El Mayor Error Para la Salud Pública del Siglo XX

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 16, 2017 | 28,101 vistas

Historia en Breve

  • El mayor error de salud pública del siglo XX podría ser la recomendación de evitar exponerse a los rayos del sol y siempre utilizar protector solar cuando se encuentre al aire libre
  • Las previas investigaciones han encontrado que la vitamina D podría prevenir 30 muertes por cada muerte causada por cáncer de piel
  • Por cada muerte ocasionada por cáncer de piel en el Norte de Europa, entre 60 y 100 personas mueren a causa de un derrame cerebral o enfermedad cardíaca relacionada con la hipertensión--un problema de salud relacionado con tener una deficiencia de vitamina D, y particularmente, debido a la falta de exposición a los rayos del sol

Por el Dr. Mercola

Inicialmente, la vitamina D recibió su nombre porque los científicos asumieron que era una vitamina, pero al realizar una mayor cantidad de investigación se demostró que había sido categorizada incorrectamente.

En realidad, es una prohormona, producida por el cuerpo, debido al colesterol, y en respuesta a la luz solar cuando esta hace contacto con la piel desnuda.

Al ser una prohormona, la vitamina D tiene un enorme impacto sobre la salud, y es el único sustrato conocido como una poderosa hormona esteroide para hacer reparación y mantenimiento en el cuerpo.1 En casi todos los tipos de células humanas se han encontrado receptores que responden a la vitamina D.

Por lo tanto, lejos de ser una ayuda para tener un desarrollo óseo, la vitamina D está involucrada en una amplia variedad de funciones de reparación y mantenimiento corporales, la cual influye en la expresión genética, ayuda a regular la función inmunológica y entre otros.

Desafortunadamente, los dermatólogos han pasado décadas promoviendo evitar los rayos del sol,2,3 y que las personas utilicen protector solar antes de intentar salir al aire libre. Como resultado de esta mala recomendación, el campo de la dermatología ha hecho un tremendo daño a la salud pública.

Exponerse a los Rayos del Sol Beneficia a su Cuerpo

Durante mucho tiempo se pensaba que exponerse a los rayos del sol era la principal causa de melanoma, la forma más letal de cáncer de piel.

Sin embargo, ahora, una gran cantidad de evidencia indica que, en realidad evitar la luz solar aumenta su riesgo de cáncer de piel, mientras que tener niveles más elevados de vitamina D, a través de la exposición a luz ultravioleta, es un beneficio protector.4

Además, la vitamina D aumenta la esperanza de supervivencia en los pacientes que padecen melanoma.5,6 El factor que impacta principalmente en el riesgo de cáncer de piel es quemarse la piel, como resultado de exponerse de forma excesiva e intermitente.7

Si bien, los habitantes en los Estados Unidos han seguido diligentemente la recomendación de evitar los rayos del sol; realmente, esta acción--en vez de disminuir--ha aumentado la tasa de melanoma en los Estados Unidos.8

Al menos durante las últimas tres décadas, las tasas de melanoma se han incrementado, y la investigación9 publicada en el British Journal of Dermatology en 2009 sugiere que, probablemente la luz solar no es más que un chivo expiatorio.

Según este estudio, al parecer, el hecho de que las tasas de melanoma hayan aumentado es "un artificio causado por una desviación en el diagnóstico".

Según el estudio, la desviación en el diagnóstico, se refiere a un mayor número de diagnósticos de enfermedades impulsados por la errónea detección y clasificación de lesiones benignas como melanomas en fase 1.

Además, evitar los rayos del sol aumenta el riesgo de otra serie de problemas de salud derivados de tener una deficiencia de vitamina D, incluyendo a los tipos de cáncer internos,10,11,12 que ocasionan más muertes que el cáncer de piel, así como las enfermedades cardiacas,13 esclerosis múltiple,14 infertilidad15 y la mortalidad por todas las causas.16,17,18

Los Estudios Demuestran Que Tener Una Mayor Exposición a la Luz Solar Protege la Salud y Aumenta la Longevidad

Un estudio realizado en 200519 encontró que la vitamina D podría prevenir 30 muertes por cada muerte causada por el cáncer de piel. Según el Dr. Edward Giovannucci, principal autor y profesor de nutrición en Harvard:

"Retaría a cualquier persona a encontrar un área o nutriente, o cualquier factor que tenga beneficios anticancerígenos tan consistentes como los que proporciona la vitamina D. Realmente, los datos son bastante notables".

Otro estudio realizado en 2013,20 encontró que, por cada muerte causada por cáncer de piel en el Norte de Europa, mueren entre 60 y 100 personas debido a un derrame cerebral o enfermedad cardíaca relacionada con la hipertensión--un problema de salud particularmente asociado con tener una deficiencia de vitamina D, y la falta de exposición a los rayos del sol.

Además, la investigación21 publicada en 2012 concluyó que "Podría ser más significativo el beneficio de salud general al tener niveles elevados de vitamina D, en comparación con un riesgo de melanoma maligno cutáneo posiblemente mayor, como resultado de aumentar cuidadosamente la exposición a los rayos ultravioleta".

De hecho, un estudio sueco, de dos décadas de duración, publicado en 2016,22,23 encontró que, si bien, las mujeres que se expusieron de forma regular a los rayos del sol tuvieron un mayor riesgo de melanoma, en comparación con las que evadieron exponerse a los rayos de sol; también tuvieron una menor tasa de mortalidad por todas las causas. Los autores concluyeron que evitar los rayos del sol es "un factor de riesgo de muerte, que tiene una magnitud similar a la de fumar".

Aparte de la vitamina D, la luz ultravioleta (UV, por sus siglas en inglés) que proviene de los rayos del sol, también tiene una larga lista de diferentes beneficios para la salud,24,25,26  

La Cura Para la Deficiencia de Vitamina D la Encontrará Justo al Salir de Su Hogar

De acuerdo con un reciente estudio,34 actualmente la deficiencia de vitamina D afecta a casi mil millones de personas en todo el mundo. La razón de esta deficiencia es un problema muy generalizado debido a una falta de exposición a los rayos del sol causado por utilizar una cantidad excesiva de protector solar.35,36 Según informó Daily News:37

"El Diario de la Asociación Americana de Osteopatía expone que las personas permanecen mucho tiempo en ambientes interiores y ponen demasiada cantidad de protector solar por miedo al cáncer de piel.

La Asociación Americana de Osteopatía (AOA, por sus siglas en inglés) indica que el 'Factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) 15 o superior, disminuye la producción de vitamina D3 en un 99 %'.

El estudio--dirigido por la Dra. Kim Pfotenhauer, doctora en medicina osteopática y profesora asistente en la Universidad de Touro--dice que los niveles recomendados de vitamina D deben ser alrededor de 6 000 unidades internacionales (UI, por sus siglas en inglés) por día... [que] equivale a entre '5 [y] 30 minutos bajo los rayos del sol del mediodía, dos veces por semana. Sin embargo, es importante no ponerse un protector solar durante estas sesiones'".

Las personas que tienen la piel más oscura necesitan exponerse mucho más tiempo a los rayos del sol para optimizar sus niveles de vitamina D.

Pfotenhauer señala que los afroamericanos necesitan aproximadamente 30 minutos de exposición a la luz solar, en función de su ubicación, mientras que una persona que tiene piel clara podría necesitar tan solo cinco minutos. Esta es una parte esencial de información que los dermatólogos ignoran por completo.

Los Dermatólogos No Hacen Recomendaciones en Función del Color de la Piel

La Academia Americana de Dermatología emite las mismas recomendaciones para todos, sin considerar el tipo de piel.

A pesar de existir una abrumadora evidencia de lo contrario, perciben a la exposición hacia los rayos del sol como un riesgo total y algo que no proporciona ningún beneficio, independientemente de quién o dónde se encuentre.

Según sus recomendaciones, aun si tiene la piel más oscura y le es imposible quemarse, siempre debe buscar una sombra y usar ropa de vestir protectora y/o protector solar, cuando se encuentre al aire libre. Esta postura es absurda y no tiene un fundamento científico.

La Fundación del Cáncer de Piel emite la misma recomendación. Cuando se le preguntó por qué las recomendaciones no consideraban el tipo y color de piel, el Dr. Henry Lim, quien forma parte del comité de fotobiología de la Fundación del Cáncer de Piel, respondió que esa información era irrelevante porque los suplementos de vitamina D podrían solucionar la deficiencia.

Además, Lim ha declarado que añadir recomendaciones con base en el tono de la piel haría que el mensaje de salud pública fuera "demasiado complicado". Pero al simplificar demasiado el tema, los dermatólogos colocan a muchas personas en grave riesgo de deficiencia de vitamina D.

El problema es que una vez que los problemas de salud relacionados con la vitamina D son evidentes, por lo general, los médicos no pueden vincularlo de nuevo a un problema de deficiencia, en vez de ello recurren a un tratamiento farmacológico.

Los Dermatólogos No Comprenden Que Exponerse a la Luz Solar Proporciona Muchos Más Beneficios, Además de la Vitamina D

Sin duda, la mejor manera de obtener la vitamina D es a través de los rayos del sol, y los suplementos son una opción de calidad inferior—que es necesaria pero, aun así, lejos de ser ideal--por una serie de razones.

La mayoría no puede apreciar que la vitamina D es un biomarcador que mide la exposición a los rayos ultravioleta de onda media (UVB, por sus siglas en inglés). Cuando toma suplementos artificiales de vitamina D su cuerpo cree que se ha expuesto a los UVB, cuando en realidad no lo ha hecho, lo que confunde a muchos de los procesos biológicos vitales.

Además, la luz solar no solo contiene UVB, sino que tiene todas las longitudes de onda visibles y no visibles que son importantes, tales como el infrarrojo, que podría ser tan importante como los UVB.

El rojo e infrarrojo cercano energizan a la enzima citocromo c oxidasa en las mitocondrias para facilitar la producción de energía celular.

Por lo tanto, aparte de este desconocimiento, ¿por qué los dermatólogos son tan reacios a admitir que exponerse a los rayos del sol es un componente esencial para tener una óptima salud? Lo más probable es que muchos de ellos estén cegados debido a la especialización—se enfocan en la piel, no en la salud interna o la mortalidad por todas las causas.

Sin embargo, existe una sospechosa resistencia a encontrar un punto intermedio razonable, donde pudiera fomentarse una cantidad limitada de exposición a los rayos del sol para garantizar la salud general y la prevención de enfermedades. Realmente, ¿Querrán que sus pacientes se enfermen y mueran de problemas no relacionados con el cáncer de piel?

¿Será posible que una parte del problema sea debido a conflictos de interés? Un reciente artículo38 de JAMA Dermatology descubrió que los dermatólogos "recibieron pagos sustanciales de la industria farmacéutica" pero, aun así, el impacto en la atención hacia el paciente continua siendo incierta.

Los Dermatólogos Tienen Mucho Que Aprender Para Actualizarse

Cualquiera que sea la razón de esta resistencia, lo que parece claro es que, en las últimas dos décadas, la mayoría de los dermatólogos han dejado de leer estudios médicos sobre la vitamina D.

Las extrañas declaraciones hechas por la Dra. Barbara A. Gilchrest, presidenta y vicepresidenta de la Asociación Americana de la Piel, y la Dra. Susan Roper, en la reunión anual de la Academia Americana de Dermatología, proporcionan un ejemplo concreto.

Por citar al Dr. Marc Micozzi--quien tiene grados en antropología médica y epidemiología--los dermatólogos "Tienen una comprensión irregularmente 'superficial' de la vitamina D",39 un comentario que es específicamente en referencia a los comentarios de Gilchrest,40 que incluyen lo siguiente:

"Esta preocupación por el estado de la vitamina D ha originado una enorme cantidad de pruebas, que son costosas y no tan confiables o consistentes como quisiéramos... Si tiene un nivel de 20 ng/mL, tiene un 97.5 % de probabilidad de recibir toda la vitamina D que necesita...

[P]ara muchas personas, obtener 16 o 12 ng/mL es una cantidad adecuada. Se cree que la mitad de la población tiene niveles totalmente adecuados de vitamina D; es decir, 16 ng/mL... [U]n suplemento que proporcione 1 000 IU/día--en el caso de los adultos--es una cantidad segura y suficiente".

Es posible que ya este enterado de que esta ilusoria declaración le produce un conflicto a prácticamente todos los investigadores conocedores de la vitamina D alrededor el mundo; ya que los niveles inferiores a 20 ng/mL son un indicación de la existencia de una grave deficiencia que podría ocasionar a una importante patología.

Roper, dermatóloga del Centro Countryside Dermatology & Laser, de Clearwater, Florida, expresó su preocupación por la sobreexposición, al indicar que muchos pacientes de edad avanzada son "sometidos a niveles tóxicos de vitamina D, a veces de 4 000 a 10 000 UI por día. Muchos de mis pacientes ya padecen artritis, y exponerse a estos niveles elevados de vitamina D lo empeora".

El profundo desconocimiento de Roper en esta área es increíblemente sorprendente, en relación a lo que ella describe como una dosis tóxica, ya que en realidad esta es la dosis recomendada para el 80 % de los habitantes en los Estados Unidos o más personas que tengan una deficiencia de los niveles de vitamina D, y quienes son incapaces de normalizar sus niveles debido a una incapacidad para exponerse prudentemente a los rayos del sol.

¿Qué Nos Indican los Estudios Científicos?

Si ha seguido las investigaciones sobre la vitamina D--que han surgido durante los últimos años en este boletín de noticias, o en otra parte--entonces, no tendrá ningún problema para detectar las falsedades en las declaraciones de Gilchrest y Roper.

Una vez más, sugerir que un nivel de vitamina D de 12 ng/mL es adecuado, es reprehensible y médicamente negligente.

Los estudios han determinado muy claramente que 40 ng/mL es el límite de suficiencia para prevenir una amplia variedad de enfermedades, incluyendo el cáncer.

Por poner un solo ejemplo, una vez que alcance el nivel sérico de vitamina D de 40 ng/mL, su riesgo de cáncer disminuye en un 67 %, en comparación con tener un nivel de 20 ng/mL o inferior.41,42,43,44,45,46,47,48 

Además, los estudios han demostrado que tener una deficiencia de vitamina D es predominante en las personas que padecen artritis reumatoide (RA, por sus siglas en inglés) y otras enfermedades autoinmunes.

Desde mi perspectiva, es inexcusablemente negligente atender a una persona con AR y no monitorear enérgicamente sus niveles de vitamina D, para confirmar que estos se encuentren en un rango terapéutico de 40 a 65 ng/mL.

En cuanto a la dosis para tomar un suplemento, la Academia Nacional de Medicina-- anteriormente Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés)--recomienda 600 UIs de vitamina D por día, en el caso de los adultos.

Sin embargo, la IOM subestima el requerimiento en un factor de 10, debido a un error matemático49 que nunca se ha corregido.

GrassrootsHealth ha creado una petición para que la IOM y Health Canada reevalúen sus directrices sobre la vitamina D y corrijan este error matemático.50

Podría promover esta importante causa firme la petición en ipetitions.com. Las investigaciones más recientes51 sugieren que para que la mayoría (97.5 %) de la población llegara a 40 ng/mL, sería necesario obtener 9 600 UIs de vitamina D por día.

Por cierto, tales niveles, no son tóxicos. Los estudios no han encontrado efectos tóxicos al obtener hasta 50 000 IU.52 Para ser claros, generalmente tales cantidades elevadas solo se toman como dosis en "bolo" (una sola dosis grande) de forma semanal, quincenal o mensual, durante un corto periodo de tiempo, no todos los días.

Su Cuerpo Está Diseñado Para Optimizar Su Salud al Exponerse a la Luz Solar

Realmente, la recomendación de abordar la deficiencia de vitamina D con suplementos, en vez de exponerse prudentemente a los rayos del sol, no tiene un sustento científico sólido.

Si bien, hay evidencia abrumadora de que su cuerpo sabe cómo procesar la exposición a los rayos ultravioleta para maximizar los beneficios de salud, no existen pruebas sólidas que sustenten la idea de que los suplementos son equivalentes a la luz solar.

De hecho, hay evidencia que sugiere lo contrario: los suplementos no podrían proporcionar los mismos beneficios.

Para empezar, aunque su cuerpo ha incorporado sistemas de retroalimentación que evitan que la exposición a los rayos del sol produzca niveles de vitamina D poco saludables; no se puede decir lo mismo de los suplementos de vitamina D.

Y si bien, la vitamina D parece ser bastante segura, incluso al tomar megadosis de hasta 50 000 UI,53 la vitamina D trabaja junto con varios otros nutrientes, incluyendo magnesio, calcio y vitamina K2; cuando utiliza un suplemento, fácilmente podría impulsar un desequilibrio entre estos nutrientes.

Asimismo, la vitamina D producida por el cuerpo en respuesta a la exposición a los rayos UVB ayuda a contrarrestar el daño de la piel causado por los rayos ultravioleta de onda larga (UVA, por sus siglas en inglés). No hay evidencia de que los suplementos tengan el mismo efecto.

Incluso, la reciente investigación54 sugiere que el impacto de suplementar con vitamina D podría ser afectada por el sexo, tipo de vitamina D (D2 frente a D3, donde no recomiendo el primero de ellos), frecuencia de dosificación e índice de masa corporal (BMI, por sus siglas en inglés). En resumen, el estudio encontró que:

Lo que sabemos con certeza es que, su cuerpo no fue diseñado para obtener su vitamina D de los suplementos, los cuales son una invención moderna.

Esto por sí solo sugiere que, exponerse a la luz solar es la forma ideal para aumentar sus niveles de vitamina D. Por estas y otras razones, los expertos en vitamina D, como William Grant, Ph.D., y el Dr. Michael F. Holick consideran que exponerse prudentemente a los rayos del sol es mucho mejor que suplementar con vitamina D.

Los Protectores Solares Podrían Sabotear la Salud en Más de una Forma

Además, es insuficiente la base científica de las recomendaciones de los dermatólogos de utilizar protector solar. Para empezar, un análisis55 realizado por la epidemióloga, Marianne Berwick, Ph.D., demuestra que existe muy poca evidencia para sugerir que utilizar un protector solar previene el cáncer de piel.

Después de analizar una docena de estudios sobre el carcinoma basocelular (que usualmente no es letal) y el melanoma, Berwick encontró que las personas que utilizaban protector solar tenían más probabilidades de desarrollar estos dos padecimientos.

Tan solo dos de los diez estudios realizados sobre el melanoma, encontraron que usar protector solar protegía contra este padecimiento; tres de ellos no encontraron ninguna relación, en ninguna forma. Ninguno encontró que los protectores solares protegían contra el carcinoma basocelular.

De igual manera, la seguridad de los ingredientes utilizados en los protectores solares es una importante preocupación.

La científica de laboratorio, Elizabeth Plourde, Ph.D., advierte que muchos protectores solares químicos--especialmente los que contienen vitamina A y/o sus derivados--se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de piel.56

Al menos nueve de los ingredientes que contienen los protectores solares que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos ha aprobado, también son conocidos como disruptores endocrinos.57

Uno de ellos es la oxibenzona, la cual se encuentra en el 70 % de los protectores solares. Esta sustancia química se ha relacionado con un menor recuento de espermatozoides en los hombres, y con endometriosis, en el caso de las mujeres.58

¿Qué tanta Cantidad de Luz Solar es Necesaria?

Es posible exponerse de forma segura a los rayos del sol, a través de conocer su tipo de piel, la potencia de los rayos ultravioleta en el momento de la exposición, y la duración de la misma. Para determinar la actual intensidad de los rayos del sol, se han creado diferentes calculadoras.

El fallecido, Dr. Robert Heaney,59 quien estudió la vitamina D durante más de 40 años, fue uno de los líderes más prominentes en el campo, y ayudó a desarrollar la aplicación D Minder.60

Existe un nivel ideal en la que todas las personas obtienen los máximos beneficios con un mínimo riesgo. Una directriz clave es, siempre evitar tener quemaduras solares. Dicho lo anterior, calcular que tanta cantidad de vitamina D obtiene cuando esta al aire libre es una fórmula compleja que requiere de considerar múltiples factores.

Es imposible decir que un número específico de minutos le proporcionará una cierta cantidad de vitamina D. Las variables son muy diversas y cambian de un día para otro, y de una estación a otra.

Esta es la razón por la cual es sumamente importante analizar sus niveles de vitamina D, lo ideal sería hacerlo dos veces al año, durante los máximos niveles del verano e invierno. No hay otra forma de determinar el impacto que tiene su exposición a los rayos del sol y/o suplementos.

Según Heaney, su cuerpo requiere recibir 4 000 UIs diarias, tan solo para mantener sus niveles actuales de vitamina D.61 Así que, para que realmente aumente sus niveles, tendría que incrementar, ya sea su exposición a la luz solar o suplemento oral con vitamina D3.

Si opta por tomar un suplemento, GrassrootsHealth tiene un útil diagrama que demuestra la dosis que requiere un adulto promedio para alcanzar niveles saludables de vitamina D, en base al punto de partida calculado.

Muchos expertos están de acuerdo en que 35 UIs de vitamina D por libra de peso corporal podría utilizarse como una estimación de la dosis ideal.

En cuanto a la cantidad de vitamina D que podría crear al exponerse a los rayos del sol, los resultados de un reciente estudio español sugiere que los españoles podrían normalizar sus niveles de vitamina D, sin arriesgar su salud, al estar diariamente al aire libre de 10 a 20 minutos, alrededor del mediodía, durante la primavera y el verano. Según informó News Medical Life Sciences:62

"En el mes de julio, una persona que tenga una piel tipo III (la más común en la población de España) no debe pasar más de 29 minutos bajo los rayos del sol, si desea evitar padecer un eritema. Sin embargo, en el mes de enero, la misma persona podría permanecer bajo los rayos del sol durante 150 minutos".

Directrices Generales Para Exponerse Prudentemente a los Rayos del Sol y Optimizar los Niveles de Vitamina D

Los resultados anteriores se aplican en las personas que viven en España, no necesariamente a las personas que viven en Alaska o Nueva Inglaterra. Como regla general, el mejor momento para exponerse a los rayos del sol y optimizar sus niveles de vitamina D es, entre las 11 a.m. y 1 p.m., al mediodía solar.

Por lo tanto, durante el verano, en la mayor parte del territorio de los Estados Unidos sería a la 1 p.m., no al mediodía. Debe tener cuidado al establecer el tiempo de optimizar su exposición a UVB. Si vive en la Florida, como yo, no es necesario salir al mediodía solar durante el verano, ya que puede tener una sobredosis. Recuerde, la clave es exponerse prudentemente a los rayos del sol.

Sin embargo, durante el invierno, cuando hay mucha menor cantidad de UVB, es lógico que posteriormente este al aire alrededor del mediodía solar. De nuevo, la única manera de determinar la cantidad de vitamina D que necesita, ya sea, al exponerse a los rayos del sol o tomar suplementos, es a través de analizar sus niveles de vitamina.

El nivel que debe tener como objetivo se encuentra entre 40 a 60 ng/mL. Enseguida, están unas directrices más generales que aún podrían ayudarle a maximizar los beneficios de exposición a los rayos del sol, mientras disminuye los riesgos:

Conozca su tipo de piel con base en el sistema de clasificación Fitzpatrick de tipo de piel.63 Entre más claro sea el color de la piel, requerirá una menor exposición a la luz ultravioleta. Además, una piel más clara es más vulnerable a los daños causados por exponerse en exceso.

En el caso de las personas que tienen la piel muy clara y las que padecen fotodermatitis, es posible que lo ideal sería no exponerse de ninguna forma a los rayos del sol; y deben medir cuidadosamente los niveles de vitamina D, mientras se aseguran de tener un consumo adecuado de vitamina D, vitamina K2, magnesio y calcio

En todo momento debe evitar las quemaduras solares; y debe tener especial cuidado si no ha estado bajo los rayos del sol durante algún tiempo. Por lo que sus primeras exposiciones del año deber ser las más prudentes; y al principio, deberá limitar su tiempo bajo la luz solar

Desarrolle su tolerancia al exponerse al inicio de la temporada de primavera, y gradualmente aumente el tiempo que pasa bajo los rayos del sol, para evitar quemarse. Una vez que su tolerancia haya aumentado, enfóquese en exponerse a la luz solar en cantidades suficientes, para mantener sus niveles de vitamina D alrededor de 40 a 60 ng/mL

Exponga tanta cantidad de piel como pueda, no solo de sus brazos y rostro. Tan pronto como su piel empiece a obtener un color rosado, suspenda la exposición y cubra su piel para evitar quemarse

Aumente su nivel de "protector solar interno" al consumir alimentos ricos en antioxidantes y grasas saludables. La astaxantina podría ser un complemento útil.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Fawesome.ifood.tv, Health Benefits of Vitamin D
  • 2 Surgeon General’s Call to Action to Prevent Skin Cancer
  • 3 CNN July 30, 2014
  • 4 The Lancet February 28, 2004: 363(9410); 728-730
  • 5 Cancer Therapy Advisor March 23, 2016
  • 6 Cancer Network March 21, 2016
  • 7, 55 Chetday.com, Vitamin D, Skin Cancer, the Sun, and Dermatologists
  • 8 WebMD December 21, 2016
  • 9 British Journal of Dermatology 2009 Sep;161(3):630-4
  • 10 Daily Mail March 2, 2016
  • 11 WebMD March 2, 2016
  • 12 Renal and Urology News February 25, 2016
  • 13 Sunlight Institute January 18, 2016
  • 14 Neurology April 19, 2011;76(16):1410-4
  • 15 Journal of Nutrition 1980 110: 8 1573-1580
  • 16 Journal of Internal Medicine 2014 Jul;276(1):77-86
  • 17 Business Insider May 7, 2014
  • 18 J Clin Endocrinol Metab 2013;98:2160-2167.
  • 19 Cancer Causes and Control 2005 Mar;16(2):83-95
  • 20 Journal of Investigative Dermatology April 2013
  • 21 Public Health Nutrition 2012 Apr;15(4):711-5
  • 22 Journal of Internal Medicine March 16, 2016 DOI: 10.1111/joim.12496
  • 23 Refinery 29, March 22, 2016
  • 24 Mercola.com September 29, 2012
  • 25 Blood Purification 2016 Jan 15;41(1-3):130-134
  • 26 TED.com Richard Weller
  • 27 Journal of Clinical Psychiatry 1991 May;52(5):213-6.
  • 28 Medical News Today May 8, 2013
  • 29 Science Daily March 17, 2009
  • 30 Imperial College London March 17, 2009
  • 31 Acta Med Indones. 2006 Jan-Mar;38(1):3-5.
  • 32 Huffington Post March 24, 2016
  • 33 Econotimes March 25, 2016
  • 34 The Journal of the American Osteopathic Association May 2017; 117: 301-305
  • 35 Medical News Today May 3, 2017
  • 36 WLWT5 May 3, 2017
  • 37 Daily News May 2, 2017
  • 38 JAMA Dermatology 2016;152(12):1307-1313
  • 39 Drmicozzi.com April 11, 2017
  • 40 Medscape March 4, 2017
  • 41 PLOS ONE 2016; 11 (4): e0152441
  • 42 PR Web April 6, 2016
  • 43 UC San Diego Health April 6, 2016
  • 44 Science World Report April 13, 2016
  • 45 Oncology Nurse Advisor April 22, 2016
  • 46 Tech Times April 11, 2016
  • 47 ABC News April 9, 2016
  • 48 Chrisbeatcancer.com, Vitamin D
  • 49 Nutrients 2014; 6(10): 4472-4475
  • 50 ipetitions.com
  • 51 Anticancer Research 2011 Feb;31(2):607-11
  • 52, 53 Mercola.com February 1, 2015
  • 54 Medical News Bulletin May 3, 2017
  • 56 Sunscreensbiohazard.com
  • 57 Dr. Oz May 7, 2013
  • 58 Environmental Working Group, “The Trouble With Ingredients in Sunscreens”
  • 59 Dr. Robert Heaney, In Memoriam 1927-2016
  • 60 D Minder
  • 61 Mercola.com March 12, 2009
  • 62 News Medical Life Sciences March 8, 2017
  • 63 Fitzpatrick Skin Type (PDF)