Ocultar
Niño

Historia en Breve -

  • “The Disappearing Male” (El gen masculino en extinción) nos da un vistazo educativo acerca de por qué las sustancias químicas ambientales, y en particular el tipo de sustancias que confunden los géneros, son tan dañinas para los niños
  • Las sustancias químicas ambientales interruptoras endócrinas están interfiriendo en el desarrollo reproductivo, lo que ocasiona que los defectos de nacimiento en los varones aumenten en conjunto con los índices de infertilidad
  • El conteo de espermas masculino ha estado en deterioro y los machos de todas las especies se están volviendo más femeninos, probablemente debido al aumento de la exposición a las sustancias químicas.
  • En una comunidad cercana a muchas plantas químicas, nacen dos niñas por cada niño, lo cual está aumentando la preocupación por el futuro de la especie humana
 

El Gen Masculino en Extinción

Julio 6, 2016 | 20,150 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La industria química tiene tan solo 100 años, aunque en este corto tiempo ha creado sustancias que actualmente podrían amenazar la sobrevivencia humana.

Se habla a detalle sobre una gran variedad de estas sustancias en el documental "The Disappearing Male" (El gen masculino en extinción), que nos da un vistazo educativo acerca de por qué las sustancias químicas ambientales, y en particular el tipo de sustancias que confunden los géneros, son tan dañinas.

Cada vez es más claro que las sustancias químicas en el ambiente promueven cambios significativos en los animales, específicamente en los machos, y que también se extiende a los 'animales' humanos.

Video Disponible Solo en Inglés

Los Índices de Infertilidad están Aumentando al Igual que Disminuyen los Conteos de Espermas

Una pareja del documental describe la sala de espera en la clínica de infertilidad como similar a la sala de emergencias – llena de filas que se extienden hasta el pasillo. En la actualidad, la infertilidad es más común de lo que muchas personas piensan. Se estima que cada año,1 1 de cada 6 parejas en Estados Unidos tiene problemas para concebir y hay evidencias convincentes de que las sustancias químicas ambientales interruptoras hormonales son, en parte, las culpables.

El problema del conteo bajo de espermas se ha vuelto tan grave que, durante las últimas décadas, la Organización Mundial de la Salud ha tenido que disminuir cada vez másla cantidad que se considera 'normal' en el conteo de espermas para que no se clasifiquen demasiados hombres como infértiles.

Las sustancias químicas que podrían interrumpir el conteo de espermas y su calidad son ubicuas en el mundo moderno actual. Asechan en los productos para el cuidado personal, recipientes de comida, tubos médicos, juguetes y más. El bisfenol-A (BPA) y los ftalatos son dos de los culpables más conocidos.

Bisfenol A (BPA)

El BPA es un ingrediente común en muchos plásticos, como los que se utilizan en las botellas de agua y juguetes infantiles, así como en el recubrimiento de la mayoría de los productos enlatados. Se descubrió recientemente que, incluso muchos recibos de caja registradora contienen esta sustancia química.

El BPA es tan ubicuo que hasta se ha detectado en la sangre del cordón umbilical del 90 % de los bebés analizados!

Estudios recientes han confirmado la sospecha de que el BPA está afectando la fertilidad masculina, principalmente, al reducir la calidad del semen. En uno de tales estudios, que brindó las primeras evidencias epidemiológicas de un efecto adverso en la calidad del semen, se publicó en la revista Fertility and Sterility.2

Los investigadores encontraron que los niveles más altos de BPA en la orina estaban relacionados significativamente con una menor concentración de esperma.

  1. Menor concentración de esperma
  2. Menor conteo total de esperma
  3. Menor vitalidad del esperma
  4. Menor movilidad del esperma

En comparación con aquellas personas que no tuvieron un nivel detectable, los hombres con niveles perceptibles de BPA tuvieron más que:

  • Tres veces el riesgo de menor concentración de esperma y menor vitalidad del esperma
  • Cuatro veces el riesgo de menor conteo de esperma
  • Dos veces el riesgo de menor movilidad del esperma

En las mujeres, el BPA también puede reducir la probabilidad de la fertilización in vitro (FIV) exitosa, al interferir con la calidad de los ovocitos (óvulos inmaduros). Dos estudios recientes autentifican esto.

Uno encontró una relación inversa entre la concentración de BPA y la fertilización normal3 y el otro encontró que "se detectó BPA en la orina de la mayoría de las mujeres que se sometían a un FIV y estuvo inversamente relacionado con el número de ovocitos recuperados y los niveles máximos de estradiol4".

Ftalatos

Los ftalatos son otro grupo de sustancias químicas que causan estragos en la salud reproductiva. La exposición a los ftalatos puede ocasionar el descenso testicular incompleto en los fetos, menor conteo de espermas, atrofia testicular o anormalidades estructurales e inflamación en los recién nacidos.

Los ftalatos se encuentran comúnmente en los suelos de vinil, detergentes, plásticos automovilísticos, jabón, shampoo, desodorantes, fragancias, aerosoles para el cabello, esmaltes de uñas, bolsas de plástico, empaques para alimentos, mangueras para el jardín, juguetes inflables, bolsas para almacenar la sangre, tubos médicos intravenosos y más.

Un Aumento del 200 % en los Defectos de Nacimiento en los Genitales Masculinos

Según el documental, es probable que las sustancias químicas que confunden los géneros sean las culpables del aumento del 200 % en los defectos de nacimiento en los genitales masculinos de los años recientes, y destaca a una mujer que cree que los testículos no descendidos de su hijo entran en esta categoría.

En 1996 el Congreso aprobó una Ley de Protección a la Calidad de los Alimentos, que requería que la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) iniciara el Programa de Detección de los Interruptores Endócrinos (EDSP, por sus siglas en inglés) para analizar los pesticidas y otras sustancias químicas ambientales y obtener su potencial de afectar los sistemas endócrinos de los animales y los seres humanos. Según la EPA:5

"En la década de los 90, algunos científicos sugirieron que ciertas sustancias químicas podrían estar interrumpiendo los sistemas endócrinos de los humanos y la vida silvestre.

Una variedad de sustancias ha demostrado interrumpir los sistemas endócrinos de los animales en los estudios de laboratorio y evidencias convincentes muestran que los sistemas endócrinos de algunos peces y animales silvestres se han visto afectados por los contaminantes químicos, lo que ha ocasionado problemas reproductivos y del desarrollo".

Sin embargo, a pesar de que han pasado casi dos décadas desde el inicio del programa, el mercado está, literalmente, inundado de sustancias químicas que tienen el potencial de causar estragos en la salud reproductiva, especialmente cuando la exposición ocurre en el útero o durante la infancia (como es el caso a menudo).

Las evidencias más sólidas que muestran que la exposición a las sustancias ambiéntales puede ocasionar la interrupción de la función del sistema endócrino provienen de los cambios extraños que se han observado en una variedad de especies silvestres, como los peces machos que se transforman en hembras; ranas que desarrollan varios defectos, como múltiples testículos u ovarios; y los osos hermafroditas, por nombrar algunos.

Los efectos también se observan en los seres humanos. Por ejemplo, los ftalatos, que son sustancias químicas interruptoras endócrinas, se han relacionado con la atrofia testicular o la anormalidad estructural. En los experimentos con ratas, los ftalatos han demostrado bloquear la acción de los andrógenos fetales, que afecta el desarrollo sexual en los hijos varones, lo que causa testículos no descendidos al nacer y tumores testiculares en la madurez.

Los estudios también han encontrado que los niños cuya madre estuvo muy expuesta a los ftalatos durante el embarazo fueron mucho más propensos a tener ciertos rasgos desmasculinizados y a producir menos testosterona.

Mientras más expuesta esté una mujer embarazada a una cantidad alta de ftalatos, mayor será el riesgo de su hijo de tener genitales más pequeños y a que sus testículos no desciendan por completo, lo que ocasiona un menor desarrollo reproductivo.

La sustancia química también parece hacer que los tractos genitales generales de los niños sean ligeramente más femeninos. Se cree que los ftalatos tienen estos efectos adversos porque reducen la síntesis de la testosterona al interferir con una enzima necesaria para producir la hormona masculina.

Incluso los Más Vulnerables Están Siendo Inundados con Sustancias Químicas que Confunden los Géneros

Los estudios han demostrado que los bebés prematuros están expuestos a una concentración extremadamente alta de ftalatos, que se utilizan bastante para fabricar plásticos como el cloruro de polivinilo (PVC, por sus siglas en inglés) usado en los tubos y otros equipos médicos.

Con cada tubo de plástico al que se conecta un recién nacido, aumenta el índice de exposición a los ftalatos. Y, para aquellos bebés prematuros que pasan semanas o meses en la unidad de cuidado intensivo neonatal, los niveles de exposición pueden ser extraordinarios.

Un reporte publicado por la organización sin fines de lucro Environment and Human Health, Inc. (EHHI) encontró que los bebés varones expuestos a los ftalatos a través de los procedimientos médicos tienen el mayor riesgo de padecer sus efectos en la salud.6 El di (2-etilhexil) ftalato o DEHP, en particular, es preocupante debido a las investigaciones que lo relacionan con:

Trastornos de la lactancia

"Síndrome de disgenesia testicular": un síndrome que involucra el criptorquidismo, (testículos no descendidos), hipospadias (defecto de nacimiento en el que la apertura de la uretra está en la parte inferior del pene, en vez de en la punta), oligospermia (bajo conteo de esperma) y cáncer testicular.

Interferencia con la diferenciación sexual en el útero

Glándula prostática de mayor tamaño

Ciclos ovulatorios dañados y síndrome del ovario poliquístico (SOP)

Varias interrupciones hormonales

Pubertad temprana o tardía

Cáncer de seno o miomas uterinos

Una persona típica en Estados Unidos entra en contacto regular con aproximadamente 6 000 sustancias químicas y con un número desconocido de sustancias potencialmente tóxicas con menos frecuencia. Hay cerca de 75 000 sustancias químicas que se fabrican regularmente y que las industrias de Estados Unidos importan, así que puede estar expuesto a cualquier cantidad de ellas.

Curiosamente, la mayoría de ellas nunca han sido evaluadas adecuadamente para su seguridad en los adultos, y mucho menos se ha analizado su impacto en las personas más vulnerables entre nosotros, nuestros niños.

De hecho, la industria química se ha resistido a la evaluación de las sustancias químicas en los cuerpos en desarrollo, como podría suceder en los fetos expuestos en el útero, probablemente, debido a que tendrían problemas para justificar todos los efectos dañinos que se podrían revelar.

Además, no hay ninguna investigación toxicológica que tome en cuenta los efectos de la exposición múltiple y simultánea a las sustancias químicas y su toxicidad sinérgica resultante, que es lo que realmente sucede con las poblaciones expuestas en el mundo real.

La Industria Química es Uno de los Cabilderos Más Poderosos

Como las industrias de biotecnología, farmacéutica y de los alimentos procesados, la industria química ejerce un increíble poder sobre el Congreso y lo utiliza para hacer que se aprueben leyes a su favor, y se ignoren las violaciones regulatorias.

Quizá es por esto que, a pesar de los riesgos demostrados, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha negado la petición de prohibir el BPA en los empaques para alimentos.

La FDA y la mayoría de las demás agencias regulatorias de Estados Unidos están respaldadas por los defensores de la industria y las corporaciones, quienes a menudo tienen conflictos masivos de interés cuando se trata de proteger la salud del público.

De hecho, la puerta giratoria entre la industria privada y las agencias de supervisión del gobierno, como la FDA, está tan bien establecida actualmente que, se ha vuelto usual leer sobre los escándalos, conflictos de interés y preferencias obvias a favor de la industria, incluso cuando va en contra de la ciencia o la ley.

La verdad es que, si desea permanecer seguro, no puede depender de la FDA, la EPA o cualquier otra agencia gubernamental; tiene que protegerse usted mismo.

Cómo Protegerse a Sí Mismo del Mundo Impulsado por las Sustancias Químicas

Nadie sabe cuáles consecuencias para la salud causará este coctel de sustancias químicas tóxicas en el adulto y ni hablar del bebé en desarrollo. Desafortunadamente, son nuestras futuras generaciones y probablemente la especie entera, la que pagará el precio más considerable por esta falta de preocupación por la seguridad, ya que el embrión y el feto se desarrollan a un índice mucho más rápido que el adulto.

Mientras que ocurre este desarrollo, la división y el crecimiento celular son rápidos – y estos cambios rápidos brindan muchas oportunidades para los errores. Queda claro que los niños parecen correr mayor riesgo, aunque, realmente nadie está seguro.

Yo animo a que cualquier persona con hijos o nietos lea Our Stolen Future (Nuestro futuro robado) de Theo Colburn, que es una de las MEJORES fuentes en este tema. Además. Mientras que hace el cambio para eliminar y reducir las sustancias químicas en su hogar, recuerde que una de las formas para reducir significativamente su carga tóxica es poner mucha atención en lo que come.

Los alimentos enteros biodinámicos y cultivados localmente, en realidad son la clave para el éxito, y como bono adicional, cuando come correctamente, tambien optimiza el sistema de desintoxicación natural de su cuerpo, que podria ayudarle a eliminar las toxinas que su cuerpo enfrenta de otras fuentes.

En lugar de crear una larga lista de las cosas que debería evitar, es mucho más fácil enfocarse en lo que debería hacer para llevar una estilo de vida saludable con la más mínima exposición a sustancias químicas.

1. Tanto como sea posible, compre y consuma productos orgánicos y de animales alimentados con pastura para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes.

2 En vez de consumir pescado convencional o de piscicultora, el cual a menudo está altamente contaminado con PCB y mercurio, tome suplementos con aceite de kril purificado de alta calidad, o consuma peces más pequeños o salvajes y que su pureza haya sido probada en laboratorio.

3. Coma alimentos de preferencia crudos y frescos, y alejes de los alimentos procesados y envasados. De esta manera evitara automáticamente todos los aditivos alimenticios incluyendo los endulzantes artificiales peligrosos, colorantes y MSG.

4. Almacene sus alimentos y bebidas en vidrio en vez de plástico y evite utilizar envolturas de plástico.

5. Haga pruebas en su agua, y si se detectan contaminantes, instale un filtro de agua apropiado en todas las llaves (inclusive en las regaderas)

6. Sólo utilice productos naturales de limpieza en su hogar

7. Utilice marcas orgánicas de productos para el baño, como shampoo, pasta dental, antitranspirantes y cosméticos. Por ejemplo, puede reemplazar muchos productos diferentes con aceite de coco y bicarbonato.

El EWG tiene una muy buena base de datos7 para ayudarle a encontrar productos de cuidado personal sin ftalatos y otros químicos potencialmente peligrosos. Yo también le ofrezco una línea orgánica de productos para la piel de alta calidad, shampoo y acondicionador y cremas corporales completamente naturales y seguras.

8. Evite los aromatizantes ambientales, toallitas para secadora, suavizantes de telas y otras fragancias sintéticas.

9. Reemplace sus sartenes antiadherentes con sartenes de cerámica o de vidrio.

10. Cuando remodele su hogar busque por alternativas "verdes" libres de toxinas en lugar de pintura regular y pisos de vinil.

11. Reemplace su cortina de baño de vinil con una de tela o instale una puerta de vidrio. La mayoría de todos los platicos flexibles como el de las cortinas de los baños contienen plastificantes peligrosos como ftalatos

12. Limite lo más que pueda el uso de medicamentos (recetados y sin receta). Los medicamentos también son sustancias químicas y dejan residuos y con el tiempo se acumulan en su hogar

13. Evite rociar pesticidas alrededor de su hogar o repelente de insectos que contienen DEET en su cuerpo. Hay alternativas efectivas y naturales esas opciones.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.