Ocultar
Cancer

Historia en Breve -

  • Casi el 30 por ciento de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad y esto tiene un impacto significativo en las tasas de cáncer
  • En los países desarrollados, el ocho por ciento de todos los casos de cáncer en mujeres y tres por ciento de los casos de cáncer en hombres están relacionados con la obesidad
  • En comparación con los hombres, las mujeres tienen el doble de probabilidad de desarrollar cáncer relacionado con la obesidad
 

La Obesidad Causa Medio Millón de Casos de Cáncer al Año a Nivel Mundial

Enero 7, 2015 | 32,642 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Casi el 30 por ciento de la población mundial tiene sobrepeso u obesidad y esto tiene un impacto significativo en las tasas de cáncer, dicen los expertos. De acuerdo con un reporte realizado recientemente,1, 2 la obesidad es la causa de un estimado de 500,000 casos de cáncer a nivel mundial cada año.

Casi dos tercios de los casos de cáncer relacionados con la obesidad- que incluyen cáncer de colon, recto, ovario y útero- ocurren en Norteamérica y Europa.3

Las mujeres están en mayor riesgo. En comparación con los hombres, las mujeres tienen el doble de probabilidad de desarrollar cáncer relacionado con la obesidad,4 las formas más comunes son cáncer de mama, endometrial y de colon.

Es preocupante que, si esta tendencia continúa, se estima5 que para el 2030 casi la mitad de la población adulta en todo el mundo tendrá sobrepeso u obesidad, lo que automáticamente también aumentará la incidencia de cáncer.

Datos Más Recientes Sobre el Cáncer Relacionado con la Obesidad, a Nivel Mundial

En total, en el 2012 la obesidad se relacionó con un 5.4 por ciento de todos los nuevos casos de cáncer en mujeres (a nivel mundial) y 1.9 por ciento de casos de cáncer en hombres ese mismo año. Cuando observamos las naciones desarrolladas y a las naciones en desarrollo, la diferencia es baste evidente.

La gran mayoría de los alimentos consumidos en los países desarrollados están procesados, mientras que la mayoría de los países en desarrollo siguen consumiendo un tipo de alimentación más tradicional, estos resultados combinados con otros estudios sobre el cáncer, sugieren fuertemente que la alimentación desempeña un papel sumamente importante.

Las siguientes cifras parecen reflejar que la obesidad causada principalmente por los alimentos no procesados parece ser mucho más benignos que la obesidad causada por los alimentos procesados:

  • El ocho por ciento de todos los casos de cáncer en mujeres en naciones desarrolladas está relacionado con la obesidad, en comparación con el 1.5 por ciento en las naciones en desarrollo
  • El tres por ciento de todos los casos de cáncer en hombres en naciones desarrolladas está relacionado con la obesidad, en comparación con apenas un 0.3 por ciento en las naciones en desarrollo

De acuerdo con la autora principal, la Dra. Melina Arnold, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer:

“Nuestros resultados se suman al esfuerzo global por hacerle frente al aumento en la tendencia de la obesidad. La prevalencia global de obesidad en adultos se ha duplicado desde 1980.

Si esta tendencia continúa, ciertamente también aumentará la carga de cáncer a futuro, particularmente en Sudamérica y el Norte de África, en donde se ha visto el mayor aumento en la tasa de obesidad en los últimos 30 años.”

El costo global de la obesidad actualmente es de $2 trillones anualmente, que es casi el mismo costo global del tabaquismo ($2.1 trillones) y la violencia armada (incluyendo la guerra y el terrorismo, que también tienen un costo global de $2.1 trillones).

Los costos derivados de la obesidad son variados. Este problema de salud está relacionado con días de incapacidad en el trabajo y una menor productividad, así como con mayores costos de cuidado de salud debido a que hay muchísimas enfermedades relacionadas con la obesidad.

Otras Ramificaciones de Salud Potencialmente Letales de la Obesidad

El cáncer ciertamente no es la única enfermedad relacionada con el exceso de peso corporal. Al contrario, algunas enfermedades atribuidas a la obesidad6 también incluyen más no se limitan a las siguientes. A nivel mundial, la obesidad también es responsable de casi el cinco por ciento de todas las muertes cada año.7

Diabetes tipo 2 Cáncer (especialmente de mama, endometrial, colon, vesícula biliar, próstata  riñón8) Enfermedades cardíacas y alargamiento del corazón
Trastornos de sueño (incluyendo apnea del sueño) Embolismo pulmonar Hipertensión
Síndrome ovárico poliquístico Enfermedad del reflujo gastroesofágico Enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHNA)
Hernia Disfunción eréctil Demencia
Incontinencia urinaria Insuficiencia renal crónica Edema linfático
Celulitis Derrame cerebral Problemas lípidos
Síndrome de Pickwick Depresión Osteoartritis
Gota Enfermedad de la vesícula biliar Asma

Sin embargo, debe tomar en cuenta, que aunque la obesidad está relacionada con las enfermedades mencionadas en la tabla de arriba, no es la única causa. La obesidad es un marcador. La causa principal, que relaciona la obesidad con todos estos problemas de salud, es la disfunción metabólica.

El principal impulsor de la disfunción metabólica es la resistencia a la insulina, que es causada principalmente por el consumo excesivo de azúcar/y  fructosa procesada. Lo que esto significa es que incluso cuando usted no tiene signos clínicos de disfunción metabólica, el simple hecho de tener exceso de peso es un signo de que su salud no está bien.

Esto es particularmente importante de considerar cuando se trata de niños. La obesidad infantil también está en aumento, lo que implica que las tasas de cáncer podrían ser aún mayores- especialmente en mujeres, cuyo cáncer muchas veces es causado por el exceso de estrógeno producido por las células de grasa.

En los Estados Unidos, las tasas de obesidad infantil se han triplicado desde 1980. Actualmente, uno de cada cinco niños tiene sobrepeso a la edad de seis años, el 17 por ciento de los niños y adolescentes tiene obesidad.9 Investigaciones10 recientes advierten que los niños obesos tiene un mayor riesgo de numerosos problemas de salud que anteriormente sólo eran relacionados con las personas mayores, incluyendo:

  • Enfermedad hepática
  • Presión arterial alta
  • Enfermedades cardíacas

¿Qué Es lo Que Realmente Está Causando la Epidemia de Obesidad?

Como ya lo había hablado en mi artículo titulado, “5 Increíbles Factores Que lo Hacen Subir de Peso”, la obesidad no es simplemente el resultado de consumir muchas calorías y no hacer el ejercicio suficiente. Aunque esto es parte de la ecuación, los factores ambientales y el estilo de vida parecen desempeñar un papel aún más importante en esta tendencia. Parte del problema es que muchas personas no se dan cuenta de que se están viendo afectadas por estos factores y por lo tanto no hacen nada al respecto. Estos factores incluyen:

  • Uso excesivo de antibióticos en la producción de alimentos y medicamentos
  • Medicamentos para promover el crecimiento utilizados en el alimento para animales
  • Disruptores endocrinos, incluyendo pesticidas
  • Endulzantes artificiales
  • Publicidad sigilosa y agresiva de comida chatarra

Los alimentos procesados son el principal culpable, ya que están llenos de ingredientes que contribuyen tanto individualmente como en combinación con la disfunción metabólica y la dificultad para controlar el peso. Esto incluye:

  • Ingredientes transgénicos (GM), principalmente el maíz, soya y remolacha de azúcar. Las papas transgénicas recientemente recibieron luz verde,11 por lo que se convertirán en otro ingrediente transgénico con el que deberemos tener cuidado en el futuro. El maíz Bt está registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) por producir su propio pesticida de forma interna. Esto claramente no es bueno para su salud. Otras variedades transgénicas están diseñadas para soportar dosis letales de pesticidas, lo que las hace particularmente propensas a tener una gran cantidad de contaminación por pesticidas.
  • Jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF). Además de ser una de las principales fuentes de organismos transgénicos, también es una de las fuentes principales de calorías en la alimentación en Estados Unidos. El JMAF es aún peor que el azúcar regular desde un punto de vista metabólico y es una de las causas principales de la disfunción metabólica.
  • Aceites vegetales hidrogenados (grasas trans) conocidas por causar enfermedades cardíacas y cardiovasculares, están hechos de soya transgénica que es resistente a los pesticidas. Además de los peligros relacionados con su modificación genética y estar altamente contaminada con pesticidas, la soya sin fermentar también está relacionada con un sinnúmero de problemas de salud, incluyendo el cáncer de mama. Cuando se utilizan a altas temperaturas, los aceites vegetales también degradan productos de oxidación tóxicos conocidos como aldehídos cíclicos, que parece ser aún más dañinos que las grasas trans.
  • Remolacha de azúcar, también es transgénica, lo que indica que incluso los alimentos endulzados con “azúcar regular” entran en la categoría de tóxicos, cortesía de la elevada contaminación por pesticidas.

El jarabe de maíz, las grasas trans y el azúcar- la mayoría de los cuales son transgénicos y están altamente contaminados con pesticidas tóxicos- son factores alimentarios que causan la epidemia de una mala salud, empezando con el aumento de peso. Así que si usted quiere controlar su peso y reducir sus probabilidades de cáncer, realmente debe poner mucha atención a lo que come todos los días.

Recomendaciones para Prevenir Tanto la Obesidad como el Cáncer

Afortunadamente, hay muchas cosas que puede hacer para reducir su riesgo de cáncer. Sin embargo, la prevención es la clave y mantener un peso saludable es parte de un estilo de vida preventivo. Creo que usted puede eliminar su riesgo de cáncer y enfermedades crónicas, así como mejorar radicalmente sus probabilidades de recuperarse de cáncer si es que la padece actualmente, siguiendo estas recomendaciones, que lo ayudarán a normalizar su peso y sensibilidad a la insulina/leptina.

  • Compre alimentos enteros y orgánicos y cocine desde cero. Primero que nada, esto automáticamente reducirá su consumo de azúcar, que es la causa principal de la resistencia a la insulina y el aumento de peso. También la evidencia es bastante clara y dice que si quiere evitar el cáncer o actualmente padece de cáncer y resistencia a la insulina DEBE evitar todas las formas de azúcar, especialmente la fructosa, que alimenta las células de cáncer y promueve su crecimiento. Asegúrese de que su consumo total de fructosa sea menor a 25 gramos al día o 15 gramos si usted tiene problemas de resistencia a la insulina o síntomas de resistencia a la insulina (diabetes, presión arterial alta, obesidad o enfermedades cardíacas).
  • Si compra vegetales orgánicos, también reducirá la exposición a pesticidas e ingredientes transgénicos y al eliminar el consumo de alimentos procesados, automáticamente evita endulzantes artificiales y grasas procesadas dañinas. Hablando de grasas, la mayoría de las personas necesitan que del 50-85 por ciento de su alimentación esté compuesta por grasas saludables con el fin de lograr una salud óptima.

    Fuentes de grasas saludables que puede añadir a su alimentación incluyen los aguacates, mantequilla hecha con leche proveniente de vacas alimentadas con pastura, lácteos orgánicos y crudos, coco y aceite de coco, aceites de nuez sin calentar, frutos secos y semillas crudas, yemas de huevo pasteurizadas y carne orgánica. Para consejos alimentarios más detallados por favor échele un vistazo a mi Plan Nutricional Optimizado.

  • Opte por carne orgánica proveniente de animales alimentados con pastura para evitar los ingredientes transgénicos, pesticidas, hormonas, antibióticos y otros medicamentos para promover el crecimiento. También debería considerar reducir el consumo de proteína a un gramo por kilogramo de peso corporal, ya que el exceso de proteína (especialmente la proveniente de carne tratada con hormonas y antibióticos) podría promover el crecimiento  tumoral.
  • Opte por empaques y contenedores de vidrio para evitar las sustancias químicas disruptores endocrinos.
  • Reconsidere la manera en que prepara y cocina sus alimentos: Le recomiendo comer al menos un tercio de sus alimentos en su estado crudo. Evite freír o carbonizar, mejor hierva, escalfe o cocine al vapor sus alimentos. Considere utilizar ingredientes enteros que combaten el cáncer, así como hierbas, suplementos y especias en su alimentación, tales como el brócoli, la curcumina y el resveratrol.
  • Practique el ayuno intermitente, es una excelente estrategia si usted padece de resistencia a la insulina/leptina, tiene diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardíacas o problemas de peso. El ayuno intermitente mejora su peso y a medida que se restablezca su capacidad para quemar grasa como combustible puede comenzar a comer más alimentos y de forma más frecuente.
  • Normalice su proporción entre las grasas omega-3 y omega-6 consumiendo aceite de kril de alta calidad y reduciendo el consumo de aceites vegetales como el maíz, soya y canola.
  • Optimice su flora intestinal para reducir la inflamación y fortalecer su respuesta inmunológica. Las investigaciones han encontrado un mecanismo dependiente de microbios por medio del cual algunos tipos de cáncer crean una respuesta inflamatoria que alimenta su desarrollo y crecimiento. Ellos sugieren que inhibir las citoquinas inflamatorias podría ralentizar la progresión de cáncer y mejorar la respuesta a la quimioterapia. Añadir alimentos fermentados naturalmente a su alimentación es una forma fácil de prevenir el cáncer o acelerar su recuperación. Siempre puede utilizar suplementos de probióticos de alta calidad, pero los alimentos fermentados son su mejor opción.
  • Haga ejercicio: El ejercicio reduce sus niveles de insulina, por lo tanto promueve la pérdida de peso y opaca el crecimiento y propagación de células de cáncer. En un estudio de tres meses de duración, se encontró que el ejercicio altera las células inmunológicas en una forma que combate las enfermedades en los sobrevivientes de cáncer que acababan de completar la quimioterapia.
  • Los investigadores y organizaciones del cáncer recomiendan hacer del ejercicio regular una prioridad con el fin de reducir su riesgo de cáncer y ayudar a mejorar los resultados del cáncer. Las investigaciones también han encontrado evidencia  que sugiere que el ejercicio puede ayudar a activar la apoptosis (muerte celular programada) en las células de cáncer. Lo ideal es que su programa de ejercicios incluya, ejercicios de equilibrio, fuerza, flexibilidad y entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT). Para darse una idea de cómo comenzar échele un vistazo a mi Programa Peak Fitness.

  • Optimice su vitamina D: Existe evidencia científica de que se puede reducir el riesgo de cáncer por más de la mitad por medio de la optimización de sus niveles de vitamina D a través de la exposición apropiada al sol. Su nivel sérico debería mantenerse a 50-70 ng/ml, pero si usted está siendo tratado para el cáncer, entonces lo recomendable es que sea de 80-90 ng/ml para los mayores beneficios.
  • Si usted está tomando vitamina D oral y tiene cáncer, lo mejor sería monitorear sus niveles de vitamina D en la sangre de forma regular, así como suplementarse con vitamina K2 y magnesio, ya que estos nutrientes trabajan en conjunto. Para aprender más sobre este tema por favor échele un vistazo a mi artículo titulado: “Todo Lo que Necesita Saber Sobre la Vitamina K2, la Vitamina D y el Calcio.”

  • Duerma bien: Asegúrese de tener un sueño reparador todas las noches. La mayoría de nosotros necesitamos 8 horas de sueño para que sea reparador y para lograrlo necesitamos dormir temprano. La falta de sueño puede interferir con su producción de melatonina, que está relacionada con un aumento en el riesgo de resistencia a la insulina y aumento de peso, ambos aumentan su riesgo de cáncer. La melatonina por sí sola es un poderoso antioxidante con conocidas propiedades anticancerígenas, razón por la que dormir bien es tan importante en la prevención del cáncer.
  • Evite las  toxinas. Reducir su exposición a las toxinas ambientales como los pesticidas, herbicidas, productos químicos de limpieza, aromatizantes sintéticos y cosméticos tóxicos.
  • Evite la exposición a la radiación: Limite su exposición y protéjase de la radiación producida por los teléfonos celulares, torres, estaciones  base y estaciones Wi-Fi, también minimice su exposición a aparatos médicos que emitan radiación incluyendo rayos-X dentales, TC y mamografías.
  • Controle su estrés: El estrés por cualquier causa es uno de los principales contribuidores de las enfermedades. Incluso los CDC afirma que el 85 por ciento de las enfermedades son causadas por factores emocionales. Es probable que el estrés y los problemas emocionales sin resolver sean más importantes que los problemas físicos, así que asegúrese de tratarlos. Mi herramienta favorita para resolver los problemas emocionales es la Técnica de Liberación Emocional (EFT).

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.