Ocultar
Dieta Cetogenica

Historia en Breve -

  • La obesidad y las enfermedades cardiacas, así como la enfermedad de Alzheimer y el cáncer tienen algo significativo en común—todas son causadas por la resistencia a la insulina y leptina
  • Al llevar una alimentación de grasas de alta calidad, baja en carbohidratos, logrará una cetosis nutricional; un estado metabólico en el que el cuerpo quema grasas en vez de glucosa, como combustible principal.
  • Mantener una cetosis nutricional podría tener beneficios para la salud en enfermedades como la obesidad, diabetes, cáncer, epilepsia, enfermedad de Alzheimer, Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple, autismo, migrañas, lesiones cerebrales traumáticas, síndrome de ovario poliquístico y muchas más
 

Las Enfermedades Han Demostrado Beneficiarse de una Dieta Cetogénica

Septiembre 26, 2016 | 29,080 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La obesidad y las principales causas de muerte, tales como la diabetes, enfermedades cardiacas, enfermedad de Alzheimer y cáncer, tienen algo importante en común--todas son causadas por la resistencia a la insulina y leptina.

En otras palabras, el problema subyacente es la disfunción metabólica que se desarrolla como resultado de consumir demasiados carbohidratos netos (carbohidratos totales sin fibra) y/o proteínas. Los azúcares que se encuentran en los alimentos procesados y granos son los principales culpables, y la alimentación estándar estadounidense está cargada de ambos.

Una vez que desarrolla resistencia a la insulina y leptina, se desencadenan cascadas bioquímicas que no solo hacen que su cuerpo retenga la grasa, sino que también producen inflamación y daño celular.

Por lo tanto, si tiene problemas crónicos de salud y/o de peso, los protocolos de tratamiento son los mismos. Esta es una buena noticia, ya que simplifica significativamente su enfoque para mejorar su salud. No se necesita un conjunto diferente de estrategias para abordar cada enfermedad.

En resumen, al optimizar su metabolismo y función mitocondrial, uno se dirige directamente hacia el camino para tener una mejor salud. Entonces, ¿cómo puede corregir estos desequilibrios metabólicos? La clave es su alimentación. El horario de sus comidas también puede desempeñar un papel importante.

La Cetosis Nutricional Podría Ser Clave Para Tener una Salud Óptima

Al llevar una alimentación saludable alta en grasas y baja en carbohidratos, con baja a moderada cantidad de proteínas, entra en lo que se conoce como cetosis nutricional; un estado en el cual su cuerpo quema grasas como combustible principal, en vez de glucosa (azúcar).

Cada vez más investigación sugiere que la cetosis nutricional es la respuesta a una larga lista de problemas de salud, comenzando con la obesidad.

De hecho, la evidencia científica más reciente sugiere una alimentación con alto contenido de grasas, baja en carbohidratos netos, y con baja a moderada cantidad de proteínas (en otras palabras, una alimentación que le mantenga en la cetosis nutricional) es ideal para la mayoría de las personas.

De hecho, los atletas de resistencia se alejan de las estrategias convencionales de alimentación alta en carbohidratos, y adoptan esta forma de comer, ya que aumenta la fuerza y resistencia física.

Más allá de la resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, hay un conjunto de aplicaciones para la cetosis nutricional, incluyendo como tratamiento para convulsiones, especialmente en niños que no responden a los medicamentos, y en enfermedades neurológicas como el Alzheimer y Parkinson. El cáncer es otra cuestión en donde las dietas cetogénicas son muy prometedoras.

Una vez que haya realizado el cambio de quemar azúcares a quemar grasas, como su principal combustible, otros beneficios incluyen un menor número de ataques de hambre y unos niveles drásticamente inferiores de antojos de alimentos.

Asimismo, al convertirse en un eficiente quemador de grasas, también puede aumentar su longevidad. Los investigadores han identificado una docena de genes asociados con la longevidad.

De acuerdo con Jeff Volek, Ph.D., nutriólogo registrado y profesor en el Departamento de ciencias humanas de la Universidad Estatal de Ohio--quien ha realizado un enorme trabajo en el campo de los tipos de alimentación con alto contenido de grasas y bajos en carbohidratos, y es autor de varios libros acerca de este tema.

a función principal de uno de estos genes es paralizar la degradación de los aminoácidos de cadena ramificada (BCAA´s, por sus siglas en inglés), tales como la leucina para prevenir esta degradación, que puede ayudar a preservar su masa muscular.1

Además, los BCAA´s tienen otros beneficios; en una serie de estudios con modelos animales de mediana edad, al agregar los BCAA´s aumentó la biogénesis mitocondrial cardiaca y muscular (la creación de nuevas mitocondrias), lo que mejoró tanto la salud como la longevidad.

Curiosamente, la estructura de BCAA´s es muy similar a la de las cetonas--moléculas que proporcionan energía y son producidas por el hígado, de las grasas--y las cetonas parecen ser metabolizadas de forma preferencial.

En otras palabras, las cetonas comparte aquellos aminoácidos de cadena ramificada, al dejar que circulen niveles más altos de ellos, mientras también ayudan a conservar la masa muscular y promover la longevidad.

Cetonas--Un Combustible Limpio y Saludable

La razón principal por la que en la actualidad muchas personas tienen sobrepeso y/o tienen un mal estado de salud, es que la alimentación occidentalizada está sobrecargada de carbohidratos sin fibra como combustible principal, que a su vez inhibe la capacidad del cuerpo para acceder y quemar la grasa corporal.

Por su parte, las grasas de alta calidad son un combustible mucho más preferible, puesto que son utilizadas con mucha mayor eficacia que los carbohidratos. Cuando quema grasas como su principal combustible, el cociente respiratorio (la cantidad de oxígeno que necesita) normalmente disminuye,2 lo cual es una señal de que su metabolismo funciona de manera más eficiente.

Cómo Iniciar la Cetosis Nutricional

La forma más eficaz de entrenar a su cuerpo a utilizar grasas como combustible es al eliminar la mayor parte de los azúcares y almidones de su alimentación, y esto se aplica en todas las personas; si es un atleta de élite, o padece de diabetes y es sedentario. Al mismo tiempo, deberá reemplazar los carbohidratos con grasas saludables.

Un consumo alimenticio de alrededor de 50 gramos o menos por día de carbohidratos netos al mismo tiempo que mantiene unos niveles de proteína de bajos a moderados, suele ser lo suficientemente bajo como para permitir que pueda hacer el cambio a la cetosis nutricional (el estado metabólico asociado a una mayor producción de cetonas en su hígado; es decir, el reflejo biológico de ser capaz de quemar grasas).

Esta solo es una generalización, ya que cada persona responde a los alimentos de una manera diferente. Algunas personas pueden entrar en plena cetosis, mientras consumen alrededor de 70 a 80 gramos de carbohidratos sin fibra. Otros, especialmente si son resistentes a la insulina o padecen diabetes tipo 2, podrían requerir menos de 40 gramos, o incluso tan solo 30 gramos por día, para llegar al objetivo.

Para encontrar su objetivo personal de carbohidratos, es importante medir no solo el nivel de glucosa en la sangre, sino también sus niveles de cetonas, que pueden obtenerse ya sea a través de análisis de orina, aliento o sanguíneos.

Esto le dará una medida objetiva para verificar si realmente entra en cetosis, en vez de depender de contar los gramos de carbohidratos que consume. La cetosis nutricional se define como las cetonas en la sangre que permanecen en un rango de 0.5 a 3.0 milimoles por litro (mmol/L).

Dicho lo anterior, al utilizar un medidor de nutrientes mejorará radicalmente la capacidad para entender cuánto y qué tipo de alimentos le ayudan a mantener sus objetivos nutricionales de la dieta cetogénica mientras también ayuda a evaluar el valor de los nutrientes de sus elecciones alimenticias.

Mi primera opción es Cronometer.com/mercola. Esa es mi actualización del medidor básico de nutrientes Cronometer, y tiene establecido un valor predeterminado para los niveles de macronutrientes que apoyarán la cetosis nutricional.

Evite la Leche y Considere el Aceite MCT

Por el momento, aparte de los azúcares y granos añadidos, lo mejor es evitar la leche, ya que puede ser difícil mantener una cetosis si come o bebe una gran cantidad de ella.

La galactosa presente en la leche es un carbohidrato y fácilmente puede superar su porción de carbohidratos netos al beber un solo vaso de leche. La caseína, la principal proteína de la leche también puede desencadenar o contribuir a la inflamación.

Al mantener bajos niveles carbohidratos netos, su cuerpo hace el cambio a quemar grasas como combustible y el hígado comienza a convertir parte de esas grasas en cuerpos cetónicos. Se trata de una producción endógena, lo que significa que son elaborados por el cuerpo por las reservas de grasas o de las grasas presentes en los alimentos que consume.

Podría aumentar su nivel de cetonas al tomarlas en forma de suplemento, pero estas cetonas exógenas (fabricadas en un laboratorio, no en su cuerpo) probablemente no sean tan beneficiosas a menos que ya sean "bajas en carbohidratos".

Los aceites alimenticios, tales como el aceite de coco de triglicéridos de cadena media (MCT, por sus siglas en inglés), también pueden utilizarse para aumentar ligeramente los niveles de cetonas.

La Dieta Cetogénica Tiene una Largo Historial de Uso Para Convulsiones Epilépticas

Authority Nutrition reseña 15 problemas de salud que muestran una respuesta favorable a la dieta cetogénica,3 y que probablemente sea una lista corta.

Con base en mi comprensión de la salud mitocondrial y función metabólica, la vasta mayoría de los problemas de salud podrían entrar en esta categoría. La epilepsia es una de las enfermedades en las que la dieta cetogénica tiene el historial más largo y mejor documentado.

Este tipo de alimentación se ha utilizado con eficacia para tratar las convulsiones epilépticas resistentes a los medicamentos desde ‘20s,4 y los estudios han confirmado que es útil tanto para niños como para adultos.

En mi opinión, sería conveniente implementar una dieta cetogénica como terapia de primera línea, pero en la medicina convencional, usualmente no se considera ni se recomienda, a menos que el paciente no responda a los medicamentos. Incluso entonces, un paciente o el padre de un niño con convulsiones tendrían que sugerir el tema. Como se señaló en el artículo presentado:5

"La investigación muestra que las crisis suelen mejorar en alrededor del 50 % de los pacientes con epilepsia que siguen la dieta cetogénica clásica. Esta también se conoce como dieta cetogénica 4:1, ya que proporciona cuatro veces tanta grasa como proteínas y carbohidratos combinados.

La dieta Atkins modificada (MAD, por sus siglas en inglés) se basa en una proporción de 1:1 de grasas a proteínas y carbohidratos, la cual es considerablemente menos restrictiva. Esta ha demostrado ser igualmente eficaz para controlar las convulsiones en la mayoría de los adultos, y niños mayores de dos años de edad".

La Cetosis Nutricional Mejora la Salud Cerebral

En general, su cerebro funciona mejor cuando quema grasas en vez de glucosa, ya que las grasas han demostrado ser tanto neuroterapéuticas como neuroprotectoras. Aunque las grasas no son capaces de atravesar la barrera hematoencefálica, las cetonas, al ser grasas hidrosolubles, pueden cruzar y alimentar a su cerebro.

También, parecen disminuir los indicadores de inflamación sistémica, tales como IL-6 y otros. Muchas veces, los primeros cambios que las personas notan al entrar en la cetosis nutricional, es que mejoran la cognición y agudeza mental.

En general, las cetonas son la fuente preferida de energía para el cerebro, pero especialmente para las personas afectadas por la diabetes, Alzheimer, Parkinson y tal vez incluso la esclerósis lateral ameotrófica (ALS, por sus siglas en inglés), ya que en estas enfermedades, hay ciertas neuronas que se volvieron resistentes a la insulina o han perdido la capacidad de utilizar eficazmente la glucosa, lo que provoca que las neuronas mueran.

Cuando hay presencia de cetonas, estas neuronas tienen una mejor oportunidad de sobrevivir y prosperar.

En un estudio, los pacientes que padecían Parkinson y siguieron la dieta cetogénica 4: 1, en promedio, experimentaron una mejoría de 43 % en sus síntomas, después de un mes.6 Suplementar con aceite MCT parece ser particularmente beneficioso para la enfermedad de Alzheimer.7,8

Asimismo, los estudios apoyan utilizar la cetosis nutricional para el autismo. Como fue señalado en el artículo presentado, "el autismo comparte algunas características con la epilepsia, y muchas personas con autismo experimentan convulsiones relacionadas con una agitación excesiva de las células cerebrales", y las investigaciones muestran que la cetosis nutricional ayuda a amortiguar esta excesiva actividad.

En un estudio piloto,9 la mayoría de los niños autistas mostraron una mejoría después de seguir una dieta cetogénica cíclica durante seis meses.

A diferencia de la glucosa en la sangre, las cetonas presentes en la sangre no aumentan los niveles de insulina. Asimismo, no necesitan la ayuda de la insulina para atravesar las membranas celulares, incluyendo las membranas neuronales.

En vez de ello, utilizan una simple difusión, por lo que incluso pueden entrar en las células que se volvieron resistentes a la insulina. Probablemente esta sea una de las razones por las que la cetosis nutricional funciona tan eficazmente para atender una variedad de problemas y enfermedades neurológicas. Incluso se muestra prometedora para:

  • Migrañas: Seguir una dieta cetogénica durante cuatro semanas ha demostrado reducir la frecuencia de las migrañas, y disminuir el uso de medicamentos para el dolor.10,11
  • Lesiones traumáticas cerebrales: Los estudios en animales sugieren que puede ayudar a reducir la inflamación cerebral, mejorar la función motora y acelerar la recuperación, aunque parece ser más eficaz en las personas jóvenes que en las personas de edad avanzada. Los estudios en humanos todavía tienen que validar estos descubrimientos.12

Las Enfermedades Metabólicas Mejoran al Llevar una Dieta Cetogénica

Asimismo, la cetosis nutricional está indicada para la obesidad, el síndrome metabólico (prediabetes) y la diabetes. Esto no es algo sorprendente, si consideramos el hecho de que uno de sus efectos beneficiosos es corregir la resistencia a la insulina.

Si cumple con al menos tres de los siguientes criterios, es posible que sea diagnosticado con un síndrome metabólico: obesidad abdominal, niveles elevados de triglicéridos, bajos niveles de colesterol HDL, presión arterial alta y/o elevados niveles de azúcar en la sangre en ayunas. La cetosis nutricional ha demostrado mejorar la mayor parte de estos problemas de salud.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés), que está fuertemente asociada con la obesidad, diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico, ha demostrado que también mejora al seguir una alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas saludables.

En un estudio,13 los hombres que padecen obesidad, diagnosticados con el síndrome metabólico y NAFLD, mostraron una mejoría significativa en su peso, presión arterial, enzimas hepáticas y la grasa en el hígado, después de cuatro meses de llevar una dieta cetogénica; el 21 % de ellos solucionó completamente su hígado graso no alcohólico.

Las enfermedades de almacenamiento de glucógeno (GSD, por sus siglas en inglés) y el síndrome de deficiencia del transportador de glucosa 1 (GLUT1, por sus siglas en inglés), son otros dos padecimientos para los que llevar una dieta cetogénica literalmente es un salvavidas.

GSD se caracteriza por la falta de una enzima que ayuda a almacenar glucosa en forma de glucógeno o a descomponer el glucógeno en glucosa. La forma exacta de la enfermedad depende de la enzima en la cual tiene deficiencia. Como fue señalado por Authority Nutrition:

"A los pacientes que padecen GSD se les aconseja consumir alimentos con alto contenido en carbohidratos, en intervalos frecuentes, para que la glucosa siempre este siempre disponible en el cuerpo.

Sin embargo, las investigaciones previas sugieren que una dieta cetogénica podría beneficiar a las personas con algunas formas de GSD, [por ejemplo] GSD III, también conocida como enfermedad de Forbes-Cori... [y] GSD V, también conocida como enfermedad de McArdle..."

En el síndrome de deficiencia de GLUT1 (una rara enfermedad genética), se presenta la deficiencia de una proteína que ayuda a transportar el azúcar en la sangre en su cerebro. Las convulsiones y el deterioro de la capacidad motora son dos síntomas comunes que normalmente se manifiestan poco después del nacimiento.

En este caso, el beneficio de una dieta cetogénica es bastante evidente, ya que las cetonas no necesitan de esta proteína para poder entrar en su cerebro. Por lo tanto, las cetonas son un combustible ideal para las personas con deficiencia de GLUT1, al permitir que su cerebro funcione con mayor normalidad.

Los Trastornos Hormonales y del Sistema Nervioso Podrían Mejorar al Llevar una Dieta Cetogénica

Es posible que al ser un eficaz quemador de grasa, también sean beneficiados tanto su sistema nervioso como la regulación hormonal. El síndrome de ovario poliquístico (PCOS, por sus siglas en inglés) y la esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés), son dos enfermedades que parecen responder bien a esta transición en el combustible principal.

PCOS, que pone a las mujeres en un mayor riesgo de desarrollar resistencia a la insulina, diabetes, infertilidad, síndrome de arteria coronaria, trastornos lipídicos (tales como colesterol elevado y presión arterial alta) y, posiblemente, cáncer de seno, se caracteriza por:

  • Hiperinsulinemia (resistencia a la insulina con niveles elevados de insulina sérica)
  • Mayor producción de andrógenos (hormona masculina), lo cual causa vello facial y/o acné
  • Ausencia total o casi total de ovulación
  • Obesidad

En un estudio,14 las mujeres que tuvieron un diagnóstico de síndrome de ovario poliquístico, y siguieron una dieta cetogénica durante seis meses, perdieron un promedio de 12 % de su peso corporal y redujeron su insulina en ayunas en un promedio de 54 %.

Además, los niveles de hormonas sexuales mostraron una mejoría, y dos de las once mujeres fueron capaces de quedar embarazadas a pesar de tener antecedentes de infertilidad.

La MS, que es una enfermedad autoinmune ocasiona daño en la capa de mielina (la cubierta protectora del nervio), que causa síntomas como entumecimiento, pérdida del equilibrio y menor función motora, así como problemas de visión y memoria.

Como fue señalado en el artículo presentado: "Un estudio15 acerca de la MS en un modelo de ratón, descubrió que llevar una dieta cetogénica suprimió los indicadores inflamatorios. Tener una menor inflamación produjo mejoría en la memoria, aprendizaje y función física".

La Cetosis Nutricional Podría Ser la Clave Para Prevenir el Cáncer

El cáncer es una enfermedad devastadora, y hoy en día es difícil encontrar a alguien cuya vida no haya sido afectada de alguna manera por esta enfermedad. De hecho, se ha convertido en una de las principales causas de muerte alrededor del mundo.

Lo que es peor, los médicos aún desconocen ampliamente el hecho de que la mayoría de los tipos de cáncer son ocasionados por una disfunción metabólica y mitocondrial, y por lo tanto, las recomendaciones de prevención convencionales hacen poco o ninguna diferencia para controlar la oleada de diagnósticos de cáncer.

Considero, al igual que muchos expertos que he entrevistado, que más del 90 % de los casos de cáncer son prevenibles o tratables. La clave es reconocer que el cáncer realmente es una enfermedad metabólica mitocondrial, causada por una mala elección de alimentos, en combinación con un estilo de vida tóxico.

Al observar al cáncer como una enfermedad metabólica--en contraposición a una enfermedad por un ADN dañado, que es un efecto opuesto a la disfunción mitocondrial--nos proporciona el poder de controlar esta disfunción al elegir cuidadosamente los alimentos y nutrientes, así como al emplear estrategias que ayuden a optimizar los procesos bioquímicos que suprimen el desarrollo del cáncer, mientras que al mismo tiempo estimulan los mecanismos para impulsarlo hacia la remisión.

En lo últimos años, la cetosis nutricional ha recibido mucha atención por parte de los investigadores del cáncer, y muchos estudios demuestran que tiene un gran potencial no solo como una forma para prevenir el cáncer, sino también como tratamiento--en combinación con otros, como la quimioterapia y radiación.16

La investigación analiza si las terapias metabólicas que no son tóxicas y los cócteles de medicamentos podrían ser igual de eficaces, con menos toxicidad.

De hecho, según el Dr. Thomas Seyfried, quien es uno de los principales investigadores académicos en intervenciones nutricionales para el cáncer, el mecanismo por el que la dieta cetogénica controla el cáncer es mucho más claro y fácilmente comprensible que la forma en la que la dieta cetogénica controla las crisis epilépticas.

Esto es irónico si consideramos que apenas es reconocida, y mucho menos aplicada dentro de los círculos de oncología, aunque, desde de 1920, fue aceptada como un tratamiento para la epilepsia.

La premisa central es que, dado que las células cancerígenas necesitan glucosa e insulina para desarrollarse, disminuir el nivel de glucosa en la sangre, aun con la restricción de carbohidratos y proteínas, literalmente causa que las células cancerígenas mueran por inanición.

Además, un menor consumo de proteínas tiende a moderar la vía mTOR, que a menudo es responsable de acelerar la proliferación celular.

Corregir la Disfunción Metabólica y Optimizar la Salud Mitocondrial Prepara el Camino Para Tener una Vida Larga y Saludable

He llegado a reconocer que la disfunción mitocondrial es el núcleo de la causa del descontrol de su sistema. Tiene miles de mitocondrias en casi todas sus células y estas generan alrededor del 90 % de la energía que necesita para tener salud y sobrevivir.

Cuando un gran número de ellas dejan de funcionar correctamente, su cuerpo ya no puede funcionar como debe, lo que favorece el desarrollo de un sin número de enfermedades. Para algunas personas, podría manifestarse como diabetes o enfermedades cardiacas; en otras, se muestra como cáncer o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa.

El remedio consiste en optimizar la función mitocondrial y corregir las disfunciones metabólicas de la resistencia a la insulina y leptina. Aquí, nos hemos enfocado en los beneficios de una dieta cetogénica, que significa consumir alimentos con alto contenido de grasas saludables, con niveles moderados de proteínas y bajos niveles de carbohidratos netos (piense en carbohidratos sin fibra).

Realmente, las decisiones que toma en cuestión de grasas alimenticias son críticas, ya que los ácidos grasos contribuyen a la formación de las membranas celulares, y es prácticamente imposible tener una función biológica óptima si hay una deficiencia de membranas celulares.

Por lo que las grasas alimenticias sirven para dos propósitos; en primer lugar, como combustible, pero también como elementos esenciales para los componentes estructurales de su cuerpo. La mayoría de los habitantes en los Estados Unidos consumen, inconscientemente, grandes cantidades de grasas nocivas, como aceites vegetales procesados, los cuales contribuyen a su deterioro, conforme pasa el tiempo.

Así que cuando hablo de las grasas alimenticias, me refiero a las grasas naturales sin procesar, que se encuentra en los alimentos enteros, tales como las semillas, frutos secos, mantequilla, aceitunas, aguacate, aceite de coco, cacao sin procesar o mantequilla de cacao. Pero también, recuerde que de igual forma, el aceite MCT tiene grandes beneficios para la salud.

Otras Estrategias Que Promuevan la Quema de Grasas Saludables

Otras dos estrategias que le ayudarán a hacer la transición de quemar azúcares a quemar grasas, como su principal combustible, son:

Ayuno intermitente o extendido, como el Ayuno Peak. El ayuno intermitente es una alternativa a los ayunos prolongados. Aunque solía recomendar saltarse el desayuno y convertir al almuerzo en su primera comida, al final aprendí que para la mayoría, evitar la cena es una estrategia mucho más eficaz.

Esto se debe a que es menos activo metabólicamente mientras duerme, así que lo último que querrá es añadir combustible que no es necesario, durante la noche. Si lo hace, simplemente generará un exceso de radicales libres peligrosos.

Sin embargo, para la mayoría de las personas, esto podría ser un gran desafío a implementar. Para la mayoría de las personas que tienen una cetosis nutricional, es fácil saltarse el desayuno, porque de todos modos no tienen hambre, pero evitar la cena podría ser más difícil; ya que ven el desayuno como una obligación, y la cena más como un evento social.

Si no puede saltarse la cena, deje pasar al menos de 3 a 6 horas entre la última comida y la hora de acostarse.

Entonces, el desafío se convierte en determinar el momento más adecuado para consumir el desayuno. Yo utilizo un medidor de glucosa durante 24 horas, y he aprendido que puedo precisar el momento ideal para romper mi ayuno, al monitorear mi glucosa.

También puede hacerlo, incluso sin este medidor especializado. Simplemente mida su nivel de glucosa en intervalos regulares durante la mañana, y cuando note que su nivel de glucosa aumenta, incluso aunque no haya comido, esta es una señal de que tiene una gluconeogénesis.

Básicamente, su cuerpo empieza a descomponer las proteínas (músculo), y las convierte en glucosa. Este no es un proceso saludable, por lo que cuando ocurra, tendrá que comer algo para evitar una degeneración muscular.

En mi experiencia, esto suele suceder después de 16 horas de ayuno o menos, aunque varía de persona a persona. Si es un atleta de élite, es posible que esta estrategia no sea apropiada, pero podría funcionar para la mayoría de las personas promedio.

Hacer ejercicio es una gran forma de aumentar la reparación y regeneración mitocondrial, ya que es un poderoso estímulo para PGC1 alfa, el cual probablemente es el estímulo más poderoso presente en su cuerpo, para realizar la biogénesis mitocondrial.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.