Ocultar
Cereal

Historia en Breve -

  • El azúcar metabolizado de los carbohidratos es la base para el aumento de inflamación en el cuerpo, daño neurológico, enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2 y más trastornos
  • A medida que los millennials consumen alimentos diferentes en el desayuno y las ventas bajan, los fabricantes pagan a “expertos” para aumentar su posición en el mercado con productos equilibrados nutricionalmente
  • Los niños pasan hasta 35 horas a la semana viendo televisión y consumiendo snacks cuando no tienen hambre, lo que aumenta el consumo de calorías y contribuye al desarrollo de obesidad y diabetes tipo 2
Artículo Anterior Siguiente Artículo
 

Compañías de Cereales Pagan a "Expertos" y a Niños Adictos

Diciembre 14, 2016 | 9,641 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

El mito de que la grasa de los alimentos aumenta la probabilidad de desarrollar obesidad y provoca enfermedad cardiaca ha permanecido durante años y probablemente haya arruinado la salud de millones de personas.

Es difícil saber cuántas personas tienen mala salud o han desarrollado alguna enfermedad como resultado de seguir una alimentación convencional baja en grasa y alta en carbohidratos.

Una vez que se metabolizan en el cuerpo, los carbohidratos sin fibra se transforman en azúcar, lo que aumenta los niveles de insulina y leptina. Reducir la grasa y aumentar el consumo de azúcar y carbohidratos netos aumenta el riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardiaca, síndrome metabólico y diabetes tipo 2, además afecta la salud neurológica y al sistema inmune.

La industria del azúcar patrocinó una investigación en 1960 para minimizar públicamente el impacto que el azúcar tiene en la salud y en el desarrollo de enfermedades.1 Dicha investigación por los científicos de Harvard publicada en la New England Journal of Medicine donde se refutaron las preocupaciones sobre el efecto del azúcar en el desarrollo de enfermedades cardiacas.

Se siguen utilizando las mismas estrategias en las investigaciones patrocinadas por la industria así como en consejos que publican los análisis de expertos pagados para aumentar el ingreso de los fabricantes.

La industria del cereal es la primera en la fila de fabricantes que han abusado del público a través del pago de expertos en publicidad y educación con el fin de llegar a los consumidores más jóvenes.

La Industria del Cereal Lucha por Proteger sus Ventas

Stanton Glantz, Ph.D, dirigió junto con otros, el análisis histórico de los documentos internos de la industria que revelaron que la industria azucarera patrocinó un programa, así como una investigación, para provocar dudas sobre los peligros del azúcar al mismo tiempo que culpaban a la grasa de provocar mala salud. Según Glantz:2

"Fue algo muy inteligente lo que hizo la industria azucarera, ya que los artículos de la investigación tienden a dar forma a la discusión científica en general, especialmente si se publicaron en una revista de mucho éxito."

La industria del cereal también ha utilizado a expertos pagados para mejorar su economía y aumentar sus ganancias al mismo tiempo que afecta la salud de las personas.

Con la ayuda del Consejo de Desayunos, conformado por expertos en alimentación, la compañía Kellogg publicó un artículo donde definió en una revista nutricional lo que compone un desayuno de calidad, los escritos fueron realizados por sus "expertos independientes en nutrición".3

Sin embargo, quien revisó y retribuyó al artículo de la revista fue un empleado de Kellogg quien recomendó quitar una oración del artículo que decía que más del 25% de azúcar añadido podría ser demasiado.4 El artículo fue revisado por sus colegas antes de publicarse.

Kellogg planeaba utilizar este artículo en los comentarios de las directrices gubernamentales donde podría utilizarse como un mensaje importante para la compañía. La información la recopiló la Associated Press debido a una solicitud de obtención de registros públicos.5 Los "expertos independientes" que utilizó Kellogg eran miembros del Consejo de Desayunos.

Kellogg Mantiene los Mitos del Azúcar Pagando a Expertos Que En Realidad No Son Independientes

Kellogg se aprovechó de su asociación con el Consejo de Desayunos para publicar en su sitio web que estos expertos de la industria ayudaban con el contenido nutricional de los cereales.

Pero por la simple cantidad de US $13 000, a estos expertos de la industria no se les permitía hablar sobre otros cereales o publicar contenido negativo de la industria del cereal.6 Se pidió a estos mismos expertos que aparecieran en medios sociales junto con colegas para influenciar el alcance de la compañía. El consejo se reunió en 2011.

Aunque Kellogg los compensó, la compañía publicó que eran "expertos independientes", para así vislumbrar la relación entre la recompensa económica y la orientación imparcial del contenido nutricional.

La investigación patrocinada por la industria continuamente favorece e influencia las recomendaciones de salud pública y daña la salud. Marion Nestle, Ph. D. y profesora de nutrición y estudios alimentarios en la Universidad de Nueva York, ha respondido a artículos hechos por investigadores:7

"Me preocupa mucho los efectos del patrocinio de la industria en la creencia popular y en la credibilidad de la ciencia de la nutrición."

Incluso si la investigación es sólida, Nestlé cree que la razón principal por la que muchas compañías patrocinan investigaciones se debe a propósitos mercadológicos y no a la mejora de la salud pública.

Si los resultados no concuerdan con las estadísticas de la teoría que la compañía sostiene, los investigadores podrían simplemente comunicarlas de manera que concuerden con dicha teoría. Según Nestle:8

"Tengo 95 estudios publicados patrocinados por cualquier compañía alimentaria que se le pueda ocurrir que favorezca los intereses de la compañía. He encontrado nueve que no."

Kellogg Amenaza al Consejo de Desayunos

El Consejo de Desayunos ya no se encuentra activo y la página web que los mencionaba en el sitio web de Kellogg ya se eliminó.9 El contrato con estos seis miembros del consejo expiró en Mayo 2016 y no se renovó. Su contrato les pagó US$13 000 al año para compartir su sabiduría en la mercadotecnia de la compañía.10

Antes de disolverse, Kellogg aprovechó al grupo para aumentar el interés en el cereal, producto que experimentó una disminución en ventas durante la década pasada. Las ventas bajaron de $9.57 miles de millones de dólares a $8.85 miles de millones entre 2012 y 2014, lo que equivale a una reducción de ventas del 8% en dos años.11

Durante el mismo periodo de tiempo, las ventas de yogurt y huevos—productos que también se consumen en el desayuno—subieron en porcentajes similares.

Una encuesta interesante dirigida por Mintel indicó que los millennials no tienen la energía para consumir desayunos que después necesiten limpieza, mientras que los adultos mayores o baby boomers siguen amando los cereales como siempre lo hicieron.12

El tipo de individuos que consume cereales está cambiando, lo que ocasiona que la industria empiece a producir cereales más saludables.

Para continuar con el crecimiento a largo plazo, las compañías de cereales necesitan hacer crecer su clientela base, es decir millennials. Debido a que la venta de cereales comenzó a disminuir a partir de 1990, las compañías empezaron a incluir otros productos que podrían atraer las papilas gustativas de quienes disfrutan los snacks.13

Con el apoyo de los fabricantes, el cereal también está formando parte de la mezcla de ingredientes en las cocinas profesionales. Cocteles con toque de Fruity Pebbles14 o paella de Kelloggs15 llamaron la atención de los fabricantes.

Kellogg tomó la idea y pagó a un grupo de chefs para que crearan platillos con cereales.16 Aunque estas creaciones probablemente no aumente las ganancias, si aumentan la presencia de los cereales, que siempre es un plus para las ventas y la mercadotecnia.

Los Hábitos Alimenticios de los Niños Son Influenciados por Anuncios Publicitarios

Tanto niños como adultos son influenciados por la publicidad en la televisión. Aunque la cantidad de horas que los adultos ven televisión va en descenso, la cantidad de horas que los niños ven videos en sus dispositivos electrónicos va en aumento.

De acuerdo con una investigación de Nickelodeon, los niños que nacieron después de 2005 ven hasta 35 horas de televisión a la semana.17

Esa cantidad de horas equivale al total de horas que una persona en Francia puede trabajar legalmente en una semana.18 Y, según los datos de Nickelodeon, estos mismos niños pasan incluso más tiempo en sus dispositivos digitales.

Todo este tiempo enfrente del televisor contribuye al consumo snacks sin pensar y al aumento de obesidad infantil.19 En un experimento, los investigadores evaluaron la influencia que la publicidad televisiva tuvo en los hábitos alimenticios de niños de 2 a 5 años cuando no tienen hambre.20

Antes del experimento los investigadores dieron de comer a los niños para asegurarse de que no tuvieran hambre durante el periodo de prueba. Durante la programación en la TV, los niños fueron expuestos a un anuncio de papas Bugle o a uno de una tienda departamental.

Todos los niños tenían dos snacks disponibles durante la programación: Papas de maíz Bugle y otro alimento.

Los investigadores descubrieron que los niños que vieron el anuncio de papas de maíz consumieron aproximadamente 30 calorías más mientras veían la televisión que quienes vieron el anuncio de tiendas departamentales.21

Aunque 30 calorías no parece ser mucho, la prueba comprendió el tiempo de un solo programa de televisión. Si multiplicamos la cantidad potencial de calorías que los niños consumieron sin pensar por las 35 horas semanales de televisión, entonces se vuelve un problema importante.

La Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda como máximo una hora de televisión al día para niños de2 a 5 años con el fin de propiciar alguna actividad física y apoyar el desarrollo de hábitos de sueño saludables.

Los resultados de este estudio podrían darle una razón más para limitarle a su hijo la exposición de anuncios publicitarios. Al escoger los programas que su hijo ve, ponga atención a la manera en la que promocionan los productos.

Aunque a los 2 años de edad pueda ser muy joven como para comprender la influencia en sus acciones, podría considerar introducir gradualmente la información sobre como la publicidad afecta sus decisiones para así ayudarlos a resistir los efectos de las promociones mediáticas. Finalmente, la mejor alternativa es limitar la exposición a la televisión.

Para Mejorar su Salud, Reduzca el Consumo de Carbohidratos Netos

Cambiar las opciones alimenticias suyas y de sus hijos por aquellas con mayores cantidades de grasa saludable y menos cantidades de carbohidratos netos finalmente aumentará su nivel de energía, mejorará su salud y le ayudará a conservar un peso saludable.

Llevar una alimentación rica en grasa saludable lo ayudará a transformar su metabolismo que quema principalmente carbohidratos a uno que quema grasa, la base de una alimentación cetogénica.

Las células tienen la flexibilidad metabólica de quemar glucosa o descomponer grasa como combustible. Muchas células cancerígenas no tienen esta flexibilidad y requieren de glucosa para lograrlo, lo cual le otorga una ventaja a la alimentación cetogénica ya que previene el cáncer.

Para obtener una salud óptima, necesitará que del 50% al 70% de sus calorías diarias provengan de grasas saludables, como del aceite de coco, aceite MCT, huevos orgánicos de gallinas de pastoreo, mantequilla de vacas de pastoreo, aguacate y frutos secos (pacanas y nueces de macadamia son especialmente benéficas).

Al llevar una alimentación alta en carbohidratos netos usted evita eficazmente la cetosis y obliga al cuerpo a quemar glucosa. Los carbohidratos netos equivalen al total de carbohidratos menos los gramos de fibra consumidos al día. Si es como la mayoría de la gente que lleva una alimentación occidental, sus alimentos están muy cargados con azúcares y otros carbohidratos, además de ser bajos en fibra.

La fibra es un carbohidrato no digerible que se encuentra en alimentos vegetales que ayudan a propiciar un tracto gastrointestinal saludable al nutrir a las bacterias del intestino. La fibra también reduce el impacto de los carbohidratos netos en la secreción de insulina.

Desafortunadamente, la mayoría de las personas en los Estados Unidos consume entre 12 a 16 gramos de fibra al día22 cuando el Instituto de Medicina recomienda entre 28 y 35 gramos de fibra para hombres y mujeres respectivamente.23 Sin embargo, no siento que la cantidad recomendada sea lo suficientemente alta y lo animo a que consuma cerca de 50 gramos de fibra por cada 1 000 calorías diarias.

Cuando su alimentación es rica en carbohidratos y azúcares, el hígado reduce el proceso de quema de grasa, pues no se necesita, lo que ocasiona que pierda la capacidad de quemar grasa a pesar de que consuma lo adecuado. Para evitar la pérdida de energía en la tarde, reduzca el consumo de carbohidratos netos y aumente el consumo de grasas saludables.

Consumir Grasas Saludables Mejora la Energía, Salud y Ayuda a Bajar de Peso

Reducir el consumo de carbohidratos netos aumenta la probabilidad de bajar la grasa corporal más rápido, al mismo tiempo que mejora el metabolismo y aumenta los niveles de energía.

Debido a que el azúcar es uno de los principales desencadenantes de la inflamación en el cuerpo, llevar una alimentación alta en grasa también reduce los niveles de inflamación y propicia una salud óptima.

Una manera efectiva de lograr la cetosis nutricional es limitar el consumo de carbohidratos a menos de 30-40 gramos al día y limitar el consumo de proteína a 1 gramo de proteína por kilogramo (2.2 libras) de masa corporal magra. Luego recupera las calorías al aumentar el consumo de grasas saludables.

Idealmente, escoja carne orgánica de vacas de pastoreo y evite los alimentos transgénicos. En esencia esto quiere decir, consuma más alimentos reales y muy pocos alimentos no procesados o si puede no los consuma.

Las grasas alimenticias específicas pueden ser dañinas para su salud, pero las grasas saturadas no son las culpables aunque así las hicieron. Para obtener un análisis más profundo de las grasas alimenticias vea el artículo de la Fundación Weston Price, "Saturated Fat Does a Body Good."24 Un resumen rápido sobre las grasas a evitar son:

Grasas Trans

Estas actúan como un prooxidante y contribuyen al estrés oxidativo que provoca daño celular. Estas grasas frecuentemente se añaden a los alimentos horneados, ya que las grasas son hechas por el hombre y tienen una vida útil fenomenalmente larga comparada con las grasas naturales saludables.

Aceites Vegetales Polinsaturados Altamente Refinados

También conocidos como ácidos grasos polinsaturados (PUFA por sus siglas en inglés), estos a menudo se encuentran en el aceite de cacahuate, maíz y soya. Los PUFA son ricos en ácidos omega 6 dañados por el proceso de fabricación y producen un producto de oxidación tóxico, como son los aldehídos cíclicos, debido al calentamiento.

[+] Fuentes y Referencias
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.