Los Analgésicos NSAID Están Relacionados con los Latidos Irregulares

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Mayo 17, 2017 | 28,979 vistas

Historia en Breve

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o NSAIDs son algunos de los analgésicos más utilizados en el mundo. En los Estados Unidos, cada año se emiten más de 70 millones de recetas para NSAIDs
  • Anualmente, se estima que 107 000 pacientes son hospitalizados por complicaciones gastrointestinales relacionadas con los NSAIDs. Cada año, suceden por los menos 16 500 muertes relacionadas con los NSAID sólo entre los pacientes con artritis
  • Todos los NSAIDs, incluyendo la aspirina y el ibuprofeno de venta libre, están relacionados con efectos secundarios potencialmente graves como problemas cardiovasculares, hemorragias gastrointestinales, problemas renales e hipertensión
  • Más recientemente, un estudio holandés encontró que el uso de NSAIDs puede incrementar su riesgo de fibrilación auricular, un problema en el corazón caracterizado por un latido cardíaco rápido e irregular, lo que aumenta su riesgo de insuficiencia cardíaca y derrame cerebral
  • En seguida se muestran 15 alternativas sin medicamentos, incluyendo la terapia Klaser

Por el Dr. Mercola

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o los NSAIDs son algunos de los analgésicos más utilizados en el mundo. En los Estados Unidos, cada año se emiten más de 70 millones de recetas para NSAIDs

Si incluye los NSAIDs de venta libre (OTC, por sus siglas en ingles) como el ibuprofeno y la aspirina, más de 30 mil millones de dosis de NASAID son utilizadas anualmente1 para aliviar todo tipo de dolor, desde dolores de espalda, dolores de cabeza hasta dolor de artritis, menstrual y reumatoide.

Los NSAIDs funcionan principalmente al inhibir la capacidad de su cuerpo para sintetizar las prostaglandinas, que son sustancias químicas similares a las hormonas, creadas en respuesta al daño celular. Desafortunadamente, muchas personas no saben que estos medicamentos pueden causar daño muy grave.

Problemas estomacales, náuseas y vómitos son algunos de los efectos secundarios más comunes, pero varios estudios han vinculado a los NSAIDS a efectos adversos mucho más graves, incluyendo la muerte.2 De acuerdo con un estudio realizado en 1998 y publicado en American Journal of Medicine:3

"Las estimaciones conservadoras estiman que cada año alrededor de 107 000 pacientes son hospitalizados debido a complicaciones gastrointestinales (GI, por sus siglas en inglés) relacionadas con los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (NSAIDs) y por los menos 16 500 muertes relacionadas con los NSAIDS se producen cada año sólo entre los pacientes con artritis.

La cantidad de todos los usuarios de NSAIDs podrían ser muchos, pero el alcance de este problema por lo general es ignorado".

Los NSAIDs Conllevan Riesgos para la Salud Potencialmente Serios

El epítome del NSAIDs mortal es Vioxx , que fue lanzado en 2000. Un año antes de que Vioxx fuera aprobado, advertí a mis lectores sobre los riesgos cardiovasculares relacionados con este medicamento.

Pasaron cuatro años y 60 000 muertes (debido a efectos secundarios relacionados con el corazón) antes de que consideraran las advertencias y Vioxx fue retirado del mercado.

En 2004, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos también advirtió que los NSAIDs, incluyendo los inhibidores de la COX-2 como Bextra (que fue retirado del mercado en 2005) y Celebrex, junto con otras variedades de venta libre como Aleve, ibuprofeno y la aspirina, están relacionados con efectos secundarios potencialmente graves, incluyendo:

En febrero de este año, la FDA examinó nuevamente los riesgos cardiacos relacionados con varios NSAIDs.

Algunas investigaciones indicaron que el naproxeno podría ser menos riesgoso que otros NSAIDs, pero el voto final del panel de 16 a 9 no favoreció el cambio de la etiqueta de advertencia sobre el naproxeno que sugiere que es más seguro para el corazón en comparación son otros medicamentos de esta clase.5

Evite los NSAIDs Durante el Embarazo y Cuando Tenga un Resfriado

Las mujeres embarazadas fueron particularmente advertidas contra del uso de NSAIDs. Un estudio informó que la prescripción de NSAIDs sin aspirina, como diclofenaco (Voltaren), naproxeno (Aleve), celecoxib (Celebrex), e ibuprofeno (Advil), aumentó el riesgo de aborto involuntario.

Como se mencionó anteriormente, estos medicamentos suprimen la producción de prostaglandinas, que son necesarias para que se genere una exitosa implantación del embrión en el útero.

Otros efectos secundarios de los NSAIDs relacionados en el embarazo, incluyen problemas cardíacos en la descendencia, bajo contenido de líquido amniótico y parto prolongado.

Si tiene la costumbre de tomar aspirina o acetaminofén cuando tiene un resfriado, tenga cuidado ya que investigaciones también han encontrado que estos medicamentos suprimen la producción de anticuerpos y aumentan los síntomas de resfriado, y tienden a prolongar la infección.

En los estudios con tubos de ensayo, se encontró que los niveles terapéuticos de aspirina suprimían la capacidad de los glóbulos blancos para destruir las bacterias. Otro estudio encontró que una serie de analgésicos, incluyendo la aspirina y el ibuprofeno, inhibió hasta en un 50 % la producción de anticuerpos en los glóbulos blancos.

Nuevamente, los NSAIDs Estuvieron Involucrados con el Riesgo Cardiaco

Más recientemente, un estudio holandés publicado en BMJ Open6 encontró que el uso de NSAIDs puede aumentar su riesgo de fibrilación auricular, un problema cardiaco caracterizado por un ritmo cardíaco rápido e irregular.

Este problema a su vez aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca y derrame cerebral. Como lo indicó Counsel & Heal:7

"Los investigadores analizaron una amplia variedad de NSAIDs, como la aspirina, ibuprofeno, naproxeno, Toradol, Aleve y Celebrex. El equipo estudió a 8 423 participantes entre una edad promedio de 68 años al comienzo del estudio y que no tenían fibrilación auricular. Los participantes fueron monitoreados en un promedio de 13 años...

Los investigadores encontraron que los participantes que usaron NSAIDs fueron 1.8 veces más propensos a ser diagnosticados con fibrilación auricular en comparación con las personas que no tomaron los analgésicos. Los usuarios crónicos y los actuales tenían un riesgo 76 % mayor de fibrilación auricular".

Investigaciones anteriores han demostrado que rofecoxib (Vioxx) y lumiracoxib (Prexige) (ambos retirados del mercado) estuvieron relacionados con un doble riesgo de ataque cardíaco, mientras que el ibuprofeno se relacionó con un riesgo más tres veces de accidente cerebrovascular. El Etoricoxib (Arcoxia) y el diclofenaco se relacionaron un mayor riesgo de muerte cardiovascular.

A decir verdad, es muy difícil encontrar un método a base de medicamentos que alivie el dolor pero que no conlleve efectos secundarios graves. (La FDA también recientemente limitó la cantidad de acetaminofén permitida en los productos recetados y agregó una advertencia en la caja debido a problemas de toxicidad hepática).

Como regla general, le aconsejo que evite, en la mayor medida posible, TODOS los medicamentos, incluyendo los medicamentos de venta libre. Es importante entender que no porque no necesite una receta significa que el medicamento es inofensivo.

Es muy importante que recuerde esto en caso que les esté dando medicamentos a sus hijos. Como dijo el autor principal del estudio destacado, el Dr. Bruno H. Stricker, para el New York Times:8 "Realmente le aconsejaría a las personas mayores tener mucho cuidado con el uso de estos medicamentos, no le benefician en nada excepto aliviar el dolor. El dolor es una molestia, pero no morirá por ello".

Existen Muchas Manera de Abordar el Dolor Sin Medicamentos

En noticias relacionadas, PreventDisease.com9 publicó recientemente un artículo que destacaba diferentes analgésicos alternativos a los NSAIDs. Su lista incluye lo siguiente. Para el resto, por favor vea el artículo original:

Boswellia: También conocida como Boswellin o "incienso indio," esta hierba contiene ingredientes antiinflamatorios específicos.

Este es uno de mis favoritos ya que lo he visto funcionar bien en muchos pacientes con artritis reumatoide.

Curcumina: En un estudio con pacientes con osteoartritis, las personas que agregaron 200 mg de curcumina al día a su plan de tratamiento redujeron el dolor y aumentaron su movilidad.

Un estudio pasado también encontró que un extracto de cúrcuma compuesto de curcuminoides bloqueó vías inflamatorias, evitando eficazmente la sobreproducción de una proteína que desencadena la inflamación y el dolor.10

Cannabis Medicinal: El cannabis medicinal tiene una larga historia por ser un analgésico natural.11 Al momento 20 estados de los Estados Unidos han legalizado el cannabis para fines médicos. Sus cualidades medicinales se deben a sus cantidades elevadas (hasta 20 %) de cannabidiol (CBD), terpenos y flavonoides medicinales.

Como se dijo en un artículo anterior, existen variedades de cannabis que son muy bajas en tetradidrocannabidol (THC)—el componente psicoactivo de la marihuana que lo hace sentir "alucinado"—y alto en CBD medicinal.

Una publicación en The Journal of Pain,12 por el American Pain Society, tiena una larga lista de estudios sobre los efectos del cannabis para aliviar el dolor.

Crema de Cayena o Capsaisina: La capsaicina, el ingrediente activo de los chiles secos, alivia el dolor al agotar el suministro del cuerpo de la sustancia P, un componente químico de las células nerviosas que transmiten señales de dolor al cerebro.

Garra del Diablo: Una hierba de Sudáfrica que ha demostrado ser particularmente eficaz contra el dolor debido a la inflamación, incluyendo la artritis y el dolor muscular. De acuerdo con Prevent Disease:

"Algunas evidencias sugieren que la garra del diablo es igual de efectiva que los analgésicos en términos de mejorar la osteoartritis en la cadera y rodilla…

Esta evidencia proviene de un estudio que utilizo un producto especifico hecho de la raíz de la garra del diablo (Harpadol, Arkopharma) que contenía 2 % del ingrediente de la garra del diablo harpagoside (9.5 mg/capsula) y 3 % total de glucósidos iridoides (14.5 mg por capsula)"

La Terapia con Laser Clase 4 y K-Laser

Si tiene dolor por una lesión, artritis u otro dolor causado por la inflamación, le recomiendo encarecidamente que pruebe la terapia K-Laser. Puede ser una opción excelente para muchas condiciones dolorosas, incluyendo lesiones agudas.

Al abordar la causa subyacente del dolor, ya no tendrá que depender de los analgésicos. La terapia K-Laser es un tratamiento de terapia láser infrarrojo clase 4 que ayuda a reducir el dolor, la inflamación y mejora la cicatrización del tejido--tanto en los tejidos duros como en los blandos, incluyendo músculos, ligamentos e incluso los huesos.

Estos beneficios son el resultado de una microcirculación mejorada, ya que el tratamiento estimula el flujo de los glóbulos rojos en el área que está siendo tratada. También regresa el sistema venoso y linfático, al igual que la oxigenación de esos tejidos.

Incluso si lleva el mejor estilo de vida, parece que en la vida invariablemente nos enfrentaremos a un cambio radical que nos dañe y tengamos dolor. Es por eso que obtuve la terapia K-láser para mi clínica y para mi propio uso y realmente no podría vivir sin ella.

Las longitudes de onda infrarrojas utilizadas en la terapia K-Laser le permiten enfocarse en las áreas específicas de su cuerpo y pueden penetrar profundamente el cuerpo para llegar a las áreas como la columna vertebral y la cadera.

Otras Alternativas Sin Medicamentos para Aliviar el Dolor

Dado a los riesgos involucrados con los NSAIDs y otros medicamentos para aliviar el dolor, como los analgésicos narcóticos (que hoy en día provocan más muertes que los asesinos y los accidentes automovilísticos, en los Estados Unidos), le recomiendo firmemente investigar otras alternativas más seguras. Y realmente hay muchas.

Además de las alternativas que mencioné anteriormente, las siguientes opciones también podrían ayudarle a aliviar el dolor.

Elimine o reduzca radicalmente los alimentos procesados

Evitar los granos procesados y azúcares refinados (especialmente fructosa) reducirá sus niveles de insulina y leptina y disminuirá la resistencia a la insulina y la leptina, que es una de las razones más importantes por las que se crean las prostaglandinas inflamatorias.

Es por ello que eliminar el azúcar y los alimentos dulces es tan importante para controlar su dolor y otros tipos de enfermedades crónicas.

Empiece a tomar omega-3 de alta calidad de origen animal

Mi favorito es el aceite de kril. Las grasas de omega-3 son precursores que miden la inflamación llamados prostaglandinas. (De hecho, así es como funcionan los analgésicos antiinflamatorios, ellos manipulan las prostaglandinas.)

Optimice sus niveles de vitamina D

Optimizar su nivel de vitamina D al exponerse regularmente al sol y tomar un suplemento de vitamina D3 o una cama de bronceado puede ayudar a reducir el dolor

Técnicas de Liberación Emocional (EFT)

EFT es un método libre de medicamentos para tratar el dolor de todo tipo. Es muy similar a los principios de la acupuntura, ya que ayuda a equilibrar su sistema de energía sutil.

Ayuda a resolver las emociones negativas subyacentes que a menudo son inconscientes y que pueden estar empeorando su dolor físico.

Al estimular los puntos bien establecidos de la acupuntura con los dedos, ayudará a reequilibrar su sistema de energía, lo que le ayudará a disipar el dolor.

Quiropráctica

Muchos estudios han confirmado que la quiropráctica es mucho más segura y menos costosa que los tratamientos médicos alopáticos, especialmente cuando se usa para el dolor de espalda.

Los quiroprácticos calificados, la osteopatía y los médicos naturistas son fiables, ya que han recibido una amplia formación en el manejo de trastornos músculo-esqueléticos durante su formación de salud, que dura entre cuatro y seis años.

Estos expertos en salud tienen una formación integral para tratar el dolor musculoesquelético.

Acupuntura

La acupuntura puede exitosamente tratar muchos tipos de dolor. La investigación ha descubierto un efecto efectivo en el tratamiento de: dolor de espalda, de cuello y de hombro, osteoartritis, y dolores de cabeza.

Terapia Fisica

Ha demostrado ser tan efectiva como la cirugía para los problemas de dolor, como el cartílago desgarrado y la artritis.

Astaxantina

La astaxantina es uno de los antioxidantes solubles en grasa más eficaces que se conocen hoy en día. Tiene propiedades anti-inflamatorias muy potentes y en muchos casos funciona mucho mejor que los medicamentos anti-inflamatorios.

Las dosis más altas suelen ser necesarias y podría necesitar 8 mg o más por día para obtener este beneficio.

Jengibre

Esta hierba tiene una potente actividad antiinflamatoria y ofrece alivio al dolor y propiedades que asientan el estómago. El jengibre fresco funciona bien al remojarlo en agua hirviendo y tomarlo como té o rallado en jugo de vegetales.

Bromelina

Esta enzima, que se encuentra en la piña, es un anti-inflamatorio natural. Se puede tomar en forma de suplemento, pero comer piña fresca, incluyendo el corazón que es rico en bromelina, también puede ser útil.

Myristoleate cetílico (CMO)

Este aceite, que se encuentra en el pescado y mantequilla de vaca, actúa como un "lubricante para las articulaciones" y como un anti-inflamatorio.

He utilizado esto en mí mismo para aliviar los quistes ganglionares y el molesto pero leve síndrome del túnel carpiano que aparece cuando utilizo mucho tiempo el teclado regular "no ergonómico." Para esto utilizo una preparación tópica.

Onagra Vespertina y Aceite de Borraja y Grosella Negro

Estos contienen el esencial graso ácido gamma linolénico (GLA), que es útil para tratar el dolor artrítico.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Medscape, NSAIDs
  • 2 American Nutrition Association, Deadly NSAIDs
  • 3 American Journal of Medicine July 27, 1998;105(1B):31S-38S
  • 4 Gut2003;52:600-608
  • 5 Medpagetoday.com February 11, 2014
  • 6 BMJ Open 2014;4:e004059
  • 7 Counsel & Heal April 10, 2014
  • 8 New York Times April 9, 2014
  • 9 Preventdisease.com March 24, 2014
  • 10 Arthritis & Rheumatism, Volume 54, Issue 11, pages 3452–3464, November 2006
  • 11 Journal of Pain April 2004: 5(3); S52
  • 12 Journal of Pain, Cannabis studies