La Ciencia de la Psiconeuroinmunología -- ¿Cómo Influyen sus Estados Psicológicos en su Función Inmunológica?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 18, 2016 | 64,147 vistas

Historia en Breve

  • Las conexiones entre su sistema nervioso e inmunológico, permite una comunicación cruzada entre ellos. La ciencia que estudia esto es la Psiconeuroinmunología
  • El pesimismo fomenta una salud deficiente, y puede quitar años de vida; la tendencia a siempre esperar lo peor, se ha vinculado a un riesgo 25% más alto de morir antes de la edad de 65 años
  • Las personas sociables y extrovertidas tienden a tener una función inmunológica más fuerte, y la felicidad, optimismo, satisfacción en la vida, y otras características psicológicas positivas, están asociadas con un riesgo mucho menor de enfermedades cardíacas

Por el Dr. Mercola

Muchos estudios respaldan la creencia de que tener un actitud positiva y alegre se traducirá en vivir una vida más larga, saludable; y en cambio, que una actitud pesimista fomenta una salud deficiente y puede quitarle años a su vida.

Por ejemplo, en un estudio,1 la tendencia a siempre esperar lo peor, se vinculó a un riesgo 25% más alto de morir antes de la edad de 65 años.

Quizás, uno de los mayores precursores mejor conocidos de "la ciencia de la felicidad" era Norman Cousins, quien en 1964, fue diagnosticado con una enfermedad auto inmunológica mortal.

Después de haber recibido 1 en 500 probabilidades de recuperación, Cousins creó su propio programa de terapia de risas, que afirma fue la clave de su recuperación final. Continuo para escribir el libro,“Anatomy of an Illness,” y estableció el Centro Cousins para Psiconeuroinmunología 2 en Los Angeles, California.

Su Cerebro y su Sistema Inmunológico Están Conectados

Como señaló el Medical News Today:3

"Durante las últimas décadas, los vínculos intrigantes y generalizados entre la neurociencia y el sistema inmunológico se han descubierto poco a poco.

Lo que en un principio, podría parecer, como un matrimonio incómodo entre el cerebro y la inmunidad, se ha desarrollado paulatinamente en una auténtica área de estudio interdisciplinaria.

Este campo es conocido como la psiconeuroinmunología (PNI, por sus siglas en inglés).

Está bien establecido... que el estrés puede ocasionar enfermedades y que, a la inversa, un momento lleno de diversión con los seres amados puede aliviar dolores y molestias, y evitar la misma enfermedad...

La PNI tiene profundas ramificaciones para el futuro de la investigación médica, el tratamiento de enfermedades y nuestra actitud hacia el manejo del estrés".

La investigación conducida en 1980 y a principios de 1990 reveló que su sistema inmunológico y cerebro, en realidad están conectados entre sí,4 y las conexiones entre su sistema nervioso e inmunológico relacionado con órganos, tales como su timo y médula ósea, permiten la comunicación cruzada entre los dos sistemas.

De forma reveladora, también sus células inmunológicas tienen receptores neurotransmisores, que sugiere que, para bien o para mal, lo que ocurre en su cerebro impacta a su sistema inmunológico. Por ejemplo, el estrés ha demostrado reducir la actividad de las células inmunológicas que combaten a los virus.

Asimismo, el estrés incrementa los niveles de anticuerpos para virus comunes, tales como Epstein-Barr, lo que sugiere que el estrés puede reactivar los diferentes virus latentes en su cuerpo. El reflexionar acerca de un incidente estresante, también ha mostrado que incrementa los niveles de proteína reactiva-C, un marcador de inflamación en su cuerpo.5

Las Personas Sociables y Extrovertidas Tienden a Tener una Función Inmunológica Más Fuerte

Las emociones positivas también tienen un decidido impacto en su salud. El Dr. Steve Cole, un profesor del Centro Cousins para la psiconeuroinmunología, ha hecho un sin número de estudios al investigar los efectos genéticos de varios estados mentales.6

Por ejemplo, él y su equipo encontraron que, la soledad crónica tiende a activar los genes que están involucrados en la regulación de la respuesta inflamatoria, mientras que la baja regulación de los genes está involucrada con el control antiviral --la combinación de estos, resulta en una disminución de la función inmunológica.

En las personas sociables, se activó el gen inverso, causando una mejoría en la función inmunológica. Otra investigación7  ha demostrado que la felicidad, optimismo, satisfacción en la vida, y otras características positivas psicológicas, están asociadas con un menor riesgo de enfermedades cardíacas.

Diferentes Tipos de Felicidad Producen Diferentes Resultados de Salud

En uno de los estudios del Profesor Cole, acerca de la felicidad, los participantes respondieron preguntas acerca de la frecuencia de ciertos estados emocionales, cubriendo dos diferentes categorías o tipos de felicidad conocidas por los psicólogos como:

  • Bienestar hedónico (caracterizado por la felicidad obtenida de experiencias agradables, tales como las relaciones sexuales e ir de compras)
  • Bienestar eudaimónico (se originó con Aristóteles, esta forma de felicidad proviene de actividades que le proveen de un gran sentido de propósito, significado de la vida, o realización personal)

Curiosamente, mientras ambas son estados emocionales positivos asociados con la felicidad, las expresiones genéticas que producen no fueron idénticas.

Aquellos quienes el sentido de la felicidad se basó en el campo eudaimónico, tuvieron perfiles de expresiones genéticas favorables, mientras que el bienestar hedónico produjo perfiles genéticos similares a aquellos vistos en personas que experimentan estrés debido a la adversidad.

La teoría del Profesor Cole8 hacia estas diferencias, es que cuando una persona se conduce con valores materialistas, su felicidad depende de circunstancias que posiblemente estén o no bajo su control. Si choca con la adversidad, puede causarle mucho estrés porque esto impide que perciba la habilidad para ser feliz.

Por otro lado, aquellos que se conducen con un sentido de "propósito", son amortiguados, en gran medida, contra la incertidumbre que viene junto con la adversidad, y su felicidad no depende de tener o experimentar algo en particular que pueda en algún momento arrebatárseles.

Diferentes Tipos de Estrés Afectan Diferentes Componentes de su Sistema Inmunológico

En forma similar, la investigación9 ha mostrado que diferentes tipos de estrés alteran diferentes partes de su sistema inmunológico.

  • El estrés breve, tal como hacer un discurso o tomar un examen, tiende a suprimir la inmunidad celular (inmunidad adquirida mediada por antígenos específicos de los linfocitos de las células T; involucrados en la resistencia a las enfermedades infecciosas), conservando al mismo tiempo la inmunidad humoral (lo cual se refiere a la producción de anticuerpos y procesos que le acompañan).
  • Como resultado, se encontrará más vulnerable a la gripe y al resfriado común.

  • El estrés crónico, como es, el cuidado de la pareja o padre con demencia, suprime ambos componentes de sistema inmunológico, haciéndole más susceptible no solo a las enfermedades infecciosas, sino a todas las enfermedades

¿Cómo Influye su Mente En Su Salud?

La Medical News Today10  enlista un sin número de ejemplos donde los estudios han mostrado un vínculo entre su psicología y su salud, a las cuales he agregado un par de cosas:

Muerte Repentina La investigación muestra que durante la primera semana después de la muerte del esposo(a), la mortalidad aumenta tremendamente al doble del índice normal
Enfermedades cardiovasculares, cardiacas derrames cerebrales, ataques cardiacos El dejar que su ira salga de forma explosiva, posiblemente sea dañino, porque esto desencadena sobrecargas en las hormonas del estrés y lastima el revestimiento de los vasos sanguíneos.

Un estudio11 encontró que las personas mayores de 50 años que expresaban su ira de manera muy agresiva, son más propensas a tener depósitos de calcio en sus arterias coronarias --una indicación de que tienen un alto riesgo de un ataque al corazón-- que sus contrapartes más tranquilas.

Un análisis sintemático12 que involucra los datos de 5 000 ataques cardiacos, 800 derrames cerebrales y 300 casos de arritmia, también reveló que la ira incrementa su riesgo de un ataque cardíaco, arritmia y derrame cerebral --y que el riesgo se incrementa por episodios frecuentes de ira
Problemas Gastrointestinales (GI) El estrés crónico o constante se ha vinculado a un sin número de problemas gastrointestinales, incluyendo la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome de intestino irritable. Cada vez es más claro que su cerebro, su sistema inmunológico sus microbios intestinales, se encuentran estrechamente vinculados.

Por ejemplo, el autismo, está asociado a problemas gastrointestinales y posiblemente a una reacción excesiva del sistema inmunológico
Cáncer Su actitud tiene un efecto en su habilidad para recuperarse del cáncer. La calidad y cantidad de apoyo psicológico también hace una diferencia en los índices de supervivencia
VIH Un estrés elevado y un menor apoyo de la familia y los amigos, han mostrado que aceleran la progresión de la infección de VIH
Alergias Las enfermedades de la piel como psoriasis y eczema son provocadas por causas psicológicas. Lo mismo para el asma. Todo tiende a ponerse peor cuando eleva el estrés
Curación de las heridas Se ha demostrado que, el estado psicológico de un paciente afecta a la velocidad de su curación. Como se señaló en el artículo presentado:

Por ejemplo, los niveles elevados de miedo o angustia antes de una cirugía se han asociado a peores resultados, incluyendo estadías más largas en el hospital, más complicaciones posteriores a la cirugía y más altos índices de re-hospitalización.

En un estudio en pacientes con lesiones crónicas en la pantorrilla, aquellos que reportaron más altos niveles de depresión y ansiedad, mostraron significativamente una curación tardía
Inflamación Las estrategias del alivio del estrés tales como la meditación, han mostrado que estimulan la acción antiviral genética y reducen la expresión genética inflamatoria

La Psicología de la Función Inmunológica

Robert Ader es otro pionero de la psiconeuroinmunología (PNI). A mediados de la década de 1970, tropezó con un vínculo entre el cerebro y el sistema inmunológico, mientras estudiaba condicionamiento del comportamiento en ratas.

Se alimentó a los animales con cantidades variables de sacarina en agua, mientras eran inyectadas con un medicamento (cytoxan) que causa dolor gastrointestinal y supresión inmunológica. Al administrar el medicamento, se condicionó a las ratas a evitar la solución, a pesar de su atractivo sabor dulce.

Sorprendentemente, cuando dejaron de inyectar a las ratas con el medicamento, éstas no solo evitaron la solución azucarada, sino que algunas de ellas murieron. Además, el índice de mortalidad coincidió con el nivel de sacarina que recibieron. Ader especulaba que, además de condicionar la respuesta de evasión, la función inmunológica de las ratas también fue condicionada.

En esencia, incluso aunque las ratas ya no recibieron el medicamento inmunosupresor, su función inmunológica se redujo en respuesta a solo el sabor del agua azucarada.

Como se señaló en el artículo presentado:

“Si su sistema inmunológico estuvo en confabulación con el sistema nervioso, debe haber puntos donde se cruzaron. También, pronto se demostró esto. En 1981, David Felten hizo el siguiente descubrimiento importante. Descubrió una red de nervios que conducen hacia los vasos sanguíneos, y de manera más significativa, hacia las células del sistema inmunológico.

El equipo de Felten encontró que los nervios en el timo y bazo que terminaron cerca de las aglomeraciones de importantes componentes del sistema inmunológico: linfocitos, macrófagos y mastocitos.

En 1985, Candace Pert, Ph.D, encontró receptores neurotransmisores y neuropéptidos en las paredes de las células del sistema inmunológico y del cerebro. Este descubrimiento mostró que lo químicos de comunicación del sistema nervioso también podían hablar directamente con el sistema inmunológico".

Alguna vez, se consideró que el cerebro carecía de una vigilancia normal inmunológica. Se asumió que esta era la causa por la que las respuestas normales inmunológicas, como la inflamación, no ocurrían regularmente dentro del cerebro.

Si ocurrieran, las personas regularmente estarían muriendo debido a esto. Sin embargo, considerando que el cerebro "inmunológicamente privilegiado" resultará ser demasiado simplista.

Como se señaló anteriormente, de hecho, la investigación muestra que su cerebro interactúa con su sistema inmunológico periférico, aunque en formas singulares. En 2015, los investigadores descubrieron vasos linfáticos en el cerebro,13 mostrando nuevamente la conexión entre el cerebro y el sistema inmunológico.

Los neuropéptidos posiblemente también sean parte de este rompecabezas, ya que han estado implicados en un sin número de funciones que involucran emociones. Por ejemplo, juegan un rol en los comportamientos sociales, -reproductivos-, y de búsqueda de recompensas.

Más de 100 neuropéptidos también son utilizados por su sistema nervioso central; influyen en la expresión genética y la construcción de nueva sinapsis cerebral.

El Eje Hipotalámico, Pituitario y Adrenal

Como se señaló en el artículo presentado, el eje hipotalámico, pituitario y adrenal (HPA, por sus siglas en inglés), juega un papel importante en las interacciones de inmunológicas cerebrales del estrés inducido.

Su hipotálamo, pituitaria, y glándulas adrenales, secretan hormonas relacionadas con los procesos biológicos tales como digestión, función inmunológica, sexualidad y estado de ánimo. La Medical News Today explica que:14

"Un químico importante, involucrado en la función del eje hipotalámico, pituitario y adrenal, es la hormona que libera corticotropina (CRH, por sus siglas en inglés). El hipotálamo libera CRH en respuesta al estrés, enfermedad, ejercicio, cortisol en la sangre y ciclos de dormir/despertar.

Llega a su punto máximo cuando se despierta y disminuye lentamente a lo largo del resto del día. Sin embargo, en una persona estresada, los niveles de cortisol son elevados por prolongados períodos de tiempo.

Durante el estrés, el cuerpo cree en su peligro inminente, por lo que el cortisol desencadena un sin número de cambios metabólicos para asegurar que haya suficiente energía, en caso de ser necesario un combate o fuga.

Una de estas tácticas de almacenamiento de energía, es para suprimir al metabólicamente costoso sistema inmunológico, guardando glucosa vital para el próximo evento amenazante.

De este modo, el estrés en curso, puede reducir las habilidades del sistema inmunológico como el cuerpo y guardar su energía para un esfuerzo físico que nunca llega".

Por otro lado, la oxitocina-- una hormona que ha sido largamente asociadas con la proximidad física y emocional --ayuda a suprimir al eje hipotalámico, pituitario y adrenal; fomentando así la función inmunológica saludable y mejorando la curación de heridas.

La Meditación Alivia el Dolor y la Ansiedad

Al considera los efectos perjudiciales del estrés, no debe ser una sorpresa que las estrategias de alivio del estrés, como meditación, puedan tener un efecto directo y beneficioso en la salud. Un estudio reciente, encontró que la meditación ayuda a aliviar el dolor y la ansiedad durante las biopsias de seno.

Un total de 121 mujeres con diagnóstico de cáncer de seno en curso, fueron asignadas a participar aleatoriamente, en uno de los tres métodos, mientras se hacían las biopsias:

  • Una meditación grabada sobre la bondad amorosa
  • Música (sus opciones de jazz instrumental, piano clásico, arpa y flauta, sonidos naturales o música del mundo)
  • Tratamiento convencional, el cual incluye conversación casual y apoyo emocional

Como lo reportó el Instituto Oncológico Duke:15

"Los pacientes en la meditación y grupos de música reportaron una reducción significativamente mucho mayor en la ansiedad y la fatiga después de la biopsia, que aquellos que recibieron el tratamiento convencional. Los pacientes con tratamiento convencional, reportaron un incremento de la fatiga después de la biopsia.

El grupo de meditación, también mostró un dolor significativamente mucho menor durante la biopsia, comparado con el grupo de música”.

La meditación también ha demostrado tener un impacto distinto en la expresión genética, reduce la inflamación,16 y puede ayudar a aliviar las enfermedades relacionadas con el estrés, tales como:

Presión arterial alta Perturbaciones al dormir y fatiga
Dolor crónico Dolor gastrointestinal y síndrome de intestino irritable
Dolores de cabeza Trastornos de la piel
Problemas respiratorios, tales como enfisema y asma Ligera depresión y síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés)

Su Salud Psicológica No puede estar Separada de su Salud Física

Al activar la relajación de su sistema nervioso, lo cual le permite "descansar y digerir", puede aliviar una variedad de síntomas de salud y restaurar su cuerpo a un estado antiinflamatorio. Puede empezar con algo tan simple como escuchar una meditación guiada por varios minutos al día y trabajar hasta 20 minutos, dos veces por día para un efecto terapéutico.

Recuerde, la relación entre sus sistemas inmunológico, hormonal, intestinal y cerebral, es imposible de entender. Así que, para una salud óptima y prevención efectiva de una enfermedad, es importante el comunicar a su cuerpo el mensaje de que no está siendo atacado; no se encuentra en peligro.

También, necesita alimentar y ayudar a su cuerpo, emocional y físicamente. En breve, restaurar la calma mental, incrementar la sensación de alegría, y mantener una conducta optimista ayudan a establecer las bases para una vida larga y saludable.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Mayo Clinic Proceedings 2000 Feb;75(2):133-4
  • 2, 5 Cousins Center for Psychoneuroimmunology
  • 3, 9, 10, 14 Medical News Today February 3, 2016
  • 4 Scientific American November 27, 2013
  • 6 Genome Biology 2007, 8:R189
  • 7 Psychol Bull. 2012 Jul;138(4):655-91
  • 8 Scientific American November 27, 2013
  • 11 USA Today March 7, 2007
  • 12 European Heart Journal March 3, 2014
  • 13 Nature June 1, 2015
  • 15 Duke Cancer Institute, news release, Feb. 4, 2016
  • 16 Benson-Henry Institute for Mind Body Medicine