Ocultar
Estatinas Colesterol

Historia en Breve -

  • Un estudio reciente encontró que el uso de cualquier estatina, en cualquier cantidad, está relacionado con un significativamente elevado de desarrollar cáncer de próstata
  • Los descubrimientos de los estudios previos que investigaron la relación entre las estatinas y el cáncer han sido variados, aunque una cantidad de estudios realizados en los últimos 15 años ha presentado advertencias de esta relación potencial
  • Las pautas actuales sobre el colesterol, que recomiendan que el nivel de colesterol LDL sea menor a 100, o incluso menor a 70 en los pacientes con un riesgo muy alto de enfermedades cardiacas, son peligrosamente bajas y podrían empeorar la situación, en vez de mejorarla
  • Mientras que el motivo principal por la que se recetan las estatinas es reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, estos medicamentos, en realidad, pueden aumentar el riesgo de desarrollar una, ya que agotan la coenzima CoQ10, lo que podría ocasionar insuficiencia cardiaca. Si está sometido a una terapia con estatinas, también debe tomar un suplemento de CoQ10 o ubiquinol para evitar el daño irreparable de las mitocondrias
  • Las estatinas no modulan el tamaño de la partícula de LDL y el tamaño de la partícula es el factor que puede hacer que el LDL sea “malo” en primer lugar. Las partículas pequeñas de LDL se atoran fácilmente y causan inflamación crónica, lo cual aumenta el riesgo de una enfermedad cardiaca, mientras que las partículas LDL flotantes no tienen tales efectos adversos. El tamaño de la partícula solo puede modularse a través de la intervención alimenticia
 

Uso de las Estatinas: El Error que Causa Cáncer que Comete 1 de cada 4 Personas de Más de 45 Años

Octubre 3, 2016 | 31,751 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Las estatinas, medicamentos que disminuyen los niveles del colesterol, son una de las medicinas más recetadas en el mundo.

Sorprendentemente, en Estados Unidos, ¡una de cada cuatro personas de más de 45 años toma este medicamento innecesario!

Las estatinas actúan al bloquear una enzima fundamental del hígado, responsable de generar el colesterol.

Aunque, esa no es la única tarea de esa enzima.

Esta enzima también produce CoQ10, que es esencial para la salud mitocondrial.

Quizá, entonces no sea tan sorprendente que muchos efectos secundarios potencialmente peligrosos vayan de la mano con el uso de los medicamentos de estatinas.

Hasta la fecha, son más de 900 los estudios que prueban sus efectos adversos, van desde los problemas musculares, hasta la diabetes, defectos de nacimiento y un mayor riesgo de cáncer.

Las Estatinas Podrían Aumentar el Riesgo de Cáncer de Próstata

Un estudio reciente buscó determinar si el uso de estatinas estaba relacionado con el riesgo de cáncer de próstata.

Los investigadores observaron de cerca a 400 pacientes de cáncer de próstata que tuvieron su primer diagnóstico durante el periodo entre 2005 y 2008.

Encontraron que el uso de cualquier estatina, en cualquier cantidad, está relacionado con un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer de próstata.

Además, hubo un aumento en el riesgo, que progresó con una dosis acumulativa creciente.

De acuerdo con el estudio:1

“Los resultados de este estudio de caso control sugieren que las estatinas podrían aumentar el riesgo de cáncer de próstata”.

Durante Más de Una Década las Estatinas Se Han Relacionado a un Mayor Riesgo

Mientras que las evidencias todavía están muy dispersas, en las que los resultados de los estudios muestran un mayor riesgo de cáncer, su disminución o ningún riesgo notorio, lo que SI está claro es que la medicina convencional todavía no entiende las ramificaciones completas de la disminución artificial de los niveles del colesterol y simplemente no saben si el uso de estos medicamentos podría o no echar empeorar la epidemia de cáncer que ya está fuera de control.

En resumen, con mucho más de 30 millones de personas en Estados Unidos que toman estatinas, estamos presenciando el progreso de un experimento masivo ‘en vivo’.

Hace más de 10 años, las investigaciones indicaron que además de disminuir el colesterol, las estatinas podrían promover el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Y, aunque este efecto podría ayudar a prevenir los ataques cardiacos y otras formas de enfermedades cardiacas, también podría promover el cáncer, al aumentar el crecimiento de los vasos sanguíneos en los tumores cancerosos.

Mientras tanto, otros estudios han indicado completamente lo opuesto; que las estatinas pueden inhibir la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos), así que, de nuevo, es prácticamente imposible decir que la seguridad y la efectividad de las estatinas están basada en una ciencia exacta...

Aunque, la conexión entre las estatinas y el cáncer se origina mucho antes que esto. Un análisis publicado en la revista de la Asociación Médica de Estados Unidos afirmó:2

“Todos los miembros de las dos clases más populares de medicamentos que disminuyen los lípidos (los fibratos y las estatinas) causan cáncer en los roedores, en algunos casos a niveles de exposición animal que son cercanos a aquellos que se recetan a los humanos…

Durante las próximas décadas, se necesitan pruebas clínicas a largo plazo y vigilancia cuidadosa posterior a la comercialización para determinar si los medicamentos que disminuyen el colesterol causan cáncer en los humanos.

Mientras tanto, los resultados de los experimentos con animales y humanos sugieren que debería evitarse el tratamiento con medicamentos que disminuyen los lípidos, especialmente los fibratos y las estatinas, excepto en los pacientes con un riesgo alto a corto plazo de enfermedad coronaria”.

Las Pautas Sobre el Colesterol son un Desastre para la Salud

No hace falta decir que, se ignoraron completamente estas advertencias. En cambio, las autoridades de salud pública hicieron lo contrario y siguieron felizmente el camino que tenía la mayor cantidad de dinero.

Durante la última década, se han alterado las pautas sobre el colesterol para generar incluso más ‘pacientes’ que deban tratarse con medicamentos que disminuyen el colesterol.  

En 2004, el panel del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol, del gobierno de Estados Unidos, aconsejó que las personas con riesgo de enfermedades cardiacas intentaran reducir su colesterol LDL (malo) a niveles extremadamente bajos y, desde entonces, la salud ha sido un desastre.

Antes de 2004, se consideraba saludable un nivel de colesterol LDL de 130-miligramos. Sin embargo, las pautas actualizadas recomendaron niveles de menos de 100, o incluso de menos de 70 para los pacientes con un riesgo muy alto.

Estas pautas actualizadas aumentaron instantáneamente el mercado de los medicamentos para reducir el colesterol. Las personas señaladas aumentaron incluso más con el llamado a comenzar a analizar a los niños antes de la pubertad y a recetar estatinas a niños de hasta ocho años en adelante.

Obviamente, ocho de los nueve doctores en el panel de aprobación para estas pautas absurdamente bajas tenían vínculos financieros con las compañías que fabricaban los medicamentos para disminuir el colesterol.

La FDA No “Cree” en la Relación Entre las Estatinas y el Cáncer

En 2008, se publicaron descubrimientos alarmantes de un estudio que mostraban un riesgo significativamente elevado de muertes por cáncer3 en aquellas personas que tomaban Inegy (también vendido bajo el nombre Vytorin).  El medicamento combina la estatina simvastatina, ampliamente usada, con otro medicamento llamado ezetimibe, que bloquea la absorción del colesterol en el intestino.  El estudio tampoco encontró ningún beneficio de tomar el medicamento.

Esto a pesar de que reducía los niveles de colesterol LDL en un respetable 61 %, lo que “debería haber” tenido un efecto en los eventos cardiovasculares, con base en la hipótesis prevaleciente de que un nivel alto de LDL equivale a un riesgo alto de enfermedades cardiacas.

Así que, en resumen, el medicamento no tuvo un impacto benéfico en el resultado principal (lo que significa que no redujo los eventos cardiovasculares adversos graves), mientras que más personas desarrollaban cáncer durante el tratamiento (105, en comparación con los 70 pacientes que tomaban un placebo) y hubo más muertes relacionadas con el cáncer (39 muertes por cáncer, en comparación con las 23 del grupo control).

Un par de meses después de que se publicaran los resultados, un panel reunido por la Academia Americana de Cardiología4 declaró que:

“... la combinación de medicamento muy comercializada debería usarse únicamente como último recurso. Actualmente, no hay evidencias de que el ezetimibe, que reduce los niveles del colesterol de lipoproteínas de baja densidad, mejore los resultados clínicos, como el infarto al miocardio o la muerte”.

En diciembre de 2009, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció la terminación de su análisis5 de la alarmante prueba SEAS (arriba), así como de la información provisional de otras dos pruebas cardiovasculares a gran escala que estaban en progreso y utilizaban Vytorin: las pruebas SHARP y IMPROVE-IT. (La prueba SHARP terminó en 2010, mientras que se espera que la prueba IMPROVE-IT se termine en 2012).

¿Su conclusión?

“La FDA cree que es poco probable que Vytorin o Zetia aumenten el riesgo de cáncer o la muerte relacionada con el cáncer”.

No sé qué tanta fe le tenga usted a las creencias de la FDA, pero la mía es bastante débil... La FDA continúa con una enumeración de los factores que se sopesaron para llegar a la conclusión de que creían que el cáncer no estaba relacionado a los medicamentos.  

Las Estatinas Podrían Aumentar Su Riesgo de Enfermedades Cardiacas

Irónicamente, mientras que el motivo principal por el que se recetan las estatinas es reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, estos medicamentos, en realidad, pueden aumentar el riesgo de desarrollar una, ya que agotan la coenzima CoQ10 en el cuerpo, lo que podría ocasionar insuficiencia cardiaca. Las estatinas también se han relacionado con:

Debilidad

Problemas serios del deterioro del tejido muscular (rhabdomiolisis)

Disfunción del páncreas o hígado, como un aumento potencial en las enzimas del hígado

Problemas, dolores y malestar muscular

Diabetes

Polineuropatía (daño en los nervios de las manos y pies)

Supresión del sistema inmune

Mayor riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos

Anemia

Disfunción sexual (disfunción eréctil)

Cataratas

Deterioro cognitivo, como la pérdida de la memoria y la amnesia global transitoria

La Importancia de la Coenzima CoQ10 o, si Tiene Más de 40 Años, del Ubiquinol

Como mencioné al inicio, las estatinas también bloquean la producción de la coenzima Q10 (CoQ10) y esto, por sí mismo, presenta un riesgo muy grave para la salud. Conforme el cuerpo se vacía más y más de CoQ10 podría padecer fatiga, debilidad y dolor muscular, y eventualmente insuficiencia cardiaca.

La coenzima Q10 representa un papel vital en el proceso de la neutralización de los radicales libres y la producción óptima de la energía celular.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas que toman estatinas no saben que necesitan CoQ10 y los médicos raramente les aconsejan a sus pacientes que tomen este suplemento en conjunto con su estatina – al menos en Estados Unidos. También es importante tomar suplementos de forma correcta desde el inicio, para evitar el daño irreversible de las mitocondrias.

No se equivoque, si toma una estatina, simplemente tiene que tomar un suplemento de CoQ10. Si tiene más de 40 años, le recomiendo ampliamente que use una versión reducida, llamada ubiquinol. El ubiquinol es una forma mucho más efectiva – yo, personalmente, lo tomo todos los días, ya que tiene una variedad de beneficios para la salud.

Hay evidencias de que la coenzima Q10 y el ubiquinol son benéficos para el mal de Parkinson, el Alzheimer y hasta el cáncer, así como para evitar el envejecimiento prematuro en general, al prevenir la reducción de los telómeros, lo que puede disminuir la velocidad del proceso del envejecimiento o incluso potencialmente revertirla.

A diferencia de los medicamentos recetados que matan a más de 125 000 personas cada año únicamente en Estados Unidos, no se ha reportado ningún efecto secundario de la suplementación con CoQ10 y nadie ha fallecido por su causa.

Lo Que las Compañías de Medicamentos No Quieren que Sepa Sobre el LDL

Si bien las estatinas son muy efectivas para reducir el supuesto colesterol “malo”, la lipoproteína de baja densidad, o LDL, es importante tener en cuenta que hay diferentes tamaños de partículas de colesterol LDL y es el tamaño de la partícula de LDL lo que es relevante, ya que las partículas pequeñas se atoran fácilmente y causan más inflamación.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas no escucha esta parte y muy raramente se realiza un análisis, si es que lo hace.

Naturalmente, las compañías de medicamentos no quieren, en realidad, que sepa esto, pues las estatinas no modulan el tamaño de las partículas.

La única forma de asegurarse de que sus partículas de LDL son lo suficientemente grandes para no atorarse y causar inflamación y daños, es a través de su alimentación. De hecho, la modulación del tamaño de las partículas de LDL es una de las cosas que hace la insulina. Si come de forma adecuada y mantiene un nivel normal de insulina, entonces, todo funciona como debería – las partículas de LDL son grandes y flotantes; no se atoran y no causan inflamación.

Así que, en vez de preocuparse por su cantidad de colesterol, realmente debe esforzarse para reducir la inflamación, la que puede originarse en una variedad de factores:

  • Colesterol oxidado (colesterol que se ha vuelto rancio, como el del huevo revuelto cocido en exceso)
  • Comer mucha azúcar y granos
  • Comer alimentos cocinados a temperaturas altas
  • Comer grasas trans
  • Un estilo de vida sedentario
  • Fumar
  • Estrés emocional

Cuando llega a la raíz, el “villano” real de las enfermedades cardiacas generalmente es un estilo de vida poco saludable, caracterizado por depender altamente de los azúcares y granos, alimentos procesados y muy cocinados, y por una cantidad insuficiente de ejercicio – no del “colesterol alto” en sí mismo.

Para más información sobre el colesterol y cómo evaluar adecuadamente su riesgo de enfermedades cardiacas, vea mi reporte especial detallado sobre el colesterol.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.