No Se Pique la Nariz: Olvídelo, los Mocos Podrían Ser Buenos para Usted

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Marzo 22, 2015 | 16,139 vistas

Historia en Breve

  • Comerse los mocos podría ayudar a introducir patógenos de su entorno a su sistema inmunológico, ayudándolo a aprender y a construir defensas, esto de acuerdo con una nueva teoría que respalda la hipótesis de la higiene
  • La hipótesis de la higiene postula que estar expuesto a virus y otros factores ambientales como la suciedad, gérmenes y parásitos lo ayuda a construir su inmunidad de forma natural
  • El asma, alergias, eczema, enfermedades cardíacas e incluso la depresión han sido relacionadas con la hipótesis de la higiene
  • Si la hipótesis de la higiene es verdadera y hay cada vez más investigaciones que la respalda, entonces tratar de mantener su entorno excesivamente estéril podría ser contraproducente y aumentar su riesgo de enfermedades agudas y crónicas

Por el Dr. Mercola

Si descubre a su hijo picándose la nariz, probablemente le dirá que no haga eso. Pero, ¿ese “mal” hábito de la infancia de picarse la nariz y comerse los mocos, en realidad podría ser bueno para usted?

Un bioquímico de la Universidad de Saskatchewan ha teorizado que la mucosa nasal o como se les conoce comúnmente, los mocos, tienen un sabor azucarado que puede hacer que quiera comerlo.

Hacerlo, según él, podría ayudarlo a introducir patógenos de su entorno en su sistema inmunológico, dando lugar a la construcción de defensas naturales.

Otros expertos creen que esta teoría, que no ha sido probada, no tiene sentido porque usted se traga secreciones nasales durante todo el día, también mientras duerme, incluso cuando no se come los mocos.

Sin embargo, existe una tendencia en nuestra cultura moderna a ser obsesivos con la limpieza, especialmente en niños y podría ser que regañar a los niños por este “sucio” hábito en realidad podría ser contraproducente.

No Todos los Gérmenes Son Malos

Un niño criado en un entorno libre de suciedad y gérmenes y a quien le dan antibióticos para matar todas las bacterias de su intestino, no es capaz de construir una resistencia natura contra las enfermedades y en el futuro se vuelve vulnerable a estas enfermedades.

Esta teoría, conocida como la hipótesis de la higiene, probablemente es una de las razones por la que las tasas de alergias y enfermedades inmunes se han duplicado, triplicado e incluso cuadruplicado en las últimas décadas. ¿Por qué su sistema inmunológico necesita “suciedad” y gérmenes para mantenerse sano?

Su sistema inmunológico está compuesto por dos grandes grupos que trabajan juntos para protegerlo. Una parte de su sistema inmunológico despliega glóbulos blancos especializados llamados linfocitos Th1, que dirigen un asalto a las células infectadas por todo el cuerpo.

La otra parte importante de su sistema inmunológico ataca a los intrusos incluso desde antes. Produce anticuerpo que tratan de bloquear a los microbios peligrosos para que no invadan las células de su cuerpo en primer lugar. Esta última estrategia utiliza diferentes variedades de glóbulos blancos, llamados linfocitos Th2. El sistema Th2 también tiene respuestas alérgicas para organismos invasores.

La Suciedad Podría Ayudar a que Su Sistema Inmunológico Crezca Más Fuerte

Al nacer, el sistema inmunológico del bebé parece basarse principalmente en el sistema Th2, mientras espera a que el sistema Th1 se fortalezca. Pero la hipótesis de la higiene sugiere que el sistema Th1 puede crecer más fuerte únicamente si se “ejercita,” ya se combatiendo infecciones o a través de encuentros con microbios inofensivos.

Sin este tipo de estimulación, el sistema Th2 prospera y el sistema inmunológico tiende a reaccionar con respuestas alérgicas más fácilmente.

En otras palabras, la hipótesis de la higiene postula que los niños y adultos que no están expuestos a virus y otros factores ambientales como la suciedad, gérmenes y parásitos no son capaces de construir resistencia natural, lo que los hace más vulnerables a enfermedades.

Las Alergias, Enfermedades Cardíacas e Incluso la Depresión Están Relacionadas con Ser “Demasiado Limpio”

Si usted está sano, la exposición a bacterias y virus podría servir como una “vacuna natural” que fortalece su sistema inmunológico y brinda inmunidad a largo plazo en contra de enfermedades. Si usted no obtiene esta exposición saludable a gérmenes ambientales, entonces podría terminar haciendo que se enferme. Los problemas de salud que ya han sido relacionados con la hipótesis de la higiene incluyen:

  • Alergias1
  • Asma
  • Eczema
  • Enfermedades autoinmunes
  • Enfermedades cardíacas, con un estudio que encontró que la exposición temprana a las infecciones virales podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas a futuro en más del 90 por ciento2

Incluso la depresión ha sido relacionada con la exposición temprana a patógenos, por medio de una conexión inflamatoria.3 El neurocientífico Charles Raison, MD, autor principal del estudio, dijo:4

“Desde la antigüedad los microorganismos benignos, que algunas veces son referidos como “viejos amigos,” le han enseñado a su sistema inmunológico a tolerar otros microorganismos inofensivos y en el proceso, reduce las respuestas inflamatorias que han sido relacionadas con el desarrollo de la mayoría de las enfermedades modernas, desde el cáncer hasta la depresión.”

Su Sistema Inmunológico Determina Si Se Enferma o No

Si está buscando más evidencia del hecho de que comerse los mocos no es tan malo después de todo, considere que es el estado del sistema inmunológico el que determina si usted se enferma o no al momento de exponerse a un germen. En un estudio, cuando 17 personas fueron infectadas con el virus de la gripe, tan sólo la mitad se enfermó.5

Los investigadores encontraron que los cambios en la sangre tuvieron lugar 36 horas antes de que aparecieran los síntomas de la gripe y todos tuvieron una respuesta inmune, independientemente de si se sintieron enfermos o no. Pero las respuestas inmunes fueron bastante diferentes…

En los participantes sintomáticos, las respuestas inmunes incluyeron respuestas antivirales y antinflamatorias que podrían estar relacionadas con el estrés oxidativo inducido por el virus. Pero en los participantes asintomáticos, estas respuestas estuvieron estrictamente reguladas. El grupo asintomático también tuvo una expresión de genes elevada que funciona en las respuestas antioxidantes y las respuestas mediadas por las células. Los investigadores señalaron:

La exposición al virus de la influenza es necesaria, pero no suficiente, para que los huéspedes humanos sanos desarrollen una enfermedad sintomática. La respuesta del huésped [énfasis añadido] es un determinante importante de la progresión de la enfermedad.”

¿La conclusión? Si la exposición a las bacterias en sus mocos puede ayudarlo a fortalecer su sistema inmunológico, entonces podría tener lógica comérselos (o al menos, no regañar a su pequeño o pequeña si lo descubre picándose la nariz). Por supuesto que también puede exponerse a los gérmenes de forma saludable de otras formas…

Cómo Evitar Ser Demasiado Limpio

Si la hipótesis de la higiene es verdadera y hay cada vez más evidencia de que lo es, tratar de mantener su entorno excesivamente estéril podría ser contraproducente y aumentar su riesgo de enfermedades agudas y crónicas. Puede evitar ser “demasiado limpio” y  a su vez ayudar a reforzar la respuesta inmunológica natural del cuerpo, a través de:

  • Dejando que su hijo se ensucie. Permítale a sus hijos jugar afuera y que se ensucien (y si sus hijos se comen los mocos, no es el fin del mundo).
  • No utilizando jabones antibacterianos y otros productos antibacterianos para el hogar, que arrasarán con los microorganismos a los que su cuerpo necesita estar expuesto para desarrollar y mantener una buena función inmunológica. Jabón regular y agua son todo lo que necesita para lavarse las manos. Las sustancias químicas antibacterianas (como el triclosán) son bastante tóxicas e incluso se ha encontrado que promueven el crecimiento de bacterias resistentes.
  • Evitando antibióticos innecesarios. Recuerde que las infecciones virales son impermeables a los antibióticos, ya que los antibióticos trabajan únicamente con infecciones bacterianas.
  • Consumiendo carne orgánica o  producida localmente que no contenga antibióticos.
  • Educándose a uno mismo para reconocer la diferencia entre la inmunidad artificial y natural y de esa forma tomar decisiones informadas sobre el uso de las vacunas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Scandinavian Journal of Immunology June 19, 2006
  • 2 Study reported at the IV World Congress of Pediatric Cardiology and Cardiac Surgery 2005
  • 3 Archives of General Psychiatry December 2010; 67(12):1211-24
  • 4 EurekAlert December 7, 2010
  • 5 PLoS Genet 7(8): e1002234.