Sea MUY Cuidadoso al Reemplazar sus Dientes Faltantes

Implante Dental

Historia en Breve -

  • Tener una dentadura saludable es un gran indicador de la salud en general
  • En los años 90, el Dr. Weston A. Price descubrió que las tribus nativas que aún consumían su alimentación tradicional tenían dientes casi perfectos y aproximadamente el 100 % de ellos estaban libres de caries
  • Las amalgamas de plata, las cuales son 50 % mercurio que es una neurotoxina sumamente fuerte, han sido utilizadas por más de 150 años. El hecho de que varios metales hayan sido utilizados durante años para fabricar implantes dentales no es un indicador de seguridad
  • Además, estos implantes continúan utilizándose sin pruebas de biocompatibilidad, y a menudo se usan en zonas de extracción donde ya se están desarrollando cavitaciones (inflamación)
  • Si desea tener dientes sanos, y asimismo un cuerpo saludable, debe comenzar de adentro hacia afuera, lo que significa limpiar su alimentación. También debe buscar un buen dentista biológico

Por el Dr. Mercola

No hace falta mencionar que el objetivo debe ser evitar llegar al punto de necesitar un implante dental, sin embargo, si el daño ya está hecho o si ya tiene un trauma oral serio, al menos conocerá información que puede ayudarle a hacer elecciones más seguras y saludables.

Con frecuencia se ignora el impacto que la salud oral tiene sobre el resto del cuerpo, sin embargo, eso no la hace menos importante. Del mismo modo, cualquier tratamiento al que haya sometido su dentadura puede tener un serio impacto en su salud, lo cual explicaré más adelante.

Tener una dentadura saludable es un gran indicador de su salud en general. En mi experiencia, los pacientes enfermos que están libres de caries tienden a mejorar bastante rápido. Si, por el contrario, sus bocas están llenas de amalgamas y endodoncias, el pronóstico no es tan bueno.

El Vínculo Entre la Salud Bucal y las Enfermedades

En los años 90, el Dr. Weston A. Price realizó amplias investigaciones acerca del vínculo que hay entre la salud oral y las enfermedades físicas. Fue uno de los principales pioneros nutricionales de todos los tiempos y su investigación es tan relevante el día de hoy como lo fue en aquel entonces.

Descubrió que las tribus nativas que aún consumían sus alimentos tradicionales tenían dientes casi perfectos y aproximadamente el 100 % de ellos estaban libres de caries. Ciertas enfermedades eran casi desconocidas para ellos, como las enfermedades crónicas del corazón, de los pulmones, riñones, hígado, articulaciones y de la piel--todos los tipos de enfermedades que en la actualidad preocupan a nuestra sociedad.

Una vez que el azúcar y la harina blanca fueron introducidos a estas comunidades, su salud y dientes perfectos se deterioraron con rapidez.

En su clásico libro, Nutrición y Degeneración Física, el cual vale la pena leer, detalla sus fascinantes hallazgos.

No hay duda de que nuestra alimentación moderna ha cambiado la salud inherente de nuestros dientes y cuerpos, y es la causa de casi todos nuestros problemas de salud modernos.

Hoy en día es muy raro encontrar un adulto cuyos dientes no hayan sido afectados por algún tipo de tratamiento dental, desde amalgamas de mercurio (amalgamas de plata) hasta coronas, endodoncias y puentes e implantes.

Si se alimenta de manera adecuada y mantiene una salud óptima, es muy poco probable que desarrolle caries. En realidad, éstas sólo aparecen si está consumiendo los alimentos equivocados, y mientras crece.

Yo no consumí los alimentos adecuados, y como resultado, al igual que muchas otras personas, tenía una dentadura llena de amalgamas de mercurio.

Eventualmente las reemplacé con amalgamas de oro, sólo para después darme cuenta de que las amalgamas de oro y las coronas, también causan problemas.

Así que después de que ya había hecho una inversión de varios miles de dólares, decidí volver a reemplazarlas. Esta vez, en su mayoría con coronas no metálicas.

La Odontología Convencional y la Biológica

Por desgracia, en general la odontología convencional sólo ha evaluado los materiales que utiliza por sus características mecánicas y por ello ignora en gran parte el impacto que un material en particular podría tener sobre el resto del cuerpo.

Caso concreto: Las amalgamas de plata, las cuales son 50 % mercurio que es una neurotoxina sumamente fuerte, han sido utilizadas por más de 150 años.

Del mismo modo, el hecho de que varios metales hayan sido utilizados para fabricar implantes dentales durante años no indica ninguna seguridad.

En la actualidad estamos luchando para que las amalgamas de mercurio se prohíban por completo en los Estados Unidos, al igual que han sido prohibidas en otros países de Europa, y esperamos poder sacar del mercado este material tóxico en un futuro cercano. Hasta entonces rechazarlas depende de usted, o encontrar un dentista que ofrezca alternativas más seguras.

Las dificultades que pasé con mis propios dientes me llevaron a aprender sobre esto a mediados de los años 90 y con ello a adoptar la odontología biológica, también conocida como odontología holística o ambiental.

En resumen, la odontología biológica ve a los dientes y encías como una parte integral de todo el cuerpo, y cualquier tratamiento médico realizado en ellos toma en cuenta este principio. El objetivo principal de este tipo de odontología holística es solucionar los problemas dentales y afectar lo menos posible al resto del cuerpo.

Sin saberlo, su salud puede ser dañada de manera significativa por los tratamientos recibidos en el consultorio de su dentista convencional. Con frecuencia, el impacto no es perceptible de inmediato.

Los Implantes Pueden Agravar las Enfermedades Autoinmunes

En la actualidad, los implantes dentales continúan utilizándose sin pruebas de biocompatibilidad y a menudo se usan en zonas de extracción donde ya se están desarrollando cavitaciones (inflamación).

Al parecer, las enfermedades autoinmunes, a menudo, son agravadas o incluso provocadas por los implantes de metal.

Además, cuando se colocan dos metales disímiles en la boca, se produce un evento llamado galvanismo bucal. Básicamente, se crea una batería que servirá para llevar iones de los metales hacia la boca y también para generar electricidad.

Es probable que no lo note, sin embargo, en el cuerpo hay diminutas corrientes eléctricas primordiales en la forma en que éste opera biológicamente, y cuando se introduce una fuente de electricidad externa, en especial una que se encuentra ahí de forma constante, podría haber desequilibrios que pueden contribuir a problemas de salud.

Esta toxicidad galvánica creada cuando un metal en su boca reacciona con la saliva puede sobre-estimular su cerebro. Esto sucede si el metal en su boca es una amalgama de plata, una corona de metal, o un implante metálico.

Los signos y síntomas comunes de la toxicidad galvánica incluyen:

Sabor metálico en la boca

La sensación de una carga eléctrica al utilizar utensilios de metal

Insomnio crónico

Encontrar materiales adecuados para reemplazar los metales que son utilizados hoy en día, está demostrando ser un desafío. Sin embargo, ahora puede tener acceso a una opción mucho mejor si necesita reemplazar un diente completo.

Esperemos que, al implementar las estrategias siguientes, nunca tenga que llegar a ese punto.

Implicaciones de Salud de las Caries y Endodoncias

La caries dentales (cavidades) son el reflejo de una enfermedad sistémica en su cuerpo. Y si se deja pasar el tiempo suficiente como para que la caries llegue al nervio y vasos sanguíneos, las bacterias podrían esconderse en los pequeños túbulos de la dentina, lo que provoca inflamación crónica y una infección casi imposible de erradicar. Por lo tanto, nunca ignore síntomas como las caries o dolor de muelas.

Además, recuerde que éstos son signos importantes de que su cuerpo no cuenta con una salud óptima y que los cambios de estilo de vida tienen la finalidad de detener o revertir un daño que ya está hecho.

En cuanto a las endodoncias, casi todas contienen colonias de bacterias que pueden causar importantes enfermedades.

Ni siquiera los antibióticos ayudarán en estos casos porque las bacterias están protegidas dentro del diente muerto y cuando estas bacterias migran, a través del torrente sanguíneo hacia otras áreas del cuerpo, pueden contribuir o causar padecimientos más graves tales como:

Enfermedades cardíacas y circulatorias

Artritis y reumatismo

Enfermedades del cerebro y sistema nervioso

Prestar atención a su salud dental es tan importante para la salud física como tener una buena alimentación y hacer ejercicio. Ambos se encuentran conectados, no son sistemas separados y cada uno afecta al otro.

¿Qué Hace Unos Dientes Sanos?

Aunque muchos quisieran creer que el cepillado regular y el hilo dental es todo lo que se necesita para tener dientes sanos, estos no son para nada el factor más importante que determina su salud oral.

Otros insisten en que el fluoruro es la clave y no podrían estar más equivocados. En realidad, el aspecto más importante es la alimentación y evitar el agua fluorada.

Las prácticas de higiene sólo son medidas de prevención que ayudan a minimizar los efectos destructivos de la alimentación moderna y refinada, por otro lado, el fluoruro provoca muchos más problemas de salud de los que se cree que alivia.

Otra alternativa para las amalgamas dentales convencionales que vale la pena mencionar es la regeneración dental. Los materiales utilizados para este procedimiento incluyen soluciones de productos químicos que de verdad pueden reconstruir dientes cariados.

El esmalte y la dentina son los materiales naturales que hacen que los dientes sean las piezas más fuertes del cuerpo y algún día podrían reemplazar a las amalgamas convencionales.

Aunque sin duda este sería un avance con el fin de dejar de utilizar sustancias tóxicas como el mercurio para rellenar los dientes, sigue siendo un remedio superficial.

Si desea tener una dentadura saludable y asimismo un cuerpo sano, debe comenzar de adentro hacia afuera, lo que significa limpiar su alimentación.

Alimentación Saludable, Dientes Sanos

Cuando el Dr. Price estudió la alimentación de las tribus nativas, notó ciertas similitudes en los alimentos que los mantenían tan saludables. Entre ellos:

Los alimentos eran naturales, no procesados y orgánicos (y no contenían azúcar excepto por un poco de miel o jarabe de maple, en ocasiones).

Las personas consumían alimentos que crecían en su entorno nativo. Es decir, consumían alimentos locales de temporada.

Varias de las comunidades consumían productos lácteos sin pasteurizar y todos consumían alimentos fermentados.

Las personas consumían una porción significativa de alimentos crudos.

Todas las comunidades consumían productos de origen animal, incluida la grasa animal, y a menudo productos grasos como mantequilla y órganos.

Cuando el Dr. Price analizó sus hallazgos, encontró que las dietas nativas contenían 10 veces la cantidad de vitaminas liposolubles y al menos cuatro veces la cantidad de calcio, otros minerales y vitaminas hidrosolubles, en comparación con los que se encuentran en la alimentación occidental hoy en día.

Sus dietas también eran ricas en enzimas debido a que consumían alimentos crudos y fermentados (las enzimas ayudan a digerir los alimentos cocidos).

El tipo de alimentación de los nativos también tenían por lo menos 10 veces más ácidos grasos omega-3 que la alimentación moderna y MUCHO menos ácidos grasos omega-6.

Y como algunos saben, una alimentación carente de grasas omega-3 y rica en grasas omega-6 proveniente de aceites vegetales (los cuales son tan consumidos hoy en día), es la fórmula para el desastre.

Por lo tanto, si desea llevar una alimentación que favorezca su salud bucal, es fundamental que tome en cuenta la sabiduría de las poblaciones nativas. Debería:

Investigar su tipo nutricional y alimentarse de acuerdo a él. Esto le dirá qué alimentos son ideales para su bioquímica única.

Consuma al menos un tercio de sus alimentos crudos.

Evite los alimentos procesados, azúcar, harina refinada y todos los saborizantes artificiales, colorantes y edulcorantes artificiales. En su lugar, busque alimentos de temporada que hayan sido cultivados en su localidad.

Disfrute de productos fermentados como el natto, kefir y vegetales fermentados.

Asegúrese de consumir suficientes grasas buenas, incluidas las de origen animal como las grasas omega-3, y reduzca la ingesta de grasas omega-6 provenientes de aceites vegetales.

Todo el cepillado y el uso de hilo dental del mundo no le darán los dientes sanos que le brindará el seguir los pasos antes mencionados, por lo que si valora su dentadura, comience a llevar una alimentación más saludable desde hoy.

Encuentre un Buen Dentista Biológico

Todo el mundo necesita un buen consultor dental y, por desgracia, son difíciles de encontrar. No hay escasez de dentistas competentes, hábiles y cuidadosos, sin embargo, hay muchos de los que creen en los principios que he descrito antes.

Existen varias estrategias que podría utilizar para localizar uno, lo ideal sería pedirle una buena recomendación a un amigo, familiar o vecino. Si eso no funciona podría entrar en contacto con algunas buenas tiendas de alimentos naturales en su localidad y pedirle a los empleados o incluso al dueño el nombre de un dentista biológico. Si obtiene la misma recomendación varias veces, él debería ser el indicado

Además, hay organizaciones como la D.A.M.S (por sus siglas en inglés) y la Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología que tienen estructuras de referencia.

Publique su comentario