Ocultar
Alzheimer

Historia en Breve -

  • Aproximadamente 7.7 millones de nuevos casos de demencia son identificados cada año, lo que representa un caso nuevo identificado cada cuatro segundos
  • Un reciente reporte por WHO concluyo que las personas que fuman tienen un riesgo del 45 por ciento mayor de desarrollar demencia que los que no fuman; 14 por ciento de todos los casos de alzheimer en todo el mundo podrían atribuírsele al tabaquismo
  • Se piensa que el tabaquismo causa demencia por los mismos mecanismos que contribuyen a la enfermedad arterial coronaria, enfermedad cerebrovascular y derrame cerebral
  • Varios estudios ahora sugieren que la exposición al humo de segunda manos e incluso es posible que las personas que no fuman están en riesgo de desarrollar demencia
  • Descubra estrategias para prevenir la demencia así como enfoques para dejar de fumar que aumentan sus probabilidades de éxito
 

Fumar Es un Factor Principal de la Enfermedad de Alzheimer

Octubre 2, 2014 | 65,923 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

De acuerdo con las estadísticas del 20131 la enfermedad de Alzheimer, una forma grave de demencia, afecta a unos 5.2 millones de personas en Estados Unidos. Aproximadamente 7.7 millones de nuevos casos de demencia son diagnosticados cada año--lo que equivale a un caso nuevo cada cuatro segundos.2

Uno de cada nueve personas mayores de los 65 años tiene la enfermedad de Alzheimer y se piensa que la enfermedad ahora es la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos, justo detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer.

Mientras que usted no puede cambiar su edad y antecedentes familiares, hay factores de estilo de vida modificables que puede hacer para reducir efectivamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad trágica.

Estos factores de riesgo modificables incluyen cosas como la alimentación, actividad física, obesidad, actividad cognitiva y el consumo de tabaco. Una  reciente investigación indica que el uso de tabaco puede jugar un papel significativo en la enfermedad de Alzheimer.

En el 2014, la Organización Mundial de la Salud (WHO) publicó un informe titulado "El Uso del Tabaco y la Demencia,"3, 4 basado en una revisión científica completa sobre el consumo de tabaco, la exposición al humo de segunda mano, y las tasas de incidencia de todos los tipos de demencia, incluyen la enfermedad de Alzheimer.

El informe encontró que los fumadores tienen un riesgo 45 por ciento mayor de desarrollar demencia que los no fumadores, y concluyó que el 14 por ciento de todos los casos de Alzheimer en todo el mundo pueden potencialmente atribuirse al consumo de tabaco.

Estos riesgos son reales a través de casi todos los niveles de ingresos y fronteras geográficas--incluyendo Estados Unidos, China, India y América Latina. Los fumadores con demencia también mueren antes que los que tienen demencia pero no fuman.

El Tabaco Daña Sus Vasos Sanguíneos y Células Cerebrales

Se cree que el tabaquismo provoca demencia por los mismos mecanismos biológicos que contribuyen a la enfermedad arterial coronaria, enfermedad cerebrovascular y derrame cerebral, es decir, específicamente al promover los tres procesos patológicos siguientes:5

  1. El aumento de la homocisteína plasmática total, que es un conocido factor de riesgo del derrame cerebral, deterioro cognitivo, enfermedad de Alzheimer y otras demencias
  2. Acelerando la aterosclerosis en el corazón y el cerebro, lo que priva a las células del cerebro de oxígeno y nutrientes importantes. La rigidez arterial se relaciona con la acumulación de placa beta-amiloide en el cerebro, que es una característica de la enfermedad de Alzheimer
  3. Estrés oxidativo, la excitotoxicidad, muerte neuronal, y la inflamación que podría estar directa o indirectamente relacionada con los cambios cerebrales observados en las personas con la enfermedad de Alzheimer

Para aquellos que tienen antecedentes de fumar, pero que actualmente ya no fuman, el riesgo es menos predecible, lo que sugiere que dejar de fumar más tarde en la vida es una decisión inteligente y podría reducir el riesgo de demencia, así como reducir sus probabilidades de muerte de todas las causas.

Esta conclusión coincide con los hallazgos de estudios anteriores, que apuntan a los beneficios de dejar de fumar, independientemente de su edad.6 Un estudio demostró que las mujeres que dejan de fumar antes de los 40 años evitan más del 90 por ciento de riesgo de muerte en general causado por el tabaquismo prolongado, y los que dejaron de fumar a los 30 años evitan el 97 por ciento de muerte en general.

Otro estudio encontró que los fumadores mayores de 65 años que dejan de fumar podrían reducir su riesgo de morir por problemas relacionados con el corazón en un lapso de ocho años en comparación con los que no fuman.

Sus Riesgos de Humo de Segunda Mano Son Muy Altos

Una relación entre el humo de segunda mano y la demencia es muy probable, aunque los estudios son limitados. Según WHO:7

"El vínculo fisiopatológico entre la exposición al humo de segunda mano y la demencia no es bien entendido. En este momento, una vía causal indirecta es biológicamente plausible, debido a las asociaciones reconocidas entre la exposición al humo de segunda mano, mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares.

“Los efectos cardiovasculares del humo de segunda mano son casi tan perjudiciales como el tabaquismo, y operan a través de los mismos mecanismos biológicos..."

El informe cita a seis estudios que sugieren que la exposición al humo de segunda mano aumenta el riesgo de enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia. El riesgo parece ser "dependiente a la dosis" -relacionado con la frecuencia y la duración de la exposición. Incluso se sabe menos sobre el uso de tabaco sin humo y el riesgo de demencia. Los científicos de WHO dicen:

"El tabaco sin humo contiene más de 2,000 compuestos químicos, incluyendo la nicotina. Es biológicamente posible que el uso de tabaco sin humo pueda aumentar el riesgo de demencia a través de mecanismos relacionados con la enfermedad cardiovascular, ya que el uso de snus [un tipo de tabaco Sueco sin humo vendido en forma suelta o en sobres de papel que los usuarios pueden colocar bajo su labio superior] tiene un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.”

También hay que señalar que el humo de segunda es peligroso para la salud de sus mascotas. Los animales pueden desarrollar daño pulmonar y ciertos tipos de cánceres por la exposición al humo, residuos químicos dejados por los cigarrillos y de las toxinas que se adhieren a las manos y la ropa de un fumador. Los estudios muestran que el humo de segunda mano puede duplicar el riesgo de linfoma en su gato.

¿Sera la Enfermedad de Alzheimer Realmente Otro Tipo de Diabetes?

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que hay una conexión importante entre la alimentación y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, a través de vías similares que causan la diabetes tipo 2, como lo explicó el Dr. Perlmutter. Si es diabético, el riesgo de la enfermedad de Alzheimer es del DOBLE que el de una persona con función metabólica óptima.

Incluso si usted está perfectamente saludable, el exceso de azúcar y otros carbohidratos pueden perturbar su función cerebral. A largo plazo, el azúcar puede contribuir al encogimiento de su hipocampo, que es un síntoma característico de la enfermedad de Alzheimer.

Esta conexión entre la alimentación y la función del cerebro es tan profunda que la enfermedad de Alzheimer se denominó provisionalmente como la "diabetes tipo 3" a principios del 2005, cuando los investigadores descubrieron que, además de su páncreas, su cerebro también produce insulina, y esta insulina cerebral es necesaria para la supervivencia de las células del cerebro.

Contrariamente a la creencia popular, su cerebro no requiere de glucosa y de hecho funciona mejor en la quema de combustibles alternativos, especialmente cetonas, que el cuerpo produce en respuesta a la digestión de grasas saludables. Según algunos expertos, como el Dr. Ron Rosedale, el Alzheimer y otros trastornos cerebrales pueden en gran parte ser causados por la quema constante de glucosa como combustible por su cerebro.

Hay fuertes indicios de que el consumo excesivo de carbohidratos y el bajo consumo de grasas saludables son características de la epidemia de Alzheimer. Es concebible que al disminuir los niveles de glucosa en las personas mayores puede tener una influencia positiva sobre la cognición, incluso si están dentro del rango "normal."

Nuevo Estudio: El Aspartame Podría Desempeñar un Papel con la Enfermedad de Alzheimer

Los estudios están empezando a confirmar las sospechas persistentes de que el aspartame puede desempeñar un papel en la enfermedad de Alzheimer. El mecanismo clave de daño parece ser una mezcla de metanol—un problema muy ignorado relacionado con este endulzante artificial en particular. En una investigación reciente, los ratones alimentados con metanol mostraron síntomas parciales similares a la enfermedad de “Alzheimer” y los monos rhesus alimentados con metanol desarrollaron cambios patológicos persistentes relacionados con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Los seres humanos son los únicos mamíferos que NO están equipados con un mecanismo de protección biológico capaz de convertir el metanol en ácido fórmico inofensivo. Esta es la razón por las que las pruebas de aspartame en animales no se aplican plenamente a los seres humanos. Dado que no hay cura convencional, el tema de la prevención es absolutamente fundamental si desea evitar convertirse en una estadística de Alzheimer. El resto de este artículo cubrirá estrategias de alimentación y estilo de vida para optimizar la salud del cerebro, así como consejos para aumentar su éxito para dejar de fumar.

1. Estrategiasde Prevención de Alzheimer: Alimentación

Comience con mejorar su alimentación con el fin de mantener su cerebro sano y prevenir los cambios patológicos que lo predisponen a la demencia. A continuación se incluyen varios principios importantes y para una una información más completa échele un vistazo a mi Plan de Nutrición Optimizado.

  • Evite el azúcar refinada y fructuosa. Lo ideal sería que mantuviera sus niveles de azúcar a un mínimo y la fructosa total inferior a 25 gramos por día, o tan bajo como 15 gramos por día si tiene resistencia a la insulina/leptina u otros trastornos relacionados.
  • Evitar el gluten y la caseína (principalmente trigo y productos lácteos pasteurizados, pero no de grasa de lácteos, como la mantequilla). La investigación muestra que la barrera hematoencefálica se ve afectada negativamente por el gluten. El gluten también hace más permeable a su intestino, lo que permite que las proteínas entren en el torrente sanguíneo, donde no pertenecen. Que luego sensibiliza el sistema inmune y promueve la inflamación y la autoinmunidad, los cuales juegan un papel en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Para más información sobre este tema, por favor, lea mi entrevista con el Dr. David Perlmutter en el 2013, localizada en la parte de arriba de este artículo, autor de New York Times Bestseller Grain Brain.
  • Optimice su flora intestinal al comer regularmente alimentos fermentados o tomar un suplemento probiótico de alta potencia y de alta calidad.
  • Aumente el consumo de todas las grasas saludables, incluyendo las grasas de omega-3 de origen animal. Las grasas que promueven la salud de su cerebro necesarias para un funcionamiento óptimo incluyen la mantequilla orgánica hecha de leche cruda, mantequilla clarificada llamado ghee, mantequilla cruda de leche de vacas alimentadas con pastura, aceitunas, aceite de oliva virgen orgánico y aceite de coco, frutos secos como las nueces pecanas y macadamia, huevos de gallinas camperas, salmón salvaje de Alaska, y el aguacate.
  • Asimismo, asegúrese de consumir suficientes grasas omega-3 de origen animal, tales como el aceite de kril. (Le recomiendo evitar mayoría de los pescados, ya que, aunque el pescado es naturalmente alto en ácidos grasos omega-3, la mayoría de los peces están severamente contaminados con mercurio.) El alto consumo de grasas omega-3 EPA y DHA ayuda a prevenir el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer, ralentizando así su progresión y disminuyendo su riesgo de desarrollar el trastorno.

  • Reduzca su consumo total de calorías y/o ayune de manera intermitente. Las cetonas se movilizan cada vez que reemplaza los carbohidratos con aceite de coco y otras fuentes de grasas saludables. El ayuno intermitente es una poderosa herramienta que ayuda a su cuerpo a recordar cómo quemar grasa y reparar la resistencia a la insulina/leptina, que es también un factor contribuyente principal de la enfermedad de Alzheimer. Para obtener más información, por favor consulte este artículo anterior.
  • Mejore los niveles de magnesio. Hay bastante investigación preliminar convincente que sugiere fuertemente una disminución en los síntomas de Alzheimer al elevar los niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente la mayoría de los suplementos de magnesio no aumenta los niveles hematoencefálicos, pero uno nuevo, treonato magnesio, parece y resulta prometedor para fortalecer en el futuro  el tratamiento de esta condición y puede ser superior a otras formas.
  • Lleve una alimentación nutritiva rica en ácido fólico. Los vegetales, sin lugar a dudas, son la mejor forma de folato, por esa razón todos deberíamos comer bastantes vegetales crudos y frescos todos los días. Evite los suplementos como el ácido fólico, que es la versión sintética del folato inferior.

2. Estrategias de prevención del Alzheimer: Estilo de Vida

Además de la alimentación, hay una serie de otros factores de estilo de vida que pueden contribuir o impedir la salud neurológica. Por lo tanto, las siguientes estrategias también son importantes para cualquier plan de prevención de Alzheimer:

  • Haga ejercicio regularmente. Se ha sugerido que el ejercicio puede desencadenar un cambio en la forma en que se metaboliza8 la proteína precursora de amiloide, por lo tanto,  frena la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1 alfa. La investigación ha demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos proteína PGC-1 alfa en el cerebro9 -y que las células que contienen más de esa proteína producen menos proteína amiloide tóxica, asociada con la enfermedad de Alzheimer. Le recomiendo encarecidamente revisar la Técnica Peak Fitness para mis recomendaciones específicas.
  • Optimice sus niveles de vitamina D con la exposición solar segura. Se han revelado fuertes vínculos entre los niveles bajos de vitamina D en los pacientes de Alzheimer y resultados pobres en las pruebas cognitivas. Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de sustancias químicas importantes en el cerebro y proteger las células del cerebro al aumentar la eficacia de las células gliales curando las neuronas dañadas. La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos beneficiosos sobre la enfermedad de Alzheimer a través de sus propiedades anti-inflamatorias e inmunomoduladoras. Suficiente vitamina D es imprescindible para el buen funcionamiento de su sistema inmunológico para combatir la inflamación que también está relacionada con la enfermedad de Alzheimer.
  • Evite y elimine el mercurio de su cuerpo. Las amalgamas dentales, que su peso es 50 por ciento de mercurio, son una de las principales fuentes de toxicidad de metales pesados. Sin embargo, usted debe estar sano antes de retirarlas. Una vez que haya hecho los cambios en su alimentación mencionados en mi Plan de Nutrición Optimizado, puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio y luego encontrar un dentista biológico para que le retire las amalgamas.
  • Evite y elimine el aluminio de su cuerpo: Las fuentes de aluminio incluyen antitranspirantes, utensilios de cocina antiadherente, adyuvantes de vacunas, etc. Para obtener consejos sobre cómo desintoxicarse de aluminio, por favor échele un vistazo a mi artículo, "En primer Estudio Práctico que Muestra la Relación entre el Alzheimer y Toxicidad por Aluminio."
  • Evite las vacunas contra la gripe ya que la mayoría contienen mercurio y aluminio, agentes neurotóxicos e inmunotóxicos bien conocidos.
  • Evite los anticolinérgicos y los medicamentos con estatinas. Los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, han demostrado aumentar el riesgo de demencia. Estos medicamentos incluyen ciertos analgésicos nocturnos, antihistamínicos, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia y ciertos analgésicos narcóticos.
  • Los medicamentos de estatinas son particularmente problemáticos porque reprimen la síntesis del colesterol, agotan su cerebro de la coenzima Q10 y precursores de neurotransmisores e impiden la entrega adecuada de ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa a su cerebro al inhibir la producción de la biomolécula portadora indispensable conocida como lipoproteína de baja densidad.

  • Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, especialmente el aprendizaje de algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un nuevo idioma, se asocia con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a construir su cerebro, haciéndolo menos susceptible a las lesiones asociadas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Controle el estrés. Investigaciones recientes muestran que el estrés puede estar relacionado con la aparición de la enfermedad de Alzheimer al activar un proceso degenerativo en el cerebro. Los investigadores encontraron que casi tres de cada cuatro pacientes de Alzheimer habían experimentado estrés emocional grave durante los dos años anteriores a su diagnóstico, en comparación con poco más de uno de cada cuatro en el grupo control. Una de las claves es encontrar una salida emocional saludable. Muchas personas utilizan el ejercicio, la meditación o técnicas de relajación, y estos son increíbles. Pero, además, recomiendo aprender la Técnica de Liberación Emocional (EFT), ya que esta una excelente herramienta para el manejo del estrés cotidiano y eliminar viejos patrones emocionales que no le benefician en nada.

3. Otros Tratamientos Naturales para su Arsenal Anti-Alzheimer

Por último, hay algunas otras recomendaciones nutricionales que valen la pena mencionar por sus beneficios específicos en la prevención y tratamiento de la demencia. Así que, a pesar de que su estrategia fundamental para la prevención de la demencia debe involucrar un enfoque integral de estilo de vida, es posible que desee considerar agregar algunos de estos agentes alimenticios naturales a su arsenal anti-Alzheimer. Estos cuatro alimentos naturales/suplementos están respaldados por la ciencia, en términos de prevenir cambios cognitivos relacionados con la edad:

  • Astaxantina es un pigmento natural con propiedades únicas y muchos beneficios clínicos, incluyendo la actividad antioxidante más potente conocida actualmente. Siendo un nutriente soluble en grasa, la astaxantina atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica. Un estudio10 encontró que puede ayudar a prevenir la neurodegeneración asociada con el estrés oxidativo, además podría ser un “alimento natural para el cerebro.”
  • Las moléculas de astaxantina neutralizan los radicales libres y otros oxidantes sin ser destruidos o convertirse en pro-oxidantes durante el proceso. Es una molécula única cuya forma le permite  entrar exactamente en una membrana celular y abarcan toda su anchura. En esta posición, la astaxantina puede interceptar las moléculas potencialmente dañinas antes de que puedan dañar a las células. Un beneficio adicional de la astaxantina es que ha demostrado prevenir el daño oxidativo en los fumadores.11

    Puede consumir un poco de astaxantina al tomar aceite de kril, que es un suplemento de grasas de omega-3 grasas de origen animal altamente absorbible. Pero usted puede aumentar su consumo de astaxantina aún más al agregar un suplemento de astaxantina a su régimen nutricional. Para una absorción óptima, asegúrese de tomar el aceite de kril y/o astaxantina con una comida que contenga grasa, ya que ambos son solubles en grasa.

  • Ginkgo biloba: Muchos estudios científicos han encontrado que el Ginkgo biloba tiene efectos positivos para la demencia. Ginkgo, que se deriva de un árbol originario de Asia, se ha utilizado con fines medicinales en China y otros países. Un estudio JAMA realizado en 1997 mostró una clara evidencia de que el Ginkgo mejora el rendimiento cognitivo y el funcionamiento social en las personas que sufren de demencia. Desde entonces la investigación ha sido igualmente prometedora. Un estudio realizado en el 2006 encontró que Ginkgo es tan eficaz como el medicamento para la demencia Aricept (donepezil) para el tratamiento de la demencia tipo Alzheimer de ligera a moderada. Un meta-análisis en el 2010 encontró que el Ginkgo biloba es eficaz para una variedad de tipos de demencia.
  • Ácido alfa lipoico (ALA): ALA puede estabilizar las funciones cognitivas en los pacientes de Alzheimer y puede retardar la progresión de la enfermedad.
  • Vitamina B12: Un pequeño estudio finlandés publicado en la revista Neurology12 encontró que las personas que consumen alimentos ricos en vitamina B12 pueden reducir su riesgo de enfermedad de Alzheimer en sus últimos años. Por cada unidad de aumento en el marcador de la vitamina B12, el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer se redujo en dos por ciento. Recuerde, la metilcobalamina sublingual puede ser su mejor opción.

Secretos para Tener Éxito en Dejar de Fumar

Nunca es demasiado tarde para beneficiarse de dejar de fumar. Creo que el "secreto" es recuperar la salud en primer lugar, lo que facilitara sus esfuerzos de dejar de fumar. Si ya implemento las estrategias de alimentación y estilo de vida, mencionadas anteriormente, ¡va por buen camino! El ejercicio es particularmente importante aquí. La investigación muestra que las personas que hacen ejercicio regularmente (específicamente, el entrenamiento de fuerza) tienen el doble de probabilidades de tener éxito en dejar de fumar que los que no hacen ejercicio.13

Los estudios también muestran que de dos tercios a tres cuartas partes de los ex fumadores dejan de fumar sin ayuda,14 por lo que sí está pensando dejar de fumar, trate de ser determinante. Sin embargo, si realmente toma esa decisión, le aconsejo firmemente evitar el uso de medicamentos como Chantix, que tiene problemas secundarios potencialmente graves, como depresión, conducta suicida y una multitud de otros problemas. Una nutrición adecuada, ejercicio regular, suficiente sueño y un buen manejo del estrés son mejores formas para dejar de fumar. EFT, que mencioné anteriormente en referencia a buen manejo de estrés, también puede ser una herramienta poderosa para minimizar los antojos de tabaco.

Prepare alimentos nutritivos y deliciosos y reúna a su familia a la hora de comer. No hay nada mejor que compartir una deliciosa comida en familia. Aquí le doy algunas ideas, descargue gratis mi libro electrónico Recetas Saludables:

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.