Aceite de anís: Este aceite con sabor a regaliz ofrece diversos beneficios para todo el cuerpo

Aceite de Anís

Historia en Breve -

  • El aceite esencial de anís proviene de la planta herbácea perenne o bien, del fruto del anís (Pimpinella anisum). Uno de sus principales usos fue promover la salud digestiva
  • En la antigua Roma, el anís frecuentemente se agregaba a un pastelillo que se consumía después de las comidas, mientras que los egipcios utilizan la hierba como ingrediente en los panes

Los beneficios terapéuticos del anís y su sabor similar al regaliz fueron reconocidos y utilizados por muchas civilizaciones antiguas. Hoy en día, muchos productos farmacéuticos buscan aprovechar los beneficios del anís al añadir la hierba a ciertos medicamentos, como el jarabe para la tos y los medicamentos para la garganta.1

Sin embargo, en lo que respecta a los productos farmacéuticos, estos medicamentos no son totalmente naturales ni seguros. Para que pueda maximizar los beneficios de esta hierba, le recomiendo que la utilice en su forma natural o como aceite.

¿Qué es el aceite de anís?

El aceite esencial de anís proviene de la planta herbácea perenne del anís o bien, del fruto del anís (Pimpinella anisum). Aunque este se originó en Asia, está presente en las naciones mediterráneas.

Hoy en día, se produce en España, Francia y Rusia, sin embargo, también crece en la naturaleza en otros países. Los romanos fueron quienes introdujeron el anís en Europa, mientras que los primeros colonizadores fueron quienes lo trajeron a América del Norte.

Uno de sus principales usos fue promover la salud digestiva. En la antigua Roma, frecuentemente se le añadía anís (junto con comino e hinojo) a un pastelillo que se consumía después de las comidas, mientras que los egipcios utilizaban la hierba como ingrediente en los panes.

A menudo, el anís se confunde con el hinojo (Foeniculum vulgare) porque ambas plantas provienen de la familia Apiaceae y tienen un sabor similar.2 Asimismo, el anís se confunde con otra hierba llamada anís estrellado chino (Illicium verum), que se utiliza ampliamente en los países asiáticos y se emplea para elaborar el medicamento Tamiflu.

El aceite de anís tiene una amplia gama de usos – como ingrediente de cocina, condimento y hasta medicamento. Algunos de sus usos son:3,4

Usos del aceite de anís

Estupefacientes y sedantes – Pueden ayudar a aliviar ataques epilépticos y de histeria

Analgésico – Proporciona alivio para el dolor de la artritis

Antiséptico – Se utiliza para limpiar heridas y ayudar a proteger contra infecciones

Descongestionante/expectorante – Ayuda a eliminar la congestión en el tracto respiratorio

Agente saborizante – Se utiliza como agente saborizante para alimentos y bebidas al igual que como ingrediente para ensaladas y sopas

Procesador de alimentos – El anís y su aceite se utilizan en carnes procesadas como pepperoni, ingredientes para pizzas, salchichas italianas y productos alimenticios similares.

Agente productor de leche materna – Tiene propiedades fitoestrogénicas

Estimulante de la libido – En la antigüedad se utilizaba como potenciador del apetito sexual y como afrodisíaco

Removedor natural de piojo - Al igual que el aceite de coco, el aceite de anís es una alternativa más segura en comparación con los tratamientos contra los piojos a base de químicos

Insecticida – El aceite es tóxico para los insectos

Coadyuvante para la salud oral – Se agrega a las cremas dentales, enjuagues bucales y jarabes

Fragancia – Se agrega a jabones, detergentes, lociones y cremas para la piel

Composición del aceite de anís

La composición del aceite esencial de anís varía según el lugar donde se produce. Sin embargo, en general, el aceite tiene alrededor de 80 a 90 % de anetol, el cual le concede tanto su olor como algunas de sus propiedades beneficiosas.5 La estructura del anetol es similar a las catecolaminas, adrenalina y noradrenalina, al igual que a la dopamina.

Otros componentes químicos que se encuentran en el aceite de anís son el estragol (que constituye entre el 10 y 15 %), además de eugenol p-eresol: alcohol propiónico, butírico, mirístico y anísico.

Beneficios del aceite de anís

Tanto el aceite de anís como el anetol tienen propiedades antibacterianas, antimicóticas, antioxidantes, estimulantes y expectorantes. Esta es la razón por la cual el aceite de anís se utiliza o se agrega frecuentemente en los medicamentos, como los jarabes para la tos y las pastillas. Asimismo, el aceite esencial de anís tiene una potente acción antioxidante. Sus propiedades antibacterianas lo hacen útil contra cepas bacterianas como el Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes, Escherichia coli y Corynebacterium ovis.

El anetol, el constituyente predominante del anís, tiene actividades antimicrobianas y antimicóticas, por lo que es útil contra la Candida albicans y cepas fúngicas como la Alternaria, Aspergillus, Cladosporium, Fusarium y Penicilina.6 Gracias a sus efectos relajantes y antiespasmódicos, el aceite de anís también es efectivo contra las afecciones relacionadas con los espasmos, por ejemplo, calambres, diarrea, convulsiones y dolores musculares.

El aceite esencial también puede aliviar la indigestión, flatulencias y el dolor agudo en el pecho, además, ayuda a eliminar el exceso de gas en el sistema digestivo.

Las personas que sufren resfriados, tos y gripe pueden experimentar alivio al utilizar el aceite de anís por sus actividades expectorantes y descongestionantes. Dicho aceite disuelve la mucosidad o flemas en el tracto respiratorio y ayuda a aliviar los problemas respiratorios, asma y otras afecciones del mismo tipo.

Cómo hacer aceite de anís infundido

La producción a gran escala de aceite de anís implica destilar al vapor semillas de anís secas. Todo el proceso se denomina terminología botánica y produce un aceite de color claro. Sin embargo, también puede hacer su propio aceite de anís infundido en casa. Si quiere saber más, a continuación, encontrará una guía de eHow:7

Aceite de Anís

Ingredientes:

Semillas de anís secas

Aceite portador (por ejemplo, aceite de almendras)

Mortero y recipiente

Estameña

Contenedor de vidrio

Procedimiento:

1. Triture las semillas secas con el mortero y recipiente para liberar el aceite y el aroma del anís, pero no lo haga demasiado, pues se convertirá en un fino polvo.

2. Transfiera el aceite al recipiente de vidrio hasta que esté casi lleno.

3. Vierta el aceite portador en el recipiente hasta que el aceite de anís esté completamente sumergido.

4. Cierre el contenedor y manténgalo expuesto al sol. El calor solar ayudará a liberar el aceite de las semillas trituradas.

5. Drene el aceite con una estameña para quitar las semillas de anís. Una vez hecho esto, almacene el producto terminado en un lugar fresco y seco.

¿Cómo funciona el aceite de anís?

Al igual que con otros aceites esenciales, antes de utilizar el aceite de anís debe diluirlo. Los aceites esenciales están altamente concentrados y pueden causar sensibilizaciones en quien los usa. El aceite de anís se debe mezclar primero con aceites portadores como el aceite de almendras, de germen de trigo y de jojoba.8

Una vez diluido, el aceite de anís funciona mejor cuando se inhala o usa en un difusor. También se puede aplicar vía tópica como un aceite para masajes.

¿El aceite de anís es seguro?

El anetol y el estragol que se encuentran en las semillas del anís tienen una estructura similar a la de un compuesto llamado safrol, una conocida hepatotoxina y carcinógeno. Aunque el anetol y el estragol han demostrado ser tóxicos para los roedores, el aceite de anís se considera generalmente seguro para el consumo humano. No representa una amenaza para los humanos cuando se consume o se utiliza con moderación.

Sin embargo, se ha encontrado que cuando se utiliza o consume en grandes dosis, empeora ciertos tipos de cáncer, ya que el anís es un agente estrogénico. Las mujeres embarazadas y lactantes pueden beneficiarse del uso de este aceite esencial, sobre todo para promover la producción de leche materna, menstruación normal y reducir el dolor.

El aceite incluso puede beneficiar a los hombres al aumentar su libido. Sin embargo, le recomiendo consultar a un médico antes de utilizarlo.

Los padres también deben evitar aplicar aceite de anís o cualquier aceite esencial directamente sobre la piel de bebés y niños pequeños la cual es extremadamente delicada.

Efectos secundarios del aceite de anís

Tal y como pasa con otros aceites, el aceite de anís puede causar reacciones alérgicas en algunas personas. Las personas con cualquier tipo de afección cutánea deben evitar el uso de este aceite. Evitelo si tiene alergia al polen, apio o zanahoria. Bastan de 1 a 5 mililitros de aceite de anís para causar náuseas, vómitos, convulsiones y edema pulmonar.

Llame inmediatamente a su médico si experimenta alguno de estos efectos secundarios después de haber utilizado aceite de anís:

  • Cualquier reacción alérgica
  • Inflamación en la boca o los labios
  • Náuseas, vómitos o convulsiones
  • Irritación cutánea
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo
Publique su comentario