Esta es la Razón Por la Cual la Mitad de las Personas Habrán Disminuido la Función de su cerebro para el 2030

Historia en Breve -

  • Un nuevo estudio de la UCLA muestra que la fructosa disminuye su memoria y aprendizaje; este es el primer estudio que demuestra que un consumo excesivo de fructosa puede dañar directamente su cerebro
  • La investigación también indica que las grasas omega-3, específicamente el ácido docosahexaenoico (DHA, por sus siglas en inglés), puede mitigar los efectos dañinos en la función cerebral
  • La preocupación acerca del rápido aumento de los índices de obesidad ha inspirado una cuarta parte de una serie de documentales de HBO llamados "The Weight of the Nation", que puede ser visto en su totalidad de forma gratuita
  • Los peligrosos medicamentos para la diabetes tipo 2, fueron nuevamente el foco de atención un denunciante que reporta que las farmacéuticas Takeda ocultaron y minimizaron los reportes de eventos adversos del medicamentos para la diabetes, Actos, incluyendo cientos de reportes de falla cardiaca; el medicamento ha estado prohibido en Alemania y Francia, y es sujeto de cientos de demandas judiciales, pero continua siendo vendido en los Estados Unidos

Por el Dr. Mercola

Es un hecho que un exceso de fructosa en la alimentación, puede dañar su cuerpo al crear las condiciones para la diabetes, obesidad, e hígado graso, pero ¿qué le hace a su cerebro? Los estudios no habían tratado la interrogante --hasta hoy.

Un nuevo estudio de la UCLA1 es el primero en mostrar como una alimentación permanente con alta fructosa puede dañar su memoria y aprendizaje. El estudio fue publicado en el Journal of Physiology.

Los investigadores estudiaron los efectos del jarabe conde alta fructosa, similar al jarabe de maíz de alta fructosa [Hidrofluorocarburos (HFCS, por sus siglas en inglés)], un endulzante económico seis veces más dulce que el azúcar de caña, que se utiliza para la mayoría de las sodas, alimentos procesados, condimentos, e incluso muchos de los alimentos para bebé.

El equipo buscó estudiar los efectos de un consumo constante de esta forma de fructosa concentrada y súper procesada, la cual es bastante diferente a la fructosa que se encuentra naturalmente en las frutas.

Los investigadores alimentaron a las ratas con una solución de agua potable con fructosa por seis semanas, después analizaron su habilidad para recordar la forma de salir de un laberinto. Los resultados ciertamente llamaron la atención del equipo.

Ponga esta infografía en su página web:

Haga clic en el área de código y pulse CTRL + C (para Windows) / CMD + C (para Macintosh) para copiar el código. Si lo está accediendo por móvil, haga clic sobre el código, seleccione el texto completo destacado y seleccione "copiar."

¡Demasiada Azúcar le Atonta!

Las ratas alimentadas con fructosa mostraron una deficiencia en sus habilidades cognitivas --tuvieron problemas para recordar la forma de salir del laberinto. Fueron más lentas, y sus cerebros mostraron un declive en la actividad sináptica. Sus células cerebrales tuvieron problemas al señalizarse unas a otras, interrumpiendo la habilidad de las ratas para pensar y recordar claramente la ruta que aprendieron seis semanas antes.

Adicionalmente, las ratas alimentadas con fructosa mostraron signos de resistencia a la insulina, una hormona que controla el azúcar en la sangre y función sináptica en su cerebro.

Debido a que la insulina es capaz de atravesar su barrera hematoencefálica, puede desencadenar procesos neurológicos que son importantes para el aprendizaje y la memoria. El consumir una gran cantidad de fructosa puede bloquear la habilidad de la insulina para regular la forma en la que las células cerebrales almacenan y utilizan el azúcar para la energía que se necesita para alimentar los pensamientos y las emociones.

De acuerdo al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la persona promedio consume aproximadamente 47 libras de azúcar de caña, y 35 libras de jarabe de maíz alta fructosa por año.2

Los investigadores concluyeron que una alimentación con alta fructosa daña su cerebro, así como el resto de su cuerpo. Pero aún hay más que contar.

Un segundo grupo de ratas recibió ácidos grasos omega-3 en forma de aceite de linaza y DHA (ácido docosahexaenoico), además de una alimentación alta en fructosa. Después de seis semanas, este grupo de ratas fue capaz de navegar en el laberinto, más rápido y de mejor manera que las ratas en el grupo sin DHA.

Los investigadores concluyeron que la DHA protege contra los efectos dañinos de la fructosa en el cerebro. El DHA es esencial para la función sináptica --ayuda a las células de su cerebro a trasmitir las señales entre sí, el cual es el mecanismo que hace posible el aprendizaje y la memorización. Su cuerpo no puede producir suficiente DHA, por lo que debe complementarlo a través de la alimentación.

La Serie Documental de HBO: "The Weight of the Nation"

El documental de HBO Weight of the Nation, es una colaboración entre el Instituto de Medicina (IOM), los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), Kaiser Permanente y varias otras organizaciones relacionadas con la salud. La serie completa puede ser vista de forma gratuita desde su página web.

Sin embargo, tristemente, la HBO eligió entrevistar muchas personas que no entendían las causas base de la obesidad, y sus editores eligieron continuar muchos mitos que simplemente son incorrectos, como por ejemplo, utilizar insulina para diabetes tipo 2; una caloría es una caloría y simplemente necesita quemar más para perder peso; dos de los cuales son totalmente absurdos.

Si tiene tiempo, la serie de cuatro horas es práctica de ver, y tiene algunas ilustraciones poderosas y estadísticas que son ciertas, solo este prevenido ya que está llena con muchas falacias alimenticias erróneas.

Se proyecta que el 42 % de las personas en los Estados Unidos serán obesos para el 2030, lo cual se espera que le cueste a la nación aproximadamente la mitad de un trillón de dólares por año en costos adicionales en salud.

Claramente, eso le afectara a USTED, ya sea si se encuentra dentro del 42 % o no. El problema de la obesidad no puede ser resuelto al esperar que la industria alimentaria sea impactada por una ola de altruismo.

Los grandes negocios siempre tienen y siempre serán conducidos por las ganancias en la salud, no por personas saludables Los Estados Unidos han cultivado una cultura tóxica que ha escrito comida real y el ejercicio fuera del guion.

Los hechos son muy preocupantes:3

  • Actualmente, las personas consumen un promedio de 600 calorías adicionales por día, en comparación al promedio del año 1970
  • Ahora, el 75 % de las personas en los Estados Unidos conduce para ir al trabajo, hay un incremento del 300 % desde el año 1960
  • En el 1969, el 42 % de los niños caminaban o montaban en bicicleta para ir a la escuela, en comparación con menos de un 20 % al día de hoy.
  • Menos del 5 % de los adultos siguieron los mínimos requerimientos para la actividad física, y uno de cada cuatro adultos no hace ninguna actividad física.
  • Actualmente, solo el 4 % de las Elementarya Schools (escuelas primarias), el 8 % de las Middle Schools (escuelas secundarias), y el 2 % de las escuelas preparatorias proveen clases de educación física

Los Medicamentos Son una Respuesta TERRIBLE para la Diabetes Epidémica

El rápido aumento de las tasas de obesidad está acompañado por tasas elevadas de diabetes tipo 2. Esto tiene mucho sentido cuando se da cuenta que los dos problemas comparten la misma causa principal: resistencia a la insulina.

Como se confirmó en el estudio de fructosa realizado por la UCLA, el excesivo consumo de fructosa, es un factor importante de la resistencia a la insulina; y por lo tanto, un factor importante en las tasas elevadas de diabetes. De acuerdo a la Ficha Técnica de la Diabetes Nacional de CDC del 2011:4

  • La diabetes afecta a 25.8 millones de personas, que es el 8.3 % del total de la población en los Estados Unidos
  • Entre la población de los Estados Unidos de 65 años de edad o mayores, el 26.9 % tiene diabetes y 50 % tiene pre diabetes
  • Entre la población de los Estados Unidos de 20 años de edad o mayores, 79 millones de personas (35 %)tienen pre diabetes
  • Entre la población de los Estados Unidos de 20 años de edad o más jóvenes, 215 000 tienen diabetes
  • Generalmente, si tiene diabetes, su riesgo de muerte es alrededor del DOBLE que otras personas con edad similar que no la padecen.

La mayoría de los médicos convencionales son rápidos para sacar las recetas médicas como primera línea de defensa contra la diabetes tipo 2 --pero el precio a pagar por los medicamentos para la diabetes es alto.

De hecho, tomar medicamentos para reducir los niveles de glucosa, usualmente es mucho más peligroso que la misma enfermedad, y realmente tienen la posibilidad de incrementar radicalmente su riesgo de muerte por ataque cardiaco, y todas las demás causas.

El medicamento Avandia (rosiglitazone) es el ejemplo clásico de los peligros de los tratamientos farmacológicos para la diabetes. Un estudio en 2007 study en New England Journal of Medicine,5 vinculó a el medicamento Avandia a un incremento del 43 % en el riesgo de un ataque cardiaco, y un riesgo de 64 % más alto de muerte cardiovascular, comparado con los pacientes tratados con otros métodos.

A la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), le tomó casi 10 años después de que el medicamento fue introducido en el mercado, para tomar acción y restringir la adquisición de esta medicamento, mientras que la Agencia Europea de Medicamentos lo prohibió completamente. Pero ahora, otro medicamento para la diabetes está siendo el centro de la atención.

Denunciante Expone los Efectos Mortales del Medicamentos para la Diabetes "Actos"

Actos, un medicamento para diabetes tipo 2 fabricado por la farmacéutica Takeda, es ahora sujeto de cientos de demandas judiciales. Hace un año, Francia y Alemania lo sacaron del mercado, después de que se encontró que causaba cáncer de vejiga y otros tumores.

Pero ahora, una denunciante, la Dra. Helen Ge, ha presentado una denuncia judicial por su parte, estableciendo que la compañía de medicamentos se está beneficiando de "decenas de miles de millones de dólares en ventas" a expensas de las vidas de personas que todavía están tomando este medicamento.6,7,8

La Dra. Ge trabajó en la división de fármaco vigilancia de Takeda, donde ella estaba a cargo de revisar los efectos secundarios de Actos, como lo reportaron los pacientes y médicos. Después, preparó unos informes de seguridad que fueron presentado a la FDA --reportes que Ge dice, le ordenaron reducir o no presentar, por lo que Actos luciría mejor de lo que en realidad era.

La Dra. Ge considera que el medicamento Actos es incluso más peligroso que el Avandia.

Ella cree que, además del cáncer de vejiga y otros tumores, Actos se encuentra también vinculado a los ataques cardiacos y derrames cerebrales, suicidio, esquizofrenia, pensamientos suicidas, e insuficiencia renal.

La Dra. Gle afirma que Takeda ocultó reportes a los supervisores acerca de los cientos de casos de insuficiencia cardíaca, directamente relacionados con los medicamentos en in intento por generar ventas. La Dra. Ge presentó su demanda judicial en septiembre del 2011. El medicamento Actos, aún sigue vendiéndose en los Estados Unidos.

Cómo Salirse del Camino de la Locura Alimenticia

Pero, ¿que se podría hacer para desviar la tendencia de la obesidad que parece estar descontrolada? La epidemia de la obesidad es diferente a las epidemias de origen natural, ya que es creada completamente por los humanos.

La buena noticia es que tiene la posibilidad de una reversión conducida por humanos, lo cual empieza con una expansión de la conciencia acerca de la gravedad del problema. Si es uno de mis lectores de largo tiempo, ya sabe que me he comprometido a expandir la conciencia por décadas.

En uno de los artículos presentados, el autor de bestsellers David Sirota enlista lo que él considera que son cinco de las formas más promisorias para revertir estas tendencias y la justificación basada en hechos científicos para cada uno de ellas:9

  • Gravar la comida chatarra. Muchos estudios confirman que esta estrategia, de hecho funciona --las elecciones alimenticias de las personas son afectadas por el precio
  • Detener el subsidio a la comida chatarra. Dejar de dar dinero a los productores de soya y maíz y empezar a pagarle a los productores que producen comida real como frutas y verduras -- alimentos que mejoraran la salud de la nación. NO existe una razón inherente para que la comida chatarra cueste menos que las frutas y vegetales frescos.
  • Prohibir la comida chatarra en las escuelas. Casi la mitad de las escuelas públicas y privadas encuestadas venden bocadillos dulces y salados en máquinas expendedoras u otros lugares, y en la mayoría de las escuelas, las loncherías de las escuelas no tienen mejores opciones
  • Dejar de glorificar los hábitos alimenticios poco saludables. Es el momento de que los medios rindan cuentas por equiparar a los Estados Unidos con los hot dogs, pay de manzana, palitos de queso, y por el mensaje que le envían a la población joven de los Estados Unidos
  • Empezar a ampliar nuestro entendimiento de la obesidad. No se puede negar que muchos conceptos científicos refutan el sentido común tradicional de que "una caloría es una caloría" --es momento de que los medios de comunicación reaccionen y reconozcan los factores responsables de la obesidad, particularmente las cantidades masivas de fructosa y granos refinados que la población de los Estados Unidos esta consumiendo cada día.

¿Qué Es lo Que Tiene Que Perder?

Para resolver este problema se van a requerir cambios significativos a nivel personal, en la comunidad y en toda la nación. La página web de The Weight of the Nation10 enlista una amplia variedad de medidas de acción que se pueden tomar en todos estos niveles. Pero el primer mejor paso, es enfocarse en los hábitos personales de su estilo de vida --y empezar a hacer algunos cambios ahí.

Ya sea que necesite algunas modificaciones leves en la alimentación o una revisión total alimenticia, aquí hay algunas de las estrategias básicas que puede implementar el día de hoy para salir del "camino de la locura alimenticia":

  • Evite tanto azúcar como sea posible, especialmente la fructosa. Esto es especialmente importante si tiene sobrepeso o tiene diabetes o prediabetes, colesterol alto, o presión arterial alta. Limite el consumo de fructosa a 25 gramos por día (consulte esta lista para ver el contenido de fructosa de los alimentos enteros comunes).
  • Si desea utilizar ocasionalmente un endulzante, considere utilizar la planta stevia, o azúcar de caña orgánica o miel orgánica con moderación. Evite el jarabe de agave, ya que la mayoría de los productos comerciales son solo savia altamente procesada que está compuesta de fructosa casi en su totalidad.

  • Consuma su azúcar con fibra. La fibra le ayuda a modular el impacto del azúcar al retardar la absorción. El alimento dulce perfecto es una pieza de fruta, que contenga fibra así como antioxidantes benéficos.
  • Coma una alimentación bien balanceada, personalizada para su tipo de cuerpo específico. Debe consistir en abundantes alimentos crudos, productos orgánicos frescos, carne y lácteos de animales criados con pastura, nueces y semillas crudas, y alimentos naturalmente fermentados.
  • Evite los alimentos procesados, transgénicos, y alimentos que tengan químicos agregados. Para más información, vea mi Plan de Alimentación.

  • Consuma abundantes grasas omega-3 de alta calidad de fuentes animales y vegetales. Como se muestra en el estudio anterior, las grasas esenciales omega-3 son vitales para modular los efectos dañinos del azúcar -- y tienen MUCHOS otros beneficios. Mi fuente favorita de omega-3 de origen animal es el aceite de kril.
  • Optimice su nivel de vitamina D.
  • Haga ejercicio todos los días. El hacer ejercicio mejora la sensibilidad a la insulina, reduce los niveles de estrés y cortisol, suprime la ghrelina (la hormona del apetito), acelera su metabolismo, fortalece sus huesos, e incluso eleva su estado de ánimo.
  • Rehidrátese con agua fresca y pura.
  • Duerma lo suficiente
  • Maneje su estrés.

Como la Fructosa Enciende su "Interruptor de Grasa"

Si alguna vez ha tenido problemas para perder peso y mantenerlo, ya sabe que tan retador puede ser esto.

El Dr. Richard Johnson, Jefe de la División de Enfermedades Renales e Hipertensión de la Universidad de Colorado ha publicado cientos de artículos y dos libros acerca de este tema: The Sugar Fix, y más recientemente, The Fat Switchque presenta un planteamiento innovador para prevenir y revertir la obesidad. De acuerdo al Dr. Johnson, con base en sus décadas de investigación:

"Aquellos quienes son obesos comen más porque carecen de un "Interruptor" y hacen menos ejercicio debido a un estado de baja energía. Si pudiera entender cómo controlar este "Interruptor" específico" localizado en la central eléctrica de sus células -- la mitocondria – tendría la llave para combatir la obesidad".

Existen 5 verdades básicas que el Dr. Johnson explica detalladamente en su nuevo libro que anulan los conceptos actuales:

  1. Las porciones grandes de alimentos y hacer muy poco ejercicio, NO son los únicos responsables de la razón por la que sube de peso
  2. El síndrome metabólico es una CONDICIÓN NORMAL que los animales experimentan para almacenar grasa
  3. El ácido úrico se incrementa por alimentos específicos y contribuye causalmente a la obesidad y la resistencia a la insulina
  4. Los azúcares que contienen fructosa causan obesidad no por las calorías, sino por encender el interruptor de la grasa
  5. Un tratamiento efectivo para obesidad requiere apagar el interruptor de la grasa y mejorar la función de las células mitocondriales.

Recomiendo ampliamente adquirir una copia de este libro, el cual ha sido descrito como el "Santo Grial" para aquellas personas con problemas para perder peso. Los azúcares alimenticios, y la fructosa, en particular, son algunos importantes factores que activan el interruptor de la grasa", por lo que es imperativo entender la forma en que todos los tipos de azúcar afectan a su peso y salud.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo