Cómo los Endulzantes Artificiales Confunden a su Cuerpo para Almacenar Grasa y Provocar la Diabetes

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 23, 2014 | 29,357 vistas

Historia en Breve

  • Los investigadores muestran que el aspartame empeora su sensibilidad en un grado mayor que el azúcar
  • Los endulzantes artificiales promueven el aumento de peso al confundir a su cuerpo, haciéndolo creer que está consumiendo azúcar (calorías); pero cuando su cuerpo no identifica el azúcar, podría provocar antojos
  • Los endulzantes artificiales probablemente también causan aumento de peso al dañar su microflora intestinal, aumentando así el riesgo tanto de obesidad como de diabetes

Por el Dr. Mercola

En la actualidad existen cinco endulzantes artificiales diferentes en el mercado. El aspartame es uno de los más comunes, el cual también tiende a ser el peor de todos.

El aspartame y otros endulzantes artificiales son promovidos principalmente para las personas con diabetes y aquellas personas que cuidan su peso. A pesar del hecho de que los endulzantes artificiales han demostrado en repetidas ocasiones que producen exactamente los efectos opuestos:

  • La investigación muestra que el aspartame empeora su sensibilidad a la insulina en un grado mayor que el azúcar
  • También se ha encontrado que los endulzantes artificiales promueven el aumento de peso, en más de una manera

Con el tiempo, los endulzantes artificiales también se han incluido en una amplia variedad de productos que no están enfocados directamente a las personas con diabetes y personas que cuidan su peso.

Los endulzantes artificiales son agregados a cerca de 6,000 bebidas diferentes, snacks y productos alimenticios, por lo que leer las etiquetas es una necesidad cada vez mayor. Inquietantemente, los grupos de la industria de alimentos ahora están tratando de ocultar la presencia de los endulzantes artificiales en ciertos alimentos...

Al Igual que los Transgénicos, la Industria Quiere Ocultar los Endulzantes Artificiales en los Alimentos

El año pasado, la Asociación Internacional de Productos Lácteos (IDFA) presentó una petición a la FDA solicitando a la agencia enmendar la norma de identidad de la leche y otros 17 productos lácteos, con el fin de permitir agregar endulzantes artificiales sin tener que indicar su uso en la etiqueta.

El IDFA afirma que las modificaciones propuestas "promoverán hábitos alimenticios más saludables y reducirán la obesidad infantil al proveer productos lácteos bajos en calorías y con sabor," ya que muchos niños son más propensos a beber productos lácteos con sabor que leche sin sabor.

La IDFA no solo está haciendo presión para incluir aspartame en la leche, sino también es una de cuatro organizaciones comerciales que están demandando a Vermont1 en un esfuerzo para revocar la ley de etiquetado de Organismos Transgénicos en el estado, que fue aprobada en mayo.

Parecería que, lejos de estar preocupados por proporcionarle a los consumidores productos lácteos de alta calidad, la IDFA está totalmente dedicada a engañar a la opinión pública en Estados Unidos en beneficio de la industria de la tecnología química. ¿Qué otra cosa los motivaría a ocultar ingredientes que causan efectos nocivos sospechosos?

Los Endulzantes Artificiales Causan Confusión Metabólica

Una de las razones por las que los endulzantes artificiales no le ayudan a bajar de peso se relaciona con el hecho de que su cuerpo no se deja engañar por el sabor dulce sin la compañía de las calorías.2, 3

Cuando usted come algo dulce, su cerebro libera dopamina, que activa el centro de recompensa del cerebro. La hormona leptina que regula el apetito también es liberada, lo que eventualmente le indica a su cerebro que está "saciado" una vez que ha ingerido una cierta cantidad de calorías.

Sin embargo, cuando se consume algo que sabe dulce, pero sin presencia de calorías, la vía del placer de su cerebro se activa por el sabor dulce, pero no hay nada que lo desactive, ya que las calorías nunca llegan.

Los endulzantes artificiales básicamente engañan a su cuerpo haciéndolo creer que va a recibir azúcar (calorías), pero cuando el azúcar nunca llega, su cuerpo si indicando que necesita más, lo que ocasiona antojos de carbohidratos.

Además de empeorar la sensibilidad a la insulina y promover el aumento de peso, el aspartame y otros endulzantes artificiales promueven otros problemas de salud asociados con el consumo excesivo de azúcar, incluyendo:

  • Enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares4, 5, 6
  • Enfermedad de Alzheimer. Mientras que la mala alimentación es un importante factor del Alzheimer en general (los principales culpables son el azúcar/fructosa y los granos, especialmente el gluten), el mecanismo de daño clave aquí parece ser una toxicidad por metanol—un problema muy ignorado relacionado con el aspartame en particular.
  • En una entrevista anterior, el experto en toxicología Dr. Woodrow Monte (autor del libro While Science Sleeps: A Sweetener Kills7), explica la relación entre el aspartame y la toxicidad por metanol y la formación de formaldehído tóxico.

La Investigación Refuta Abrumadoramente las Afirmaciones de “Dieta” de los Endulzantes Artificiales

Contrario a las afirmaciones de la industria, la investigación durante los últimos 30 años-- incluyendo varios de estudios de cohorte prospectivos han demostrado que los endulzantes artificiales estimulan el apetito, aumentan los antojos de carbohidratos y producen una variedad de disfunciones metabólicas que promueven el almacenamiento de grasa y aumento de peso-- a menudo sorprendiendo hasta a los mismos investigadores.

A continuación mostrare algunos de los estudios publicados a través de los años, que refutan claramente las afirmaciones de la industria de que las sodas de dietas ayudan a bajar de peso. La revisión del 2010 en Yale Journal of Biology and Medicine8 es particularmente notable.

Proporciona un resumen histórico de los endulzantes artificiales en general, junto con la evidencia epidemiológica y experimental que muestra que los endulzantes artificiales tienden a promover el aumento de peso. También ilustra que a medida que aumentó el uso de endulzantes artificiales, también aumentaron las tasas de obesidad.


Fuente: Yale Journal of Biology and Medicine June 8 2010: v83(2)

Preventive Medicine 19869 Este estudio examinó a casi 78,700 mujeres de 50-69 años de edad durante un año. El uso de endulzantes artificiales aumentó con el peso relativo, y los usuarios fueron significativamente más propensos a aumentar de peso, en comparación con aquellos que no utilizaron endulzantes artificiales-independientemente de su peso inicial.

Según los investigadores, los resultados "no son explicables por las diferencias en los patrones de consumo de alimentos. Los datos no apoyan la hipótesis de que el uso de endulzantes artificiales a largo plazo, ayude ya sea a bajar de peso o evite el aumento de peso."
Physiology and Behavior, 198810 En este estudio, se determinó que los endulzantes intensos (sin o bajos en calorías) pueden producir cambios significativos en el apetito. De los tres endulzantes probados, el aspartame produjo los efectos más pronunciados.
Physiology and Behavior, 199011 Aquí, encontraron que el aspartame tuvo un efecto dependiente del tiempo sobre el apetito "produciendo una disminución transitoria seguida por un aumento sostenido en las calificaciones de hambre."
Journal of the American Dietetic Association, 199112 Un estudio sobre los endulzantes artificiales realizado por los estudiantes universitarios, tampoco encontró evidencia de que el uso endulzantes artificiales estuviera relacionado con una disminución de su consumo total de azúcar.
International Journal of Food Sciences and Nutrition, 200313 Este estudio que estudio a 3,000 niños, encontró que la soda de dieta específicamente se relacionado con un mayor índice de masa corporal.
International Journal of Obesity and Metabolic Disorders, 200414 Este estudio de la Universidad de Purdue, encontró que las ratas alimentadas con líquidos endulzados artificialmente comieron más alimentos de alto contenido calórico que las ratas alimentadas con líquidos endulzados con alto contenido calórico. Los investigadores creen que la experiencia de beber líquidos endulzados artificialmente interrumpió la capacidad natural de los animales para compensar las calorías de la comida.
San Antonio Heart Study, 200515 Los datos recolectados de San Antonio Heart Study de 25 años de duración, también mostraron que las bebidas de dieta aumentaron la probabilidad de aumento de peso. Mucho más que la soda regular.16 En promedio, por cada bebida de dieta que los participantes bebieron por día, fueron 65 por ciento más propensos a tener sobrepeso durante los próximos siete u ocho años, y el 41 por ciento de ellos fueron más propensos a ser obesos.
Journal of the American College of Nutrition, 200517 En este estudio de dos años de duración que involucro a 166 niños de edad escolar, descubrió que el consumo elevado de soda de dieta se relacionó con un alto índice de masa corporal al final de las pruebas.
The Journal of Pediatrics, 200618 El Estudio de Crecimiento y Salud del Instituto del Corazón, Pulmones y la Sangre, incluyo a 2,371 niñas de edades de 9 a 19 por 10 años. El consumo de soda en general tanto de dieta como regular, se relacionó con mayor consumo de energía diaria.
Journal of Biology and Medicine, 201019 Este estudio profundiza en la neurobiología de los antojos de azúcar y resume la evidencia epidemiológica y experimental sobre el efecto de los endulzantes artificiales en el peso.

Según los autores: "los hallazgos sugieren que las calorías contenidas en los endulzantes naturales pueden desencadenar una respuesta para mantener el consumo general de energía constante... La evidencia creciente sugiere que los endulzantes artificiales no activan las vías de recompensa de alimentos de la misma manera que los endulzantes naturales, particularmente los endulzantes artificiales, porque son dulces, estimulan los antojos de azúcar y la dependencia del azúcar."
Yale Journal of Biology and Medicine, 201020 Esta revisión ofrece un resumen de la evidencia epidemiológica y experimental sobre los efectos de los endulzantes artificiales en el peso, y explica esos efectos a la luz de la neurobiología de la recompensa de comida. También muestra la correlación entre el aumento del uso de endulzantes artificiales en los alimentos y bebidas, y el correspondiente aumento en la obesidad.
Appetite, 201221 Aquí, los investigadores mostraron que la sacarina y el aspartame causan mayor aumento de peso que el azúcar, incluso cuando el consumo calórico total permanece similar.
Trends in Endocrinology & Metabolism, 201322 Este informe destaca el hecho de que las personas que beben soda de dieta sufren exactamente los mismos problemas de salud que los que optan por la soda regular, tales como aumento excesivo de peso, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular.23, 24 Los investigadores especulan que el consumo frecuente de endulzantes artificiales pueden inducir alteraciones metabólicas.
Nature, 201425 Este estudio fue capaz de demostrar claramente la causalidad, que revela que hay una relación causa-efecto directa entre el consumo de endulzantes artificiales y el desarrollo de los niveles elevados de azúcar en sangre.

Se encontró que las personas que consumen altas cantidades de endulzantes artificiales tenían niveles más altos de HbA1C--una medida a largo plazo del azúcar en la sangre en comparación con los no usuarios o usuarios ocasionales de endulzantes artificiales.

Siete voluntarios que no utilizaron endulzantes artificiales fueron reclutados, y se les pidió consumir el equivalente de 10 a 12 paquetes de una sola dosis de endulzantes artificiales todos los días durante una semana.

Según los investigadores, cuatro de las siete personas desarrollaron "perturbaciones significativas en sus niveles de glucosa en la sangre.” Algunos se convirtieron en pre-diabéticos en tan solo pocos días. La razón de este cambio dramático data a las alteraciones en la bacteria intestinal. Algunas bacterias fueron asesinadas, mientras que otras proliferaron.
PLOS One, 201426 Este estudio, que fue realizado en ratones con el uso de aspartame, también encontró un riesgo mayor de intolerancia a la glucosa. Los animales que consumen endulzantes artificiales terminaron con niveles elevados de propionato—los ácidos grasos de cadena corta (SCFAs) involucrados en la producción de azúcar. El consumo de endulzantes artificiales hizo que las bacterias intestinales produjeran propionato, que fue lo que genero los altos niveles de azúcar en la sangre.

La Reciente Investigación Revela un Nuevo Mecanismo de Daño

La investigación publicada en la revista Nature27 en septiembre de este año (ver lista anterior) revela otro mecanismo, hasta ahora desconocido, a través del cual los endulzantes artificiales lo hacen subir de peso y altera su función metabólica. Lo más importante, este estudio prueba la causalidad. En los últimos años, hemos aprendido que los microbios intestinales desempeñan un papel significativo en la salud humana. Por ejemplo, algunos microbios intestinales se han relacionado con la obesidad, y como resultado, los endulzantes artificiales interrumpe su microflora intestinal28, 29, 30, 31 -aumentando así su riesgo de obesidad y diabetes.

Específicamente, los investigadores encontraron que los endulzantes artificiales alteran las vías metabólicas asociadas a la enfermedad metabólica. Por ejemplo, se observó una disminución de la función en las vías asociadas con el transporte de azúcar en el cuerpo. También se encontró que los endulzantes artificiales inducen la disbiosis intestinal y la intolerancia de la glucosa en personas sanas. De los endulzantes artificiales que fueron evaluados, la sacarina (Sweet’N Low) tuvo el impacto más fuerte, seguido por la sucralosa y aspartame. La intolerancia a la glucosa es un conocido precursor de la diabetes tipo 2, pero también desempeña un papel en la obesidad, debido a que el exceso de azúcar en la sangre termina siendo almacenada en las células de grasa. Según los autores de este estudio ampliamente difundido:32

"Nosotros demostramos que el consumo de las formulaciones de endulzantes artificiales no calóricos comúnmente utilizados provoca el desarrollo de intolerancia a la glucosa a través de estimular alteraciones composicionales y funcionales en la microbiota intestinal... En conjunto, nuestros resultados vinculan al consumo de endulzantes artificiales no calóricos (NAS), a la disbiosis y alteraciones metabólicas; lo que sugiere una reevaluación del uso masivo NAS.”

Al mes siguiente, otro estudio obtuvo resultados muy similares. Éste estudio publicado en PLoS One, encontró que cuando las ratas fueron alimentadas con aspartame, cambiaron su microbiota intestinal, provocando que se produjera propionato - ácidos grasos de cadena corta (SCFAs) involucrados en la producción de azúcar—lo que causó elevaciones de azúcar en la sangre.

Recupere su Salud al Eliminar los Alimentos de “Dieta” Artificialmente Endulzados

Cuando suma las distintas vías de daños—desde confundir a su cuerpo con sabor dulce sin calorías, hasta empeorar sus bacterias intestinales--se hace fácil ver cómo los endulzantes artificiales probablemente desempeñan un papel en el empeoramiento de la epidemia de obesidad y diabetes desde su aparición en nuestro suministro alimentario. Le recomiendo encarecidamente evitar todos los endulzantes artificiales y leer las etiquetas de alimentos para asegurarse de que no los está consumiendo inadvertidamente. Son agregados a unas 6,000 bebidas, aperitivos y productos alimenticios diferentes, por lo que no se sabe en dónde podrían estar escondidos.

En cuanto a opciones seguras a los endulzantes, podría utilizar la stevia o Lo Han, ambos de los cuales son endulzantes naturales seguros. Sin embargo, tenga en cuenta que si tienen presión arterial alta, colesterol alto, diabetes o exceso de peso, entonces quiere decir que tiene problemas de sensibilidad a la insulina y probablemente se beneficiaría al evitar todos los endulzantes artificiales.

Por desgracia, al igual que el azúcar, los endulzantes artificiales también pueden crearle adicción. Si nota que tiene dificultades para dejar la soda de dieta u otros productos endulzados artificialmente, le sugiero intentar Turbo Tapping. Esta es una versión de la Técnica de Liberación Emocional (EFT) que fue diseñada específicamente en combatir los antojos de azúcar.

Si aún tiene antojos después de intentar EFT o Turbo Tapping, puede que tenga que hacer más cambios a su alimentación. Mi plan de nutrición puede ayudarle a hacer esto en una manera detallada. Por último, pero no menos importante, si usted experimenta efectos secundarios por aspartame o cualquier otro endulzante artificial, por favor repórtelo sin demora a la FDA (si usted vive en los Estados Unidos). Es fácil hacer un reporte - sólo tiene que ir a la página de Coordinador de Quejas del Consumidor de la FDA, busque el número telefónico de su estado, y haga una llamada para reportar su reacción.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Reuters June 13, 2014
  • 2 The Journal of Physiology September 23, 2013 [Epub ahead of print]
  • 3 Scientific American September 5, 2013
  • 4 Trends in Endocrinology & Metabolism 2013
  • 5 CNN.com July 10, 2013
  • 6 Drugs.com July 10, 2013
  • 7 Whilesciencesleeps.com
  • 8 Yale Journal of Biology and Medicine June 8 2010: v83(2)
  • 9 Prev Med. 1986 Mar;15(2):195-202
  • 10 Physiology & Behavior 1988; 43(5): 547-552
  • 11 Physiology & Behavior March 1990; 47(3):555-9
  • 12 J Am Diet Assoc. 1991 Jun;91(6):686-90
  • 13 Int J Food Sci Nutr. 2003 Jul; 54(4):297-307
  • 14 Int J Obes Relat Metab Disord. 2004 Jul;28(7):933-5
  • 15 San Antonio Heart Study June 14, 2005
  • 16 “New analysis suggests ‘diet soda paradox’ – less sugar, more weight”, June 14, 2005 • Volume: XXXVIII • Issue: 24
  • 17 J Am Coll Nutr. 2005 Apr; 24(2):93-8
  • 18 J Pediatr. 2006 Feb; 148(2):183-7
  • 19 Yale Journal of Biology and Medicine 2010 June; 83(2): 101–108
  • 20 See Yale Journal of Biology and Medicine June 8 2010: v83(2)
  • 21 Appetite January 1, 2012, Volume 60, Pages 203-207
  • 22 Trends in Endocrinology & Metabolism 2013
  • 23 CNN.com July 10, 2013
  • 24 Drugs.com July 10, 2013
  • 25 Nature September 17, 2014 [Epub ahead of print]
  • 26 PLOS One October 14, 2014 [Epub ahead of print]
  • 27 See Nature September 17, 2014
  • 28 EmpowHER
  • 29 Scientific American November 26, 2014
  • 30 PBS News Hour September 17, 2014
  • 31 The Verge September 17, 2014
  • 32 See Nature September 17, 2014