Entender Su Cerebro Puede Volverlo Más Relajado y Mucho Más Productivo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 10, 2016 | 53,054 vistas

Historia en Breve

  • Hacer varias cosas a la vez de forma efectiva es neurológicamente imposible para nuestro cerebro pensante. El resto de nuestro cerebro hace continuamente muchas cosas al mismo tiempo. Las diferentes partes del cerebro tienen características diferentes, que dirigen las actividades reflejas, reflexivas y el almacenamiento de información. Su cerebro no puede hacer varias tareas a la vez cuando está en modalidad reflexiva
  • Para aumentar su productividad, procese sus correos electrónicos por lotes, como máximo cuatro veces al día; evite mandar copias de sus correos a otras personas y no "responda a todos"; y tenga en cuenta que no tiene que responder todos los correos
  • Es fundamental desconectarse regularmente de sus aparatos de comunicación electrónica, para darle tiempo al cerebro de recuperarse y de archivar la información. Darse el tiempo para que su cerebro “no haga nada” puede aumentar su productividad

Por el Dr. Mercola

El ser humano es el único animal con cerebro reflexivo, sin embargo, la mayoría de nosotros lo saboteamos todos los días y, al hacerlo, limitamos nuestra productividad y nuestro bienestar. El Dr. Theo Compernolle es un médico belga con casi tres décadas de experiencia en psiquiatría clínica, neuropsiquiatría y neurología.

Su libro, "Brain Chains: Discover your brain, to unleash its full potential in a hyperconnected, multitasking world," (Cadenas cerebrales: Descubra su cerebro, para liberar todo su potencial en un mundo hiperconectado y multitarea), revela cómo distinguir entre el cerebro reflexivo y el reflejo, y entender el funcionamiento interno del cerebro puede mejorar dramáticamente su productividad y calidad de vida.

El año pasado, comencé a caminar en la playa durante dos horas diarias, lo que me permite leer entre dos y tres libros a la semana. En total, leí aproximadamente 150 libros el año pasado y "Brain Chains" (Cadenas Cerebrales) es claramente uno de los 10 mejores.

Lo respaldo y recomiendo bastante, ya que brinda muchos consejos útiles y está muy bien escrito.

Sus Tres Cerebros: Reflejo, Reflexivo y Almacenador de Información

El libro fue consecuencia de las observaciones que hizo el Dr. Compernolle en los grupos y compañías donde trabajó.

Hace aproximadamente 13 años, el Blackberry causó furor entre los gerentes y profesionales, y tuvo la impresión clara de que había algo erróneo en la forma en que las personas utilizaban esta nueva tecnología.

"Hace siete u ocho años, aparecieron en el mercado el iPad, los iPhones y los teléfonos inteligentes. Y entonces, todo se volvió una completa locura", dice.

"Tenía la impresión de que esas personas estaban intentando hacer algo que es imposible: varias cosas a la vez (multitasking)".

La mayoría de las personas creen que hacer varias tareas a la vez no solo es posible, sino también provechoso. Nada podría estar más lejos de la realidad. Resulta que, es imposible hacer efectivamente varias cosas a la vez.

Para entender por qué es así, necesita comprender que el cerebro es una enorme red de redes, con aproximadamente 8 mil millones de neuronas, además de las células gliales, que representan un papel en el procesamiento de la información.

Cada neurona del cerebro tiene entre 1 000 y 300 000 conexiones. Así que, cuando hablamos sobre el cerebro reflexivo, el cerebro reflejo y el cerebro que almacena información, es importante recordar que todas las redes están interconectadas.

Sin embargo, cada "cerebro" tiene su propia característica particular y, una vez que entienda las funciones de las diferentes partes, comprenderá por qué simplemente no funciona hacer varias cosas a la vez.

  • El cerebro reflejo es el que tenemos en común con los animales. En términos evolutivos, tiene aproximadamente 600 millones de años de edad. La característica del cerebro reflejo es que está completamente concentrado en el aquí y ahora. Obtiene información a través de todos los sentidos y reacciona instantáneamente.
  • El único mundo que existe para nuestro cerebro reflejo es lo que experimenta con los sentidos. Toda esta información entra muy rápidamente al cerebro reflejo. Pero, en cuanto algo está fuera o más allá de lo que pueden captar los sentidos, "deja de existir".

    Esta es la parte del cerebro que se utiliza al navegar por la red y la que permite que al levantar la vista nos demos cuenta de que ya ha pasado una hora completa, mientras que nuestra atención estaba enfocada en el internet.

  • El cerebro reflexivo nos permite pensar de manera abstracta. Esta es la parte del cerebro que utiliza al recordar el pasado o al imaginar el futuro. Solo puede pensar en una cosa a la vez y, por lo tanto, no puede hacer multitareas.
  • Si tomamos en cuenta la evolución, el cerebro reflexivo es un fenómeno más reciente. Además, los humanos somos el único animal que puede realmente reflexionar y pensar de forma abstracta.

    Algunos animales, como los perros, gatos y monos, podrían ser capaces de reflexionar levemente, aunque no al grado que lo hacen los humanos. El cerebro reflexivo es lo que le permite ponderar sobre cosas que no están presentes en el momento. Le permite pensar en lo que aún no existe.

    Esto es lo que los gerentes, profesionales y todas las personas hacen todo el tiempo: imaginamos y creamos planes de contingencia con base en lo que pensamos que sucederá en el futuro.

    El cerebro reflexivo también le permite crear; inventar algo que nunca había existido. Las matemáticas también pertenecen al cerebro reflexivo, ya que son abstracción pura.

    El problema con las innovaciones que están diseñadas para ayudarnos a hacer varias cosas al mismo tiempo es que no permiten la satisfacción del potencial de nuestro cerebro reflexivo. A mí me da un poco de miedo, ya que, en realidad, estamos saboteando a la especie humana, a menos de que entendamos como usar adecuadamente esta tecnología.

  • El cerebro que almacena información hace exactamente eso: guarda la información en la memoria. Sin embargo, el cerebro que almacena información compite contra el cerebro que piensa, ya que usa el mismo "procesador": la memoria de trabajo.
  • Es importante entender que la corteza siempre usa el 100 % de su procesador. Esto significa que cuando trabaja (piensa) mucho, no se está almacenando información. Cuando se almacena más información en la memoria es cuando no se piensa mucho.

    El cerebro que almacena información tiene una mayor oportunidad para hacerlo cuando usted se toma un descanso y deja de pensar. El descanso más efectivo sucede en la noche, cuando duerme. Durante el sueño, su cerebro trabaja muy duro.

    En la primera parte de la noche, almacena, archiva y reorganiza la información. En la última parte de la noche, el cerebro que almacena información se prepara para el día siguiente, así que es realmente importante no escatimar en el sueño.

Deje de Hacer Varias Cosas a la Vez para Volverse Más Productivo

Digamos que está trabajando en un reporte. Mientras piensa acerca de qué escribir, tiene toda la información en su memoria de trabajo. Pero, de pronto, surge una pequeña pantalla emergente que le señala que tiene un nuevo correo en su bandeja.

"Tan solo el surgimiento de la pantalla emergente le hace perder dos minutos de concentración", dice el Dr. Compernolle. "Baja su concentración, incluso si no voltea a mirarla. Aunque, esta vez, la mira. Y piensa, 'Está bien. Es un pequeño correo de recursos humanos. Puedo contestarlo'".

Sin embargo, para hacerlo su cerebro debe pasar a través de una variedad de maniobras diferentes que pueden sabotear completamente su productividad. Primero, su cerebro debe tomar las ideas creativas complejas en las que pensaba y colocarlas en la memoria temporal. Luego, debe limpiar su memoria de trabajo, e ir a la memoria de largo plazo para obtener la información que necesita para responder el correo.

Generalmente, un correo lleva a otro y el proceso entero comienza de nuevo. Sin embargo, su memoria temporal tiene un límite. Poco a poco, todos esos pequeños correos sacan la información compleja acerca del reporte de su trabajo, que había "estacionado" en la memoria temporal.

En promedio, 11 correos después, recuerda que estaba trabajando en un reporte y que necesita retomarlo. Así que recupera la información que dejó en su memoria temporal y vuelve a trabajar.

"Entonces, escribe su reporte y se lo envía a su jefe, que también hace varias cosas a la vez. Dos minutos después, le llama por teléfono para decirle, 'Su reporte está bien. Aunque, olvidó completamente el capítulo acerca de…'.

¿Lo olvidó? No, lo perdió en la memoria temporal, especialmente cuando estaba contestando sus correos de forma tan rápida, que su cerebro almacenador de información no tuvo tiempo ni oportunidad de guardarlo en la memoria a largo plazo", explica el Dr. Compernolle.

Procesar los Correos por Lotes y Otros Consejos para Mejorar Dramáticamente su Eficiencia

El Dr. Compernolle nos brinda una variedad de recomendaciones excelentes en cuanto a los correos para mejorar su eficacia. Probablemente, el servicio de correo más común en el mundo sea Microsoft Outlook, el cual tiene un sonido de alerta predeterminado. El paso número 1 sería apagar la notificación automática de sonido. Luego, asegúrese de que el corrector ortográfico esté "encendido".

Esas modificaciones por sí mismas pueden ayudar bastante a eliminar las distracciones y a mejorar su eficiencia. Con respecto al uso correcto del correo electrónico, el Dr. Compernolle sugiere:

  • Procese sus correos electrónicos por lotes, máximo cuatro veces al día. Pero no vea su bandeja ni sus mensajes a cada rato.
  • Evite mandar una copia del correo a otras personas, especialmente en el ambiente de los negocios, ya que esto aumenta el tiempo perdido de muchas de ellas. Si una persona no necesita ver el correo, no se lo envíe.

    También puede programar su bandeja de entrada para que filtre automáticamente los correos con copia a usted y los coloque en una carpeta especial, que verá únicamente si en realidad tiene tiempo de sobra.

  • Tenga en cuenta que no tiene que responder todos los correos. Muchas personas "obsesivas-compulsivas" creen que todos los correos necesitan algún tipo de respuesta. Darse cuenta de que no todos los correos que recibe requieren respuesta, puede ser una idea enriquecedora y le hará ahorrar tiempo.
  • Evite "responder a todos". Se genera una avalancha de correos innecesarios cuando cada persona en la lista comienza a responder a todos. Las compañías aumentan bastante la productividad simplemente al eliminar la función grupal del sistema de correos.
  • No use su correo electrónico:
    • Para hacer citas. Las juntas y las citas se acuerdan de forma más efectiva por teléfono.
    • Para dar malas noticias o una retroalimentación negativa. Esto también debe hacerse por teléfono. Definitivamente, los empleadores no deberían despedir a sus empleados por correo electrónico o mensaje de texto.
    • Para comunicar un problema emocional.
    • Cuando está enojado.

Otros Consejos Que Pueden Volverlo Más Eficiente

Ciertamente, hay muchas otras estrategias que pueden mejorar su eficiencia. Por ejemplo, puede serle útil cambiar simplemente a una mejor versión de su buscador. El buscador X1 Desktop Search le permite buscar correos y archivos en su escritorio, OneNote y SharePoint. Es una excelente herramienta y es prácticamente gratis; cuesta aproximadamente $49 dólares por una licencia de por vida.

Otro consejo sensato, que nos da el libro del Dr. Compernolle, es evitar usar cualquier aparato electrónico aproximadamente hora y media, o más, antes de irse a dormir. En ese tiempo escriba las 2 tareas más importantes para el día siguiente y confíe en que su cerebro almacenador de información trabajará por usted mientras duerme. En la mañana, termine primero las tareas intelectuales más importantes, como leer, escribir o asistir a una junta, antes de abrir su correo y procesarlo por lotes.

Pero, la estrategia principal y más importante es desconectarse. Necesita desconectarse regularmente de sus aparatos de comunicación para darle tiempo a su cerebro almacenador de información para que archive todo en sus bancos de memoria.

También necesita desconectarse para recuperar su cerebro pensante, el cual utiliza mucha energía. Así que, comience a procesar sus correos por lotes. Lo hará mucho más eficiente. Y, a partir de ahí, siga hacia adelante.

Evite Usar su Teléfono Inteligente para los Correos Relacionados al Trabajo

Además de procesar por lotes sus correos, asegúrese de que utiliza una computadora regular para hacerlo. Los teléfonos inteligentes son aparatos para el consumidor; no son instrumentos profesionales.

Si escribe sus correos como un profesional, asegúrese de tener una buena pantalla grande, un teclado profesional, una silla ergonómica y, aparte 30 minutos o más para trabajar en ellos. Una vez que lo ha hecho, no vuelva a mirar sus correos sino hasta que sea tiempo de procesar el siguiente lote.

Curiosamente, más de la mitad de las personas utilizan actualmente su teléfono inteligente para mandar correos, y el número sigue en aumento. Muchas personas han dejado de usar por completo las computadoras de escritorio y esta tendencia está ocasionando que muchas personas se sientan muy estresadas y sean ampliamente ineficientes, incluso si no se han dado cuenta de ello.

Además de ser una pérdida de tiempo, estar conectado constantemente a su teléfono inteligente evita que alcance muchas de los objetivos de su vida. En primer lugar, porque si interrumpe su trabajo en todo momento para ver sus mensajes, necesitará hasta 4 veces más tiempo para terminar su trabajo; trabajará más horas, dormirá menos, cometerá muchos más errores y experimentará más estrés.

En segundo lugar, porque es prácticamente imposible proponerse objetivos y alcanzarlos sin apartar tiempo para reflexionar profundamente en lo que está haciendo, dónde está y a dónde va.

"A esto le llamo la trampa del consumidor-profesional", dice el Dr. Compernolle. "Este pequeño instrumento en su bolsillo es fantástico como consumidor, para perderse en el internet (con su cerebro reflejo). Las personas que desarrollaron el software y el hardware realmente desean que se quede enganchado en él, en el sentido de adicción. Recientemente, se publicó un pequeño libro llamado 'Hooked' (Enganchado). Describe cómo desarrollar productos que generen hábito. Ese es el sueño de todos ellos.

De cierta forma, no hay nada de malo en ello. Así es la economía. Pero, lo que debería aprender es a colocar un límite entre su papel como consumidor y su papel como profesional, y a usar esta tecnología como un profesional, donde usted tiene el control y presta atención en todo momento. Usted decide cuándo usar sus aparatos tecnológicos y para qué.

Como consumidor, no presta atención. La atención de su cerebro reflejo está enganchada y esa es una historia completamente diferente. Si quiere ser un consumidor, séalo. Disfrútelo. Pero no permita que su actitud de consumidor arruine su trabajo, porque necesita su cerebro pensante para su trabajo profesional o para sus hijos y para aprender.

Debe dividir ambos papeles, en lotes diferentes. Lo hará mucho más eficiente. Una vez que las personas comienzan a aplicar estos consejos, la frase que dicen más y más es, "¡Tengo tiempo ahora! Por primera vez en mucho tiempo, tengo la sensación de tener tiempo".

Cuando Maneje, APAGUE Sus Aparatos de Comunicación

El Dr. Compernolle le dedica una sección completa de su libro a los peligros de utilizar teléfonos inteligentes y tabletas al manejar. Y, por una buena razón. Estos peligros pueden compararse a manejar en estado de ebriedad.

Se ha perdido una enorme cantidad de vidas y se han provocado muchas lesiones por que las personas hablan por teléfono o mandan mensajes mientras manejan.

Las estadísticas muestran que su riesgo de sufrir un accidente o de causar uno es cuatro a ocho veces más alto cuando utiliza un teléfono celular en el auto. Cuando envía mensajes al volante, su riesgo aumenta hasta 23 veces, o un 2300 %.

Algunos países se han dado cuenta de la escala del problema y han comenzado a prohibir el uso de la tecnología en el auto. La razón es simple: Es imposible manejar un auto y hablar por teléfono o mandar mensajes porque su cerebro (reflexivo) pensante solo puede hacer una cosa a la vez.

Este punto merece que lo repita. Es un hecho neurológico: Su cerebro reflexivo no puede hacer varias cosas a la vez. Así que, mientras que su cerebro reflejo está ocupado con la rutina del manejo, su cerebro reflexivo debería estar en estado de espera, para considerar e imaginar situaciones futuras no rutinarias, las cuales están fuera del alcance del cerebro reflejo.

La opción ideal es apagar su teléfono mientras maneja, para evitar distraerse con el sonido de las notificaciones de su correo electrónico o las redes sociales. También es importante darse cuenta de que NO hay ninguna diferencia entre tener el teléfono en la mano y usar un manoslibres.

Esto se debe a que la limitación está en el cerebro y no en las manos. Ya sea que tenga el teléfono en la mano, o no, su cerebro debe hacer varias cosas a la vez cuando lo utiliza mientras maneja.

Además, hablar por teléfono es mucho más peligroso que tener una charla ligera con un pasajero del auto. Primero, porque solo lleva a un pasajero de vez en cuando y su teléfono le pide su atención siempre y todo el tiempo. En segundo lugar, porque el pasajero está ahí y observa el mismo ambiente que usted.

Alguien que lo llama por teléfono lo distrae más, pues no tiene idea de su alrededor y no puede avisarle de un peligro potencial en el camino, como puede hacer un pasajero, incluso al conversar.

Las Plantas Libres Sabotean la Creatividad y la Inteligencia

La disposición de su oficina puede apoyar u obstaculizar el trabajo intelectual efectivo y eficiente. En una oficina de planta libre, cada tres minutos algo interrumpe a las personas.

De acuerdo con el Dr. Compernolle, las oficinas de planta libre son un desastre para el trabajo intelectual, y afirma que "las compañías contratan a las personas más astutas que pueden encontrar y, luego, las colocan en una circunstancia laboral que les hace perder gran parte de su inteligencia y creatividad".

Entonces, si se llegara a encontrar en un ambiente así, ¿qué podría hacer para compensarlo? Mientras que hay algunas formas creativas de generar una sensación de privacidad, la distracción más difícil de evitar es el sonido; especialmente las conversaciones telefónicas de otras personas.

"Yo he desarrollado un examen muy simple para saber si está en la oficina correcta para el tipo de trabajo que realiza. Si necesita hacer un trabajo que requiera poner atención y concentrarse, y puede escuchar cualquier conversación telefónica a su alrededor, entonces está en la oficina incorrecta", dice el Dr. Compernolle.

"Creo que las compañías deberían comenzar a construir oficinas flexibles, donde tenga el ambiente que necesita para el trabajo intelectual que está haciendo, aunque la concentración debería ser la prioridad.

Esto es exactamente lo opuesto a las oficinas flexibles comunes, en las que puede irse a una esquina a parte o a otra oficina si necesita concentrarse. La oficina libre debería estar en completo silencio, como una biblioteca, para que las personas se concentren, mientras que las personas que deseen hablar o hacer una llamada deban salir.

Además, las oficinas libres no mejoran la comunicación: hay mucha más plática y muchas menos conversaciones reales. Las compañías astutas comienzan a entender todo lo que pierden a largo plazo al recortar gastos a corto plazo".

Mientras tanto, si está en una oficina que no es ideal para el tipo de trabajo que hace, compre tapones para los oídos. Los tapones encerados para los oídos son los más eficientes para todas las longitudes de onda del sonido. También puede usar audífonos aisladores de ruido, con o sin música. A las personas extrovertidas les va bien con la música, mientras que las introvertidas no quieren que haya ni un sonido, para pensar mejor.

La Importancia de los Microdescansos

Estar bajo estrés limitará enormemente su capacidad de ser productivo. Una forma de reducir el asedio constante es tomar lo que el Dr. Compernolle llama microdescansos, durante los cuales tiene contacto con otras personas.

"En el elevador, por qué vería su teléfono en vez de decir, 'Hola. Buenos días. ¿Cómo está?' Al inicio de una junta, es importante tener una pequeña plática, una charla corta. Este tipo de descansos son importantes por varias razones. Son importantes para [contrarrestar] el estrés.

Son momentos para la recuperación. Son importantes para que se recupere el cerebro pensante y son significantes para el cerebro que almacena información", explica.

"Así que, deje de pensar que está perdiendo el tiempo. No lo está haciendo. Considérelo como 'almacenar tiempo'. Incluso, debería integrar más momentos para 'no hacer nada'. Viene de una junta importante y corre inmediatamente a otra. No. No es lo que debería hacer.

Tómese un descanso, para que su cerebro almacenador tenga tiempo de guardar la información de la junta anterior y prepárese para la siguiente.

No debería tratar de no perder tiempo; debería perder más, tener más tiempo en el que su cerebro pensante no haga nada y en el que su cerebro almacenador de información tenga ideas creativas".

Los Tres Mandamientos

Para terminar, los consejos del Dr. Compernolle pueden resumirse en los siguientes "Tres Mandamientos", más una cuarta recomendación muy poderosa.

  1. Deje de hacer varias cosas a la vez, despiadada y radicalmente.
  2. Desconéctese de los medios electrónicos para reflexionar: para usar su cerebro pensante.
  3. Desconéctese para tomar un descanso; un momento en el que su cerebro reflexivo se recupere y para que su cerebro almacenador de información la guarde.
  4. Nunca jamás use su teléfono mientras maneja.

Para más información, le recomiendo ampliamente que obtenga el libro del Dr. Compernolle "Brain Chains". Es un libro bien escrito y magnífico que, si lo implementa, puede tener un impacto tremendamente benéfico en su calidad de vida, sin mencionar su productividad profesional.

También tiene una página de internet, www.brainchains.info, donde puede encontrar más información y recursos, entre otros, el libro gratuito: "The Open Office is Naked" (La oficina libre está desnuda) acerca de por qué las oficinas libres son un desastre para las personas que trabajan con el cerebro y qué hacer al respecto.