Aceite de Soya: El Peligro Oculto en los Alimentos Procesados

Aceite de Soya

Historia en Breve -

  • Ha sido muy comercializado supuestamente como un aceite saludable, pero hay algo oculto en el aceite de soya que no le indica la etiqueta del producto. Podría ser muy problemático utilizarlo en la cocina, debido a factores como la hidrogenación y la presencia de variedades transgénicas.

Advertencia: Este aceite viene acompañado de efectos secundarios potencialmente dañinos, ya sea por el ingrediente del que es hecho o por el proceso de fabricación utilizado para extraerlo. Puesto a que estos efectos negativos afectan los beneficios potenciales, no recomiendo este aceite para uso terapéutico.

Siempre considere los posibles efectos secundarios de cualquier aceite herbal antes de utilizarlo.

El aceite de soya, que es un tipo popular de aceite vegetal se extrae de las semillas de la soya. Ha sido altamente comercializado como saludable, pero hay algo oculto en él, que no le indica la etiqueta del producto.

Podría ser muy problemático utilizarlo para cocinar, debido a factores como la hidrogenación y la presencia de variedades transgénicas. Descubra toda la verdad sobre este aceite poliinsaturado — y por qué es uno de los peores aceites para cocinar.

¿Qué es el Aceite de Soya?

El aceite de soya es extraído de la de la soya (Glycine max) y a menudo tiene un color amarillo oscuro o verde pálido. Por lo general, el aceite vegetal estándar se compone de aceite de soya.1

El primer uso doméstico de la soya se remonta a la mitad del territorio oriental de China del Norte en 11 AC, o quizá poco antes.2 La soja es uno de los cinco principales alimentos vegetales de China, junto con el arroz, trigo, cebada y el mijo.

Los informes anteriores indican que la producción de la soya se localizó en China hasta después de la guerra de China-Japón entre 1894 a 1895, cuando los japoneses comenzaron a importar la torta del aceite de soya como fertilizante.

Los envíos de soya a Europa se hicieron alrededor de 1908, aunque los europeos ya conocían la soya desde principios de los años 1712 a través de un escritor botánico alemán.

En la literatura estadounidense, el primer uso de la palabra "soya" fue en 1804. La mayoría de los primeros cultivos de soya en los Estados Unidos fue utilizada para el forraje en lugar de ser cosechadas para semillas.

Hoy en día, en los Estados Unidos se consumen más de 28 mil millones de libras de aceites comestibles cada año, y el aceite de soya representa alrededor del 65 % de dicha cifra. México y Corea son grandes clientes del aceite de soya estadounidense.

Desafortunadamente, aproximadamente la mitad del aceite de soya utilizado en el país es hidrogenado, ya que el aceite de soya es demasiado inestable para ser usado en la producción de alimentos.

Entre los problemas con el aceite de soya parcialmente hidrogenado se encuentran las grasas trans y los riesgos para la salud de la misma soya, así como la prevalencia de la soya transgénica de hoy en día.

Usos del Aceite de Soya

El aceite de soya se procesa y se vende principalmente como aceite vegetal, mientras que el resto de la de la soya normalmente se utiliza como pienso para animales.3 También es la fuente principal de biodiesel en el país, que representa el 80 % de la producción nacional.4

La lecitina es un producto extraído del aceite de soja, y es un emulsionante y lubricante naturales, utilizada en muchos alimentos y aplicaciones comerciales e industriales.

Ayuda a que no se desintegre el chocolate y la manteca de cacao en una barra de chocolate, y se utiliza en productos farmacéuticos y revestimientos protectores.5 El aceite de soya comúnmente se utiliza para hacer mayonesa, aderezo para ensaladas, margarina y crema para café sin lácteos.

Es una característica habitual de los alimentos procesados, que es donde el problema comienza: los alimentos procesados quizá son la parte más perjudicial de la alimentación de la mayoría de las personas, ya que es lo que contribuye a la aparición de enfermedades y mala salud.

El aceite de soya parcialmente hidrogenado es uno de los principales culpables de los alimentos procesados, junto con el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF). Usados solos o en combinación, éstos pueden causar problemas en su bienestar. Pero ¿Por qué existe la necesidad de hidrogenar el aceite?

Una de las respuestas más comunes es que prolonga la vida útil del aceite.6 Por ejemplo, es probable que la mantequilla cruda se eche a perder mucho más rápidamente que la margarina.

La hidrogenación—proceso donde el gas de hidrógeno es mezclado a alta presión en el aceite—también hace que el aceite sea más estable e incremente su punto de fusión, lo que le permite ser útil en varios métodos de procesamiento de alimentos que utilizan altas temperaturas.

A finales de los 90s, los expertos comenzaron a ver y confirmar los efectos adversos para la salud de esta alteración química. Sin embargo, tenga en cuenta que el término "totalmente hidrogenado" es muy diferente al "parcialmente hidrogenado".

Este último contiene grasas trans, mientras que el primero no. Pero esto no significa que el aceite de soya totalmente hidrogenado sea una opción saludable.

Composición del Aceite de Soya

En el aceite de soya se encuentran cuatro fitoesteroles: estigmasterol, sitosterol, campestrol y brassicasterol.

Por cada 100 gramos de aceite de soya, hay aproximadamente 16 gramos de grasa saturada, 23 gramos de grasa monoinsaturada y 58 gramos de grasa poliinsaturada.7

De los ácidos grasos insaturados, el ácido linoleico, un tipo de grasa omega-6, es casi 50 %, mientras que el ácido linolénico representa aproximadamente el 7 %.

Monsanto, la empresa líder en biotecnología, ha creado cultivos de soya como respuesta a la creciente demanda de dietas más saludables. Por ejemplo, su soya Vistive de bajo contenido en linolénico,8 salió al mercado en 2005 y contiene únicamente entre uno y tres por ciento de ácido linolénico. Por lo tanto, según Monsanto, "el aceite... no requiere hidrogenación".

Otra variedad de soya que creó es la soya con alto contenido de estearato, que conserva las propiedades de la margarina y la manteca vegetal sin el proceso de hidrogenación. Dada la cuestión separada de la seguridad de los transgénicos, no creo que sean opciones que valgan la pena.

Beneficios del Aceite de Soya

Tal vez los principales beneficios del aceite de soya son para los fabricantes de alimentos, que pueden utilizar aceites vegetales baratos para procesar sus productos. Tardó muchos años antes de que las autoridades sanitarias convencionales finalmente advirtieran al público sobre el uso de grasas trans.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) exigió a los fabricantes de alimentos que incluyan el contenido de grasas trans en la etiqueta a partir del 1 de enero de 2006—un cambio que permite a algunas compañías engañar a los compradores, ya que cualquier producto que contenga hasta medio gramo de grasa trans por porción puede, legalmente, decir que contiene cero grasas trans.9

Resulta que el truco es reducir el tamaño de la porción para lograr disminuir esta cantidad.

Cómo Hacer Aceite de Soya

La soya contiene aproximadamente un 19 % aceite. Para extraer el aceite de soya de la semilla, se tiene que romper el hueso, se controla su contenido de humedad, se convierte en copos y se extrae con hexano comercial. Posteriormente, el aceite es refinado y mezclado para diversas aplicaciones—y a menudo es hidrogenado.10

Es normal que las marcas comerciales mezclen el aceite de soya con otros aceites más baratos para que el producto final sea más asequible. Pero hay productos de aceite de soya sin refinar, prensados en frío y sin el proceso de extracción. Por lo general tienen un sabor más fuerte, pero se dice que retienen un mayor valor nutricional que los aceites refinados.

¿Cómo Funciona el Aceite de Soya?

La hidrogenación parcial del aceite de soya genera grasas artificiales totalmente antinaturales, que a nivel celular, pueden causar disfunción y caos en su cuerpo. Vaya a la sección siguiente para ver los problemas de seguridad relacionados con el aceite de soja, particularmente con la presencia de grasas trans.

¿Es Seguro el Aceite de Soya?

La investigación ha relacionado las grasa trans,11 una grasa antinatural presente en aceite de soya parcialmente hidrogenado, con:

Cáncer, al interferir con las enzimas en su cuerpo que combaten el cáncer

Diabetes, por medio de interferir con los receptores de insulina en sus membranas celulares

Enfermedad cardiaca, a través de obstruir las arterias (En mujeres con enfermedad coronaria subyacente, el consumo de grasas trans aumentó en tres veces el riesgo de paro cardiaco repentino)

Problemas crónicos como obesidad, asma, enfermedad autoinmune y degeneración ósea

Menor función inmunológica

Problemas reproductivos, al interferir con las enzimas que producen hormonas sexuales

Mayores niveles sanguíneos de LDL o colesterol "malo" y bajos niveles de colesterol HDL o "bueno"

Interferir con la forma en que su cuerpo utiliza las grasas omega-3 beneficiosas

Además de estos riesgos, el aceite de soya en sí NO es saludable. Su grasa es principalmente grasa omega-6, que necesitamos en ciertas cantidades, pero su uso es muy excesivo en la alimentación estándar. Su omega-6 también es muy procesada y como resultado muy dañina, y promueve la inflamación crónica en su cuerpo—que es la característica de casi todas las enfermedades crónicas.

El aceite de soya transgénico es el peor delincuente. La soya transgénica está relacionada con efectos adversos significativos para la salud, incluyendo tasas de infertilidad cada vez más elevadas. Pero incluso el aceite de soya orgánico, sigue teniendo varios de los problemas importantes, incluyendo los siguientes problemas con la soja:

Goitrógenos—Sustancias químicas que bloquean la síntesis de hormonas tiroideas e interfieren con el metabolismo del yodo.

Isoflavonas: genisteína y daidzeína—Un tipo de fitoestrógenos feminizantes, y según la evidencia ha demostrado alterar la función endocrina, causar infertilidad y promover el cáncer de mama.

Ácido fítico—Estos se unen a los iones metálicos y evitan la absorción de ciertos minerales, incluyendo el calcio, magnesio, hierro y zinc. La soya tiene uno de los niveles más altos de fitato que cualquier grano o leguminosa, y sus fitatos son altamente resistentes a los métodos normales que reducen los fitatos tales como la cocción lenta y prolongada.

Sólo un largo período de fermentación reducirá sustancialmente el contenido de fitatos de la soya.

Anti-nutrientes—Éstos son toxinas naturales tales como saponinas, soya-toxinas, inhibidores de la proteasa y oxalatos. Algunos de estos interfieren con las enzimas que necesita para digerir la proteína. Estos anti-nutrientes no son problemáticos en pequeñas cantidades, pero hoy en día las personas están consumiendo enormes cantidades de soya.

Hemaglutinina—Sustancia que genera coágulos que hace que sus glóbulos rojos se agrupen, esto causa que las células sean incapaces de absorber y distribuir adecuadamente el oxígeno a sus tejidos.

Efectos Secundarios del Aceite de Soya

Tenga cuidado con la alergia por la soya, que también puede ocurrir en niños muy pequeños que son alimentados con fórmula a base de soya. Las reacciones alérgicas también pueden manifestarse cuando consume dicho aceite.

A través de los riesgos y efectos negativos mencionados anteriormente, quiero dejar claro que es mejor evitar el aceite de soya y otros aceites vegetales para cocinar, así como también eliminar totalmente los alimentos procesados de su alimentación. De esta manera podrá evitar las grasas peligrosas de todo tipo, principalmente las grasas trans procedentes del aceite de soya parcialmente hidrogenado.

Le recomiendo firmemente el aceite de coco para cocinar, ya que es muy superior a cualquier otro aceite para cocinar y tiene muchas propiedades saludables. Use mantequilla orgánica (de preferencia hecha de leche sin pasteurizar) en lugar de margarinas y untables de aceite vegetal. La mantequilla no merece esa mala reputación que le han dado, ya que ofrece una serie de beneficios saludables.

Un plan de nutrición bien hecho reducirá automáticamente su consumo de grasas trans, enfocándose en los alimentos saludables, enteros y crudos en lugar de comida chatarra y procesada que acostumbra a comprar en el supermercado. Recuerde que prácticamente todos los alimentos procesados contienen JMAF o aceite de soya, o ambos.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo