Ocultar
Paro Cardiaco

Historia en Breve +

 

Estrés…Sí, Realmente Puede Desencadenar un Ataque Cardiaco

Julio 17, 2014 | 9,450 vistas
| Available in English Available in English
Share This Article Share

Por el Dr. Mercola

Alrededor de una de cada tres muertes en los Estados Unidos tiene alguna enfermedad cardiaca. La forma más común de enfermedad cardíaca es la enfermedad arterial coronaria (CAD por sus siglas en ingles), que puede conducir a un ataque al corazón.

Curiosamente, más ataques cardiacos y otros eventos cardiovasculares ocurren los días lunes que cualquier otro día de la semana.1 Este "fenómeno cardiaco de los días lunes" ha sido reconocido desde hace tiempo, y se ha creído desde hace mucho tiempo que está relacionado con el estrés laboral.

Muchos no se dan cuenta de que el síntoma más común de la enfermedad cardíaca es la muerte súbita por un ataque al corazón. A menudo, no hay indicios previos del problema; por ejemplo, signos como dolor en el pecho o falta de aire.

La buena noticia es que las enfermedades del corazón, al igual que la diabetes tipo 2, es una de las enfermedades más fáciles de prevenir y evitar, pero tiene que ser proactivo. A continuación hablare de algunas estrategias de prevención importantes. Comprobar su susceptibilidad es también una buena idea.

En pocas palabras, en la prevención de ataques cardíacos y enfermedad cardiovascular, es importante abordar la inflamación crónica en el cuerpo. Una alimentación adecuada, el ejercicio, la exposición al sol y Grounding son factores importantes de un estilo de vida anti-inflamatorio. Controlar eficazmente el estrés es otro factor importante para mantener a raya un ataque al corazón.

Vínculos Revelados Entre el Estrés y Ataque Cardiaco

Dos estudios recientes revelan el vínculo persistente entre el estrés y los ataques cardiacos repentinos. En uno, un grupo de investigadores alemanes encontraron que a medida que su nivel de estrés aumenta, también aumentan sus niveles de glóbulos blancos que promueven la enfermedad.2, 3, 4 El co-autor Dr. Matthias Nahrendorf explica:

"Los altos niveles de glóbulos blancos pueden dar lugar a la progresión de la aterosclerosis, ruptura de la placa e infarto de miocardio. Este último provoca que una parte del músculo del corazón, que bombea la sangre con cada latido, se muera.

Esto puede causar insuficiencia cardíaca, ya sea de inmediato si el infarto es grande, o más tarde a través de procesos de inadaptación. El corazón trata de compensar la pérdida de tejido muscular contráctil, pero con el tiempo esta compensación incrementa el tamaño de su corazón, haciéndolo más débil.”

El otro estudio, publicado abiertamente en línea por la revista  mBio5, 6 encontró otro camino para que el estrés repentino, el choque emocional, o el  esfuerzo excesivo, desencadene un ataque al corazón.

Durante los momentos de mucho estrés, su cuerpo libera hormonas como la noradrenalina, que según los investigadores puede causar la dispersión de biopelículas bacterianas de las paredes de las arterias. Esta dispersión puede permitir que los depósitos de placa se rompan repentinamente, desencadenando así un ataque al corazón.

El estrés también contribuye a la enfermedad cardíaca en otras maneras. Además de la norepinefrina, su cuerpo también libera otras hormonas del estrés que preparan su cuerpo para luchar o huir. Una de estas hormonas del estrés es el cortisol.

Cuando el estrés se vuelve crónico, su sistema inmunológico se vuelve cada vez más insensible al cortisol, y dado que la inflamación está regulada en parte por esta hormona, esta disminución de la sensibilidad aumenta la respuesta inflamatoria, permitiendo que la inflamación se salga de control.7

Como se mencionó anteriormente, la inflamación crónica es un sello distintivo de la enfermedad cardíaca. Por lo que el estrés crónico y agudo puede contribuir a un ataque cardíaco repentino en función de su susceptibilidad subyacente... Contar con herramientas eficaces para abordar sus niveles de estrés es una parte muy importante de un estilo de vida para la salud cardiaca.

¿Qué Tan Susceptible Es a Desarrollar una Enfermedad del Corazón y/o Sufrir un Ataque Cardiaco?

Cuando se trata de determinar su riesgo individual de enfermedades cardiacas, las tres pruebas siguientes o cálculos del ratio, le darán una idea de cuál es su situación:

  • HDL ratio de colesterol total. El porcentaje HDL es un factor de riesgo de la enfermedad cardiaca potente. Simplemente divida su nivel de HDL por su colesterol. Esta relación debe estar idealmente por encima del 24 por ciento.
  • Los triglicéridos de HDL. Los triglicéridos elevados son un potente factor de riesgo para la enfermedad cardíaca. Los niveles altos de triglicéridos en combinación con los niveles bajos de HDL es un riesgo aún mayor; esta relación es mucho más importante para la salud del corazón que la relación del colesterol malo--bueno vs estándar.
  • De hecho, un estudio encontró que las personas con ratios más altos de triglicéridos y HDL tuvieron un riesgo 16 veces mayor de ataque al corazón que aquellos con menor ratio de triglicéridos y HDL.

    Calcule su ratio de triglicéridos/Colesterol HDL dividiendo su nivel de triglicéridos por su nivel de HDL. Esta relación debe estar idealmente por debajo de 2. Así que, mientras se esfuerza por mantener elevados sus niveles de colesterol HDL, sería prudente disminuir sus niveles de triglicéridos.

    Usted puede aumentar sus niveles de HDL con el ejercicio y al consumir suficientes grasas de omega-3 como las del aceite de kril. Se puede fácilmente disminuir los triglicéridos con el ejercicio y evitar los granos y azúcares en su alimentación.

  • Los niveles de hierro: El hierro es un agente de oxidación de la naturaleza. Si tiene niveles excesivos en su cuerpo, usted está en riesgo de mayor oxidación o envejecimiento prematuro. El exceso de hierro también aumentará su riesgo de enfermedad cardiaca. Si usted es un hombre o una mujer en la menopausia, usted debe revisar sus niveles de hierro y, si están demasiado altos, tome medidas para reducirlos.

Disminuya su Riesgo de Ataque Cardiaco, Abordando su Estrés

En el mundo de hoy en día, el estrés es tan generalizado como para ser "pandémico", pero experimentar los efectos nocivos del estrés no es un hecho inevitable. Mucho depende de cómo responda a estas tensiones cotidianas. Y a medida que aprende cómo disminuir eficazmente su nivel de estrés, el riesgo de ataque al corazón también disminuirá.

Hay muchas técnicas diferentes para reducir el estrés. La clave está en averiguar lo que mejor funcione en usted, y se adapte a su programa diario de reducción del estrés. Una estrategia clave es asegurarse de dormir lo suficiente, ya que la privación del sueño afecta dramáticamente la capacidad del cuerpo para manejar el estrés y es otro factor de riesgo de ataque cardiaco. Además de eso, otros enfoques de manejo del estrés incluyen:

Regular la actividad física Meditación: Tómese hasta 10 minutos de su tiempo para sentarse tranquilamente, como durante el descanso de trabajo, ya que podría ayudarle a disminuir la sensación de estrés y ansiedad
Entrenamiento de la mente y trabajo de la respiración Yoga: se ha demostrado que los beneficios de salud por hacer yoga regularmente disminuye el estrés, mejora el sueño y la función inmune y reduce los antojos de alimentos, entre otras cosas
Relaciones sociales Risa y alegría
Pasar tiempo en la naturaleza Música
Diviértase más EFT: Técnicas de Liberación Emocional

 

Mi herramienta favorita para manejar el estrés es la Técnica de Liberación Emocional (EFT). Es una herramienta de la psicología energética que puede ayudar a reprogramar las reacciones de su cuerpo ante el estrés cotidiano, reduciendo así sus posibilidades de desarrollar efectos adversos para la salud. Para una demostración, por favor vea el siguiente video con la practicante de EFT Julie Schiffman. Para problemas emocionales graves o arraigados, le recomiendo consultar con un terapeuta experimentado en EFT, ya que dicho proceso es un arte que requiere un alto nivel sofisticación.

Elimine el Consumo de Azúcar para Proteger su Corazón

Como se postuló inicialmente por el Dr. Yudkin en la década de 1960, el azúcar es primordial culpable alimenticio en el desarrollo de enfermedades del corazón, ya que es un potente inflamatorio. Para proteger la salud del corazón es necesario tomar medidas preventivas para abordar la resistencia a la leptina e insulina, que es el resultado de una alimentación demasiado rica en azúcares y granos. Por lo tanto, para invertir eficazmente la resistencia de insulina y leptina, lo cual reduce la inflamación y su riesgo de enfermedad cardiaca, es necesario:

  1. Evitar los alimentos procesados, azúcar, fructosa procesada y granos si usted es resistente a la insulina/leptina. Como recomendación estándar, le aconsejo mantener su consumo total de fructosa por debajo de los 15 gramos por día hasta que su sensibilidad a la insulina/leptina y otros factores de riesgo de enfermedades del corazón se hayan normalizado
  2. Aliméntese saludablemente con alimentos enteros, idealmente orgánicos, y reemplace los carbohidratos (azúcares/granos) con:
    • Grandes cantidades de vegetales
    • Cantidad de baja a moderada de proteínas de alta calidad (piense en carne de animales alimentados con pastura u orgánicos)
    • Grandes cantidades de grasas saludables de alta calidad (saturadas y mono insaturadas de aceites de origen tropical y animal). La mayoría de las personas realmente necesitan alrededor de 50-85 por ciento de grasas en su alimentación para una salud óptima y no el 10 por ciento que actualmente se recomienda. Las fuentes de grasas saludables para agregar a su alimentación incluyen: aguacates; mantequilla hecha de leche orgánica; lácteos crudos; yemas de huevo de gallinas orgánicas; coco y aceite de coco; aceites de nueces orgánicas sin calentar; nueces y semillas crudas (sin procesar) y carnes de animales alimentados con pasto

Otra grasa que es de vital importancia para la salud del corazón es la grasa de omega-3 de origen animal. Las grasas de omega-3, como la que se encuentra en el aceite de kril ayudan a proteger contra enfermedades del corazón y derrame cerebral al prevenir la acumulación de depósitos grasos en las arterias.

Su Corazón Necesita Vitamina D

Ser deficiente de vitamina D puede aumentar masivamente su riesgo de enfermedad cardiaca. La vitamina D es el único sustrato potente para el mantenimiento, reparación y efecto pleitrópico (lo que significa que produce efectos múltiples) de la hormona seco-esteroide que sirve para múltiples funciones de genes reguladores en su cuerpo. Es por ello que la vitamina D funciona en muchos tejidos—siendo su corazón uno de ellos.

Un estudio8 realizado en el 2009 encontró que las personas con los niveles de vitamina D más bajos tuvieron un riesgo del 124 por ciento mayor de morir por cualquier causa y un riesgo del 378 por ciento más de morir por un problema cardíaco. Investigadores de Finlandia también mostraron que cuando compararon los participantes con niveles de vitamina D más elevados, con los participantes con los niveles más bajos tuvieron un riesgo del 25 por ciento más de morir por enfermedades del corazón o un derrame cerebral. La rigidez arterial, un factor de riesgo importante para la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, estuvo también relacionado con la deficiencia de vitamina D. Hay una serie de mecanismos fisiológicos provocados por la producción de vitamina D a través de la exposición al sol que actúan para luchar contra la enfermedad cardiaca, incluyendo:

  • Un aumento en las citoquinas antiinflamatorias naturales de su cuerpo
  • La supresión de la calcificación vascular
  • La inhibición del crecimiento del músculo liso vascular

Afortunadamente, la deficiencia de vitamina D es muy fácil de arreglar. Idealmente, mantenga su nivel de vitamina D alrededor de 50 ng/ml durante todo el año. Para el tratamiento activo de la enfermedad cardíaca, un nivel de entre 70 a 100 ng/ml puede ser justificado.

El Ejercicio Es Tan Eficaz Como los Medicamentos Contra la Enfermedad Cardiaca

El ejercicio es una de las maneras más seguras y eficaces para prevenir y tratar la enfermedad cardiaca. Este consejo de sentido común se confirmó nuevamente en un meta-análisis publicado recientemente y realizado por investigadores de la Universidad de Harvard y Stanford,9 no se encontró "diferencias estadísticamente detectables" entre la actividad física y los medicamentos para la enfermedad cardíaca. La única ocasión que los medicamentos fueron mejores que el ejercicio fue para la recuperación de la insuficiencia cardíaca, en cuyo caso los medicamentos diuréticos produjeron un mejor resultado.

Investigaciones anteriores han demostrado que el ejercicio por sí solo puede reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular en un factor de tres.10 Sin embargo, tenga en cuenta que el ejercicio tipo resistencia, como correr maratones o cualquier otra actividad aeróbica de resistencia, en realidad puede dañar el corazón y aumentar su riesgo cardiovascular... La investigación11 hecha por el Dr. Arthur Siegel encontró que correr largas distancias causa altos niveles de inflamación que pueden desencadenar eventos cardíacos, y otro estudio12 realizado en el 2006 encontró que los corredores de maratón “no profesionales” experimentaron disminución de la función sistólica del ventrículo derecho, una vez más causado por un aumento en la inflamación y una disminución en el flujo sanguíneo.

Dicho esto, otras investigaciones han demostrado claramente que periodos cortos de actividad intensa (entrenamiento de intervalos de alta intensidad o HIIT por sus siglas en inglés) es más seguro y más eficaz que el cardio convencional --para el corazón, la salud general, la pérdida de peso y el estado físico general. Por lo tanto, la clave es hacer ejercicio correcta y apropiadamente, asegurándose descansar en cada sesión. HIIT imita los movimientos de nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores, que incluían cortos periodos explosivos de actividades de alta intensidad, pero no de larga distancia.

Básicamente, al hacer ejercicio en periodos cortos pero de alta intensidad, crea exactamente lo que su cuerpo necesita para una salud óptima. Este tipo de ejercicio también aumentará naturalmente la producción de la hormona de crecimiento humano (HGH)-un refuerzo bioquímico sinérgico, que promueve la masa muscular y quema eficientemente el exceso de grasa. También juega un papel importante en la promoción de la salud general y la longevidad.

El Contacto con la Tierra - Una Manera Potente para Reducir la Inflamación

Caminar descalzo regularmente, haciendo contacto con la tierra, puede tener un profundo impacto en la reducción de la inflamación en su cuerpo y reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular. Cuando tiene este contacto con la tierra, los electrones libres se transfieren de la tierra a su cuerpo. Este efecto es uno de los antioxidantes más potentes que conocemos hoy en día, y ayuda a aliviar la inflamación en todo el cuerpo.

El contacto con la tierra o grounding también ayuda a diluir la sangre, mejorando su potencial zeta, lo que significa que mejora la carga eléctrica negativa entre los glóbulos rojos, por lo tanto, los rechaza y hace que su sangre sea menos propensa a coagularse. De hecho, el efecto de Grounding sobre el adelgazamiento de la sangre es tan profundo si está tomando diluyentes de la sangre, lo ideal sería que trabajara con su médico para disminuir su dosis de lo contrario puede sufrir una sobredosis por la medicación. La investigación ha demostrado que tarda unos 80 minutos para que los electrones libres de la tierra lleguen a su torrente sanguíneo y transformen su sangre.

Tome Medidas Proactivas para Proteger su Corazón

El mensaje final se puede resumir de la siguiente manera: si desea evitar la enfermedad cardiaca y sus compañeros letales—ataque cardiaco y derrame cerebral - es necesario tomar algunas medidas preventivas para sofocar la inflamación en su cuerpo, y abordar su estrés. Herramientas como EFT, que puede ayudarle a controlar sus niveles de estrés cotidiano, también puede ayudarle a solucionar los trastornos emocionales y el estrés de una manera más saludable. En cuanto a la eliminación de la inflamación crónica, herramientas clave incluyen:

  • Una alimentación saludable para el corazón (evitando los alimentos procesados, azúcar/fructosa y granos, y asegúrese de reemplazar estos carbohidratos perdidos con grasas saturadas saludables)
  • Ejercicio
  • Exposición al sol para optimizar su vitamina D
  • Contacto con la tierra
* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

© Copyright 1997-2014 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.