Ocultar
Consumir Alcohol

Historia en Breve -

  • El consumo de alcohol no sólo aumenta su consumo de carbohidratos netos, y por lo tanto de glucosa, sino que también libera acetaldehído tóxico como metabolito primario
  • Incluso el consumo leve de alcohol está relacionado con cáncer de boca, laringe, faringe, esófago, hígado, colon y en mujeres, con cáncer de mama
  • Los carbohidratos contenidos en el alcohol contribuyen al aumento en los niveles de azúcar en la sangre, así como con el desarrollo y la progresión de cáncer
 

Al Igual Que el Azúcar, el Alcohol Aumenta Su Riesgo de Cáncer

Agosto 17, 2016 | 12,561 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Aproximadamente un tercio de las personas que viven en los Estados Unidos son obesas, lo que incurre a un costo médico anual estimado de $147 billones.1 De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, en el 2014 no hubo ningún estado con una prevalencia de obesidad menor al 20%.2

Esta cifra es sorprendentemente diferente a la dada por la CDC en 1990, fecha en la cual ningún estado tuvo una prevalencia de obesidad igual o mayor al 15%.3

El aumento en las tasas de obesidad podría atribuirse a una serie de factores diferentes, desde consumir más energía de la que requiere su cuerpo, hasta moverse menos o consumir el tipo incorrecto de alimentos.

El cuerpo no quema eficientemente los carbohidratos y por lo general lo dejan más hambriento un par de horas después. El alcohol es un carbohidrato. Los estudios han publicado resultados opuestos, desde recomendar una copa de vino todas las noches con la cena hasta la abstinencia total para una buena salud.

Algunas de las discrepancias se podrían relacionar con la cantidad de alcohol consumido durante estos estudios. Actualmente, un estudio reciente relaciona al alcohol con el desarrollo de siete tipos de cáncer diferentes.

El Riesgo de Cáncer Aumenta Con el Consumo de Alcohol

En un artículo publicado en Addiction, los investigadores encontraron fuerte evidencia de que el alcohol estuvo rutinariamente relacionado con algunos tipos de cáncer, tales como el cáncer de recto, hígado, colon, esófago, orofaringe, laringe y en mujeres, con el cáncer de mama.4

El estudio epidemiológico sugirió que el alcohol contribuyó con el cáncer en más del 5.8% de todas las muertes causadas por cáncer a nivel mundial. La investigación no identificó la causa biológica entre el alcohol y estos siete tipos de cáncer, pero los investigadores dijeron:5

La confirmación de los mecanismos biológicos específicos a través de los cuales el alcohol aumenta la incidencia de cada tipo de cáncer no es necesaria para inferir que el alcohol es la causa”.

El porcentaje de muertes relacionadas con el alcohol y el cáncer, aumentó en un 63% en los últimos 12 años, más de 3.6% en el 2003 y 5.8% en el 2015 en todo el mundo.6

Este aumento podría ser el resultado de otros factores en las vidas de las personas que padecen de cáncer provocado por el alcohol, tales como malos hábitos en la alimentación, falta de ejercicio y una mala calidad del sueño.

Con el fin de asignar la causalidad del cáncer al alcohol, los participantes del estudio tuvieron que haber sido asignados aleatoriamente al grupo que bebía y se y abstenía durante el transcurso de su vida. En lugar de eso, los investigadores han estudiado una gran cantidad de datos epidemiológicos que se acerquen lo más que se pueda a un vínculo entre el alcohol y el cáncer.

Otro estudio relacionó incluso un leve consumo de alcohol con la misma lista de los tipos de cáncer.7 Los investigadores revisaron los casos de aproximadamente 136 000 hombres y mujeres durante un periodo de 30 años y encontraron que la personas que fumaban, incluso las que habían dejado de hacerlo, tuvieron tasas más altas de los tipos de cáncer relacionados con la bebida en comparación con las personas que jamás fumaron.

Este estudio encontró que el tabaquismo es un factor importante en el desarrollo de estos tipos de cáncer cuando están relacionados con el consumo de alcohol.

La Recurrencia del Cáncer de Mama Está Relacionada con el Alcohol

La Sociedad Americana contra el Cáncer advierte que incluso un par de copas a la semana puede aumentar su riesgo de cáncer de mama.8 El riesgo es mayor en mujeres que tienen niveles bajos de folato. Otra investigación relaciona la recurrencia de cáncer de mama con el consumo de alcohol.9

Estos dos resultados parecen ser causados por la capacidad del alcohol para aumentar los niveles de estrógeno. El alcohol también afecta a las hormonas en los hombres. El consumo crónico de alcohol está relacionado con la insuficiencia testicular e infertilidad masculina.10,11

Los síntomas femeninos en hombres sugieren que el alcohol también podría contener fitoestrógenos biológicamente activos.12

Los fitoestrógenos son de origen natural en algunas plantas, como la soya, la semilla de linaza, el trigo, las lentejas y las semillas de sésamo. Estos fitoestrógenos tienen una estructura similar a los estrógenos que produce su cuerpo y se unen libremente con los receptores de estrógeno.

Aunque los estudios en Asia relacionan a los productos a base de soya con menores tasas de cáncer de mama, en los Estados Unidos no se han reproducido los mismos resultados.13 Esta diferencia podría estar relacionada con los diferentes tipos y cantidades de productos que contienen fitoestrógenos de origen vegetal consumidos entre los dos países.14

El aumento de las tasas de estrógeno en el cuerpo también está relacionado con una mayortasa de crecimiento celular, importante en el desarrollo y la progresión del cáncer de próstata y algunos tipos de cáncer de mama.15,16

Cada uno de estos efectos se ha observado en las personas que beben moderadamente.17 Esto significa que consumir alcohol en cantidades de leves a moderadas no elimina el riesgo de cáncer de mama en mujeres y cáncer de próstata en hombres.

Los resultados preliminares de estos estudios sugieren que si ha sido diagnosticado con cáncer de mama o de próstata, especialmente si padece de sobrepeso o está en postmenopausia, sería buena idea reducir o eliminar su consumo de alcohol.

El Cáncer de Colon Afecta a Más Personas de Menos de 50 Años de Edad

El cáncer de colon también está relacionado con el consumo de alcohol. En un estudio publicado en la revista Cancer, los investigadores encontraron que 1 de cada 7 de las personas diagnosticadas con cáncer de colon tenía menos de 50 años de edad.18

Las recomendaciones actuales ponen a la edad de 50 años como el momento en que comienza a manifestarse los signos del cáncer de colon.

El cáncer en personas más jóvenes parece encontrarse después de que desarrollan los síntomas de la enfermedad, como obstrucción intestinal, heces con sangre y anemia.

Las investigaciones han establecido la relación entre el cáncer de colon y el consumo de alcohol. En 1988, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó al alcohol como carcinógeno Grupo 1.19

El Grupo 1 es la categoría del riesgo más alto de la IARC, lo que significa que existe evidencia sólida de que el alcohol causa cáncer. Un estudio publicado en el 2011 encontró que el 4% de los casos de cáncer en el Reino Unido se podría atribuir al alcohol.

La proporción fue aún mayor para el cáncer de boca y garganta, sin embargo el cáncer colorrectal tuvo la cifra más alta de casos relacionados con el consumo de alcohol.20,21

Otro estudio, publicado en Nutrition and Cancer en el 2014, encontró un riesgo 70% mayor de desarrollar cáncer de colon cuando los participantes tomaron una o más bebidas alcohólicas al día.22 El tipo de alcohol no fue un factor. En otras palabras, si los participantes tomaban cerveza, vino o licor fuerte, un mayor riego siguió siendo el mismo.

Otro estudio evaluó a pacientes que tenían antecedentes de un tipo específico de pólipos colorrectales llamados adenomas. Los investigadores encontraron que el consumo de alcohol aumentó significativamente el riesgo de desarrollar otro adenoma colorrectal, lo que a su vez aumentó el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.23

Su Riesgo Comienza en Su Boca

Un instrumento en el desarrollo del cáncer a causa del alcohol es el efecto que tiene el acetaldehído en su ADN. El acetaldehído es un metabolito del alcohol que puede dañar el ADN y evitar que el cuerpo repare el daño. Este metabolito está más relacionado con el cáncer en su boca, laringe, faringe, esófago e hígado.24

Por lo general, el alcohol se descompone en el hígado, en donde se forma el acetaldehído. Esta sustancia química hace que las células de su hígado crezcan más rápido, algunas veces mutadas genéticamente.25

Este proceso puede causar cáncer de hígado. Las bacterias que viven en la boca y el intestino también pueden descomponer el alcohol. Esto aumenta la cantidad de acetaldehído a la que están expuestos su boca, faringe, laringe y esófago, lo que aumenta el daño en el ADN celular, así como su riesgo de cáncer oral.26

Otras fuentes de acetaldehído incluyen al tabaco y los saborizantes de alimentos. El alcohol ha sido identificado como una fuente directa significativa y los investigadores están pidiendo medidas de salud públicas para reducir el contenido de acetaldehído en el alcohol en un esfuerzo por reducir el riesgo de cáncer. 27

El Azúcar es un Factor Clave

El alcohol es un carbohidrato y su cuerpo lo metaboliza en azúcar, lo que aumenta su riesgo de presión arterial alta y resistencia a la insulina. Como no tiene ningún valor nutricional, el alcohol también podría categorizarse como calorías vacías. Estas calorías vacías también contribuyen con el creciente problema de la obesidad en el mundo.

El alcohol es uno de los alimentos ricos en carbohidratos que podría duplicar su riesgo de desarrollar cáncer al aumentar su exposición al acetaldehído y su riesgo de obesidad.

Un estudio realizado en el 2013 por Credit Suisse Research Institute titulado “Sugar: Consumption at a Crossroads”, encontró que el 40% de los gastos en salud en los Estados Unidos son por enfermedades relacionadas directamente con el consumo excesivo de azúcar.28

Recientemente, los investigadores también relacionaron nuevos casos de cáncer en adultos de 30 años de edad en adelante con un alto índice de masa corporal (BMI) o sobrepeso u obesidad. El 25% de los casos de cáncer en el 2012 podrían atribuirse directamente al aumento en el BMI a partir de 1992.29

Tanto el metabolismo del azúcar como las células de cáncer se desarrollan en un entorno anaeróbico. De hecho, sin el azúcar, muchos tipos de cáncer son incapaces de producir metabólicamente la energía suficiente para sobrevivir.

Cuando reduce el consumo de carbohidratos netos (carbohidratos totales menos fibra), puede acabar eficazmente con las células de cáncer al matarlas de hambre.

Sin embargo, una lata de cerveza tiene 13 gramos de carbohidratos, una copa de 5 onzas de vino tiene 4 gramos y un cóctel de 5 onzas tiene 10 gramos de carbohidratos.30 Como puede ver, tan sólo un vaso de alcohol al día puede aumentar significativamente su consumo de carbohidratos, lo que a su vez contribuye con la obesidad, la resistencia a la insulina y el cáncer.

El Caso de la Cetosis Nutricional en el Tratamiento del Cáncer

Travis Christofferson, autor del libro titulado "Tripping Overthe Truth: The Return of the Metabolic Theory of Cancer Illuminates a New and Hopeful Path to a Cure", habla de la evidencia que demuestra que la cetosis nutricional ayuda a prevenir y tratar la mayoría de los tipos de cáncer.

Contrario a la enseñanza convencional, los defectos genéticos nucleares no causan cáncer. El daño mitocondrial es primero, lo que provoca las mutaciones genéticas nucleares. La cetosis nutricional, que se basa en una alimentación rica en grasas saludables de alta calidad y una limitación significativa de los carbohidratos netos, fortalece la función mitocondrial.

Una mitocondria saludable quema grasas de manera muy efectiva, ya que es un combustible ideal en comparación con el azúcar.

[+] Fuentes y Referencias

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.