Grasas Vs. Carbohidratos—En Realidad las Cantidades Más Altas de Grasa Alimenticia Mejoran la Salud Metabólica

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 13, 2017 | 24,830 vistas

Historia en Breve

  • Las grasas alimenticias son el combustible preferido del metabolismo humano. En 2016, un informe sobre obesidad en Reino Unido advirtió que la estrategia de alentar a las personas a llevar una alimentación baja en grasas está teniendo un "impacto catastrófico para la salud"
  • De acuerdo con los autores, las normas actuales se basan en teorías científicas erróneas y han sido manipuladas y corrompidas por las industrias de alimentos y bebidas con el fin de obtener ganancias comerciales
  • Para bajar de peso, deje de contar las calorías, lleve una alimentación rica en grasas y baja en carbohidratos hasta que queme grasas para obtener combustible. Después hágalo un hábito y cuide sus horarios de comida

Por el Dr. Mercola

La mayoría de nosotros consumimos demasiado azúcar y muy pocas grasas saludables. Muchos otros también consumen bastante proteína, lo que incluso podría ser más peligroso en algunos aspectos de salud que una alimentación rica en carbohidratos. Por desgracia, la idea de que la glucosa es el combustible preferido del cuerpo, se ha arraigado bastante por décadas.

Esta recomendación errónea ha sido una gran promotora de nuestra obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas y epidemias de cáncer, en gran medida debido a que una alimentación baja en grasas y rica en carbohidratos evita la función mitocondrial saludable.

En realidad, las grasas alimenticias son el combustible favorito del metabolismo humano. Los beneficios de una alimentación rica en grasas se estudiaron en el documental de la BBC, "Fat [Versus] Carbs With Jamie Owen",1 que fue emitido por primera vez en octubre del 2016.

En él, Owen, periodista de Welch y presentador de noticias de la BBC, desafía las recomendaciones alimenticias convencionales y adopta una alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas (LCHF, por sus siglas en inglés).

Grasas Contra Carbohidratos

En 2015, Owen puso a prueba otras recomendaciones tradicionales para la pérdida de peso al eliminar el azúcar y hacer más ejercicio. Como resultado, perdió peso. Por desgracia, luego de poco tiempo regreso a su peso--así como algunas otras.

Es evidente que este es un problema común. Como indicó Owen, Gales tiene un problema grave de obesidad, al igual que muchas otras naciones, incluidos los Estados Unidos, y la mayoría de ellos no sufren de sobrepeso por falta de deseo o esfuerzos para adelgazar.

Es sólo que sus opciones alimenticias les impiden lograr sus objetivos, y las recomendaciones convencionales para perder de peso son incorrectas en aspectos esenciales que evitan aún más el éxito a largo plazo, incluso si se siguen paso a paso.

Contar calorías, consumir pocas grasas y hacer más ejercicio no es la respuesta. Si lo fuera, dos tercios de la población de los Estados Unidos no tendría sobrepeso, y la mitad no padecería pre-diabetes, diabetes u otra enfermedad crónica.

El año pasado, el Foro Nacional de Obesidad del Reino Unido (NOF, por sus siglas en inglés) y la Public Health Collaboration (PHC) emitieron un informe conjunto acerca de la obesidad con base en la evaluación de 43 estudios.

En dicho reporte advertían que la estrategia de fomentar que las personas lleven una alimentación baja en grasas está teniendo un "impacto catastrófico en la salud".2,3,4

Las Normas Alimentarias Actuales son Esencialmente Erróneas

Owen entrevistó a Samuel Feltham, un entrenador personal experto, director de la PHC5 y uno de los autores de este controvertido informe, que pide una revisión completa a las normas alimentarias oficiales del Reino Unido.

De acuerdo con los autores, las normas actuales (que promueven una alimentación baja en grasas y rica en carbohidratos) han sido manipuladas y corrompidas por las industrias de alimentos y bebidas con el fin de obtener ganancias comerciales, y están basadas en teorías científicas erróneas.

En conclusión, el informe sugiere que una alimentación LCHF--que elimina los snacks entre comidas--puede ser la causa real de la epidemia de obesidad. Como lo señaló el presidente del NOF, David Haslam:6

"Como médico que atiende pacientes todo el día todos los días, rápido me di cuenta de que las recomendaciones que sugieren una alimentación rica en carbohidratos y baja en grasas, y que eran la panacea universal, están muy equivocadas.

Los esfuerzos actuales han fracasado, la prueba está en que los niveles de obesidad son más altos que nunca, y no parece haber ninguna posibilidad de reducirlos a pesar de los mejores esfuerzos del gobierno y los científicos".

Principales Conclusiones

Algunas de las principales conclusiones del informe NOF/PHC incluyen lo siguiente:

Consumir grasa no lo hace gordo. Los estudios demuestran que, en realidad, una alimentación rica en grasas y baja en carbohidratos es mejor para perder peso que a una baja en grasas y rica en carbohidratos

Las grasas saturadas no provocan enfermedades cardiacas; de hecho, son buenas para el corazón. No hay evidencia que sugiera que evitar las grasas saturadas o el colesterol alimenticio reduzca las enfermedades cardíacas o las muertes a causa de enfermedades del corazón.

Hace poco se publicó una reevaluación de evidencia de un estudio de hace 40 años que tampoco apoya la restricción de grasas saturadas para proteger la salud del corazón.7,8,9,10,11,12,13, 14

Ancel Keys fue uno de los investigadores originales involucrados en este estudio--el primer hombre que propuso el vínculo entre las grasas saturadas y las enfermedades cardíacas--y se cree que en gran parte él fue el responsable de suprimir estos contundentes resultados debido a que no apoyan su hipótesis original.

Sólo algunas partes de los resultados del ensayo fueron publicadas, y se omitió el hallazgo principal de que sustituir las grasas saturadas por aceite vegetal no tiene ningún beneficio sobre la mortalidad.

Y aunque en un año los aceites vegetales bajaron en un 14 % los niveles de colesterol total, el riesgo de mortalidad aumentó en general.

Por cada 30 puntos de disminución en el colesterol total, hubo un aumento del 22 % en la probabilidad de muerte.

El aceite vegetal tampoco dio como resultado una disminución en los casos de aterosclerosis o ataques cardíacos.

Por el contrario, las autopsias revelaron que mientras ambos grupos tenían niveles similares de placa arterial, el 41 % del grupo que consumía aceite vegetal mostró señales de al menos un ataque al corazón en comparación con el 22 % de las personas del grupo de grasas saturadas.

Para perder peso, deje de contar las calorías y reduzca la frecuencia de sus comidas. Las calorías no son creadas iguales. Tienen diferentes efectos metabólicos dependiendo de su fuente, por ello contar calorías es inútil para la pérdida de peso.

Dicho esto, el exceso de snacks es un factor importante que contribuye a la obesidad. El informe concluyó que para perder peso necesita reducir la frecuencia de sus comidas.

Recomiendo limitarse a dos comidas al día, ya sea desayuno/comida o comida/cena, dentro de un periodo de entre seis y ocho horas. También es bueno evitar comer al menos tres horas antes de acostarse con el fin de proteger su función mitocondrial.

No se puede tener éxito con una alimentación deficiente. La obesidad no se combate sólo con aumentar el ejercicio. La razón es porque la obesidad tiene su origen en una disfunción metabólica que conduce a la división anormal de energía

Una Alimentación Rica en Grasas Mejora la Salud Metabólica

Mientras que su cuerpo puede utilizar tanto carbohidratos como grasas como combustible y necesita ambos, éstos no son iguales en términos de valor y beneficios. De hecho, la grasa es un combustible preferible.

Cuando el cuerpo es capaz de quemar grasa como combustible, el hígado crea grasas solubles en agua llamadas cetonas que queman de forma mucho más efectiva que los carbohidratos, esto crea mucho menos especies reactivas de oxígeno y radicales libres secundarios que pueden dañar a las membranas celulares, mitocondriales y proteínas así como al ADN.

Las cetonas también imitan las propiedades de prolongación del periodo de vida, de la restricción calórica15 (ayuno), que mejoran el metabolismo de la glucosa y reducen la inflamación. Disminuyen la inflamación porque son inhibidores de HDAC (histona deacetilasa).

Parte del problema de llevar una alimentación rica en carbohidratos es que cuando el cuerpo quema glucosa como su principal combustible, inhibe su capacidad para acceder a la grasa corporal y quemarla.

Con un suministro de carbohidratos siempre presente, el hígado reduce todo su proceso de quema de grasas. Cuando tanto las grasas como los carbohidratos están disponibles, el cuerpo también utilizará los carbohidratos primero.

Otro problema en particular es una alimentación rica en fructosa refinada porque la fructosa activa la enzima fructoquinasa, que a su vez activa otra enzima que hace que las células acumulen grasa.

Otro factor que promueve que su cuerpo siga quemando azúcar como su principal combustible es casi nunca saltarse las comidas, ya que saltarse comidas reduce las enzimas que se utilizan y quema la grasa almacenada.

Cuando ayuna de manera intermitente, su hígado se queda sin glucógeno, lo cual lo obliga a utilizar el glucógeno que está almacenado en sus células de grasa.

Como ya pudo darse cuenta, todos estos procesos ayudan a explicar porqué es tan difícil bajar de peso cuando consume muchos carbohidratos, en especial si come varias veces al día--incluso si está haciendo mucho ejercicio. Por fortuna, la respuesta para esta situación es simple.

Para salir de este ciclo metabólico dañino y acelerar el motor de quema de grasas de su cuerpo, necesita consumir más grasas saludables, limitar los carbohidratos netos y lo ideal sería practicar el ayuno intermitente.

Grasas Saludables 101

Para quemar la grasa corporal de manera efectiva, es posible que necesite que entre el 50 y el 85 % de sus calorías diarias provengan de grasas monosaturadas y saturadas beneficiosas, que incluyen lo siguiente:

Aceitunas y aceite de oliva (asegúrese de que esté certificado por terceros, ya que el 80 % de los aceites de oliva están adulterados con aceites vegetales. También evite cocinar con aceite de oliva. Utilícelo frío)

Cocos y aceite de coco (excelente para cocinar ya que puede soportar temperaturas más altas sin oxidarse)

Mantequilla de leche proveniente de vacas alimentadas con pastura

Frutos secos sin procesar, como las macadamias y pacanas

Semillas como el sésamo negro, comino, semillas de calabaza y cáñamo

Aguacates

Carne de animales alimentados con pastura

Manteca de cerdo y sebo (excelente para cocinar)

Ghee (mantequilla clarificada)

Mantequilla de cacao cruda

Yemas de huevo orgánico

Grasas omega-3 de origen animal como el aceite de kril y pequeños pescados grasos como sardinas y anchoas

Como se señala en el documental y como puede notar en la lista anterior, cualquier grasa que se encuentre en los alimentos de forma natural--ya sea animal o vegetal--es saludable. Lejos de ser perjudicial para la salud y obstruir sus arterias, la grasa saturada que se encuentra en los productos de origen animal y el aceite de coco:

Grasas Dañinas 101

A pesar de todos sus defectos, la hipótesis de Keys de que la grasa promovía las enfermedades del corazón no era del todo errónea. Simplemente no era lo suficiente específica. Las grasas problemáticas son todas las hechas por el hombre.

Las grasas nocivas que contribuyen a las enfermedades del corazón son las grasas trans y los aceites vegetales poliinsaturados altamente refinados.22

El primero actúa como un pro-oxidante, mientras que el último es alto en omega-6 dañado y produce productos tóxicos de oxidación como aldehídos cíclicos cuando se calienta. Los aceites vegetales promueven el colesterol oxidado, que se vuelve destructivo al entrar en las partículas de LDL.

Además, cuando las grasas omega-6 poliinsaturadas se consumen en grandes cantidades no pueden ser quemadas como combustible. En cambio, se incorporan a las membranas celulares y mitocondriales. Aquí, se vuelven muy susceptibles al daño oxidativo, lo que a la larga daña su mecanismo metabólico.

En su libro "Deep Nutrition: Why Your Genes Need Traditional Food",23 la Dra. Cate Shanahan explica este y otros efectos negativos de los aceites vegetales procesados.

Los efectos que tienen en el cerebro e intestinos son de particular importancia. En resumen, estos aceites promueven la inflamación intestinal, interrumpen el flujo sanguíneo en las arterias del cerebro, consumen los antioxidantes del cerebro, atacan la estructura celular del nervio y perjudican el desarrollo cerebral a través de efectos mutagénicos en el ADN y la alteración de la expresión epigenética.

Los aceites vegetales hechos de cultivos transgénicos tienen riesgos para la salud adicionales gracias a la presencia de residuos de herbicidas tóxicos como el Roundup.

Efectos Reales de una Alimentación LCHF

Owen perdió 7 libras en sólo siete días con una dieta LCHF. Luego de tres semanas, había perdido poco más de 13 libras (6 kilos), sin embargo, la pérdida de peso no es el único beneficio. Como lo indica el documental, también puede ayudar a controlar o revertir la diabetes, mejorar su nivel de energía y claridad mental.

La evidencia científica también sugiere bastante que puede ayudar a prevenir muchas enfermedades crónicas comunes, incluido el cáncer y las enfermedades del corazón.

Aunque el colesterol total solo, es un parámetro casi inútil para medir su riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, el colesterol total de Owen se elevó ligeramente al principio del experimento 5.6 nmol/L (216.15 mg/dL24) y después bajó a 4.9 nmol/L (189.13 mg/dL).

Este resultado fue una gran sorpresa para su médico, quien en un principio le había advertido que moderara las grasas y redujera su experimento a tres semanas por temor a lo que podría ocurrirle a sus arterias. Como resultado, en realidad su colesterol mejoró con la alimentación rica en grasas.

"Es probable que esta dieta baja en carbohidratos y rica en grasas no sea una buena opción para todos, pero parece haber funcionado conmigo", dice Owen. "Perdí casi 14 libras, mi colesterol disminuyó y me siento muy bien. Lo único que aprendí de todo esto es a ser más consciente de los alimentos que consumo...

La realidad es que todavía me falta perder mucho peso, al igual que a la mayoría de la población de Gales. Comemos demasiado; comemos las cosas equivocadas, sin embargo, las recomendaciones alimenticias confusas y contradictorias son un factor serio que [contribuye] a nuestro gran problema de obesidad y esa es una cuestión muy importante a tomar en cuenta".

Una Alimentación LCHF Ayuda a Resolver Muchos Problemas de Salud

Como se evidencia en el documental, muchos médicos y dietistas convencionales siguen desconfiando de una alimentación rica en grasas baja en carbohidratos, y afirman que la falta de resultados de salud a largo plazo les impide apoyar dicho régimen.

Se habla poco acerca de los datos contundentes que demuestran que las recomendaciones alimentarias actuales son una completa catástrofe con base en sus resultados de salud a largo plazo.

No se puede hacer nada peor que seguir las recomendaciones actuales. Después de profundizar en la literatura médica mientras preparaba mi libro, "Fat for Fuel", creo que una dieta rica en grasas saludables, baja en carbohidratos netos y cantidades moderadas de proteína es la solución que muchos han estado buscando porque resuelve más de un problema.

No sólo ayuda a eliminar el exceso de grasa corporal, sino que mejora el metabolismo, aumenta los niveles de energía, reduce la inflamación, promueve una salud óptima y extiende la longevidad de diferentes maneras. Como recomendación general para optimizar su sistema de quema de grasas:

El ayuno intermitente facilitará y acelerará este proceso. Una vez que haya recuperado su capacidad para quemar, (asumiendo que sigue comiendo bien), sólo necesitará practicar el ayuno intermitente como base de mantenimiento.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 BBC.co.uk, Fat v Carbs With Jamie Owen
  • 2 British National Obesity Forum Report on Obesity
  • 3 The Guardian May 23, 2016
  • 4 Reuters May 23, 2016
  • 5 Samuel Feltham Bio
  • 6 The Telegraph May 23, 2016
  • 7 The Atlantic April 14, 2016
  • 8 New York Times April 13, 2016
  • 9 Arklatex April 13, 2016
  • 10 WebMD April 12, 2016
  • 11 TIME April 12, 2016
  • 12 Newswise April 12, 2016
  • 13 Huffington Post April 13, 2016
  • 14 Science Daily April 12, 2016
  • 15 IUMB Life April 3, 2017, DOI: 10.1002/iub.1627
  • 16 Bull N Y Acad Med August 1968; 44(8): 1012–1020
  • 17 Circulation 1969; 40: II-1-II-63
  • 18 The Lancet September 28, 1968; 292(7570): 693-700
  • 19 ClinicalTrials.gov October 27, 1999
  • 20 BMJ 2015;351:h3978
  • 21 American Journal of Clinical Nutrition March 2010;91(3):535-46
  • 22 Weston A. Price Foundation, Saturated Fat Does a Body Good
  • 23 DrCate.com, Deep Nutrition
  • 24 Cholesterol Measurements Conversion US to UK