Un Cirujano de Columna Vertebral Señala el Camino para Superar el Dolor Crónico

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Noviembre 22, 2015 | 78,173 vistas

Historia en Breve

  • El trastorno neurofisiológico (NPD, por sus siglas en inglés) es un brote de estrés y ansiedad crónico, que causa que el sistema nervioso se inunde con adrenalina y cortisol. Muchos dolores crónicos se originan en el NPD
  • La escritura expresiva, en la que se escriben los pensamientos negativos, rompe las vías psicológicas de la ansiedad y la frustración, lo que le permite reprogramar su cerebro y liberar el dolor físico
  • La ansiedad y el dolor físico se procesan en la misma parte del cerebro; esencialmente, son lo mismo. El dolor agudo activa el centro del dolor del cerebro, mientras que el dolor crónico activa únicamente el centro emocional

Por el Dr. Mercola

Hasta ocho de cada 10 personas en Estados Unidos padecen dolor de espalda y muchas de ellas recurren a la cirugía como solución. Desafortunadamente, a menudo esto no resuelve el problema y en algunos casos simplemente empeora la situación.

El Dr. David Hanscom, cirujano ortopédico con consultorio en Seattle, es diferente, pues le dice a la mayoría de sus pacientes que no necesitan cirugía. Escribió un libro en el que habla a detalle de su novedosa estrategia para tratar el dolor crónico, llamado Back in Control: A spine surgeon´s roadmap out of chronic pain (Espalda Bajo Control: el Camino de un Cirujano de Columna para Superar el Dolor Crónico).

Las Fusiones Espinales Raramente Curan el Dolor Crónico de Espalda

Las fusiones espinales son un negocio lucrativo y una gran fuente de ganancias para el hospital y el cirujano que las realiza. Desafortunadamente, raramente funcionan para los pacientes. Las fusiones espinales surgieron de la suposición de que el deterioro del disco era la fuente del dolor de espalda.

Por lo tanto, se creyó que al fusionar al disco con el hueso, lo que elimina el movimiento, se eliminaría el dolor. Sin embargo, desde entonces ha probado ser falso.

"El deterioro del disco nunca ha sido la causa del dolor de espalda. Está bien documentado", dice el Dr. Hanscom.

"El índice de éxito en la fusión espinal para el dolor de espalda es de cerca del 24 por ciento, pero lo seguimos haciendo. Entonces, en 1994, cuando salió este artículo de Washington, que mostraba que el índice de reincorporación al trabajo después un año de una fusión espinal para el dolor de espalda era del 15 por ciento, dejé de hacerlas.

Cada artículo desde entonces ha mostrado básicamente los mismos resultados deplorables; quizá el índice de éxito de la fusión espinal para el dolor de espalda sea de entre 20 y 25 por ciento…

Y las desventajas de una cirugía de espina fallida son terribles. Es realmente horrible. Estas personas son condenadas a vivir su vida entera, 30 a 40 años más, con dolor crónico".

A pesar de tales descubrimientos, las fusiones espinales siguen siendo populares. Cada año, se realizan aproximadamente 600,000 fusiones espinales en Estados Unidos y un gran porcentaje de ellas son para aliviar el dolor de espalda no específico, con un costo de más de $600 mil millones.

Trastorno Neurofisiológico (NDP)

Para 1988, el Dr. Hanscom padecía agotamiento, el cual involucraba 16 síntomas de NPD. No conocía la naturaleza del problema y seguiría en este estado durante otros 15 años.

El dolor crónico era uno de sus síntomas. En 2003, resolvió inadvertidamente su dolor crónico y le tomó algunos años más entender que padecía de trastorno neurofisiológico (NPD) en su estado más avanzado. En 2006, comenzó a compartir su experiencia con sus pacientes.

El NPD se origina en el estrés y la ansiedad crónicos. El cuerpo se llena de adrenalina y cada sistema de órganos comienza a responder y a agitarse. De acuerdo con el Dr. Hanscom, hay más de 30 síntomas generados por un sistema nervioso lleno de adrenalina.

"Algunos de mis 16 síntomas eran migrañas, zumbido en los oídos, ardor en los pies, comezón en el cuero cabelludo, sarpullidos migratorios y trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Era brutal. De lo que no me daba cuenta... es que la ansiedad es una de las manifestaciones clásicas del trastorno neurofisiológico. Desarrollé ansiedad extrema. No me convertí cirujano de columna teniendo ansiedad; me convertí en cirujano de columna al reprimir la ansiedad.

Como sabrá, cuando intentamos no pensar en algo, pensamos más en ello, ¿cierto? Curiosamente, el índice de agotamiento en la medicina es de entre el 50 y el 55 por ciento y tiene mucho que ver con reprimir la ansiedad.

Cuando doy pláticas acerca del agotamiento y digo 'ansiedad' el lugar entero entra en silencio. Si no lo hubiera vivido yo mismo, no sería capaz de hablar realmente sobre ello…

También encontramos que la ansiedad o el dolor mental y el dolor físico se procesan en la misma parte del cerebro. Esencialmente, son lo mismo…".

Durante la década y media siguiente, el Dr. Hanscom se esforzó por recuperarse y a través de una combinación de pura suerte y prueba y error, eventualmente desarrolló un sistema para aliviar el dolor crónico, no sólo al tratar el componente físico, sino también el emocional/mental de ira y ansiedad.

Mientras que no hay nada particularmente nuevo en su proceso, involucra llevar a cabo una secuencia de estrategias que le permitirán tranquilizarse y eliminar la adrenalina de su sistema nervioso. Cientos de pacientes han probado este sistema y llevan una vida sin dolor.

Este sistema involucra:

El Valor Terapéutico de la Escritura Expresiva

Una de las estrategias que tuvieron un impacto profundo en la recuperación del Dr. Hanscom fue la escritura expresiva – escribir sus emociones y pensamientos negativos. Curiosamente, hay más de 200 artículos de investigación que han sido publicados desde 1982, en los que se documenta la efectividad de la escritura expresiva.

"La investigación comenzó con escritura expresiva acerca de traumas anteriores y se han estudiado muchos formatos diferentes. El método más directo es la "escritura negativa".

Es cuando simplemente escribe sus pensamientos actuales negativos – mientras más oscuros, mejor – y los destruye instantáneamente. No escribe pensamientos positivos; escribe sus pensamientos negativos.

No los destruye para deshacerse de los pensamientos. Están grabados para siempre en su cerebro. Pero se permite a usted mismo escribirlos con completa libertad, así que el ejercicio lo separa de sus pensamientos. De nuevo, cuando intenta no pensar en algo, lo pensará aún más. A nadie le gustan los pensamientos desagradables, así que los apartamos. El Dr. Daniel Wegner de Harvard señaló que al escribir simplemente los pensamientos que intenta reprimir, rompe el ciclo", explica.

Los ejercicios de escritura expresiva son un componente fundamental del programa del Dr. Hanscom. Al romper las vías psicológicas de ansiedad y frustración, puede reprogramar su cerebro.

El dolor de espalda es el tipo clásico de dolor crónico que responde bien a la escritura expresiva. El año pasado se publicó un estudio interesante que muestra el aspecto emocional del dolor de espalda.

Con una resonancia magnética, mostraron que mientras que las personas que sienten dolor de espalda agudo tienen activado el centro del dolor, como se esperaría, las personas que han tenido dolor crónico durante más de 10 años experimentan dolor únicamente en el centro emocional de su cerebro. El centro del dolor estaba completamente inactivo.

Se escaneó a los pacientes en el grupo con dolor agudo cada tres meses y encontraron que si el dolor persistía después de 12 meses, migraba del centro de dolor al centro emocional. Así que, el dolor crónico se experimenta en una parte completamente diferente del cerebro, en comparación con el dolor agudo.

Una Historia de Éxito Extremo

El Dr. Hanscom relata un ejemplo un tanto extremo acerca de lo efectiva que puede ser esta técnica. Un caballero se rompió la espalda en un accidente al montar a caballo. Posteriormente necesitó cirugía en la mayor parte de sus vértebras torácicas, lo cual ocasionó dolor crónico grave.

Para cuando fue a ver al Dr. Hanscom, había sentido dolor durante ocho años. Dos cirujanos le dijeron que necesitaba una fusión desde el cuello hasta la pelvis, para aliviar el dolor. Fue con el Dr. Hanscom para tener una tercera opinión.

"Tenía deterioro del disco, pero su columna estaba derecha. No había indicios de que necesitara una cirugía mayor de fusión de la espina. Le dije, 'Mire, no creo que necesite una cirugía en lo absoluto. Simplemente, no hay nada que operar. Por cierto, aquí está su ejercicio de escritura. Échele un vistazo al libro, vea qué le parece y llámeme en un par de semanas'. Él tiene un doctorado en ciencia y pensó que yo estaba completamente loco. "

La novia del paciente lo convenció de probar los ejercicios de escritura a pesar de su escepticismo y para el tercer ejercicio de escritura – aproximadamente tres días después – el 80 por ciento de su dolor había desaparecido. Después de participar en uno de los talleres del Dr. Hanscom en el Instituto Omega, su dolor desapareció por completo y ha vivido sin él durante un año.

"Ahora, está haciendo cosas normales. Después de ocho años de dolor crónico, incluso ha vuelto a cabalgar en las colinas a galope tendido. Si se hubiera sometido a esas operaciones, su espina estaría recta como un palo, la probabilidad de liberarse del dolor sería casi cero y habría sido un desastre".

Tres Componentes para Tratar el Dolor de Espalda Crónico

De acuerdo con el Dr. Hanscom, el deterioro del disco nunca es una razón para la cirugía. En su opinión, la cirugía no es la solución correcta para el dolor de espalda o de cuello. Sin embargo, el dolor de ciática y de pierna podría aliviarse con cirugía. Cuando se trata de aliviar el dolor de espalda, él cree que hay tres componentes para sentirse mejor:

  1. Aprender acerca del mecanismo del dolor crónico y entender que es un trastorno neurológico.
  2. Tratar simultáneamente todas las variables. Estas son el sueño, estrés, medicamentos, nutrición, actitud mental en la vida y acondicionamiento físico. "Nunca hay una sola respuesta para el dolor crónico. Las personas dicen, 'Fui al quiropráctico y no funcionó'. Bueno, eso podría ayudar en un 10 por ciento, pero si no duerme, no va a funcionar. Tiene que combinar modalidades para sentirse mejor", dice. "El sueño es el número uno. El proyecto entero será completamente inútil a menos de que duerma".
  3. Tomar el control de su propio cuidado. Por ejemplo, para algunas personas será útil la quiropráctica o la acupuntura, mientras que podría no funcionar para otras. Debe determinar activamente lo que es mejor para usted y seguir los tratamientos que funcionen en su caso.

Al ver a un nuevo paciente, el Dr. Hanscom trabaja con medicamentos simples, durante uno o dos meses, para tratar los problemas de sueño y dolor. Luego le pedirá inmediatamente que comience con los ejercicios de escritura expresiva, los cuales le enseñarán a estar consciente y a desapegarse, lo que reprogramará su cerebro. También se utiliza la meditación activa.

"Simplemente le doy percepción sensorial a su cerebro, quizá 20 o 30 minutos al día. Si se siente ansioso o frustrado, simplemente escuche su percepción sensorial. En vez de combatir las vías de ansiedad o frustración, pone atención en otro lugar.

La segunda fase del tratamiento es acerca de aprender más sobre el dolor crónico y tratar la parte física de su dolor. También enfatiza la necesidad de trabajar con el perdón. Ya que muchas vías del dolor y de la ira están unidas, cada vez que las vías de su ira se encienden, las vías del dolor también se encenderán, y viceversa.

El Dr. Hanscom recomienda el libro, Forgive for Good (Perdone para siempre), del Dr. Fred Luskin, quien realizó cuatro grandes proyectos de investigación acerca del perdón. El difunto Dr. John Sarno fue su antecesor en el campo del perdón y muchos de sus conceptos han formado la base de lo que el Dr. Hanscom enseña actualmente.

También es importante darse cuenta que trabajar con sus problemas de ira y ansiedad puede ser un proceso a largo plazo. En cualquier momento puede desencadenarse un problema antiguo y, a menos de que lidie con él inmediatamente, su dolor podría regresar en conjunto con su ira y su ansiedad. Como afirma el Dr. Hanscom:

"Puede ser un estrés bajo o peculiar. Pero se desencadenará. Me tomó mucho tiempo aceptar ese hecho. Yo enseño esto. Pero, cuando se desencadena, me enojo por ello".

Es Mejor Dejar la Cirugía como ÚLTIMO Recurso

En muchos casos, si no en la mayoría, puede aliviarse el dolor con estrategias muy simples. La clave es encontrar lo que funcione para usted y, casi siempre, hay un componente emocional que necesita tratarse. El Dr. Hanscom, como yo, recomienda ampliamente dejar la cirugía como último recurso. Yo también padecí de dolor de espalda durante cinco o seis años, a pesar de hacer ejercicio regularmente y de probar una gran variedad de tratamientos.

Aun así, persistí y seguí probando diferentes estrategias. La que finalmente alivió mi dolor de espalda fue ¡evitar estar sentado! Actualmente, me siento durante una hora al día y no tengo dolor de espalda.

"No puedo explicarle lo terrible que es el sufrimiento de las personas con una cirugía de espalda fallida", dice el Dr. Hanscom. "Yo veo a personas como usted todo el tiempo, con las que una intervención simple resolvió el problema. Y luego veo a otra persona llegar con cinco cirugías de espalda en cinco años. Comenzaron justo como usted. Es difícil de ver.

Estoy increíblemente determinado a traer esto a la mayoría de las personas. No creo que la medicina convencional se lo crea, pero estoy increíblemente determinado a hacer que esto sea conocido por el público general, porque actualmente, el negocio de la medicina está realizando cirugías que no funcionan, sólo porque generan ganancias.

Punto… Pero estoy trabajando muy duro para generar por mí mismo gravedad acerca de la situación y aquí en el hospital definitivamente están progresando. Mis colegas y yo vemos al [dolor] de forma diferente".

Más Información

Para conocer más, le recomiendo ampliamente conseguir una copia del libro del Dr. Hanscom Back in Control: A spine surgeon's roadmap out of chronic pain (Espalda Bajo Control: el Camino de un Cirujano de Columna para Superar el Dolor Crónico). Por favor, tenga en cuenta que, aunque pareciera inicialmente que aquí no hay nada nuevo; por ejemplo, tal vez ya esté familiarizado con los medicamentos y con la terapia física y piense por lo tanto que no funcionará con usted, es el proceso lo que lo hace funcionar.

Y, lo más importante, su voluntad de comprometerse real y completamente con el proceso determinará gran parte del resultado. El ve su libro como un marco que presenta soluciones conocidas a varios aspectos del dolor. Una vez que comprenda su situación a la luz de esta estructura, encontrará su propia solución.

"Es un proceso muy paradójico. No se puede sanar a sí mismo. Pero coloca las herramientas para permitir que su cerebro sane", dice. "Por ejemplo, muchas personas han leído el libro y han comenzado con su escritura. (Nada pasa realmente hasta que comienza esos ejercicios de escritura).

Generalmente, para la segunda o tercera llamada han hecho un gran progreso, pero se han detenido. Casi siempre resulta que aún están intentando aliviar su dolor, en vez de dejarlo ir y seguir adelante. Están creando las herramientas, pero van en la dirección opuesta.

Algunas veces comienzan a escribir el día entero. Eso es contraproducente en realidad, pues intentan capturar sus pensamientos y "arreglarlos". Esta es otra forma de tratar de retomar el control. Este es un proceso para dejar ir el control, para ya no tener el control. Es completamente lo opuesto a lo que nos han enseñado acerca del estrés.

Es por eso que creo que es fundamental encontrar a un tipo de guía que lo lleve a través del proceso. Creo que un psicólogo puede ser útil para recibir guía y sabiduría... No hay una respuesta exacta para personas diferentes. Es más como un menú de opciones. Pero la clave es persistir con el proceso".

Yo también lo animaría a que pase menos tiempo sentado, ya que eso puede estar empeorando su dolor de espalda o cuello. Redúzcalo a cerca de tres horas al día o, si puede, menos. También, aunque no es una idea popular, considere estar agradecido de que su cuerpo es lo suficientemente sabio como para decirle si hay algo en su vida que debe cambiar, ya sea de naturaleza emocional o física.

Un libro que habla sobre esto es Pain: The Gift Nobody Wants (Dolor: El Regalo que Nadie Desea), del Dr. Paul Brand. Una vez que localiza el problema real, finalmente liberará su dolor.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias