos en sus linfocitos (células clave del sistema inmunológico), lo que equivalía a una década de envejecimiento adicional en comparación con las mujeres que reportaron niveles bajos.

Un comunicado de prensa de la Universidad de California también mencionó otros estudios relacionando el estrés psicológico y el acortamiento de los telómeros, incluyendo uno que examinó a personas con trastorno de estrés postraumático crónico (TEPT). No solo había una relación entre el TEPT y el acortamiento de la longitud de los telómeros, sino que fue aún más notable que la correlación entre la exposición al trauma de la infancia (antes de los 14 años) y el acortamiento de los telómeros.

De hecho, ellos creen que la relación entre el TEPT y el acortamiento de los telómeros podría atribuirse a la exposición al trauma en la infancia, más que al TEPT en sí.

Otro estudio también encontró que las mujeres que no hacen ejercicio con historial de abuso infantil tuvieron telómeros más cortos que las mujeres que no experimentaron ese tipo de abuso.

Curiosamente, las víctimas de abuso que hacían ejercicio vigorosamente al menos tres veces a la semana NO mostraron ese tipo de vínculo. Parece que el ejercicio regular eficazmente anuló los efectos dañinos causados en los telómeros por un trauma de abuso infantil.

El poder del ejercicio vigoroso para revertir el envejecimiento

¡Esta es una noticia realmente muy emocionante! El efecto amortiguador del ejercicio en el acortamiento de los telómeros se confirmó en un estudio que incluyó a 63 mujeres postmenopáusicas y encontró que la "actividad física vigorosa parece proteger a aquellas que experimentan niveles elevados de estrés al ejercer un efecto de amortiguación en relación con la longitud de los telómeros (TL)".

De hecho, entre las mujeres que no hacían ejercicio, cada aumento de unidad en la Escala de Estrés Percibido se relacionó con un aumento de 15 veces en las probabilidades de tener telómeros cortos. ¡Las mujeres que hicieron ejercicio regularmente no mostraron ninguna correlación entre la longitud de los telómeros y el estrés percibido!

El libro The Immortality Edge habla a detalle de la importancia del ejercicio de alta intensidad para prevenir el acortamiento de los telómeros. El libro también ofrece recomendaciones específicas con respecto a los suplementos, alimentación y técnicas para reducir el estrés junto con explicaciones claras de la ciencia detrás de las recomendaciones.

Esta realmente es un área fascinante e innovadora sobre la investigación de la longevidad, ya que reducir el acortamiento de los telómeros —esencialmente, detener el proceso de envejecimiento celular que eventualmente acaba con su vida— es una de las estrategias antienvejecimiento más prometedoras que conocemos hasta la fecha.

Gran parte de la investigación con respecto a los telómeros se centra en activar el gen que produce la enzima telomerasa. Sus células reproductivas, que contienen telomerasa, no se someten al mismo proceso de acortamiento de los telómeros al que son sometidas otras células. Actualmente los investigadores están comenzando a estudiar diferentes sustancias químicas por su capacidad para activar el gen de la telomerasa en un esfuerzo por desarrollar el primer fármaco antienvejecimiento.

Sin embargo, los ejercicios de alta intensidad (HIIT, por sus siglas en inglés) parecen ser el enfoque cien por ciento natural y más efectivo para ralentizar el proceso de envejecimiento al reducir el acortamiento de los telómeros.

De hecho, las investigaciones han demostrado que existe una relación directa entre la reducción del acortamiento de los telómeros en sus últimos años de vida y los ejercicios de alta intensidad. En un estudio publicado en Mechanisms of Aging and Development, los autores afirman:

"Los resultados de este estudio ofrecen evidencia de que la longitud del telómero de los leucocitos (LTL) está relacionada con el ejercicio aeróbico vigoroso, regular y al ejercicio aeróbico de máxima capacidad con el envejecimiento en los humanos sanos.

La LTL no está influenciada por el estado del ejercicio aeróbico entre sujetos jóvenes, presumiblemente porque la TL está intacta (es decir, normal) en adultos jóvenes sedentarios y saludables.

Sin embargo a medida que la LTL comienza a acortarse con el envejecimiento parece que mantener un estado físico aeróbico, producido por el ejercicio crónico extenuante y reflejado por un VO2max más alto, actúa para preservar la LTL.

… Nuestros resultados indican que la longitud de los telómeros de los leucocitos (LTL) se preserva en adultos mayores sanos que realizan ejercicio vigoroso y está relacionada positivamente con el ejercicio aeróbico de máxima capacidad. Esto podría representar un mecanismo molecular novedoso que se origina de los efectos "antienvejecimientos" de mantener un alto nivel aeróbico".

Los ejercicios de alta intensidad son su mejor receta para el antienvejecimiento

Evite ser engañado como el 95 % de las personas que hacen ejercicio. El entrenamiento cardio tradicional no es su mejor opción para mejorar su salud y aumentar su esperanza de vida, el ejercicio de alta intensidad sí lo es.

Los ejercicios "Peak Fitness" son un ejemplo perfecto de ejercicios de alta intensidad. La clave está en realizarlos apropiadamente para aumentar su frecuencia cardíaca hasta el umbral anaeróbico. Ejerza un máximo esfuerzo durante 20 a 30 segundos y después recupérese durante 90 segundos. El ciclo se repite durante un total de ocho veces.

Dado a que es sumamente difícil medir con precisión la frecuencia cardíaca cuando se encuentra tan elevada, lo mejor sería utilizar un monitor de frecuencia cardíaca hasta que se sienta cómodo con la cantidad de esfuerzo que necesita para alcanzar su objetivo.

Aunque tener acceso al gimnasio o equipo de ejercicio le proporcionará una mayor variedad de opciones, estos no son necesarios. Puede realizar los ejercicios de alta intensidad caminando o corriendo al aire libre.

Otro beneficio es el tiempo que ahorra. En lugar de hacer una hora de ejercicios de cardio, solo le tomará 20 minutos más o menos. El total de breves ráfagas de ejercicio es de tan solo 4 minutos.

Otro de los beneficios de los ejercicios de alta intensidad es su capacidad para aumentar naturalmente la producción de su cuerpo de la hormona del crecimiento humano (HGH, por sus siglas en inglés), que también desempeña un papel importante en el proceso de envejecimiento.

Aumentar los niveles de glutatión también ayuda a reducir el acortamiento de los telómeros

Otra poderosa estrategia que muestra ser realmente prometedora para reducir el acortamiento de los telómeros es aumentar los niveles de glutatión. Hay estudios en progreso que indican que aumentar los niveles de glutatión puede proporcionar resultados similares a los del ejercicio de alta intensidad con el fin de preservar la longitud de los telómeros.

El glutatión se fabrica dentro de sus células a partir de sus precursores, los aminoácidos llamados glicina, glutamato y cistina y por lo tanto no es un compuesto que pueda ingerir directamente.

Hay suplementos de glutatión costosos, pero también puede aumentar sus niveles de glutatión al incluir en su alimentación alimentos ricos en aminoácidos azufrados necesarios para que las células sinteticen el glutatión.

Consumir grandes cantidades de suero de leche o proteína de lactosuero orgánico de alta calidad es la forma más sencilla y conveniente de lograrlo. Otras fuentes alimenticias incluyen a los alimentos de origen animal y los huevos.

La combinación de ejercicios de alta intensidad y el consumo de suero de leche o proteína de lactosuero orgánico son dos estrategias de estilo de vida que puede utilizar para ralentizar el acortamiento de los telómeros.