Escandaloso Debate Sobre las Vacunas – Boston Herald Incita a la Violencia en Contra de Todos Aquellos que Cuestionen la Seguridad de las Vacunas

Vacunas

Historia en Breve -

  • Están culpando a gran parte de la comunidad somalí no vacunada por el brote de sarampión en Minnesota. De los 51 casos documentados, 47 se presentaron en personas no vacunadas y 46 de estas personas eran de origen somalí
  • Sólo el 42 % de la población somalí en Minnesota recibió la vacuna contra MMR. Muchos somalíes han rechazado la administración de esta vacuna porque sospechan que las altas tasas de autismo en su comunidad están relacionadas con el daño causado por las vacunas
  • El reporte de Boston Herald sobre el brote de sarampión concluyó con una declaración en la que decía que todos aquellos que difundan “mentiras” sobre las vacunas y su relación con el autismo deberían ser colgados

Por el Dr. Mercola

La industria de las vacunas, las organizaciones de salud pública y muchos medios de comunicación repiten como loros los temas de discusión pre-establecidos, al insistir que la ciencia que respalda el uso de vacunas es un tema resuelto.

Las vacunas son seguras y el programa de vacunación infantil está respaldado por la ciencia. Fin de la historia.

De acuerdo con algunas personas, este asunto está tan resuelto que cualquiera que cuestione los datos o señale alguna inconsistencia y/o investigación que demuestre daños debería ser ejecutado como castigo por "mentir".

Esta despreciable incitación a la violencia proviene de la redacción del Boston Herald. Todo este desagradable asunto comenzó con el brote de sarampión en Minessota, del que están culpando a gran parte de la comunidad somalí en donde las tasas de vacunación han disminuido dramáticamente en los últimos años.

Culpan a la Comunidad Somalí No Vacunada del Brote de Sarampión

De acuerdo con los reportes, de los 51 casos documentados, 47 se presentaron en personas no vacunadas y 46 de estas personas eran de origen somalí. En el 2014, sólo el 42% de la población somalí en Minnesota recibió la vacuna contra el sarampión, paperas, rubéola (MMR por sus siglas en inglés), en comparación con el 84 % en el 2005 y 2006.

La razón de la disminución en la tasa de vacunación contra MMR es bastante fácil de entender. Las investigaciones demostraron que los estadounidenses de ascendencia somalí tuvieron casi el doble de la tasa de autismo que el público en general y las experiencias personales han levantado sospechas de que la vacuna contra MMR podría desempeñar un papel importante en esta situación. Como lo reportó Inquistr:1

"En el 2013, un reporte de la Universidad de Minnesota estimó que aproximadamente 1 de cada 32 niños de origen somalí de 7 a 9 años de edad… había sido diagnosticado con autismo en el 2010…

La falta de vacunación en la comunidad somalí en Minnesota llevó a un reporte publicado en Journal of the American Board of Family Medicine.2 Ese artículo indicó que la mayoría de los padres de familia en la comunidad somalí rechazaron las vacunas porque creían que causaban autismo.

Cuando se les preguntó por qué creían que las vacunas causan autismo, cada uno de los padres de familia reportó que sentían que las vacunas causaban autismo "porque conocían a un niño que había recibido la vacuna contra MMR y después habían desarrollado autismo". Una quinta parte de los padres de familia de origen somalí en Minnesota habían investigado sobre este tema "y creían que la ciencia respaldaba la relación entre el autismo y las vacunas".

Boston Herald Lleva el Cyberbullying a Otro Nivel

En lo que se ha llamado un "escalofriante artículo de opinión anti-anti- vacunas",3 el reporte del Boston Herald publicado el 8 de mayo acerca del brote de sarampión en Minnesota concluyó con la siguiente declaración:4

"Estos son los hechos: Las vacunas no causan autismo. El sarampión puede ser mortal. Y mentirle a las personas vulnerables acerca de la salud y seguridad de sus hijos debería ser una ofensa que se castigue con la muerte".

Este desagradable párrafo provocó cientos de comentarios furiosos, al menos en uno de estos comentarios se señaló que la amenaza de muerte era una violación abierta a la ley de Massachusetts del 2014 en contra del cyberbullying.5,6

Otras personas sugirieron con toda razón que si mentirle al público sobre la salud era una ofensa que debería castigarse con la muerte entonces muchos oficiales de salud, investigadores y fabricantes de medicamentos deberían estar enfrente de la fila.7

Tan extremo como es el comentario del Boston Herald, no es la primera vez que los defensores de las vacunas han hecho un llamado para incitar a la violencia en contra de todos aquellos que cuestionen la seguridad de las vacunas.

Como lo señaló The Vacciine Reaction, una publicación del Centro Nacional de Información Sobre Vacunas (NVIC por sus siglas en inglés):8

"En marzo… Scientific Amercian publicó un artículo escrito por Peter Hotez, M.D. del Hospital Infantil de Texas en el que también se incitaba a la violencia en contra de las personas que no estuvieran de acuerdo con las políticas gubernamentales actuales sobre las vacunas.

El Dr. Hotez señaló: "se está formando un movimiento antivacunas y tenemos que tomar las medidas necesarias para acabarlo".

En el 2015, USA Today publicó una columna escrita por Alex Berezow que decía que los padres de familia que están en contra de las vacunas deberían ser encarcelados.

En aquel tiempo, parecía ser una propuesta draconiana, pero ciertamente no se compara con el llamado de ejecución del que hemos sido testigos esta vez".

Las Declaraciones de Coincidencia Ya No Pueden Ocultar la Verdad

Al igual que el cáncer, las lesiones causadas por las vacunas se están volviendo sumamente prevalentes, la mayoría de las personas conocen a alguien que ha sufrido un efecto secundario grave causado por una vacuna.

Y, a medida que se multiplican los casos de lesiones causadas por vacunas, las declaraciones de "coincidencia" se están volviendo cada vez más difíciles de creer.

Esto es precisamente lo que estamos viendo entre la comunidad somalí de Minnesota, en la que muchas personas rechazan la administración de la vacuna contra MMR en base a las experiencias de primera mano de la comunidad.

Otro ejemplo es Mississippi. Tiene una de las mayores tasas de vacunación en los Estados Unidos y también tienen una de las mayores tasas de autismo.9 ¿Otra coincidencia?

Sin embargo, a falta de pruebas contundentes, muchos padres de familia hacen uso de su derecho legal de tomar decisiones voluntarias sobre qué vacunas reciben sus hijos y cuándo las reciben. De hecho, tomar decisiones voluntarias sobre tomar riesgos médicos es uno de los derechos humanos más básicos que tenemos.

El número de niños que sufren de enfermedades crónicas y discapacidades, incluyendo el trastorno del espectro autista, va en aumento. De eso no cabe la menor duda. El número de niños y adultos que han experimentado reacciones graves a las vacunas también va en aumento. De esto tampoco cabe la menor duda.

Que el Boston Herald Se Retracte de Su Incitación al Odio

Hacerse de la vista gorda ante estos fenómenos sería una tontería extrema. Incitar a la violencia en un esfuerzo de espantar a las personas que buscan posibles vínculos – que, un acto que si tuviera que recibir algún tipo de acusación, entonces debería considerarse sólo como un delito. Barbara Loe Fisher, presidenta y cofundadora de NVIC, ya había advertido:

"Si el Estado puede etiquetar, rastrear y forzar a los individuos a inyectarse con productos biológicos de toxicidad conocida y desconocida, entonces no habrá límite para el Estado al momento de decidir qué libertades individuales puede quitar en nombre de un mejor mañana".

Tomando en cuenta que actualmente estamos viendo un llamado retórico en el que piden matar a cualquiera que demande vacunas más seguras, más políticas más humanas sobre las vacunación y protecciones para el consentimiento informado, parece razonable decir que hemos entrado en un territorio bastante aterrador.

Si los principales medios de comunicación tienen permitido incitar a una acción mortal en contra de las personas que "mientan" sobre las vacunas – lean o reporten datos controversiales o contradigan la retórica oficial - entonces ¿qué sigue?

La mayoría de los estados no siquiera permiten la pena de muerte en asesinos en serie, sin embargo, ¿los editores del Boston Herald quieren que cuelguen a las personas por plantear la posibilidad de que las vacunas podrían ser dañinas?

Me uno a James Lyons-Weiler, Ph.D.10 en el llamado que hace para que el Herald se retracte de esta editorial y que emita una disculpa por sus comentarios provocadores. Este tipo de incitación al odio no puede tolerarse.

Dato sobre el Registro Legal: Las Vacunas Son Inevitablemente Inseguras

En 1986, el Congreso aprobó la Ley Nacional de Lesiones por Vacunas en Niños, una ley que incluye disposiciones que liberan a los fabricantes de vacunas y médicos de cualquier responsabilidad cuando una vacuna cause una discapacidad permanente o muerte.11

La razón por la que los fabricantes de medicamentos y los médicos recibieron este tipo de inmunidad fue porque el Congreso y la Suprema Corte concluyeron que las vacunas autorizadas por el gobierno son "inevitablemente inseguras",12 por lo tanto, los fabricantes de vacunas no deberían ser responsables de las lesiones y muertes causadas por las vacunas.

Recuerde que siempre que los títeres de la industria farmacéutica insiste que la ciencia es clara y que las vacunas son seguras.

Obviamente están confundidos o mal informados. Las vacunas autorizadas por el gobierno han sido declaradas como inevitablemente inseguras y eso es un asunto de registro legal.13,14 Lo que es más importante, la ciencia con respecto a si las vacunas causan autismo aún no está del todo clara.

Una Investigación Reciente Replantea Dudas sobre las Vacunas y el Autismo

Un artículo15 publicado el 24 de abril en Journal of Transitional Science, es un estudio transversal de niños de 6 a 12 años de edad, en el que se explora la relación entre el parto prematuro, la vacunación y los trastornos del neurodesarrollo, que utiliza datos tanto de poblaciones vacunadas como no vacunadas.

Los bebés prematuros reciben las mismas vacunas y el mismo número de dosis recomendados por el programa federal de vacunación infantil que los bebés que nacen a tiempo y en el mismo período de vacunación, sin embargo, el impacto de las vacunas en bebés prematuros jamás ha sido evaluado.

El nacimiento prematuro es un factor de riesgo bien conocido para los problemas de desarrollo neurológico. Sin embargo, aquí se encontró que cuando los bebés prematuros no eran vacunados, no existió una relación entre el nacimiento prematuro y los trastornos de desarrollo neurológico. También encontraron que:

  • El nacimiento en su tiempo indicado con la vacunación se relacionó con un aumento de 2.7 veces en las probabilidades de trastornos del desarrollo neurológico en comparación con los bebés no vacunados que nacieron a tiempo
  • El nacimiento prematuro con vacunación se relacionó con un aumento de 5.4veces en las probabilidades de trastornos del desarrollo neurológico en comparación con probabilidades de trastornos del desarrollo neurológico de los bebés vacunados que nacieron a tiempo
  • El nacimiento prematuro con vacunación se relacionó con un aumento de 12.3 veces en las probabilidades de trastornos del desarrollo neurológico en comparación con los bebés prematuros no vacunados

Entonces, ¿Realmente la ciencia está bien establecida cuando uno de los primeros estudios de su tipo – uno que realmente compara a las poblaciones vacunadas con las no vacunadas – encuentra que la vacunación aumenta 270 % las probabilidades de que un niño desarrolle trastorno del desarrollo neurológico como el autismo?

No estoy diciendo que "las vacunas causen autismo". Estoy diciendo que es imposible decir que "las vacunas no causan autismo".

La evidencia que nos dice que los científicos aún no están seguros de cuál de los dos sea el caso es abrumadora. Por esa razón, necesitamos desesperadamente más y mejores investigaciones. Mientras tanto, las amenazas de muerte por informar e investigar estas controversias son con lo que realmente necesita "acabar".

Más Investigaciones Cuestionan la Eficacia de las Vacunas

Recientemente entrevisté a Neil Miller sobre su fantástico libro titulado "Miller's Review of Critical Vaccine Studies: 400 Important Scientific Papers Summarized for Parents and Researchers". Su libro tiene dos estudios que publicó personalmente y que documentan preocupaciones serias sobre las vacunas.

A finales de este año se publicará nuestra fascinante entrevista, pero mientras tanto, quería compartir algunos de los puntos más destacados de la entrevista al mencionar los dos estudios publicados por Miller.

El gobierno de los Estados Unidos exige que los bebés reciban 26 dosis de vacunas, sin embargo la mayor parte del mundo, es decir 33 países tienen mejores tasas de mortalidad infantil.

Su primer estudio16 analizó el programa de vacunación de 34 países desarrollados y encontró una correlación significativa entre las tasas de mortalidad infantil y el número de dosis de vacunas que reciben los bebés.

Los países que requieren un mayor número de vacunas tienden a tener las peores tasas de mortalidad infantil. El estudio encontró que los países desarrollados que requieren de un menor número de vacunas infantiles tienden a tener mejores tasas de mortalidad infantil.

Su segundo estudio17 analizó 38 801 reportes del Sistema Para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés) de bebés que habían padecido de una reacción adversa después de recibir las vacunas.

Los bebés que recibieron la mayor cantidad de vacunas al mismo tiempo tuvieron una probabilidad significativamente mayor de hospitalización o muerte, en comparación con los bebés que recibieron menos vacunas al mismo tiempo.

Este estudio fue diseñado para determinar a) si los bebés que recibieron varias vacunas simultáneamente tenían más probabilidades de ser hospitalizados o morir en comparación con los bebés que recibieron menos vacunas y b) si los bebés más jóvenes tenían mayor probabilidad de ser hospitalizados o morir después de recibir las vacunas, en comparación con los bebés de más edad.

No Saber Si las Vacunas Causan Autismo No Es lo Mismo que Estar Seguro de Que No Causan Autismo

En el 2013, un comité médico del Instituto de Medicina (IOM por sus siglas en inglés), Academia Nacional de Ciencias concluyó que el programa de vacunación infantil (desde el nacimiento hasta los 6 años de edad) recomendado por el gobierno federal no había sido estudiado adecuadamente para su seguridad,18 y que era necesario realizar estudios para examinar:

  • Los efectos acumulativos a largo plazo de las vacunas
  • La programación de la vacunación en relación a la edad y salud del niño
  • Los efectos de la carga total o número de vacunas administradas al mismo tiempo
  • Los efectos de los ingredientes en relación a los resultados de salud
  • Los mecanismos biológicos de las lesiones relacionadas con las vacunas

Más específicamente, el comité del IOM concluyó que no había suficiente evidencia científica para determinar si el número de dosis y la programación de las vacunas recomendadas por el gobierno federal que reciben los niños en los primeros seis años de vida están relacionados con el desarrollo de trastornos cerebrales e inmunológicos crónicos que afecten el desarrollo intelectual, la atención, comunicación y comportamiento, tales como TDA/TDAH problemas de aprendizaje y autismo, del niño.

No Hay Evidencia Suficiente para Confirmar o Negar la Causalidad

Antes de eso, una revisión sobre la seguridad de las vacunas titulada "Adverse Effects of Vaccines: Evidence and Causality",19 realizada por el IOM en agosto del 2011, analizó ocho vacunas específicas, incluyendo la MMR y concluyó que no había evidencia suficiente para confirmar o negar la causalidad para la mayoría de los resultados reportados de mala salud – incluyendo autismo – después de la administración de estas vacunas.

En otras palabras, con base en la evidencia científica, NO SABEMOS si las vacunas causan autismo. Le repito, cuando los defensores de las vacunas afirman conocer los resultados y que las "vacunas no causan autismo", no están diciendo toda la verdad. ¿Deberían ser colgados por eso? Es importante destacar que el reporte de la IOM realizado en el 2011 también destacó el hecho que:

  • Algunas personas son más vulnerables a sufrir reacciones y lesiones causadas por vacunas por razones biológicas, genéticas y ambientales
  • En la mayoría de los casos los médicos no saben a cuáles son esas susceptibilidades individuales
  • Es prácticamente imposible predecir con antelación quién puede sufrir los daños causados por las vacunas

Sobre Todo, No Hacer Daño

Lo que esto nos dice es que necesitamos aplicar el principio de precaución de "sobre todo, no hacer daño".

Insistir que el programa de vacunación se ajusta a las necesidades de todas las personas garantiza que un cierto número de personas se verán perjudicadas aunque no sabemos exactamente por qué y en qué medida algunas personas son más susceptibles que otras al daño causado por las vacunas.

El tema acerca de la seguridad de las vacunas es de proporciones realmente épicas, porque cuando ocurren efectos secundarios, por lo general son de por vida o mortales.

No podemos darnos el lujo de ignorar el tema sobre la seguridad de las vacunas por miedo (o amenazas de ser colgados), porque hoy en día el tema sobre las vacunas forzadas está en todas partes.

Por ejemplo, un proyecto de ley reciente presentado ante la Cámara de Representantes de Texas para reformar el sistema de crianza y adopción del estado incluyó una disposición engañosa que exigía a los niños en hogares temporales a hacerse exámenes médicos inmediatos.20

Se sospechó que esta disposición tenía como objetivo forzar las vacunas. Por lo que, el republicado Bill Zedler presentó una enmienda para evitar que durante estos exámenes exigidos legalmente los médicos vacunaran a los niños que viven en hogares temporales, lo que mantiene el derecho de los padres para decidir sobre las vacunas.

Las Medidas de Salud Pública para Prevenir las Enfermedades Deben Protegernos a Todos

Debemos seguir presionando para salvaguardar la seguridad de todos los niños y adultos, no sólo la de aquellos que tienen la suerte de no tener susceptibilidades individuales al daño causado por las vacunas.

El sacrificio humano ya no es una práctica religiosa permisible. ¿Por qué debería permitirse en la práctica médica? Como lo señaló The Vaccine Reaction:21

"Cada uno de nosotros tiene el derecho humano básico de ser informado sobre cualquier intervención que un médico intente realizar en nuestra persona o en nuestros hijos y tenemos el derecho a decidir si queremos esa intervención o no…

De acuerdo con Barbara Loe Fisher… el consentimiento informado es un "principio ético general en la práctica de la medicina y en la que la vacunación no debe ser una excepción…

Mantenemos que a la luz del hecho de que la vacunación es una intervención médica realizada en una persona sana que tiene la capacidad inherente de causar una lesión o la muerte de esa persona sana, esta es una posición responsable y éticamente justificable".

Publique su comentario