Ocultar
Depresión

Historia en Breve -

  • Hasta un 80 % de las nuevas mamás experimentan “nostalgia por el bebé” después del parto, sin embargo, algunas experimentan una forma de depresión más debilitante, conocida como depresión postparto (PPD, por sus siglas en inglés)
  • Hasta el 22 % de las mujeres pueden sufrir de depresión durante el primer año después del parto, sin embargo, las tasas de reconocimiento y tratamiento son bajas
  • Las investigaciones sugieren que practicar el entrenamiento de concientización (mindfulness) que se especializa en tratar el miedo y dolor del parto, brinda muchos beneficios para la salud mental de las nuevas mamás, incluyendo la prevención de la PPD
Artículo Anterior Siguiente Artículo
 

Cuando la Maternidad Conduce a la Depresión

Junio 8, 2017 | 4,543 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Allison Goldstein, una nueva madre con una vida aparentemente perfecta, quien se quitó la vida después de perder la batalla contra la depresión posparto.

La historia es particularmente conmovedora porque antes de la depresión solía ser una mujer feliz, normal y saludable que no dio a su familia y amigos ninguna señal de alerta ni motivos de preocupación después del nacimiento de su hija.

Se reportaba regularmente con sus padres y hermana y no mostraba ninguna señal visible de la crisis interna que padecía, inscribió a su hija de 4 meses en una guardería y después se suicidó--de acuerdo con un reportaje de NBC 12 News, esta es la principal causa de muerte entre las mujeres durante su primer año después del parto.

Si le pudo pasar a Allison, le podría pasar a cualquiera, dijo su madre; por eso es tan importante ser consientes de la depresión posparto y saber qué hacer si usted o un ser querido se encuentra sufriendo.

¿Qué es la Depresión Posparto?

Aunque hasta un 80 % de las nuevas mamás experimentan "nostalgia por el bebé" después del parto, algunas experimentan una forma de depresión más debilitante y duradera, conocida como depresión postparto o PPD (por sus siglas en inglés).

Y a pesar de que la nostalgia posparto puede implicar cambios de humor, ansiedad, irritabilidad, llanto y tristeza, los sentimientos son de resolución espontánea y por lo general se resuelven algunas semanas después.

Sin embargo, los sentimientos de ansiedad, culpa, fatiga e incompetencia que acompañan a la PPD pueden perdurar durante un año o más. Los síntomas pueden incluir lo siguiente (las mujeres podrían experimentar algunos o todos estos síntomas):1

Estado depresivo y cambios severos de humor

Llanto excesivo

Dificultad para crear un vínculo con el bebé

Apartarse de su familia y amigos

Pérdida del apetito o comer mucho más de lo habitual

Incapacidad para dormir (insomnio) o dormir demasiado

Cansancio abrumador o falta de energía

Menor interés y gusto por las actividades que solía disfrutar

Irritabilidad intensa y enojo

Miedo de no ser una buena madre

Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa o incompetencia

Menor capacidad para pensar con claridad, concentrarse o tomar decisiones

Ansiedad severa y ataques de pánico

Pensamientos de autolesión o de dañar al bebé

Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Como señaló la Postpartum Depression Alliance de Illinois (PPD IL), "la falta de sentimientos por el bebé es de especial preocupación. Esos sentimientos pueden aparecer en cualquier momento durante los primeros meses y un año después del nacimiento.

Por desgracia, las mujeres que experimentan esta forma de depresión, rara vez buscan tratamiento, aunque casi todas responden bien".2

En algunas mujeres, una experiencia traumática en el parto también puede desencadenar un trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés), que podría provocar algunos de los mismos síntomas que la PPD.

Además, en raras ocasiones las nuevas madres sufren de psicosis posparto, la cual por lo general se desarrolla dentro de las dos semanas después del nacimiento. Esto requiere atención médica inmediata e implica los siguientes síntomas:

Confusión y desorientación

Pensamientos obsesivos sobre el bebé

Alucinaciones y delirios

Alteraciones del sueño

Paranoia

Intentos de autolesionarse o de dañar al bebé

¿Qué tan Común es la PPD?

Por desgracia, la historia de Allison no es única. Se estima que hasta el 22 % de las mujeres pueden sufrir de depresión durante el primer año después del nacimiento de sus bebés, sin embargo, las tasas de reconocimiento y tratamiento de este desorden son más bajas en esta población que en la población general. Según un estudio publicado en la JAMA Psychiatry:3

"Las bajas tasas de tratamiento se contraponen a la creciente evidencia de que la depresión prenatal y postparto (PPD) aumentan el riesgo de múltiples resultados adversos entre las mujeres y sus hijos. La depresión materna interfiere con el desarrollo del niño y aumenta las tasas de apego por inseguridad y bajo rendimiento cognitivo".

Los investigadores observaron que el suicidio representa el 20 % de las muertes posparto y descubrieron que, al analizar a 10 000 nuevas madres para detectar si sufrían PPD, el 14 % de los casos dieron positivo.

De esos, más del 19 % tenía ideas de autolesión y todos obtuvieron 10 o más en la Escala de Depresión Postparto de Edinburgh (EPDS, por sus siglas en inglés), que es la herramienta más común para detectar PPD.

Cuándo y dónde analizarse para detectar la PPD es un debate actual; algunos expertos sugieren que se haga un análisis a todas las nuevas mamás, mientras que otros no lo recomiendan. Así lo explicó el estudio de la JAMA Psychiatry:4

"El parto es un momento oportuno para la intervención porque las mujeres están en contacto con profesionales de la salud, tienen acceso al seguro médico y se sienten motivadas hacia conductas positivas para el bienestar de sus hijos.

Se ha recomendado la detección de PPD a través de pruebas universales (y son obligatorias en varios estados); sin embargo, hacer pruebas sin mejorar el sistema, como la evaluación diagnóstica más la implementación de la intervención, en la actualidad no es justificable ni rentable y podría incurrir en cuestiones éticas y de responsabilidad legal".

En cuanto a los factores de riesgo, las mujeres que han tenido episodios previos de depresión severa, antecedentes familiares de PPD, complicaciones durante el embarazo o partos difíciles pueden estar en mayor riesgo, al igual que las madres jóvenes o mayores, en particular después de embarazos no planeados.5

El estrés, privación del sueño, problemas financieros y en sus relaciones, junto con la sensación de pérdida de identidad, falta de apoyo o aislamiento social, también pueden desempeñar un papel.

La jefa del departamento de medicina psicológica del Hospital KK para Mujeres y Niños en Singapur, la doctora Helen Chen, dijo a Channel NewsAsia: "Por lo general hay muchos factores que contribuyen al desarrollo de la depresión postparto en mujeres: cambios hormonales, biológicos, psicosociales y emocionales".6

Cómo se Siente la Depresión Posparto

La Coalición Nacional para la Salud Mental Materna (MMH, por sus siglas en inglés) estima que en los Estados Unidos, de forma moderada, más de 600 000 mujeres sufren trastornos de la salud mental materna cada año.7

Su muro memorial del suicidio que se encuentra en línea, es una trágica muestra de las numerosas familias que han sido destrozadas por la depresión posparto y otros trastornos relacionados.8

En muchos casos, las mujeres pueden sentirse infelices después de dar a luz, lo cual amplifica los sentimientos de culpa o los pensamientos de ser una "mala" madre. Muchas personas no se dan cuenta de que en realidad están sufriendo PPD.

Maureen Fura, quien se enfrentó a su propia lucha contra la PPD, creó el video anterior para compartir con los demás cómo se sentía. Dijo al Huffington Post que experimentó sentimientos de vergüenza, ansiedad, insomnio, pensamientos intrusivos y tristeza; y señaló:9

"No es raro que muchas madres experimenten pensamientos intrusivos. Estas ideas molestas parecen surgir de la nada, como un boomerang. Con frecuencia son aterradoras e incluyen fantasías de escenarios 'peores'. Para Maureen, esta angustía incluía: '¿Y si suelto la carriola?'"

Otra mujer, Mary O'Malley, compartió su propia historia de PPD en Care.com. Ella sintió que estaba empeorando sin control hasta que habló con un terapeuta especialista en problemas posparto, quien le hizo saber que sus sentimientos no la hacían una mala madre.

"Los meses de angustia mental y emocional continuaron, agravados por problemas de alimentación y lactancia, un bebé con cólicos y reflujo, y además dormía muy poco; no estoy segura de cómo sobreviví.

Cada día se sentía interminable y agotador. Podía sentir cómo me alejaba de todos y todo lo que me importaba. Estaba aletargada y desesperada por salir de ese ciclo antes de que empeorara".10

Al hablar con el terapeuta y entender que sus sentimientos fueron síntomas característicos de PPD, escribió: "El alivio inundó mi cuerpo. Por primera vez en casi un año, tuve esperanza. No había nada malo conmigo. No estaba sola y podría mejorar".

Qué Hacer si Usted Está Luchando Contra la PPD

Si es una nueva madre y tiene pensamientos suicidas o de hacerle daño a su bebé, busque ayuda de inmediato. Si está en los Estados Unidos, llame al 911 o a la línea salvavidas del National Suicide Prevention al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255).

También debe hablar con un proveedor de atención médica, especialista en salud mental, familiar o amigo, líder espiritual o todos los anteriores.

Si se siente deprimida y no está segura si es PPD o tristeza postparto, hable con su familia, terapeuta y médico tan pronto como sea posible. Es importante que no sufra en silencio.

Después de buscar la ayuda de un profesional de la salud mental, también puede apoyar su recuperación con las siguientes estrategias naturales:

Aumente su consumo de omega-3. Un estudio demostró que el no consumir suficiente omega-3 por medio de los alimentos, podría aumentar el riesgo de sufrir depresión posparto en las mujeres.11

Puede obtener omega-3 de alimentos como el salmón silvestre de Alaska y pescados pequeños como las sardinas y anchoas. También es recomendable un suplemento de aceite de kril de alta calidad.

Ejercicio. Se sabe que el ejercicio ayuda a aliviar la depresión y las investigaciones también demuestran que el ejercicio de intensidad de ligera a moderada mejora los síntomas leves a moderados de la depresión además de aumentar la probabilidad de que la depresión se resuelva durante el período posparto.12

Practique el entrenamiento de la concientización (mindfulness) antes y durante el parto. Las investigaciones sugieren que el entrenamiento de mindfulness que se especializa en tratar el miedo y el dolor del parto, brinda muchos beneficios de salud mental a las nuevas mamás, incluida la prevención de la PPD.13

Consumir vitamina B2. Puede disminuir su riesgo de padecer PPD si se consume con moderación.14

Amamante a su bebé. Hay algunas investigaciones que vinculan la interrupción de la lactancia materna para alimentar al bebé con leche de fórmula con la depresión posparto,15 mientras que las mujeres que amamantan a sus bebés reducen su riesgo de desarrollar PPD.16

Si siente que después del parto se está sumiendo en un lugar muy oscuro, no deje que la estigmatización de sus sentimientos le impida buscar ayuda. Acérquese a sus amigos, pareja y familia y hágales saber que necesita su apoyo. Mientras tanto, acepte la ayuda de los demás y haga tiempo para usted.

Continúe haciendo las cosas que disfruta y tómese el tiempo de realizar actividades para aliviar del estrés como pasear, meditar o escuchar música. Descanse todo lo posible, incluso si eso significa pedir ayuda para poder dormir un poco.

Finalmente, consuma alimentos reales, enteros, no se complique, tenga snacks de alimentos enteros a la mano para que pueda comer algo saludable cuando lo necesite.

Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.